Resultado de Busqueda:

La playa caliente en Relatos eroticos de Maduras

Video Porno de: Maduras

febrero 17th, 2014 >> Relatos Eroticos

La playa caliente en Relatos eroticos de Maduras (relatos eroticos )

» Relato Erotico: La playa caliente en Relatos eroticos de Maduras

La playa caliente en Relatos eroticos de Maduras (relatos eroticos )

Hola a todos hace tiempo que leo vuestros interesantes relatos y hoy me he decidido a emprender el primero de mi puño y letra.

Rosa mi mujer es una mujer de 45 años andaluza, con rasgos haciendo honor a su tierra, es decir, la típica morenaza de enormes curvas y cara guapa y no es porque quiera describirla así, es así, todo ello en un entorno de 1,68 de altura por 62 kg de peso. Yo Rafa tengo un año más que ella y soy un tío delgado de ojos verdes una dotación normal y eso si muy morboso, como ella.

La acción de este relato comenzó un día de este pasado verano, cuando ambos estábamos de vacaciones en la costa del sol, llevábamos dos días cerca de Marbella cuando cenando una noche nos comentaron que había una playa nudista cerca, durante la cena rosa llevaba un vestido blanco de licra muy pegado y cortito en los que se remarcaban sus pechos y ese culazo que me vuelve loco aun a los 18 años de casados , luego mientras tomábamos unas copas hablamos sobre la idea de acercarnos a ver qué tal, ya alguna vez que otra fuimos a alguna playa de este tipo, pero con la ayuda de las copas y demás rosa empezó a fantasear con que se podía dar el caso de conocer alguna pareja y tener algo de morbo lo que yo empecé a alimentar con que algún joven se le ofreciera a ella y lo que me pondría esa situación al igual que estar con una joven los dos, en fin que tal toda la conversación fue subiendo de tono de tal manera que acabamos en el trayecto de el bar al apartamento follando como locos en el coche de una manera pasional. Rosa estaba tan cachonda que me comió la polla de una forma que me hizo flipar me la puso tan dura que pensé que me iba a estallar, lo que nos hizo salir del coche y en el descampado que nos encontrábamos ponerla de espalda y darle lo que se merecía, se la metí del tirón y dio un grito de gusto y dolor, que me puso más a mil, estuve dándole bien durante un buen rato mientras no dejaba de acariciarle sus pechos, por fuera de su vestido, cuando se la tenía totalmente clavada, note que me aguantaba la polla como un guante con su vagina y los latidos de ella al tener el primer orgasmo, así que me quede quieto y luego seguí de forma brusca dándole aun mas fuerte sujetando sus caderas hasta que note que me corría y le llene su coño de toda mi gratitud por el polvo que me había regalado mi querida esposa. Nos fumamos un cigarrillo y seguimos hacia el apartamento.

Al día siguiente nos despertamos a media mañana, amaneció un día estupendo de playa, lo que nos empujo a prepararnos para disfrutarlo, desayunamos, preparamos unos bocatas y una neverita con unas cervezas y algo mas y nos fuimos a la calle sin decidir a qué playa iríamos, una vez en el coche yo ya tenía mi idea, seré sincero, tome dirección a buscar la playa nudista de la que nos hablaron.

Rosa: ¿A qué playa vamos vida?

Yo: No lo hablamos anoche, jajaja

Rosa: Bueno podemos ver que tal esta, pero no te hagas muchas ilusiones que nos conocemos eh. Lo de anoche solo fueron palabras.

Ya sabía yo que empezaba a poner trabas a las fantasías de la noche anterior pero en mi mente seguían vivas todas aquellas fantasías con las que alimentamos la situación que vivimos en aquel descampado. En menos tiempo del pensado estábamos cerca de la playa en cuestión, era un camino de tierra con árboles y había que cruzar como unas dunas con arbustos para llegar a la orilla, durante el trayecto vimos algunos tíos paseando y alguno que otro tendido por las dunas, tomando el sol, algunos en pareja nos imaginamos que serian gay y alguna pareja que otra de guiris también, llegamos a la orilla y eche un vistazo para ver donde clavar la sombrilla, vi una pareja que la chica no parecía estar mal y me acerque sin obviar mi intención quede donde quería . Pasamos un buen rato tomando el sol después de desnudarnos totalmente y ponernos bronceador y nos dimos unos baños yo intente ponerme cariñoso diciéndole a rosa lo buena que estaba la chica de al lado y tal pero me corto el rollo, y empezó con las risas y sus bromas, el calor se pronunciaba y las cervezas iban apaciguando a esta y a la vez haciendo su efecto en ambos. En un momento vi a Rosa que miraba a nuestra izquierda mucho, entonces encontré el motivo había dos chicos de unos 20 a 25 años de estos de gym y que le habían llamado la atención con toda seguridad, uno era moreno así como con rasgos árabes y el otro se veía mas español, lo que demostró cuando le oí vocear al otro si estaba fría el agua, rosa ya vio que me percate de su interés y empezó a sonreír pícaramente, estaban ambos de pie en la orilla y el moreno lucia una polla que hizo que rosa se levantara las gafas de sol, cuando la vio, yo me sonreí y ella se volvió a percatar el otro tampoco se quedaba atrás pero no llegaba a su altura.

Yo: ¿Otra cervecita morena?

Rosa: jajaja venga que calor tengo

Yo: ya lo veo cielo ya lo veo es normal

Rosa: ¿porque los dices?

Yo: porque la hace, hace un calor de cojones?

Rosa se reía a carcajadas y sabía como nadie leerme el pensamiento, como yo a ella.

La pareja de al lado se marcho y cuando eran las 3 de la tarde aproximadamente la playa se empezó a quedar mas vacía, nos comimos los bocatas y rosa seguía disimuladamente con su juego visual y sus cervecitas empezaban a hacer efecto, al igual que el calor iba en aumento. Y las miradas de los dos chicos hacia rosa también aumentaban, hasta el punto de coincidir con ella en el agua y cruzar una sonrisa a la vez de una mirada a sus pechos que no me dejaron con dudas de cómo les estaba poniendo mi morena.

Yo: no veas que miradas te han echado los dos eh

Rosa: parecen simpáticos si, y bueno ellos también están de muy buen ver eh

Ese comentario ya empezó a ponérmela morcillona y ella se percato de ello.

Me fui al chiringuito por unos cafés y un par de cubatas, cuando volvía, vi al moreno arrodillado delante de rosa, estaba pidiéndole fuego y vi de lejos la actitud de rosa moviendo el pelo como cuando está en plan, la conozco y sé que hacía. El chico no quitaba sus ojos de las tetas mientras encendía el cigarrillo.

Yo: no te puedo dejar sola eh, jajajja

Rosa: jajaja querían fuego, pero yo creo que algo mas tampoco lo rechazarían.

Yo: ¿jajajaja y tú?

Rosa: ¿quién sabe? Espera que me beba el cubata, jajjajaja

Era mi oportunidad, rosa estaba en su punto y tenía que aprovecharlo, me di un baño y al salir desde la orilla ya que los únicos que podían oírnos eran los dos chicos le dije a rosa?

Yo: cuando nos tomemos eso, voy a traerme otros dos y nos vamos a ir ahí arriba a la sombrita de los arbustos a dormir la siesta, ¿te parece?

Ni que lo hubiera hablado con ella, miro a los chicos, ellos estaban pendientes del comentario, y me contesto?

Rosa: Perfecto lo que tu digas, intimidad, jajaja

Así fue volví con dos cubatas cogimos las cosas y subimos un poco hasta encontrar un recodo en que no había camino y un arbusto altito que daba la sombra, estiramos las toallas y nos acomodamos. Antes de sentarme en la toalla me pareció ver a los dos chicos caminando hacia nosotros.

Yo: No te quitaban ojos eh

Rosa: Ni yo a ellos que quiere que te digas, me estaba poniendo la situación.

Yo: pues creo que vienen por ahí, ¿quieres que los llame?

Rosa pensó que estaba tirándome el rollo, y se puso de pie como un resorte a mirar, lo que coincidió en el momento en que se acercaban los chicos a unos metros.

Chicos: Hola de nuevo

Rosa: Hola q tal

Yo: Hola aquí estamos más tranquilos, soy Rafa.

Yahid: encantado yo Yahid.

Rosa: Yo soy Rosa.(con dos besitos de acompañamiento rozando sus pezones por el pecho del chico)

Carlos: Soy Carlos, (se acerco a recoger otros dos besos y otro arrimon)

También me saludo a mí.

Rosa: que calor eh, aquí parece que corre algo más de aire

Mientras volvía a sentarse quedando su cabeza a la altura de las piernas de Yahid y mirando con disimulo su polla que estaba algo morcillona, hizo el gesto de hacerles sitio.

Los dos chicos estaban casi frente a frente a rosa con sus toallas pegadas a las nuestras ya sentados también y yo al lado de ella con toda la panorámica dispuesta.

Yo: Rosa es muy calurosa, sobre todo cuando venimos a la playa le dan unas calores, jajajajjaja.

Comente mientras le echaba el brazo por encima y sin que lo esperara le acariciaba una teta.

Rosa enseguida me miro como extrañada pero a la vez compinchada y los chicos se miraron entre ellos igualmente y sonrieron.

Carlos: Yo con una mujer como rosa también noto más el calor eh, jajaja

Yahid: cualquiera, jaajajja

Rosa: venga ya, pero si podría ser vuestra madre.

Yo: ¿eso pensáis chicos? Yo creo que pensáis en otra cosa.

Yahid estiro su mano y pregunto

Yahid: ¿puedo?

Acariciándole una teta a rosa, ella me miro y yo asentí y el prosiguió con la caricia a la vez que decía?

Yahid: Esto no me recuerda a mi madre rosa, esto es algo muy sensual, tienes unos pechos hermosos.

Rosa: umm muchas gracias.

Carlos: y esta igual de sensual.

A la vez que se acercaba a besarla, yo vi el principio de lo que imagine y ahí estaban..

Yahid acariciándole un pecho y con la otra mano masajeándole el muslo y Carlos besándole el otro. Rosa me miraba y yo le hacía señas de que atacara, así fue, enseguida cogió a Carlos del cuello dirigiéndole la cabeza mientras le mamaba una teta, Yahid empezó a besarle el muslo, siguiendo hacia arriba, Rosa ya se dejo caer hacia atrás con los dos cachorros encima prácticamente, en minutos Yahid ya estaba haciéndola gemir disfrutando de la comida de coño que le estaba dando, Carlos seguía en su tarea y rosa no perdía el tiempo ya tenía la polla de Carlos totalmente dura masajeándola. Carlos le ayudo acercándola a su boca y rosa no desprecio la invitación y empezó a practicar algo en lo que es una maestra, le comía la polla al chico disfrutándola y haciéndole flipar y resoplar al chaval cada vez se la metía mas, a la vez que tenía que sacársela para resoplar del gusto que Yahid le estaba dando, levanto la cadera de la toalla y vi como llegaba a su primer orgasmo en la boca de Yahid.

Rosa: aaagggg, uf ufuf no pares no pares, diossssssssssummmmmmm.

Yahid se puso de rodilla y rosa igual, mirando la polla de este con los ojos como platos al ver el tamaño que había conseguido, empezó a darle lametazos mientras este le acariciaba los pechos, Carlos quedo detrás de rosa con la polla en la mano para nada envidiaba a la de Yahid aunque no era igual y mirándome me hizo un gesto de aprobación para cogerla a perrito, asentí con la cabeza.

Yo: Cariño prepárate que empieza lo bueno.

Rosa miro de reojo hacia atrás a la vez que Carlos la sujetaba por las caderas y le abría las nalgas buscando su vagina y poniendo la cabeza de su polla a la entrada, la embestida hizo que rosa se estremeciera y volviera los ojos a la vez que no dejaba de mamar la polla a Yahid disfrutando de cada centímetro que lamia, me miraba y veía la cara de vicio, de gozo y de lujuria que tenia, sabía que las estaba gozando a mil por mil. La respiración le fallaba y se saco la polla de Yahid de la boca.

Rosa: Ufffff, que gusto rafa que gustooooo, como me está follando, sigue sigue así no pares Carlitos, aggggs ,ummmm ,dame dame así dame,me co,me co,corroooooooo.

Gritaba rosa a la vez que levantaba su culo y agachaba su cabeza contra la toalla, no tardo Carlos en seguir dándole cada vez más duro y se oía como le golpeaban los huevos del chico en las nalgas y el chapoteo del coño de rosa empapado a la vez que los gemidos de esta sin dejar de acariciar con el brazo extendido la polla de Yahid, eso sí gritando del gusto que le daba la polla de Carlos hasta que este, se quedo clavado en ella diciendo?

Carlos: ufffffffffff, tenga señora tengaaaaa, que culazo, me corrooooo, uffffff ufffffffff queeee gusto dios.

Recibió toda la lefa del chaval en su coño y se quedo unos minutos resoplando y saboreando el polvo que acababa de recibir y mirándome sonriendo mientras le acaricie sus cabellos.

Rosa levanto la cabeza y Yahid estaba de frente con la polla en la mano. Se acerco así a él y empezó a mamársela de nuevo, no necesito mucho, porque la tenía como una estaca mirando al cielo y rosa tenia aun cuerda y sabia que la estaba dejando para deleitarse como así fue. Se siguió acercando a Yahid mamándosela a la vez que le empujaba con la otra mano para que se tendiera, enseguida se incorporo y se subió encima del chico, me miraba mientras con la mano le sujetaba la polla y la acomodaba en su coño, temblaba de gusto mientras le entraba centímetro a centímetro, los labios los tenia entreabiertos y temblorosos, los ojos entre cerrados la cara de gusto era para no olvidarla, por fin deje de ver aquella polla, porque ya la tenía toda dentro y se notaba en su cara, empezó un suave movimiento arriba y abajo que ni yo ni Carlos dejamos de observar, a Carlos ya empezaba a resurgirle el miembro(bendita juventud), yo me puse de pie mirando a alrededor y todo estaba tranquilo, aproveche para acercarle la polla a rosa, pero no podía atenderme estaba totalmente sometida a la polla de Yahid, gemía, se convulsionaba, gritaba, y llegaba a un orgasmo tras otro el chico le estaba dando una follada del quince o ella a él, el caso es que ella ya cedió su cuerpo hacia adelante y el la tenia cogida de las nalgas y le estaba dando duro, muy duro y ella pedía?..

Rosa: massssssss, asiiiii, dios mioooo como me gustaaaaaaaa, me estas matando de gustooo agggggggggg, asiiiii?..

Yo acerque mi polla y la hice abrir la boca, me la empezó a mamar y entre los labios se le escapaban los mugidos que ya no eran gemidos de gusto. Carlos se coloco detrás de ella y volvió a hacerme señas de cogerla esta vez supuse que analmente, asentí, ya estábamos a todas y había que aprovechar. Comenzó a abrirles las nalgas y rosa hizo un gesto con las manos hacia atrás le cogí el brazo y le volví a asentir, le saque mi polla de la boca a la vez que Carlos la enculaba de un golpe.

Rosa: aaaaaagggggg diosssssssss me mataissssssss ahhhhhhhhhhhgggggggg

Yo: disfruta vida disfrutaaa.

Rosa: Cariño que gustoooooooooo, me rompen el coñooooo y el culooooooooooo, pero que gustoooooooooo, aghhhhhhhhh así, no paréis no pareisssssss, akggggggg.

Le volví a meter la polvergala en la boca y me corrí en su boca, la deje en medio de ellos dos disfrutar de aquellos dos chicos, no sé cuantas veces se corrió, perdí la cuenta pero el martilleo de pollas que le suministraron duro más de 20 minutos hasta que ella se desplomaba de gusto encima de Yahid y el gemiaaaa como un toro llenándole el coño de leche y Carlos daba a la paz bufidos de gusto y temblaba dentro del culo de mi mujer que tenía en ese momento la cara de vicio más guapa que había visto hasta ese momento.

Nos despedimos y nos intercambiamos los números de teléfonos por si durante esos días, nos apetecía quedar con aquellos chicos, ?tan simpáticos?.

Cuando nos quedamos solos, Rosa no supo explicar con palabras lo que aquella situación y aquellos chicos le hicieron sentir. Y me lo explico con hechos recordando ese momento alguna vez que otra.

La playa caliente en Relatos eroticos de Maduras (relatos eroticos )

La playa caliente en Relatos eroticos de Maduras (relatos eroticos )

La playa caliente en Relatos eroticos de Maduras (relatos eroticos )

» VER INTERPRETACION (HD): La playa caliente en Relatos eroticos de Maduras

La playa caliente en Relatos eroticos de Maduras (relatos eroticos )

Videos Pornos Relacionados:

Tags: , , , , , , ,

Agua bendita en Relatos eroticos de Infidelidad

Video Porno de: Maduras

septiembre 24th, 2013 >> Relatos Eroticos

Agua bendita en Relatos eroticos de Infidelidad (relatos eroticos )

» Relato Erotico: Agua bendita en Relatos eroticos de Infidelidad

Agua bendita en Relatos eroticos de Infidelidad (relatos eroticos )

Mientras tomamos el café pienso en cómo he mentido a mi marido, diciéndole que nunca había estado con otros hombres. Para qué se lo voy a contar si no tuvo importancia, ahora pienso que no lo tuvo , pero cuando ocurrió sí me afectó.
Lo de Bea es otra historia , fuimos los dos los que tuvimos que estar con ella. Es Pablo el que comenta: – ?Ha mandado un mail que vendrá la semana que viene?-
-?Pues ya puedes hacer una provisión de pastillas que no es lo mismo cumplir con una con la que estás todos los días, que con dos. ¿ Crees que vendrá con hambre atrasada??- – ?Creo que no, ahora anda con uno de cincuenta que la debe dar caña. Pienso que viene por cariño, porque le apetece estar con nosotros?-
Pero lo del otro hombre ocurrió antes, bastante antes.
Hay que vivir lo que vivimos entonces, no soy una puta, pero…era joven y atractiva, junto a un ambiente que se cargaba de erotismo.
Estudié con Bea informática, una técnica que empezaba, me volví a quedar en estado, tuve otro hijo. Y allí estaba con veintipocos y madre de dos criaturas.Seguía delgada pero los senos habían aumentado de los casi 85 había pasado a los casi 90.
La democracia había llegado a España y con ella la movida y el destape, un país reprimido se convirtió en un lugar cargado de libertad y erotismo.
A mí me salio trabajo en un banco , me vinieron a buscar, era de las pocas personas que sabía montar sistemas. A parte del sueldo, nos dieron un crédito estupendo con el que pudimos comparar el piso donde vivimos en Madrid. Pablo acababa de ganar las oposiciones a profesor de instituto, nos iba todo de color de rosa.
Para los jóvenes Enmanuelle no es nada, para mi generación fue un mito. Yo me daba un aire a Silvie Kristel, que acentuaba cortándome el pelo y vistiendo como ella. Estaba guapa y me lucía.
Bea se había casado con Juan, un hombre guapo, inteligente y encima rico Tenía una constructora que se dedicaba a la obra pública y a la vivienda, no era de las más grandes pero sí lo suficiente para tener pasta por tubo. Nos llevábamos bien. Enseguida tuvieron dos niñas, nos reíamos con casar a nuestros hijos cuando se hicieran mayores. Solíamos pasar cuatro días juntos de vacaciones, en su velero, liberales , tetas al aire, cada una con su chico, pero con el morbo de hacer el amor oyéndonos , mientras los pequeños quedaban con sus abuelos. Pudimos liarnos pero no lo hicimos.
Yo acababa de cumplir los treinta, a la vuelta de vacaciones, yo estaba morena, con ese dorado que se nos pone a las de piel clara. Había acudido a la oficina central con un vestido escotado, no mucho pero sí lo suficiente para que cuando me incliné para saludar al director de desarrollo, responsable de mi trabajo, él pudiera ver mis tetas sin sujetador, todas morenas, de hacer topless.
Me di cuenta que le ponía nervioso y me salió la vena perversa y coqueta que todas tenemos. Mientras hablábamos del trabajo del próximo trimestre, dejé que echara una buena visión a mis piernas y hasta jugué a que se empapara del paisaje de mis pequeñas braguitas. Yo estaba bien atendida sexualmente en casa, follaba con Pablo unas tres veces por semana, pero Antonio, con sus cuarenta seductores cargados de poder, se convirtió en una fantasía erótica.
Desde aquel día me encantaba seducirle, me vestía con cuidado cuando tocaba ir a verle, buscando estar atractiva e incitante. Yo le calentaba a él , pero yo también llegaba a casa caliente y jodía con Pablo que estaba feliz con los ardores de su mujer después de nueve años casados.
Llegó la fiesta de fin de año en el banco, era una cena con baile, yo no era jefa pero trabajaba en un tema importante así que me tocaba acudir. Elegí un smoking de seda negro con un top blanco, un collar de lapilazuli que me dejó Bea y unos pequeños pendientes a juego. Con los tacones altos de aguja estaba espectacular. Las mujeres , excepto la esposa del director general y el de sucursales, eran las secretarias de confianza. Había una intimidad a la que yo era ajena, la única profesional casi jefa común a casi todas las dependencias.
La mujer del director general, una rubia teñida en los cincuenta conocía a mi madre, estuvo dándome cháchara durante un buen rato hasta que empezó el baile. Creo que bailé con casi todos, por no decir todos, los hombres. Estaba pletórica, tanto que mis pezones se habían puesto duros como piedras. Llegaba la hora de retirarse, en un aparte, Antonio me dijo en voz baja:- ? Pilar, tengo un notición que darte. Yo estoy en la habitación 402. Pasa si quieres , pero que no te vea nadie. Es un secreto.?- Yo tenía que volver a casa, Pablo me esperaba con los niños, pero …hice que salía y me quedé en el hotel. Estaba bien caliente, me sentía una mujer capaz de cualquier cosa. El darme cuenta que había atraído a varios de los altos ejecutivos del banco, el aroma del poder, todo había influido en mi libido, así que antes de llamar a la habitación de Antonio, me quité el top, dejando sólo la chaqueta , cerrada sí, pero desnuda debajo.
Me abrió, me dio un beso en la mejilla, con sus labios casi rozando los míos, yo suspiré y entonces me abrazó, y me besó de verdad, pegándome a su cuerpo. Noté la polla dura contra mí. – ?¿Qué tenías que contarme??- dije al separarnos, la chaqueta se había abierto mostrando mi cuerpo desnudo con mis pechos y los pezones enhiestos prácticamente al aire. – ?Se va a crear la dirección de sistemas e informática y tu eres candidata. Hoy era una prueba para ver como te desenvolvías en el ambiente y que todos te fueran conociendo. Lo de la mujer del padre prior amiga de tu madre es un punto…..pero tienes que hacer buena letra los próximos meses.?- No lo pensé, me salió de dentro, las ansias de poder y dinero, el atractivo de Antonio, con su bronceado de golf y playa, sacó una puta que había en mí. Me quité la chaqueta, sólo en pantalones, me paré ante él y con un susurro seductor musité: – ?¿ Cómo de buena letra??- Se abalanzó sobre mí, sus manos , su boca recorría mi cara, mis pechos, totalmente loco. Yo estaba entregándome a una ola de lujuria que me llenaba….me vi en el espejo ?…una hembra a punto de ser devorada por el macho, no sé como fui capaz de decir: – ? No puedo…hoy no puedo….me están esperando mis hijos en casa. Tenemos tiempo …por favor?- Me separé de él, me miró con ojos de loco poseso, se agarró el bulto que deformaba sus pantalones. – ? Y ¿ con esto qué hago?….Me has puesto a mil. ?- – ? Hoy no puedo, es muy tarde, pero tenemos tiempo…..otro día..?- me sentí culpable de haberle puesto tan cachondo , me sentí una puta calientapollas- ?Anda , ven aquí. No te voy a dejar así, sería cruel?-
Mi experiencia de hacerle pajas a mi marido de novios me había convertido en una sabia masturbadora. Le saqué la verga, dura como una piedra y la meneé con habilidad, él estaba extasiado, cuando me di cuenta que iba a correrse , cogí un vaso ancho que había encima del tocador y lo enfilé a su glande, allí derramó su leche abundante. Mientras se quedaba temblando, me acerqué al frigorífico, saqué hielo y una botella de vodka y lo añadí a su semen. – ?Has oído de la leche de pantera, esto es leche de tigre?- bebí un trago después de remover con el dedo.- ? ¿ Quieres probarlo??- tomé otro sorbo, dejando un culo para Antonio. -?Qué puta eres…..me debes un polvo?- – ? Nos lo debemos…..otro día?- me puse el top, la chaqueta , el di un beso light en los labios, y salí. No había nadie de la empresa cuando cogí un taxi y me fui a casa. Pablo dormía tranquilo en la cama, llevaba sólo el pantalón del pijama. Me desudé, me acosté a su lado, busqué su verga en la bragueta abierta, la saqué y la acaricié hasta que se puso dura y mi marido despierto. – ?Ponte boca arriba?- le pedí, la polla apuntaba al techo, le cabalgué ardiendo hasta que me corrí, él tardó más que yo, así que seguí mi galopada ensartada hasta que se derramó en mí, tocándome el clítoris le acompañé en el estallido del placer. Llegaron las navidades y el fin de año, no vi a Antonio, el trabajo bajó con las fiestas. Después de Reyes sólo estuvimos juntos en una reunión, yo me veía cada día más directora. Juan nos propuso ir con ellos a Lisboa, tenía que ver unos terrenos y juntarse con una empresa portuguesa para intentar comprarla. Él tenía reuniones mientras Bea, Pablo y yo recorríamos la ciudad y sus alrededores, no juntábamos al anochecer para tomar una copa y cenar. Fue la última noche , tras volver del casino, cuando tomando una copa, Juan me dijo algo, que me sentó mal, francamente mal. – ?Pilar, Bea me ha contado que crees te están tanteando para ser directora. Sé que no te va a gustar lo que voy a decirte. NO LO VAS A A SER. Eres mujer, y además atractiva y su mundo es muy machista y no van a aceptar una directora mujer. ?.Es así, aunque parezca otra cosa….procura jugar hábil para que no te dejen con ese culo tan bonito al aire.?- – ? La verdad, Juan que tienes una lengua de víbora. Y te das una maña para joder ?..?- dijo Bea indignada – ?Maña para joder me doy y lengua de serpiente sí tengo y bien que te gusta cuando me bajo al pilón?-le contestó su marido- ? Pilar es mi amiga, sé como funciona estos asuntos y creo que le pueden hacer daño si pone muchas ilusiones. Pero vamos a dejarlo y vamos a ver cómo se me da eso de joder?- Nos separamos para ir cada cual a su habitación, yo me había quedado preocupada, Pablo tranquilo , sólo me comentó que no echara en saco roto la advertencia de Juan, él sabía de enseñanza pero nuestro amigo dominaba el mundo de las empresas, y al besarme mientras sus manos me acariciaban a través de la tela del vestido, me susurró- ? Me ha encantado eso de bajarse al pilón, podemos probar.?- No lo habíamos hecho nunca, a mi sólo me había comido el chocho Silvia, y en di cuenta que me apetecía un montón. – ?Me parece una idea perfecta. ¿ Quieres que me lo lave??- -? No, prefiero sentir su sabor después de un día , un sabor a hembra?- Me desnudé , él hizo lo mismo, no hubo ninguna caricia previa, los dos queríamos empezar de una manera fría, científica. Me tumbé en la cama, dejando las piernas fuera . Pablo se arrodilló entre ellas y sin más me agarró los muslos y acercó su boca a mi sexo. Fue una lamida lenta por toda la boca del coño, la repitió, lo volvió a hacer. Con la lengua aró mi chocho, y ahí empecé a disfrutar de verdad. Sus lamidas eran cada vez más rápidas, más profundas, yo gemía, y él había encontrado el ritmo de darme placer. La punta de su lengua entró entre mis labios íntimos tanteando el principio de mi vagina, jugó conmigo y yo estaba ardiendo. Soltó mis piernas y con dos dedos de una mano me penetró, con la otra dejó al descubierto mi clítoris, apenas lo besó tres veces me vine, pero siguió. Con los dedos dentro jugando como si fuera un pene siguió chupando y lamiendo mi botón rosado. No sé las veces que me vine, sólo que mis gemidos se habían convertido en gritos de placer y se levantó , cogió mis tobillos los puso en alto, me abrió y me la clavó. Su polla me llegó al fondo, agarré la sabana y la mordí, no podía más, sus embestidas era salvajes, yo seguía en un orgasmo volcánico cuando descargó su leche. Nos quedamos abrazado, sudorosos, felices. – ?Creo que necesito practicarlo más. A mi me ha gustado y ¿ a ti??.- – ?Cabrón casi me matas de gusto.? – fue todo lo que acerté a decir. Desde aquella noche en Lisboa, el comerme el coño se convirtió en una de nuestras actividades favoritas.Pablo siempre fue bueno aprendiendo , e igual que yo creo soy una buena mamadora de pollas , él es un sabio en comer coños. – ? ¿ Qué copa quieren??- nos pegunta el camarero sacándome de mis recuerdos. Dejo que elija mi marido, me apetece estar un poco bebida, me encanta verle, tan guapo, tan dulce, tan macho. – ?Dos gin tonic de Bombay?- sabe que me encanta. ¿Cómo pude ser tan tonta, tan ambiciosa, tan puta para engañarle?. Por que le puse los cuernos con Antonio . Sacábamos intimidad para meternos mano, él me besaba, me tocaba las tetas y el coño en cuanto nos quedábamos solos, yo le masturbaba, le ordeñaba con pajas rápidas que recogía en su pañuelo. No follábamos , no teníamos tiempo, ni donde, y quizás ese sexo sin penetración nos calentaba más, esperando ese polvo que ambos sabíamos nos íbamos a echar. ¿Qué me ocurría? Creo que fue una mezcla de hechos y circunstancias, por un lado los años que llevábamos de pareja , por otro la ambición profesional, estaba en juego una dirección en el banco, también el encanto del poder, Antonio era un hombre que mandaba, mi marido era un profesor de instituto, la crisis de los treinta, pero lo que creo me enceguecía era el saberme atractiva, deseable pese a mis dos hijos, el volver loco a un hombre y a Antonio lo tenía como a un perro en celo. Lo calentaba, lo pajeaba y yo acababa ardiendo. En casa follaba con Pablo como una posesa, con gran alegría por su parte, que no sabía el origen de mi cachondez. Teníamos una reunión de trabajo en Aranjuez, se juntaban los responsables de lo zona de centro del banco, me tocaba llevar la voz cantante, me encantó, eso de ser la diva que explicaba como debía desarrollarse los nuevos procesos que imponía el desarrollo informático. Acabó a las cinco de la tarde, había que volver a Madrid, yo había ido en el autobús de la empresa . Antonio de la manera más natural me propuso llevarme a casa en su coche. Yo había sido la protagonista de la reunión y era una forma de evitar que me volvieran loca en el viaje de vuelta. Pareció algo natural que no levantó sospechas. En el coche , yo le lucí las piernas enfundadas en medias negras dejando que la falda subiera a medio muslo, Antonio posó una mano sobre ellas, subiendo hasta el final acariciando la carne desnuda. Yo estaba mojada, y me di cuenta que él tenía una erección de campeonato. Deseaba follar, quería que me jodiera bien jodida, Antonio lo tenía claro, sabía lo que íbamos hacer desde hacía mucho tiempo. Antes de llegar a la capital entró en un hotel, el coche directo a un pequeño garaje privado, una escalera que llevaba a una puerta que daba paso a una habitación grande con una cama enorme. Uno frente al otro, sin tocarnos, todas las ganas se concentraron en nuestras miradas. – ?Quiero ver como te desnudas. Lo llevo esperando desde que te vi la primera vez?- me dijo sentándose en un sillón. – ?Tus deseos son órdenes .?- le contesté lujuriosa. Me quité despacio la chaqueta, me estiré para que me viera bien, después bajé la cremallera de la falda, solté el broche y con un golpe de cadera dejé que cayera al suelo. La camisa apenas cubría por debajo de la braga, luego la carne de mis muslos, las medias negras y los zapatos de tacón alto. Estaba en la gloría seduciendo a un macho lleno de poder , fui desabrochando la camisa al tiempo que me movía con un ritmo suave, de samba en mi mente. La abrí mientras me soltaba los puños, quería que me viera bien, volverle loco de deseo. Me la saqué echando el cuerpo hacia adelante y luego me quedé parada ante él. Con mi sexy ropa interior me sentía una tigresa ante su presa. Me di la vuelta para soltarme el sujetador, me tapé los senos con la manos y giré hasta quedar de nuevo frente a mi jefe , estaba sentado, con el cuerpo hacia adelante, feliz del espectáculo. Me acaricié las tetas un poco y luego jugué con los hombros para que viera su movimiento. Y comencé a bajarme las braguitas cuando llegaron a medio muslo las dejé deslizar al suelo. Y me quedé en cueros, con mis medias negras y mis tacones altos, ante su mirada que lamía mi cuerpo. Sabía lo que iba a hacer, me acerqué, me arrodillé entre sus piernas , le abrí la bragueta del pantalón, mi mano buscó y le saqué la polla tiesa como un palo. Sé que sé mamar una verga y aquel día me esmeré. Labios, dientes, lengua jugaron con su pija lamiendo, besando, mordiendo. Yo lo hacía bien, pero Antonio tenía su experiencia en dejársela chupar, quieto, siendo objeto, sólo gimiendo de placer, sin agarrarme la cabeza para que yo pudiera moverme bien. – ?Trágala? – me ordenó, no hacía falta, yo estaba deseosa de beber toda su leche. Y la soltó, me llenó la boca con su semen. Me separé poniéndome de pié. Hice que un poco de su esperma saliera de mis labios, deslizándose por la comisura de la boca, y sacando la lengua, golosa me lamí sus restos de pasión . – ?Estoy muy cachonda, ¿ quieres ver cómo me hago una pajita??- le dije ronroneante. No esperé su respuesta, mi mano derecha bajó a mi entrepierna y comencé a tocarme. Él se levantó sin dejar de mirarme y empezó a desnudarse. Yo me corrí antes de que él acabara, estaba a mil, pero seguí masturbándome. Tenía un buen cuerpo, con vello que agrisaba en el pecho poderoso, se notaba que dedicaba muchas horas al deporte, estaba moreno destacando el blanco de la zona que tapaba el traje de baño, y ahí la polla que volvía a levantarse. Se la agarró y la meneó buscando que se pusiera más dura. Pajeándonos los dos fui retrocediendo hacia la cama, la abrí de un tirón y me tumbé a lo ancho, abrí los muslos esperándole. No se hizo esperar. La metió de un golpe, yo estaba tan mojada que le fue fácil hacerla deslizar hasta lo más profundo de mí. Me llevó al paraíso del placer , me sometió a sus antojos, a su ritmo de embestidas posesivas, primero usándome como receptáculo de su verga que hizo que me fuera mientras me montaba en un acompasado galope y luego haciendo que yo me pusiera encima, guiándome con sus manos en mis caderas, haciendo que me moviera descansando una y otra de mis nalgas en él, de modo que su polla pegaba en uno u otro lado de mi vagina empapada. – ? Eres una potrita deliciosa?- dijo, tirando de mi cabeza para que me inclinara hacia adelante empotrada en su pija, mientras se metía un dedo en la boca sacándolo lleno de saliva. Ese dedo que tanteó mi trasero e introdujo en mi esfínter anal. Nadie me lo había hecho y dí un respingo. – ? Me encanta tu culo, tan estrecho, tan prieto?-me obligó a ponerme derecha con su dedo en mi interior- ?Y ahora tócate el coño. Y note muevas. Vas a saber lo que es bueno?- El hijo de puta me tenía loca, penetrada por delante y por detrás mientras mis dedos acariciaban mi clítoris, él llevaba el ritmo de la penetración con su pelvis. En sus ojos había una mirada de poder, de dominio, que me arrastraba hacia mi entrega total. Me llegó como un maremoto, fue un orgasmo que me arrasó, quedé tumbada sobre él, que siguió moviéndose hasta que se corrió. – ?Anda, ve a lavarte que se nos ha hecho tarde?- me temblaban las piernas cuando me levanté. Me lavé el coño, él se metió en la ducha, Me di cuenta que era suya, podía hacer conmigo lo que quisiera. – ?Dentro de un mes tenemos una reunión en Zaragoza para el desarrollo conjunto del programa informático del banco. Y ahí, Pilar, te voy a romper ese culito tan delicioso ?.Anda, acelera que hay que volver a casa?- Cuando llegué los niños estaban dormidos, Pablo había cenado, me había dejado un poco de tortilla de patatas, estaba buena, la devoré con una cerveza.Mi marido, encantador y dulce, me preguntó por la reunión, le dije que había sido un éxito y que dentro de un mes habríamos una puesta en común en Zaragoza, sería tres días. Dijo que había problema, que él se quedaría con los niños y que en todo caso su madre y la mía le echarían una mano. Me desarmó, le dije que estaba agotada y me acosté, me hice la dormida cuando llegó a la cama. Lo terrible era que no tenía remordimientos, había gozado como una perra en celo, me encantaba el poder de Antonio, cómo me usaba para su placer, quería a Pablo pero aquel polvo había sido diferente , entrar en un mundo de vicio que me encantaba. Hemos acabado el gin tónic, nos levantamos, nos despedimos diciendo que volveremos por la noche a pagar y a repetir las gambas, nos prometen un pulpito a la plancha con alioli para acompañar. Vamos de la mano, me gusta andar así con mi marido, dos personas que han vivido la vida juntos. – ? Sabes que a mi padre, no le acababas de gustar. Decía que eras muy flaca…..Coño , como canta Serrat, ?.claro que yo no necesito que te bañes en agua bendita..?- – ? Te quiero.?- le digo después de pararme a darle un beso en la mitad de la calle.

Agua bendita en Relatos eroticos de Infidelidad (relatos eroticos )

Agua bendita en Relatos eroticos de Infidelidad (relatos eroticos )

Agua bendita en Relatos eroticos de Infidelidad (relatos eroticos )

» VER INTERPRETACION (HD): Agua bendita en Relatos eroticos de Infidelidad

Agua bendita en Relatos eroticos de Infidelidad (relatos eroticos )

Videos Pornos Relacionados:

Tags: , , , , , , ,

Deja que se follen el culo de su novia de 18 años por dinero

Video Porno de: Maduras

noviembre 17th, 2012 >> Porno

Deja que se follen el culo de su novia de 18 años por dinero (porno pendejas )

La de cosas que se hacen por dinero… insisto, por dinero. Unico argumento para que un heavy se folle el culo de la dulce y timida Andrea. Lee el argumento y disfruta con otro de esos grandes videos porno casero que te traemos :

Jose y Andrea se presentaron hace escasas dos semanas a la comunidad de Xvideos como dos adolescentes que se conocieron en el instituto hasta hoy sólo han follado ellos dos, nunca han tenido experiencias con otras personas, pero la situación de este país y ese terrorífico paro que afecta a los jóvenes españoles han llevado a esta pareja de tortolitos a hacer lo que vais a ver a continuación. Hoy Jose ha venido a vender el culo de su novia a un desconocido con el agravante de que además tendrá que sentarse y ver el espectáculo. El Nerdy, nuestro terrorífico Nerdy hará los honores de casi desvirgar a esta virginal teen de 18 añitos que sufrirá el sentir como la meten 15 centímetros de carne en barra por el culo con un espectador de lujo: su novio. Atentos por que es la primera vez que Andrea probará la polla de un hombre que no es su novio y a pesar de que en el video empieza realmente tensa y con claros síntomas de que la situación no la está gustando nada, acabará PIDIENDO AL NERDY QUE LE AZOTE EL CULO mientras le cabalga. Tanta tensión sexual hay en el video que al final Jose, el propio novio, no podrá resistirse y acabará lefando él también la angelical para de su novia.

# Ver el video completo de 48:46 minutos

Videos Pornos Relacionados:

Tags: , , ,

Se follan a mi novia en Relatos eroticos de Infidelidad

Video Porno de: Maduras

noviembre 29th, 2013 >> Relatos Eroticos

Se follan a mi novia en Relatos eroticos de Infidelidad (relatos eroticos )

» Relato Erotico: Se follan a mi novia en Relatos eroticos de Infidelidad

Se follan a mi novia en Relatos eroticos de Infidelidad (relatos eroticos )

Hola mi nombre es Javi y tengo 25 años, mi novia con la cual llevo 4 años se llama María y tiene 23, esta historia nos pasó este pasado verano en la isla de Mallorca, en donde yo me vine por motivos de trabajo y ella decidió acompañarme.

Ella es una chica preciosa y muy morbosa, de cara angelical, su cuerpo es muy esbelto y tonificado gracias a las buenas sesiones de gimnasio que se mete todos los días. Tiene unos pechos normales y un culito digno de admirar, con dos glúteos perfectos que hacen que resalten a la vista de cualquier hombre. Aunque decir que lo mejor de todo es su increíble coñito, es la típica hamburguesita grande y suculenta, siempre mojadita por sus interminables flujos.

Pues bien, como contaba, por esa época llevábamos un par de meses en Mallorca, yo me había venido por trabajo y ella me dijo que me acompañaba, que estaba muy enamorada de mi y que me quería seguir a donde yo fuese. El problema de estar aquí es que no conocíamos a nadie y los compañeros de trabajo eran algo raros, así que pasábamos muchas horas juntos sin poder hacer gran cosa. Tampoco teníamos mucho dinero por lo que pasábamos bastantes días aburridos. Eso sí, siempre hemos sido muy atléticos y ya viviendo en Barcelona íbamos regularmente al gimnasio.

Este fue el motivo por lo que empezó todo. Más o menos a los 2 meses de ir al gym, al cual casi siempre íbamos juntos, aunque ella mas que yo, entró a trabajar para la temporada veraniega un monitor nuevo, era un chico más alto que yo, mediría 1,80, bastante fuerte y de cara muy guapete. Yo desde el primer momento me fijé en como miraba a mi novia mientras entrenaba, ella siempre iba con unos short ajustadísimos y camiseta de tirantes que resaltaban sus pechos. El caso es que este monitor, Luis se llamaba, era muy buen tio, de las típicas personas que tienen don de gente y pronto hacen amigos, muy parecido a mi novia que es también así. Pronto los dos hicieron buenas migas y se cayeron muy bien.

Mientras los dos íbamos al gimnasio yo siempre tenía controlada la situación, el chico no era el típico baboso y respetaba la relación que los dos teníamos, pero siempre me intrigaban los momentos en los que yo no estaba. Aunque confío mucho en mi novia nunca se sabe, ella nunca me había sido infiel, pero si me contó que en el pasado con anteriores ex novios no había sido una santa. Siempre me decía que conmigo quería ser diferente y hasta el momento siempre lo había sido. El gran ?problema? o como yo lo veía es que era una persona altamente sexual, ami me encantaba, pero siempre me dejaba rallado el hecho de que en un calentón hiciese algo con otras personas.

Un día de esos de verano tirando en el gimnasio me lesione los hombros, fui al médico y me dijeron que si no quería que fuese a mas estuviese parado una buena temporada. Este fue el momento en que no fui al gimnasio por varios meses, pero si María, la cual un día me dijo que iban a quedar unos cuantos chicos y chicas del gimnasio a tomar algo por la noche. Yo no podía decirle que no fuese, ya que aquí estábamos aburridisimos y ella se había venido para estar conmigo.

Llego el día en cuestión y yo tenía libre, a mi no me habían dicho nada así que no fui, pero estando en casa comiéndome la cabeza decidí pasarme por los típicos sitios de la zona por ver que pasaba.

En un primer momento vi que el grupo en el que iba mi novia (3 chicas y 4 chicos) salía de un restaurante de comida rapida, se les veía muy jubilosos y risueños, pude observar como en la mesa en la que habían estado había varios tercios vacíos de cerveza, seguro que iban ya muy chiposillos.

Del restaurante al coche me fijé en que Luis, el monitor, no paraba de hablar con María, la cual reía y hacía bromas con él. Cuando se dispusieron a meterse en el coche se dieron cuenta de que otro chaval que también les había traído se había ido, con lo cual eran 7 para uno solo. Sin pensárselo un momento dijeron que daba igual, que tenían amigos policías y no les iban a multar si les pillaban,además el local al que iban a ir estaba cerca. Propusieron ir dos chicos delante y otros dos atrás, con una de las chicas en el medio y las otras dos restantes encima de los chicos que ocupaban el lado de las ventanillas. Estando los dos chicos en la parte de atrás escuché a María decir ?yo voy en el medio? , pero rápidamente Luis dijo ?no, mejor deja a Clara que es muy delgada en el centro y tu te pones encima mía?. Yo sabía que mi novia lo había hecho por no crear situaciones raras, siempre me dice: ?no hagas lo que no te gustaría que te hiciesen?, pero el monitor fue mas listo.

Yo me fui corriendo a mi coche para seguirlos pero les perdí de vista. Supuse que iban a la zona del puerto y así fue, tras un rato mirando por varios locales me di cuenta de que ahí estaban los 7, con copas y mojitos en la mano, bailando al principio entre ellos cortadamente, ya que era la primera vez que salían. Me quedé mirando un buen tiempo y estuve a punto de abortar, me parecía absurdo estar ahí mirando lo que hacían. Pero justo cuando ya decidí irme me di cuenta de que Luis intentaba bailar una canción de salsa con mi novia, cada vez acercándose mas y moviendo la cintura como solo los que saben bailarla saben hacerlo. A María siempre le ha encantado el baile y más los bailes latinos, siempre me decía que un chico que supiese bailar salsa le ponía muchísimo.

Yo veía como María al principio desistía y no le hacía mucho caso, se reía y bebía cada vez más rapido, debería llevar ya tres o cuatro copas. Que decir que ella no era mucho de beber, así que se le veía que se deshinibia cada vez mas.

En un momento vi como sacaba el móvil y escribía algo, justo en ese momento me sonó el mio y vi un wassap suyo que ponía TQM amor. Yo sabía que mi novia me quería a morir y nunca me habría hecho nada malo, así que vi la estupidez que estaba haciendo y me fui de camino al coche para volver a casa. Con este ya en marcha solo había una dirección por la que pudiese ir, y esa era la zona de locales, con lo que tuve que volver a pasar, cuando fue mi sorpresa que vi que en el local que estaba el grupo de mi novia estaban todos empapados, por lo visto era la fiesta mojada y les habían mojado con una manguera. Eso era ya un desmadre, había chicas que se quitaban la camiseta y otras que se quedaban en tetas, provocando el jubilo de los asistentes.

Muchos chicos hicieron lo mismo, entre ellos el querido monitor, el cual dejó ver un cuerpo perfecto y fuerte. Pude ver la mirada de mi novia y como hablaba por lo bajo con las amigas, seguro que comentando lo bueno que estaba.

Decidí aparcar de nuevo, ahora mas cerca y vi como el local se desmadraba, todos bailando con todos. Ahora si pude ver como María se dejo llevar y bailaba con Luis, el cual cada vez acercaba mas su cebolleta por el cuerpo de mi amada novia. No sabía que hacer, la situación me superaba, estaba viendo como otro tío se arrimaba de esa forma a mi novia pero no me atrevía a hacer nada.

De repente Luis desapareció y volvió al rato con otra copa para ella, madre mía, debería llevar 5 o 6 ya!, ella le dio las gracias y vi como le daba un beso en la mejilla izquierda, momento en el que Luis hizo una broma diciéndola que le diese otro también en el derecho. María accedió y justo en el momento de acercarse a Luis cambió la posición de la cara recibiendo un beso de mi novia en sus labios. En ese momento María se quedó paralizada, sin saber que hacer, cogió y se dio la vuelta para hablar con las otras chicas que comentaban la jugada, pero Luis la cogió del brazo y tirando violentamente de ella hacia él le dio otro en sus morros aún mas fuerte.

Era increíble, estaba viendo como un tío besaba a mi novia en mis narices. Ella al principio opuso resistencia pero no pudo resistir el movimiento que este hacía con el cuerpo mientras que la besaba. Se le notaba que iba muy borracha y que estaba muy cachonda, sino no se abría dejado por mucho que hubiese bebido. Con casi ganas de llorar, seguí contemplando el espectáculo. Él por fin la dejó y vi que ella seguía bailando con las amigas que sonreían a mi novia. Ya eran las 5 de la mañana y decidieron irse de allí. Les seguí en coche y vi como iban acercando a cada uno a casa, menos mal! me dije yo, solo ha sido un beso. Sorpresa mía cuando solo quedaban tres, Luis, mi novia y otro chaval, el cual salió del coche que había conducido todo el camino y se fue a casa, dejandole el puesto del conductor a Luis. Vi como seguían la marcha ahora los dos solos pensando que la llevaría a casa, cuando en el momento de coger la rotonda que se desviaba a donde vivíamos, Luis tiro de frente. ¿A dónde la llevaría ese hijo de puta?

Nos topamos con el cartel de ?Playa Las Américas?, era una calita en la que María y yo habíamos estado infinidad de veces, Luís aparcó el coche y yo hice lo mismo bastantes metros atrás. Vi como se bajaban y pude observar como María iba bastante borracha. En un momento ella le dijo a él ?oye donde estamos, me tengo que ir a casa?, y el respondió ?todas las buenas marchas acaban con un buen amanecer?. Se sentaron cerca de la orilla, en unas toallas, pero escondidos de donde pudiesen verles, la verdad que el amanecer era espectacular. Luis sin pensarlo se abalanzó sobre María y le comió la boca de nuevo, ella le tiró para atrás de un empujón y le dijo ?deja de aprovecharte de mi y llévame a casa, todo esto lo va a saber mi novio porque se lo voy a contar y te vas a enterar?. Luis se quedó mirándola fijamente y hechó a reír diciéndole ?ese pipa? Ese marica no se merece una chica como tu, a ti hoy te voy a enseñar lo que es una buena follada de un tío con cojones, no el gay de tu novio?. María cogió el móvil para llamar y de un golpe Luis lo tiro a la arena,

LUIS: pero que haces palomita? Antes te has puesto cachondisima con el beso que me has dado y ahora ¿no quieres nada?…

MARÍA: yo no te he dado ningún beso imbécil…

LUIS: pues entonces me lo vas a dar ahora…

Luis se abalanzó y cogiendo de la cabeza a mi novia la comió la boca a la vez que su mano derecha empezó a masajearle los pechos, cada vez más rápido.

MARÍA: Luis para tengo novio…

LUIS: hoy te va a follar otro por lo puta que eres…

MARÍA: para en serio te lo pido…

LUIS: mira toca esto y dime si es igual que el de tu novio…

Luis llevó la mano de María a su paquete, el cual por el bulto del pantalón se veía que era voluminoso.

LUIS: esto es lo que te va a follar hoy, digas lo que digas…

MARÍA: mm para, en serio mm…

Esto era el colmo, estaba viendo como María le frotaba obligada el falo a Luis y estaba empezando a gemir, ese era el momento que siempre me había dado miedo.

LUIS: enséñame esos pechitos tan bonitos que tienes putilla..

Acto seguido le bajó ligeramente el vestido y le quitó el sujetador, quedando esos pechos tan bien puestos a su merced. Luis cogió uno y empezó a chuparlo, dándole mordisquitos por la zona de los pezones. Yo veía atónito como mi novia empezaba como a vibrar de placer, contoneándose como nunca lo había hecho conmigo. Luis cogió el otro pecho y realizó la misma operación, pero esta vez dejando caer su otra mano lentamente sobre el sexo de María, la cual estaba medio abierta de pierrnas, ya sin preocuparse de enseñar lo mojada que estaba su tanguita rosa. Desde mi posición observaba como un tio le chupaba las tetas a mi novia y le rozaba el chochito produciéndola un enorme placer. Ella de vez en cuando cerraba las piernas e intentaba escapar, pero la situación le estaba ganando terreno, yo no podía hacer nada, sino mirar como otro hacia con ella lo que le parecía. Luis la obligó a levantarse y le quitó toda la ropa, escepto el tanguita rosa. Le ordenó que se agachase, ahora a cuatro patas enseñándome todo su culito…era increíble lo hinchado y mojado que tenía su sexo…podía ver como caían gotas por sus piernas mientras que esperaba las ordenes de su nuevo dueño. Luis se puso de pie y se bajó los pantalones y calzoncillos, dejando ver un gran pene erecto el cual tras acercar a la boca de mi novia ella empezó a lamer sin vacilar. Pasaron unos momentos interminables hasta que él tembló y se corrió dentro de su boquita.

LUIS: eso te lo tragas puta…

Ella obedeció sin rechistar, no decía nada, solo estaba sumida en el placer y la lujuria, yo nunca había conseguido ponerla así.

Luis ordenó a mi novia que se pusiese a cuatro patas mirando al mar y el se puso detrás, pude ver como echaba a un lado el empapado tanguita rosa de mi novia y de una embestida le metió su gran polla hasta dentro. María dio un grito de entre placer y dolor y bajó la cabeza como mordiéndose los labios. Luis entonces empezó a embestirla, al principio muy despacito, siguiendo con embestidas intermitentes que hacían jadear cada vez mas a María, hasta terminar dándole bien fuerte. Mi novia no pudo contenerse mas y empezó a gemir como una auténtica puta, soltando a los 5 o 6 minutos un gemido tremendo y temblando de igual forma.

LUIS: te has corrido ya eee puta?? y decía que no querías…a mi me queda para rato…

Luis siguió perforándola y pude observar como ella se vino dos o tres veces mas. El cabrón tenía una guante impresionante, se estaba follando un auténtico pivón y no se corría.

LUIS: ya me cansa esta postura, ponte encima mio..

María obedeció y dejó caer su cuerpo hasta que su chochito tocó otra vez el falo que tanto placer le deba. Luis la forzó a bajar y se hundió su verga hasta bien dentro de ella.

LUIS: ahora te toca a ti zorra, demuéstrame de lo que sabes…

María a esas alturas ya no era persona y sin dilación empezó a cabalgar encima de él. Luis mientras le comía las tetas y ella gemía de placer, incrementando esos gemidos a medida que se corría. Luis estaba empapado de los flujos de mi novia, ella no paraba de gritar y votar. Ya pasado un rato Luis la incorporó la volvió a poner a cuatro patas, él aún no se había corrido. María sintió algo que se acercaba al agujero de su culo y de un gito dijo:

MARÍA: nooo, por ahí no, me vas a destrozar…

Yo en otras ocasiones lo había hecho con ella por el culo pero no era lo normal. Luis no hizo caso y empezó a clavársela lentamente hasta el fondo, ella dio un grito de dolor y agarró la arena con fuerza. Luis volvió a darle fuertes embestidas.

Yo podía ver como estaban los de espaladas a mi, a Luis detrás embistiendola el culo y ella a cuatro patas con el chocho correando de placer.

No me lo podía creer, estaba viendo como el monitor del gimnasio se follaba a cuatro patas a mi novia…y lo peor es que a ella le encantaba.

Se follan a mi novia en Relatos eroticos de Infidelidad (relatos eroticos )

Se follan a mi novia en Relatos eroticos de Infidelidad (relatos eroticos )

Se follan a mi novia en Relatos eroticos de Infidelidad (relatos eroticos )

» VER INTERPRETACION (HD): Se follan a mi novia en Relatos eroticos de Infidelidad

Se follan a mi novia en Relatos eroticos de Infidelidad (relatos eroticos )

Videos Pornos Relacionados:

Tags: , , , , , , ,

Renta en Relatos eroticos de Infidelidad

Video Porno de: Maduras

febrero 10th, 2014 >> Relatos Eroticos

Renta en Relatos eroticos de Infidelidad (relatos eroticos )

» Relato Erotico: Renta en Relatos eroticos de Infidelidad

Renta en Relatos eroticos de Infidelidad (relatos eroticos )

Gracias a todos por su apoyo, aclaro que estos relatos son pura fantasías y lo voy escribiendo como me salen por eso les pido disculpas por todo lo malo, espero que lo disfrute.

Habían pasado ya 15 días desde el encuentro que tuve con nuestro casero, encuentro que aparte de vulgar y asqueroso me gusto, ya que aquel hombre me había tratado como jamás me habían tratado. En esos días me la pasaba masturbándome día y noche, hacia el amor con mi marido contándole detalles de aquel encuentro ya que le encantaba? fueron pasando los días y yo no podía sacar de mi mente pene del Sr. Pérez, tenia que hacer algo para volver a disfrutarlo y no podía esperar el próximo pago la renta y muchos menos sin saber si mi marido le tendría el dinero.

Lo que les cuento paso un día lunes, cuando mi esposo se había ido a trabajar y yo me encontraba demasiado caliente, eran como a las 7 de la mañana y apenas se fue puse en marcha un plan para traer a el Sr. Pérez a la cama. Me fui al baño y tome la manguera de la ducha de mano que tenemos al lado de la poceta (la que uso solo yo para lavarme mis partes intimas) y la jale para romperla pero como no podía romperla busque en la cocina un cuchillo y el mazo de la carne y con eso lo rompí, estaba terriblemente excitada, regrese al cuarto y sacándome las pantaletas me acosté en la cama no sin antes buscar mi consolador que guardaba en la mesa de noche, me masturbe pensando en mi única fantasía, el tener el pene del casero de nuevo, me metí el consolador mientras me frotaba el clítoris desesperadamente, me daba rabia que mi consolador estaba dañado y sin baterias. En eso detuve la masturbación y sin sacarme el consolador de la vagina tome el teléfono y llame al Sr. Pérez, cuando estaba repicando vacile en trancar y olvidarme de todo, pero mas pudo el morbo y la puta que llevo dentro, me contesto:

- Alo

- Alo… Sr. Pérez? – pregunto nerviosa

- Si, quien habla? – me pregunta sin reconocerme la vos

- Hola como esta, le habla Alejandra, la esposa de Carlos, sus inquilinos, me recuerda? – le digo

- Como no recordarla ricura – me molesta cuando me dice así pero me excita – si no dejamos de pensar en usted ? agrega

- ¿Quienes Sr. Pérez? – le pregunto extrañada

- Mi guevo y yo ricura, a ninguna hora dejamos de pensar en ti, nos divertimos mucho con la prenda intima que nos dejaste, por cierto ya la tenemos mas sucia de lo que estaba…

Aquel comentario por mas que vulgar que fue me excito muchísimo e hizo que me empezara a masturbar mientras hablaba con aquel hombre:

- Hay Sr. Pérez usted y sus cosas?

- Pero bueno, a que se debe tan sorpresiva llamada, aun falta para pago de la renta jajajaja – se ríe irónicamente el hombre aquel

- Lo llamaba para saber si podía hacerme un favor Sr. Pérez… – le digo decidida

- Dígame para que soy bueno bella dama, pida por esa deliciosa boquita – me dice incomodándome pero sin no dejarme de gustar

- Tengo un problema en el baño y me preguntaba si usted podría venir a ver si me lo puede solucionar – le suelto avergonzada

- Jajaja tiene problema con su cañería jajaja – me dice mientras reía

- En serio, puede venir a revisar, por favor – le digo con la mejor voz de putilla

- ¿Y tu marido? – me pregunta

- No esta, esta en su trabajo – le contesto

- ¿Esta sola?

- Si, solita… ¿Va a venir? – le pregunto

- Con gusto ricura, ya estoy saliendo para allá – me dice emocionado

- Dale, te espero

Mientras estuve hablando con el me masturbaba silenciosamente, me imaginaba el miembro de aquel hombre entre mis piernas, me metía el consolador y me corrí como una puta, el corazón se me salía, estaba loca por hacer aquello y mas aun a escondida de mi esposo, pero quería ver, tocar, mamar el guevo del Sr. Pérez, estaba nerviosa así que me metí al baño y me bañe concienzudamente sobre todo en mis partes intima y cuando lo hacia me di cuenta que tenia la cuca súper peluda, como a mi esposo le gusta así no me había dado la tarea de rasurarme, es mas las piernas y las axilas ya necesitaba mantenimiento pero la verdad ya no había tiempo de hacerlo, salí de baño y me puse unas pantaletas blancas tangas, de esas que tapan media nalgas y que se me metían entre las, me puse un sostén de una talla menos que tenia guardado desde hace tiempo y que no lo había botado, como era viejito las elásticas estaban vencida y la verdad no iba a “sostener” mucho, sabia que con el mas mínimo movimiento se me iba a salir una teta jajajaja… y para tapar aquellas “para nada” intimas prenda me puse una camisa blanca de mi marido que medio transparentaba y marcaba generosamente mi humanidad. Estaba muy nerviosa pero ansiosa de que llegara aquel hombre. Sonó el timbre y suspirando le abrí la puerta, al entrar me ve sorprendido y me dice sonriendo:

- Buenos días ricura

- Buenos días Sr. Pérez, pase adelante – le contesto abriéndole paso

Yo definitivamente estaba loca, como era posible que una chica como yo se ligara con un tipo como ese, vestía mal, olía mal, y me veía con una cara de morboso, era baboso pero solo pensar en lo que tenia entre las piernas hacia que mojara las pantaletas, apenas entro le dije nerviosa:

- Como esta Sr. Pérez, como le va, gracias por venir…

- Dime ricura, para que le soy útil? – me dice sonriendo mientras me desnudaba con la mirada

- Tengo un problema en el baño y me gustaría que lo viera y si es posible me lo arreglara ? le digo

- Vamos a ver ricura – me dice

- ¿Quiere un cafecito? – le ofrezco

- Por favor…

- Ya se lo traigo – le digo caminando a la cocina

Sentí que se vino detrás de mi a la cocina, abrí la despensa en donde están las taza y como estaban muy alta me puse de puntilla haciendo que se me subiera la camisa y dejara a su vista el comienzo de mis nalgas y por supuesto mi pantaletica metida entre las misma, el hombre tosió y me pregunta:

- ¿Estas sola?

- Si Sr. Pérez, estoy solita, mi esposo esta en su trabajo? – le digo con picardía

- Ya le dije que me llamara Ramón…

Yo siento que se pone detrás abrazándome maraqueandome y besándome el cuello, yo lo empuje con mi trasero y sirviendo el café le digo haciéndome la estrecha:

- Quédese quieto y vamos a lo que vino… a qui esta su café…

- Gracias ricura – me dice apartándose mientras agarraba la tasita

Salí de la cocina hacia mi cuarto mientras le decía nerviosa:

- Venga por aquí Sr. Pérez para enseñarle el problema…

- Y dale… dígame Ramón, me llamo Ramón – me dice el hombre

- Disculpe, pero me es difícil tutearlo – le digo mientras caminaba

- Estamos en confianza Alejandra, dígame como usted quiera – me dice el muy baboso

- Esta bien Ramón jeje – le contesto con una picara sonrisa

Cuando pasábamos frente a mi cama el hombre me dice sorprendido:

- Uhiiiii pero miren los juguetes de la señora!!!!

Me volteo y se me caía la cara de vergüenza, había dejado el consolador en la cama y este lo había agarrado y lo examinaba:

- Golosa la niña, le gustan grandes no joda – lo huele y agrega – y lo estaba usando, huele rico, huele a hembra caliente jajajaja – agrega riendo

- Que pena, déme aca, devuélvamelo – le decía tratándoselo de quitar

El hombre me empujaba con un brazo y lo alejaba de mi mientras reía y lo lamía, yo saltando trataba de agarrarlo sin lograrlo, aquel forcejeo hizo que se me saliera una teta, mientras seguía saltando y forcejeando me la metía en la copa del sostén para que la muy traviesa se volviera a salir del sostén, todo esto para que el viera y se excitara mas, la deje afuera y deje de brincar cuando me decía:

- Esta dañado, le falta la tapita y las pilas, esto no sirve…

- Si lo acabe, por ahí esta la tapa, se desarmo todo – le digo sin vergüenza alguna

- Debería de botarlo y usar este – me dice mientras se lo pasa por el bulto

- Ahhhh déme aca viejo baboso… – le digo arrancándoselo de la mano

- Jajajaja y tu, eres la propia puta… pero mira, yo te lo puedo arreglar – me dice sonriendo

- ¡En serio! – le digo sorprendida

- En serio, déjelo por ahí y lo acomodamos después – me dice

- Ok, se lo agradezco, pero vamos a lo que vino

Entramos en el baño y le muestro la manguera y riendo me dice otra vez sorprendido:

- Jajajaja es el “lava-cuca” lo que se le daño, jajajaja… ¿Y como lo rompiste mujer? – me dice

- No se como se rompió, esta mañana lo encontré así – le digo sonriendo – ¿Tiene arreglo? – le pregunto como si no supiera que tiene arreglo

- Claro que tiene arreglo mujer, se le compra una manguera nueva y resuelto el problema – me dice

- ¿Me lo puede arreglar? – pregunta tonta, ya lo tenia donde quería

- Claro putica, claro que se lo puedo arreglar… me dice sonriendo

- ¿Cuanto me va a cobrar? – le pregunto poniendo mi mejor cara de puta

- Usted sabe como me va a pagar – me dice el muy morboso

- ¿Como? – le digo recostándome de la puerta y con una voz sensual

Se me acerca y plantándome un beso en la boca me dice:

- Me afloja las nalgas y le reparo eso y su “cosita” que tiene en el cuarto y probamos todo junto… ¿le parece? – me dice

- Dale – le digo empujándolo para que no me volviera a besar – pero primero trabaje – agrego apartándome

- Ok, déjeme comprar los materiales y vuelvo ricura – me dice el nombre

- Ok lo espero

Salio a comprar dejándome mas excitada de lo que estaba, me sentía como una fulana, una mujerzuela, una puta barata por hacer aquello pero me gustaba, nunca me había sentido así, tan deseada y de que forma, me iba masturbar pero pensé mejor en llamar a mi esposo para asegurarme que estaba en su trabajo y así lo hice, estaba hablando con el, diciéndole lo mucho que lo amaba y extrañaba, que era mi amor y todas esas cosas cursis cuando suena el timbre, le dije apurada que estaban tocando a la puerta y que lo llamaba después y nos despedimos con un beso, tranque el teléfono y corrí a abrirle al Sr. Pérez, que entro diciéndome:

- Aquí traigo todo ricura…

Pone las bolsas sobre la mesa y saca la manguera para la duchita y unas baterías y le pregunto curiosa?

- ¿Y estas baterías?

- Para tu juguete mujer, quiero ver como lo usas – me dice el muy baboso

- Chévere, pero primero lo tiene que reparar – le digo

- Tranquila que eso lo arreglo, si no… usas el mió – me dice agarrándose el bulto

No le dije nada, me hice la loca, saque de otra bolsa que trajo una caja de condones, de la misma marcas que los anteriores y de sabores, no dije nada, solo sonreí al verlos y hasta se me aguaron mas las pantaletas, el me miro y me dice:

- Voy cambiar esto, me compañas? – me dice mostrándome la manguera

- Si ya voy…

Caminamos al baño y el se puso a reparar la duchita, me pidió varias herramientas que las tome de la caja de mi marido. Me recosté en la puerta a esperar, el me veía y yo lo veía, no nos decíamos nada hasta que decidí avanzar un poco mas y le dije cruzando las piernas mientras me retorcía:

- Tengo ganas de hacer pipi

- Venga señora, haga pipi, si quiere la ayudo? – me dice levantándose dejando las herramientas en el piso

- Jajajaja y como me va ayudar.., ¿Va hacer pipi por mi ?- le digo graciosamente

- No, pero si quieres la ayudo a bajarle las pantaleticas – me dice

- Noooo, que es, no sea tan loco, siga trabajando y no mire – le digo ingenuamente

Me puse de espalda a la poseta, me baje las pantaletas y me subí la camisa para sentarme a orinar, el hombre no aparto un segundo su vista de mi trasero, yo estaba definitivamente loca al estar haciendo aquello, el hombre sin levantarse se pone frente a mi abriéndome las piernas para ver como orinaba, yo dándole un manotazo a su mano que la tenia en mi rodilla le decía:

- Quédese quieto, déjeme hacer pipi, trabaje es lo que tiene que hacer…

- Uhmmm ricura abra las piernas, déjeme ver, no me quite ese privilegio – me dice el hombre metiéndome mano

Hice pipi bajo la mirada del hombre que seguía tratando de meterme mano y yo negándome, entre aquel forcejeo me dice:

- Tiene la cuca peluda, si quiere se la rasuro también, soy muy bueno afeitando – me dice el muy baboso

- ¿En serio? – le pregunto haciéndome la pendeja

- En serio ricura, te dejo esa cuquita peloncita y te rasuro las piernas, las axilas, me convierto en tu peluquero intimo – me dice con las manos entre mis piernas

El hombre me veía esperando mi decisión, jugaba enredando mis pelitos de la cuca excitándome mas de lo que estaba, me levante de la poseta para tratar de controlarme y tomando papel higiénico le digo:

- Esta bien, pero trabaje, termine con eso y vemos…

- ¿Te seco? – me dice mientras se levanta viendo como agarraba papel

- No, yo puedo sola, gracias – le digo de mala manera

Me seque y me subí las pantaletas para salir del baño, estaba muy excitada y desesperadita, quería tener sexo con ese hombre pero debía aguantarme, aunque no podía creer lo que estaba haciendo me tenia que controlar, tenia que hacerme un poco la estrecha, me estaba volviendo loca ese hombre, fui a la cocina a tomar agua a ver si me tranquilizaba, regrese al baño y el ya terminaba de cambiar la manguera, sonriendo me dice:

- Ya estamos listo por aquí bella señora…

- Que bien, que rápido… ¿para todo es así de rápido? – le digo picadamente

- No, para otras cosas no soy tan rápido ricura – me dice sonriendo

- ¿Quedo bien?

- Porque no se la lava, échese una lavadita y lo prueba – me propone el muy morboso sonriendo

Ya era demasiado, el morbo era terrible pero debía probar si quedo bien así que pasando por al lado de el me coloco a espalda de la poseta otra vez y por segunda vez me bajaba las pantaletas delante de aquel hombre, me senté para tomar la duchita y me lave la cuca delante del mientras le decía:

- Uhmmm quedo bien…

El hombre tomando el jabón me lo da diciéndome con una sonrisa:

- Tome, jabónesela

- Gracias – le digo coquetamente agarrando el jabón

Mientras me la jabonaba veo que se le marcaba tremendo bulto y se lo agarraba descaradamente mientras me veía:

- ¿Estas excitado?

- Coño, tengo el guevo paradísimo – me contesta chirreando los dientes

- Sácatelo para ver – le digo

Me termine de jabonar y veía como se bajaba el cierre y sacaba por aquella bragueta su inmenso miembro erecto, no se si eran vainas mías o el deseo de ver aquello pero se le veía mas grande que la ultima vez, se pajeaba mientras veía como yo me terminaba de lavar. Puse en su lugar la ducha y sin pararme de la poceta le dije:

- Pásame la toalla…

El hombre dejándose de masturbar me alcanza la toalla y secándome las manos le digo mientras le veía el objeto de mis deseos:

- Acércate…

No lo había terminado de decir cuando ya lo tenia parado frente a mi, con su verga frente a mi cara, se lo agarre y comprobé que lo tenia duro como una roca y calientísimo, le desabroche el cinturón y los pantalones para bajárselos con todo y el interior, le agarre las bolas y se las acaricie hasta que comencé a pajearlo y mientras lo hacia le miraba a la cara y me dice:

- Bésamelo

Me lo acerque a la cara y antes de “besárselo” me lo pase por la nariz para aspirar ese olor a macho que tanto me encanta, que me vuelve loca… me encantaba ese miembro viril, su dureza, lo caliente, lo largo, lo grande, me tenia loca ese aparato. Me lo quito de la mano y agarrándome por la cabeza con su mano izquierda comienza a pasármelo por lo labios diciéndome:

- Mamame el guevo puta que no aguanto….

Lo obedecí y abrí la boca para que ese hombre me lo metiera hasta la garganta, que rico lo tenia, en su recorrido hacia mi garganta mi lengua lo saboreo y lo ensalivo dejando ese agradable sabor salado que tanto me gusto de la ultima vez que se lo mame, comencé a mamarlo de una manera salvaje, desesperada mientras que con una mano me masturbaba, no podía creer lo que estaba haciendo, el berreaba como un toro y movía mi cabeza con ambas mano para que le hiciera la paja a su antojo, prácticamente me estaba cogiendo por la boca y la verdad que no aguante mucho, me vine mientras se lo estaba mamando y fue cuando entre en razón y antes que eyaculara me lo saque de la boca y le dije:

- Ya no mas… aun queda trabajo…

- Noooo mujer, no me dejes así – me dice agarrándose el miembro mientras lo sacudía

Aun sentada en la poceta me quite las pantaletas y levantándome le pregunto muy cerquita:

- ¿No me vas rasurar la cuca?

- Uhiiiii por supuesto ricura – me dice sonriendo

- Vamos pues…

Salimos del baño y apenas lo hicimos yo me quite la franela quedando en sostén, tenia una teta fuera de la copa, trate de arreglarlo pero desistí poniéndome de espalda a el y diciéndole:

- Desabróchame el sostén…

El hombre lo hizo y deje caer los mismo al piso, me voltie y a el se le salieron los ojos al verme las tetas, le dije:

- Ponte cómodo, quítate la camisa y los pantalones mientras yo busco la afeitadora…

Abrí una gaveta de la peinadora y saque una afeitadora de esas doble hojilla para mujer pero al hacerlo el miro que había una navaja de peluquero y me dice:

- Con esa es mejor…

- ¿La sabes usar? – le pregunto

- Por supuesto ricura – me dice muy seguro

- Eso espero, no me vayas a destrozar la cuca jajajaja – le dije riendo

Le di la navaja y busque una toalla para ponerla en la cama y no llenarla de pelos, la puse y me acosté cómodamente abriendo las piernas, me comencé a tocar de nuevo mientras el me preguntaba en donde tenía espuma de afeitar y le dije donde estaba la de mi marido, se acercó a mi y puso manos a la obra jajaja… era un trabajo sucio pero alguien tiene que hacerlo o no jajaja, me abrí más de pierna y no podía creer que estaba patas abierta delante de aquel hombre ofreciéndole el “tesorito” de mi esposo, con cuidado se puso a rasurarme y la verdad sabia usar aquella navaja, fue muy delicado y aquella manipulación me volvió al excitar, el hombre aparte de resurarme muy bien aprovechaba de tocarme descaradamente la cuca, había momentos en que sentía que me metía el dedo en la cuca, cuando terminó de rasurar me abrió un poco las nalga y viendo el otro “tesorito” de mi marido me dice sonriente mientras lo tocaba con su dedo:

- Tienes el culto paludito … ¿Te lo afeito también?

Y poniendo mi mejor cara de puta afirmó con mi cabeza, este sonriendo y haciendo espacio me dice:

- Ponte en 4 para afeitarte esos odiosos pelitos …

Me volteo para ponerme en cuatro patas cómo me pidió dejando a su vista y ahora que a su merced mi agujero intimo, yo estaba terriblemente excitada, quería que ese hombre me penetrará de una buena vez, me comencé a dar dedito mientras el me rasuraba los supuestos pelos del culo, como me estaba masturbando me movía mucho así que el hombre dándome una buena nalgada me dice:

- Quédate quieta puta que te voy al cortar…

- !Cuidado con mi culito ! – le exclamó mientras me dejo de masturbar

- Entonces quédate quieta, no te desesperes, ya te voy al dar lo tuyo… no lo muevas que ya termino – me dice el muy baboso

Me quede quieta y siento como el me rasura el ojetes, al rato tomando una toalla pequeña que había sacado para el trabajo íntimo me limpia mis parte diciéndome desesperadamente:

- Coño mira como me tienes – mostrándome la tremenda erección – si no te cojo te mato – agrega mientras se ponía detrás de mi pegándome en las nalgas con el guevo

- No, prefiero que me cojas… pero primero mamame la cuca papito… – le digo al hombre que no dejaba de darme nalga das con el guevo

- Con gusto ricura…

Me acosté rápidamente y le volví abrir las piernas al Sr. Pérez que tomando nuevamente la toalla me limpia muy bien la cuca para “comérsela”, yo le veía el tremendo “cipoton” que tenia entre las piernas, después que terminó de limpiarme se acuesta boca abajo metiendo su cara entre mis piernas mientras me agarraba las piernas… guaooo que buena mamada me daba aquel hombre, sentía su áspera y pegajosa lengua lamer mi clítoris mientras me lo chupaba y lo mordía. En eso que estoy inmersa en un profundo placer suena mi celular, le agarre la cabeza al Sr. Pérez para que no dejará de mamame la cuca mientras alcanzaba mi teléfono que estaba en la mesa de noche, vi quien llamaba y le digo al hombre que me comía la cuca antes de contestar la llamada:

- Coño, es mi marido… no hables – le digo al hombre

Me medio senté para contestar y al hacerlo el hombre dejo de mamar:

- Alo – le contesto

- Hola mi amor – me contesta

- Hola cariño

- ¿Que haces mi amor? – me pregunta

- Acostadita papi, ando con ganitas – le digo mimosa

- ¿Estas caliente? ¿Te estas masturbando?

- Si papi, que bueno que me llamas… ¿Me vas a decir cosas ricas? – le digo excitada picándole el ojo al Sr. Pérez que se masturbaba mientras me veía la cuca

- ¿Que quieres que te diga? ¿Como quieres que te trate? – me pregunta

- Se groserito con tu mujer, trátame como una puta papi…

- Dime algo putita… ¿Te gustaría que estuviera contigo el Sr. Pérez? – me pregunta el muy cabroncito

- Hay si papi, me encantaría – le digo mientras me ponía de nuevo cómoda abriendo las piernas

Le hice seña al Sr. Pérez para que saliera del letargo que se encontraba para que me mamara la cuca mientras tenia sexo telefónico con mi marido, aquel hombre se volvió a meter entre mis piernas y comenzó a mamarme la cuca deliciosamente mientras mi esposo me preguntaba:

- ¿Tanto te gusto ese guevo?

- Me encanto papi, tu sabes que si – le digo excitada

- ¿Te gusta mas que el mió putita? – me pregunta

- Si… bueno, el tuyo me gusta, pero el guevo del Sr. Pérez me encanta…

- ¿Lo tiene mas grande que el mió? – me pregunta el muy cabroncito

- Si papi, tu tiene que verlo, ese hombre tiene el guevo grandísimo, grueso y se le pone durísimo – le digo mientras le pico el ojo mientras seguía mamándome la cuca

- Tu si eres puta mami – me dice

Mientras mi marido me hablaba el Sr. Pérez me deja de mamar la cuca y toma mi dañado consolador para metérmelo, no pude dejar de emitir un quejido al sentirme penetrada bruscamente por mi consolador, mi marido me pregunta:

- ¿Que paso mami?

- Que rico papi, me metí el consolador…

El Sr. Pérez se dedico a reparar mi consolador adentro de mi, me parecía excitante y muy morboso, le coloco las pilas y ajusto la tapa que era la que estaba dañada y cuando la puso hizo que se encendiera violentamente, casi grite al sentir la vibración en mi atormentada vagina, estaba al borde del orgasmos, le dije a mi marido que fuera grosero para masturbarme a gusto:

- Que rico papi

- ¿Te gustaría revolcarte con el Sr. Pérez otra vez? – me pregunta en el medio de la cantidad de obscenidades que me decía

- Si papi, quiero, quiero, quiero…

- Pero ese hombre es muy feo mami – me dice el miy cabron

- Jajaja feo pero bello por donde mea – le digo riendo mientras le picaba el ojo al protagonista de la fantasía

- Jajaja puta mami, eres una puta – me dice

- ¿Pero me vas a dejar que lo meta en nuestra cama otra vez? – le pregunto excitada

- No se mami, fue excitante que lo hiciera mi amor y me gusto pero no se si dejarte que lo hagas de nuevo, eres mi mujer – me dice

- ¿Ya tienes el dinero de la renta? – le pregunto mientras le sonreía al Sr. Pérez que no dejaba de hacerse la paja mientras me veía

- Olvídalo puta, olvídalo… ya tengo el dinero – me dice

Empezó de nuevo aa excitarme diciéndome groserías mientras el Sr. Pérez se divertía viendo como me masturbaba cuando mi esposo apurado me dice:

- Mami te dejo, me están llamando, yo te llamo ahora…

- Nooo papi, no me dejes así, ya casi me vengo – le digo haciéndome la urgida

- No puedo mami, te doy permiso para que tengas sexo telefónico, búscate un hombre por el Chat y lo haces rico – me dice apurado

- Será, voy a ver si me tomo un vaso de leche – picándole el ojo al Sr. Pérez – y me quedo tranquila – agrego sonriendo

- Como quieras mi amor, si lo haces por teléfono me cuentas, déjame como un cabron – me dice el muy cabron

- Ok mi amor, si lo hago ten por seguro que te voy a dejar como el propio cabron, eso te lo aseguro mi amor – le digo aun sonriendo

- Rico, ahora si te dejo…

- Chao cabroncito, te quiero mucho -le digo

- Yo también he quiero mucho

Tranque la llamada y digo mirando el celular:

- Pobre… si supiera el tipo de leche que voy a tomar…

- ¿Vas a beber mi leche? – me pregunta el hombre como si no supiera

- Por supuesto… ¿Me la vas a dar?

- Claro puta – me dice emocionado

Sacándome el consolador de la cuca le digo excitada:

- Cojeme por favor, quiero sentir eso dentro de mi – le digo agarrándole el guevo

- Ponte que te lo voy a meter – me dice excitado haciéndose la paja

Cuando se estaba poniendo encima de mi para metérmelo le pregunto alarmada:

- ¿No te vas a poner un condón?

- No ricura… tranquila que te la voy a dar en la boquita – me dice el muy sádico

Yo pongo cara de incrédula mirándolo mientras se lo agarraba para que no me lo metiera, lo tenia grandísimo y durísimo y la verdad que lo quería sentir así dentro de mi, que me cojiera “al pelo” así que le pregunto:

- ¿Seguro que no vas acabar dentro de mi?

- Seguro puta… si no cual es el peo?… te pongo un muchacho y el cabron de tu marido lo cría jajajaja – me dice el muy baboso

- Estupido – le digo haciéndome la molesta – métemelo, pero ten cuidado – le digo soltando su pene

El Sr. Pérez riendo sentado en sus talones frente a mi me atrae hacia el agarrándome por las piernas y poniéndolas sobre sus hombros (me iba a coger como me gusta) y ensalivándose la cabeza del guevo lo frota en mi atormentada cuca y de un solo golpe de cadera me lo mete hasta el fondo haciéndome que me doliera y se lo reclamara:

- Uffffff hijo’e puta no tan duro…

- Jajajaja eso me dijiste la ultima vez y veo que te gusta – me dice riendo mientras me daba

- Cállate y cojéeme rico – le digo jadeando

El Sr. Pérez agarrándome por los tobillos me abre la pierna subiéndolas y comienza a embestirme brutalmente, me encantaba como me cojia ese hombre y se veía que lo disfrutaba ya que sudaba, me besaba y lamía las piernas y hasta me chupo los dedos de los pies mientras me daba duro, soy una mujer multiorgasmica (eso si es real jajaja) y no se cuantas veces me vine, era delicioso, me gustaba el morbo de aquella mañana y con aquel hombre, en esos me dice jadeando con los ojos cerrados y sin soltar mis pies:

- Me vengo puta, me vengo…

- ¡Cuidado!… afuera, échamelo afuera – le digo angustiada empujándolo

- Tranquila que voy eyacular en tu boca puta… prepárate que me vengo ? agrega

Me dio enérgicamente un rato mas hasta que me lo saco y se levanto parándose en la cama sobre mi, arqueo las piernas para apuntar a mi cara con su verga y meneándosela me dice jadeando:

- Abre la boca puta que voy a eyacular…. toma lo tuyo… ahggggg….

Arqueo mas sus piernas para apuntar bien hacia mi boca pero fue inútil, vi como salio el enorme chorro de semen que fue a parar de lleno a mi ojo derecho dejándome ciega de ese ojo, rectifico el curso de la rociada y los otros 5 lechazos fueron a parar directamente en mi boca, la cerré y me la trague, fue abundante y caliente y con ese sabor fuerte que me raspaba al bajar por mi garganta, el restregó su glande por mis labios mientras me decía:

- Que rico puta, anda… límpiame el guevo..

Me puso la cabeza de su huevo en la boca y yo me encargue de chupar para extraer las ultimas gotas de leche que le salía para después chuparle el huevo para dejárselo como el quería… bien limpio, cuando estaba en pleno proceso de higiene bucal suena de nuevo mi celular, me lo saque de la boca y vi (con un ojo ya que el otro estaba apagado por la leche) que era mi marido, empuje al hombre para sacármelo de encima y conteste:

- Alo

- Hola mi vida, que hacías? – me pregunta el pobre

- Hola mi amor, me acaba de terminar la leche – le digo mimosa mientras el Sr. Pérez se acuesta a mi lado y comienza a limpiarme el ojo

- ¿Te masturbaste? – me pregunta

- No amor, ya se me fueron las ganas – le digo mientras recibía la leche que me arrimaba el Sr. Pérez a la boca con su dedo

- Lastima mi amor, ya me desocupe – me dice mi maridito

- Te llamo mas tarde mi amor, voy a ver si me pongo a limpiar – le digo

- Dale pues, me llamas, te quiero mucho…

- Yo también te amo, chao

Tranque la llamada y riéndome le digo al Sr. Pérez que me veía sonriendo mientras seguía tocándome la cara:

- Pobre…

- Jajaja si eres puta mujer – me dice riendo

- Es hora que se vaya – le digo decidida levantándome

- Espera mujer, espera… vamos a echar otro… mira, se me está parando el guevo otra vez – me dice el muy vulgar

- No, ya esta bueno, tengo que limpiar, mejor se va – le digo ya un poco mas seria

El hombre resignado se viste mientras yo me ponía las pantaletas y una bata de baño, lo acompañe a la puerta y lo despedí, cerré la puerta para regresar a la cama y como no había acabado me masturbe pensando en el recién encuentro y en lo asqueroso de aquel hombre, me estaba pasando de puta pero necesitaba de aquello y me estaba preocupando.

Besos

Renta en Relatos eroticos de Infidelidad (relatos eroticos )

Renta en Relatos eroticos de Infidelidad (relatos eroticos )

Renta en Relatos eroticos de Infidelidad (relatos eroticos )

» VER INTERPRETACION (HD): Renta en Relatos eroticos de Infidelidad

Renta en Relatos eroticos de Infidelidad (relatos eroticos )

Videos Pornos Relacionados:

Tags: , , , , , , ,