Resultado de Busqueda:

Los amigos de mi papa en Relatos eroticos de Orgías

Video Porno de: Maduras

diciembre 6th, 2013 >> Relatos Eroticos

Los amigos de mi papa en Relatos eroticos de Orgías (relatos eroticos )

» Relato Erotico: Los amigos de mi papa en Relatos eroticos de Orgías

Los amigos de mi papa en Relatos eroticos de Orgías (relatos eroticos )

Mi papá solía traer a nuestra casa a muchos de sus compañeros de trabajo, tras un día arduo en la oficina, para beber y pasar el rato. A mi hermano Sebastián le saludaban como si fueran colegas de toda la vida: chocaban los cinco, le preguntaban cómo le iba con sus conquistas y comentaban sobre su equipo de fútbol. Pero a mí en cambio siempre me trataban con mucho respeto, imagino que era así porque mi padre estaba allí.

Pero en una tarde me fui al baño para darme una ducha. Cuando terminé me di cuenta que no llevé conmigo mi bata, por lo que tuve que salir con una toallita muy pequeña remangada por mi cintura y con un brazo cubriéndome las tetas. Me topé con uno de sus amigos que quería entrar en el baño. Me miró de arriba para abajo sin mucha vergüenza, yo no sabía dónde meter mi cara porque estaba coloradísima.

Me dijo con una gran sonrisa:

-Hola Rocío. Soy el señor López, el jefe de tu padre.

Su propio jefe nada más y nada menos, pero yo no le hice mucho caso, me fui a pasos rápidos de allí pidiéndole disculpas.

Un par de noches después, mientras yo estaba hablando con mi novio por el móvil, ese mismo hombre entró en mi habitación. Fue muy rápido, se disculpó y dijo: ?Así que aquí es tu habitación, yo estaba buscando el baño, perdón Rocío?. Y cerró la puerta inmediatamente. No le di mucha importancia pero más tarde entendería su extraño actuar.

Una tarde me fui a la casa de una amiga, y cuando volví, ese mismo señor me esperaba cerca de la entrada de mi casa, apoyado en su lujoso coche y con una tarjetita en su mano. A mí me daba mucho corte mirarle a los ojos.

-Hola señor López. ¿Vino con mi papá?

-No, Rocío, he venido por mi cuenta.

-¿Y por qué?

Yo me aparté un poquito para entrar en mi casa pero él me cerró el paso.

-Tu papá va a perder el trabajo a manos de un muchacho más joven y activo. ¿Lo sabías? Por eso nos ha estado invitando a su casa, para mostrarnos cómo se las arregla solo, con un hijo que pronto comenzará la universidad y una hija muy preciosa que comenzará ya su segundo año de la facultad.

-Eso es terrible, señor López. ¿Y por qué me lo cuenta a mí?

-Porque si tú quieres, puedo hacer que tu padre no solo siga en la empresa, sino que suba de puesto.

-¿Si yo quiero?

Me pasó su tarjetita y dijo que me esperaría con otros hombres en un departamento ubicado en el centro de Montevideo. Yo me quedé muda, arrugué la tarjetita y le solté un sonoro bofetón. Le grité un montón de cosas y me daba rabia que ese pervertido no borrara nunca la sonrisa de su cara. No quise armar más escándalo porque tengo vecinas chismosas y repelentes que ya estaban mirando el show que monté.

Esa noche discutí con mi papá al respecto, en su habitación, porque no quise que mi hermano escuchara. Me lo confesó todo, que su puesto apeligraba porque una persona que comenzó como auxiliar terminó escalando puestos y amenazaba con quitarle su lugar en la gerencia administrativa. Obviamente mi papá no sabía que su jefe me hizo una propuesta indecente, eso sí que le iba a enfurecer y ahí se iría al traste todo.

Le vi tan triste y preocupado, así que decidí abrazarlo y quedarme a dormir con él para tranquilizarle un poco. Me dije para mí misma que yo iba a hacer lo posible para salvar a nuestra familia, que iba a hacer un sacrificio y aceptar la propuesta indecente.

Al día siguiente le llamé a su jefe y tuve la conversación más surreal de mi vida:

-Hola señor López. Soy Rocío.

-Hola putita.

Me quedé cortada por unos segundos, vaya maneras del señor.

-Voy a irme esta noche al edificio que me dijo? Lo haré por mi padre, por mi familia, usted esta noche tendrá mi cuerpo pero nunca mi alma.

-¡Pfff! Me da igual, putita, la verdad. Ve junto a la señora Rosa en la portería a las cuatro de la tarde. Y trae unas almohadillas, que vas a pasar mucho tiempo de rodillas, ¡jajaja!

-Imbécil, no le da vergüenza hablar así.

-A las putas las hablo como quiero. Y tú eres una putita muy preciosa, cuando te vi salir del baño me dejaste muy caliente. Tengo unas ganas de ponerte de cuatro y reventarte el culo hasta que llores, marrana.

La verdad es que me calentó un poco pues de siempre he fantaseado con el sexo duro, pero nunca lo he admitido por temor a lo que diría mi novio, que seguro lo terminaría contando a sus amigos, que yo le conozco bien al cabrón. Y si bien con mis amigas soy muy abierta, hasta ese punto no llego. Así que dentro de mí, la cosa se puso algo ardiente.

-¡Marrano usted, viejo verde!

A la tarde me ?preparé?. Es decir, me puse ropa holgada, me despeiné adrede, nada de maquillaje y hasta incluso me comí una cebolla entre lágrimas para que esos perros no disfrutaran nada conmigo. Llevé mi carterita con tan solo mi móvil y la camiseta de Peñarol de mi hermano, que si en ese edificio iban a llenarme de semen, qué mejor trapito para limpiarme toda que ese pedazo de tela de odiosos colores.

Envié sendos mensajes a mi papá y a mi hermano. Al primero le escribí: ?Papi te amo un montón, no te preocupes por el trabajo que seguro lograrás demostrarle lo que vales. Voy a dormir en la casa de Andrea. TQM?. A mi hermano le envié: ?Subnormal, ojalá te mueras?. En el fondo quiero mucho a mi hermano Sebastián y seguro que él lo sabe, pero no sé por qué me resulta más fácil insultarle antes de admitir que tiene un lugar en mi corazón.

Cuando llegué al edificio tras abordar un taxi, me quedé sorprendida: era de lujo y para colmo mi pinta no congeniaba con ese lugar repleto de hombres trajeados y mujeres con vestidos carísimos que me miraban por sobre el hombro. Por suerte la señora Rosa vino rápidamente hasta mí y me agarró del brazo para llevarme a uno de los baños para funcionarios.

-Así que tú eres la putita que va a hacerle la fiesta a esos hombres.

-No soy ninguna putita, me llamo Rocío.

-¡Joooo! ¿Pero y ese aliento que tienes, querida? Y menudas pintas tienes, no sé qué vieron en ti. Por suerte me han pagado para que te arregle un poco?

Me dijo que me quitara las ropas porque ella me iba a dar una ducha, yo le dije que eso lo podría hacer yo sola y en privacidad. La mujer me dijo que eso iba a ser imposible, porque le pagaron muy bien para asegurarse de que yo estuviera en condiciones, y que si me negaba, iba a traer a los de seguridad del edificio y entre ellos me iban a forzar a bañarme.

No tuve mucha opción realmente, me quité las ropas holgadas y me metí bajo la tibia ducha. Ella se encargaba de mirarme con los brazos cruzados y la mirada maliciosa. Me decía ?Límpiate allí, te falta allá?, etc. Luego se soltó más y empezó a tirar dardos: ?Qué lindo chochito tienes, ¿no te gustaría depilarlo??, ?Ese culito seguro que es apretadito, tras esta noche no vas a poder sentarte durante una semana, jajaja?.

Luego de la ducha, me dijo que me apoyara contra la pared y pusiera mi culo en pompa. Yo lo hice pero la verdad es que tenía muchísimo miedo, pensé que ella iba a tocarme, darme nalgadas o alguna perversión similar, pero no fue así:

-¿Rocío, ya practicaste sexo anal?

-No, Señora Rosa…

-Sé sincera, nena.

-Diosss? la verdad es que ya puedo aguantar hasta cuatro dedos, pero no más? ¿Por qué?

-Ay, por favor, como si fuera que no lo sabes.

Introdujo en el ano su dedito, hizo unos círculos allí para ensanchar un poquito pero yo aguanté, me mordí los labios y arañé la pared. Luego metió una manguerita especial y me dijo que me iba a limpiar el culo porque esa noche iba a debutar por detrás. La hija de puta me llenó las tripas tres malditas veces, yo parecía una embarazada de lo llena que me dejaba. Tenía unas ganas de metérsela yo misma en su trasero para que sintiera el mismo martirio que yo.

Cada vez que tenía las tripas llenas, debía evacuar en el inodoro como proceso de limpieza. Y así, a la tercera ocasión, ya solo salía agua limpia de mi culo. Yo estaba rojísima, fue súper humillante y cuando todo acabó pensé que por fin terminó lo peor de la noche. Pero qué burra fui al creer eso.

Le dije que me dolía la pancita pero me respondió que pronto me pasaría. Me mostró luego un trajecito de mucama francesa, me dijo que ese iba a ser mi uniforme, era demasiado corto y me desesperé. Me pidió que me tranquilizara y me sentara en el inodoro, porque iba a maquillarme. Arregló mi cabello en una coleta y le introdujo pernos de pelos con terminación en forma de rosas rojas. Me delineó los ojos con color negro para resaltar mis ojos café, delineó también mis labios con un lápiz rosa pálido y así coloreármelos con un labial del mismo tono. Cuando me vi en el espejo me quedé muda, yo lucía preciosísima, como una actriz de cabaret? lástima la ocasión no era la mejor de todas.

Me puso el collarcito de cuero, era bastante cómodo pues el interior estaba acolchado. Me ayudó luego a ponerme unas medias de red que llegaban hasta medio muslo, sin liguero. Y llegó lo peor, el trajecito de mucama: era de corsé, se iba a tardar su tiempo cosérmelo. Y por lo que se veía, era demasiado revelador, empujaría mis tetas para lucirlas en todo su esplendor, y por otro lado ni siquiera llegaría a cubrirme la mitad de mis muslos. Para colmo no iba a llevar ropa interior, nada de nada, con tan solo inclinarme ya se podía apreciar mis nalguitas y mi coño, fue demasiado vergonzoso al comprobarlo frente a un espejo.

Y así llegó por fin las ocho de la noche, mientras yo trataba de luchar contra esos malditos tacos altos, con la Señora Rosa sentada y fumándose un cigarrillo mientras me aconsejaba.

-Luces muy bien, Rocío. Estás perfecta, nada que ver con la campechana que eras hace unas horas.

-Señora Rosa, tengo miedo.

-¿Ah, sí? Pues no tienes por qué. Relájate, querida. Sírveles el champagne, los bocaditos, muéstrales tus encantos. Por lo que sé te van a pagar muy bien.

-Sí, un montonazo de dinero ?mentí. Por lo visto ella no sabía que todo era un chantaje.

-¿Ya terminaste con el caramelito de menta? ¡Ese aliento era terrible!

-Sí, ya está todo, joder?

Me acompañó hasta el elevador, y antes de que se cerrara la puerta me dijo que todo lo que yo necesitaba estaba en el bar de ese departamento al que iba: la bandeja, las bebidas, las copas, los bocaditos? y los condones también estarían ahí. Con las piernas y manos temblándome, presioné el botón del último piso.

Cuando llegué y entré en la habitación que me indicaron, vi a ocho hombres maduros y trajeados en sillones que formaban un enorme círculo. En el centro había un colchón y un par de cámaras en trípode. La verdad es que por un momento pensé en salir corriendo de allí porque no me esperaba tanta gente pero me armé de valor por mi papá y nuestro futuro.

Todos y cada uno de esos hombres me comían con la mirada, murmuraron mucho cuando yo avanzaba hasta el bar para coger la bandeja. ?¿Ella es la hija de Javier? Joder?, ?No te puedo creer, Señor López, pensé que nos estabas mintiendo?, ?Vamos a pasar una noche de lujo, por lo que se ve?. El Señor López carraspeó para silenciarlos a todos y me llamó:

-Oye, putita, ven aquí que te quiero presentar a los muchachos.

-No me vuelva a llamar putita, marrano.

-¡Es brava la nena! ?dijo un señor.

-Así me gustan las mujeres, seguro es toda una guerrerita en la cama también.

-A pollazos te vamos a cambiar la actitud, Rocío, ¡jaja!

El señor López me ordenó que me sentara en su regazo. Yo estaba coloradísima y miraba solamente al suelo mientras ellos hacían comentarios obscenos acerca de mis tetas y mis piernas. Empezó a meter su mano bajo mi corto vestido de mucama. Gemí como cerdita cuando sentí sus enormes dedos jugar entre mis labios vaginales.

-Estás húmeda, putita.

-Ughhh? diosss? eso es porque me he dado una ducha, imbécil?

-¡Jaja, qué marrana es, cómo le gusta!

-¡Qué linda mucama tienes, pero parece que no tiene modales para hablar!

-No te puedo creer, Don López, si mi señora me pilla?

El señor dejó de manosearme: -Bueno, Rocío, me alegra tenerte aquí con nosotros. Quiero que empieces a servir los bocaditos y la cerveza, que ya va a comenzar el partido entre Peñarol y Nacional, ¡el superclásico! Sé buenita y nosotros vamos a portarnos también bien contigo.

-Está bien señor López ?dije tratando de no gemir más porque el infeliz fue muy bueno tocándome y dejándome encharcada. Seguro que los demás podían ver en mi carita viciosa que aquello me gustaba, pero no les iba a dar el gusto de decírselos.

Me ordenó levantarme y que comenzara a trabajar. Me dirigí al bar y comprobé que, como Rosa me dijo, ya había bocaditos listos para ser cargados en la bandeja. Miré a los hombres y estos ya observaban la previa del juego por la TV, sonreí y aproveché para escupir en algunos sándwiches, con toda la rabia del mundo.

Al principio ellos estaban muy concentrados en la transmisión, así que realmente solo fue servirles cerveza y los bocaditos. Algunos que otros me daban cachetadas en el culo y me decían guarradas cuando estaba cerca, pero se nota que el fútbol corre por la sangre de los uruguayos porque aparte de eso, no me hacían mucho caso.

Todo comenzó a desmadrarse cuando terminó el primer tiempo. Un maduro muy gordo me pidió que me sentara en su regazo. Nada más sentarme, me metió mano y me hizo una fuertísima estimulación vaginal con sus expertos dedos, yo por un momento me dejé llevar, cerré los ojitos y gemí. Me gustó tanto que perdí el control de mis manos y la bandeja se cayó, con los bocaditos y alguna copa.

-¡Esta putita se corre rápido, Don López! Le falta más experiencia ?dijo haciendo que sus dedos vibraran más y más fuerte dentro de mí.

-Ughhh? cabrónnnn? suficienteeee?

-Joder con la nena, es muy bocona. Sé obediente y recoge lo que has tirado?

-Ufff? sí señor ?dije arrodillándome en el suelo para recoger lo que se había caído. Tenía que tirarlos al basurero pero buscaría una forma de servírselos de nuevo sin que se dieran cuenta.

Pero mientras recogía, el gordo tomó de mi collar y me atrajo hasta sus piernas, agarró mi mentón y me ordenó que abriera la boca porque me iba a dar de tomar cerveza. Vació media latita de cerveza que apenas pude tragar. Con los ojos cristalinos, con algo de la bebida escurriéndoseme de la boca y algo mareada, traté de reponerme pero él me sostuvo del hombro:

-Oye, putita, ¿de qué club eres?

-De Nacional, señor? pero no soy fanática?

-¿Sabes que mi señora no entiende una mierda del fútbol? Una vez festejó gol cuando la pelota se fue al lateral? ¡jajaja! Pero tú entiendes, ¿no?

No creo que le importara mucho mi respuesta porque metió mano entre mis tetas y empezó a magrearlas descaradamente. A mí me dolía un montón porque se notaba que era un bruto. Uno de sus amigos se levantó del asiento y, colocándose detrás de mí, levantó la faldita de mi vestido para revelar mis carnes:

-Hace rato que no tenía frente a mis ojos un culito como este, prieto, jugoso y con mucha carne ?dijo dándome nalgadas.

-No puedo creer que la hija de Javier esté aquí, eres increíble don López.

Se arrodilló y metió un dedo en mi culo. Empezó a jugar, haciendo ganchitos y dibujando círculos adentro de mí.

-Uffff? por favor no muy fuerte señorrrr? -gemí mientras su dedo empezaba a follarme el culo con velocidad.

-Mira putita, será mejor uses esa boquita para otra cosa que no sea quejarte ?dijo el gordo.

Se abrió la bragueta y sacó su tranca venosa y larga. Tomó un puñado de mi cabello e hizo restregar su glande entre mis labios. Era enorme y me iba a desencajar la mandíbula si me atrevía a dejarme follar por la boca. Como vio que yo no quería chupársela, tapó mi nariz y esperó a que yo abriera la boca para respirar. Me la metió al fondo cuando no pude aguantar más, y me folló la boca violentamente sin hacer caso a mi rostro coloradísimo y los sonidos de gárgaras. Su panza y su vello púbico me golpeaban toda la cara, la verdad es que ese señor me pareció todo un puerco y maleducado.

Repentinamente me soltaron, dejaron de macharme la boca y el culo, y me quedé tirada en el suelo tratando de respirar normalmente. Me sentía mareada y sobre todo, muy cabreada. Al parecer el segundo tiempo iba a comenzar y querían continuar viéndolo. El Señor López me ordenó muy rudamente que me levantara y que siguiera sirviendo. Me arreglé el vestido y, bastante cachonda, seguí sirviéndoles bocaditos sucios y bebidas escupidas sin ellos darse cuenta.

No sé cuánto terminó el juego, yo no estaba con muchas ganas de saberlo. Unos festejaron y otros se enojaron, y yo temblaba como loca porque el final del juego llegó y ellos se dedicarían a mí. Estaban borrachos, estaban eufóricos, se olía la testosterona en el aire y yo estaba a merced.

Tras servirles unas bebidas, otro señor me ordenó que me sentara en sus piernas para tocarme las tetas y culo tímidamente mientras veía las mejores jugadas del partido (así me enteré que ganó mi equipo por dos a uno). Mientras yo gemía y me restregaba contra él porque era muy gentil y sensual, el jefe ordenó que apagaran la televisión. Casi me caí al suelo del susto cuando dijo ?enciendan ya las dos cámaras?, pues claro, me había olvidado que iban a filmar.

Temblando como una poseída, me levanté y les llené las copas de champagne a todos, y al terminar de servirle al último, el señor López me ordenó que me colocara en el centro del círculo, parada sobre el colchón. Uno de sus amigos se acercó a mí y me entregó una mascarilla veneciana para ocultar mi rostro (pero dejaría mi nariz y boca libres).

-Póntelo, putita, que si papi se entera que sus compañeros de trabajo te cocieron a pollazos?

-Diossss? Sois todos unos cabrones hijos de putas ?dije poniéndomelo.

-Te juro que todavía creo que esto es un sueño, don López, ¡la hija de Javier!

-¡Ya está grabando!

Me ordenaron que me quitara las ropas. Yo temblaba un montón y realmente habrá sido patético cómo quedó filmado. Me costó demasiado deshacerme de tan ajustado traje, me ayudaron dos hombres a desatármelo, y al final me quedé solo con un collar, las medias de red y los tacos altos, parada en el centro.

-Vamos a comenzar un jueguito, Rocío.

-¡No diga mi nombre, que se va a grabar, viejo verde!

-Ah, pero putita, vamos a editar el sonido y ponerle música de fondo para que no se oiga. Escucha con atención. Somos ocho hombres, si logras que los ocho nos corramos en tu boca en menos de cincuenta minutos, tu padre va a obtener un aumento salarial del 50%. Solo puedes usar una mano, y desde luego tu boquita. Con la otra mano te vas a tocar tu chochito, ¿entendido? Cuando logres sacarle la leche a uno, beberás un traguito de cerveza y posteriormente deberás limpiar la polla recién ordeñada, usando solo tu lengua. ¡Cuidado, algunos tenemos mucho aguante, así que ponle empeño!

-¿Has traído las rodilleras, putita? ¡Jajaja!

Se bajaron las braguetas. Tragué saliva presa del desconcierto, no podía ser verdd lo que me dijo. Empezaron a hablar entre ellos, a beber de las copas. Cuando me dijo que el tiempo empezaba a correr, rápidamente me armé de valor. Me dirigí hacia el gordo pues ya se había follado mi boca y seguro que se quedó con las ganas de correrse, probablemente lograría sacarle la leche muy rápidamente.

Nada más me acerqué a su asquerosa polla, me tomó del cabello, bruto como siempre, y me folló violentamente hasta la garganta. Yo me retorcía como si estuviera poseída, me iba a matar, me iba a asfixiar, ni siquiera sabía dónde poner mis manos, instintivamente quise salirme pero el gordo era muy fuerte y me atajó hasta de mi collar. Por suerte, tal como sospeché, él ya estaba al borde del orgasmo. No tardé en sentir su leche en mi boca, y muy para mi mala suerte, llegó incluso a escurrirse la leche por mi nariz puesto que el maldito me la clavó hasta el fondo cuando se corrió.

Me quedé ahí, arrodillada y con la cabeza reposando en uno de sus muslos, tratando de recuperar la respiración. El gordo me tomó del mentón y me dio de beber un trago de algo fuertísimo que me quemó la boca y todas mis tripas. Pero hice fuerzas porque tenía que limpiar su tranca. Me dio un leve zurrón en la cabeza cuando toqué su polla:

-¡Solo usa la lengua para limpiar, putón!

-Ughh? Valeeee?

Fue ridículo, y de hecho ellos se reían mientras me veían limpiándosela a lengüetazos, con mis manos apoyadas en mi regazo. Como estaba morcillona, fue muy difícil que se quedara quieto ese pedazo de carne, y debía corregir constantemente mi cabeza y mi lengua para poder hacerlo bien. Tras poco más de un minuto, y con la lengua muy cansada, el gordo me acarició el hombro:

-Muy bien, Rocío, has cumplido conmigo. Te quedan siete más? ¡Arre!

-Joder? ¡son unos hijos de puta!

-Uy, la hija de Javier sigue con esa actitud peleona. En fin, tic tac, tic tac, ¡jajaja!

El hombre de al lado se inclinó desde su asiento y me agarró del collar para llevarme violentamente hasta su tranca. Se puso a masturbarse groseramente frente a mi atónita mirada, pero rápidamente su jefe le ordenó a todos que la única que iba a masturbarles era yo. Tragué saliva, puse mi mano en su polla y me la metí en la boca. No sé qué fijación tienen los hombres con metérmela hasta el fondo, pero por lo visto les gusta hacerlo. A mí me mareaba y apenas podía respirar, pero puse muchísimo empeño para poder ordeñarle rápido.

Con el correr de los hombres, perdí la noción del tiempo, perdí la sensibilidad de mi boca y hasta la de mi lengua. Me sentía tan sucia, una ramerita barata que buscaba pollas nada más ordeñar una. Les hacía una paja con mi mano mientras con la otra me tocaba mi coñito para poder excitarles más rápido, metí la puntita de mi lengua en las uretras de esos viejos, mordisqueé esos trocos y hasta aprendí que chupando los huevos, se corren más rápido. Bebí la cerveza, limpié las trancas solo con mi lengua. Me gradué de puta esa noche.

-La próxima vez te vamos a comprar un piercing para que te lo pongas en la lengua, la vamos a pasar de lujo contigo, Rocío.

-Escupe antes de chupar la polla, puta.

-No pongas carita fea cuando te tragas mi corrida, marrana.

Cuando llegué al séptimo hombre mi cara era una mezcla de sudor y semen. Respiraba por la boca porque mi nariz ya estaba repleta de leche, de la comisura de mmislabios se escurría semen sin parar, mi cabello antes bonito se había desparramado todo, uno de mis ojos lo tenía entreabierto porque una maldita gota de leche se fue allí, cuando un viejo se corrió violentamente. Mi cara estaba rojísima y me encontraba muy mareada de tanta cerveza.

-Hip? señññorrr? ¿cuánto tiempo me queda? ?dije agarrando la carne del séptimo hombre.

-Pues lo siento Rocío, hace veinte minutos que perdiste.

-¡Jajajaja!

-Si es que? son unos cabronazos, les voy a matarrrr?.

-Claro que sí, Rocío, claro que sí. Ahora vamos a jugar otro juego. Ponte de cuatro patas, trata de poner el culo en pompa. El Señor Mereles, al que no has podido llegar a chupársela, te va dar una rica pajita con sus dedos. Si logras aguantar diez minutos sin correrte, tu padre va a recibir? ¡Un 70% de aumento!

-¡La puta, don López, por qué no me da a mí ese aumento!

-Hip? cabroneeeessss? quiero ir al baño para lavarme la cara?

-Nada de eso, putita. Vamos, que no tenemos todo el tiempo del mundo.

-Pues vale señorrrr?

Me coloqué de cuatro patas. Estaba muy mareada, me costaba mantener el culo en pompa sin balancearme. Por eso vinieron dos hombres y me sujetaron de la cintura. Otros pusieron la cámara justo frente a mi carita de cerda viciosa, seguramente para no perderse nada de mis expresiones.

Sentí que alguien me magreaba el culo mientras me decía guarradas. Algo de carne magra y yo qué sé, ya no podía entender nada de todos modos con lo borracha y cachonda que estaba. Me metió un dedo en el culo y empezó a jugar adentro. Con su otra mano se dedicó a masturbarme, pasando sus dedos entre mis abultados labios vaginales, tocando mi puntito de vez en cuando. Yo empezaba a gemir mientras los otros hacían comentarios obscenos. Se sentía tan rico y quería correrme pero tenía que aguantar por el futuro de mi padre, pero es que joder qué bien se sentía la mano del señor jugando ahí.

Aguanté muy bien, sin muchas quejas, incluso cuando metió un tercer dedo en el culo mientras dos entraban en mi coño. Tiempo atrás yo lloraba de dolor cuando me lo hacían, pero no sé si era porque yo estaba volada, borracha y muy cachonda, pero tampoco me dolió mucho cuando metió cuatro dedos hasta casi sus nudillos en mi culo. Sacaba y metía, sacaba y metía, su otra mano apretaba mi puntito y lo sacudía.

El señor dejó de darme tan rica pajita, y con sus dedos jugando en mi culo, le escuché hablar por su móvil:

-Hola querida, estoy aquí con mis amigos del trabajo.

-Uffff? señor por favor sea más gentil conmigo mmffff? -murmuré porque su mano era muy brusca follándome el culo.

Uno de los hombres cogió la cámara e hizo zoom apuntando mi cara. Dicha cámara estaba conectada al televisor HD de la sala, y de reojo vi mi carita de vicio, toda enrojecida y repleta de semen, viéndome gesticular del dolor porque los dedos del señor se ensañaban con mi culito.

-¡Jajaja! Deja de ser tan preocupada querida mía, simplemente estamos tomando una cervecita tras ver un buen partido de fútbol.

-Oohhhh diosssss? me va a romper en dos pedazos? díganle por favor que afloje el ritmo? uffff?.

-Shhhh, silencio putita, no queremos que le descubran a nuestro amigo ?me dijo uno de los dos hombres que me sujetaban.

-No soy ninguna putitaaaa? joderrrr?

-Vale cariño, trataré de no excederme con las bebidas. Te quiero mucho? Sí, adiós.

-¡Mffff? Uffff? Señor por favor, ¡va a romperme el culo! ?grité cuando escuché que cortó la llamada.

-Mi señora casi te oye, furcia, te vamos a castigar.

-Noooo? no castigos? perdóooonnn? es que dueleee?

Me volvió a meter mano en el coño, jugando entre mis hinchadísimos labios vaginales, metiendo dedo y tocando mi puntito. Yo ya no disimulaba, me encontraba berreando y babeando del placer. Sabía que tenía que aguantar pero era imposible, para colmo los hombres que me sujetaban, empezaron a magrear mis tetas y a meter dedos en mi boca para que los lamiera.

Y me corrí, mordí el dedo de uno de los señores, que rápidamente lo quitó para que no le lastimara más. Arañé el colchón, vi de reojo en la tele que puse una cara feísima, abriendo mi boquita repleta de semen y gritando como cerdita mientras babeaba de placer. Me sentí tan decepcionada conmigo misma porque no fui capaz de aguantar más de cinco minutos. Los hombres me soltaron, se rieron de mí, viéndome retorcerme de placer en el colchón. Uno de ellos me tomó otra vez del mentón y vertió cerveza en mi boca, como castigo por volver a perder su maldito juego. Se fueron a sus asientos y el señor López, tras servirse de una copa de champagne, me habló:

-Perdiste, Rocío, te corriste en tan solo tres minutos? y treinta y dos segundos exactos, sí. Vamos a jugar a otra cosa, ¿vale?

-Tiempo? hip? ¡Tiempo de descanso, señor!

-Nada de eso, puta. Quítate la mascarilla un rato porque te voy a poner esta pañoleta para cubrir tus ojos. No te preocupes porque te va a gustar.

Se inclinó para cegarme con ese pedacito de tela negra. Me dijo que me iba a gustar, solo por eso me desesperé un montón.

-Muy bien. Ahora no puedes ver una mierda, y eso es bueno. Uno de los seis hombres a quienes se las has chupado te va a follar bien follada, y cuando termine de hacerlo, te quitaremos la pañoleta y vas a tener que adivinar quién fue. Si adivinas, le aumentaremos el salario a tu papá un? ¡100%!

-Joder don López, quisiera follarla yo ?dijo uno, no sé quién.

-No, venga, don López, déjeme a mí, por fa, mi señora es una remilgada y no mojo desde hace rato.

-¡Te pago ahora mismo si me deja a mí, señor López!

-¡Suficiente, amigos! Van a sacar un palillo de estos seis que tengo. El más largo, se la monta, así de simple.

La verdad es que me sentía de todo menos afortunada, con tantos borrachos maduros con ganas de darme carne de la buena. Pasaron un par de minutos eternos para mí, pues estaba esperando al ganador, tirada en el colchón, tratando de que el alcohol, el olor a semen y el cansancio no me vencieran.

-¡Sí, putamadre, he ganado yo! ?dijo un hombre con voz potente.

-Felicidades, pues comienza ya.

-Ayyy, diosss? por favor sea amable conmigo, señor? -dije al desconocido ganador.

-A las putas las trato como se me antoja, ¿entiendes?

-Se nos está poniendo blandita la nena, ya no es tan respondona.

Como yo estaba acostada boca abajo porque estaba muy mareada, el hombre me tomó de la cintura y me dio media vuelta como si yo fuera una muñequita de juguete. Abrió mis piernas con una facilidad inusitada, me agarró de mis tobillos y las levantó. Luego reposó la punta de su pollón humedecido en mi rajita, restregándolo poco a poco para mi martirio, pues se sentía muy rico. Pero yo no iba a admitir que me estaba poniendo muy caliente.

Alguien, otra persona, o creo que fueron dos, me sujetaron nuevamente muy fuerte de la cintura, como para evitar que yo me retorciese mucho:

-Es por precaución, Rocío, verás, el que te va a follar es un auténtico toro. Es bien conocido por ser tan cascarrabias, y seguro que contigo se desquitará toda la rabia por el mal día de hoy en la oficina.

-Peeerooo? ¡yo no tengo la culpa de su mal día, señor!

-Hace años que no follaba con una chica tan linda como tú, con este chochito tan chiquito y apretadito como el que seguro tienes.

-Joooderrrr? -su polla cada vez se restregaba más fuerte por mi rajita -. Por favoooorrr? sea gentiiiillll?.

-No me hables así, puta. Te voy a dar lo tuyo, por puta y por bocona.

Y me la clavó hasta el fondo. Chillé fuertísimo y me retorcí, arqueé la espalda y arañé el colchón. Ya supe por qué sus amigos me sujetaban tan fuerte, porque follaba muy rápido y violento. Por suerte yo estaba lubricada y ciertamente a gusto porque de otra forma sería un martirio para mí. Su enorme pollón entraba y salía con demasiada facilidad, y el cabrón gemía como un caballo o algo similar, era asqueroso. Me di cuenta de que tenía que adivinar quién me estaba metiéndola, así que traté de prestar atención a los detalles.

Sus amigos me soltaron y, casi inmediatamente, el hombre dejó mis tobillos y se acostó sobre mí, aumentando el ritmo de sus envites, podía sentir su aliento a cerveza y escuchar sus bufidos asquerosos de animal. Me decía guarrerías y cosas terribles, vaya que era un maleducado, y cada vez que yo gemía por la forma brusca en que me follaba, me metía su lengua asquerosa hasta el fondo de mi boca para callarme.

Y se llegó, me la clavó hasta el fondo otra vez y se corrió dentro de mí. Vi las estrellas, grité muy fuerte y me retorcí como si estuviera poseída. Sentí toda la lechita desparramándose dentro de mis carnes, y para qué mentir, se sentía tan bien. Poco a poco fue bajando su ritmo mientras yo estaba tirada como un muñeco de trapo, dejándome hacer. Me besaba las tetas, me lamía la boca y mi nariz, ese olor a alcohol era muy fuerte pero me estaba acostumbrando.

-Mmmgg… ¡Se ha corrido dentro! No quiero quedar… hip… embarazada…

-Pues estás de suerte porque ya no puedo tener hijos, Rocío.

Se levantó y tras unos minutos en donde les oía moverse a mi alrededor, el señor López me quitó la venda:

-Adivina adivinador, Rocío. ¿Quién te folló de estos seis hombres sentados?

-Dios mío, señor? ¿Cómo voy a saber?

-Pues trata.

-Joder? -vi a todos esos compañeros de trabjo de mi padre, sentados, sonriéndome -. Pues el viejo calvo, no sé?

-Me decepcionas, puta. Fallaste, te folló don Carlos ?me señaló al tal Carlos, que me sonreía y levantaba su copa de champagne-. Como castigo, tomarás este vasito de cerveza. Abre la boca, puta.

-No quiero, así que gracias?

Tapó mi nariz y nada más abrir la boca vertió la bebida. Asqueada y cabreada, me tumbé en el colchón mientras uno de los hombres se dirigía a mí. Me puso la máscara veneciana y me dijo:

-Vaya, putita, no es hora de dormir aún.

-¿Y ahora? hip? y ahora quéee?

-Pues has perdido tres veces ya, Rocío. Creo que es hora de otro juego, ¿no? Ponte esta gabardina, iremos todos afuera para dar un paseo. Quítate la mascarilla, que esto no lo vamos a filmar. ¡Vamos a dar un paseo por la plaza frente al edificio!

Pensé que me iban a dejar vestir al menos, pero no. Me quitaron los zapatos de tacón porque no había forma humana de usarlas en mi condición, quedándome solo con las medias de red. Uno de los señores me prestó su gabardina, me la pusieron y de brazos me llevaron hasta el elevador. Bajamos hasta el primer piso y posteriormente nos fuimos a la plaza. Los hombres se sentaron en un banquillo más alejado, y me quedé sola con el señor López.

-Rocío, quiero que te ofrezcas a un muchacho que va a venir por este lugar. Es un chico con anteojos cuadrados, un auxiliar contable de nuestra oficina. Cóbrale unos dos mil pesos por follar.

-Hip? ¿Quéee? ¡Estás loco, viejo! ?Dos mil pesos son como noventa dólares, para que se hagan una idea.

-400% de aumento salarial.

-Diossss? míooo? 400%.

-Yo y los demás estaremos viéndote desde el banquillo del fondo. ¡Ánimo, putita! ?me dio una nalgada y se fue con sus compañeros.

Yo estaba hecha una calamidad. No sé qué hombre en este mundo querría estar conmigo, con mi cara hecha un desastre, borracha y sin ropas más que una gabardina y medias de red desgastadas. Ni siquiera sabía cuánto tendría que esperar al chico. 400% de aumento salarial, madre mía, ya pensaba salir corriendo de ahí y arrastrar a mi papá hasta el centro comercial más cercano.

Vi a un muchacho de veintitantos, trajeado, proveniente de una oficina. No sabía si era él la persona con quien debía encontrarme, pero cuando vi los anteojos cuadrados lo confirmé. Me armé de valor para acercarme y hablarle, de todos modos con tanto alcohol en las venas no me fue difícil.

-Pss?. Pstttt? -le llamé.

-¿Me estás llamando a mí?

-Papi? ¿Te ha enviado el señor López?

-¿Pero qué cojones, cómo lo sabes?

-Dos mil pesos y soy tuya ?le dije abriendo la gabardina y mostrándole mi completa desnudez. 400%. 400%.

-Joder qué asco ?seguramente vio que estaba bañada en semen -. Pues ya veo, Don López me llamó por el móvil para que viniera a buscar una ?sorpresa? en la plaza. Así que eres tú la ?sorpresa?. Mira, marrana, resulta que tengo una novia que aún no quiere follar conmigo y por eso estoy con las hormonas reventando. Por lo visto don López lo notó. Así que mira nada más, me mandó a una putaca como tú. ¡Qué grande es mi jefe! ¿Vamos a mi coche?

Me llevó del brazo hasta su vehículo, estacionado cerca. Me introduje en el asiento trasero y me acosté. Estuve a punto de dormir hasta que el muchacho me dio un pellizco en una teta. Le mandé a la mierda porque no es forma de tratar a una chica, por más cansada y borracha que estuviera.

-Ya me quité las ropas, nena, y tengo puesto el forro. Ahora siéntate sobre mí que te voy a dar lo tuyo.

-Hip? vale papi? tranquilo y dulce, por favor?

-¡Ja! Una puta como tú merece ser taladrada sin piedad. Sube, que tengo que ir junto a mi novia dentro de unos veinte minutos.

Pobrecita la novia, porque su chico de follar poco sabía. Era el ser humano más torpe, brusco y grosero que he visto y oído en mi vida. No tardó más de cinco minutos, vociferando lo muy puta que soy. Yo bostecé para cabrearlo porque mucho habló de ?taladrarme? y poco lo demostró. Realmente no creo que haya muchas cosas más interesantes que contar al respecto, salvo que vi a una chica que se tropezó en la calle mientras el muchacho esquelético me follaba. Cuando se corrió, me salí y le reclamé el dinero bastante molesta porque no gocé nada. Así pues, volví junto a los hombres trajeados que estaban charlando en el banquillo.

-Hip? el dinero, señor López? aquí está?

-¡Le has cobrado los dos mil pesos, jaja! Quédatelo para ti, Rocío. Lo prometido es deuda, tu papá tendrá un aumento del 400% y seguirá trabajando con nosotros. Volvamos al depa, que por si no lo has notado, yo aún no te he follado. Y necesito meterte la tranca hasta el fondo para cerrar este trato, ¿vale?

-Ojalá te mueras camino al edificio, cabrón.

-Me gustaba más cuando te ponías buenita. ¡Ahora volvió la puta perra, jaja!

-No soy? hip? ¡ninguna puta! ?vociferé mientras me tomaban de los brazos para volver.

De vuelta al departamento, me hicieron acostar en el colchón. Volvieron a ponerme la mascarilla, encendieron las cámaras, y el señor López con un amigo se empezaron a desnudar frente a mí mientras los otros miraban. Ellos fueron los dos únicos a quienes no se las he chupado en el primer juego, así que imagino que querían descargarse ya.

Se colocaron cada uno a sendos lados míos, desnudos y con sus enormes pollas morcillonas a centímetros de mí. Mientras, yo de rodillas, me quitaba el vello púbico y semen que se me había quedado pegado en mis labios por las marranadas que hice anteriormente.

-Cáscame la polla, puta, que me cuesta un poco ?armarme?, jaja.

-Vale, don López.

-A mí también, y ponme un condón porque no te quiero preñar, puta -dijo tirándome un condón.

-Diosss… por favor sea gentil, señor.

Con cada mano en una polla, fui chupándoselas alternativamente mientras sus amigos se sentaban y se masturbaban a mi alrededor. No tardó la polla del jefe en armarse a pleno, pero me costó más ponérsela dura al otro, a quien tuve que chupar sus huevos y lamer el tronco de su polla para ponerlo a tope y forrarlo. Me sentía tan caliente, con el alcohol haciendo de las suyas, me dejé llevar por el deseo, mirando de vez en cuando la película porno que mostraba en la TV, una película porno en donde yo era la protagonista.

El amigo del señor López se acostó en el colchón y me ordenó que me acostara encima de él. Así lo hice, reposé mi cabeza en su velludo pecho mientras mis manos se clavaban en sus hombros. Me dijo que no me atreva a arañarle porque su señora le iba a pillar las marcas, y que yo me iba a arrepentir. Me dio un miedo tremendo cómo lo dijo así que muy sumisa le dije que no iba a arañarle si me follaba duro.

Y mientras su pollón entraba en mi encharcado agujero y me arrancaba un gemido, el señor López se arrodilló detrás de mí y me sujetó de la cadera. Pude sentir la cabeza caliente de su tranca queriendo entrar en mi culo, la verdad es que eso me alarmó, nunca he follado por el culo, y no quería que un hombre tan marrano y detestable como él fuera quien tuviera el privilegio.

-Te voy a romper el culo, puta.

-Señor? diossss míooo?. por favor no por atrás, aún no lo he hecho por ahí? ufffff?

-Pues ya se puede meter cuatro dedos en tu culo, no sé por qué te pones así, Rocío.

-Sepárale las nalgas, voy a filmar su agujero.

-Ughhh? diossss?

-Mira la TV, puta, ¿ves ahí este hoyo que tienes? Está en alta definición, no te pierdas los detalles. ¿Ves cómo puedo meter mi dedo con facilidad? Y ahora dos? Ves qué fácil. Es tu ano, puta, y está bien ensanchado.

-Es asquerossssoooo? no miren, ¡dejen de ver la TV, apaguen esooo!

-Jajaja, qué cosas dices, es el culito más hermoso que he visto. Como verás, ya he metido tres dedos y tú apenas lo sientes. ¿Ves? Mira cómo agito?

-Ufff? ¡Ughhh joderrrr! Ojalá le metan dedos a usted, ya veremos si ?apenas lo siente?, ¡cabrón!

Pero la verdad es que me ponía a cien ver mi culo sometido en la TV. Chillé cuando, tras retirar sus dedos, escupió en mi agujerito. Vi, mordiéndome los labios, cómo metía la punta de su polla muy forzadamente en la entrada. Poco a poco fue introdujendo el glande mientras yo me retorcía como una loca, si seguía así iba a arañar a mi amante que me follaba por el coño.

-Noooo?.. uffff?. Duele? dueleeeee don Lópezzz?. ?apenas podía hablar bien porque su socio era un buen follador.

-Joder qué apretadito tienes el culo, siento que me va a reventar el glande por la presión.

-Ughhhmm? es demasiado granddeeee?. Diossss santooooooo me voy a morir aquíiiiii?.

-Vale, vale, marrana, no te pongas así, se ve que aún no estás lista para que te den por el culo, y no es plan de romper un juguete tan lindo como tú tan pronto.

-Uffff? uffff? gracias? ufffff?. ?ya no pude hablar mucho porque su amigo me metió la lengua hasta el fondo, besándome por varios minutos. Yo estaba tan caliente y tan feliz porque mi culito estaba a salvo, que empecé a chupar la lengua del hombre mientras el señor López se conformó con follarme el culo con tres dedos.

-Mira cómo quedó de dilatado tu culo, puta. Mira la TV.

Casi me desmayé del susto, podía ver el enorme agujero que me hizo e incluso aprecié mis propias carnes interiores gracias a que quedó tan ensanchado y vejado. Me excitó muchísimo cuando vi, un poquito más abajo, la polla de su socio taladrándome sin piedad el coño, enrojecido e hinchadísimo. Los otros hombres se levantaron y se acercaron para separar mis nalgas, quitando fotos, filmando, metiendo dedos y escupiendo adentro. Se sentía tan rico que pensé que me iba a desmayar del gusto.

Mis ojos se pusieron blancos, empecé a gritar cosas inentendibles mientras poco a poco mis extremidades perdían la sensibilidad. Me corrí como una cerda mientras mi maduro amante seguía follándome con todo. A mi alrededor todos se masturbaban y me miraban con deseo, por primera vez en la noche me sentí la reina del lugar, siendo admirada por todos esos hombres, siendo la dueña de sus pajas.

Creo que terminé por desmayarme sobre el pecho del hombre que aún me follaba, con los dedos del señor López jugando dentro de mi culo adolorido, y el semen de los demás cayendo sobre mis nalgas. Uno me tomó del collar y me obligó a tragar la leche que se le escurría de su polla, y yo gustosa acepté antes de perder el conocimiento.

Cuando abrí los ojos, estaba sobre la hermosa y enorme cama del departamento. No sé cuánto tiempo pasó, pero allí estaban los ocho tíos hablando entre ellos, a mi alrededor. Todos ya vestidos como si no hubiera pasado nada. Había un par sentados en el borde de la cama, con sus manos acariciándome dulcemente. Uno de ellos era el señor López.

-Ha sido una gran noche, Rocío, la hemos pasado muy bien. Tenemos que irnos, nos esperan nuestras esposas en casa. Tú no te preocupes porque esta habitación tan bonita la hemos alquilado solo para ti. Duerme en la cama lo que resta de la madrugada, al amanecer vendrá Rosa con tus ropas y te acompañará hasta la salida, ¿vale?

-Señor López estoy demasiado mareada? madre mía?

-Tranquila, duerme ya. Y no te preocupes por tu padre, mañana le comunico de su aumento salarial. Le diré que lleve a su hermosa hija a pasear por el shopping y le compre lindas cosas, porque se lo merece. Por cierto, el jovencito con el que follaste en el coche, es el que pretende quitarle el puesto a tu padre? Pero ya no.

-Hip? ¿Ese esqueleto?? Pues folla como el culo?.

-¡Jajaja! Qué marrana eres, Rocío. En fin, adiós bonita. Tienes mi número por si quieres repetir.

-En la puta vida volveré a repetir esta guarrada, viejos pervertidos? hip?.

-Pues algunos de mis amigos aquí se quedaron con las ganas de montarte. ¿Piénsalo, vale? La recompensa será muy grande.

Me besó en la boca. Y los otros siete hombres hicieron fila también para meterme lengua, y yo muy cansada y tirada en la cama, poco hice para oponerme. Alguno me magreó el coñito, otro me mordió el muslo, uno me metió un dedo en la boca para que lo chupara. En fin, me alegró un montón saber que todo había terminado. Enredada entre las mantas, me dormí.

Al día siguiente me despertó Rosa. Me ayudó a cambiarme y me acompañó hasta la salida. Me dijo que pediría un taxi pero yo le dije que le llamaría a alguien muy especial para que me buscara. En menos de quince minutos, mi hermano Sebastián llegó en su coche de mierda (en serio, es feísimo) para recogerme.

-Rocío? ¿Qué haces en este lugar? ¿No iba a dormir en la casa de tu amiga?

-Cállate, ¿sí? Vayamos a tomar un café, que tengo resaca?

-Qué dices? ¿Resaca? ¿Estuviste aquí con tu novio, no es así, flaca?

-No te pongas celoso, Sebastián. Simplemente? arranca el coche.

-¿Ese trapo que llevas en la carterita es mi camiseta de Peñarol? ¿Por qué está tan sucio?

-¡Arrancaaaaa!

-Está bien, está bien, vamos a una cafetería? Pero no traje dinero conmigo.

-Pues yo invito el café, idiota. Mira, tengo dos mil pesos?

Los amigos de mi papa en Relatos eroticos de Orgías (relatos eroticos )

Los amigos de mi papa en Relatos eroticos de Orgías (relatos eroticos )

Los amigos de mi papa en Relatos eroticos de Orgías (relatos eroticos )

» VER INTERPRETACION (HD): Los amigos de mi papa en Relatos eroticos de Orgías

Los amigos de mi papa en Relatos eroticos de Orgías (relatos eroticos )

Videos Pornos Relacionados:

Tags: , , , , , , ,

Eva la guarra en Relatos eroticos de Orgías

Video Porno de: Maduras

octubre 31st, 2013 >> Relatos Eroticos

Eva la guarra en Relatos eroticos de Orgías (relatos eroticos )

» Relato Erotico: Eva la guarra en Relatos eroticos de Orgías

Eva la guarra en Relatos eroticos de Orgías (relatos eroticos )

Eva viaja con su novio impuesto, Juan, ese que eligió el capitán para evitar que siguiese creciendo la fama de puta que tenía en la universidad y con el que no había mantenido relaciones sexuales. Por propuesta del capitán han decidido pasar el fin de semana en la sierra. A Eva le hubiese apetecido pasar el fin de semana sola con el capitán pero tenía que cargar con su ?novio?, pero lo que cabreó realmente a Eva fue que el capi aparaceció con una pelirroja de pelo largo y tetas gordas y que la presentó como una amiga muy especial Eva se moría de celos, ella iba con su novio sí, pero era un novio impuesto por el capi y además para mantener su honor no follaba con él. No podía disimular su cabreo? iban a pasar el fin de semana en parejitas y ella tenía que ver como se morreaba su capi con esa guarra pelirroja. Para cabrearla más capi fue en moto con la guarra peliroja, así que ella tendría que viajar sola con su novio Juan en el coche de éste. Eva no podía quitarse de la cabeza la imagen de la pelirroja en la parte de atrás de la moto, apoyando las tetas sobre la espalda del capi. .

El capi que conocía la zona era el que iba por delante con su moto, de vez en cuando aceleraba y le esperaba en algún cruce? las carreteras era de montaña estrechas y llenas de curvas y para más desesperación de Eva Juan era tan lento y no dejaba de repetir ?cariño mejor voy despacito que menuda carreterita?. Eva no dejaba de imaginarse al capi parado en alguna curva follándose a la pelirroja? cada vez estaba más cabreada. Hay estaba otra vez el capi esperándoles en una curva. Todos bajaron.

El capi comentó que al final había decido volverse a Barcelona con la pelirroja, mientras lo dijo le guiñó un ojo a su amigo Juan.

El camino es muy fácil- dijo capi- vamos a subir a esa loma y os lo explico. Eva ven con nosotros que no me fio de que Junito me entienda.

Mientras los tres se alejan andando para explicarles el camino, la pelirroja se queda cuidando el coche y la moto. Lo que ni Eva ni Juan podían imaginar es que la pelirroja siguiendo instrucciones del capitán iba a soltar unos cables del motor del coche de Juan.

A su regreso capi y la pelirroja montan en la moto y se van, cuando Juan trata de arrancar el coche este no funciona. Se quedan aislados en una carretera Eva y su novio.Estaban en medio de la nada

- ¿Qué pasa? dijo Eva con tono enfadado

- No sé, no arranca, no arranca- dijo su novio con tono desesperado

- Joder Juan? estamos en el culo del mundo

- Necesitaremos una grúa? voy a buscar los papeles del seguro.

- Pero si no sabemos dónde estamos y ni a cuánto está el pueblo más cercano para telefonear (recuerdo que estamos en los principios de los 90 y no existían los móviles)

- OHH, nooo los papeles se los ha llevado capi? en que hora los sacó es que ese tio es un desastre, un desastre? iré andando hasta el pueblo más cercano? que supongo que será por allí.

- ¿pero cómo vas a irte? ¿Y dejarme sola? ¿en medio del bosque? ¿Y si añochece?

Claro que allí perdidos en medio del puerto de montaña no pasa mucha gente a esas horas de la noche.

Pero parece que la suerte les acompaña, cuando Eva y Juan estaban discutiendo sobre qué hacer, al cuarto de hora, pasa un coche. Eva y su novio salen del vehículo en el que seguían discutiendo y le hacen señas para que se pare. El coche lo conducen dos chicos jóvenes de aspecto tosco y rudo, parecen dos leñadores del bosque, pero al menos paran, la pareja les cuenta lo sucedido

- Anda la puta? pues lo tenéis jodido porque el pueblo más cercano es el nuestro? pero es una aldea que viven 30 personas y no hay ni bar? así que mucho menos taller. y se encuentra a cuarenta kilómetros.

- Pero al menos tendrán teléfono y podremos llamar a una grúa

- Buahh una grúa, solamente hay una en la zona en castranjillo del campo y en la radio han dicho que en la comarcal ha habido un accidente múltiple y la carretera están cortadas? hemos oído que es posible que tengamos cortadas las carreteras principales para unas seis horas.

- Por la comarcal se puede llegar, no es buena carretera pero bueno. Si queréis podemos acercaros a uno al pueblo .

- Pero eso sí, el más cercano está a unos 90 km? tiene un taller pero claro a estas horas.

- En cualquier caso es un pueblo pequeño, y nosotros sabemos donde vive el dueño del taller pero no sabemos si estará abierto el taller todavía.

- El Eustaquio seguro que está abierto, y sino a nosotros nos abre. Venga que uno suba al coche.

Eva y Juan se miraron, no tenían muy claro quién ir? pero uno de los chavales del coche acabó por decidir por ellos

- Es mejor que uno se quede en el coche, pero mejor te quedas tú- dijo señalando a Juan- porque la señorita no puede quedarse sola en medio de la carretera

Eva acepta y se monta con los chicos; parten hacia el pueblo. El viaje al menos es ameno, como la carretera no es muy buena los 90 km les costará al menos un par de horas. Van dialogando y bebiendo cervezas que los chicos llevan en el coche. Eva ya se ha bebido tres y está un poco chispa y habladora. Sigue muy cabreada por culpa del capitán y no puede quitarse la imagen de los dos follando. Los chicos le informan que en la aldea se vive bien pero que es una zona muy despoblada, con pocas mujeres en los pueblos de alrededores, que pasan pocas mujeres por allí y menos tan guapas como ella.

Eva se siente muy alagada, aunque los chicos parecen muy rudos, tienen una ganadería de vacas, los halagos son muy amables, sutiles y nada vulgares? con la labia y cuerpazo que tienen estos en una discoteca de Barcelona tendrían tías con las bragas en la mano haciéndoles fila? Eva se descojona ella sola de la imagen de un montón de tías con las bragas en la mano y estos dos en plan castigados rechazándolas.

- ¿De qué te ríes?

- De nada de una tontería

- ¿Pues ?dequie? se va reír la moceta? De nosotros? no ves que la señorita tie clase? eso se nota seguro que tie estudios

- Lógico que se ría de un par de paletos como nosotros.

- No, no de verdad que no era de vosotros? os lo prometo

- Que si tía que te comprendemos que se ve que eres una tía de la cuidad con clase y nosotros tenemos que parecerte unos niadentarles

- Neandertales- corrigió Eva

- ¿Cómo?

- Neandertales? que se dice neandertales

- Lo ves tío? otra vez riéndose de nosotros

- No, no de verdad. No me rio de vosotros? sois encantadores de verdad

- Guau? encantadores? nunca una chica tan guapa nos había piropeado

- Sí tía me voy a poner colorado

La conversación continúa divertida a Eva le empiezan a caer muy bien los chicos, pero tanta cerveza y tanto bache empieza a hacerles efecto así que de camino paran a mear.

Tíos- dice el conductor- no sé vosotros pero yo tengo que hacer un pis.

La verdad es que se meaban todos y aún quedaba un rato para llegar al pueblo. Eva se aleja unos metros y detrás de unos matojos se pone de cunclillas para mear.

Los dos chicos se ponen a observarla, y claro como estaban meando tienen sus miembros, de un tamaño considerable, en la mano. Eva se da cuenta ?Joder si están empalmados? se sorprende y se levanta rápidamente subiéndose la braga y se baja la faldita, mientras empieza a gritarles.

- Pero GUARROS no me miréis

Ellos que siguen con las pollas en la mano se avergüenzan y bajan la cabeza, el conductor que además era el que más gorda la tenía de los dos balbucea una disculpa sin mirar a Eva, pero con la polla bien tiesa y sacada del pantalón.

- Disculpa tía? sabemos que lo que hemos hecho está mal.

- Sí disculpanos- dice el compañero que tenía una polla más normal pero un matojo de pelo que le tapaba casi la mitad de la polla.

Eva no puede dejar de mirarles, tiene su encanto ver a esos dos tiarrones con la cabeza gacha, avergonzados y con los cipotes bien tiesitos. Seguía con el cabreo y las cervezas tomadas no habían ayudado. Se sintió poderosa y claro una de las claves del poder es la magnanimidad, hay empezó la perdición de Eva.

- Bueno chicos? veo que estáis arrepentidos? al fin y al cabo es normal que os toquéis si no veis a una mujer desde hace tiempo.

- Gracias tía, la verdad es que sí.

- Joder gracias a lo que he visto voy a pasarme todo el invierno recordándolo

- ¿Sólo el invierno? ? dijo el conductor- yo años, recordaré esto durante años. Pero de verdad disculpa por haberte visto desnuda.

- Sí tía lo siento yo también.

- Bueno tranquilo que no me importa en absoluto, estoy acostumbrado a que me miren ya que soy nudista.

- ¿Nudista?

- Sí practico el nudismo? ¿no sabéis lo qué es?

- Claro ir con todo? con todo? con el potorro al aire, vamos.

- Jajaja- bueno es algo más que salir con el potorro al aire? es una filosofía de vida, es algo más que ponerse en pelotas.

- Yo nunca he visto una nudista

- Yo tampoco, por favor practica el nudismo para nosotros.

- Hombre no sé? ¿aquí?

- Sí por favor, por favor

- Nosotros, si nos dices cómo podemos también hacer nudismo.

La verdad es que ya lo estáis haciendo, pensó Eva, ya que los dos seguían con la polla sacada. Eva decide complacerles, después de todo ya la han visto desnuda así que se quita la ropa quedando completamente desnuda delante de los dos? pero Eva no contaba con que ellos comiencen a darle a la manivela.

- Bueno chicos? la idea del nudismo no es para masturbarse? vosotros debéis desnudaros también- no se atrevió a decirles que no se pajearán pensó que lo entenderían

Como no le hacen ni caso y no dejan de pajearse Eva se enfada un poco y acercándose al conductor empieza a soltarle los botones de la camisa y a bajarle el pantalón para desnudarlo, cuando le está bajando el pantalón la cara de Eva roza con la polla de él? la verdad que la tenía larga así que Eva no calculó bien. Cuando ya lo tenía desnudo comenzó con el otro con tan mala suerte que cuando estaba de cunclillas bajándole el pantalón la lefa salió dispara dándole en todo el pelo, el tío se disculpa.

- Joder, perdona perdona? estaba apuntito de reventar lo siento.

- No, no te preocupes no pasa nada ha sido un accidente ? comenta Eva mientras con la mano trata de quitarse el lefazo del pelo- pero es que el nudismo es una filosofía de vida no es para pajearse.

- Joder tía que enrollada eres ? dijo el otro que seguía cascándosela.

En ese momento el otro tío se corre también lanzando gran cantidad de lefa contra la hierba. Eva observándolo comenta

- Joder si que estabas cargadito

- Sí la verdad que llevaba el carguero lleno

Los tres se tumban en la hierba desnudos, empezaba a refrescar pero la temperatura era agradable,y más con las cervecitas que se estaban tomando. Eva aprovechó para dar su clase magistral sobre nudismo ahora que ya sus dos compañeros estaban relajados y con el pene flacido.

- Esto se parece más al nudismo que lo de antes? la gente se tumba y se relaja? pero no pajeándose claro.

- Jo, tiene que ser fantástico vivir en la ciudad con la gente en pelotas

- Sí? esto es fantástico que sensación de libertad.

Eva se sentía complacida había conseguido que los chavales comprendiesen lo que es el nudismo? estaba eufórica la verdad.

- Eres fantástica tía, en la comarca son unas estrechas.. que suerte en la ciudad? un primo mío que vive en Madrid me ha dicho que su novia le deja que se la meta por el culo.

- ¡Exagerado!- dice el compañero- tu primo te ha vacilado? ni las de ciudad se dejan meter la cola por el culo. Además por ahí no se puede meter

- Pues mi primo no me ha mentido nunca

- Pues es un mentiroso, a que sí Eva. ¿A qué no se puede meter por el culo?

- Bueno la verdad es que sí se puede

- ¿Qué se puede? ¿en serio?

- Sí, es una práctica más o menos habitual

- ¿En serio?? ¿tú lo has hecho?

- Ehhh? sí

- Pero si no cabe ? dijo el conductor mientras se ponía detrás de Eva y le apartaba los cachetes del culo y le observaba el ano y claro ya que tenía a Eva a cuatro patas no perdía ocasión de observarle el coñito- es imposible es muy estrecho.

El chaval no debía de haber visto muchos ojetes pensó Eva porque el suyo estaba tan usado que estaba enormemente dilatado. El otro chaval, que no era tonto también se puso detrás de Eva. El primero que seguía separándole los glúteos dijo a su compañero.

- Si aquí solamente cabe un dedo- y le introdujo el índice por el ano lo que sobresaltó a la pobre Eva que no se lo esperaba- bueno igual tu primo tiene la polla como mi dedo, claro- y empezó a reírse sin sacar el dedo del culo de Eva que se decidió a hablar.

- Bueno la verdad es que cabe un dedo y algo más te lo garantizo- aseguró Eva

- Pues yo no me lo creo? te estás riendo de nosotros- dijo el que tenía todavía el dedo metido en el culo de Eva- joder como os gusta a los de ciudad reíros de los de pueblo.

- Que es verdad te lo juro- dijo una Eva ya molesta porque dudasen de su palabra.

- Pues aquí en la comarca deben ser muy estrechas porque nunca hemos practicado el sexo culal? ¿nos dejas hacerlo Eva?

- Sí Eva por favor- dijo su emocionado compañero.

- Pero no, no creo que sea una buena idea- dijo Eva que empezaba a lamentar haber hecho nudismo para los chicos y estaba un poco mareada por el efecto de la cerveza- además se llama sexo anal no culal

- Lo ves, tio es mentira? nos está vacilando? ya te lo dije.

- Sí Eva, eres una mentirosa.

- Que no os miento de verdad? pero no es buena idea? ¿Y te importa sacarme el dedo del culo?

- Ehhh? Ahhhh Claro tía, no me he dado cuenta- y se lo sacó.

- Mejor nos vestimos y nos vamos? que mi novio me espera.. ¿vale?

Todos empezaron a vestirse, pero ahora la miraban con odio, entre ellos no dejaban de comentar que Eva era una mentirosa, que se había reído de ellos? Eva no pudo soportarlo y dijo cuando ya estaban montándose en el coche.

- Bueno si tengo que demostraros que es verdad? lo hacemos? pero rápido por favor ? además pensó así se vengaba del capitán? le restregaré que mientras él se fue con su putita a mi me encularon dos tiarrones.

Los chavales no esperaron mucho enseguida se bajaron los pantalones y desnudaron a Eva que la colocaron con las manos sobre el capó con el culo en pompa y empezaron a darle por culo los dos, eso sí, al estilo campero (osea burro burro burro). A Eva le pareció una eternidad lo que tardaron los dos, iba a decir que solamente le diesen por culo uno de ellos y preferiblemente el de la polla pequeña? pero sabía que eso solamente traería complicaciones y discusiones así que decidió recibir los dos pollazos y poder ir pronto al taller. Así que puso el culo en pompa y se dejó penetrar, primero por el de la polla pequeña? por suerte ni lo notó. Pero joder cuando llegó el del pollón, que dolor? es que no entraba además el chaval no mostraba ninguna delicadeza. La estaba desgarrando, notaba que su ano no podía dilatarse tanto y eso que en teoría tenía dentro la lefa del otro chaval y eso debía ayudar a lubricar. El culo le ardía y el otro no dejaba de embestir? la pobre Eva solamente deseaba que terminase. Cuando el chaval, por fin se corrió y sacó la polla y pudo notar nuevamente el airecito fresco en su culo sintió algo de alivio.

- Bueno ? dijo una dolorida Eva

La verdad que el haberse dejado dar por culo fue mano de santo porque los dos chavales recuperaron su buen humor? al fin y al cabo no los iba a volver a ver y nadie se enteraría de la enculada se sentía contenta por el buen humor que reinaba en el coche, por hacer felices a los chavales que durante meses se pajearían recordándola y por la cara que pondría el capitán al contárselo..

Cuando arribaron al taller aunque ya era muy tarde estaba abierto, mientras los chicos le explican lo de la avería y donde estaba el novio de Eva, está entró al lavabo del taller a limpiarse los restos de lefa que tenía sequito en el culo. En cuanto pueda debo cambiarme de bragas porque estas están muy manchadas de lefa y un poco de sangre- pensó ya que el polla gorda le ha reventado, más, el culo. No puede llevar puestas esas bragas, así que no le queda más remedio que quitárselas e ir sin bragas, eso es mejor que el riesgo de que su novio las vea el estado en que se encuentran.

Mientras está en el baño los chicos ponen al día a los dos del taller de la golfa que han traído y de como se la pueden camelar. Los dueños del taller son un par de viejos, uno gordo calvo bajito, con barba, el otro con canas, desmelenado con unas patillas, y flaco pero con barriga cervecera y por si fuera poco los dos casi totalmente desdentados.

Cuando Eva sale del baño lleva la braguita en la mano, escondida para que no la vean y aunque todos se dan cuenta ella cree que no, le dice muy bajito al chico de la polla gorda.

- Por favor deshazte de mi braguita, mi novio no puede verla ? y Eva se la entrega.

El chaval ante el morbo de saber que va sin bragas tiene una erección tremenda y gustosamente la ayuda a subirse a la grúa, que es bastante alta para lo que tiene que empujarla del culo y claro como el chaval no es tonto lo hace desde debajo de la falda y aprovecha para subírsela y que los dos del taller y su compañero puedan admirar su maravilloso culo? la pobre e inocente Eva ni se da cuenta, además tiene el culo tan dolorido que apenas lo siente.

En la grúa los dos viejos van piropeando a Eva que les agradece sus halagos, pese a los bruscos que son.

- Pero qué guapa eres? tienes los mejores melones que se han visto en este pueblo.

- Pues el culo.. que culazo si es para partir nueces.

- Y esa boquita? la cantidad de sables que han limpiado, seguro.

- Tienes unos ojos tan bonitos que te comería todo el potorro.

- Por favor me voy a ruborizar

- No hombre niña, no. Si nosotros no tenemos pelos en la lengua? pero porque tú no quieres. jejeje

Los dos se descojonaban ellos solos.

- Por favor chicos esos piropos son muy obscenos.. hay que piropear la sonrisa, los ojos?

- Tienes los ojos como sartenes que cuando me miras se me fríen los huevos.

- Jajaja, ese es de los ojos ese vale, ¿no?

- Muchas gracias- decía una sonriente Eva que pensaba que los piropos de los de las gentes de pueblo eran un poco bruscos, por lo que no le extrañaba que apenas quedasen chicas.

Cuando por fin llegan, Juan la recibió con una maravillosa sonrisa y un abrazo, los dos viejos echan un vistazo al coche y les comentan dirigiéndose al novio de Eva.

- ¿Usted entiende de mecánica?

- Debo confesar que no? si ni estoy seguro de saber si sé cambiar la rueda? ¿tiene mucho?

- Se lo explicaré de forma sencilla? la trocala de la ruela? jodida? muerta? caput? una pieza complicada y más en estos deportivos

- Sí no la tenemos en el taller? en otro pueblo más grande y lejano seguro que la tienen, pero nosotros no.

- Entonces quizás lo mejor es que nos lleven a Barcelona? lo siento cariño te prometí un fin de semana romántico en la sierra pero no puede ser.

- ¿A Barcelona con la grúa? ¿A estas horas? Y con un accidente en la nacional. No, no nosotros hemos venido por hacer un favor? pero hasta Barcelona tenemos tres horas? por lo menos y luego volver. Miré en el pueblo hay una fonda que usan los que vienen de caza? llevamos el coche al pueblo, mañana vamos a buscar la pieza, se lo reparamos y usted no incumple la promesa con su novia? que nuestro pueblo es muy bonito.

- ¿Hacemos eso, no Eva?

- Claro cariño no hay otra opción.

- Bueno pues apártense que subimos el coche a la grúa.

- No caben los dos en la grúa así uno tendrá que ir en la cabina con nosotros, y otro en el coche. Lo más peligroso es ir en coche así que es mejor que vaya en el coche usted y la señorita en la cabina.

Ellos aceptan y cuando Eva se sube a la cabina cae en la cuenta que con la enculada ha estado casi una hora más de viaje y que su novio se dará cuenta de que el trayecto no es tan largo así que les dice a los viejecitos.

- Necesito que tardemos una hora más en llegar, no sé si podrán ir por otro camino. Por favor hacedme ese favor es muy importante

- ¿Una hora más? Dijo uno de los grueros.

- Sí por favor

- No hay problema ? dijo uno de los grueros mientras mete una de sus esqueléticas manazas entre las piernas de Eva y mete los dedos en su sexo

Eva trata de zafarse, pero se para al escuchar.

- Si no te portas bien con nosotros le contamos al cornudo de tu novio, que los chavales de antes te han dado por el culo uno detrás de otro

Y claro entre los picores de Eva por la mano en su sexo, el remordimiento, la vergüenza y el miedo de que se entere su Juanito, a la pobre no le queda más remedio que acceder a sus peticiones

- Joder putita, si estas como una cerda en celo- dijo el que tenía sus dedos en el coño- y no llevas ni bragas

Eva se folla primero al copiloto el gordo calvo, tenía prohibido por los del equipo de baloncesto follar por el coño pero la cabina no era tan ancha y el cabrón de las manos como garras la había puesto cachonda, además de que seguía chispa por las cervezas.

El gordo no folla mal, quizás un poco rápido para Eva, pero da envestidas fuertes y profundas?Eva tiene la falda y la camiseta por la cintura y mantiene puesto el sujetador. Enseguida Eva se corre y a los pocos segundos el gordo también.

- Puta, ves como te gusta? Si ya decía yo que eres una calentorra! Te están violando y disfrutas, zorra! Vaya puta que estás hecha! Y que tía buena! Eres mejor de lo que me imaginaba, guarra! Tu culo es el mejor del mundoEl gordo no dejaba de resoplar y sudar mientras el conductor no perdía detalle. Eva pensó que debía ser un buen conductor ya que seguía condiciendo y sin duda el bulto del pantalón indicaba que no.

Eva, le bajo delicadamente la bragueta y tras sacarla empieza a mamar la polla al que conduce, el flacucho canoso, este para la grúa en la carretera. El que ya se la había follado se baja a comprobar el estado del novio.

- ¿Qué pasa? ¿por qué paramos?

- Mi compañero va a mear, todavía quedan 50 minutos hasta el pueblo. Tu novia esta dormida en la grúa? le aconsejo que trate usted de hacer lo mismo.

Nada más terminar de hablar con el novio, el canoso se dirige hacia la pareja y ve como el calvo le da sin compasión por el doloroso culo de Eva. El se acerca y le da un morreo asqueroso, Eva recorre con su lengua las encías del abuelo.Tras el beso él saca su miembro y se lo acerca a ella para que se lo limpie y lo pone firme en poco tiempo, entonces, antes de que se corra el canoso, el calvo le dice que el también quiere darle por el culo a la cerda, y este le da permiso y le cede amablemente en fantástico culo de Eva. .

El canoso se acerca a Eva y le da un beso de tornillo en el que ella tampoco se corta le repasa las encías como al anterior y luego este le pone su polla llena de restos de sangre seca y un poco de mierda de la pobre Eva, ella la limpia y saca brillo y el termina echando chorros de semen en su garganta cara y pelo.

Mientras el gordo vuelve a llenar de lefa el recto de la chica. Parece que los dos han quedado satisfechos. Eva se recompone como puede y se acicala un poco, aunque dentro de la grúa es difícil ya que se encuentra goteando(amor) por todos sus poros y sobre todo agujeros. .

Al rato llegan al pueblo y se deciden alojarse en el motel? pero eso es otra historia.

Eva la guarra en Relatos eroticos de Orgías (relatos eroticos )

Eva la guarra en Relatos eroticos de Orgías (relatos eroticos )

Eva la guarra en Relatos eroticos de Orgías (relatos eroticos )

» VER INTERPRETACION (HD): Eva la guarra en Relatos eroticos de Orgías

Eva la guarra en Relatos eroticos de Orgías (relatos eroticos )

Videos Pornos Relacionados:

Tags: , , , , , , ,

Los mecanicos y mi esposa en Relatos eroticos de Infidelidad

Video Porno de: Maduras

septiembre 24th, 2013 >> Relatos Eroticos

Los mecanicos y mi esposa en Relatos eroticos de Infidelidad (relatos eroticos )

» Relato Erotico: Los mecanicos y mi esposa en Relatos eroticos de Infidelidad

Los mecanicos y mi esposa en Relatos eroticos de Infidelidad (relatos eroticos )

Hoy les voy a relatar una de las historias que nos ha pasado no hace mucho tiempo y que nos pone muy calientes solo con recordarla.

Por suerte nunca había tenido problemas con los autos que tuve. Es cierto que nunca fui de usarlos mucho y que los cambiaba con pocos kilómetros, así que no sabía lo que era llevarlos al mecánico, solo a los Services oficiales. Pero como en todo, siempre hay una primera vez.

Un sábado a la mañana habíamos decidido ir a visitar a unos familiares que viven a unos 100 kilómetros de distancia. Pero tuvimos que suspenderlo, el auto no quiso arrancar. Nunca imaginamos que la amargura y bronca de ese momento, iba a terminar en una de las situaciones más excitantes que hemos vivido.

Mientras mi esposa telefoneaba a los familiares para explicarle lo sucedido yo salí en busca de alguien que nos pudiera solucionar el problema.

Hacía unos meses se había instalado un taller a unas 3 cuadras de casa. No tenía ninguna referencia de ellos pero la verdad que tampoco conocía otro lugar, así que me dirigí allí en busca de ayuda.

Al llegar me sorprendió ver lo grande que era y la cantidad de autos. Ocupaba una superficie enorme y había como 10 personas trabajando entre la parte de mecánica y de chapa y pintura.

Apenas crucé la puerta de entrada del taller un muchacho me recibió:

- Mi nombre es Carlos, ¿en que puedo ayudarlo señor? me preguntó muy amablemente.

Carlos tendría alrededor de 35 años, de tez morena, de contextura delgada pero bastante musculosa. Estaba vestido con una camiseta sin mangas color blanca y un pantalón gris, ambos llenos de manchas de grasa, lo que le daba un aspecto bastante desagradable.

- Hola, mi nombre es Jorge y desearía hablar con el encargado, dije.

- Sígame por favor.

Atravesamos todo el local hasta llegar a una pequeña oficina que se encontraba al fondo.

- Tome asiento que ya le aviso al patrón.

Le agradecí y me senté en una silla que estaba detrás de un escritorio lleno de papeles, revistas de mecánica y algunas herramientas.

La oficina era típica de un taller. Estaba ?decorada? con pósters de autos y principalmente de mujeres desnudas en poses muy sexys. Me detuve en una morocha que estaba de espaldas sacando el culo para afuera. Imaginé cuantas pajas se habrían hecho los mecánicos con ese póster y automáticamente se me apareció la imagen de mi esposa en esa posición parada delante de los mecánicos. Un terrible escalofrío recorrió toda mi espalda a tal punto que tuve una erección inmediata.

- ¿Que pedazo de culo eh?, escuche detrás de mí.

- Como pude recuperé el aliento y gire la cabeza para ver quien era.

- Hola como le va, soy Oscar, el encargado del taller, me dijo mientras me tendía la mano.

- Jorge, mucho gusto.

Oscar era un tipo rústico de unos 50 años, muy fornido, cabello bastante largo y como Carlos, tenía las ropas llenas de grasa.

- Y, que me dice, tremendo culo, ¿no le parece?

- Si claro, dije yo, sin poder sacar a mi mujer de la cabeza.

- Me encantan las morochas, son todas putas, rió

Apenas sonreí. Que mal momento le haría pasar si como respuesta le dijera que mi esposa es morocha, pensé y volví a sonreír.

- Bueno, ¿que puedo hacer por usted?, prosiguió

- Mire Oscar, vivo acá a tres cuadras y hace un rato intente arrancar el auto pero no pude, quería preguntarle si es posible que fuera alguien a ver de que se trata el desperfecto.

- Sabe que pasa los sábados cerramos a las 2 de la tarde y estamos tapados de trabajo, lo vamos a tener que dejar para el lunes, me dijo.

- Que macana quedarme todo el fin de semana sin el auto. Bueno pero si no hay remedio, paso el lunes, gracias igual, le dije mientras le tendía la mano.

- A ver, me puede esperar un momento que le entrego el auto a un cliente y como favor se lo veo yo.

- Le agradecería mucho.

Mientras esperaba volví a observar el póster y nuevamente imaginé a Marce en esa foto exhibiendo su hermosa cola y yo ahí disfrutando como la deseaban.

- ¿Veo que lo pone loco ese culo?, escuche detrás de mí. Era Oscar que había regresado y me hacía volver a la realidad.

- Me voy a poner celoso, es mi culo preferido, rió, mientras le daba un beso al póster.

- Sonreí.

- Como me gustará esta puta que acá tengo dos pósters iguales, dijo.

- Tome le regalo uno, prosiguió, mientras me entregaba una lámina enrollada.

- No, esta bien, gracias

- Tome hombre, es un regalo de la casa.

- Bueno, gracias.

- Si le parece vamos a ver su coche, me dijo mientras tomaba un maletín lleno de herramientas.

En el camino a casa no hizo otra cosa que contarme lo que le gustaban las morochas y afirmarme lo puta que eran. Narró algunas historias con unas vecinas del barrio que yo no conocía por lo que solo me limité a escuchar sin hacer ningún comentario.

Al llegar al garaje de casa, me pidió que abriera el capó y que le diera marcha al auto. Así lo hice.

- Está bien, suficiente, me dijo.

- Tengo poca luz acá, si no le parece mal lo empujamos hacia la calle.

- No hay problema, le respondí.

- Aguarde que llame a mi esposa así ella lo guía mientras nosotros empujamos, continué.

No creo que fuera necesario que Marce nos ayudara, solo fue una excusa para que Oscar la conociera. Me calentaba la idea que la viera después de lo que habíamos conversado.

- Marce, ¿podes venir un minuto?, le grite.

Bastó que ella apareciera por la puerta, para que Oscar le clavara la mirada y mostrara en su cara una expresión de vergüenza mezclada con deseo.

No era para menos, por un lado me había hablado de lo putas que eran las morochas y por el otro estaba viendo una morocha que estaba vestida solo con una remera y unas calzas de algodón color gris que le marcaban su fabulosa cola.

- Te presento a Oscar, es el mecánico, le dije.

- Mucho gusto dijo Oscar, todavía perturbado.

- Igualmente dijo ella, extendiéndole la mano.

- Necesitamos sacar el auto, podrías conducir mientras empujamos.

Marce subió al auto y con Oscar fuimos a la parte trasera.

- Perdóneme lo que le dije de las morochas, no sabía, me dijo.

- Quédese tranquilo, no hay problema le contesté.

- Además yo creo lo mismo, continué, mientras reía.

Oscar solo me miro y sonrió, tratando de entender lo que había escuchado.

Sacamos el auto a la calle y cuando Marce se bajo, Oscar no pudo evitar clavarle los ojos en el culo, sin importarle que yo estuviese delante, acción que hizo que comenzara a excitarme.

- Ya le traigo algo de tomar, le dije, mientras Oscar ponía manos a la obra.

- No se moleste, me dijo.

- No es molestia, es a cambio de su regalo le dije riéndome.

- ¿Que regalo?, preguntó Marcela.

- Nada, un póster que me regaló Oscar, dije.

Oscar asomo su cabeza por detrás del capó y me miro sorprendido.

- Donde está, deseo verlo, dijo ella, seguro es una foto de una chica desnuda, típica de taller, continuó.

Oscar seguía mirándome y no decía palabra.

- Así es y es parecida a vos le dije riéndome.

- A verla, quiero verla, dijo.

Oscar sonrió nerviosamente mientras le daba arranque al auto y este arrancaba. Yo ya estaba caliente y el juego ese me estaba gustando.

- ¿Ya está?, que rápido lo arregló, dije.

- Era una pavada, contestó el.

- Venga Oscar ya que terminó, vayamos adentro a tomar algo y mientras le muestro el póster a mi mujer.

Note que la mirada de Oscar se había transformando de sorpresa a la de desconcierto.

La agarre de la mano a Marce y entramos a casa. Oscar venia detrás y apostaba que le estaba comiendo con los ojos la cola a mi esposa. No solo yo estaba seguro, ella también se había dado cuenta y, como es su costumbre cuando esto pasa, arqueo mas la espalda para parar mas el culo, mientras me apretaba la mano y me lanzaba una mirada cómplice.

- Marce, acompañalo al living al señor que voy a buscarle algo de tomar, le dije.

Oscar ya a esta altura no pronunciaba palabra, solo asentía con la cabeza.

- ¿Y el póster?, preguntó ella.

Lo saqué de mi campera y se lo di. Así los vi alejarse camino al living, ella delante con el póster en la mano y el detrás visiblemente exaltado y con la mirada clavada en el culo de Marce.

Yo corrí hacia la cocina, llene 2 vasos con jugo y fui tras sus pasos.

Al atravesar el pasillo que da al living, me detuve antes de llegar. Quería espiar lo que estaba pasando.

La escena era de lo más caliente. Todo estaba en silencio. Oscar estaba sentado en un sillón doble y mi esposa había desenrollado el póster y parada de espaldas a el estaba observando la foto de ese terrible culo.

La vista que ella le estaba dando era fabulosa. Oscar podía ver a la morocha y a su vez su cola que, se notaba, había parado a propósito.

- La verdad tengo que reconocer que tiene una linda cola, dijo ella.

- Su marido quedo embobado cuando la vio, por eso le regale el póster, dijo el.

- ¿En serio?, preguntó ella.

- Si, y la verdad que no entiendo porqué, usted tiene una cola preciosa, dijo un poco tímido.

- Gracias, respondió ella, sacándola más para afuera.

- Es más me animaría a decir que es mas linda que esa, siguió Oscar, ya un poco mas seguro.

- ¿Le parece?, respondió ella, acercándole un poco el culo y ya claramente excitada.

Ver a mi esposa poner la cola parada a un metro de la cara de un desconocido me puso como loco. En ese momento decidí entrar, quería mirar eso más de cerca.

- Aquí están lo jugos, dije y le extendí uno a cada uno.

- Gracias, dijo el, con la voz medio entrecortada.

Mi esposa seguía en la misma posición. Yo pensaba la gran templanza que tenía Oscar para no extender la mano y acariciar esas calzas metidas en la cola de mi mujer.

- ¿Así que te quedaste embobado con esta cola?, dijo Marce en un tono simulando estar enojada, mientras me mostraba el póster y abandonaba su postura para irse a sentar en un sillón frente a Oscar.

- No mi amor, lo que pasa es que, como ya te dije, me pareció que esa cola era parecida a la tuya, le respondí.

- Acá el señor dice que la mía es mas linda, ¿no?, preguntó mientras volvió a pararse a mostrarle la cola.

- Si, contesto Oscar. Se notaba en su cara que la situación lo incomodaba, pero que lo había puesto muy caliente.

- En realidad mucho no puedo comparar porque usted esta vestida, dijo un poco tímido.

- ¿Y que quiere, que mi mujer se desnude? , le dije con cara de enojado.

- No, por favor, no lo tome a mal, solo decía, contesto todo ruborizado.

- En realidad el señor tiene razón, así vestida no puede cotejar si mi cola es mas linda que esa, dijo ella, señalando el póster.

- Sabes que me encanta que me elogien la cola, ¿me dejas que se la muestre al señor, así puede decirme que le parece?, continuó ya totalmente excitada.

Oscar me miro no entendiendo nada. Yo tenía una erección que ya no podía disimular.

- Bueno, pero solo la cola eh, le dije, para poner un límite y evitar que todo se desmadrara.

Marce, de espaldas a Oscar, metió dos dedos al costado de las calzas y se las bajó hasta las rodillas. Tomó el póster y lo puso al lado de ella, tratando de imitar la pose de la foto.

- ¿Y ahora que me dice señor? Le preguntó con cara de puta.

Ahí estaba mi esposa, como otras tantas veces, mostrándole el culo a un desconocido, solo cubierto por una tanguita blanca que se perdía entre sus nalgas.

- Si, si es muy linda, es, es mejor su cola, tartamudeó Oscar, mientras se acomodaba en el sillón.

- Bueno ya es suficiente, súbete las calzas, dije

Marce se subió muy sensualmente sus calzas y volvió a sentarse.

- Podría ser usted la del póster, la verdad, no tiene nada que envidiarle a esa chica, rompió el silencio Oscar.

- Gracias, a mi me encantaría estar en un póster pegado en un taller y que todos se exciten con mi cola, es mi fantasía, dijo ella, mirándolo a los ojos.

- ¿Y a usted no le molestaría ver a su señora calentar hombres?, me preguntó.

- No, al contrario, me excita mucho que la deseen, respondí.

- Si no lo toma a mal puedo llamar a los muchachos del taller, dijo Oscar.

- ¿Para que?, pregunté haciéndome el ingenuo.

- Para que su señora se muestre delante de nosotros como si fuera una foto y le cumplimos su fantasía, me respondió Oscar, ya totalmente lanzado.

- ¿Lo dejas amor que llame a los señores? me preguntó ella con deseo.

Estaba demasiado caliente para negarme.

- Está bien, pero no más de 4 y sin hacer bardo, es solo mirar, esta claro, dije.

- Por supuesto, dijo Oscar, mientras marcaba en su celular.

- Hola Carlos, ¿quien esta todavía en el taller?? bueno deja todo y venite ya con Alberto y con Fabián que los necesito acá, anota la dirección? no, no traigan herramientas?

- Ya vienen, son buenos chicos, no va a ver problemas, dijo.

La espera se hizo interminable. Estábamos los tres muy excitados y tratábamos de disimularlo hablando de cualquier cosa. Oscar a cada rato se acomodaba en el sillón lo que demostraba que estaba con una erección que no podía bajar. A mi me pasaba lo mismo, y a Marce se la notaba súper ansiosa por mostrarse.

La charla ya no daba para más cuando se escucho el timbre. Yo me levante a abrir.

A Carlos ya lo había visto en el taller, Alberto era morocho y corpulento aparentaba unos 50 años como Oscar y Fabián era mas delgado y mas joven, de unos 40 años. Todos estaban con la ropa del taller bastante sucia de grasa por todos lados. Solo Alberto tenía una musculosa blanca que dejaba ver un gran tatuaje en el hombro.

- Pasen por acá, les dije, mientras los guiaba al living.

- Les presento a mi esposa, su nombre es Marcela.

Todos le extendieron la mano mientras miraban desorientados. Ella, sonriendo, le dio la mano a cada uno. Se notaba que le encantaba la situación

- Vengan siéntense acá, así no manchan nada, dijo Oscar, señalando el piso delante del sillón donde estaba sentado el.

- Los hice venir porque la señora necesita un favor ¿no?, pregunto Oscar mientras me miraba.

Yo solo asentí, estaba demasiado caliente para hablar.

- Póngase de pie señora y dénos la espalda por favor, continuó.

Mi esposa obedeció. Oscar tomo el póster y lo extendió cerca de ella.

- No les parece que la señora tiene mas linda cola que la de la foto, preguntó a sus compañeros.

Los tipos con cara de asombro, clavaron la mirada en el culo de mi mujer. Se hizo un silencio total. Marce paró un poco mas la cola y los miro con cara inocente.

- Les gusta mi colita, preguntó.

La cara de asombro de los mecánicos se transformo de inmediato en cara de deseo. Oscar ya sin disimulo, se metió la mano en la entrepierna, como tratando de calmar el dolor que le causaba la erección que tenía.

- Si, respondieron casi al unísono.

Yo como pude me pare, la agarre de la mano y la alejé un par de metros de ellos. Estaba muy cerca y temía que alguno no pudiera controlarse. Me gustaba demasiado esa situación como para que se terminara rápido.

Marce seguía con la cola parada apuntando a los cuatro tipos. Yo me puse de frente a ella y escuche lo que estaba esperando

- Señora, no le muestra la cola a mis compañeros como me la mostró a mí, pidió Oscar.

Me miro, cerro los ojos, y se mordió el labio inferior. Oír ese pedido y ver como ella se había puesto hizo que me llenara de perversión. Mi erección ya no me permitía estar parado, así que tome por los costados su calza y se la baje de un tirón dejando su culo al aire.

- Está bien así, pregunte, mientras regresaba a mi asiento.

Oscar me miró fijo y sin decir una palabra, desabrochó su pantalón y sacó su miembro totalmente erecto. Yo solo le hice un gesto de aprobación, mientras hacía lo mismo. Esto fue aprovechado por el resto que terminaron también sin sus pantalones.

- Mi amor, mira como se masturban los señores con tu cola, dije para poner mas caliente todavía el momento.

Ella les miró los miembros con esa cara de puta que solo ella puede poner.

- Sáquese todo señora que queremos verla desnudita para compararla con la foto, pidió Oscar.

- Siempre que a usted señor no le moleste, continuó.

- No, esta bien, es necesario para que comparen, dije haciéndome el ingenuo.

Marce se arrodillo, se desató las zapatillas, se saco las calzas y luego la remera, quedando solamente con la tanga blanca metida en la cola y un par de medias del mismo color. Se paró en la misma posición que estaba y me preguntó:

- ¿La tanguita también mi amor?

- No creo que sea necesario, ¿vos querés sacártela?, le pregunté.

- Y? la chica de la foto no tiene tanga, no se si ellos podrán verificar así si mi cola es mas linda, dijo con voz entrecortada por lo excitada que estaba.

- Tiene razón su esposa, dijo Oscar. Los demás no hablaban, solo se masturbaban de un modo frenético.

- Bueno, esta bien amor, quitate la tanga, dije.

Eso fue mucho para Carlos que no aguanto más y eyaculó, desparramando semen por todo el piso. Pregunto donde estaba el baño y se dirigió hacia el.

Mientras se alejaba, Marce lo miro y se paso la lengua por los labios, mientras bajaba sensualmente su tanga, dejando a la vista de todos su hermosa cola.

- Que divina cola que tiene su esposa, me dijo Oscar.

- Gracias, conteste yo mientras hacia un esfuerzo terrible para no acabar.

- Mostrales el hoyito amor, le pedí.

Marce se abrió un poco de piernas, se agacho y se puso un dedo en la cola, mientras les regalaba a todos unos constantes jadeos debidos al primer orgasmo que estaba teniendo.

Hasta aquí llegaron Alberto, Fabián y Oscar que casi al mismo tiempo esparcieron todo su semen.

Yo me deje llevar y también tuve un terrible orgasmo. Marce al ver esto, se incorporó, tomó su ropa y salio corriendo para el baño.

Tardamos unos minutos en recuperar el aliento. Oscar trataba de limpiar el piso con su pantalón y Alberto y Fabián estaban fatigados recostados contra el sillón.

- Vio que ser potaron bien los muchachos, dijo Oscar

- Si, les agradezco, ¿la pasaron bien?, les pregunte solo para decir algo.

- Si señor, su esposa es muy caliente dijo Alberto.

- ¿Podemos volver a venir?, continuó.

- Mientras se porten así no hay problema, le respondí, mientras me dirigía a la cocina a buscar algo para beber.

Al atravesar el pasillo, pase por el baño de las visitas y no había nadie. Supuse que Marce estaba en un baño que esta pegado a nuestra habitación. Fui a la cocina y mientras servía las bebidas, me acorde de Carlos, ¿donde está?, pensé.

Enfilé hacia el dormitorio y tuve un pensamiento que lejos de enojarme, me hizo correr un frío por la espalda que me dejo nuevamente con el miembro como una roca. Estaba en lo cierto.

- Perdoname amor, no me pude aguantar, dijo ella entre gemidos.

Ahí estaba mi esposa en nuestra cama totalmente desnuda, puesta en cuatro patas con la cola bien parada, y en el medio de ese fabuloso culo, la cara de Carlos, con su lengua que entraba y salía a toda velocidad de su hoyito.

El ni me miró, estaba como alienado. Marce gritaba cada vez mas fuerte y yo me senté al costado de la cama para no perderme nada.

De repente Carlos salió de su posición, apoyo su verga en el hoyo y le entro hasta el fondo. Marce grito.

- Traelos a todos mi amor, por favor, me pidió, ya sacada y mientras se hamacaba al ritmo de las embestidas.

- Eso señor, vaya a busca a mis compañeros que la puta de su mujer necesita vergas, dijo Carlos descontrolado.

Lo dude un instante, pero mi calentura fue mas fuerte.

- Muchachos pueden venir, les grite saliendo al pasillo.

Un minuto después los tenía a los tres en la puerta de mi habitación. Seguían sin pantalones y Oscar se había sacado la parte de arriba.

- Menos mal que sus compañeros se iban a portar bien, le recrimine a Oscar mientras le señalaba a Carlos dándole por el culo a mi esposa.

En realidad no se si me escuchó. Todos se treparon a la cama y manoseaban a Marce por todas partes. Alberto y Fabián fueron hacia su cara y metieron sus vergas en su boca, mientras Oscar corrió a Carlos de su lugar y empezó a meterle lengua al culo, mientras sus manos acariciaban sus pechos.

Marcela solo gemía descontroladamente.

- Que culo hermoso tiene su mujer, me dijo sacando la cara de su cola.

Ella lo escucho, sacó las vergas de su boca y lo busco con la mirada.

- Si le gusta mi cola, cójamela por favor, le grito, y volvió a lamer.

- Primero quiero su conchita dijo, mientras introducía su verga ahí y dos dedos en el culo.

A Marce le encantaba y yo quería que eso no terminara nunca.

- ¿Querés uno en la cola también mi amor?, pregunte. Ya me dolía la verga de tanto pajearme.

- Si, si, si, si, gritaba ella.

Oscar la levantó, le ordenó a Alberto que se acostara y la empujo a Marce arriba. El busco con su verga la concha y la penetró y Oscar desde atrás la ensarto por el culo.

- Hija de puta, que buen culo que tiene, le gritaba Oscar. Ella le respondía con mas gemidos.

Estuvieron así un buen rato y luego se fueron turnando no dejando nada en el cuerpo de mi esposa por explorar. Yo estaba exhausto, había acabado 3 veces.

- Acábenle dentro de la cola que le gusta, dije con mi último aliento.

Me hicieron caso, uno a uno le dejaron la leche dentro del culo.

Ella gozó como pocas veces.

Regresaron un par de veces más. Pero eso es otra historia.

Los mecanicos y mi esposa en Relatos eroticos de Infidelidad (relatos eroticos )

Los mecanicos y mi esposa en Relatos eroticos de Infidelidad (relatos eroticos )

Los mecanicos y mi esposa en Relatos eroticos de Infidelidad (relatos eroticos )

» VER INTERPRETACION (HD): Los mecanicos y mi esposa en Relatos eroticos de Infidelidad

Los mecanicos y mi esposa en Relatos eroticos de Infidelidad (relatos eroticos )

Videos Pornos Relacionados:

Tags: , , , , , , ,

Relato xxx:”…y esperamos a que se vayan”

Video Porno de: Jovencitas

junio 21st, 2013 >> Amateurs, Porno

…y esperamos a que se vayan.

En cierta ocasión, nos juntamos, para hacer una fiesta: Mery, yo, su prima Paula, Marisol y Marcos. La idea era sencilla, tomar un poco y tener sexo toda la noche, pero el cómo se dieron las cosas, eso es lo interesante.

Era un día sábado, poco tiempo después de ir a Playa Luna, con Mery y conocer a Marcos y Marisol, nos pusimos de acuerdo con Paula, su prima, para tener un encuentro casual y ella accedió sin mucha insistencia, mientras la esperábamos, nos llama Marcos y me dice que andaban cerca de mi domicilio y que querían compartir con nosotros unas copas… (Unas copas, si ho”…)

Llamamos a Paula, para saber si le importaba, que ellos estuvieran, para decirle, que después de que ellos se fueran, nosotros haríamos lo que ya habíamos acordado. Ella no tenía problema para nada.

Así que la primera en llagar fue Paula, estaba radiante y con un vestido negro cortito, de esos con los cuales no te puedes sentar, porque se te ve hasta el alma, con unos zapatos de taco tan altos que le hacía ganar sus buenos centímetros y le alargaba sus piernas tan lindas, solo con verla ya se me puso en acción mi herramienta. Dura como siempre y como ya saben nunca usa ropa interior, por lo que se notó de inmediato y Paula se dio cuenta y sonriendo me dijo: Vamos a ver como lo haces para que tus otros invitados se vayan rápido, para poder bajártelo…

El saludo de Paula fue en beso con lengua para mí y uno bien largo, con agarrones incluidos, para Mery. Mientras se besaban, se escuchó el timbre y ellas exclamaron buuuu…. Bueno ya… abramos la puerta…

Al abrir la puerta se asomaron dos figuras humanas que nos dejaron boquiabiertos a los tres. Eran Marcos y Marisol, el vestido muy elegante de terno y corbata, con una camisa blanca con colleras en sus puños y un pañuelo de adorno, debo de reconocer que el tipo este tiene muy buen parecer, pero ella… uy… ella vestía un vestido color rojo, largo, casi hasta los tobillos, pero con un escote de infarto y por detrás se le veía toda la espalda y como la canción de Arjona “El escote en su espalda llegaba justo a la gloria), y aun un poco más, se podía ver el comienzo de esa gran rayita divisoria de sus glúteos; Paula, al verla se le lleno de lujuria la cara y dijo: Vamos… no nos van a presentar…

Con Mery nos dimos cuenta que esto se venía bueno. Los presentamos y fuimos al living y yo serví unos tragos, para ir animando la conversación, Marcos me acompaño al mini bar que tengo en un rincón y cuando comenzamos a hablar y servirnos el segundo trago nos dimos vuelta hacia donde estaban las chiquillas y nuestro asombro fue evidente, tanto es así que comenzamos a reírnos mucho, al ver que Mery y Paula le daban la bienvenida a Marisol, de esas bienvenidas que todo quisiera, con beso con lengua agarrones y la otra besando los pechos de Marisol y masturbándola… fue un espectáculo glorioso.

Si han leído mis otros relatos sabrán como son ellas físicamente, pero si no, se las voy a describir: Mery es preciosa, tiene una cara de muñeca, unos pechos pequeñitos, pero bien duritos y paraditos, y un culo digno de rendirle culto, además de una conchita que siempre está depilada y suavecita al tacto (al tacto de los dedos y de la lengua), Paula es una joven de cabello largo y rubio, de tez blanca y ojos verdes, con un par de tetas que muchas mujeres desearían, grandes y firmes, delgada con unas caderas bien marcadas y un culo de película, bueno y Marisol es una puta, perdón, una mujer rica por donde se mire, una cara de puta, unas tetas de puta, un culo de puta, si hasta yo creo que cuando va al baño, lo que hace es lindo… es una hembra tan rica que uno se imagina que esas minas solo las puede ver en una porno o un desfile de moda.

Mientras ellas se saludaban tan cariñosamente, Marcos y yo comenzamos a desnudarnos y sin sacar la vista de estas tres hembras dándose placer. Ya desnudos, nos sentamos en unos sillones y ellas seguían en lo suyo, pude ver el pene de Marcos, tan grande y cabezón que intimida, con un hilo de líquido pre seminal colgando, al lado del mío, que solo mide 17 cm de largo y 4,5 de ancho, se ve gigante así que le pregunte: Marcos, ¿Cuánto mide tu miembro?; él se sonrió y me miro con orgullo diciendo 22 cm de largo y 6 de diámetro. Con esa respuesta casi se me achica el mio, pero fue todo tan gracioso que reímos como locos.

Ellas ya estaban desnudas; Mery estaba recostada sobre el sillón de tres cuerpos, Paula estaba sentada en un costado del mismo sillón y Mery le lamia su jugosa vagina, Marisol al otro extremo del sillón arrodillada, también lamia a Mery, nosotros solo veíamos y de vez en cuando nos pajeábamos. Marisol se pone de pie y va donde estaba Paula y se coloca frente a ella y comienzan a frotar sus pechos haciendo coincidir los pezones y besándose, mientras Mery se turna en lamer a una y luego a la otra, Mery se levanta y se queda en el otro extremo del sillón y las otras dos chicas se acomodan en este de tal forma que entrelazan sus piernas uniéndose sus vaginas, haciendo unas tijeras perfectas, estaban tan mojadas sus conchitas que se escuchaba el chapoteo entre ellas, esta demás decir como gemían estas dos, Mery mientras se apretaba sus pechos y se masturbaba viéndolas, Mery tuvo su primer orgasmo de la noche, tan ruidoso, que todos nos dimos cuenta que ella gemía de su placer auto ingerido al ver como esas tijeras hacían gritar a las otras dos. Marcos opto por usar una toalla, para ir secando su líquido pre seminal, menos mal, ya que si no, me hubiera dejado la alfombra llena de moco.
Paula, después de sus convulsiones de placer miro el pequeñito miembro de Marcos y se le hizo agua la boca, se levantó de donde estaba y caminando de forma muy sensual se dirigió donde él.

Marcos la tomo entre sus brazos y la beso, beso que no duro mucho, ya que ella tenía intenciones de llenar su boca con otra cosa… se agacho y comenzó a lamer el mástil de Marcos, este apretaba con fuerzas sus manos en el cojín del sillón en el que estaba sentado ya que el placer que le causaba Paula era tanto que yo creía que se iría cortado a los cinco segundos, pero Paula, tan sabia que es, se tomaba su tiempo de lamer y succionar también sus testículos y de ratitos también unos besos negros exquisitos.

Por mi parte me acerque a Marisol que lamia la concha de Mery, que estaba sentada en un borde del sillón de tres cuerpos y Marisol arrodillada en un cojín del mismo le comía la concha, por lo que Marisol quedo con el culo al aire, acercándome agache mi cabeza y lamí su concha un momento y comencé a penetrarla lentamente, mire hacia atrás y Paula seguía chupando pico y no se detendría hasta que Marcos le diera de su leche calentita para poder beber.

Mery, se salió de donde estaba y se arrodillo a la altura de mi pico y yo alternaba la concha de Marisol y la boca de Mery, era realmente delicioso, en eso estábamos cuando escucho como un grito de ultratumba de un hombre desesperado gritando: toma puta toda mi leche… trágatela toda… hhaaaa, eres una puta!!! Haaa… que ricoooo!!!! Si, se cómo hace sentir Paula con sus lamidas… parecían litros de semen llenando la boca de Paula, pero igual escurrían por entre la comisura de sus labios un poco del semen de Marcos que seguía gimiendo y contorsionándose de placer. Paula no iba a permitir que esa maravilla de pene se volviera flácida, por lo que actuó chupando y pajeando a Marcos, que se retorcía de un dolor exquisito, que lograba poner duro otra vez su herramienta.

Por mi lado Mery comenzó a chuparle el culo a Marisol, dilatándolo con un dedo mientras Marisol gemía por el placer que le provocábamos, yo estaba en las nubes… de pronto Mery comenzó a masturbarse y a meterse uno y luego dos dedos en su culo, mientras lamia el culo de Marisol. Mery se levanta y se coloca al lado derecho de Marisol y hace su mirada hacia atrás donde yo estaba y con una voz tan caliente me ruega métenos tu pico en nuestros culos… yo que no podía creer tanta bondad de su parte, me apresure a clavarla sin compasión, primero en el culo de Mery y luego en el culo de Marisol, era el paraíso y por mi espalda comencé a escuchar como a Paula le intentaban meter tremenda herramienta por el culo, ella gritaba de dolor más que de placer, pero ella quería tanto sentir eso dentro de su culo que se esforzaba para que se le dilatara su ano, yo miraba de reojo y veía como ella arrugaba su rostro por el dolor, pero también se veía como una sonrisa y unas muecas de placer iban apareciendo.

Por mi parte ya no aguantaba más mi eyaculación y le dije a mis chiquillas… ¿quieren leche?, Ellas casi gritando dijeron ¡siiii! Se salieron de donde estaban y de rodillas al frente mío comenzaron a masturbarme con cara de putas que no se las podían aguantar, querían semen como si de ello dependiese sus vidas, me lo chupaban y aprovechaban de besarse ambas, era exquisito… el primer chorro grueso callo casi de lleno en la boca de Mery y un poco en su mejilla, el segundo chorro callo en la mejilla y boca de Marisol y los demás en las caras de ambas ya que se comenzaron a besar y tras pasarse semen en sus bocas y lamerse los chorritos que tenían en sus mejillas.
Cansados nos sentamos y nos acariciábamos los tres y mirábamos como culiaban a Paula, esta toda despeinada brincando como loca sobre ese pico descomunal que le causaba tanto placer.

Me levanté, algo tembloroso y fui a servir unos tragos, los lleve a Mery y Marisol y una para mi y seguimos viendo como le rompían el culo a Paula. Ella seguía como si recién hubiera empezado, tenía tanta energía, yo estaba preocupado por Marcos que tenía una cara de muerto que me asusto. Paula da un brinco y de un movimiento se agacha y comienza a chupar su elemento de placer y lo pajeo con mucha fuerza y otra vez se montó en busca del orgasmo de Marcos, este que ya apenas respiraba comenzó a dar unos alaridos característicos, cuando me percato que entre el líquido pre seminal y los jugos de Paula tenían una posa en mi sillón, lo bueno es que es de cuero y es fácil de limpiar. Comenzó a expulsar sus chorros espesos y calientes dentro del culo de Paula, como ambos estaban con las piernas abiertas en dirección de donde estábamos nosotros, teníamos una vista privilegiada, mejor que en una porno, vimos como Paula se enterraba todos esos 22 cm dentro de su culo y como esa herramienta comenzó a moverse de forma extraña y como sus testículos le subían y bajaban y como comenzó a chorrear semen de dentro del culo de Paula, fue tan buen espectáculo que comenzamos a aplaudir con Mery y Marisol; Paula se desmonta y comienza a succionar los restos de semen en las piernas de Marcos y en el sillón, para tranquilidad mía, Paula limpio con su lengua la posa echa por ellos en el sillón.

Eso fue el comienzo de una noche tan buena, que jamás olvidare.

Tremendo relato esperamos pronto mas de estos. Comenten, voten y escriban sus relatos en la sección RELATOS PORNO

La entrada Relato xxx:”…y esperamos a que se vayan” aparece primero en Videos de porno latino en – Pornoenamerica.com.

Ver Relato xxx:”…y esperamos a que se vayan” (HD)
PornoPendejas.com

Videos Pornos Relacionados:

Tags: ,

La doctora infiel 7 en Relatos eroticos de Infidelidad

Video Porno de: Maduras

enero 14th, 2014 >> Relatos Eroticos

La doctora infiel 7 en Relatos eroticos de Infidelidad (relatos eroticos )

» Relato Erotico: La doctora infiel 7 en Relatos eroticos de Infidelidad

La doctora infiel 7 en Relatos eroticos de Infidelidad (relatos eroticos )

Cuando toda la perversa escena hubo llegado a su aparente fin los jóvenes quedaron todos extenuados. Y yo también. Mareo, alcohol, drogas y cansancio constituían un cóctel difícil de aguantar tanto para mí como para ellos, aun cuando debían estar más acostumbrados que yo. Al rato dos de ellos dormitaban? o tal vez dormían, no lo sé. El flaco y el pendejito se mostraron cansados pero no a tal punto de abatimiento. En un momento se dedicaron a jugar con una playstation. Yo seguía en el piso como si me hubiera pasado un tren por encima. Estaba abatida, tanto física como psicológicamente: ni en mi más remota y perversa fantasía podría haber imaginado vivir una locura así. E increíblemente, en ese momento volví a pensar en Franco: ¿qué sería de él? ¿Seguiría con la maldita turrita de la tienda? Me invadieron unas incontrolables ganas de llamarlo: era un delirio desde ya, pero estimulaba mi idea el hecho de saber que su número estaba registrado en mi celular ya que me había llamado en la tarde previa, justo antes de que fuéramos a comprar la lencería. Traté de no llamar demasiado la atención y marché a cuatro patas hacia el rincón de la sala de estar en el cual, hecho un bollo en el piso, se hallaba mi guardapolvo dentro de uno de cuyos bolsillos se hallaba el celular. Ni el flaco ni el pendejito parecieron percatarse de nada; estaban muy absortos con su jueguito.

Llegué hasta el guardapolvo, hurgué en el bolsillo y manoteé el celular. Touché. Había tres llamadas perdidas y un mensaje. Por un segundo se me iluminó el rostro pensando que pudieran ser de Franco pero pronto me di cuenta de la realidad, que por cierto era más lógica. Tanto los tres llamados como el mensaje tenían un mismo remitente: Damián? La culpa me volvió: ni siquiera me había acordado de él. Si había gateado en busca del teléfono no había sido por él sino por Franco. Y ahora me hallaba en la encrucijada: ¿a quién de ambos llamaba? En la pulseada entre la razón humana y la conducta animal ganó claramente la segunda. Marqué el número de Franco y llamé? y llamé? Nadie contestó. Era de pensar que estaba aún con la jovencita de la tienda de lencería. Una profunda desilusión se apoderó de mí. El siguiente paso era llamarlo a Damián, pero? no, no podía arriesgarme a hacerlo en el contexto en que me encontraba. Cierto era que ya la música hacía rato que había cesado y que los dos jugadores de playstation casi no emitían palabra; sólo se escuchaba el audio del juego. Pero no, no podía arriesgarme: era preferible un mensaje de texto: ?Perdón, amor, tuve una noche terrible. La señora falleció y tuve que hacer algunos trámites por haber sido yo el último médico que la atendió. Luego me quedé a acompañar a la familia en el velatorio y tenía el teléfono en silencio; no escuché tus llamados. Beso. Te quiero.? De paso, el mensaje de texto era la mejor forma de no ser oída por los que jugaban con la play, los cuales al parecer ni siquiera se habían percatado de mis movimientos. Me equivoqué:

?Qué buen culo tiene la puta?

La voz era la del flaco, claramente. Para colmo de males, en efecto, hallándome a cuatro patas como me hallaba y mirando mi celular, yo les estaba mostrando mi retaguardia a ellos. Me giré despaciosamente, aunque siempre gateando. Ni siquiera me miraban; era obvio que había sido un comentario hecho al mirarme de reojo. Ambos seguían muy entretenidos con la playstation y no daban visos de plan alguno de interrumpir su actividad. Eché un vistazo a la hora en el reloj: dos y media de la madrugada. ¿Se podía considerar que la ?fiesta? estaba terminada? ¿Sería ya mi hora de irme? De ser así, ¿cómo lo plantearía? ¿Pedirles permiso? ¿Aprovechar un momento de distracción y escabullirme? En ese caso, ¿considerarían que ya estaba pagado el precio de su reserva con respecto al video? Y aun suponiendo que así fuese, ¿hasta qué punto era fiable tal reserva a la vista de la imagen de irresponsabilidad que daban aquellos chiquillos, entre los cuales había un pendejito alzado y quinceañero? En eso estaba cuando, de repente?, sonó mi celular. Estúpida de mí; no había tenido el cuidado de ponerlo en silencio luego de enviar el mensaje a mi esposo; ahora cabían dos posibilidades: o era él o era Franco, quien posiblemente hubiera encontrado una llamada perdida mía. Nerviosa y casi sin poder manipular el aparato, que se me patinaba entre los dedos, eché un vistazo al número y descubrí que no era el de Damián?, pero tampoco coincidía con el que había utilizado Franco y al cual yo había llamado un par de minutos antes. Era otro? Dudé un instante con el celular en mano; finalmente decidí que debía contestar o de lo contrario pondría demasiado en alerta a los ?sobrevivientes de la fiesta? en la medida en que el teléfono siguiera sonando. Así que contesté y dije ?hola? en un susurro apenas audible. No les puedo describir lo congelada que quedé en cuanto oí la voz del otro lado:

?Por favor, Franco, ¿puede usted hacerme el culo como la puta que soy??

La mano me tembló. Toda yo temblé en realidad. Giré una vez más la vista para observar al resto. Nada había cambiado: los dos que jugaban con la playstation seguían haciéndolo y en cuanto a Sebastián y el gordo, continuaban dormitando como si nada. No era ninguno de ellos. Por otra parte esta vez ni siquiera había sido un mensaje de voz: era una grabación y se notaba que había alguien que me la estaba haciendo escuchar desde el otro lado. Intenté abrir la boca para preguntar quién era, quién hablaba, pero no me dio tiempo. Cortó.

Yo no podía sentirme más abatida. Alguien seguía jugando conmigo y, al parecer, no tenía vinculación con ninguno de aquellos cuatro pendejos. De hecho, no había nada que indicase que ellos hubiesen accedido a esa grabación ya que esas palabras yo las había pronunciado durante mi segundo encuentro con Franco en el colegio y lo que ellos me habían mostrado en el video correspondía al primero. En eso el más pendejito maldijo a viva voz y lanzó al aire una serie de insultos a la vez que se ponía de pie. El flaco emitió una estruendosa carcajada y se mofó del chiquillo a quien aparentemente acababa de derrotar en lo que fuera que estaban jugando. Mala noticia para mí: si el juego había terminado, ello los dejaba a ambos disponibles para volver a prestarme atención.

Dicho y hecho: pude ver de reojo como el pendejito, tal vez ofuscado o dolido por su derrota, venía hacia mí. No tenía los pantalones puestos, cosa que yo no había percibido un rato antes cuando los viera jugando con la playstation. Me tomó por la cintura en cuatro patas como yo estaba:

?Hora de romperle el culo a la doctora putita? ? anunció, en tono jovial.

El horror me invadió. Parecía increíble que después de tantas vejaciones sufridas en esa noche todavía fuera a faltar una, pero no era sólo eso sino el hecho de que planeara penetrarme por la cola. De algún modo, yo consideraba que esa parte de mi cuerpo ya había sido entregada a Franco y que, desde ese momento él, en condición de macho, era quien tenía derecho a poseerla. Había decidido, en lo íntimo, jamás entregarla a ningún otro hombre.

?N? no, por favor, por ahí no? ? balbuceé.

?No estás en condiciones de decidir? ? intervino el flaco quien, súbitamente, apareció junto a mí y me acarició la cabeza con gesto tranquilizador. Giré la vista y le eché una mirada sufrida e implorante. No necesitaba hablar: mi cara de pánico lo decía todo.

?No te preocupes, trolita ? me siguió diciendo -. Si ya te aguantaste ahí adentro la verga de Franco, es difícil que el manicito del pendejo éste pueda siquiera hacerte algo. ¡Ni lo vas a sentir! Jaja? Más de una vez le habrá dicho eso a un paciente antes de pincharlo con una jeringa, ¿no? Jeje? Bueno, esto es lo mismo??

El flaco recibió un escupitajo en pleno rostro y era obvio que el agresor había sido el pendejito. En respuesta, le aplicó un puñetazo aunque, a decir verdad, no llegaba yo a determinar si estaban peleando en serio o en broma. Más bien parecía un manoseo de entrecasa, aun cuando daba la impresión de que el pendejito se tomara la cosa menos a la ligera que el flaco: era lógico, tanto por su edad como por el hecho de haber sido vencido en el juego unos instantes antes.

?Dale, ja? – reía el flaco -. Rompele el culo de una vez. Es lo único que podés hacer; en el PES te lo rompo siempre yo, jajaja?

Una nueva lluvia de golpes cayó sobre él aunque más que nada pareció una andanada de manotazos sin sentido. El flaco se cubría con las manos y echaba un poco su cuerpo hacia atrás para salir del alcance del ataque pero no paraba de reír y mofarse. Una vez que el pendejito hubo conseguido su objetivo de alejarlo un poco me tanteó el orificio: hurgó primero con su dedo y luego me enterró la verga; por cierto, no era la de Franco pero tampoco era tan pequeña como había dicho el flaco, posiblemente sólo por burlarse. El problema fue que el chiquillo, inexperto e idiota, ni siquiera tuvo el reparo de lubricarme un poco con algo y, por lo tanto, puedo asegurarles que vi las estrellas. No pude contener un aullido de dolor.

?Sos un animal ? le decía el flaco, aunque siempre en tono de juerga y de burla -. Tenés que lubricarla, pedazo de bestia?

El pendejito hizo caso omiso; en todo caso pareció arrojar un insulto que se hizo ininteligible entre sus exagerados jadeos y su respiración entrecortada. Ya estaba en pleno proceso de darme la cogida animal y torpe que lo caracterizaba, pero esta vez por el culo. Traté de pensar en Franco pero la realidad era que el dolor estaba en ese momento por encima de cualquier intento por sentir placer. Por suerte yo sabía que las eyaculaciones del jovencito eran bastante precoces y supuse que ésta no sería la excepción: no lo fue, aunque tardó más que en las anteriores; era lógico ya que estaba más cansado. Cuando la retiró de mi orificio tampoco mostró la más mínima delicadeza. Alcé un poco la vista con incertidumbre y terror por lo que se venía. En ese momento pude ver al flaco calzándose un profiláctico en su verga que ya había quedado enhiesta tras el espectáculo presenciado. En parte agradecí que así fuera, aun cuando lo más posible era que se estuviera cuidando a sí mismo antes que a mí, pues no querría introducir su miembro en mi culo que estaba lleno con la leche del pendejito (¿por qué no habría tomado también tal cuidado antes?); pero en parte maldije para mis adentros ya que quedaba claro que los malditos cretinos estaban equipados con forros y, sin embargo, no los habían hasta allí utilizado en toda la noche: no tenía mucho sentido, viéndolo así, el porqué de tan repentino arrebato de higiene. Tanteó con su pene en mi entrada y, como no podía ser de otra manera, recomenzaron los insultos:

?A ver puta, abrí bien ese culito porque ahora vas a sentir una verga de verdad y no un manicito. Ese pendejo pelotudo ni siquiera fue capaz de dejártelo bien abierto? Eso sí, lo dejó bien lubricadito, jaja? – casi de inmediato sentí la cabeza del pito entrando por entre mis plexos: trazaba unas especies de círculos para abrirse camino y ello me produjo una excitación que no había sentido en la cogida previa ? Eso? – me decía ? eso, así, putita? Te voy a meter la caquita para adentro, jajaja?

Tengo que admitir que me montó magistralmente. De todas las experiencias vividas esa noche era la que más se acercaba a Franco: se acercaba, sólo eso: Franco es único… Pero se notaba que el flaco tenía una cierta experiencia y que, al parecer, ya le había hecho la cola a unas cuantas: sorprendente, si se consideraba que no era nada lindo. Pero, en fin, si hay algo que una no ve cuando es penetrada por la cola es la cara de quien te lo está haciendo… Una vez más busqué, por supuesto, pensar en Franco, pero como ya lo dije antes, en el caso del flaco se hacía difícil el ejercicio de reemplazo mental debido a los insultos y ordinarieces que profería todo el tiempo. No es que Franco no fuera humillante con sus palabras, pero? lo era de otro modo: menos guarro si se quiere. Y menos agresivo aunque, paradójicamente, más macho? La cogida que el flaco me dio por la cola fue, por cierto, la más extendida que recibí esa noche, ya fuera de índole vaginal o anal. A veces se detenía y parecía haberlo hecho definitivamente; luego retomaba en el momento más inesperado y, cuando eso ocurría, una excitación inenarrable me hacía soltar un alarido de involuntario placer. Él sabía y gozaba eso. Gustaba de llevarme al terreno en el cual yo me degradaba y terminaba no sólo aceptando ser cogida por el culo sino además deseándolo y sufriendo cada vez que él se detenía. Aguanté en cuatro patas cuanto pude pero llegó un momento en que ni mis brazos ni mis rodillas dieron más: codos y piernas se vencieron y caí al piso exhausta, aunque siempre con la verga del flaco dentro de mi culo. De hecho, él cayó sobre mí, enterrándomela aun más adentro. No era su estilo besarme en el cuello o en la oreja, ninguna de esas cosas que hacía Franco o incluso Sebastián. Yo suponía que me iba a instar a levantar mi cuerpo para ponerme nuevamente a cuatro patas pero me equivoqué. Sin quitar la verga de mi culo manoteó un par de almohadones que, en algún momento de la alocada noche, habían caído de los sillones y andaban desparramados por el piso. Y ahora sí, cruzando un brazo por debajo de mi vientre me izó prácticamente y, con sorprendente rapidez y habilidad (repito: daba la sensación de saber bien lo que hacía y de haberlo hecho muchas veces antes) depositó los dos almohadones bajo mi estómago y así quedé, con mi mentón en el piso pero con mi cola levantada y en pompa, además de empalada.

Y la anal embestida arreció nuevamente, llevando mi excitación a niveles nuevos, posiblemente por lo degradante de la posición en que había sido colocada. De pronto mi celular comenzó a sonar: el peor momento para atender. Eché un rápido y aterrorizado vistazo: el aparato estaba en el piso a escasos centímetros y al alcance de mi mano. La melodía del ringtone sonaba insistentemente y la pantalla iluminada mostraba el nombre ?Damián?.

¿Y ahora? No contestar sería un problema pero hacerlo también.

?Tu marido, ¿no? ? preguntó el flaco con tono divertido -. Dale, contestale al cornudo?

No. De ninguna manera. No podía yo responder a ese llamado y permitir que mi esposo volviera a escuchar mi respiración agitada y entrecortada. Ya no podía seguir sosteniendo la burda excusa de las escaleras.

?Contestá? ? me urgió el flaco enterrándome aún más la verga. Lancé un lastimero quejido en el cual se conjugaban dolor, placer y pánico.

?No? ? dije tajantemente, sorprendiéndome a mí misma por la seguridad en la negativa.

El flaco no dijo nada pero resopló como quien pierde la paciencia. Se dejó caer encima de mí provocando con ello una nueva marca dentro de mi culo. Su acto, en realidad, tuvo más que nada por objetivo estirarse para alcanzar mi celular. Para mi espanto, lo hizo. Sin sacar en ningún momento su pija de mi orificio se incorporó un poco y al girar mi cabeza lo más que pude, logré ver que se llevaba el aparato a la oreja. No, no podía permitirlo de ningún modo. En un esfuerzo sobrehumano arqueé mi espalda y el movimiento hizo que, una vez más, la verga del joven siguiera avanzando dentro de mi ano. Pero por fortuna el esfuerzo sirvió: estirando el brazo hacia atrás hasta que el hombro me dolió, conseguí con un veloz manotazo arrancarle el celular de la mano y arrojarlo a lo lejos lejos; se estrelló contra el zócalo de la habitación y luego quedó en el piso, a unos tres metros de nosotros.

Mi reacción, obviamente, lo enloqueció.

?Pero? pedazo de puta? ¿qué hacés? ? me abofeteó la cara sin piedad un par de veces -. ¿Qué hacés??

No fue a buscar el celular ya que, al parecer, no estaba dispuesto a desalojar mi culo ni siquiera por un momento. Tradujo su furia en la peor arremetida que hubiera yo tenido que soportar hasta el momento. Como una perforadora entró una vez? y otra? y otra, en tanto que yo, desgarrándome y bifurcándome entre el dolor y el placer, no pude hacer nada? salvo aullar. Estaba yo agitadísima; sentía que por mucho que fuera el aire que llevaba a los pulmones, era poco. Entreabrí los ojos en algún momento para volver a mirar al celular y me encontré con la imagen del pendejito levantándolo del piso y escudriñando la pantallita.

?N? no, ¡Nooo! ¡Por favor, no cont…?

Una nueva bofetada por parte del flaco me hizo dejar inconcluso mi ruego, sobre todo considerando que esta vez la mano se estrelló en mi rostro abarcando tanto mejilla como trompa. Mi cola seguía siendo penetrada y mis jadeos daban lugar a sollozos. Impotente y vencida, volví a girar la vista hacia el pendejito. Para mi sorpresa, no estaba contestando el llamado ( de hecho, el ringtone había dejado de sonar) sino que lo dirigía hacia mí? y me estaba tomando una foto. Volví a amagar decir un ?no? pero otra vez recibí una bofetada y noté que la fuerza del golpe se iba incrementando en la medida en que me mostraba renuente a la sumisión y al silencio. Opté entonces por quedarme callada; prácticamente no había otra opción. El pendejito seguía tomando fotos con mi celular. Para esa altura yo ya no sabía si el hecho de que no hubiera contestado el llamado de mi esposo constituía un alivio o una condena aún peor. Yo lo seguía oteando; cada tanto me veía forzada, sin embargo, a cerrar mis ojos por la intensidad de la embestida dentro de mi cola. Aun así, pude ver cómo se dedicaba a recorrer las fotos una por una e incluso me dio la impresión de que miraba más de las que había tomado, como si estuviera fisgoneando dentro de mis fotos privadas. Se me cruzó por la cabeza una vez más la posibilidad de decirle algo pero el temor a recibir una nueva bofetada restallando en mi rostro me hizo abstenerme. Alcancé a distinguir que tomaba otro celular, presumiblemente el suyo y que comparaba los dos, como cotejando algo. Cabía y era esperable, por supuesto, la posibilidad de que se estuviera enviando la foto a sí mismo pero además me dio la impresión de estar revisando algún número dentro de su directorio.

?Ja? ahí le envié la foto a Franco? ? anunció tras unos segundos, luciendo una sonrisa que de tan triunfal terminaba por verse estúpida.

Claro. Eso era lo que estaba haciendo: fijándose el número de Franco ya que desconocía que yo lo tenía registrado desde la tarde y, de hecho, jamás puse su nombre en el directorio. Me sentí desfallecer. Caí de bruces al suelo mientras el flaco no paraba de penetrarme por la cola. De todas las personas en el mundo ante las cuales podía darme vergüenza ser expuesta en esa situación, creo que Franco se llevaba sin dudarlo el primer lugar. Era una ironía, sí, y una locura, pero me golpeaba más hondo eso que si le hubieran enviado la foto a Damián.

Creo que no pasaron ni treinta segundos y un celular sonó. Pero no era mi ringtone: era el del pendejito.

?Eeeh Fran? – saludó festivamente y visiblemente excitado -. ¡Qué fotito te mandó papá eh! ¿Te llegó, trolazo??

Durante un rato hubo silencio. Era obvio que era Franco quien hablaba y su alocución sólo se veía cortada, cada tanto, por alguna risotada o carcajada estentórea del chiquillo. Luego éste se acercó y le pasó el teléfono al flaco.

?Quiere hablar con vos? ? anunció.

El flaco tomó el celular sin dejar de bombearme por el culo en ningún momento. Hasta habló con una inusitada serenidad y sin siquiera muestras de agitación en la voz.

?Fran querido, ¿todo bien por ahí?… Y, acá estamos, jeje? Rompiéndole el culo un poco a la doctora? Te llegó la foto, ¿no? Jeje? y sí? se ve que la dejaste bien preparada porque le entra como por un tubo, jaja ? no podía creer las palabras que estaba oyendo; el modo en que hablaban de mí. ¡Cuánta vergüenza! Quería morir? y encima el bombeo del flaco no se detenía y me vi obligada a soltar un par de aullidos que más que seguramente fueron oídos por Franco; las palabras del flaco así lo confirmaron apenas un instante después -. Jeje,¡seeeee! ¿La escuchaste? Igual te digo una cosa, eh? Vos se la habrás estrenado pero yo le voy a agrandar el agujero eh, jaja? Grita, grita mucho la puta, jeje? Así que lo siento Fran? usted será muy minero pero acá me parece que salió perdiendo eh, jajajaja? Y, no sé, no sé ? el tono siempre era de jarana; no daban la impresión de estar discutiendo en serio -, yo creo que hoy me la llevo a casa clavada por el orto eh, jajaja? Así se lo dejamos bien grande? Cosa que cuando esté dura de vientre pueda hacer caquita bien, jajaja?

La humillación hacia mí parecía encontrar siempre un nivel superior y, de manera concomitante, arrojarme a un pozo cada vez más profundo. La andanada de barbaridades que decía el flaco iba alternada, por supuesto, con pausas de silencio en las cuales seguramente estaría hablando Franco. Yo albergaba, ilusamente, la esperanza de que Franco los llamara al orden. Él había sido el primero en tomarme detrás y desde ese momento se había convertido en mi macho. ¿Por qué permitía que sus amigos jugaran conmigo e invadieran lo que por legítimo derecho era suyo? ¿Tan poca era la importancia que me otorgaba entre sus posesiones personales?

?Che, ¿y vos cómo la estás pasando con la de la tienda?? Jeje, ¿se porta bien la muchacha?… Jaja? ¿ah sí??

Un nudo en la garganta. Un puño abriéndose en el medio de mi pecho. Y todo eso al mismo tiempo que era penetrada por la cola. De pronto se produjo una pausa un poco más larga en el diálogo telefónico que estaban sosteniendo. El flaco me acercó el celular al rostro:

?Quiere hablar con vos? ? dijo.

Tomé el celular temblando; de modo extraño se produjo en mí una cierta emoción al saber que Franco quería hablar conmigo. El flaco, momentáneamente, interrumpió el bombeo; interpreté el gesto como una forma de dejarme hablar más tranquila por teléfono.

?F? Franco?? – tartamudeé; el corazón me saltaba en el pecho.

?¿Cómo le va, doc? ? resonó la voz al otro lado de la línea satelital – ¿Cómo la está pasando? ¿La tratan bien? Recién vi una fotito y se la veía muy bien, doc, eh??

Touché. Otra vez me quería morir. Ni del tono ni de sus palabras se desprendía que estuviera molesto por el hecho de que sus amigos decidieran entrarme por atrás.

?F? Franco? – balbuceé, al borde de las lágrimas -. Por favor te lo pido, ¿podés parar esto??

?Eeeeepaaaaa? ¿Qué pasa,doc? Está en una fiesta, piense eso? Póngale onda??

Yo ya no sabía ni qué palabra decir?; cada vez que alguna parecía estar acudiendo a mis labios, cuando lograba salir lo hacía en forma de gimoteo o de sollozo. ¿Cómo podía decirle algo como ?Franco, mi cola es tuya, sólo tuya?. Sonaría no sólo degradante sino además burdamente ridículo, casi como una frase rosa de una telenovela pero puesta en formato porno.

?Franco?? ? musité.

?Ah, acá hay alguien que quiere hablar con vos? ? me interrumpió con brusquedad y dando la impresión de ni siquiera haberme escuchado.

Rápidamente escuché como si el celular cambiara de manos y, casi al instante, percibí una risita juvenil que me hizo tener el peor de los presentimientos.

?¡Holaaaaa! ¿Cómo estás, mi amor? ¿Cómo te quedó la ropita? Por lo que vi en la foto, me parece que bien? Bah, jaja, al menos lo que te dejaron puesto?

En efecto: era la voz de la odiosa vendedora. Aun si no se tuvieran en cuenta sus obvias referencias a la lencería que ella misma me había elegido, era a esa altura para mí imposible no reconocerla. Odié esa voz durante buena parte de la tarde. La detesté cada vez que la escuchaba cuchicheando con Franco o cada vez que, en el probador, me decía al oído todas las frases hirientes que se pudiesen llegar a imaginar. Hice una larga pausa antes de contestar; finalmente lo hice, dolida, vencida?

?S? sí, me queda bien?

?¿Les gustó a los chicos??

Tono falsamente simpático. Tono mordaz. Tono hiriente. Mina de mierda?

?Sí? les gustó mucho?

Tierra, trágame, por favor. No me reconozco.

?Aparte vi que te estaban haciendo la colita? Esa ropita que te di es genial para eso porque deja la cola bastante descubierta y no hace falta sacar nada. ¡Es ideal! ¿No????

Qué ganas de asesinarla. Esa chica sólo zafaba de ello por estar al otro lado de una línea satelital.

?Sí ? respondí con voz apagada -, es ideal, sí?

?¿Y cómo se dice???? ? atronó la voz de Franco, quien pareció acercarse al teléfono para hablar.

Demás está decir que yo sabía sobradamente qué era lo que Franco quería que yo dijese. Me lo pedía él; imposible decir que no, aunque doliese al alma y a la dignidad.

?G? gracias? ? balbuceé.

?Ja, no, de nada, mi amor? Ya te dije: cuando tengas otra fiestita le decís a Franco que te traiga y te visto de vuelta? ¿Sí, linda? ¡Me alegra en el alma que la estés pasando bien! Yo la estoy pasando muuuy bien acá con Fran, así que también te tengo que dar las gracias porque lo conocí gracias a vos? Te digo una cosa eh ? su voz adoptó un tono serio que sonó fingido; luego bajó al nivel de un susurro como buscando que Farnco no la oyera, pero era todo más bien un efecto histriónico, parte de una escena teatral que la putita manejaba con habilidad -? Essssss una mmmmmáquina? Jajaja? . clavó la ?m? unos segundos en sus labios para aumentar la sensación de erotismo -. Te mata?, te da como en bolsa?

Y sí?, si lo sabría yo. Cuánta envidia, cuánto odio al saber las suertes diferentes que ella y yo estábamos viviendo. ¿Sería tanto castigo el precio de haberla pasado tan bien en su momento y de haber traicionado a mi esposo? ¿Habría alguna fuerza del más allá que se dedicaba a castigar a las esposas infieles? Si la había, parecía ser que se regodeaba hasta el deleite haciéndome sufrir. Con crueldad. Con sadismo.

?Bueno, lindura ? me dijo -, te dejo porque me parece que el bomboncito que me estoy comiendo quiere seguir. ¡Mmmmmuack! Te mando un beso grande, grande??

Ya ni siquiera contesté. No podía. Y ahora no era mi boca sino mi espíritu quien no lograba soltar palabra. Franco volvió a tomar el celular. Justo en ese momento y como si supiera, el flaco reinició su embestida dentro de mi ano con toda furia. Un grito escapó de mi garganta? No sé cómo no perdí el celular que tenía en mano; creo que debe haber sido el influjo de Franco, el saber su presencia al otro lado de la línea. El teléfono se había convertido en ese momento en mi único nexo con él: nexo pobre y humillante dadas las circunstancias, pero nexo al fin, así que quería mantenerlo en mano costara lo que costase?

?¿Escuchás Fran?? ? vociferaba exultante el flaco -. Escuchá bien eh? Así se le hace el culo a las doctoras casadas??

Su verga estaba toda dentro de mí y la podía sentir hinchándose y contrayéndose, hinchándose y contrayéndose? Y cada vez era más lo que se hinchaba y menos lo que se contraía. Podía sentir sus huevos prácticamente apoyados y aplastados contra la parte baja de mi cola y sobre el inicio de la raja de mi sexo.

?Epaaaaaa… ? se escuchó la voz de Franco a través del teléfono – ¡Cómo estamos, doc, eh!?

La odiosa y femenil risita se le sumó. Yo ya no cabía en mí del odio, pero el flaco no me dejaba pensar mucho en eso. Seguía? y seguía? y seguía? Alguien me quitó el celular de la mano y cortó la comunicación. Eché un vistazo: era el pendejito, claro? Era suyo el celular después de todo y ya hacía largo rato que estaba siendo utilizado por otros. Me sentí morir porque fue como si apartaran a Franco de mi lado? ¡Dios! ¿En qué ser horriblemente decadente me había convertido? Extrañaba una conversación aun cuando la misma significara una cuchillada detrás de otra en contra de mi dignidad. El flaco intensificó su ritmo. Yo tenía que pensar en Franco. Franco. Franco. Deslicé una mano por debajo de mi vientre y me dediqué a masajearme la conchita. Franco? Franco? Franco? La respiración del flaco se fue haciendo cada vez más jadeante y ahora despedía una serie continuada de alaridos que hacían difícil pensar que Sebastián y el gordo siguieran dormitando. Yo me masajeé aun con más fuerza mi zona genital. Los dos estábamos llegando al orgasmo? El flaco y yo? Yo y él? Yo?y? Franco,? Franco?, Franco? Ya llega, ya llega, ya llega?

Si no sentí esta vez el río caliente adentro de mi cola fue porque el flaco había tenido el buen tino de ponerse un preservativo. Cayó sobre mí, jadeante y babeante en el mismo momento en que mi propia excitación llegaba a su punto culminante y estallaba? Allí quedó durante un largo rato, tanto que hasta llegué a pensar que se había quedado dormido. Finalmente se incorporó y retiró su verga de adentro de mi culo del mismo modo que si quitara el tapón de un lavabo. Fue a buscar algo para beber, como si de repente se olvidara de mí por completo. Allí quedé, con dos almohadones debajo de mi estómago para poner bien alta mi cola, profanada y corrompida una vez más. Yo cerraba los ojos, apretaba los puños? y obviamente pensaba en Franco?

Durante un rato parecieron olvidarse de mí?Estuvieron como ausentes, echados en los sillones y semidesnudos. No hablaron palabra, ni conmigo ni entre ellos. Sebastián, en algún momento, se removió en su lugar, estiró los brazos como para sacudirse un poco la modorra pero creo que ni siquiera le vi abrir los ojos.

?Che, qué quilombo que hacen eh? ? dijo, entremezclándose sus palabras con un bostezo. Luego se arrebujó nuevamente y no volvió a decir nada.

¿Estaría concluida la velada? ¿Cuál era el momento en que yo podría marcharme? ¿Tenía que pedir permiso para hacerlo? Estaba tan abatida y vencida que, más que gatear, repté hasta llegar nuevamente a mi celular. Tomé mi guardapolvo y me lo eché encima; tanteé en los bolsillos los preservativos que había traído y que finalmente no habían sido usados, ya que el único en utilizar uno había sido el flaco y lo hizo recurriendo a uno propio. Sobre una repisa se hallaban los lentes que me habían quitado al entrar; como se hallaban a una cierta altura, tuve que ponerme en pie. Eché un vistazo hacia los muchachitos y, al parecer, el flaco y el pendejito se habían rendido ante el cansancio y dormitaban. Fue, sin embargo, la voz de Sebastián, la que me tomó por sorpresa en ese momento:

?¿Ya se va, doctora?? ? me preguntó.

La pregunta me sorprendió por dos razones: una, porque suponía dormido a Sebastián; otra, porque en la forma de preguntar parecía estar implícito que yo, si así lo quería, podía marcharme. Ignoro si tal libertad era el premio por haber cumplido con ?mi parte?. Lo único realmente cierto era que si se me estaba dando la posibilidad de irme y se me preguntaba por ello, no debía yo desperdiciarla mostrándome dubitativa.

?Sí ? dije -. Ya es tarde??

Asintió con la cabeza. La mayor parte del tiempo mantenía sus ojos cerrados abriéndolos sólo fugazmente de tanto en tanto.

?Claro? imagino que su marido la está esperando, ¿no??

Bajé la cabeza y asentí con vergüenza. No supe si llegó a ver mi gesto.

?No la coge demasiado bien el profesor, ¿no?? ? lanzó a bocajarro y me tomó desprevenida con la pregunta. Lo miré vacilante, sin saber bien qué tenía que decir o qué esperaba él que yo contestara. Lo único que sí sabía yo era que quería el camino más corto en pos de marcharme de aquel lugar.

?P.., ¿perdón?…? ? musité.

?Nada, sólo eso que le pregunté. Usted no me parece que sea una esposa bien atendida, ¿no??

Lo miré un rato sin contestar. Ahora sí que él tenía los ojos bien abiertos y me clavaba una mirada severa e inquisidora, aunque a la vez de conmiseración.

?Bueno?, yo siempre creí que sí?? ? dije, bajando la vista nuevamente.

?Hasta que la cogió Franco? ? me interrumpió, adelantándose a lo que en verdad no sé si me hubiera atrevido a decir.

Asentí con la cabeza, avergonzada. De algún modo y aún sin hablar del todo, acababa yo de hacer una confesión, lo cual sólo era explicable en el súbito cariz intimista que parecía haber tomado la charla de Sebastián.

?Vení acá?? ? me dijo, tanteándose el muslo y girando hacia el tuteo.

Me quedé congelada por unos instantes. Me estaba invitando a sentarme nuevamente en su regazo cuando no hacía nada que me había preguntado si me marchaba. Él detectó mi incertidumbre.

?Vamos, vení? es un toque y te vas? ? me dijo, imperativo y a la vez tranquilizador.

Caminé despaciosamente hacia él sobre mis tacos, los cuales siempre conservé puestos al igual que las medias. Me ubiqué donde él quería y me rodeó con una mano la cintura.

?Mirá? – me dijo -. Te voy a decir una cosa: Franco es el ganador a full del colegio. Todas las pendejas están con él; no hay vuelta. Pero ojo: no te enamores de él porque él no se enamora de nadie. Lo de él es usar a las minas? Te lo comento porque me caés bien y no quiero que salgas herida?

Me propinó un beso en la mejilla. Yo permanecí en silencio.

?Sí, ya sé? – dijo él -. O te duele esto que te acabo de decir o bien no lo querés creer, pero? es así: te lo digo por tu bien?

La situación era por demás extraña: yo, una mujer adulta, universitaria y profesional, estaba sentada sobre el regazo de un adolescente siendo aconsejada sobre la vida como si él fuera mi padre y yo su hija. Aun así, debo confesar que el tono paternal me llegó y creo que fue eso lo que me llevó a profundizar algo más al momento de desnudar mis sentimientos.

?No sé si la palabra es enamorada? – dije, dudando -. Es? difícil de definir? lo que me pasa con él? Pero amor? no sé, no sé si es eso??

?¿Qué es lo que te gusta de él? ? me cortó seca pero gentilmente.

Una vez más me vi tomada por sorpresa. Yo no sabía bien poner en palabras lo que me atraía de Franco. O, en realidad, era una suma o una combinación tan grande de cosas que no tenía forma de ser sintética. Por suerte Sebastián siguió indagando y eso me guió un poco en mis respuestas.

?Está bueno, ¿no??

Me sonrojé.

?S? sí, es m? muy lindo chico?

?Y tiene un lomo bárbaro, ¿no??

?S? sí, lo tiene? físico increíble??

?Y una pija tremenda?

Sentada como estaba sobre él, di un respingo y le miré. Lo extraño del asunto era que si bien su interrogatorio había virado repentinamente hacia un tono más guarro, él no había perdido su amabilidad. Y su expresión no revelaba (como sí lo había hecho en otros momentos) burla o sarcasmo. Por mi parte, no pude evitar que una sonrisa se me dibujara en los labios; bajé la vista estúpidamente.

?Se te hizo agua la boca de sólo pensar en ella? ? me dijo.

?S? sí, admití? muy buen pito? No es sólo el tamaño, que lo tiene?, es? bello, no sé cómo decirlo?

?Bien ? reconoció él -. Hasta ahí lo físico? ¿Qué más hay en Franco que te atraiga? Dejemos de lado lo físico por supuesto??

Touché. Parecía querer llevarme hacia el terreno del cual yo no tenía muchas ganas de hablar. Era paradójico, porque cualquiera pensaría que mi honor hubiera quedado mucho más a salvo si identificaba en Franco elementos de atracción que estuvieran alejados de lo físico. Por el contrario, los que hasta allí había reconocido ante Sebastián eran puramente físicos. Cualquiera podría pensar (y tal vez con justa razón) que una mujer mayor que sólo encuentra tales elementos de atracción en un chiquillo y no es capaz de reconocer ningún otro de tipo afectivo o sentimental, bien puede ser considerada una puta de mierda. Adónde habría llegado yo que prefería eso antes que reconocer una atracción más profunda por Franco. Es que, en realidad, todo jugaba y se conjugaba: lo que acababa de admitir y lo que no quería admitir.

?Bueno? él? – me vi obligada a decir a mi pesar -, tiene una personalidad muy atrayente? No sé cómo definirlo: no he conocido un hombre ni mucho menos un chico así? Tiene un magnetismo casi animal? un espíritu terriblemente dominante? No puedo evitar pensar en él sin pensar en el papel que cumplen los machos en el mundo animal??

?Ajá. Digamos entonces que logra hacerte sentir como una hembra, cosa que tu marido no consigue?

Touché. Cuando antes había dicho que Sebastián tenía cosas que me hacían acordar a Franco no estaba equivocada. Sabía sacarme la ficha enseguida y hasta en eso remitía a él. Esta vez no pude contestar. Bajé la vista avergonzada una vez más. Él me tomó por el mentón para levantarme la cabeza nuevamente y luego acercó sus labios a los míos. Me besó y se entretuvo hurgueteando un poco con su lengua entre mis labios. En ese momento cerré los ojos.

?Decí la verdad? – me dijo en cuanto nuestras bocas se separaron -. Pensaste en él, ¿verdad??

Touché. Touché. Touché? Me aclaré la voz.

?Sí? ? admití.

Me dio una palmada en las nalgas.

?Ya es hora de que te vayas ? me dijo -. El profesor te va a extrañar?

?Ya hace rato que debe hacerlo? – repuse -. Te? hago una pregunta, Sebastián??

?Seba??

?O?ok? Seba? una pregunta: ¿qué va a pasar con el video? La filmación??

?No te preocupes ? me dijo con tono tranquilizador -. Si yo me entero que uno de estos retardados mentales lo andan difundiendo, los reviento a piñas y les corto los huevos??

?Ajá? ¿Y la chica ésa, la lesbiana??

?Ah, de ella no sé nada, pero es bastante canuta con respecto a todo? Es torta, no te olvides? No tiene demasiadas amistades en el colegio porque es un poco como que las chicas la esquivan para no aparecer pegadas a ella? Con quien, dentro de todo, más habla es con Franco y de todos modos es una relación amor ? odio, de ésas que no se entienden bien, ¿viste? Las amigas de ella son de afuera del colegio: si difundió tu video fue entre ellas, que seguramente no te conocen? Eso sí, si son lesbianas, lo habrán disfrutado, de eso no hay dudas??

Se sonrió ligeramente y otra vez mis mejillas se ruborizaron. Bajé la mirada; de un modo casi involuntario de pronto me encontré jugando con las yemas de mis dedos entre el vello del pecho de Sebastián. Casi al instante me di cuenta de lo que estaba haciendo. Lo miré con mucha vergüenza. Pero su mirada era totalmente serena, sin rastros ya de la resaca y la modorra que antes se habían apoderado de él. No dijo una palabra, pero de algún modo interpreté de su forma de mirarme que yo no estaba haciendo nada malo, así que volví a acariciarle el pecho. Sé que es difícil de explicar así como difícil de entender para el lector, pero en ese momento yo sentía un desamparo demasiado grande y, de manera extraña, era como que me sentía contenida por él: por un chiquillo que no debía pasar los diecisiete años.

?Y te hago una pregunta más?? ? le dije, prácticamente en un susurro.

?Sí? decime??

?Yo? estuve recibiendo algunos mensajes de voz??

?¿Mensajes de voz? ¿Y qué decían??

?B? bueno? – volvió en mí el tartamudeo -. Es una grabación de audio en la cual yo? le pedía a Franco por favor que me hiciera la cola?

Frunció el ceño. Revoleó un poco los ojos como si no entendiera del todo y buscara poner en orden la situación en su cabeza.

?O sea? ¿te grabaron??

?S? sí, ése fue Franco?

?Ah, qué turro? cómo le gustan esas cosas? y bueno? ¿y qué pasó después? Te estuvo mandando mensajes con tu propia voz? ¿Con la grabación que él te hizo??

?No estoy segura de que haya sido él? – sacudí la cabeza -. De hecho creo que no? Por eso quería preguntarte si no??

?No ? negó con énfasis, adelantándose a mi posible pregunta -. Te puedo asegurar que no. Una: si algo me embola son los mensajes de voz. Segunda: te puedo asegurar y no tengo por qué mentirte que no escuché una grabación así en absoluto. Si llegaste a pensar en nosotros, ya te voy diciendo que no??

Asentí con la cabeza. No sé por qué pero me pareció que había sinceridad en sus palabras. Es raro cómo una puede, de pronto, estar confiando y sentirse protegida por alguien que te ha usado a través del chantaje. Bajé aún más la vista y me encontré con su bulto; lo único que tenía puesto por encima del mismo era el bóxer.

?¿Te puedo pedir algo más antes de irme?? ? le pregunté.

?Sí, dígame, doctora? ? me respondió, al parecer sin decidirse entre tutearme o no hacerlo, ya que alternaba todo el tiempo en el tratamiento. Me miró extrañado.

Bajé la mano que tenía sobre su pecho y le acaricié el bultito. Noté que sintió el impacto: su pene reaccionó claramente; no se irguió desde ya, pero quedó bien claro que la sangre comenzaba a bullir en su interior: fue como haber pasado la mano por encima de un gatito que estuviera durmiendo y que reaccionara ante el contacto.

?¿Te lo puedo chupar?? ? pregunté. Me sorprendió la absoluta desinhibición con que lo dije. Creo que el clima intimista y de confesión que Sebastián había propuesto era el principal responsable de ello.

Él sonrió. Se mostró sorprendido.

?C? claro ? dijo -. ¿Qué pasa? ¿Te quedaste con ganas de más??

?Es que? espero que no te ofendas??

?¿Ofenderme? ? su sorpresa parecía ir en aumento -. ¿Ofenderme por qué? No entiendo? Debe ser la primera vez que una mina me pide eso en mi vida, ja? Siempre lo tuve que pedir yo??

?Claro? es que? necesito chupártela como si fueras Franco?

Dio un claro respingo. Yo no sabía si estaba a punto de mandarme a la mierda o simplemente se mantuvo unos segundos en silencio barajando la situación.

?Bueno? – dijo finalmente -. No hay problema, pero? ¿vas a decirme que no lo hiciste ya hoy cuando te cogimos??

Touché. Una vez más me había sacado la ficha.

?S?sí, pero? en ese caso lo hice por decisión propia y sin que lo supieran. Ahora quiero que lo sepas; no quiero mentirte??

Frunció los labios. Movió un par de veces la cabeza como asintiendo.

?No le veo nada de malo, doctora? Si usted quiere pensar en Franco, entonces seré Franco??

Bajó una de sus manos hacia sus genitales a los efectos de llevar hacia abajo el elástico del bóxer, pero lo detuve:

?Chist. Quietito? No hagas nada; relájate y nada más. Yo me encargo?

El hecho de que yo tomara de tal modo la iniciativa lo sorprendió, pero gratamente: sonrió. En ese preciso instante lo besé en los labios:

?¿Te confieso una cosa? ? le dije -. De los cuatro fuiste por lejos el que más disfruté??

?Hmmm? ¿Será porque de los cuatro soy el que más te hace acordar a Franco??

Sonreí. Lo besé nuevamente.

?Hmmm? puede ser?? ? contesté.

?Y? sí? se entiende? Franco y yo es como que tenemos? hmm, no sé cómo decirlo sin que suene agrandado, pero? una cierta educación, una cierta clase? Estos otros son un cachivache?? ? trazó un arco con la mano hacia los otros tres, que dormitaban el sueño de la resaca.

Le tapé la boca con mis dedos, en clara señal de que no siguiera hablando. Es que no quería que su voz me distrajese de Franco. Bajé mi cabeza hacia su bulto y sólo pensé en Franco, Franco, Franco? Primero le di una buena lamida por encima del calzoncillo hasta dejarlo bien duro y con un manchón húmedo sobre la tela. Luego no había mucho más para dudar. Le llevé abajo el elástico y, una vez que su verga se irguió hacia mi cara, abrí bien grande mi boca para enterrar el tronco en ella llevando mis labios hasta la base misma. Y así mamé? y mamé? y mamé? Una vez, otra, otra? Franco, Franco, Franco? en mis pensamientos sólo Franco. En él precisamente pensaba en el momento en que el torrente tibio me subió hasta la garganta. No abrí la boca en ningún momento sino que simplemente tragué? y tragué? y tragué? Franco, Franco, Franco?

Qué raro todo. Una vez que solté su verga después de haber parecido que él estaba muriendo de tanto que gritaba, lo miré. Y me pareció de repente verlo como a un objeto. Qué ironía: justo él, que era quien había armado todo el chantaje y la fiesta en mi contra y quien había llevado la voz cantante en todo momento mientras yo era reducida a la peor cosificación posible. Pero yo lo acababa de usar como objeto para traer a mi mente y a mis sentidos la imagen de mi macho hermoso y semental, invencible y dominante?

Cuando me retiré del lugar, Seba simplemente me indicó en dónde estaba la llave. Me acerqué para darle un beso de despedida y, en ese momento, me tironeó del guardapolvo desprendiendo varios botones.

?Quiero verte una vez más? ? me dijo.

Y ante sus ojos quedé una vez más expuesta, vistiendo el erótico atuendo que una vendedora atrevida me había elegido en la tarde previa. Esa misma vendedora atrevida que ahora estaría revolcándose con Franco. Seba permaneció un rato recorriéndome con la vista; ignoraba yo si ello constituía algún prolegómeno a una nueva embestida sexual, pero no fue así. Simplemente me dijo:

?Puedes irte??

Di media vuelta y cuando estaba a punto de trasponer el vano de la puerta, me habló nuevamente:

?Recordá lo que te dije de Franco. No te enamores de él porque estás en el horno. Él hace así ? chasqueó los dedos ? y las minitas se le ponen en cuatro? No me gustaría que salieras dolida?

No contesté nada. Sólo lo miré y asentí. Salí del lugar; el timbre de apertura de la puerta de calle sonó con precisión milimétrica cuando yo estaba a punto de tomar el pomo. Sentí una brisa fresca una vez en la calle. Me crucé un poco un flanco del guardapolvo sobre el otro a los efectos de proteger mi cuerpo semidesnudo no sólo del repentino frescor sino también de cualquier mirada inoportuna, aunque la realidad era que no había un alma en la calle. Subí al auto y me alejé de allí. Mientras conducía, no cesaban de desfilar imágenes por mi mente: por un lado, las terribles e inéditas experiencias vividas y sufridas en esa noche; por otro, mi marido esperándome en casa, tal vez durmiendo o tal vez no; por último pero quizás más importante, Franco y la vendedora: me hice la cabeza imaginándolos en todas las posiciones posibles y hasta me excité y me toqué, situación impensable después de la frenética noche de sexo y descontrol que había tenido. Durante algún rato manejé sin rumbo: la resaca me duraba y los efectos de las drogas también. Cuando creí que finalmente había dado con el camino correcto, me empezó a sonar reconocible el entorno pero no era mi barrio ni por asomo: era el barrio de Franco. Claro, mi inconsciente me había llevado allí. Pasé por la puerta de la casa tratando de descubrir alguna luz, algún indicio de algo? No se veía nada, de lo cual no supe interpretar si ya la velada con la vendedora habría terminado o, simplemente, estarían divirtiéndose en la oscuridad? o incluso durmiendo uno al lado del otro. De todas las imágenes posibles, fue ésa la que más duramente taladró en mi cerebro.

En ese momento miré la aguja del tanque de nafta y descubrí que estaba tocando fondo; el auto marchaba con la reserva. Menos mal que la vi ya que lo que me faltaba para cerrar la noche era quedarme sin combustible en pleno barrio de Franco. Por suerte encontré una estación de servicio a pocas cuadras y aparqué junto al surtidor. Era tarde, muy tarde; no había movimiento. Un muchacho atractivo, que tendría unos veinticinco o veintiséis años, surgió de la penumbra presto para atenderme: raro; por lo general los nocheros de las estaciones de servicio tienen más edad. Yo no tenía energías ni ánimo para bajarme del auto y, a decir verdad, tampoco daba para hacerlo, vestida como estaba y con un guardapolvo abierto que dejaba al descubierto una lencería terriblemente sexy. Sólo bajé el vidrio de la ventanilla y le di tanto la llave del tanque como un par de billetes arrugados. Él sólo saludó y se dirigió presto a cumplir con su labor. Mientras corría el reloj del surtidor, me quedé sobre el volante con la vista perdida en algún punto indefinido de la negrura de la noche. Era tanta mi alienación que ni siquiera me di cuenta en qué momento el reloj había dejado de correr ni supe tampoco cuánto hacía que el joven estaba de pie junto a la ventanilla tendiéndome su mano con la llave que me devolvía. Al elevar mis ojos hacia él, vi que tenía su vista fija bastante más abajo de los míos. Y entonces me percaté de que tenía el guardapolvo abierto? y mi atuendo de lencería con la conchita descubierta por delante estaba totalmente expuesto ante sus ojos. Un súbito arrebato de vergüenza indescriptible me invadió; de un manotazo me cubrí nuevamente.

?¿Se siente bien, señora?? ? me preguntó.

?S? sí, sí? muchas gracias? ? respondí y sólo un par de segundos después y habiendo tomado la llave para introducirla en el tambor, me alejaba a toda prisa del lugar.

No podía ir a casa así como estaba obviamente. Pasé por el consultorio. Me duché y me volví a vestir como una mujer seria, papel que ya para esa altura ni yo misma me creía. También tuve que usar bastante maquillaje porque se notaba el impacto de las bofetadas que me había propinado el flaco. O quizás yo lo advertía por saber que las había recibido. Cuando llegué a casa, Damián hacía largo rato que dormía. No era para menos: empezaban a clarear las primeras luces del alba. Me introduje sigilosamente entre las sábanas y durante unas cuantas horas no logré conciliar el sueño?

La doctora infiel 7 en Relatos eroticos de Infidelidad (relatos eroticos )

La doctora infiel 7 en Relatos eroticos de Infidelidad (relatos eroticos )

La doctora infiel 7 en Relatos eroticos de Infidelidad (relatos eroticos )

» VER INTERPRETACION (HD): La doctora infiel 7 en Relatos eroticos de Infidelidad

La doctora infiel 7 en Relatos eroticos de Infidelidad (relatos eroticos )

Videos Pornos Relacionados:

Tags: , , , , , , ,