Resultado de Busqueda:

La isla en Relatos eroticos de Maduras

Video Porno de: Maduras

octubre 17th, 2013 >> Relatos Eroticos

La isla en Relatos eroticos de Maduras (relatos eroticos )

» Relato Erotico: La isla en Relatos eroticos de Maduras

La isla en Relatos eroticos de Maduras (relatos eroticos )

Esta historia comienza en Japón, a donde habíamos viajado toda la familia de vacaciones, Pensé que sería agradable que los muchachos conocieran una cultura nueva. Mi hijo mayor estaba a punto de entrar en una prestigiosa universidad. Las vacaciones iban de acuerdo a lo planeado hasta que mi esposa llamo a casa y se entero de que mi hijo tenía que volver de inmediato porque había fallado una de las pruebas de ingreso y debería presentarla de inmediato.

Mi esposa dijo que ella regresaría con él, pero mi hija de 18 años también quería volver pues extrañaba a sus amigas, sin embargo mi suegra encantada con el lugar quería quedarse hasta el día que finalizaba el viaje. Así que mi esposa me persuadió de quedarme a acompañarla para que no permaneciera sola en esas remotas tierras.Mi suegra tenía 66 años, media 5.3 pies y pesaba unas 170 libras, su trasero y muslos eran un poco gorditos, sin embargo la mayor parte de su peso estaba en sus enormes senos talla DD, parecidos a los de mi esposa solamente que un poco más caídos por ser muchos años mayor.Por fin llego el día de regresar a casa, sin embargo nuestro vuelo fue retrasado por lo que se nos pregunto si queríamos volar en un pequeño jet que salía antes, por lo que estuvimos de acuerdo, viajaríamos solo con el piloto y el copiloto. Todo iba muy bien en el vuelo, hasta que una hora después del despegue nos encontramos con una fuerte tormenta, teniendo que volar a su alrededor para esquivar las condiciones. Volamos aun una hora y media más después de que esto ocurriera.

Fue entonces cuando el copiloto nos dijo que estaban teniendo problemas con los motores del avión, y que muy probablemente íbamos a caer en alta mar. Me dio un bote salvavidas y nos dio dos chalecos salvavidas, nos dijo que si caímos las puertas del avión se abrirían automáticamente para que pudiéramos salir e inflar la balsa, para usarla hasta que llegase la ayuda. Nos dijo también que debido a la tormenta no habían sido capaces de ponerse en contacto con alguien en la radio aún.Mi suegra y yo permanecimos sentados con bastante temor ante la inminente colisión, hasta que la puerta de la cabina se abrió y el copiloto nos grito que tratáramos de mantenernos en la puerta del avión, hicimos como nos indico, podía ver el avión rozando por encima del agua antes de chocar. Las puertas del avión se abrieron, mi suegra y yo muy asustados saltamos. Cuando nos acomodamos en el bote salvavidas vimos como el avión terminaba de sumergirse, buscamos a los pilotos durante mucho no se cuanto tiempo, sin embargo no aparecieron. Esta muy oscuro, era de noche.Nos dejamos llevar por la corriente toda la noche y el día siguiente. En algún momento de la esa segunda noche vimos una isla, por lo que empezamos a remar y después de dos horas logramos llegar a la orilla. Raquel mi suegra había sujetado su bolso de viaje por suerte y como es fumadora, tenía 6 encendedores en el. Rápidamente con las fuerzas que aun teníamos empezamos a construir una choza para refugiarnos, usábamos la balsa como techo, construyendo las paredes con hojas de palma y bambú. Ya teníamos fuego y refugio, por lo que fui a la playa y case algunos cangrejos y peces. Aún necesitábamos agua dulce, esperaba que una isla tan pequeña de no más de dos kilómetros cuadrados, camine un poco y cerca encontré una pequeña cascada con un estanque de agua dulce. Teníamos lo básico hasta que la ayuda llegara, si es que llegaba.Esperamos por días, comiendo y bebiendo mientras esperábamos alguna señal de un avión o un barco que nunca aparecieron, habíamos apilado un montón de madera podrida en la playa para que en caso de que viésemos algo encender fuego y que nos vieran. Sin embargo después de cuatro semanas nuestras esperanzas de ser rescatados desaparecieron.

Yo tenía 37 años en ese momento, por lo que en esa isla sin nada más que hacer me masturbaba hasta 2 veces por día, extrañaba mucho el contacto de mi mujer y me hacía mucha falta un coño donde meterla después de 4 semanas sin nada, esto hizo que empezara a mirar a mi suegra más como pareja sexual que como familiar de mi esposa. Necesitaba un coño y ella poseía uno. Solo tenía que conseguir el valor de llegar hasta el de alguna manera.Siempre me había dado la impresión de que mi suegra era una mojigata cuando se trataba de sexo. El padre de mi esposa, su marido había muerto hacía 15 años y ella nunca había salido con nadie más.Esa mañana baje y pesque un poco de cangrejos y peces como lo había hecho todos los días desde que estábamos ahí, llevándoselos para que ella los cocinara. Cuando se los di empecé a hablarle acerca de nuestra situación.Le dije que creía que seguramente nuestros familiares pensaban que perecimos o sino ya nos hubiesen encontrado. Me respondió que pensaba lo mismo. Le dije que no quería asustarla pero que pensaba que habría muchas posibilidades de que nunca nos encontraran en un lugar tan remoto. Me dijo que si que también pensaba igual.

Le dije que podríamos incluso pasar mucho tiempo ahí y que no quería estar solo ahí, que teníamos que pensar cómo íbamos a sobrevivir.Que tienes en mente? Dijo mi suegra.?Pues bien que como hombre tengo otras necesidades además de comer y beber? empecé a hablar.?Se refiere al sexo?? dijo inquieta ?Si? Me miro mientras continúe ?Si tenemos que permanecer aquí juntos por mucho tiempo, creo que lo adecuado sería que viviéramos como pareja, en lugar de ser dos personas por separado, creo también que independientemente de lo que te estoy pidiendo, deberíamos empezar a dormir en la misma cama. Estoy cansado de despertar muerto de frío y creo que nuestro calor corporal nos ayudaría a mantener el calor?Ella me mío y me dijo ?Nunca he estado con ningún otro hombre que no sea mi marido? . ?Si suegra, pero acá solo estamos usted y yo, así que creo que no hay espacio para el pudor y la moral aquí señora? respondí.?Mire señora se lo voy hacer lo más fácil posible, no tenemos que tener sexo si eso le avergüenza y molesta, pero entienda que me hace falta el toque de una mujer? .Ella me miro aún más sorprendida, seguramente para una señora de su edad se le hacía un poco duro lo que le estaba diciendo su propio yerno.?Que es lo que me está diciendo?, que yo podría ayudar masturbándolo??Fui directo ?Bueno es eso o una mamada, lo que la haga sentir menos incomoda y avergonzada, usted podría ayudarme de la forma que desee, déjeme decirle algo muy seriamente, si alguna vez logramos salir de aquí nadie sabrá jamás lo que estábamos haciendo para sobrevivir.?Ella me miro nerviosa, me di cuenta de que estaba pensando en mis palabras. Le dije que lo pensara, pero que si tendríamos que dormir juntos sin importar lo que pensara acerca de eso.

?Así que piénselo señora, y esta noche si al entrar en la cabaña hay una cama doble sabré que al menos está de acuerdo en que durmamos juntos. Podemos hablar de lo otro después de que usted haya tenido tiempo de pensarlo bien? Ella dijo? Déjeme pensarlo, si ud no fuera mi yerno que usted es mi yerno no sería tan difícil lo que me pide, déjeme pensarlo no quiero dañar a mi hija con lo que pudiera hacer?. Le hable ?Quiero ver a mi familia de nuevo, solo que si no es así, no quiero permanecer sin tener relaciones sexuales por el resto de mi vida, te prometo que si aceptas, si salimos de esta isla, nunca se lo diré a nadie, solo lo veo como parte de hacer lo necesario para sobrevivir tan cómodamente como nos sea posible mientras estemos aquí, por lo tanto solo piensa en ello.? Me respondió que lo haría. Entonces me retire, nade por un rato sin saber lo que estaba pensando, tendría que esperar y ver que sucedía. Espere hasta la noche para regresar a la cabaña, ansiaba que solo hubiese una única cama doble, si ella lo hacía, sabría entonces que por lo menos estaría de acuerdo en que tendríamos que dormir juntos por el calor.Entre, mi suegra estaba ahí recostada en su lado de espaldas a mí, pero si, la cama era doble, así que me recosté a su lado y deslice mi mano abrazándola. Ella no se movió, así que permanecí así con mi mano alrededor de su vientre, mi cuerpo en posición de cuchara con mi verga apoyándose ligeramente contra sus nalgas, se sentía tan bien tener un cuerpo caliente contra el mío, permanecí así escuchando su respiración hasta que me quede dormido.

Me desperté temprano, sentí a mi suegra levantarse para ir al baño, un pozo excavado a unos 30 metros de la cabaña, me quede acostado como si estuviera dormido, a los pocos minutos volvió, me había girado más hacia mi lado, pude verla entrar en la cabaña, dirigiéndose directamente a la cama, se acostó detrás y me abrazo mientras se acerco más. Era una buena señal. Fue entonces cuando sentí como corría su mano debajo de mi camisa y acariciaba suavemente mi vientre, mi verga comenzó a ponerse dura de inmediato, mientras ella frotaba los músculos de mi abdomen, podía escuchar su respiración cerca de mi oído. Sentí su mano deslizarse dentro de mi pantalones y bajar para sujetar mi verga en con su mano. Mi verga mide aproximadamente 5 pulgadas cuando esta suave y 8.5 pulgadas cuando esta dura, además de que es bastante gruesa, se me permiten mencionarlo. Entonces hablo diciéndome que me girara boca arriba para poder ?ayudarme?. Hice como me indico sin decir una palabra. Mi verga estaba muy dura y ahora tumbado boca arriba, ella la tomo y la miró. Empezó a acariciarla despacio mientras levantaba su mirada de verga hasta mi cara. Yo cerré los ojos fingiendo no verla. Se inclino un poco y con su mano cogió mis bolas sintiendo su peso, luego las froto, luego tomo de nuevo mi verga en su mano y comenzó a sobarla con un ritmo lento. ?Cree que estoy haciéndolo bien?? Hablo suavemente. Asentí con la cabeza mientras veía su mano masturbándome.

Le susurre ?Creo que me voy regar? Escuchaba su respiración un poco más pesada, podía ver la emoción en sus ojos. Sabía que mi suegra quería veme terminar, me di cuenta por la mirada en su cara y por su respiración que no era tan normal. Siguió mirando mi cara durante unos segundos luego miro de nuevo mi verga. Era de esperar lo que sucedió, había pasado tanto tiempo que me iba a regar rápido, Se lo dije? Me estoy regando!? MI suegra acelero el movimiento de su mano y vi mi polla ponerse aún más dura si se podía, cuando el primer chorro salió, miro mi cara, mientras chorros de leche venían a estrellarse contra mi vientre saliendo escupidos de palpitante mi verga. Sentía mis bolas liberar toda le leche con el movimiento de su cálida y madura mano, era el mayor placer que podía sentir. Cuando vio que terminaba, soltó mi verga aun palpitante y extendiendo su mano cogió un trapo y se limpio el semen de su puño, luego lo paso sobre mi abdomen limpiando los chorros de caliente leche ahí depositados, y fue entonces que tímidamente sonrió preguntándome que si estaba bien así. ?Le dije que era lo mejor que podía sentir? y así lo era. ?Nunca lo había hecho antes? dijo. ?De verdad?? .?Sinceramente no lo había hecho nunca? Agrego ?Nunca masturbo a su marido?? .?No, solamente teníamos sexo los sábados por la noche, mi esposo llegaba se recostaba sobre mí, se satisfacía, terminaba, se bajaba y luego esperaba de nuevo hasta la semana que venía?, Dijo nostálgica.?Oh lo siento, no lo sabía? dije

?No se preocupe, realmente nunca supe de lo que me perdía? añadió ?Pensé que era mi deber ayudarlo, al ver todo lo que usted hace por mi aquí, creo que es su derecho, tenía una necesidad que satisfacer y aunque soy su suegra una mujer mayor, soy la única mujer aquí, usted es joven y si su satisfacción es necesaria, mientras mi hija no se entere, es mi deber ayudarle, pero por favor si alguna vez logramos salir de aquí, nunca vaya a decir una palabra sobre esto, moriría de vergüenza?. ?Créame señora que nunca nadie sabrá nada, le doy mi palabra, pero hay algo que pueda yo hacer por usted para demostrarle mi gratitud señora?? dije. Mi suegra me miro, insegura de responder y entonces hablo ?Bueno, quizás, esto puede parecerle extraño, soy una vieja mayor, pero podría mirarme mientras me acaricio?, siempre tuve la fantasía secreta de que alguien me mirase mientras lo hacía?. ?Claro que puedo hacerlo, con mucho gusto señora? Y no metía cuando lo decía. ?Entonces solo siéntese y observe, de acuerdo?, sé que soy una vieja mayor y repulsiva para usted probablemente, pero soy lo más cercano a su mujer que tengo en este momento? Agrego. ?Usted no es repulsiva para mi señora, no pensaría eso jamás? respondí. ?Mire yerno yo se que lo dice para que no me sienta mal, sin embargo creo que no debemos pasar de esto, lo he pensado y no debemos tener relaciones sexuales, eso ya es más de lo que necesitamos para sobrevivir? Dijo mi suegra. ?Está bien señora, sin embargo recuerde que estamos vivos y solos los únicos acá, así que si usted me ayuda masturbándome de vez en cuando o me deja mirarla mientras se acaricia es mucho más de lo que podría pedir, y se lo agradezco? Dije comprensivo

Entonces mi suegra sin decir nada más se levanto, se quito la blusa y luego bajo su vieja falda. Veía en su cara una mezcla de vergüenza pero a la vez cierta excitación y creo que esto último era lo que la estaba impulsando a hacer lo que decía. Quería cogérmela ahí mismo, pero iba a esperar, las cosas iban mejor de lo que esperaba y quizás ella misma cambiaria de opinión.Mi suegra se echo hacia atrás, cerró los ojos, y empezó a acariciar sus pezones provocando que sus senos se llenaran, abrió los ojos y me vio mirarla hacer esto. Mi verga empezó a endurecerse de nuevo, ella sonrió un poco avergonzada sonrojándose, mientras me decía que sentía un poco extraña. Le dije que no se preocupara y simplemente disfrutara de su fantasía. ?Se ve usted muy atractiva y caliente cuando se enrójese? Añadí. Ella sonrió de nuevo discretamente. ?No tiene sentido que sea usted tan tímida señora, si vamos a vivir casi como marido y mujer hasta que salgamos de aquí, así que nadie lo sabrá? Agregue. MI suegra me miro y sonriendo asintió. ?Claro además siempre he excito la idea de que alguien pudiera verme mientras me acariciaba? . ?Bueno entonces espero que no te molestes si yo también me acaricio mientras te veo hacerlo? dije. ?No, no me molestaría, además me haría pensar que disfruta al verme así y no que siente repulsión? Me sonrió. ?Entonces adelante, empiece cuando este lista señora? hable. Entonces mi suegra abrió mas las piernas mientras miraba mi reacción, vi como sostenía su coño abierto sin dejar de mirar lo que yo hacía. Mi verga estaba medio dura e iba a estar como una roca en pocos minutos, me eche hacia atrás tomándola en mi mano, seguía mirándola. ?De verdad sería capaz de terminar con solo mirarme? Dijo. ?Puede apostar a que si señora, no se imagina la cantidad de leche que podría arrojar con solo mirarla tocarse, se ve tan morbosamente caliente así suegra? Dije mirándola a los ojos. De nuevo sonrió.

Entonces empezó, sostuvo su raja abierta con su mano izquierda, y se lamio los dedos índice y medio, y comenzó a frotar su clítoris todavía mirándome directamente a los ojos, a medida que continuaba acariciándose empezó a exhalar cada 10 segundos. Yo comencé a acariciar mi verga dura como una roca lentamente disfrutando ahora simplemente observándola. Su vientre se contraía ajustándose a su respiración, sus piernas temblaban mientras ella cerraba los ojos y su respiración se incrementaba, temblaba más, y su vientre se contrajo con fuerza. El líquido pre seminal recorría mi verga, mientras ella lo miraba fijamente. Estaba ahí sentado frente a esta vieja de más de 60 años y estaba tan excitado como si fuera la más excitante mujer del planeta, sus grandes senos flácidos cayendo a cada lado de su vientre, coronados con pezones de color marrón rosado, como los de mi esposa, pero un poco más grandes que los de esta, estaban erectos ahora, su vientre tenía algunas estrías hasta su raja regordeta con muy pocos pelos canosos, era una raja gordita que parecía solo una hendija, podía ver los atisbos de su clítoris rosado asomándose entre sus labios marrón claro y arrugados un poco en el fondo, donde frotaba sus muslos al caminar. Luego extendió sus muslos regordetes, su raja estaba ya tan mojada que podía ver el brillo de sus jugos recorriendo su entrepierna hacia su culo. Cuanto más la miraba, mas quería ir hacia ella y simplemente clavarselo y cogérmela fuertemente, follar ese apretado, maduro y arrugado coño gordo. Podía ver sus jugos empapando su raja, ella estaba alcanzando un gran orgasmo con su yerno mirándola. Entonces me dijo ?Voy a terminar, termina conmigo!?

Estaba muy excitado estaba respirando con fuerza mientras me masturbaba mirándola, en mi lujuria medio susurre medio hable ?Señora puedo poner mi verga en la entrada de la ranura de su raja y disparar mi leche sobre su vientre, se que usted dijo que no vamos a tener relaciones sexuales, no se la voy a meter solamente quiero restregarle mi verga sobre su raja, es solamente como masturbarme sobre ella, me lo permitiría??. Ninguno de los dos detuvimos el ritmo de nuestros movimientos. Ella me miro y dijo entre gemidos? voy a terminar luego puedes hacerlo, de acuerdo?? . ?Oh si claro señora?, Estaba tan contento y excitado con la idea, solo frotar mi verga en ese madura raja mojada seria genial. Gimio de nuevo, ?venga aquí y prepárese yerno?. Ella concentro su mirada en mi dura verga que chorreada liquido seminal y comenzó a gemir más, su vientre se apretó por completo, vi como su raja se contraía y relajaba rápidamente al alcanzar el orgasmo, luego comenzó a disminuir conforme disminuían las sensaciones de placer, dejando escapar un gemido cuando alcanzo su orgasmo, su respiración era aun más pesada. Cuando estuvo cerca del final de su orgasmo, me susurro ?pues bien, adelante haga lo que necesita hacer? Me miro con los ojos vidriosos entreabiertos, me acerque y puse mi verga sobre su raja, se sentía caliente, frote mi verga sobre ella un par de veces, basto para que mi duro miembro estuviera cubierto de sus jugos, podía sentir los pliegues de su jugosa raja rodear mi verga, mi suegra comenzó a retorcerse mirando hacia abajo entre nosotros como mi verga se frotaba contra la parte superior de su raja, cada vez que bajaba sentía la cabeza hinchada de mi verga rozar sobre el agujero apretado de su vagina, ella gimio quedándose sin aliento, una sola embestida y hubiera sido suficiente para metérsela adentro y cogérmela hasta llenarle su madura raja de leche. Pero ella había sido muy cooperadora hasta ahora si esperaba un poco quizás finalmente ella misma me pediría que la metiese dentro.Ella gimio de nuevo desesperada ?Voy a terminar de nuevo, digame cuando este listo, quiero verlo terminar sobre mi yerno?. Le respondi jadeando que lo haría rápidamente, los labios de su madura raja acariciaban los lados de mi verga mientras la restregaba hacia atrás y hacia adelante sobre su raja, hasta el punto de hacer contacto con su clítoris, mi suegra temblaba cada vez que mi verga hacia contacto justo ahí.Cada vez que mi verga frotaba el aguejero de su raja respiraba aun mas profundo, pensé en lo que me encantaría meterla dentro, pero no quería arruinar el momento, quería que ella misma decidiera por su propia cuenta que necesitaba mi verga dentro.

Ella había levantado la cabeza y observaba cada movimiento, sabia que le gustaba verlos, entonces empezó a susurrarme ?que miembro tan grande tiene, no se si podría aguantarlo dentro?. Escucharla decir eso me envio hasta el borde mi excitación estaba al máximo, entonces le dije superexcitado ? Voy a terminar suegra?. Ella me miro a los ojos, se que todo lo que vio fui mi mirada vidriosa de lujuria por ella. Entonces echo las piernas aun mas atrás y las extendió lo mas amplio como pudo. Mantuvo sus ojos fijos en los mios y comenzó a decir ?Termine sobre mi, déjeme hacerlo sentir muy bien, déjeme darle el alivio que necesita?. Acelere el movimiento sobre su raja, ella centro los ojos en mi verga cuando empece a eyacular, miraba mi verga rozar su raja y me dijo ?Voy a correrme otra vez?, eso me hizo darle tres restregadas mas sobre su raja arrugada y flácida y entonces empece a disparar, la primera ráfaga fue directo directo a su barbilla, la potencia de mis chorros era muy fuerte ?Oh si démelo, lléneme con esos chorros calientes, termine sobre mi, oh si así, estoy terminando también ahhhh? gimio

El próximo chorro de esperma cayo sobre sus tetas, entonces las cogió y empezó a chupar la leche en sus pezones, aun con los ojos fijos en los chorros saliendo de mi polla, el siguiente disparo cayo en su vientre maduro y gordo. Me miro y con lujuria gimio ?Oh si que delicia, llene mi estomago viejo con el resto de su caliente esperma yerno?. Continue aun incluso después de que ella seguía temblando, frotaba mi verga que empezaba a suavizarse sobre su encharcada raja, ella me miro, y dijo aun gimiendo ?por favor ha sido demasiado, soy muy mayor por favor deténgase?. Yo la mire con mi cara llena de lujuria y deseo y sonreí, me detuve, dejando mi verga quieta sobre su mojada y madura raja el mayor tiempo posible. Ambos nos quedamos juntos y quietos durante un minuto o dos, luego repitió lo que había dicho antes ?Su miembro es enorme, no se si podría aguantarlo todo dentro?

Yo sonreí mientras la miraba. Conitnua?

La isla en Relatos eroticos de Maduras (relatos eroticos )

La isla en Relatos eroticos de Maduras (relatos eroticos )

La isla en Relatos eroticos de Maduras (relatos eroticos )

» VER INTERPRETACION (HD): La isla en Relatos eroticos de Maduras

La isla en Relatos eroticos de Maduras (relatos eroticos )

Videos Pornos Relacionados:

Tags: , , , , , , ,

La terapeuta zorra en Relatos eroticos de Maduras

Video Porno de: Maduras

febrero 11th, 2014 >> Relatos Eroticos

La terapeuta zorra en Relatos eroticos de Maduras (relatos eroticos )

» Relato Erotico: La terapeuta zorra en Relatos eroticos de Maduras

La terapeuta zorra en Relatos eroticos de Maduras (relatos eroticos )

Me llamo Miguel, tengo 23 años, y he padecido lo que a mí me parece un serio problema. Todo empezó con esos catálogos de venta por correo que le llegaban a mi madre cuando yo apenas tenía 12 años. Al principio llegaban y veía que eran de ropa de mujeres, lo cual no me interesaba para nada, pero un día vi que entre vestidos y blusas había una sección de lencería. Cuando vi aquellas increíbles modelos, específicamente escogidas para quedar increíblemente sexys en aquellos camisones repletos de transparencias, conjuntos de medias, tanga y sujetador de encaje, no pude más que tener una erección de lo más potente. No sabía muy bien lo que pasaba, pero ver a esas mujeres en lencería me puso como una moto. Tiempo después, un día que estaba solo en casa cogí uno de los catálogos, y al cabo de un rato me empecé a masturbar. Al cabo de un par de minutos acabo llegando un momento que cambio mí vida para siempre: tuve mi primer orgasmo. Fue brutal, así que seguí mirando catálogos durante toda la tarde. Me encantaba, así que me masturbaba varias veces al día, y así durante meses. A escondidas cogía los catálogos de ropa que tiraba mi madre a la basura y me masturbaba con la sección de lencería. Con el tiempo, apareció internet en casa, y yo buscaba películas para bajarme y verlas a escondidas.

Era una locura, pero más locura era que no me interesaba realmente por tener sexo real con una chica, siempre estaba más interesado en hacerme una buena paja con el porno, no me interesaban las complicaciones con las chicas, con las que además no tenía mucho éxito. Pero los años fueron pasando, y digamos que el reloj biológico empezó a sonar, y empecé a buscar novia, sin éxito, hasta que un día me di cuenta de que tenía un problema serio: Era adicto a la masturbación y al porno. Cuando salía y conocía a una chica, esta no me atraía lo suficiente, porque yo en cuanto tenía ganas me masturbaba, pero sobretodo porque no era como las de las películas porno. Si una chica quería echar un polvo conmigo, yo siempre me acababa rajando, por miedo a no cumplir.

Así que un día me fui de putas, y lo que me paso es que no conseguimos que se me pusiera dura, por mucho que lo intentáramos. Sin embargo al llegar a casa, me pude masturbar con mi pornografía como siempre. Después de unos meses de reflexión, intentar dejar la pornografía y no conseguir buenos resultados, acabe en la consulta de mi médico, que me dijo que tenía un problema de asociación de estímulos, que mi cabeza no era capaz de asociar el estimulo sexual con una mujer real, debido al fuerte vinculo que había creado viendo porno, así que me mando a ver una sexóloga.

La doctora Sanz es una mujer de unos 45 años, 1,70 de estatura, pelo rubio, ojos marrones y la verdad es que aunque no está mal, tampoco es una mujer de bandera a simple vista, es más una de esas mujeres que tienen ese don de ser agradables, y que te tranquilizan en cada instante con sus palabras, como si todo lo que dijera fuera música para tus oídos.

Nada mas comentarle lo que me pasaba, me comento que era un problema que empezaba a ser de lo más común en las nuevas generaciones, ya que al encontrar una manera de satisfacernos por nosotros mismos, no desarrollamos la necesidad de una mujer en su aspecto sexual, pero si desarrollamos una necesidad de relacionarnos con una mujer. Todo lo que me mando hacer fue borrar y tirar toda la pornografía que tenía, además de dejar de masturbarme. Así estaría una semana hasta la siguiente visita que fuera a hacerla.

No me fue complicado tirar toda la pornografía, pero teniendo el maravilloso mundo online, apenas tarde 3 días en volver a tirar de él, y como ya había fallado un día, lo volví a repetir 2 veces más antes de ver a la doctora otra vez.

Al llegar a la consulta fui sincero con ella, y ella me dijo que la única manera de sacar esto adelante era tomarme todo el tema en serio, que aunque ella entendía que se puede recaer, hay que hacerlo y punto.

Durante la semana siguiente aguante casi toda la semana, pero volví a caer el día antes de ir a verla. Ella me repitió que me lo tomara en serio, que si no era mejor dejar la terapia.

La semana siguiente me sucedió algo que hacía años que no me sucedía, soñé con la doctora Sainz, y que tenia sexo con ella, así que cuando me desperté no pude evitar volver a masturbarme. No pude evitar pasarme el resto de la semana masturbándome, pero ahora cuando me masturbaba viendo porno, me la imaginaba toda seria, masturbándome ella y diciéndome que eso estaba muy mal, y que tenía que follarmela de verdad.

Cuando llegue a la consulta, solamente le dije que me había masturbado una vez esa semana, pero supongo que después de lo que había sucedido esos días yo ya no la miraba con los mismos ojos, así que de algo se dio cuenta ella. Me ordeno desvestirme e ir a la camilla. Allí empezó a examinar mis genitales, y cuando palpo mi escroto lo tuvo claro. Empezó a abroncarme y decirme que nada de todo eso tenía sentido si yo no ponía mi voluntad por mi parte, que si ella tenía que poner solución sería peor. Lo siguiente me sorprendió aun más:

-¿Te has masturbado pensando en mi verdad?

-¿Cómo?

-Tengo más pacientes como tú, y sé que os empieza a dar morbo el hecho de que yo os ordene no masturbaros, al principio os lo tomáis más en serio, pero un día que caéis, justo os paso por la cabeza y eso os pone aun más. Así que empezáis a masturbaros impulsivamente pensando en mí. Se os nota en la mirada nada más entrar.

-Yo?..no sé qué decirle.

-Pues no me digas nada. Vamos a comprobar que es lo que pasa.

La doctora se empezó a quitar la ropa ahí misma delante de mí. Yo empecé a ponerme de lo más nervioso, y rápidamente me di cuenta de que aunque me había masturbado varias veces con ella, no se me ponía dura, y no tenía ese subidón de querer clavarmela que si tenía imaginándomela, pero con el porno delante claro. Ella empezó a tocármela, suave al principio, luego escupió en ella y empezó a masajearla y sacudirla, pero nada. Entre los nervios y que de repente aquella mujer no me decía nada. Me fijaba en sus pechos, mas grandes y redondos de lo que se apreciaba bajo la blusa, su pubis rasurado, incluso se inclino hacia atrás y se toco a ver si eso me encendía, pero nada, y realmente resultaba una mujer de lo más atractiva.

-¡¡Ves¡¡ No ganas en nada cayendo una y otra vez en tus adicciones. Ahora mismo podrías estar teniendo sexo conmigo, pero no respetas ni los primeros pasos de la terapia. Te quedaras solo, y como dejes pasar los años, tu potencia sexual decrecerá y encima te costara masturbarte con tu porno. Tengo pacientes de más de 40 que ya casi ni se les pone en erección. La semana que viene espero mejoras reales, o tendré que tomar cartas en el asunto.

La doctora y yo nos vestimos, y me fui de aquella consulta con la sensación de que realmente ella se molestaba en ayudar a sus pacientes, pero si algo me hubo preocupado más que defraudar a la doctora, era la sensación de que no me había importado no tener sexo con ella, o de haberme preocupado de saber si podríamos llegar a tenerlo si la terapia funcionaba.

Durante la semana siguiente, el recuerdo de la doctora desnuda me despertó varios días, pero mi pene no estaba erecto, sin embargo me moría de ganas de masturbarme. Dos días antes de la consulta no pude evitar volver a masturbarme.

Al llegar a la consulta, la doctora me mando desnudarme directamente, después me examino y llego a la conclusión de que me había vuelto a masturbar, y no importaba cuantas veces hubieran sido, había vuelto a caer.

-Voy a tratar de hacer algo más agresivo, para ver si eres capaz de contenerte, para que te sea más fácil aguantar durante la semana esos apretones que dices que te entran.

Me llevo a la sala de donantes de esperma, y allí me mando sentar en una comoda butaca que había en el centro, después me dio a escoger una película de entre las que había, y después me dijo que intentara masturbarme. Ella se coloco por detrás mío, para que no la viera a ella, y yo me empecé a concentrar en la película. Después de un rato y mucha paciencia empecé a tener una erección. Ella en todo momento se mantuvo callada, y espero a que yo entrara en funcionamiento. Cuando ya estaba a punto la pregunte si podía masturbarme, a lo que ella dijo que sí. Empecé lentamente al principio, pero no tarde en coger el ritmo que mas me gustaba, de repente ella me cogió los brazos y los puso a ambos lados de la butaca, después se puso delante y me empezó a masturbar lentamente.

-Quiero que sientas el deseo de querer placer, y quiero que me veas aquí, dándotelo lentamente. Asócialo a mí, que yo soy alguien que está aquí, y ahora, y te está dando placer.

Yo miraba a la doctora a los ojos, y a la vez levantaba la mirada hacia la pantalla, viendo aquella escena de porno, con los pechos de esa actriz, con las piernas al aire, con esos grititos pidiendo más y más.

-Tienes que mirarme a mi ? Se desabrocho algunos botones de la blusa, dejando a la vista su sujetador de encaje.

-Es que así de lento, necesito? más velocidad.

Ella aumentó el ritmo un poco más, yo la miraba al escote, junto los codos haciendo que sus pechos sobresalieran? y entonces paro. Apago la pantalla y volvió a masturbarme. Mi erección se resintió como si hubiera bajado la excitación, entonces ella hizo algo que no esperaba, y se introdujo mi pene en su boca. Yo me moría de ganas por correrme, pero por alguna razón notaba que mi pene ya no quería seguir erecto, ya solo la lengua de la doctora impedía que se perdiera la erección por completo.

-Todavía parece resultar inútil, evidentemente te has estado saltando el tratamiento.

Se levanto de nuevo, volvió a poner la película, y después me dijo que me masturbara, pero cuando vio que me iba a correr me volvió a apartar las manos.

-Bien. Ahora has de quedarte quieto, no te vas a correr hasta la semana que viene. Mírame bien, porque si la semana que viene vuelves y te has corrido, te voy a poner esto ? Y saco del bolsillo de la bata un cinturón de castidad de plástico, con un candado- Pero te lo pondré después de haberte hecho esto mismo. Ahora tienes la opción de hacer las cosas por ti mismo, o sino las hare yo por ti.

Estuvo un rato tomándome las manos para que no pudiera tocarme, y cuando se me bajo la erección me soltó. Después me fui a casa y lo primero que hice fue ir al ordenador, lo encendí, pero en el último instante me lo pensé dos veces. Pensé en la doctora haciéndome una felación y yo que no había podido correrme. Pensé en lo que había sucedido aquella tarde y mi pene no reaccionaba como era debido. Así que no hice nada durante toda la semana.

Así a la semana siguiente acudí a ver a la doctora. Era la primera vez que no me masturbaba en toda la semana, y ella se puso muy contenta al verlo, después me llevo a la sala de donantes de esperma, y una vez allí nos desnudamos los dos. Esta vez no me puse tan nervioso, pero si note cierto cosquilleo en mi pene. Se lo comente a la doctora, y esta me mando sentar en la butaca, después se sentó encima de sus piernas y pude volver a observarla en todo su esplendor. Entonces sí que note que aquella mujer me estaba llamando, que realmente quería correrme, y que quería que aquella mujer me tocara, y yo quería tocarla a ella. Me empezó a tocar suavemente, y poco a poco mi pene empezó a ponerse erecto. Yo no sabía si aquella mujer me iba a dejar penetrarla, pero cuanto mayor era mi erección, más ganas tenia de que aquello sucediera.

-Te voy a dejar penetrarme, pero solo eso, soy tu doctora, no una puta y quiero que sientas lo que se siente estando dentro de una mujer, pero nada más. Quiero que me asocies como mujer a tu satisfacción sexual. Después te hare una paja, a ver si eres capaz de correrte. Puedes tocarme si quieres, forma parte de la estimulación así que será bueno para ti.

Se subió encima mío, y empezó a cabalgarme, muy lentamente, pero paro cuando vio que me sobreexcitada paro. Fue mi primera experiencia dentro de una mujer, y aunque no llegue a correrme dentro de ella, bien cierto es que lleno un vacio enorme dentro de mí. Después empezó a masturbarme a buen ritmo pero sin prisas, y yo aproveche para tocarle los pechos e incluso ella me dejo lamerle sus partes durante un rato. No dure mucho, apenas un par de minutos, pero fueron mis primeros síntomas de mejoría en el tratamiento.

La semana siguiente no tuve apenas necesidad de mirar porno, aunque sí que me pase toda la semana pensando en el último encuentro con la doctora Sanz. Me ponía mucho pensar en ella, y me levantaba por las mañanas completamente erecto.

Llego por fin mi cita con la doctora, y esta vez le pude contar no solo que no me había masturbado, también mis mejorías. Ella se sentó en la camilla, cruzo las piernas y se abrió la bata en pose sexy. Me acerque a ella y la empecé a besar el cuello, mientras que ella empezó a manosearme los genitales con la mano abierta. Para mi sorpresa mi pene respondió con rapidez, así que ella me bajo los pantalones y los calzoncillos, se subió la falda y me puso un condón.

-El otro día vi que aguantabas más de lo que yo pensaba, así que te voy a dejar que me folles bien por una vez, aunque creo que ya no te queda mucha más terapia por lo que puedo comprobar.

Yo levantado junto a la camilla, me estaba follando a mi terapeuta, que estaba ahí medio tumbada con las piernas bien abiertas. Todo un sueño para mí. No pude evitar cogerla de uno de sus tobillos y subírmelo al cuello como en las películas porno que más me gustaban. Yo la miraba y ella estaba ahí con sus manos en sus pechos sobre la blusa, con los ojos cerrados?.disfrutándolo.

Creo que esa fue la sensación que realmente me curo, el hecho de darle ese placer, fue realmente mi placer, y supongo que para ella también. Apenas tuve un par de sesiones mas con ella, y en ninguna de las dos volví a tener sexo con ella, pero me obligo a buscar otra mujer para tener sexo, y así con la tontería conseguí tener mi primera amiga con derecho a roce, y así sigo a día de hoy, sin volver a ver nada de porno.

La terapeuta zorra en Relatos eroticos de Maduras (relatos eroticos )

La terapeuta zorra en Relatos eroticos de Maduras (relatos eroticos )

La terapeuta zorra en Relatos eroticos de Maduras (relatos eroticos )

» VER INTERPRETACION (HD): La terapeuta zorra en Relatos eroticos de Maduras

La terapeuta zorra en Relatos eroticos de Maduras (relatos eroticos )

Videos Pornos Relacionados:

Tags: , , , , , , ,

Querida Dina en Relatos eroticos de Maduras

Video Porno de: Maduras

febrero 24th, 2014 >> Relatos Eroticos

Querida Dina en Relatos eroticos de Maduras (relatos eroticos )

» Relato Erotico: Querida Dina en Relatos eroticos de Maduras

Querida Dina en Relatos eroticos de Maduras (relatos eroticos )

Me llamo Edu y esto que les voy a contar sucedió cuando yo contaba con 18 años, y es verídico.

Mi Padre y yo vivíos solos en una casa en el extra radio de la ciudad donde residimos y como mi madre falleció hace ya unos años para las labores domesticas de la casa mi padre había contratado a una señora que por razones familiares se cambio de ciudad así que debido a eso se vio obligado a contratar a otra señora Dina una señora de unos 50 años de aproximadamente 1.65 m de altura Ecuatoriana de pelo negro de melena de piel morena y rellenita con unas tetas y un culo enormes de carita redonda risueña y con pinta de buena gente,

Mi padre me le presento diciéndome que sería la nueva asistenta y que yo debía enseñarle las cosas de la casa y sus labores ya que el por razones de su trabajo estaría fuera de casa a si quedamos para el día siguiente.

Yo regresaba de mis clases a eso de las 15:30 de la tarde y a las 16:00 llego Dina le mostré donde estaba el cuarto donde se podía cambiar el cuarto de las plancha el de las escobas etc. así como sus tareas y la deje para que se cambiara de ropa para hacer su trabajo y yo me fui a comer?

Pasaron dos meses y ella y yo nos llevábamos Dina era cosas con varios hijos que vivan en su país de origen y a ella le conté de mama y del mi vida creo que desde que supo de lo sucedido con mama por pena me comenzó a llamarme mi niño cosa que no me molesto yo seguía con mi vida estudios deporte colegas etc la vida de un chico de 18 años 1.80 de altura 78 Kg pelo castaño corto ojos color miel piel muy muy blanca y en buena forma física ya que hago bastante deporte desde niño natación, judo, futbol etc.

Un día después de comer me fui a mi cuarto busque un video por de una tetuda culona que se la estaban follando dos puse los auriculares para que no oyera el sonido me saque la polla ya medio tiesa y me puse a pajearme y cuando estaba en esto entro Dina a mi cuarto y pillo en plena faena yo no la sentí llamar ya que con los auriculares ni cuanta me di de que tocase a la puerta, Dina tenia la vista fija en mi polla y la cara desencajado por lo que había visto, me tape como pude y Dina salió escopetada de mi cuarto, me arregle como pude y salí detrás de ella para pedirle perdón y sobre todo que no le dijera mi padre para evitar mas problemas aun le pedí perdón y suplique que no se lo contara a mi padre casi me puse de rodillas ella me prometió que no diría nada a mi padre y así pasaron 2 o 3 días cuando estaba comiendo y Dina limpiando la cocina y los cacharos del desayuno Dina me dijo que quería hablar de lo que había pasado el otro día:

D: Mi niño debes buscarte una buena niña que te quiera y te cuide y no hagas mas eso don tu verga mi niño es malo para tu salud?

E: Jajajajaja no Dina llevo haciendo me pajas desde los 12 o 13 años no le pasa nada a mi salud es mas es bueno hacer eso.

D: Mi abuela les decía a mis hermanos que se quedarían ciegos si hacían eso.

E: Jajajajaja jajajajaja no eso supersticiones de viejas, no me va pasar nada malo tranquila.

D: Mi niño debes buscarte una buena novia y que ella se ocupe de ti

E: No tengo novia todavía las chicas de ni edad son unas niñatas controladoras celosas siempre colgadas de ti mandándote masajes llamándote y controlándote cada 5 min lo veo en mis amigos y además a mí me gustan mayores que yo,

D: A sí ¿Y eso por qué?.

E: Porque me gustan las tetas y los culos grandes y tienen más experiencia y te lo pasas mejor con ellas en la cama o eso dicen, algo así como tú.

D: NIÑO!!! no necesitas a ninguna vieja ve a estudiar.

E: Era un piropo no te enfades estas muy bien,

Mientras ella me miraba con mala cara y medio enfadada así que decidí que era mejor irme a mi cuarto.

Pasaron unos días y Dina me pregunto si sabía que eran eso Chats y los Emilios (E-mail) que ella no era mi leida y no entendía esas cosas modernas le dije que si que le podía hacer una cuenta y enseñarla a usarlo se puso muy contenta y quedamos en quedamos que el sábado después de que hiciera la comida para semana lo haríamos (Era una gran cocinera así que cuando mi padre probo alguna de las cosas que ella nos trajo hechas por ella llego al acuerdo para que nos cocinera los sábados para toda semana y así lo hicimos.

Llego el sábado y a eso de las 15:00 h nos pusimos con la tarea mientras yo le preguntaba sobre las cosas necesarias para darla de alta en el MSN ella me explico que amigos le habían dicho que era más barato que llamadas a larga distancia una vez hecho agregamos a la dirección de una de sus sobrinas, dado que Dina no sabía escribir con el teclado le puse la webcam y el micrófono y así pudo ver y hablar con sus sobrinas que hacía mucho que no veía.

Se puso tan contenta que al terminar la conversación se puso a saltar y a gritar y yo por primera vez vi botar aquellas dos maravillosas tetas arriba abajo arriba abajo arriba abajo arriba abajo y para mi mayor sorpresa me abrazo por el cuello y me beso en la boca, que paralizado saber qué hacer ni que decir por unos instantes cuando ella se dio cuenta de lo que había hecho unos pasos para atrás y me pidió perdón le dije que no pasaba nada y que alegraba mucho de verla así de contenta ?

Me pase lo que restaba del fin de semana pensado en lo sucedido y calculando las posibilidades que tenia con ella y con grandes ganas de que llegara el lunes a ver que mas podía pasar.

Llego el lunes y no paso nada en especial salvo que ella me comento que si sería posible que su esposo vinera a casa para ver a su familia a lo que yo le comente que se lo iba a comentar a mi padre que necesitábamos su permiso ella dijo estar de acuerdo y me pregunto varias cosas:

D: Mi niño, ¿Cuánto cuesta una computadora?

E: Pues depende de lo que quieras hacer con ella y del presupuesto que dispongas.

D: Es para hablar con la familia y eso de los Emilios (E-mail) lo más barato que se pueda.

E: Pues un Ordenador medio bueno mas la pantalla teclado etc. unos 500 a 800 ? más o menos se lo compras en alguna oferta o incluso de segunda mano puede que te salga más barato.

D: Tanta plata mi niño si que son caras las computadoras

E: Si son caras y además tienes que contar con que también debes pagar el recibo internet que ronda los 60 o 65 ? depende de la oferta que selecciones.

D: Si que es costo.

E: Además debes aprender a manejar el ordenador.

D: Yo soy muy bruta para aprender a manejar la computadora.

E: No que va yo te enseño yo te doy clases? la conversación sigo así por un rato

Ese mismo día a la noche le comente a mi padre lo del marido de Dina y no puso ningún reparo Los días pasaron y llego en sábado por la mañana madrugue dado que la PC está en mi cuarto hice mi cuarto y a eso de las 10 de la mañana llego Dina peinada peluquería maquillada con las uñas pintadas con zapatos de tacón falda y una camisa blanca escotada esta distinta acostumbrado a verla con bata con la que hacia la limpieza o de Jeans y jersey o con un polar la cosa y sin arreglar cambia mucho estando arreglada debido a la diferencia horaria con su país hasta 15:00 horas de España no era posible conectar con su familia le dio las gracias a papa y le explico que su esposo Osvaldo llegaría como a esa hora y le agradeció dejarla hacer la video conferencia Papa le dijo vendría a comer cosa rara ya que los Sábados solía comer en el Club, debía querer controlar la situación así que papa se fue Dina se puso con sus tareas, nos tropezamos en pasillo y le dije:

E; Estas muy guapa hoy Dina.

D; Gracias mi niño siempre tan considerado y caballero.

E: No para nada es la pura verdad.

D: Quiero estar bien para cuando me vea la familia.

E: Los vas a deslumbrar.

Se hacerlo a mí y me dio un pico en la boca y la verdad es que me desconcertó del todo no sabía qué hacer mi experiencia con chicas era más bien escasa o nula y por respuesta simplemente me quedaba parado eso si no te que esta vez Dina se marcho con una sonrisa y mirándome de lado pícaramente.

Cuando llego mi padre comimos los 3 en la cocina terminamos como a eso de las 15:00 llego el marido de Dina ella nos presento a mí y a mi padre Osvaldo era moreno de pelo negro con bigote regordete más bien bajo y muy seco muy serio nos saludo pasamos a mi cuarto hice la video conferencia y los dejas un rato hablando con sus familiares y al salir del cuarto papa le dijo que podían venir cuando quisieran a usar la PC a lo que Dina aprovecho y saco el tema que ya habíamos hablado del ordenador y le di las mismas respuestas que a Dina esa misma semana el dijo que era muy costoso que el apenas había estudiado lo y que Dina era muy bruta para aprender a manejar una computadora que si no era molestia vendría alguna vez para ver a la familia y que nos lo agradecía mucho el trabajaba en la construcción y mi padre y él se fuero hablando de unos apaños que mi padre quería hacer en sus negocios por si él está dispuesto a hacerlos.

Dina se quedo en casa y cuando se marcharon me dijo lo contenta que estaba por ver a su familia y me volvió a besar para agradecerlo que había hecho y me volví a quedar parado con las veces anteriores ella siguió con lo suyo contentísima por a la familia.

Como no quería comerme el coco como el fin de semana pasado le dije:

E: Dina veras es que eso de que me beses en la boca no sé bien qué hacer.

D: ¿No te gusta mi niño?.

E: Si si si que me gusta solo que tengo miedo de que si yo te beso a ti así te enfades conmigo.

D: No mi niño no me enfadare solo que ten cuidado cuando esta tu papa cerca o mi esposo

Y nos besamos con un largo beso después del cual me fije en el generoso escote que hoy lucia Dina y pasados unos min ella se fue, paso el fin de semana y mi abuela se puso enferman así que papa le pidió a Dina que si se podía quedar unos días conmigo en casa ya que un chico solo en un casa no le daba seguridad por robos y asaltos etc. dado que su esposo estaba trabajando fuera de la provincia por unos días acepto además seguro que mi padre le daría algo mas dinero esa semana.

Mi padre se fue a 15:00 y a las 17:00 llego Dina salí a ayudar con la mochila y la bolsa que traía con sus cosas y las dejamos en la habitación y la bese en la boca me marche de la y la deje cambiándose se puso una camiseta de escote en ?V?de color blanco y manga corta que dejaba ver un hermoso escote de sus tetas y una malla de esa de gimnasia azul celeste corta a la altura de las rodillas que marcaba toda a figura en especial su culo en el que se notaban la marca de las bragas además de chanclas blancas con la melena suelta mis ojos iban al culo desde atrás y al escote desde adelante no lo podía evitar para que viera que me empalmaba la dije que si quería hablar con su familia lo podíamos intentar que hablara con ellos y así fue después de una hora cenamos y fui a mi cuarto pronto y no dormir.

Al día siguiente me levante me asee y baje a desayunar en camisón preparándome el desayuno.

D: Buenos días mi niño ¿Dormiste bien?

E: Buenos días Dina Si muy bien ¿Y tú?

D: Si muy bien, ayer fuiste un niño malo, No me dejaste que diera un beso de buenas noches y me beso en la boca y después me dijo que no se repita

Debajo del camisón no llevaba sostén y cada vez que se movía las tetas botaban dentro del camisón me estaba volviendo lodo aquella visión de lo que tanto ansiaba que fuese mío y en esto ella me dice:

D: Mi niño si quieres estos días mientras estamos solo me puedes llamar Mama o Mami o Mamita solo si tu quieres.

E: De acuerdo Mama (Aquello hizo brincar mi corazón y me entro una emoción por todo el cuerpo que no puedo describir algo así como un calor muy intenso).

D: Mi niño ¿Que bus tomas para ir a tus estudios?

E: Ninguno voy en moto si quieres te acerco yo.

D: De acuerdo.

Dina o Mama se levanto de la mesa recogió y se fue vestir dejando dejándome ver aquel bamboleo de tetas de nuevo.

Antes de salir por la puerta de casa de me beso de nuevo diciéndome:

D: El beso de buenos días de Mami.

E; Bien Mami respondí

Montamos en mi scooter y al montar me agarra por cintura y roza con una de sus manos la polla y me dice:

D: Despacio mi niño que voy aquí detrás.

E: Si claro.

El paso fue largo lo estire todo lo que pude ya que el roce de su mano con mi polla me gustaba al llegar al destino me despedí de ella:

E: Asta luego Mami.

D: Cuídese mi hijo.

Fui a mis clases pero como si no por apenas había prestado atención solo pensaba en Dina en el recreo uno mis amigos estaba pidiendo que le diéramos ideas para regalar a su chica por su aniversario, lo que me dio una idea hacerle un regalo a Dina así que se me ocurrió una idea cerca había una perfumería entre le dije a una de las dependientas que quería hacer un regalo especial compre maquillaje laca de uñas pita uñas perfume etc y puse rumbón a casa, al llegar ella estaba esperando fuera ya que había olvidado las llaves en casa, entre abrí el portón exterior la puerta del garaje escondí mis compras y subí a abrirle la puerta.

D: ¿Que paso mi niño y esa tardanza?

E: Había mucho tráfico.

Y nada más entrar en el pasillo la bese yo y le metí un poco la lengua lo que ella respondió con rico

Pasamos a la cocina.

D: ¿Cómo van esos estudios mi niño?

E: Bien sin novedad.

?

Hablamos un poco más nos cambiamos de ropa Dina se puso una bata de las de trabajar y unos pantalones de Chándal y una camiseta, comimos recogimos los cacharos y Dina se fue un ratito al salón a ver la TV y descansar, yo baje al garaje y subí sus regalos:

E:Toma Mami esto es para ti los regalos del día de madre que no te hice y los cumpleaños etc.

Le la los paquetes y una bolsa

D: ¿Y esto?

E:Por eso me tarde ¿No estás enfada?

D: No para nada mi cielo, solo que hace tanto que nadie me regala Osvaldo no es de regalos.

Mientras ella abría sus regalos y hacía comentarios sobre el contenido de los paquetes.

E: Si te pones guapa para tus hijos en Ecuador yo quiero que lo hagas estos días para mi

D: Si mi cielo si claro que si.

E:¿Te gusta lo que te compre Mamita?

D: Si Muchísimo!!!!!!

Me beso en la boca metiéndome toda la lengua dentro y salió dispara al cuarto de baño a maquillarse etc.

Como a los 20 min volvió al salón maquillada con las uñas de manos pies pintada de rojo como el caramelo de las manzanas de las fiestas al igual que los labios me mostro las todo y me pregunto si le gustaba:

E: Estas bellísima pero es que la bata que llevas no campaña mucho .

D: si lo sé mi cielo pero debo limpiar los azulejos de la cocina y los armarios mañana me visto linda para ti.

Nos acurrucamos un rato en el sofá después de eso dulces min yo me fui a estudiar y ella a hacer sus tareas eso sonriente y súper feliz.

Como a las 2 horas me llamo para que sostuviera la escalera mientras ella limpiaba así nos pusimos y al mirar para arriba por debajo de la bata veo una bragas blancas de encaje que tapan un culo delicioso me quede como inmotivado pasados unos minutos así Dina me pedio bajar, Mientras me decía que no la dejase caer por nada de este mundo la dejaría caer, cuando volvió se subió hacia arriba oooooooohhhhhhhhhh que maravilla no llevaba bragas y podía ver es culazo en todo su esplendor cuando Dina me pregunto:

D: ¿Te gusta lo que ves?.

E: SSSSSSSSSSSIIIIIIIIIIIII claro que sí que culazo!!!!!!!!!!.

D: Jajajajaja me encanta que te guste pero es un culo viejo y caído

E: Yo no pienso así para mi es perfecto.

Tras unos minutos se bajo de la escalera y me dijo:

D: Este es mi regalo para ti mi niño.

E: Me encantan tus regalos Mami.

Mientras yo le tocaba el culo por encima de la bata.

D: No seas travieso, no se toca.

E: Mami (Poniendo carita de bueno).

Echo de la cocina y se puso a hacer la cena

Cenamos y vimos Tv cuando llego la hora me marche a la cama pero me olvide de darle el beso de buenas noches.

Cuando me estaba que dando casi dormido Dina llamo a mi puerta prendí la luz de la lámpara de noche de mi mesilla.

D: ¿Puedo pasar?

E: Si.

Entro mi habitación llevaba puesto un camisón blanco de tirantes que le llegaba a la altura de las rodillas de largo el pelo suelto y descalza sin maquillar.

Se acerco a mi cama diciendo:

D: Eres un niño malo no me diste el besito de buenas noches.

Se acerco a mí y me beso en la boca y al inclinarse para besarme por el escote de del camisón pude ver sus hermosas grandes y deseadas tetas, y polla se empezó a empalmar.

D: ¿Eso es porque te bese?

E: No, es que al besarme vi tu escote.

D: Jajajaja que rico (Mientras ponía unas de sus manos sobre mi polla y me volvía a besar).

Pasados unos segundos se separo unos pasos de mi cama se saco las bragas y se las quito y me las lanzo diciéndome:

D: Son un regalo para ti huelen a mí a hembra caliente.

No dije nada me las acerque a la cara y las olí eran blancas con encajes y el olor que desprendían era fuerte intenso como a sudor y algo más que no se describir bien además no había olio los jugos de una mujer, ella se dio la vuelta y se fue de ni cuarto con una sonrisa picara diciendo:

D: Son para que sueñes al rico hasta mañana mi niño (Cerrando la puerta).

Mi polla estaba como el acero y tiesa como un cohete así que volví a oler mi regalo y me pajee hasta que me corrí

Querida Dina en Relatos eroticos de Maduras (relatos eroticos )

Querida Dina en Relatos eroticos de Maduras (relatos eroticos )

Querida Dina en Relatos eroticos de Maduras (relatos eroticos )

» VER INTERPRETACION (HD): Querida Dina en Relatos eroticos de Maduras

Querida Dina en Relatos eroticos de Maduras (relatos eroticos )

Videos Pornos Relacionados:

Tags: , , , , , , ,

Los mecanicos y mi esposa en Relatos eroticos de Infidelidad

Video Porno de: Maduras

septiembre 24th, 2013 >> Relatos Eroticos

Los mecanicos y mi esposa en Relatos eroticos de Infidelidad (relatos eroticos )

» Relato Erotico: Los mecanicos y mi esposa en Relatos eroticos de Infidelidad

Los mecanicos y mi esposa en Relatos eroticos de Infidelidad (relatos eroticos )

Hoy les voy a relatar una de las historias que nos ha pasado no hace mucho tiempo y que nos pone muy calientes solo con recordarla.

Por suerte nunca había tenido problemas con los autos que tuve. Es cierto que nunca fui de usarlos mucho y que los cambiaba con pocos kilómetros, así que no sabía lo que era llevarlos al mecánico, solo a los Services oficiales. Pero como en todo, siempre hay una primera vez.

Un sábado a la mañana habíamos decidido ir a visitar a unos familiares que viven a unos 100 kilómetros de distancia. Pero tuvimos que suspenderlo, el auto no quiso arrancar. Nunca imaginamos que la amargura y bronca de ese momento, iba a terminar en una de las situaciones más excitantes que hemos vivido.

Mientras mi esposa telefoneaba a los familiares para explicarle lo sucedido yo salí en busca de alguien que nos pudiera solucionar el problema.

Hacía unos meses se había instalado un taller a unas 3 cuadras de casa. No tenía ninguna referencia de ellos pero la verdad que tampoco conocía otro lugar, así que me dirigí allí en busca de ayuda.

Al llegar me sorprendió ver lo grande que era y la cantidad de autos. Ocupaba una superficie enorme y había como 10 personas trabajando entre la parte de mecánica y de chapa y pintura.

Apenas crucé la puerta de entrada del taller un muchacho me recibió:

- Mi nombre es Carlos, ¿en que puedo ayudarlo señor? me preguntó muy amablemente.

Carlos tendría alrededor de 35 años, de tez morena, de contextura delgada pero bastante musculosa. Estaba vestido con una camiseta sin mangas color blanca y un pantalón gris, ambos llenos de manchas de grasa, lo que le daba un aspecto bastante desagradable.

- Hola, mi nombre es Jorge y desearía hablar con el encargado, dije.

- Sígame por favor.

Atravesamos todo el local hasta llegar a una pequeña oficina que se encontraba al fondo.

- Tome asiento que ya le aviso al patrón.

Le agradecí y me senté en una silla que estaba detrás de un escritorio lleno de papeles, revistas de mecánica y algunas herramientas.

La oficina era típica de un taller. Estaba ?decorada? con pósters de autos y principalmente de mujeres desnudas en poses muy sexys. Me detuve en una morocha que estaba de espaldas sacando el culo para afuera. Imaginé cuantas pajas se habrían hecho los mecánicos con ese póster y automáticamente se me apareció la imagen de mi esposa en esa posición parada delante de los mecánicos. Un terrible escalofrío recorrió toda mi espalda a tal punto que tuve una erección inmediata.

- ¿Que pedazo de culo eh?, escuche detrás de mí.

- Como pude recuperé el aliento y gire la cabeza para ver quien era.

- Hola como le va, soy Oscar, el encargado del taller, me dijo mientras me tendía la mano.

- Jorge, mucho gusto.

Oscar era un tipo rústico de unos 50 años, muy fornido, cabello bastante largo y como Carlos, tenía las ropas llenas de grasa.

- Y, que me dice, tremendo culo, ¿no le parece?

- Si claro, dije yo, sin poder sacar a mi mujer de la cabeza.

- Me encantan las morochas, son todas putas, rió

Apenas sonreí. Que mal momento le haría pasar si como respuesta le dijera que mi esposa es morocha, pensé y volví a sonreír.

- Bueno, ¿que puedo hacer por usted?, prosiguió

- Mire Oscar, vivo acá a tres cuadras y hace un rato intente arrancar el auto pero no pude, quería preguntarle si es posible que fuera alguien a ver de que se trata el desperfecto.

- Sabe que pasa los sábados cerramos a las 2 de la tarde y estamos tapados de trabajo, lo vamos a tener que dejar para el lunes, me dijo.

- Que macana quedarme todo el fin de semana sin el auto. Bueno pero si no hay remedio, paso el lunes, gracias igual, le dije mientras le tendía la mano.

- A ver, me puede esperar un momento que le entrego el auto a un cliente y como favor se lo veo yo.

- Le agradecería mucho.

Mientras esperaba volví a observar el póster y nuevamente imaginé a Marce en esa foto exhibiendo su hermosa cola y yo ahí disfrutando como la deseaban.

- ¿Veo que lo pone loco ese culo?, escuche detrás de mí. Era Oscar que había regresado y me hacía volver a la realidad.

- Me voy a poner celoso, es mi culo preferido, rió, mientras le daba un beso al póster.

- Sonreí.

- Como me gustará esta puta que acá tengo dos pósters iguales, dijo.

- Tome le regalo uno, prosiguió, mientras me entregaba una lámina enrollada.

- No, esta bien, gracias

- Tome hombre, es un regalo de la casa.

- Bueno, gracias.

- Si le parece vamos a ver su coche, me dijo mientras tomaba un maletín lleno de herramientas.

En el camino a casa no hizo otra cosa que contarme lo que le gustaban las morochas y afirmarme lo puta que eran. Narró algunas historias con unas vecinas del barrio que yo no conocía por lo que solo me limité a escuchar sin hacer ningún comentario.

Al llegar al garaje de casa, me pidió que abriera el capó y que le diera marcha al auto. Así lo hice.

- Está bien, suficiente, me dijo.

- Tengo poca luz acá, si no le parece mal lo empujamos hacia la calle.

- No hay problema, le respondí.

- Aguarde que llame a mi esposa así ella lo guía mientras nosotros empujamos, continué.

No creo que fuera necesario que Marce nos ayudara, solo fue una excusa para que Oscar la conociera. Me calentaba la idea que la viera después de lo que habíamos conversado.

- Marce, ¿podes venir un minuto?, le grite.

Bastó que ella apareciera por la puerta, para que Oscar le clavara la mirada y mostrara en su cara una expresión de vergüenza mezclada con deseo.

No era para menos, por un lado me había hablado de lo putas que eran las morochas y por el otro estaba viendo una morocha que estaba vestida solo con una remera y unas calzas de algodón color gris que le marcaban su fabulosa cola.

- Te presento a Oscar, es el mecánico, le dije.

- Mucho gusto dijo Oscar, todavía perturbado.

- Igualmente dijo ella, extendiéndole la mano.

- Necesitamos sacar el auto, podrías conducir mientras empujamos.

Marce subió al auto y con Oscar fuimos a la parte trasera.

- Perdóneme lo que le dije de las morochas, no sabía, me dijo.

- Quédese tranquilo, no hay problema le contesté.

- Además yo creo lo mismo, continué, mientras reía.

Oscar solo me miro y sonrió, tratando de entender lo que había escuchado.

Sacamos el auto a la calle y cuando Marce se bajo, Oscar no pudo evitar clavarle los ojos en el culo, sin importarle que yo estuviese delante, acción que hizo que comenzara a excitarme.

- Ya le traigo algo de tomar, le dije, mientras Oscar ponía manos a la obra.

- No se moleste, me dijo.

- No es molestia, es a cambio de su regalo le dije riéndome.

- ¿Que regalo?, preguntó Marcela.

- Nada, un póster que me regaló Oscar, dije.

Oscar asomo su cabeza por detrás del capó y me miro sorprendido.

- Donde está, deseo verlo, dijo ella, seguro es una foto de una chica desnuda, típica de taller, continuó.

Oscar seguía mirándome y no decía palabra.

- Así es y es parecida a vos le dije riéndome.

- A verla, quiero verla, dijo.

Oscar sonrió nerviosamente mientras le daba arranque al auto y este arrancaba. Yo ya estaba caliente y el juego ese me estaba gustando.

- ¿Ya está?, que rápido lo arregló, dije.

- Era una pavada, contestó el.

- Venga Oscar ya que terminó, vayamos adentro a tomar algo y mientras le muestro el póster a mi mujer.

Note que la mirada de Oscar se había transformando de sorpresa a la de desconcierto.

La agarre de la mano a Marce y entramos a casa. Oscar venia detrás y apostaba que le estaba comiendo con los ojos la cola a mi esposa. No solo yo estaba seguro, ella también se había dado cuenta y, como es su costumbre cuando esto pasa, arqueo mas la espalda para parar mas el culo, mientras me apretaba la mano y me lanzaba una mirada cómplice.

- Marce, acompañalo al living al señor que voy a buscarle algo de tomar, le dije.

Oscar ya a esta altura no pronunciaba palabra, solo asentía con la cabeza.

- ¿Y el póster?, preguntó ella.

Lo saqué de mi campera y se lo di. Así los vi alejarse camino al living, ella delante con el póster en la mano y el detrás visiblemente exaltado y con la mirada clavada en el culo de Marce.

Yo corrí hacia la cocina, llene 2 vasos con jugo y fui tras sus pasos.

Al atravesar el pasillo que da al living, me detuve antes de llegar. Quería espiar lo que estaba pasando.

La escena era de lo más caliente. Todo estaba en silencio. Oscar estaba sentado en un sillón doble y mi esposa había desenrollado el póster y parada de espaldas a el estaba observando la foto de ese terrible culo.

La vista que ella le estaba dando era fabulosa. Oscar podía ver a la morocha y a su vez su cola que, se notaba, había parado a propósito.

- La verdad tengo que reconocer que tiene una linda cola, dijo ella.

- Su marido quedo embobado cuando la vio, por eso le regale el póster, dijo el.

- ¿En serio?, preguntó ella.

- Si, y la verdad que no entiendo porqué, usted tiene una cola preciosa, dijo un poco tímido.

- Gracias, respondió ella, sacándola más para afuera.

- Es más me animaría a decir que es mas linda que esa, siguió Oscar, ya un poco mas seguro.

- ¿Le parece?, respondió ella, acercándole un poco el culo y ya claramente excitada.

Ver a mi esposa poner la cola parada a un metro de la cara de un desconocido me puso como loco. En ese momento decidí entrar, quería mirar eso más de cerca.

- Aquí están lo jugos, dije y le extendí uno a cada uno.

- Gracias, dijo el, con la voz medio entrecortada.

Mi esposa seguía en la misma posición. Yo pensaba la gran templanza que tenía Oscar para no extender la mano y acariciar esas calzas metidas en la cola de mi mujer.

- ¿Así que te quedaste embobado con esta cola?, dijo Marce en un tono simulando estar enojada, mientras me mostraba el póster y abandonaba su postura para irse a sentar en un sillón frente a Oscar.

- No mi amor, lo que pasa es que, como ya te dije, me pareció que esa cola era parecida a la tuya, le respondí.

- Acá el señor dice que la mía es mas linda, ¿no?, preguntó mientras volvió a pararse a mostrarle la cola.

- Si, contesto Oscar. Se notaba en su cara que la situación lo incomodaba, pero que lo había puesto muy caliente.

- En realidad mucho no puedo comparar porque usted esta vestida, dijo un poco tímido.

- ¿Y que quiere, que mi mujer se desnude? , le dije con cara de enojado.

- No, por favor, no lo tome a mal, solo decía, contesto todo ruborizado.

- En realidad el señor tiene razón, así vestida no puede cotejar si mi cola es mas linda que esa, dijo ella, señalando el póster.

- Sabes que me encanta que me elogien la cola, ¿me dejas que se la muestre al señor, así puede decirme que le parece?, continuó ya totalmente excitada.

Oscar me miro no entendiendo nada. Yo tenía una erección que ya no podía disimular.

- Bueno, pero solo la cola eh, le dije, para poner un límite y evitar que todo se desmadrara.

Marce, de espaldas a Oscar, metió dos dedos al costado de las calzas y se las bajó hasta las rodillas. Tomó el póster y lo puso al lado de ella, tratando de imitar la pose de la foto.

- ¿Y ahora que me dice señor? Le preguntó con cara de puta.

Ahí estaba mi esposa, como otras tantas veces, mostrándole el culo a un desconocido, solo cubierto por una tanguita blanca que se perdía entre sus nalgas.

- Si, si es muy linda, es, es mejor su cola, tartamudeó Oscar, mientras se acomodaba en el sillón.

- Bueno ya es suficiente, súbete las calzas, dije

Marce se subió muy sensualmente sus calzas y volvió a sentarse.

- Podría ser usted la del póster, la verdad, no tiene nada que envidiarle a esa chica, rompió el silencio Oscar.

- Gracias, a mi me encantaría estar en un póster pegado en un taller y que todos se exciten con mi cola, es mi fantasía, dijo ella, mirándolo a los ojos.

- ¿Y a usted no le molestaría ver a su señora calentar hombres?, me preguntó.

- No, al contrario, me excita mucho que la deseen, respondí.

- Si no lo toma a mal puedo llamar a los muchachos del taller, dijo Oscar.

- ¿Para que?, pregunté haciéndome el ingenuo.

- Para que su señora se muestre delante de nosotros como si fuera una foto y le cumplimos su fantasía, me respondió Oscar, ya totalmente lanzado.

- ¿Lo dejas amor que llame a los señores? me preguntó ella con deseo.

Estaba demasiado caliente para negarme.

- Está bien, pero no más de 4 y sin hacer bardo, es solo mirar, esta claro, dije.

- Por supuesto, dijo Oscar, mientras marcaba en su celular.

- Hola Carlos, ¿quien esta todavía en el taller?? bueno deja todo y venite ya con Alberto y con Fabián que los necesito acá, anota la dirección? no, no traigan herramientas?

- Ya vienen, son buenos chicos, no va a ver problemas, dijo.

La espera se hizo interminable. Estábamos los tres muy excitados y tratábamos de disimularlo hablando de cualquier cosa. Oscar a cada rato se acomodaba en el sillón lo que demostraba que estaba con una erección que no podía bajar. A mi me pasaba lo mismo, y a Marce se la notaba súper ansiosa por mostrarse.

La charla ya no daba para más cuando se escucho el timbre. Yo me levante a abrir.

A Carlos ya lo había visto en el taller, Alberto era morocho y corpulento aparentaba unos 50 años como Oscar y Fabián era mas delgado y mas joven, de unos 40 años. Todos estaban con la ropa del taller bastante sucia de grasa por todos lados. Solo Alberto tenía una musculosa blanca que dejaba ver un gran tatuaje en el hombro.

- Pasen por acá, les dije, mientras los guiaba al living.

- Les presento a mi esposa, su nombre es Marcela.

Todos le extendieron la mano mientras miraban desorientados. Ella, sonriendo, le dio la mano a cada uno. Se notaba que le encantaba la situación

- Vengan siéntense acá, así no manchan nada, dijo Oscar, señalando el piso delante del sillón donde estaba sentado el.

- Los hice venir porque la señora necesita un favor ¿no?, pregunto Oscar mientras me miraba.

Yo solo asentí, estaba demasiado caliente para hablar.

- Póngase de pie señora y dénos la espalda por favor, continuó.

Mi esposa obedeció. Oscar tomo el póster y lo extendió cerca de ella.

- No les parece que la señora tiene mas linda cola que la de la foto, preguntó a sus compañeros.

Los tipos con cara de asombro, clavaron la mirada en el culo de mi mujer. Se hizo un silencio total. Marce paró un poco mas la cola y los miro con cara inocente.

- Les gusta mi colita, preguntó.

La cara de asombro de los mecánicos se transformo de inmediato en cara de deseo. Oscar ya sin disimulo, se metió la mano en la entrepierna, como tratando de calmar el dolor que le causaba la erección que tenía.

- Si, respondieron casi al unísono.

Yo como pude me pare, la agarre de la mano y la alejé un par de metros de ellos. Estaba muy cerca y temía que alguno no pudiera controlarse. Me gustaba demasiado esa situación como para que se terminara rápido.

Marce seguía con la cola parada apuntando a los cuatro tipos. Yo me puse de frente a ella y escuche lo que estaba esperando

- Señora, no le muestra la cola a mis compañeros como me la mostró a mí, pidió Oscar.

Me miro, cerro los ojos, y se mordió el labio inferior. Oír ese pedido y ver como ella se había puesto hizo que me llenara de perversión. Mi erección ya no me permitía estar parado, así que tome por los costados su calza y se la baje de un tirón dejando su culo al aire.

- Está bien así, pregunte, mientras regresaba a mi asiento.

Oscar me miró fijo y sin decir una palabra, desabrochó su pantalón y sacó su miembro totalmente erecto. Yo solo le hice un gesto de aprobación, mientras hacía lo mismo. Esto fue aprovechado por el resto que terminaron también sin sus pantalones.

- Mi amor, mira como se masturban los señores con tu cola, dije para poner mas caliente todavía el momento.

Ella les miró los miembros con esa cara de puta que solo ella puede poner.

- Sáquese todo señora que queremos verla desnudita para compararla con la foto, pidió Oscar.

- Siempre que a usted señor no le moleste, continuó.

- No, esta bien, es necesario para que comparen, dije haciéndome el ingenuo.

Marce se arrodillo, se desató las zapatillas, se saco las calzas y luego la remera, quedando solamente con la tanga blanca metida en la cola y un par de medias del mismo color. Se paró en la misma posición que estaba y me preguntó:

- ¿La tanguita también mi amor?

- No creo que sea necesario, ¿vos querés sacártela?, le pregunté.

- Y? la chica de la foto no tiene tanga, no se si ellos podrán verificar así si mi cola es mas linda, dijo con voz entrecortada por lo excitada que estaba.

- Tiene razón su esposa, dijo Oscar. Los demás no hablaban, solo se masturbaban de un modo frenético.

- Bueno, esta bien amor, quitate la tanga, dije.

Eso fue mucho para Carlos que no aguanto más y eyaculó, desparramando semen por todo el piso. Pregunto donde estaba el baño y se dirigió hacia el.

Mientras se alejaba, Marce lo miro y se paso la lengua por los labios, mientras bajaba sensualmente su tanga, dejando a la vista de todos su hermosa cola.

- Que divina cola que tiene su esposa, me dijo Oscar.

- Gracias, conteste yo mientras hacia un esfuerzo terrible para no acabar.

- Mostrales el hoyito amor, le pedí.

Marce se abrió un poco de piernas, se agacho y se puso un dedo en la cola, mientras les regalaba a todos unos constantes jadeos debidos al primer orgasmo que estaba teniendo.

Hasta aquí llegaron Alberto, Fabián y Oscar que casi al mismo tiempo esparcieron todo su semen.

Yo me deje llevar y también tuve un terrible orgasmo. Marce al ver esto, se incorporó, tomó su ropa y salio corriendo para el baño.

Tardamos unos minutos en recuperar el aliento. Oscar trataba de limpiar el piso con su pantalón y Alberto y Fabián estaban fatigados recostados contra el sillón.

- Vio que ser potaron bien los muchachos, dijo Oscar

- Si, les agradezco, ¿la pasaron bien?, les pregunte solo para decir algo.

- Si señor, su esposa es muy caliente dijo Alberto.

- ¿Podemos volver a venir?, continuó.

- Mientras se porten así no hay problema, le respondí, mientras me dirigía a la cocina a buscar algo para beber.

Al atravesar el pasillo, pase por el baño de las visitas y no había nadie. Supuse que Marce estaba en un baño que esta pegado a nuestra habitación. Fui a la cocina y mientras servía las bebidas, me acorde de Carlos, ¿donde está?, pensé.

Enfilé hacia el dormitorio y tuve un pensamiento que lejos de enojarme, me hizo correr un frío por la espalda que me dejo nuevamente con el miembro como una roca. Estaba en lo cierto.

- Perdoname amor, no me pude aguantar, dijo ella entre gemidos.

Ahí estaba mi esposa en nuestra cama totalmente desnuda, puesta en cuatro patas con la cola bien parada, y en el medio de ese fabuloso culo, la cara de Carlos, con su lengua que entraba y salía a toda velocidad de su hoyito.

El ni me miró, estaba como alienado. Marce gritaba cada vez mas fuerte y yo me senté al costado de la cama para no perderme nada.

De repente Carlos salió de su posición, apoyo su verga en el hoyo y le entro hasta el fondo. Marce grito.

- Traelos a todos mi amor, por favor, me pidió, ya sacada y mientras se hamacaba al ritmo de las embestidas.

- Eso señor, vaya a busca a mis compañeros que la puta de su mujer necesita vergas, dijo Carlos descontrolado.

Lo dude un instante, pero mi calentura fue mas fuerte.

- Muchachos pueden venir, les grite saliendo al pasillo.

Un minuto después los tenía a los tres en la puerta de mi habitación. Seguían sin pantalones y Oscar se había sacado la parte de arriba.

- Menos mal que sus compañeros se iban a portar bien, le recrimine a Oscar mientras le señalaba a Carlos dándole por el culo a mi esposa.

En realidad no se si me escuchó. Todos se treparon a la cama y manoseaban a Marce por todas partes. Alberto y Fabián fueron hacia su cara y metieron sus vergas en su boca, mientras Oscar corrió a Carlos de su lugar y empezó a meterle lengua al culo, mientras sus manos acariciaban sus pechos.

Marcela solo gemía descontroladamente.

- Que culo hermoso tiene su mujer, me dijo sacando la cara de su cola.

Ella lo escucho, sacó las vergas de su boca y lo busco con la mirada.

- Si le gusta mi cola, cójamela por favor, le grito, y volvió a lamer.

- Primero quiero su conchita dijo, mientras introducía su verga ahí y dos dedos en el culo.

A Marce le encantaba y yo quería que eso no terminara nunca.

- ¿Querés uno en la cola también mi amor?, pregunte. Ya me dolía la verga de tanto pajearme.

- Si, si, si, si, gritaba ella.

Oscar la levantó, le ordenó a Alberto que se acostara y la empujo a Marce arriba. El busco con su verga la concha y la penetró y Oscar desde atrás la ensarto por el culo.

- Hija de puta, que buen culo que tiene, le gritaba Oscar. Ella le respondía con mas gemidos.

Estuvieron así un buen rato y luego se fueron turnando no dejando nada en el cuerpo de mi esposa por explorar. Yo estaba exhausto, había acabado 3 veces.

- Acábenle dentro de la cola que le gusta, dije con mi último aliento.

Me hicieron caso, uno a uno le dejaron la leche dentro del culo.

Ella gozó como pocas veces.

Regresaron un par de veces más. Pero eso es otra historia.

Los mecanicos y mi esposa en Relatos eroticos de Infidelidad (relatos eroticos )

Los mecanicos y mi esposa en Relatos eroticos de Infidelidad (relatos eroticos )

Los mecanicos y mi esposa en Relatos eroticos de Infidelidad (relatos eroticos )

» VER INTERPRETACION (HD): Los mecanicos y mi esposa en Relatos eroticos de Infidelidad

Los mecanicos y mi esposa en Relatos eroticos de Infidelidad (relatos eroticos )

Videos Pornos Relacionados:

Tags: , , , , , , ,

Eveline – La tenes que conocer! (15 Videos para ver ONLINE) (0 puntos)

Video Porno de: Jovencitas

octubre 21st, 2013 >> Argentinas, Porno

Eveline   La tenes que conocer! (15 Videos para ver ONLINE) (0 puntos) (porno pendejas pendejas argentinas )
Eveline   La tenes que conocer! (15 Videos para ver ONLINE) (0 puntos) (porno pendejas pendejas argentinas )
Estimados!!! en esta oportunidad les traigo unos videos de esta belleza llamada Eveline Neill.

Eveline   La tenes que conocer! (15 Videos para ver ONLINE) (0 puntos) (porno pendejas pendejas argentinas )

Seguir leyendo… >>

Ver Eveline – La tenes que conocer! (15 Videos para ver ONLINE) (0 puntos) (HD)
Eveline   La tenes que conocer! (15 Videos para ver ONLINE) (0 puntos) (porno pendejas pendejas argentinas )

Videos Pornos Relacionados:

Tags: ,