Resultado de Busqueda:

Los mecanicos y mi esposa en Relatos eroticos de Infidelidad

Video Porno de: Maduras

septiembre 24th, 2013 >> Relatos Eroticos

Los mecanicos y mi esposa en Relatos eroticos de Infidelidad (relatos eroticos )

» Relato Erotico: Los mecanicos y mi esposa en Relatos eroticos de Infidelidad

Los mecanicos y mi esposa en Relatos eroticos de Infidelidad (relatos eroticos )

Hoy les voy a relatar una de las historias que nos ha pasado no hace mucho tiempo y que nos pone muy calientes solo con recordarla.

Por suerte nunca había tenido problemas con los autos que tuve. Es cierto que nunca fui de usarlos mucho y que los cambiaba con pocos kilómetros, así que no sabía lo que era llevarlos al mecánico, solo a los Services oficiales. Pero como en todo, siempre hay una primera vez.

Un sábado a la mañana habíamos decidido ir a visitar a unos familiares que viven a unos 100 kilómetros de distancia. Pero tuvimos que suspenderlo, el auto no quiso arrancar. Nunca imaginamos que la amargura y bronca de ese momento, iba a terminar en una de las situaciones más excitantes que hemos vivido.

Mientras mi esposa telefoneaba a los familiares para explicarle lo sucedido yo salí en busca de alguien que nos pudiera solucionar el problema.

Hacía unos meses se había instalado un taller a unas 3 cuadras de casa. No tenía ninguna referencia de ellos pero la verdad que tampoco conocía otro lugar, así que me dirigí allí en busca de ayuda.

Al llegar me sorprendió ver lo grande que era y la cantidad de autos. Ocupaba una superficie enorme y había como 10 personas trabajando entre la parte de mecánica y de chapa y pintura.

Apenas crucé la puerta de entrada del taller un muchacho me recibió:

- Mi nombre es Carlos, ¿en que puedo ayudarlo señor? me preguntó muy amablemente.

Carlos tendría alrededor de 35 años, de tez morena, de contextura delgada pero bastante musculosa. Estaba vestido con una camiseta sin mangas color blanca y un pantalón gris, ambos llenos de manchas de grasa, lo que le daba un aspecto bastante desagradable.

- Hola, mi nombre es Jorge y desearía hablar con el encargado, dije.

- Sígame por favor.

Atravesamos todo el local hasta llegar a una pequeña oficina que se encontraba al fondo.

- Tome asiento que ya le aviso al patrón.

Le agradecí y me senté en una silla que estaba detrás de un escritorio lleno de papeles, revistas de mecánica y algunas herramientas.

La oficina era típica de un taller. Estaba ?decorada? con pósters de autos y principalmente de mujeres desnudas en poses muy sexys. Me detuve en una morocha que estaba de espaldas sacando el culo para afuera. Imaginé cuantas pajas se habrían hecho los mecánicos con ese póster y automáticamente se me apareció la imagen de mi esposa en esa posición parada delante de los mecánicos. Un terrible escalofrío recorrió toda mi espalda a tal punto que tuve una erección inmediata.

- ¿Que pedazo de culo eh?, escuche detrás de mí.

- Como pude recuperé el aliento y gire la cabeza para ver quien era.

- Hola como le va, soy Oscar, el encargado del taller, me dijo mientras me tendía la mano.

- Jorge, mucho gusto.

Oscar era un tipo rústico de unos 50 años, muy fornido, cabello bastante largo y como Carlos, tenía las ropas llenas de grasa.

- Y, que me dice, tremendo culo, ¿no le parece?

- Si claro, dije yo, sin poder sacar a mi mujer de la cabeza.

- Me encantan las morochas, son todas putas, rió

Apenas sonreí. Que mal momento le haría pasar si como respuesta le dijera que mi esposa es morocha, pensé y volví a sonreír.

- Bueno, ¿que puedo hacer por usted?, prosiguió

- Mire Oscar, vivo acá a tres cuadras y hace un rato intente arrancar el auto pero no pude, quería preguntarle si es posible que fuera alguien a ver de que se trata el desperfecto.

- Sabe que pasa los sábados cerramos a las 2 de la tarde y estamos tapados de trabajo, lo vamos a tener que dejar para el lunes, me dijo.

- Que macana quedarme todo el fin de semana sin el auto. Bueno pero si no hay remedio, paso el lunes, gracias igual, le dije mientras le tendía la mano.

- A ver, me puede esperar un momento que le entrego el auto a un cliente y como favor se lo veo yo.

- Le agradecería mucho.

Mientras esperaba volví a observar el póster y nuevamente imaginé a Marce en esa foto exhibiendo su hermosa cola y yo ahí disfrutando como la deseaban.

- ¿Veo que lo pone loco ese culo?, escuche detrás de mí. Era Oscar que había regresado y me hacía volver a la realidad.

- Me voy a poner celoso, es mi culo preferido, rió, mientras le daba un beso al póster.

- Sonreí.

- Como me gustará esta puta que acá tengo dos pósters iguales, dijo.

- Tome le regalo uno, prosiguió, mientras me entregaba una lámina enrollada.

- No, esta bien, gracias

- Tome hombre, es un regalo de la casa.

- Bueno, gracias.

- Si le parece vamos a ver su coche, me dijo mientras tomaba un maletín lleno de herramientas.

En el camino a casa no hizo otra cosa que contarme lo que le gustaban las morochas y afirmarme lo puta que eran. Narró algunas historias con unas vecinas del barrio que yo no conocía por lo que solo me limité a escuchar sin hacer ningún comentario.

Al llegar al garaje de casa, me pidió que abriera el capó y que le diera marcha al auto. Así lo hice.

- Está bien, suficiente, me dijo.

- Tengo poca luz acá, si no le parece mal lo empujamos hacia la calle.

- No hay problema, le respondí.

- Aguarde que llame a mi esposa así ella lo guía mientras nosotros empujamos, continué.

No creo que fuera necesario que Marce nos ayudara, solo fue una excusa para que Oscar la conociera. Me calentaba la idea que la viera después de lo que habíamos conversado.

- Marce, ¿podes venir un minuto?, le grite.

Bastó que ella apareciera por la puerta, para que Oscar le clavara la mirada y mostrara en su cara una expresión de vergüenza mezclada con deseo.

No era para menos, por un lado me había hablado de lo putas que eran las morochas y por el otro estaba viendo una morocha que estaba vestida solo con una remera y unas calzas de algodón color gris que le marcaban su fabulosa cola.

- Te presento a Oscar, es el mecánico, le dije.

- Mucho gusto dijo Oscar, todavía perturbado.

- Igualmente dijo ella, extendiéndole la mano.

- Necesitamos sacar el auto, podrías conducir mientras empujamos.

Marce subió al auto y con Oscar fuimos a la parte trasera.

- Perdóneme lo que le dije de las morochas, no sabía, me dijo.

- Quédese tranquilo, no hay problema le contesté.

- Además yo creo lo mismo, continué, mientras reía.

Oscar solo me miro y sonrió, tratando de entender lo que había escuchado.

Sacamos el auto a la calle y cuando Marce se bajo, Oscar no pudo evitar clavarle los ojos en el culo, sin importarle que yo estuviese delante, acción que hizo que comenzara a excitarme.

- Ya le traigo algo de tomar, le dije, mientras Oscar ponía manos a la obra.

- No se moleste, me dijo.

- No es molestia, es a cambio de su regalo le dije riéndome.

- ¿Que regalo?, preguntó Marcela.

- Nada, un póster que me regaló Oscar, dije.

Oscar asomo su cabeza por detrás del capó y me miro sorprendido.

- Donde está, deseo verlo, dijo ella, seguro es una foto de una chica desnuda, típica de taller, continuó.

Oscar seguía mirándome y no decía palabra.

- Así es y es parecida a vos le dije riéndome.

- A verla, quiero verla, dijo.

Oscar sonrió nerviosamente mientras le daba arranque al auto y este arrancaba. Yo ya estaba caliente y el juego ese me estaba gustando.

- ¿Ya está?, que rápido lo arregló, dije.

- Era una pavada, contestó el.

- Venga Oscar ya que terminó, vayamos adentro a tomar algo y mientras le muestro el póster a mi mujer.

Note que la mirada de Oscar se había transformando de sorpresa a la de desconcierto.

La agarre de la mano a Marce y entramos a casa. Oscar venia detrás y apostaba que le estaba comiendo con los ojos la cola a mi esposa. No solo yo estaba seguro, ella también se había dado cuenta y, como es su costumbre cuando esto pasa, arqueo mas la espalda para parar mas el culo, mientras me apretaba la mano y me lanzaba una mirada cómplice.

- Marce, acompañalo al living al señor que voy a buscarle algo de tomar, le dije.

Oscar ya a esta altura no pronunciaba palabra, solo asentía con la cabeza.

- ¿Y el póster?, preguntó ella.

Lo saqué de mi campera y se lo di. Así los vi alejarse camino al living, ella delante con el póster en la mano y el detrás visiblemente exaltado y con la mirada clavada en el culo de Marce.

Yo corrí hacia la cocina, llene 2 vasos con jugo y fui tras sus pasos.

Al atravesar el pasillo que da al living, me detuve antes de llegar. Quería espiar lo que estaba pasando.

La escena era de lo más caliente. Todo estaba en silencio. Oscar estaba sentado en un sillón doble y mi esposa había desenrollado el póster y parada de espaldas a el estaba observando la foto de ese terrible culo.

La vista que ella le estaba dando era fabulosa. Oscar podía ver a la morocha y a su vez su cola que, se notaba, había parado a propósito.

- La verdad tengo que reconocer que tiene una linda cola, dijo ella.

- Su marido quedo embobado cuando la vio, por eso le regale el póster, dijo el.

- ¿En serio?, preguntó ella.

- Si, y la verdad que no entiendo porqué, usted tiene una cola preciosa, dijo un poco tímido.

- Gracias, respondió ella, sacándola más para afuera.

- Es más me animaría a decir que es mas linda que esa, siguió Oscar, ya un poco mas seguro.

- ¿Le parece?, respondió ella, acercándole un poco el culo y ya claramente excitada.

Ver a mi esposa poner la cola parada a un metro de la cara de un desconocido me puso como loco. En ese momento decidí entrar, quería mirar eso más de cerca.

- Aquí están lo jugos, dije y le extendí uno a cada uno.

- Gracias, dijo el, con la voz medio entrecortada.

Mi esposa seguía en la misma posición. Yo pensaba la gran templanza que tenía Oscar para no extender la mano y acariciar esas calzas metidas en la cola de mi mujer.

- ¿Así que te quedaste embobado con esta cola?, dijo Marce en un tono simulando estar enojada, mientras me mostraba el póster y abandonaba su postura para irse a sentar en un sillón frente a Oscar.

- No mi amor, lo que pasa es que, como ya te dije, me pareció que esa cola era parecida a la tuya, le respondí.

- Acá el señor dice que la mía es mas linda, ¿no?, preguntó mientras volvió a pararse a mostrarle la cola.

- Si, contesto Oscar. Se notaba en su cara que la situación lo incomodaba, pero que lo había puesto muy caliente.

- En realidad mucho no puedo comparar porque usted esta vestida, dijo un poco tímido.

- ¿Y que quiere, que mi mujer se desnude? , le dije con cara de enojado.

- No, por favor, no lo tome a mal, solo decía, contesto todo ruborizado.

- En realidad el señor tiene razón, así vestida no puede cotejar si mi cola es mas linda que esa, dijo ella, señalando el póster.

- Sabes que me encanta que me elogien la cola, ¿me dejas que se la muestre al señor, así puede decirme que le parece?, continuó ya totalmente excitada.

Oscar me miro no entendiendo nada. Yo tenía una erección que ya no podía disimular.

- Bueno, pero solo la cola eh, le dije, para poner un límite y evitar que todo se desmadrara.

Marce, de espaldas a Oscar, metió dos dedos al costado de las calzas y se las bajó hasta las rodillas. Tomó el póster y lo puso al lado de ella, tratando de imitar la pose de la foto.

- ¿Y ahora que me dice señor? Le preguntó con cara de puta.

Ahí estaba mi esposa, como otras tantas veces, mostrándole el culo a un desconocido, solo cubierto por una tanguita blanca que se perdía entre sus nalgas.

- Si, si es muy linda, es, es mejor su cola, tartamudeó Oscar, mientras se acomodaba en el sillón.

- Bueno ya es suficiente, súbete las calzas, dije

Marce se subió muy sensualmente sus calzas y volvió a sentarse.

- Podría ser usted la del póster, la verdad, no tiene nada que envidiarle a esa chica, rompió el silencio Oscar.

- Gracias, a mi me encantaría estar en un póster pegado en un taller y que todos se exciten con mi cola, es mi fantasía, dijo ella, mirándolo a los ojos.

- ¿Y a usted no le molestaría ver a su señora calentar hombres?, me preguntó.

- No, al contrario, me excita mucho que la deseen, respondí.

- Si no lo toma a mal puedo llamar a los muchachos del taller, dijo Oscar.

- ¿Para que?, pregunté haciéndome el ingenuo.

- Para que su señora se muestre delante de nosotros como si fuera una foto y le cumplimos su fantasía, me respondió Oscar, ya totalmente lanzado.

- ¿Lo dejas amor que llame a los señores? me preguntó ella con deseo.

Estaba demasiado caliente para negarme.

- Está bien, pero no más de 4 y sin hacer bardo, es solo mirar, esta claro, dije.

- Por supuesto, dijo Oscar, mientras marcaba en su celular.

- Hola Carlos, ¿quien esta todavía en el taller?? bueno deja todo y venite ya con Alberto y con Fabián que los necesito acá, anota la dirección? no, no traigan herramientas?

- Ya vienen, son buenos chicos, no va a ver problemas, dijo.

La espera se hizo interminable. Estábamos los tres muy excitados y tratábamos de disimularlo hablando de cualquier cosa. Oscar a cada rato se acomodaba en el sillón lo que demostraba que estaba con una erección que no podía bajar. A mi me pasaba lo mismo, y a Marce se la notaba súper ansiosa por mostrarse.

La charla ya no daba para más cuando se escucho el timbre. Yo me levante a abrir.

A Carlos ya lo había visto en el taller, Alberto era morocho y corpulento aparentaba unos 50 años como Oscar y Fabián era mas delgado y mas joven, de unos 40 años. Todos estaban con la ropa del taller bastante sucia de grasa por todos lados. Solo Alberto tenía una musculosa blanca que dejaba ver un gran tatuaje en el hombro.

- Pasen por acá, les dije, mientras los guiaba al living.

- Les presento a mi esposa, su nombre es Marcela.

Todos le extendieron la mano mientras miraban desorientados. Ella, sonriendo, le dio la mano a cada uno. Se notaba que le encantaba la situación

- Vengan siéntense acá, así no manchan nada, dijo Oscar, señalando el piso delante del sillón donde estaba sentado el.

- Los hice venir porque la señora necesita un favor ¿no?, pregunto Oscar mientras me miraba.

Yo solo asentí, estaba demasiado caliente para hablar.

- Póngase de pie señora y dénos la espalda por favor, continuó.

Mi esposa obedeció. Oscar tomo el póster y lo extendió cerca de ella.

- No les parece que la señora tiene mas linda cola que la de la foto, preguntó a sus compañeros.

Los tipos con cara de asombro, clavaron la mirada en el culo de mi mujer. Se hizo un silencio total. Marce paró un poco mas la cola y los miro con cara inocente.

- Les gusta mi colita, preguntó.

La cara de asombro de los mecánicos se transformo de inmediato en cara de deseo. Oscar ya sin disimulo, se metió la mano en la entrepierna, como tratando de calmar el dolor que le causaba la erección que tenía.

- Si, respondieron casi al unísono.

Yo como pude me pare, la agarre de la mano y la alejé un par de metros de ellos. Estaba muy cerca y temía que alguno no pudiera controlarse. Me gustaba demasiado esa situación como para que se terminara rápido.

Marce seguía con la cola parada apuntando a los cuatro tipos. Yo me puse de frente a ella y escuche lo que estaba esperando

- Señora, no le muestra la cola a mis compañeros como me la mostró a mí, pidió Oscar.

Me miro, cerro los ojos, y se mordió el labio inferior. Oír ese pedido y ver como ella se había puesto hizo que me llenara de perversión. Mi erección ya no me permitía estar parado, así que tome por los costados su calza y se la baje de un tirón dejando su culo al aire.

- Está bien así, pregunte, mientras regresaba a mi asiento.

Oscar me miró fijo y sin decir una palabra, desabrochó su pantalón y sacó su miembro totalmente erecto. Yo solo le hice un gesto de aprobación, mientras hacía lo mismo. Esto fue aprovechado por el resto que terminaron también sin sus pantalones.

- Mi amor, mira como se masturban los señores con tu cola, dije para poner mas caliente todavía el momento.

Ella les miró los miembros con esa cara de puta que solo ella puede poner.

- Sáquese todo señora que queremos verla desnudita para compararla con la foto, pidió Oscar.

- Siempre que a usted señor no le moleste, continuó.

- No, esta bien, es necesario para que comparen, dije haciéndome el ingenuo.

Marce se arrodillo, se desató las zapatillas, se saco las calzas y luego la remera, quedando solamente con la tanga blanca metida en la cola y un par de medias del mismo color. Se paró en la misma posición que estaba y me preguntó:

- ¿La tanguita también mi amor?

- No creo que sea necesario, ¿vos querés sacártela?, le pregunté.

- Y? la chica de la foto no tiene tanga, no se si ellos podrán verificar así si mi cola es mas linda, dijo con voz entrecortada por lo excitada que estaba.

- Tiene razón su esposa, dijo Oscar. Los demás no hablaban, solo se masturbaban de un modo frenético.

- Bueno, esta bien amor, quitate la tanga, dije.

Eso fue mucho para Carlos que no aguanto más y eyaculó, desparramando semen por todo el piso. Pregunto donde estaba el baño y se dirigió hacia el.

Mientras se alejaba, Marce lo miro y se paso la lengua por los labios, mientras bajaba sensualmente su tanga, dejando a la vista de todos su hermosa cola.

- Que divina cola que tiene su esposa, me dijo Oscar.

- Gracias, conteste yo mientras hacia un esfuerzo terrible para no acabar.

- Mostrales el hoyito amor, le pedí.

Marce se abrió un poco de piernas, se agacho y se puso un dedo en la cola, mientras les regalaba a todos unos constantes jadeos debidos al primer orgasmo que estaba teniendo.

Hasta aquí llegaron Alberto, Fabián y Oscar que casi al mismo tiempo esparcieron todo su semen.

Yo me deje llevar y también tuve un terrible orgasmo. Marce al ver esto, se incorporó, tomó su ropa y salio corriendo para el baño.

Tardamos unos minutos en recuperar el aliento. Oscar trataba de limpiar el piso con su pantalón y Alberto y Fabián estaban fatigados recostados contra el sillón.

- Vio que ser potaron bien los muchachos, dijo Oscar

- Si, les agradezco, ¿la pasaron bien?, les pregunte solo para decir algo.

- Si señor, su esposa es muy caliente dijo Alberto.

- ¿Podemos volver a venir?, continuó.

- Mientras se porten así no hay problema, le respondí, mientras me dirigía a la cocina a buscar algo para beber.

Al atravesar el pasillo, pase por el baño de las visitas y no había nadie. Supuse que Marce estaba en un baño que esta pegado a nuestra habitación. Fui a la cocina y mientras servía las bebidas, me acorde de Carlos, ¿donde está?, pensé.

Enfilé hacia el dormitorio y tuve un pensamiento que lejos de enojarme, me hizo correr un frío por la espalda que me dejo nuevamente con el miembro como una roca. Estaba en lo cierto.

- Perdoname amor, no me pude aguantar, dijo ella entre gemidos.

Ahí estaba mi esposa en nuestra cama totalmente desnuda, puesta en cuatro patas con la cola bien parada, y en el medio de ese fabuloso culo, la cara de Carlos, con su lengua que entraba y salía a toda velocidad de su hoyito.

El ni me miró, estaba como alienado. Marce gritaba cada vez mas fuerte y yo me senté al costado de la cama para no perderme nada.

De repente Carlos salió de su posición, apoyo su verga en el hoyo y le entro hasta el fondo. Marce grito.

- Traelos a todos mi amor, por favor, me pidió, ya sacada y mientras se hamacaba al ritmo de las embestidas.

- Eso señor, vaya a busca a mis compañeros que la puta de su mujer necesita vergas, dijo Carlos descontrolado.

Lo dude un instante, pero mi calentura fue mas fuerte.

- Muchachos pueden venir, les grite saliendo al pasillo.

Un minuto después los tenía a los tres en la puerta de mi habitación. Seguían sin pantalones y Oscar se había sacado la parte de arriba.

- Menos mal que sus compañeros se iban a portar bien, le recrimine a Oscar mientras le señalaba a Carlos dándole por el culo a mi esposa.

En realidad no se si me escuchó. Todos se treparon a la cama y manoseaban a Marce por todas partes. Alberto y Fabián fueron hacia su cara y metieron sus vergas en su boca, mientras Oscar corrió a Carlos de su lugar y empezó a meterle lengua al culo, mientras sus manos acariciaban sus pechos.

Marcela solo gemía descontroladamente.

- Que culo hermoso tiene su mujer, me dijo sacando la cara de su cola.

Ella lo escucho, sacó las vergas de su boca y lo busco con la mirada.

- Si le gusta mi cola, cójamela por favor, le grito, y volvió a lamer.

- Primero quiero su conchita dijo, mientras introducía su verga ahí y dos dedos en el culo.

A Marce le encantaba y yo quería que eso no terminara nunca.

- ¿Querés uno en la cola también mi amor?, pregunte. Ya me dolía la verga de tanto pajearme.

- Si, si, si, si, gritaba ella.

Oscar la levantó, le ordenó a Alberto que se acostara y la empujo a Marce arriba. El busco con su verga la concha y la penetró y Oscar desde atrás la ensarto por el culo.

- Hija de puta, que buen culo que tiene, le gritaba Oscar. Ella le respondía con mas gemidos.

Estuvieron así un buen rato y luego se fueron turnando no dejando nada en el cuerpo de mi esposa por explorar. Yo estaba exhausto, había acabado 3 veces.

- Acábenle dentro de la cola que le gusta, dije con mi último aliento.

Me hicieron caso, uno a uno le dejaron la leche dentro del culo.

Ella gozó como pocas veces.

Regresaron un par de veces más. Pero eso es otra historia.

Los mecanicos y mi esposa en Relatos eroticos de Infidelidad (relatos eroticos )

Los mecanicos y mi esposa en Relatos eroticos de Infidelidad (relatos eroticos )

Los mecanicos y mi esposa en Relatos eroticos de Infidelidad (relatos eroticos )

» VER INTERPRETACION (HD): Los mecanicos y mi esposa en Relatos eroticos de Infidelidad

Los mecanicos y mi esposa en Relatos eroticos de Infidelidad (relatos eroticos )

Videos Pornos Relacionados:

Tags: , , , , , , ,

Problemas con mi hijo en Relatos eroticos de Amor filial

Video Porno de: Maduras

abril 21st, 2014 >> Relatos Eroticos

Problemas con mi hijo en Relatos eroticos de Amor filial (relatos eroticos )

» Relato Erotico: Problemas con mi hijo en Relatos eroticos de Amor filial

Problemas con mi hijo en Relatos eroticos de Amor filial (relatos eroticos )

Decidí visitar a Claudia, mi mejor amiga, para que me aconsejara y me ayudara a resolver un inconveniente que me estaba quitando horas de sueño. Ambas rondamos los 40 años, aunque yo tengo un par más? o dos pares más, en fin, a una dama no se le pregunta la edad. Ella decidió mantenerse soltera y sin hijos, en cambio yo soy divorciada y tengo un hijo llamado Franco de 19 años que no es para nada buen estudiante. Ya repitió de años varias veces y aún sigue en el secundario, pero no es ese el problema que me preocupa en este momento.

Mi amiga me recibió con una amplia sonrisa que en lugar de sumarle años, marcándole las patas de gallo, se los restaba al iluminar tanto su bonito rostro. Ella es una rubia preciosa con un cuerpo algo trabajado con imperceptibles cirugías que le garantizaban la figura de una veinteañera que resaltaba con un sutil bronceado. Al estar juntas contrastábamos mucho, mi cabello es oscuro y tengo la piel pálida, algo deteriorada con el paso de los años. No me explico cómo es que hay mujeres que llegan a esta edad viéndose como de 28. Para no deprimirme puedo decir que a pesar de alguna que otra pequeña arruga, no estoy tan mal. Aunque mis pechos y cola ya no se mantienen tan firmes como antes, al menos mantengo un buen peso lo cual me ayuda un poco restando algunos años.

Entré a su casa y nos sentamos a tomar un té, pero no me atreví a tocar las galletitas dulces que me ofreció, aunque luego en mi casa me comiera un paquete entero yo sola.

- A ver, contame cuál es ese problemita que tanto te atormenta Adriana ? me preguntó mi amiga

- El problema es con Franco, mi hijo, últimamente no sé qué le está pasando, hasta me da vergüenza contarlo.

- Vamos, ¿acaso no soy tu amiga? No te preocupes, confiá en mí, esto queda entre nosotras ? me tranquilizó.

- Muchas gracias Claudia. Te voy a contar. Creo que es mejor que empiece por el principio. El problemita empezó hace unas semanas cuando me llamaron de la escuela de Franco. Tuve que reunirme con una de sus profesoras, la mujer parecía muy indignada y de personalidad rígida a pesar de ser tan jovencita, no debe tener más de 31 o 32 años. Me aseguró que mi hijo se había comportado de una manera sumamente irrespetuosa. Al parecer ella estaba hablando a solas con Franco por su bajo rendimiento en la materia que dicta y él sin previo aviso se bajó el pantalón y le pidió que le haga un? que le hiciera sexo oral. Yo no podía creer lo que me decía, cuando al fin me terminó convenciendo de que era verdad le prometí que reprendería a mi hijo y que jamás volvería a suceder algo parecido. El problema siguiente fue que no me anime a hablarlo con Franquito, no sabía cómo entablar la conversación y dejé que el tiempo pase rogando que él ya no actuara de esa forma. Hace un par de días me llamó por teléfono esta misma profesora diciéndome que volvió a suceder eso que yo tanto temía y que se vería obligada a hablar con el director para ponerlo al tanto del asunto y que suspendan a Franco del colegio. Le rogué que no hiciera eso, le aseguré que esta vez sería más severa con Franco. Ella me dio otra oportunidad pero me dijo que de todas formas debía notificar al director y que yo debería reunirme con él algún día. Yo no tengo problemas en ir a hablar con el director, él va a entender que son cosas típicas de la edad, pero hablar del tema con mi hijo me cuesta muchísimo, no quiero avergonzarlo.

- Entiendo perfectamente Adriana.

- ¿Ah sí? Porque yo no entiendo nada.

- Parece un problema serio si se lo mira desde esa perspectiva, pero es más simple de lo que parece. Lo que pasa es que el chico ya entró en la pubertad y le debe gustar la profesora, es algo típico a su edad, como bien dijiste. El pobre no debe ni saber cómo encararla seriamente, tal vez mira muchos videos porno y piensa que todas las mujeres son como las de esos videos ? me inquietó un poco pensar que mi hijo pudiera estar mirando pornografía, pero eso explicaría muchas cosas – Si querés puedo hablar con él, no va a ser tan vergonzoso hablarlo con alguien que no es familiar. Además tengo buen tacto y mucha sutileza.

- ¿Harías eso por mi amiga? Muchas gracias, no tengo palabras para agradecerte. Lo del tacto y la sutileza no te lo creés ni vos, pero en serio, gracias.

Acordamos un día para que ella valla a mi casa, el plan era que nosotras estaríamos charlando como cualquier tarde normal y yo debía irme con la excusa de comprar algo, dejando a Claudia sola con Franco. Como el chico estaba dando vueltas por la casa como bola sin manija, no nos costó mucho trabajo convencerlo de que se una a la conversación. Todo salió perfectamente. Les dije que tenía que comprar algo urgente, tomé el monedero y salí de la casa. Aunque cambie un poquito el plan, cuando salí volví a ingresar por la puerta del patio sin hacer ruido y desde ahí me puse cerca de una ventanita y me quedé observando. Como madre me urgía la necesidad de saber qué le diría a mi hijo, hasta tenía un poco de miedo de que ella fuera demasiado cruel con él. Claudia le estaba hablando a Franco con tono maternal.

- Tu mamá está preocupada por vos Franquito ? comenzó diciéndole ? se enteró del incidente que tuviste con tu profesora y está tan apenada que no sabe cómo hablarte del tema ? mi hijo la miraba sin decir nada ? pero no te preocupes no es tan malo, es algo típico de tu edad y esa profesora se lo debería haber tomado con más humor y como mucho retarte, no hacer tanto escándalo, es una frígida ? mi hijo dejó salir una sonrisa, Claudia tenía un don especial para hablar con la gente, ella se estaba ganando su confianza ? es lógico que a esta edad se te despierten los deseos sexuales. Tengo entendido que le pediste a tu profesora que te la chupe ? él asintió con la cabeza tímidamente – ¿alguna vez te la chuparon? ? mi hijo contestó apenado que no, ahora ella estaba yendo directo al problema, jamás me hubiera animado a preguntarle eso a mi hijo ? ya me parecía y seguramente te gustaría poder saber que se siente ? ahora fue un tímido si por parte de Franco ? bueno, la solución para eso es muy simple, vení, parate acá ? mi hijo pareció confundido, no se movió del lugar ? dale que no pasa nada, vení ? insistió Claudia con una sonrisa, entonces Franco se puso de pie junto a ella. Mi amiga estiró su mano hacia él apretándole el bulto con fuerza y luego metió la mano dentro del pantalón, fue un movimiento tan rápido que tomó al chico por sorpresa ? oh, venís bien equipado Franquito ? cuando sacó la mano pude ver una verga de buen tamaño algo oscura y con muchos pelitos negros. No podía creer que estuviera viendo la verga de mi propio hijo y que mi amiga lo esté tocando. Tragué saliva para reprimir el impulso de intervenir.

Claudia se arrodilló en el suelo. Con una mano lo masturbaba suavemente haciendo que su pene se ponga tieso. Él la miraba incrédulo pero se dejaba tocar, ella saco su lengua y comenzó a pasarla suavemente por el glande, luego abrió grande su boca y se tragó la verga completa. Me quedé de piedra, la muy puta se la iba a mamar de verdad. Comenzó a darle lentas chupadas mientras le apretaba los huevos, se la tragaba toda y se la sacaba despacito de la boca. De a poco fue acelerando el ritmo provocando que mi hijo gimiera. Ella se la sacaba de la boca, la lamia dos o tres veces y se la tragaba otra vez haciendo ruidos mientras chupaba sin parar. Podía ver que el pene abultaba una de sus mejillas.

- Dale Franquito, apurate a acabar que ya está por venir tu mamá ? le decía mientras lo pajeaba, siguió chupándosela con más fuerza, sus cabellos dorados saltaban para todos lados con el rápido movimiento de su cabeza ? a ver si con esto terminás más rápido ? dijo sacando sus grandes y firmes tetas por el escote y poniendo la verga entre ellas y frotándola dándole chupadas al glande hasta que un chorro de líquido blanco salió de la verga chocando directamente contra los labios de Claudia, mi hijo empezó a llenarle las tetas, la cara y el cuello de abundante leche, ella lo pajeaba y le daba chupadas tragándose parte de lo que salía, luego se la mamó hasta que quedó muerta ? anda para tu cuarto ahora q seguramente ya vuelve tu mamá.

Franco se fue satisfecho a su cuarto y Claudia se disponía a limpiarse con el agua de la pileta de lavar, entonces me asomé por la ventana para que pudiera verme. No se asustó, creo que ella sabía que yo estaba ahí.

- ¿Ese era tu brillante plan para ayudar a mi hijo? ? le pregunté

- Así es, y estoy segura de que funcionó ? me decía mientras jugaba con la leche que tenía salpicada encima ? ahora ya sabe lo que es un pete, se dio el gusto, no la va a joder más a la profesora.

- Espero que tengas razón, bueno aunque el método me pareció un poco drástico, gracias amiga por tu ayuda.

- De nada Adriana, además hice tantos petes en mi vida que hacer uno más no me afecta en nada.

- Claro? que le hace una raya más al tigre? – me quedé mirando sus grandes tetas salpicadas por el semen de mi hijo.

- Tigresa? – corrigió mientras se llevaba un dedo lleno de espesa leche a la boca.

- ¿Está rica? ? le pregunté irónicamente.

- Muy rica ¿Querés un poquito?

Pasó la mano por una teta cargando en ella una buena cantidad de blanco semen y cruzó con ella el marco de la ventana hasta tocar mi boca. El líquido sexual se me impregnó en los labios.

- ¡Ay no, que asco! ? me quejé y escupí porque podía sentirlo dentro de mi boca, pero por instinto metí mi labio inferior dentro de la boca y sentí algo espeso en mi lengua, me quedé con la mente en blanco, como saboreándolo. Era el semen de mi propio hijo.

- ¿Hace cuánto que no tomás la leche Adriana? ? me preguntó mientras se lavaba.

- Mucho tiempo ? un extraño cosquilleo invadió mi entrepierna.

Desde el evento con Claudia mi hijo quedó más relajado y feliz, me alegraba verlo de esa forma. Por desgracia eso sólo duró unos días. Empecé a notar que a él se le paraba todo el tiempo, era una situación muy incómoda para ambos. A veces intentaba disimular y se iba al cuarto, yo me hacía la boluda como si no hubiese visto nada, pero me apenaba un poco saber que no podía controlar su excitación, ni siquiera frente a su madre. Hubo ocasiones en las que fue muy evidente mi reacción, miraba asombrada su erección, pero no podía decirle nada, ni siquiera que era algo normal y que no debía preocuparse. El problema empeoró. Un día llegué a la casa luego de hacer unas compras y me sobresalté al ver a mi hijo en el sillón de la sala haciéndose una paja, él me vio al instante. Esta vez no podía quedarme callada.

- ¡Ay hijo! pero estas cosas tenés que hacerlas en tu cuarto, no en el medio de la sala ? lo regañé severamente. Estaba muy enfadada y confundida al mismo tiempo. Era muy impactante verlo dándose placer.

- Ahhh, ya acabo ? me dijo él con voz entrecortada.

No sabía qué hacer, si lo detenía ahora tal vez lo humillaría, intenté actuar como una madre moderna y comprensiva. Fui rápido a la cocina a buscar unas servilletas de papel, se las acerqué pero no las agarró. Él movía su mano con gran rapidez sobre todo su tronco erecto, al parecer lo había lubricado bien con saliva. Pude ver que su glande estaba hinchado y gruesas venas se marcaban a lo largo de su miembro.

- Tomá, sino me vas a manchar todos los muebles ? no me hizo caso.

A los pocos segundos vi la leche saltando de su pene, dibujó un arco en el aire y cayó al piso alfombrado. Me desesperé al ver eso y en un acto casi compulsivo me agaché a limpiar con la servilleta. No me di cuenta de lo cerca que su verga quedó de mi cara, no eran más de dos centímetros. Tampoco pensé que algunas eyaculaciones pueden ser intermitentes. Creí que ya había salido toda la leche pero me equivoqué. Todo ocurrió en cuestión de pocos segundos. Siguió pajeándose, otro chorro de leche saltó y fue a dar justo contra mi mejilla, atónita no tuve mejor reacción que voltear para mirar boquiabierta y otro chorro me cayó en la frente y un tercero fue a dar justo contra mi boca, cayó sobre mi labio superior y de ahí dibujó una línea inclinada hasta mi labio inferior, como si fuera un corte a cuchillo. Hasta me dio la impresión de que él había apuntado en esa dirección. Parte del semen quedó en mi lengua, pero no podía reaccionar. Me quedé mirando a Franco anonadada, con los ojos muy abiertos. Él tenía la misma expresión en su rostro. Miré su verga y ésta estaba solando unas pocas gotitas de semen que chorrearon por su tronco oscuro y venoso. Cuando intenté decir algo sentí el sabor a semen en mi boca, estaba tibio y cremoso, era mucho más de lo que yo creía. Involuntariamente lo tragué y sentí algo caliente bajando por mi sexo, fue casi instantáneo, pocas veces mi cuerpo reaccionaba de esa manera. Franco se puso de pie y se fue corriendo hasta su cuarto sin que yo pudiera decirle nada.

Era inútil intentar decirle algo en ese momento, sólo empeoraría las cosas. Me dirigí apresurada al baño y miré mi cara en el espejo, estaba llena de blanca leche. Parecía salida de una película porno. A veces el semen de los hombres es un líquido claro con algunos pocos rastros de esperma, pero éste no era el caso, el semen era bien blanco y espeso. Podía sentir como se deslizaba por mi cara lentamente. Metí la mano en mi pantalón y toqué mi vagina. Me sorprendió encontrarla tan húmeda, toqué mi clítoris y un destello de placer cruzó mi cuerpo. Solté un gemido cerrando los ojos y automáticamente pasé la lengua por mis labios recolectando más semen. Lo sostuve dentro de mi boca por unos segundos mientras introducía un dedo en mi vagina y lo tragué. Rápidamente llevé mi otra mano a la mejilla que estaba llena de semen, lo junté y me chupé los dedos desesperadamente sin poder parar de masturbarme, pero repentinamente recobré la cordura. No podía creer que estuviera pajeándome y tragándome el semen de mi propio hijo. Me lavé la cara inmediatamente y salí del baño.

Fui hasta la cocina y tomé un vaso de agua para quitarme el sabor a semen. Funcionó pero aún me quedaba la tremenda calentura de mi concha. Pensé y pensé, no sabía qué hacer, finalmente me decidí. Caminé rápidamente hasta mi cuarto y me encerré en él, me desnudé completamente y me tendí sobre la cama, me dije a mi misma que me quitaría la calentura pensando en cualquier cosa. Empecé a masturbarme rápidamente, intentaba pensar en actores de cine que estuvieran buenos o cualquier estúpida fantasía que se me viniera a la mente pero no podía dejar de pensar en esa verga soltando grandes chorros de semen o en el pete que Claudia le había hecho. Mis fluidos estaban mojando todas las sábanas pero no me importó, seguí frotando mi clítoris y en mi tremenda calentura llegué a pensar en las grandes tetas de mi amiga cubiertas por el semen de Franco, hasta me imaginé a mí misma chupándoselas hasta dejarlas limpias. A pesar de que intentaba reprimir mis pensamientos, mi libido me traicionaba. En secreto me permitía masturbarme pensando en mujeres desde hace muchos años, pero lo hacía sólo como fantasía erótica, nunca tuve la necesidad de recurrir a personas de mi género. Tuve un orgasmo y lo expresé arqueando la espalda y soltando grandes cantidades de jugo, hice lo posible por no hacer ruido mientras metía por última vez los dedos en mi concha, que me agradeció la atención ya que hacía tiempo la tenía olvidada.

Me preocupaba mucho lo sucedido pero también pensaba que se trataba solo de un infortunio porque llegue justo en el peor momento y fue mi culpa el haberme metido delante. Hice todo lo posible por reprimir lo sucedido. Actué como si nada hubiera ocurrido. Un par de días más tarde estaba sentada con Franco en el mismo sillón en el que él se había masturbado, estábamos mirando televisión. Me puse un tanto incómoda al estar sentada tan cerca de él, tuve que pararme a buscar agua y me senté en otro sillón, algo apartada. Nada me hubiera preparado para lo que ocurrió después.

Miré a mi hijo de reojo, había sacado la verga del pantalón y se estaba pajeando lentamente. Me quedé helada, no supe cómo decirle que no hiciera eso. Él muy tranquilamente se humedecía el pene con saliva y se daba cada vez más fuerte con la mano como si yo no estuviese allí. Intenté centrar mi atención en la tele pero no podía evitar pensar que ahora si me arruinaría la alfombra, pero no cometería dos veces el mismo error. El corazón se me aceleraba mientras él aceleraba los movimientos de su mano. Pasaban los minutos y él no detenía su sesión de masturbación.

- ¿Otra vez con eso? ? le dije intentando sonar indignada ? antes de que termines te vas para otro lado, sino me vas a arruinar la alfombra ? Sus testículos parecían dos grandes bolsas recubiertas de pelitos negros.

- ¿A dónde querés que vaya? ? preguntó sin dejar de pajearse.

- No sé, al baño o a tu cuarto. Donde sea, pero no me arruines la alfombra ni los muebles ? siguió pajeándose frenéticamente y de pronto se puso de pie, pensé que se alejaría pero en lugar de eso caminó hasta donde estaba yo.

- ¿Si acabo acá arruino algo? ? dijo apuntando su verga hacia a mí.

Me aparté pero él se me tiraba encima, lo empujaba pero termino haciendo que quede acostada en el sofá. Se puso sobre mí y mis brazos quedaron prisioneros debajo de sus rodillas. Apuntó la verga directamente hacia cara y descargó. La leche caía a montones sobre mi rostro y mi cuello, la podía sentir cálida y fluyendo sobre mí, esta vez intenté mantener la boca y los ojos bien cerrados. Cuando terminó abrí los ojos y vi esa gran verga a pocos milímetros de mi cara todavía soltando algunos vestigios de semen. Sentía la tibieza de ese líquido por toda la cara.

- ¿Pero vos estás loco? ¿Cómo se te ocurre? ? lo regañé casi empujándolo para q se apartara, él se puso de pie ? que estúpido que sos Franco, soy tu madre carajo, un poquito de respeto ? intentaba concentrarme en la ira para no pensar en otra cosa.

- Hay no te bancás una joda vos también – me dijo desilusionado. Pensé q había sido muy severa con él ? era una broma, nada más. No lo hice con mala intención.

- Perdoname hijo, es que estas cosas no son para hacer jodas, no quiero hacerte sentir mal, pero creo que te excediste un poco ? en ese momento sentí una gota de semen cayendo en mi ojo derecho, hice un gesto y me lo limpié con un dedo. Pude escuchar la risa de mi hijo.

- Pero que boluda que sos, parece que te estás poniendo esas cremas de mierda que te cobran re caras y no sirven para nada ? me dijo Franco matándose de risa, no tuve más remedio que reírme junto con él.

- Puede que esto me mejore el cutis más que las cremas ? agregué. Se fue a su cuarto riéndose, me alegraba que la incómoda escena haya terminado con humor, aunque seguía un poco enfadada con él.

Caminé hasta el baño y cerré la puerta. Me miré en el espejo, esta vez tenía mucha más cantidad de semen en mi cara, no podía creer que mi hijo tuviera tantas reservas. Abrí la canilla para lavarme y me quedé pensando en el tiempo que había pasado desde la última vez que había estado con un hombre, estaba muy excitada. Pero no. No era el momento de sentirse así, era el semen de mi hijito. Lamí sin querer mis labios y el sabor me embriagó. Cerré la canilla y me quité el pantalón y la bombacha de un tirón. No pensaba, sólo actuaba. Me senté sobre la tapa del inodoro y comencé a masturbarme con la mano derecha y con la izquierda sacaba el semen de mi cara y lo llevaba a mi boca, me lamía los dedos con placer. Pensaba en lo cerca que había estado la verga de Franco de mi boca. Tan cerca? y tan dura? tan grande, mi concha se llenaba de fluidos y el sabor a semen me enviciaba. Siempre fui bastante reservada en temas sexuales, pero tuve varias parejas en mi vida y con ellos experimenté varias cosas, incluso el sexo anal. Levanté mis piernas flexionando las rodillas, humedecí mi ano con los jugos que salían de mi sexo. Me metí un dedo en el culo mientras con la otra mano me frotaba el clítoris. Me ardió un poco ya que hacía tiempo que no me masturbaba por allí. Estuve unos cinco minutos así hasta que llegó un rico orgasmo. Mientras acababa no pude evitar pensar en el gran problema que tenía con mi hijo.

Continuará…

Problemas con mi hijo en Relatos eroticos de Amor filial (relatos eroticos )

Problemas con mi hijo en Relatos eroticos de Amor filial (relatos eroticos )

Problemas con mi hijo en Relatos eroticos de Amor filial (relatos eroticos )

» VER INTERPRETACION (HD): Problemas con mi hijo en Relatos eroticos de Amor filial

Problemas con mi hijo en Relatos eroticos de Amor filial (relatos eroticos )

Videos Pornos Relacionados:

Tags: , , , , , , ,

Problemas con mi hijo en Relatos eroticos de Amor filial

Video Porno de: Maduras

abril 21st, 2014 >> Relatos Eroticos

Problemas con mi hijo en Relatos eroticos de Amor filial (relatos eroticos )

» Relato Erotico: Problemas con mi hijo en Relatos eroticos de Amor filial

Problemas con mi hijo en Relatos eroticos de Amor filial (relatos eroticos )

Decidí visitar a Claudia, mi mejor amiga, para que me aconsejara y me ayudara a resolver un inconveniente que me estaba quitando horas de sueño. Ambas rondamos los 40 años, aunque yo tengo un par más? o dos pares más, en fin, a una dama no se le pregunta la edad. Ella decidió mantenerse soltera y sin hijos, en cambio yo soy divorciada y tengo un hijo llamado Franco de 19 años que no es para nada buen estudiante. Ya repitió de años varias veces y aún sigue en el secundario, pero no es ese el problema que me preocupa en este momento.

Mi amiga me recibió con una amplia sonrisa que en lugar de sumarle años, marcándole las patas de gallo, se los restaba al iluminar tanto su bonito rostro. Ella es una rubia preciosa con un cuerpo algo trabajado con imperceptibles cirugías que le garantizaban la figura de una veinteañera que resaltaba con un sutil bronceado. Al estar juntas contrastábamos mucho, mi cabello es oscuro y tengo la piel pálida, algo deteriorada con el paso de los años. No me explico cómo es que hay mujeres que llegan a esta edad viéndose como de 28. Para no deprimirme puedo decir que a pesar de alguna que otra pequeña arruga, no estoy tan mal. Aunque mis pechos y cola ya no se mantienen tan firmes como antes, al menos mantengo un buen peso lo cual me ayuda un poco restando algunos años.

Entré a su casa y nos sentamos a tomar un té, pero no me atreví a tocar las galletitas dulces que me ofreció, aunque luego en mi casa me comiera un paquete entero yo sola.

- A ver, contame cuál es ese problemita que tanto te atormenta Adriana ? me preguntó mi amiga

- El problema es con Franco, mi hijo, últimamente no sé qué le está pasando, hasta me da vergüenza contarlo.

- Vamos, ¿acaso no soy tu amiga? No te preocupes, confiá en mí, esto queda entre nosotras ? me tranquilizó.

- Muchas gracias Claudia. Te voy a contar. Creo que es mejor que empiece por el principio. El problemita empezó hace unas semanas cuando me llamaron de la escuela de Franco. Tuve que reunirme con una de sus profesoras, la mujer parecía muy indignada y de personalidad rígida a pesar de ser tan jovencita, no debe tener más de 31 o 32 años. Me aseguró que mi hijo se había comportado de una manera sumamente irrespetuosa. Al parecer ella estaba hablando a solas con Franco por su bajo rendimiento en la materia que dicta y él sin previo aviso se bajó el pantalón y le pidió que le haga un? que le hiciera sexo oral. Yo no podía creer lo que me decía, cuando al fin me terminó convenciendo de que era verdad le prometí que reprendería a mi hijo y que jamás volvería a suceder algo parecido. El problema siguiente fue que no me anime a hablarlo con Franquito, no sabía cómo entablar la conversación y dejé que el tiempo pase rogando que él ya no actuara de esa forma. Hace un par de días me llamó por teléfono esta misma profesora diciéndome que volvió a suceder eso que yo tanto temía y que se vería obligada a hablar con el director para ponerlo al tanto del asunto y que suspendan a Franco del colegio. Le rogué que no hiciera eso, le aseguré que esta vez sería más severa con Franco. Ella me dio otra oportunidad pero me dijo que de todas formas debía notificar al director y que yo debería reunirme con él algún día. Yo no tengo problemas en ir a hablar con el director, él va a entender que son cosas típicas de la edad, pero hablar del tema con mi hijo me cuesta muchísimo, no quiero avergonzarlo.

- Entiendo perfectamente Adriana.

- ¿Ah sí? Porque yo no entiendo nada.

- Parece un problema serio si se lo mira desde esa perspectiva, pero es más simple de lo que parece. Lo que pasa es que el chico ya entró en la pubertad y le debe gustar la profesora, es algo típico a su edad, como bien dijiste. El pobre no debe ni saber cómo encararla seriamente, tal vez mira muchos videos porno y piensa que todas las mujeres son como las de esos videos ? me inquietó un poco pensar que mi hijo pudiera estar mirando pornografía, pero eso explicaría muchas cosas – Si querés puedo hablar con él, no va a ser tan vergonzoso hablarlo con alguien que no es familiar. Además tengo buen tacto y mucha sutileza.

- ¿Harías eso por mi amiga? Muchas gracias, no tengo palabras para agradecerte. Lo del tacto y la sutileza no te lo creés ni vos, pero en serio, gracias.

Acordamos un día para que ella valla a mi casa, el plan era que nosotras estaríamos charlando como cualquier tarde normal y yo debía irme con la excusa de comprar algo, dejando a Claudia sola con Franco. Como el chico estaba dando vueltas por la casa como bola sin manija, no nos costó mucho trabajo convencerlo de que se una a la conversación. Todo salió perfectamente. Les dije que tenía que comprar algo urgente, tomé el monedero y salí de la casa. Aunque cambie un poquito el plan, cuando salí volví a ingresar por la puerta del patio sin hacer ruido y desde ahí me puse cerca de una ventanita y me quedé observando. Como madre me urgía la necesidad de saber qué le diría a mi hijo, hasta tenía un poco de miedo de que ella fuera demasiado cruel con él. Claudia le estaba hablando a Franco con tono maternal.

- Tu mamá está preocupada por vos Franquito ? comenzó diciéndole ? se enteró del incidente que tuviste con tu profesora y está tan apenada que no sabe cómo hablarte del tema ? mi hijo la miraba sin decir nada ? pero no te preocupes no es tan malo, es algo típico de tu edad y esa profesora se lo debería haber tomado con más humor y como mucho retarte, no hacer tanto escándalo, es una frígida ? mi hijo dejó salir una sonrisa, Claudia tenía un don especial para hablar con la gente, ella se estaba ganando su confianza ? es lógico que a esta edad se te despierten los deseos sexuales. Tengo entendido que le pediste a tu profesora que te la chupe ? él asintió con la cabeza tímidamente – ¿alguna vez te la chuparon? ? mi hijo contestó apenado que no, ahora ella estaba yendo directo al problema, jamás me hubiera animado a preguntarle eso a mi hijo ? ya me parecía y seguramente te gustaría poder saber que se siente ? ahora fue un tímido si por parte de Franco ? bueno, la solución para eso es muy simple, vení, parate acá ? mi hijo pareció confundido, no se movió del lugar ? dale que no pasa nada, vení ? insistió Claudia con una sonrisa, entonces Franco se puso de pie junto a ella. Mi amiga estiró su mano hacia él apretándole el bulto con fuerza y luego metió la mano dentro del pantalón, fue un movimiento tan rápido que tomó al chico por sorpresa ? oh, venís bien equipado Franquito ? cuando sacó la mano pude ver una verga de buen tamaño algo oscura y con muchos pelitos negros. No podía creer que estuviera viendo la verga de mi propio hijo y que mi amiga lo esté tocando. Tragué saliva para reprimir el impulso de intervenir.

Claudia se arrodilló en el suelo. Con una mano lo masturbaba suavemente haciendo que su pene se ponga tieso. Él la miraba incrédulo pero se dejaba tocar, ella saco su lengua y comenzó a pasarla suavemente por el glande, luego abrió grande su boca y se tragó la verga completa. Me quedé de piedra, la muy puta se la iba a mamar de verdad. Comenzó a darle lentas chupadas mientras le apretaba los huevos, se la tragaba toda y se la sacaba despacito de la boca. De a poco fue acelerando el ritmo provocando que mi hijo gimiera. Ella se la sacaba de la boca, la lamia dos o tres veces y se la tragaba otra vez haciendo ruidos mientras chupaba sin parar. Podía ver que el pene abultaba una de sus mejillas.

- Dale Franquito, apurate a acabar que ya está por venir tu mamá ? le decía mientras lo pajeaba, siguió chupándosela con más fuerza, sus cabellos dorados saltaban para todos lados con el rápido movimiento de su cabeza ? a ver si con esto terminás más rápido ? dijo sacando sus grandes y firmes tetas por el escote y poniendo la verga entre ellas y frotándola dándole chupadas al glande hasta que un chorro de líquido blanco salió de la verga chocando directamente contra los labios de Claudia, mi hijo empezó a llenarle las tetas, la cara y el cuello de abundante leche, ella lo pajeaba y le daba chupadas tragándose parte de lo que salía, luego se la mamó hasta que quedó muerta ? anda para tu cuarto ahora q seguramente ya vuelve tu mamá.

Franco se fue satisfecho a su cuarto y Claudia se disponía a limpiarse con el agua de la pileta de lavar, entonces me asomé por la ventana para que pudiera verme. No se asustó, creo que ella sabía que yo estaba ahí.

- ¿Ese era tu brillante plan para ayudar a mi hijo? ? le pregunté

- Así es, y estoy segura de que funcionó ? me decía mientras jugaba con la leche que tenía salpicada encima ? ahora ya sabe lo que es un pete, se dio el gusto, no la va a joder más a la profesora.

- Espero que tengas razón, bueno aunque el método me pareció un poco drástico, gracias amiga por tu ayuda.

- De nada Adriana, además hice tantos petes en mi vida que hacer uno más no me afecta en nada.

- Claro? que le hace una raya más al tigre? – me quedé mirando sus grandes tetas salpicadas por el semen de mi hijo.

- Tigresa? – corrigió mientras se llevaba un dedo lleno de espesa leche a la boca.

- ¿Está rica? ? le pregunté irónicamente.

- Muy rica ¿Querés un poquito?

Pasó la mano por una teta cargando en ella una buena cantidad de blanco semen y cruzó con ella el marco de la ventana hasta tocar mi boca. El líquido sexual se me impregnó en los labios.

- ¡Ay no, que asco! ? me quejé y escupí porque podía sentirlo dentro de mi boca, pero por instinto metí mi labio inferior dentro de la boca y sentí algo espeso en mi lengua, me quedé con la mente en blanco, como saboreándolo. Era el semen de mi propio hijo.

- ¿Hace cuánto que no tomás la leche Adriana? ? me preguntó mientras se lavaba.

- Mucho tiempo ? un extraño cosquilleo invadió mi entrepierna.

Desde el evento con Claudia mi hijo quedó más relajado y feliz, me alegraba verlo de esa forma. Por desgracia eso sólo duró unos días. Empecé a notar que a él se le paraba todo el tiempo, era una situación muy incómoda para ambos. A veces intentaba disimular y se iba al cuarto, yo me hacía la boluda como si no hubiese visto nada, pero me apenaba un poco saber que no podía controlar su excitación, ni siquiera frente a su madre. Hubo ocasiones en las que fue muy evidente mi reacción, miraba asombrada su erección, pero no podía decirle nada, ni siquiera que era algo normal y que no debía preocuparse. El problema empeoró. Un día llegué a la casa luego de hacer unas compras y me sobresalté al ver a mi hijo en el sillón de la sala haciéndose una paja, él me vio al instante. Esta vez no podía quedarme callada.

- ¡Ay hijo! pero estas cosas tenés que hacerlas en tu cuarto, no en el medio de la sala ? lo regañé severamente. Estaba muy enfadada y confundida al mismo tiempo. Era muy impactante verlo dándose placer.

- Ahhh, ya acabo ? me dijo él con voz entrecortada.

No sabía qué hacer, si lo detenía ahora tal vez lo humillaría, intenté actuar como una madre moderna y comprensiva. Fui rápido a la cocina a buscar unas servilletas de papel, se las acerqué pero no las agarró. Él movía su mano con gran rapidez sobre todo su tronco erecto, al parecer lo había lubricado bien con saliva. Pude ver que su glande estaba hinchado y gruesas venas se marcaban a lo largo de su miembro.

- Tomá, sino me vas a manchar todos los muebles ? no me hizo caso.

A los pocos segundos vi la leche saltando de su pene, dibujó un arco en el aire y cayó al piso alfombrado. Me desesperé al ver eso y en un acto casi compulsivo me agaché a limpiar con la servilleta. No me di cuenta de lo cerca que su verga quedó de mi cara, no eran más de dos centímetros. Tampoco pensé que algunas eyaculaciones pueden ser intermitentes. Creí que ya había salido toda la leche pero me equivoqué. Todo ocurrió en cuestión de pocos segundos. Siguió pajeándose, otro chorro de leche saltó y fue a dar justo contra mi mejilla, atónita no tuve mejor reacción que voltear para mirar boquiabierta y otro chorro me cayó en la frente y un tercero fue a dar justo contra mi boca, cayó sobre mi labio superior y de ahí dibujó una línea inclinada hasta mi labio inferior, como si fuera un corte a cuchillo. Hasta me dio la impresión de que él había apuntado en esa dirección. Parte del semen quedó en mi lengua, pero no podía reaccionar. Me quedé mirando a Franco anonadada, con los ojos muy abiertos. Él tenía la misma expresión en su rostro. Miré su verga y ésta estaba solando unas pocas gotitas de semen que chorrearon por su tronco oscuro y venoso. Cuando intenté decir algo sentí el sabor a semen en mi boca, estaba tibio y cremoso, era mucho más de lo que yo creía. Involuntariamente lo tragué y sentí algo caliente bajando por mi sexo, fue casi instantáneo, pocas veces mi cuerpo reaccionaba de esa manera. Franco se puso de pie y se fue corriendo hasta su cuarto sin que yo pudiera decirle nada.

Era inútil intentar decirle algo en ese momento, sólo empeoraría las cosas. Me dirigí apresurada al baño y miré mi cara en el espejo, estaba llena de blanca leche. Parecía salida de una película porno. A veces el semen de los hombres es un líquido claro con algunos pocos rastros de esperma, pero éste no era el caso, el semen era bien blanco y espeso. Podía sentir como se deslizaba por mi cara lentamente. Metí la mano en mi pantalón y toqué mi vagina. Me sorprendió encontrarla tan húmeda, toqué mi clítoris y un destello de placer cruzó mi cuerpo. Solté un gemido cerrando los ojos y automáticamente pasé la lengua por mis labios recolectando más semen. Lo sostuve dentro de mi boca por unos segundos mientras introducía un dedo en mi vagina y lo tragué. Rápidamente llevé mi otra mano a la mejilla que estaba llena de semen, lo junté y me chupé los dedos desesperadamente sin poder parar de masturbarme, pero repentinamente recobré la cordura. No podía creer que estuviera pajeándome y tragándome el semen de mi propio hijo. Me lavé la cara inmediatamente y salí del baño.

Fui hasta la cocina y tomé un vaso de agua para quitarme el sabor a semen. Funcionó pero aún me quedaba la tremenda calentura de mi concha. Pensé y pensé, no sabía qué hacer, finalmente me decidí. Caminé rápidamente hasta mi cuarto y me encerré en él, me desnudé completamente y me tendí sobre la cama, me dije a mi misma que me quitaría la calentura pensando en cualquier cosa. Empecé a masturbarme rápidamente, intentaba pensar en actores de cine que estuvieran buenos o cualquier estúpida fantasía que se me viniera a la mente pero no podía dejar de pensar en esa verga soltando grandes chorros de semen o en el pete que Claudia le había hecho. Mis fluidos estaban mojando todas las sábanas pero no me importó, seguí frotando mi clítoris y en mi tremenda calentura llegué a pensar en las grandes tetas de mi amiga cubiertas por el semen de Franco, hasta me imaginé a mí misma chupándoselas hasta dejarlas limpias. A pesar de que intentaba reprimir mis pensamientos, mi libido me traicionaba. En secreto me permitía masturbarme pensando en mujeres desde hace muchos años, pero lo hacía sólo como fantasía erótica, nunca tuve la necesidad de recurrir a personas de mi género. Tuve un orgasmo y lo expresé arqueando la espalda y soltando grandes cantidades de jugo, hice lo posible por no hacer ruido mientras metía por última vez los dedos en mi concha, que me agradeció la atención ya que hacía tiempo la tenía olvidada.

Me preocupaba mucho lo sucedido pero también pensaba que se trataba solo de un infortunio porque llegue justo en el peor momento y fue mi culpa el haberme metido delante. Hice todo lo posible por reprimir lo sucedido. Actué como si nada hubiera ocurrido. Un par de días más tarde estaba sentada con Franco en el mismo sillón en el que él se había masturbado, estábamos mirando televisión. Me puse un tanto incómoda al estar sentada tan cerca de él, tuve que pararme a buscar agua y me senté en otro sillón, algo apartada. Nada me hubiera preparado para lo que ocurrió después.

Miré a mi hijo de reojo, había sacado la verga del pantalón y se estaba pajeando lentamente. Me quedé helada, no supe cómo decirle que no hiciera eso. Él muy tranquilamente se humedecía el pene con saliva y se daba cada vez más fuerte con la mano como si yo no estuviese allí. Intenté centrar mi atención en la tele pero no podía evitar pensar que ahora si me arruinaría la alfombra, pero no cometería dos veces el mismo error. El corazón se me aceleraba mientras él aceleraba los movimientos de su mano. Pasaban los minutos y él no detenía su sesión de masturbación.

- ¿Otra vez con eso? ? le dije intentando sonar indignada ? antes de que termines te vas para otro lado, sino me vas a arruinar la alfombra ? Sus testículos parecían dos grandes bolsas recubiertas de pelitos negros.

- ¿A dónde querés que vaya? ? preguntó sin dejar de pajearse.

- No sé, al baño o a tu cuarto. Donde sea, pero no me arruines la alfombra ni los muebles ? siguió pajeándose frenéticamente y de pronto se puso de pie, pensé que se alejaría pero en lugar de eso caminó hasta donde estaba yo.

- ¿Si acabo acá arruino algo? ? dijo apuntando su verga hacia a mí.

Me aparté pero él se me tiraba encima, lo empujaba pero termino haciendo que quede acostada en el sofá. Se puso sobre mí y mis brazos quedaron prisioneros debajo de sus rodillas. Apuntó la verga directamente hacia cara y descargó. La leche caía a montones sobre mi rostro y mi cuello, la podía sentir cálida y fluyendo sobre mí, esta vez intenté mantener la boca y los ojos bien cerrados. Cuando terminó abrí los ojos y vi esa gran verga a pocos milímetros de mi cara todavía soltando algunos vestigios de semen. Sentía la tibieza de ese líquido por toda la cara.

- ¿Pero vos estás loco? ¿Cómo se te ocurre? ? lo regañé casi empujándolo para q se apartara, él se puso de pie ? que estúpido que sos Franco, soy tu madre carajo, un poquito de respeto ? intentaba concentrarme en la ira para no pensar en otra cosa.

- Hay no te bancás una joda vos también – me dijo desilusionado. Pensé q había sido muy severa con él ? era una broma, nada más. No lo hice con mala intención.

- Perdoname hijo, es que estas cosas no son para hacer jodas, no quiero hacerte sentir mal, pero creo que te excediste un poco ? en ese momento sentí una gota de semen cayendo en mi ojo derecho, hice un gesto y me lo limpié con un dedo. Pude escuchar la risa de mi hijo.

- Pero que boluda que sos, parece que te estás poniendo esas cremas de mierda que te cobran re caras y no sirven para nada ? me dijo Franco matándose de risa, no tuve más remedio que reírme junto con él.

- Puede que esto me mejore el cutis más que las cremas ? agregué. Se fue a su cuarto riéndose, me alegraba que la incómoda escena haya terminado con humor, aunque seguía un poco enfadada con él.

Caminé hasta el baño y cerré la puerta. Me miré en el espejo, esta vez tenía mucha más cantidad de semen en mi cara, no podía creer que mi hijo tuviera tantas reservas. Abrí la canilla para lavarme y me quedé pensando en el tiempo que había pasado desde la última vez que había estado con un hombre, estaba muy excitada. Pero no. No era el momento de sentirse así, era el semen de mi hijito. Lamí sin querer mis labios y el sabor me embriagó. Cerré la canilla y me quité el pantalón y la bombacha de un tirón. No pensaba, sólo actuaba. Me senté sobre la tapa del inodoro y comencé a masturbarme con la mano derecha y con la izquierda sacaba el semen de mi cara y lo llevaba a mi boca, me lamía los dedos con placer. Pensaba en lo cerca que había estado la verga de Franco de mi boca. Tan cerca? y tan dura? tan grande, mi concha se llenaba de fluidos y el sabor a semen me enviciaba. Siempre fui bastante reservada en temas sexuales, pero tuve varias parejas en mi vida y con ellos experimenté varias cosas, incluso el sexo anal. Levanté mis piernas flexionando las rodillas, humedecí mi ano con los jugos que salían de mi sexo. Me metí un dedo en el culo mientras con la otra mano me frotaba el clítoris. Me ardió un poco ya que hacía tiempo que no me masturbaba por allí. Estuve unos cinco minutos así hasta que llegó un rico orgasmo. Mientras acababa no pude evitar pensar en el gran problema que tenía con mi hijo.

Continuará…

Problemas con mi hijo en Relatos eroticos de Amor filial (relatos eroticos )

Problemas con mi hijo en Relatos eroticos de Amor filial (relatos eroticos )

Problemas con mi hijo en Relatos eroticos de Amor filial (relatos eroticos )

» VER INTERPRETACION (HD): Problemas con mi hijo en Relatos eroticos de Amor filial

Problemas con mi hijo en Relatos eroticos de Amor filial (relatos eroticos )

Videos Pornos Relacionados:

Tags: , , , , , , ,

La doctora infiel 11 Final en Relatos eroticos de Infidelidad

Video Porno de: Maduras

enero 16th, 2014 >> Relatos Eroticos

La doctora infiel 11 Final en Relatos eroticos de Infidelidad (relatos eroticos )

» Relato Erotico: La doctora infiel 11 Final en Relatos eroticos de Infidelidad

La doctora infiel 11 Final en Relatos eroticos de Infidelidad (relatos eroticos )

En fin? No necesito decir al lector que tuve que practicarle sexo oral nuevamente, esta vez arrodillada en el interior de un probador. Tampoco necesito decir que tuve que comprar el conjunto de lencería y, una vez más, pagar en efectivo para evitar el que mi nombre quedara involucrado y expuesto en una compra con tarjeta?, con la tarjeta de Damián, por cierto, de la cual yo tenía una extensión. Nos intercambiamos, por supuesto, los números de celular con la vendedora; lo cómico del asunto fue que ni siquiera le pregunté su nombre al momento de agendarla y recién entonces caí en la cuenta de que en realidad nunca lo había sabido, no sé si por no haberlo oído jamás o quizás porque, en el supuesto caso de que Franco lo hubiese mencionado, mis oídos, selectivamente, se habían negado a registrarlo: una especie de mecanismo de defensa. Pensé en preguntárselo directamente a ella pero finalmente no lo hice; se veía que mi negación, si era tal, seguía operando, así que la terminé agendando como ?zorrita puta?. Ella me dijo que veía a Franco esa misma noche (lo cual era, en ese contexto una noticia excelente pero a la vez y, como siempre, me llenaba de odio y de celos), así que quedé a la espera de un llamado o de un mensaje. No lo hubo, ni esa noche ni al día siguiente?

La ansiedad y la desesperación me carcomían por dentro. ¿Qué hacía esa puta que no llamaba? Al día siguiente ya no pude esperar más y yo misma le envié un mensaje de texto, tratando de redactarlo del modo más amable que fuera posible: ?Hola, ¿cómo estás¿ Perdoname que te moleste pero al final, ¿lo viste a Franco? ¿Hablaron sobre eso??. Pasaron como veinte minutos y no hubo respuesta: los veinte minutos, les puedo asegurar, más largos de mi vida. Cuando finalmente sonó el ringtone de mi celular anunciando la entrada de un mensaje de texto no pude evitar dar un salto por la ansiedad y la emoción. Al abrirlo para leer, el alma se me vino al piso: ?Ah, hola, ¿qué tal? Sisisisi? Perdoname que me colgué en avisarte. Dice Franco que el bebé no es de él?.

Así de fría la respuesta. La desazón que se apoderó de mí fue tan grande que hasta se me cayó el celular al piso. De todos modos y pensándolo fríamente, ¿qué podía esperarse? Era terriblemente ingenuo suponer otra cosa. Es más: ¿sería realmente quien Franco había dicho eso? ¿O tal vez la turrita, lisa y llanamente, no le habría dicho una sola palabra? Ambas alternativas eran posibles, pero, en cualquiera de los dos casos, el efecto sobre mí era el mismo: allí estaba, utilizada por una vendedora y abandonada con un niño en el vientre por un muchachito que, muy posiblemente, ya no quisiese saber nada más conmigo en su vida. ¿Y ahora? ¿Cuál debía ser el siguiente paso?

Casi no cruzaba ya palabras con Damián. ¿Me iba a aparecer como si nada a engañarlo diciendo que esperaba un hijo? Estábamos, por cierto, en el peor contexto de pareja posible como para hacer eso. Durante los días siguientes estuve terriblemente nerviosa; probé salir a caminar, ir al gimnasio, pero nada funcionaba como elemento de distracción. Más aún: por todos lados me daba la sensación de que la gente me miraba como si estuviese al tanto de mi historia y hasta supiera que llevaba una vida en mi interior. Más seguridad me otorgaba dar vueltas en el auto; al menos, cuando se va a una cierta velocidad, no es tan posible que la gente se detenga a mirarte y menos todavía cuando tu coche tiene vidrios polarizados. A veces salía de noche, como si ya ni siquiera me importara dar excusas a Damián. Un par de veces pasé, por supuesto, por lo de Franco, en una de las cuales paré el auto y me quedé allí, en la nada, acariciándome el vientre.

No sé en qué momento ocurrió. Fue todo tan rápido que ni llegué a darme cuenta de nada. La puerta del acompañante se abrió súbitamente; giré la cabeza para ver a alguien ingresar al vehículo pero ni tiempo tuve de asimilar la información porque en ese preciso instante alguien abrió también la puerta, lo cual me hizo hasta perder el equilibrio puesto que tenía el codo apoyado en la ventanilla. Alguien me tapó la boca con una pesada mano mientras otro me atrapaba con un abrazo envolvente. Intenté gritar, pedir auxilio, pero fue inútil: no lograba emitir sonido alguno, tal la fuerza con que me mantenían tapada la boca.

?Ssssh, quietita? y tranquila? ? escuché decir a alguien.

Yo casi no podía ver sus rostros debido a la falta de luz en el lugar en el que, para mayor discreción, había estacionado el auto. No obstante, se notaba que eran tipos mayores, tal vez de cincuenta y tantos años, así como también que se movían con un cierto profesionalismo o experiencia. Uno de ellos me amordazó dándole varias vueltas a una cinta alrededor de mi boca y de mi nuca; me trajo a la mente el recuerdo de cuando había sido amordazada por la gordita lesbiana en el colegio pero estaba bien claro que esto era absolutamente distinto? y aterrador. Me pusieron mis muñecas a la espalda y me las ataron con gran rapidez y sorprendente habilidad; una vez hecho eso, me levantaron como si fuera un bulto y, mientras uno de ellos pasaba a ocupar el lugar del conductor que me habían hecho abandonar por la fuerza, el otro, en el asiento del acompañante, me sentaba sobre su regazo y con sorprendente tranquilidad, se dedicaba a acariciarme las piernas. El auto arrancó; doblamos por varias calles, todas oscuras; yo sólo rogaba porque alguien nos viera… ,pero nadie, no había nadie. No dejaba de sorprender el grado de impunidad con que ellos se manejaban ya que ni siquiera habían tenido el cuidado de echarme al asiento trasero o en el baúl de las maletas. Claro, tonta,? ¿para qué iban a hacerlo? El polarizado de los cristales, aunque leve, jugaba a favor de los secuestradores. ¿Secuestradores? Sí, tonta, me dije en un terrible acceso de indescriptible pánico: te están secuestrando? ¿Todavía no te diste cuenta?

Los tipos ni siquiera trabajaban con la cara cubierta; estaba bien obvio que conocían bien su trabajo o que gozaban de la suficiente impunidad como para practicarlo sin obstáculos. ¿Adónde me estaban llevando? ¿Se trataba del auto? ¿Sería eso? ¿Ladrones simplemente? De ser así, seguramente me abandonarían en algún descampado y seguirían con el vehículo. ¿O su plan sería más ambicioso e incluiría encerrarme en algún cuchitril por algún barrio periférico para pedir rescate? ¿Pensaban en violarme? Por cierto, la lascivia demostrada por el que me tenía sobre su regazo no ayudaba a pensar en otra cosa. No paraba de tocarme las piernas y de franelear mi cola contra su bulto, contoneándose y haciéndome mover de tal modo de imitar una penetración.

?Le gusta? ¿No, doctorcita? ? me decía, burlona y asquerosamente -. Nosotros ya estamos bien informados eh? Sabemos muy bien que le gusta mucho la pija??

?Vendale los ojos, pelotudo?? ? intervino el que iba conduciendo el auto, tal vez molesto con su compañero o quizás resentido por no poder tocar tanto, al tener que conducir. Así y todo y sin dejar el volante, arrojó un par de manotazos para tocarme; lo hizo con mi rodilla, luego con una teta; por último se dedicó a masajearme la concha. El otro, entretanto, me vendó los ojos y ya no pude ver más nada; lo último más o menos conocido que registré fue que cruzábamos por uno de los puentes debajo de la General Paz: habíamos salido de capital y estábamos en provincia, por lo tanto. Y la pregunta seguía en pie: ¿adónde me llevaban? ¿Pensarían en matarme? La idea me producía tal escalofrío que sentía la necesidad de hablarles; hubiera deseado no tener la mordaza sobre mi boca para decirles que si lo que querían era violarme, que simplemente lo hicieran pero que, por favor, no me hicieran nada más. ¿Y qué tal si el plan de esos tipos era completo y pensaban robarme el auto, violarme y matarme? Todos los días se leían noticias de ese tenor en los diarios: ¿por qué mi caso debía ser la excepción?

Sin dejar nunca de apoyarme, el que me tenía sobre sí se dedicó a sobarme las tetas sin delicadeza alguna a la vez que me daba largos y repugnantes lengüetazos por sobre mi rostro. Yo me removía y sacudía de todas las formas posibles; quería librarme pero me era imposible y, por el contrario, parecía que mi captor gozase aún más en la medida en que yo me resistía. Quería hablar, pedirles por favor que se detuviesen, decirles que tenía un hijo en el vientre; quizás eso los apiadaría de algún modo. En eso sonó un celular; provino desde mi izquierda, así que le había sonado al que conducía.

?Sí, ssssseñor ? dijo, remarcando bien las palabras una vez que contestó ? ya la tenemos y la llevamos para la clínica, je? Y? más vale, papá? vos pagás por un trabajo y nosotros lo hacemos? Y? eh, ahí está; se resiste un poco la yegüita pero la tenemos en ablande, jaja? Entendido? Sí, sí, deciles que en? no sé, media hora, estaremos por ahí? cuarenta y cinco minutos a más tardar? Ok, estamos al habla? y tranquilo que va todo bien??

Yo ya no cabía en mí del terror que sentía. ¿Con quién había hablado? Lo de ?papá? había sido, claramente, un trato más callejero que familiar. Fuera con quien fuese, resultaba harto evidente que me estaban secuestrando y que todo respondía a un plan. ¿Cuál era ese plan? Imposible saberlo; en ningún momento habían hablado nada de dinero o de pedir un rescate pero cabría también suponer que no dirían mucho por teléfono o en mi presencia. En mi desesperación, vendada y amordazada como estaba y vejada como lo estaba siendo, intenté hacer una lectura positiva de esa posible ?reserva? al hablar: si no querían decir mucho en mi presencia, bien podía significar que no tenían en sus planes matarme. Al menos…, no por ahora?

No sé durante cuánto tiempo anduvimos en la noche. El que conducía había hablado de media hora o cuarenta y cinco minutos pero me dio la impresión de que fue más. No pararon de divertirse en ningún momento a mi costa, toqueteándome y franeleándome en las partes más íntimas y del modo más inmundo imaginable. Ya para esa altura yo comenzaba a pensar que, después de todo, si me mataban, sería lo mejor que podría pasarme. Vaya a saber qué era lo que me esperaba. Habían hablado de una clínica? ¡Una clínica! ¿Qué era lo que tenían en mente para mí aquellos dos monstruos o el psicótico degenerado que había hablado por teléfono con el conductor un rato antes? De pronto el auto se detuvo?

?¿Qué pasa? ? preguntó el que me tenía sobre sí -. Ya estamos a un par de cuadras, ¿o no? ¿Por qué paramos acá??

?Ssssh, esperá pelotudo ? le calló el otro -. Estaba pensando que en un ratito tenemos que entregarla y si vamos a jugar un poquito con ella el momento es ahora porque después no vamos a poder?

?Tenés razón. Cuando salga de ahí va a estar inservible y, además, me parece que en cuanto nos paguen la platita, nos dan el raje?

¿Inservible? ¡Dios mío! ¿Qué pesadilla me esperaba en esa ?clínica? de la que habían hablado.

?Muuy bien ? dijo el conductor, en tono de falsa felicitación -. Lo entendiste, la concha de tu hermana? Ahora, allá nos están esperando y si tardamos mucho es como que se van a impacientar??

?Hmmm?, sí, ¿entonces??

?Entonces? lo que yo digo es que no hay tiempo para que nos la cojamos los dos. Para hacerlo rapidito vamos a tener que hacer el dos por uno??

?Jejeje ? rió el que me tenía atrapada, acercando deliberadamente su boca a mi oído y arrojándome una bocanada de aliento fétido; estaba claro que no debía cepillarse los dientes jamás -. El dos por uno??

?Bueno? – dijo el otro -, va a haber que sacarle la mordaza entonces??

?¿Y la venda también??

?No, pelotudo? No necesita ver para tragarse una pija??

?Jejeje, es cierto ? recibí una palmada en la cola -. Bueno, entonces, ¿quién se la coge por la boquita y quién por la conchita??

El dos por uno? Ahí fui cuando entendí todo. Manejaban un cierto lenguaje carcelario, ya que así se conoce a un beneficio que se le otorga a algunos condenados a través del cual, en casos de buena conducta, un año de condena cumplida se computa como dos… De todas las locuras vividas hasta el momento desde el día en que Franco entró a la revisación, ésta era, sin dudas, la peor. Por mi cabeza desfilaron mil imágenes, incluso la del propio Franco, la de Sebastián, Jona, el playero sin nombre, Damián, mis padres, mis profesores en la Universidad? ¡Dios! Cómo deseaba que alguien de todos ellos pudiera estar allí para ayudarme, pero? la realidad era que yo me hallaba a merced de dos maníacos dentro del habitáculo de mi auto en algún lugar impreciso del conurbano en donde la posibilidad de recibir auxilio de cualquier tipo se reducía virtualmente a cero.

?Vamos a lo más simple y corto ? sugirió el que conducía -, así como la tenés, es más fácil que me chupe la pija y vos encargate de pegarle un garche??

?Jejeje, me gusta, me gusta la idea ? otra vez el aliento fétido sobre mi rostro e incluso me pareció sentir algunas gotitas de baba cayendo sobre mi hombro y mi cuello -. Pero? vamos a hacerla mejor? – me apoyó una mano en el vientre -. La doctora espera un bebé, ¿verdad? Una mamita muuuy sexy? Para no hacerle daño en la pancita, me la voy a coger por el culo, jaja? Es buena idea, ¿no??

Otra vez el asqueroso lengüetazo en pleno rostro. Yo no salía de mi espanto ni de mi asombro. ¡Sabían todo! ¡Estaban al tanto de mi embarazo! Por debajo de la venda, los ojos se me llenaron de lágrimas. Sin ninguna delicadeza, alguien me arrancó la mordaza haciéndome emitir un grito que, al parecer, no les preocupó en demasía. O no había nadie alrededor o bien se movían en un área, para ellos, protegida. Con violencia me tomaron por los cabellos y empujaron mi cabeza hacia abajo hasta que sentí en mi trompa el contacto con una verga maloliente que, deduje, sería la del conductor. Mientras ello ocurría, el otro hurgueteaba con sus dedos por debajo de mi falda y se encargaba de bajarme la tanga para, acto seguido y sin lubricación alguna, empalarme por el culo.

Yo no daba más. Ya no sabía cuál dolor era peor, si el físico, el psicológico o el espiritual. Me sentí más degradada que nunca: aquello que me estaba ocurriendo hacía creer que todo lo que había sucedido hasta entonces era nada más que un simple juego de niños. Ni caminar en cuatro patas para llevarle el dinero a Franco, ni ser sometida a todo tipo de manoseos y tratos por parte de una adolescente lesbiana, ni ser el objeto de diversión de cuatro adolescentes alcoholizados y drogados, ni ser desnudada por una vendedora de tienda a la cual tuve luego que practicar sexo oral: nada de eso, ni mínimamente podía parecerse a lo que me estaba tocando vivir en ese momento dentro de mi propio auto. Allí no había ninguna tormenta interna; no estaban el sí y el no librando una batalla campal en mi interior: yo sólo quería salir de ahí?

?Vamos, vamos, putona? Así, haceme acabar? ? decía el que ahora tenía su pija dentro de mi boca mientras me sostenía por la nuca de tal modo de casi no dejarme inspirar otra cosa que no fuera el olor fétido de sus genitales sin aseo alguno.

?Uy, qué bien que va por ese culito?? ? decía el otro sin parar de bombearme por detrás.

Aunque a mí se me hizo eterno, fueron rápidos; era obvio que estaban apurados. Uno acabó dentro de mi boca y el otro dentro de mi cola casi al mismo tiempo. Jadearon y gritaron de tal modo que terminé de convencerme de que debíamos estar en una zona descampada. El que estaba al volante me tomó por los cabellos y alzó mi cabeza como si fuera una bolsa y, a la vez, como si se sacara una molestia de encima. El otro me tuvo empalada por un rato más, incluso cuando el auto ya había iniciado su marcha nuevamente. Volvieron a amordazarme.

Unos minutos después el auto se detenía. Estuvo un rato con el motor en marcha como a la espera de algo (¿de que le abrieran un portón tal vez?); al rato reanudó la marcha pero me dio la sensación de que sólo anduvo unos metros. Se abrieron las puertas del coche y, en cuestión de segundos, yo era arrastrada fuera del mismo y luego obligada a caminar mientras uno de mis captores me llevaba por una axila y el otro por la otra. Alguien se acercó y les habló; la entonación y hasta la forma de hablar me sonaron como si se tratara de alguien bastante más educado o, al menos, con más instrucción; no parecía pertenecer al mismo ambiente marginal que ellos.

?¿Y, muchachos? ? preguntó -. ¿Ningún problema??

?Ninguno, maestro? Ya te avisó que veníamos, ¿no??

?Sí, sí, ya estábamos al tanto?

O sea: no era el mismo que había hablado por teléfono con el conductor. ¡Mi Dios! ¿En qué clase de red había yo caído? ¿Cuántos eslabones o jerarquías había en aquella organización?

?Bueno?, pasen a la salita ? ordenó, siempre con su tono extraña y sorprendentemente educado -. La doctora está esperando??

¿La doctora? ¿Hablaban de mí o de alguien más? La realidad fue que me sonó más como lo segundo. Una doctora? Mi terror a cada instante crecía más? ¿En dónde estaba? ¿A quién me estaban entregando? Me puse a repasar el diálogo telefónico en el auto y, en efecto, habían hablado de una clínica. ¿Sería entonces con esa supuesta ?doctora? con quien hablaban? No, no cerraba: el que conducía el auto había llamado a su interlocutor ?señor? y hasta había utilizado la expresión ?papá?; por otra parte, en todo momento de la conversación telefónica me había dado la sensación de que quien estaba al otro lado de la línea se comunicaba desde un lugar que no era el mismo hacia el cual estábamos yendo. De hecho, habían hablado de avisarle a alguien?

El retumbar de los pasos, sumado al hecho de que los dos tipos marchaban a mi lado casi estrujándome como si fuera una salchicha, me daban la pauta de que marchábamos a lo largo de un pasillo angosto. Me arrastraban de tal modo que mis pies casi no tocaban el suelo; sólo cada tanto se oía el golpetear de mis tacos contra el piso. Traspusimos una puerta, eso se notó? Ignoro a qué tipo de ambiente habíamos pasado, seguramente el que habían llamado ?la salita?, pero les puedo asegurar que el miedo que yo sentía era tal que me hice pis encima; no pude evitarlo.

Una voz de mujer, aunque de timbre muy grave, retumbó en la habitación.

?Pónganla sobre la camilla? Atada de pies y manos? ? ordenó, en un tono que evidenciaba tener una cierta autoridad o jerarquía en aquel lugar de pesadilla al que me habían llevado.

Sin objetar absolutamente nada, uno de mis captores me soltó las manos que yo llevaba atadas a la espalda; ello no significó, sin embargo liberación alguna ya que me sostuvieron por los codos de tal modo que no pudiera mover mis brazos ni aún desatada. Luego me cargaron en vilo entre ambos y me echaron pesadamente sobre una durísima camilla. Acto seguido, sentí cómo me aferraban nuevamente por las manos y ataban mis muñecas a ambos flancos de la camilla sobre la cual me hallaba. Luego hicieron lo mismo con mis tobillos, dejándome con las piernas bien abiertas. Uno de ellos advirtió que me había orinado y lo hizo notar, divertido.

?Siempre pasa eso con estas putitas ? acotó la mujer -. Ahora resulta que tienen miedo, lloran, patalean, les duele, se mean, se hacen caquita, pero bien que cuando tuvieron que abrirse de piernitas para dejarse culear ni se quejaron?

La voz sonaba como de mujer mayor: tal vez sesenta años o más y, no sé por qué, se me antojó voluminosa o gorda, quizás por el tono grave.

?Bien ? dijo -. Fuera; déjenme sola con la paciente?

¿Paciente? ¡Qué modo extraño de verme! No puedo describir el pánico que yo sentía, aumentado por el hecho de que no podía ni siquiera ver lo que se cernía sobre mí ni tampoco hablar para pedir clemencia. El lugar olía mal: húmedo y nauseabundo, como a algo en descomposición. Uno de mis captores, el mismo que me había tenido en su regazo y que luego me había cogido por el culo, se acercó a mi oído:

?Adiós, doctorcita? Fue un placer enterrársela en el orto??

Y otra vez el detestable lengüetazo en mi rostro, sumado a un desagradable beso que pretendió ser de despedida. Puede sonar increíble al lector, pero cuando escuché la puerta cerrarse y supe que los dos monstruos se habían retirado, me sentí aún más desprotegida que antes. Ahora estaba sola, en aquella lóbrega y maloliente habitación a la que llamaban ?la salita?, con una mujer que bien podía ser un monstruo aún peor que los dos rufianes que acababan de marcharse. Escuché sonidos que, debido a mi entrenado oído profesional, logré reconocer como de instrumentos quirúrgicos. Un nuevo ataque de terror se apoderó de mí y me sacudí con violencia en la camilla, haciendo esfuerzos denodados por conseguir liberar alguna de mis manos o, siquiera, alguno de mis pies. Me moví frenéticamente, levantando mis caderas y mi espalda una y otra vez pero sin conseguir nada. Los hijos de puta me habían amarrado bien y con tanta fuerza que hasta sentía la circulación cortarse en muñecas y tobillos.

?¿Qué pasa, putita? ? me preguntó la mujer y juro que creí escuchar la mismísima voz del diablo -. ¿Estás nerviosa? No te preocupes que algo sé: soy especialista en putas como vos. En un ratito más, esa mierdita que tenés en el útero va a ser un residuo más en la bolsa?

Fue entonces cuando mi cerebro acusó recibo de todo. Claro, estúpida, ¿cómo no te diste cuenta antes? El lugar era una clínica de abortos clandestina; la mujer sería, muy posiblemente, una falsa médica? y el plan? no era otro que despojarme de mi bebé. Me sacudí aún con más fuerza, dando violentas convulsiones sobre la camilla y tratando de arrojar puntapiés, cosa que, por supuesto, me era del todo imposible: yo era un animal atado? Sí, un animal: finalmente tocaba el punto más bajo en el abismo hacia el que Franco me había arrojado cuando me tildara de ?hembra en celo?. Franco? claro, ahora todo cerraba perfectamente. Bastó con que supiera del embarazo y que, encima, yo me pusiera obsesiva y molesta en llegar hasta él y hacerlo consciente de su paternidad, para que él terminara por decidir actuar por cuenta propia. Pero? ¿él? ¿Un chiquillo de diecisiete años podía ser capaz de interactuar con una organización que incluía espías, entregadores, secuestradores y médicos abortistas? Sonaba a locura, desde ya. Mucho más posible, en cambio, era que quienes habían tramado y pergeñado todo eso fueran sus padres. Aun sin conocerlos, más de una vez yo había pensado en ellos o en cómo pudieran llegar a reaccionar ante la noticia de que Franco esperaba un hijo. Como ocurría, en general, los padres de los alumnos de ese colegio eran gente adinerada o más o menos acomodada económicamente. Como tal, tendrían los contactos suficientes como para armar todo aquello. Más que posiblemente, habría bastado que el nene se apareciera diciendo que había una doctora mala que le quería encajar un hijo para que ellos se pusieran en campaña para sacarme de en medio o, cuando menos, lograr que ese bebé ya no existiese. Así era como terminaba todo finalmente: cuán distinta era mi vida de cómo había sido hasta sólo un par de meses atrás. Cuán alto terminaba siendo el precio a pagar por haber cedido a la tentación carnal y haberle sido infiel a mi esposo, al que alguna vez había jurado fidelidad. Abatida y maniatada sobre esa camilla, hasta me puse a pensar si en verdad no me lo tendría merecido.

Pude sentir los pasos y la pesada respiración de la mujer cerca de mí y me estremecí de la cabeza a los pies. Me tocó el vientre, como si palpara el material a tratar. Luego pude sentir el frío de un objeto filoso y metálico apoyándose contra la cara interior de uno de mis muslos. Fue apenas un roce pero pude darme cuenta de que se trataba de un bisturí o de un escalpelo. A continuación, escuché el crujir de la tela al rasgarse y me di cuenta que la mujer estaba cortando mi falda por el frente. Luego tanteó en el hueco entre mis piernas y tocó mi tanga.

?Esas bombachitas que se ponen ahora?, bien de putas? Qué asco que me dan?? ? se quejó, casi escupiendo las palabras de tanto odio. Utilizando el instrumento que tenía en mano, cortó en jirones la breve prenda y así mis zonas íntimas quedaron totalmente expuestas para lo que se venía, fuera lo que fuese.

Otra vez tuve un acceso de nervios y comencé a sacudirme frenéticamente.

?Quieta, puta, quieta? – no cesaba de decirme mientras me abofeteaba el rostro sin lograr detener mis convulsiones ni siquiera de ese modo -. No tengas miedito?, yo no mato mamis, sólo les saco la porquería de adentro. Te aclaro, ganas no me faltan porque me dan asco cuando son tan putas como para andar regalándose y abriéndose de piernas ? ella seguía hablando y mis convulsiones no cesaban -. Parece que querés hacerme las cosas difíciles? Voy a tener que usar el cloroformo y ponerte a dormir? Cuando te despiertes, tu bebé va a estar en la caja compactadora de un camión, jaja??

No podía creerlo. No podía creer nada de lo que me estaba pasando. Mis ojos se llenaban cada vez de más lágrimas mientras mis muñecas y tobillos pugnaban inútilmente por liberarse. ¡No! No podían quitármelo, no podían hacerlo, no podían?

En eso escuché un sonido seco y ahogado, como si algo pesado hubiera caído al suelo. La gasa con cloroformo que yo había esperado sentir apoyarse sobre mi nariz nunca llegó y un extraño silencio se apoderó súbitamente del lugar. No había ningún ruido: ni de instrumentos quirúrgicos, ni de frascos, ni de nada? Escuché unos pasos, pero no eran los de la pérfida doctora; no sonaban tan pesados. Había alguien más en la habitación, pero? ¿quién? Súbitamente pude sentir el hálito de una respiración sobre mi mejilla? y alguien que me hablaba al oído:

?Tranquila, doctora Ryan? – me dijo -. Ya pasó todo. Quédese tranquila que todo va a salir bien??

Mi cerebro se había convertido en un gran signo de interrogación. ¿Qué diablos estaba pasando? ¿Quién era ése que había hablado? Y, por otra parte, yo conocía esa voz?, la conocía. Claro, sí, era el que se había acercado cuando los dos matones me estaban bajando del auto, el que había hablado con tono algo más educado o instruido. Aun así, habiendo logrado establecer quién era el dueño de la voz, la situación distaba mucho de estar aclarándose. De pronto sentí que me quitaban la venda de los ojos.

Los abrí. Me costó acostumbrarme a la mala luz que había en el lugar, sumado al hecho de que tenía los ojos entumecidos y llorosos. La habitación era tal como la había imaginado, por lo menos la parte que, echada de espaldas contra la camilla, llegaba a ver: manchas de humedad poblaban el techo y las paredes. A pocos centímetros de mí, un rostro: un hombre de treinta y cinco o cuarenta años me miraba fijamente con unos ojos verdes que, en ese momento, se me antojaron tristes y hasta piadosos.

?Te voy a sacar la mordaza ? me dijo -, pero no tenés que gritar? Si lo hacés, estamos en el horno, ¿entendiste??

Las cosas cambiaban su curso con tanta rapidez que no me permitían acostumbrarme a cada cambio, pero aun así entendí que ese hombre quería ayudarme y, como tal, lo menos que podía yo hacer era colaborar. Asentí con la cabeza y él hizo lo mismo. Me quitó la mordaza con la mayor delicadeza posible, tratando de no hacerme doler.

?Mi nombre es Silvio? ? se presentó: extraño contexto para una presentación en realidad.

Yo no conseguía articular palabra; era como si mi boca aún siguiera amordazada. El hecho de haberla tenido encintada durante tanto rato se combinaba con la incomprensión que, en ese momento, hacía presa de mí. Podía hablar, sí, pero?, ¿qué podía preguntar o decir? Más bien dejé que el sujeto hiciera lo suyo y, en efecto, se dedicó a soltar las ligaduras, primero de mis manos y luego de mis tobillos. No puedo explicar el alivio que sentí: fue como si mi sangre volviera a correr por mis extremidades. Él me colocó una mano por debajo del hombro y me instó a incorporarme. Me senté sobre la camilla y tuve una visión aún más completa y aterradora del lugar en que nos hallábamos. Ninguna higiene: manchas de humedad por las paredes y de sangre seca en el piso, una mesa sobre la cual se amontonaban varios instrumentos quirúrgicos en algunos de los cuales se apreciaban, incluso, manchas de óxido? y un montón de bolsas de residuos (¿para los fetos, tal vez?). Pero lo más estremecedor de todo fue ver a la mujer en el piso; estaba allí, aparentemente, sin sentido: no era gorda como la había imaginado, pero sí maciza y robusta.

?Le tuve que dar cloroformo ? explicó mi misterioso salvador -. Ella estaba a punto de usarlo con vos, pero?, le gané de mano, je??

Caballerosamente, me ayudó a bajar de la camilla. Yo aún seguía atontada y desconcertada por la marcha de los acontecimientos y los cambios que se daban a cada momento.

?Tenemos que salir de acá? ? me dijo -. Voy a espiar que no haya nadie en el pasillo y, si es así, conozco un camino alternativo??

Se acercó a la puerta de la habitación y la entornó un poco para otear fuera de la misma.

?Está despejado ? anunció, como si diera un parte de guerra -. Vamos??

Apenas empecé a caminar para tratar de seguirlo, me encontré en problemas. Mis tobillos me dolían por haber tenido que soportar durante tanto tiempo las ceñidas ligaduras y, por otra parte, los tacos hacían ruido.

?Yo te diría que te descalces ? me dijo -. No es sólo el ruido, es que además vamos a tener que movernos rápido??

Haciéndole caso, me quité el calzado; un instante antes de hacerlo, tuve que resistirme a la tentación de propinarle un puntapié en pleno rostro a la mujerona que yacía, sin sentido, en el piso. Fue como si él me hubiera leído la intención:

?Dejala ? me dijo -. Vamos, rápido??

Una vez que estuve descalza, le seguí los pasos. Debo confesar que me produjo un fuerte estremecimiento tener que caminar sobre manchas de sangre pero la situación ameritaba, en ese momento, dejar de lado todo prejuicio higiénico. Estuve a punto de dejar mis zapatos allí, pero él me hizo seña de que los llevara.

?Es mejor que no dejes nada tuyo acá? Vamos? ? me urgió.

Salimos al pasillo, me tomó por una mano y echamos a correr hacia la izquierda. Algunas puertas jalonaban el estrecho y lóbrego corredor pero todas estaban cerradas. Nos desviamos luego por una puerta no menos estrecha que estaba justo debajo de una escalera. Un nuevo pasillo se abrió ante nosotros pero ahora a cielo abierto; por encima de nosotros estaban las estrellas. Una vez finalizado el corredor, salimos a una especie de gran patio que, por lo poco que podía verse bajo la luz de la luna, daba aspecto de abandono: aquí y allá poblaban el piso algunos escombros y trozos de metal desparramados, en tanto que ocasionales matas de pasto crecían en las juntas de los baldosones. Corrí, casi a ciegas, siempre siguiendo al misterioso sujeto, mientras rogaba por no clavarme nada en la planta del pie. Una vez que dejamos atrás el patio de baldosas, salimos a un gran descampado lleno de malezas: una nueva tortura para mis pies. Llegamos a un gran tinglado sin paredes y sostenido sólo por columnas de ésas que se dividen en varios cuerpos, como las antenas de las emisoras de radio. Había allí estacionados unos tres vehículos y nos dirigimos hacia un Volkswagen Tiguan: el sujeto me abrió la puerta del acompañante para que me subiera y fue, luego, presuroso, a tomar el lugar del conductor. En cuestión de segundos salíamos por una calle de tierra que, en determinado momento cruzaba una alcantarilla a modo de puente sobre lo que parecía un gran zanjón o tal vez un canal. De allí pasamos a otra calle de tierra que bordeaba precisamente ese zanjón y ello me permitió tener, a la luz de la luna, una visión algo más abarcativa del lugar que acabábamos de dejar y del cual procurábamos poner distancia. Realmente el edificio parecía un galpón abandonado, sin que hubiera trazas de actividad alguna: era imposible pensar que allí pudiese funcionar una clínica de abortos ilegales pero, claro, supongo que el objetivo era precisamente que así fuese.

Durante bastante rato no hablamos palabra. Silvio mantenía la vista en el camino y pisaba el acelerador a fondo aun a pesar de hacer sufrir al vehículo violentas sacudidas en pozos y huellones; claro, la idea era alejarnos lo más rápido posible de aquel infierno de pesadilla del cual huíamos. Pronto estuvimos en lo que parecía ser una ruta o, cuando menos, un camino asfaltado y comencé a sentir un cierto alivio: era como si de a poco recobrara el contacto con la civilización.

?¿Estás bien? ? me preguntó él girando la vista hacia mí durante un fugaz instante.

?S? sí, dentro de lo que se puede, sí? ? contesté.

Mi respuesta era de lo más lógica. En una misma noche y en el lapso de un par de horas había sido secuestrada, violada por detrás, y obligada a practicar sexo oral para luego ser maniatada sobre una dura camilla con el objeto de ser sometida a un aborto ilegal que, gracias a Dios y a aquel sujeto misterioso que guiaba el auto, no se concretó. Silvio tomó un atado de cigarros de la guantera y me extendió uno. No soy fumadora compulsiva pero se lo acepté: una noche tan extraña y traumática como la que acababa de vivir ameritaba el vicio.

?¿Quién sos? ? pregunté -. ¿Y por qué me salvaste y me sacaste de ese lugar??

?Como te dije, me llamo Silvio ? respondió entre dientes, mientras encendía su cigarrillo -. Y si querés saber algo más, te puedo decir que trabajo como detective??

Lo miré estupefacta, tratando de interpretar si sus palabras iban en serio o en broma. Él detectó mi perplejidad y me dirigió una rápida mirada de soslayo.

?Te maté con ésa ,¿no? ¿Sorprendida, doctora Ryan??

Yo continué mirándolo fijamente.

?¿Esto que acabas de hacer es entonces para vos parte de un simple día de trabajo?? ? le pregunté.

?No ? blandió en señal de negación los dos dedos en los cuales sostenía el cigarro -. No hago este tipo de cosas por lo general??

Caímos a una autopista, a la cual creí reconocer como la Ricchieri, con lo cual quedaba en claro que había sidollevada hacia el sudoeste de la capital. Un nuevo silencio se volvió a producir entre nosotros y él me echó una mirada de reojo, quizás para comprobar que me hallaba bien. Me pareció que bajó un poco la vista hacia mi entrepierna y luego la desvió, probablemente avergonzado. Yo también me avergoncé, porque cobré conciencia en ese momento de que me hallaba prácticamente desnuda: no tenía bombacha, pues la horrenda mujerona me la había destrozado y tampoco mucha cobertura por delante ya que mi falda estaba abierta en dos, colgando en sendos jirones sobre mis caderas. Me llevé las manos a mi sexo para cubrirme.

?Se va a complicar hacerte entrar en el edificio, así como estás ? señaló él -. Espero que no nos crucemos con nadie??

?¿Adónde estamos yendo?? ? pregunté intrigada.

?Quiero mostrarte mi lugar de trabajo??

?Ajá? ¿y para qué??

?Vas a entender algunas cosas??

Otra vez se produjo un momento de silencio. Lo miré:

?Te contrató la familia de Franco, ¿no?? ? le interrogué.

Simplemente dio un par de pitadas a su cigarrillo.

?Esperá a llegar? – dijo, secamente, aunque con amabilidad -. Allá vas a entender todo??

?¿Y por qué te echaste atrás?? ? le espeté, continuando con mi interrogatorio.

?¿Echarme atrás? No entiendo?? ? dijo él, sacudiendo la cabeza.

?Claro, me sacaste de ahí, pero hasta unos minutos antes estabas con ellos. Recuerdo bien tu voz??

Cabeceó pensativamente. Arrojó el cigarro por la ventanilla aún sin haberlo terminado.

?Es que? la cosa se fue muy a la mierda? – dijo, en tono de lamentación -. Y hay cosas que no me las banco?y, como te dije, no las hago??

?¿Y por qué habías accedido a hacerlas entonces? Digo? antes de arrepentirte, claro??

Haciendo el clásico gesto para hacer referencia al dinero, frotó dedo pulgar contra índice.

?Lo de siempre? – contestó -. Buena platita. Pero? cuando estás adentro te das cuenta que hay límites que no podés cruzar sólo por un billete??

?¿Por qué lo decís? ¿Secuestro, violación, aborto ilegal? ¿Cuál de ésos es tu límite??

Me miró con una sombra de lástima en los ojos.

?Te violaron, ¿no?… Lo siento, de verdad. No era algo que pensé que pudiera ocurrir? Lo que empezó como un simple trabajo por encargo, terminó en una gran locura? y mi trabajo es, habitualmente, bastante más simple y, si se quiere, más ético que eso??

Entramos a la General Paz y marchamos hacia el norte; bajamos en Gallardo, a la altura de Liniers y luego nos movimos en dirección al barrio de Versalles. Entramos a un edificio que, por suerte, tenía cochera. No había nadie en el lugar. Para mayor seguridad y dada mi casi desnudez, fuimos por las escaleras en lugar de por el ascensor.

?Nadie usa las escaleras a esta hora? ? explicó él.

Conté tres pisos hasta llegar a lo que parecían ser sus oficinas; daba la impresión de tratarse de un semipiso. El lugar estaba realmente bien puesto, muy posmoderno y con varias computadoras, además de monitores y un enorme plasma. Me invitó a sentarme en una mullida silla giratoria frente a un escritorio y él pasó a ocupar el otro lado, no sin antes darme un vaso de agua. Por pudor, me crucé de piernas.

?Tranquilizate ? me dijo -. Fue una noche muy agitada, pero quiero que estés bien para esto??

?Estoy bien ? repuse con energía -. Ahora decime lo que me tengas que decir?

Asintió, pensativamente.

?Más que decir, tengo que mostrarte? ? dijo y le dio arranque a una de las tantas computadoras que allí se veían. Un monitor se encendió a un costado del escritorio e instantes después él rebuscaba con el mouse entre una serie de archivos. Hizo doble clic sobre uno.

Cuando por fin la imagen se abrió y el programa predeterminado comenzó a ejecutar el archivo, la mandíbula se me cayó completa. Allí estaba yo, con el dinero en la boca, marchando en cuatro patas hacia Franco. La conmoción fue tal que comencé a respirar con dificultad.

?¿Vos tenés eso? ? ? le pregunté, abriendo de par en par mis ojos por la incredulidad.

?Y esto? ? respondió, dando doble clic a otro archivo para que, a continuación, mis aún descolocados ojos me viesen a mí misma haciendo subir a mi auto al chico de la estación de servicio, justo en la puerta del maxikiosco.

?O esto? ? agregó.

Y aparecí otra vez yo, siendo penetrada analmente por el flaco en la fiesta con los cuatro adolescentes.

Yo no salía de mi asombro. Mis piernas temblaban. Dos de las filmaciones ya las había visto pero, a la sorpresa de saber que aquel extraño las tenía en su poder se agregaba la de que alguien me había filmado en la calle cuando, en plena madrugada, había hecho subir a mi auto al chico del combustible.

?Acá tengo otra? ? dijo Silvio, volviendo a hacer doble clic y a continuación vi la imagen de mi auto entrando en un hotel, que rápidamente reconocí. Era el de la colectora en el acceso oeste y la imagen correspondía, obviamente, a la noche en que me llevé allí a Franco?

?Y tengo más?? ? siguió diciendo. Y en la medida en que se fueron abriendo nuevos archivos y nuevas ventanas, me vi a mí misma enfundada en guardapolvo y tocando el timbre en la casa de Franco en una imagen que reconocí como correspondiente al día de aquel fatídico almuerzo. En otra me vi hablando con Franco en la calle y luego invitándolo a subir a mi auto; era el día aquél del accidente y esa escena se había producido sólo un rato antes de la entrada al telo de la colectora. Es decir, me habían seguido, vigilado, fotografiado y filmado por todos lados? Fue como si en sólo un instante se hubiera hecho trizas para mí cualquier concepto medianamente asociable con ?vida privada?. Un dolor comenzó a apretarme el pecho. Me sentía consternada, dolida y pillada como una niña a la que han descubierto en sus travesuras, pero claro, siendo yo una mujer adulta, casada y profesional, la sensación de humllación que ello producía era cien veces mayor.

?¿Es? esto lo que hacés habi?tualmente?? ? pregunté, con la voz queda y algo quebrada.

?Claro. Por eso te decía: yo no hago secuestros ni abortos ilegales; no estoy en esa movida?

Me llevé dos dedos al puente de la nariz a la vez que bajaba la vista.

?No entiendo? ¿La familia de Franco te pagó por hacer todo este trabajo??

?Nunca dije que hubieran sido ellos, doctora??

Le miré fijamente, cada vez más confundida.

?Yo le dije que mi trabajo no son los secuestros ni abortos ilegales ni nada de eso; nunca me enganché con toda esa mierda ? continuó explicando -. Mi trabajo es mucho más inocente que eso, doctora? Y, según como se lo vea, hasta puede decirse que le hago un bien a la comunidad??

?¿Te podés explicar, por favor? No estoy entendiendo nada?? ? mi tono revelaba estar empezando a perder la paciencia.

?Hmm, bueno, verás? Hay muchas esposas que tienen dinero y que sospechan que sus maridos no se están portando realmente bien? Y también maridos que sospechan de sus esposas? Ahí es donde entra mi trabajo: yo descubro lo que necesiten saber y les saco todas las dudas? De esa manera, se quitan las vendas de sus ojos y una vez que se enteran de lo que realmente son sus parejas, la decisión es de ellos: o perdonan o les dan una olímpica patada en el orto??

De pronto sentí un sacudón interno y di un respingo en la silla que ocupaba como si todas las fichas me cayeran juntas.

?¿Damián? ? pregunté, casi ladrando el nombre -. ¿Me estás diciendo que te contrató Damián??

?Sé que no es la noticia más linda que quisieras recibir en este momento ? dijo tristemente -, pero sí, fue él??

Me tomé el rostro con ambas manos; todo me daba vueltas.

?¿Te sentís bien? ? ? me preguntó.

?¿Cuándo? ? repregunté sin hacer caso a su interrogante -. ¿Desde qué momento comenzó todo esto??

?Al día siguiente del día en que le mamaste la verga a Franco en el colegio? – pareció ruborizarse al decirlo -; en fin, mil disculpas por decirlo de ese modo??

?¿Y cómo se enteró? ¿Por qué sospechó?? ? volví a la carga, haciendo caso omiso de sus disculpas.

?Bueno?, una? compañera de trabajo de tu marido, una preceptora, en realidad? Ella fue la que los escuchó y le fue a él con el cuento ??

Claro, la maldita preceptora había oficiado como buchona. De hecho, tanto ese día como otros me había parecido imposible que los gemidos y gritos no se oyeran fuera del aula y, más de una vez, viendo la expresión de ella, me había dado la impresión de que se hacía la tonta, pero traté, en aquellos momentos, de pensar que era sólo mi paranoia. Estaba obvio que los gritos se habían escuchado y, dado que ella tenía su preceptoría de manera contigua al aula que yo ocupaba, se convirtió en testigo privilegiado. Ahora lo que me preguntaba era si sólo lo habría puesto al tanto a Damián o le habría ido con el chisme también a más gente. Difícil era creer que hubiera dejado pasar un rumor tan jugoso y atrayente.

?Pero,.. ¿cómo tenés esa filmación entonces? Me refiero a la del primer día??

?Acceder a un teléfono celular es fácil para mí? – dijo -. Es mi trabajo, no te olvides. La tecnología puede ser muy útil pero tiene un gran problema: deja rastro. Yo me manejo con contactos adentro de todas las compañías de telefonía celular, a los cuales, obviamente, siempre hay que pagarles. No fue difícil dar con el número de Franco y, como al otro día, por lo que parece, una compañera del curso le sacó el celular y se envió el archivo a sí misma, desde ese momento la filmación fue totalmente vulnerable? Lo demás ya lo sabés, ahí lo tengo??

Yo no salía de mi asombro. No podía creer que cada vez encontrara un nuevo límite para mi capacidad de sorpresa.

?Y? entonces, si tenés acceso a cualquier teléfono celular ? dije -, supongo que eso quiere decir que??

?Sí, sí, al tuyo también ? dijo, mientras abría otro archivo -. Acá están todos tus mensajes de texto, por ejemplo? Y también chequeé la ubicación geográfica de tus llamados cuando decías que estabas atendiendo a una mujer enferma, que había muchas escaleras y cosas por el estilo??

?Y? la grabación de audio que recibí, entonces??

?¿Cuál? ¿Ésta?? ? inquirió al tiempo que clicaba sobre un nuevo archivo y sólo una fracción de segundo después se escuchaba mi propia voz pidiéndole por favor a Franco que me hiciera la cola.

No puedo describir lo que estaba sintiendo en ese momento. Vergüenza. Estupor. Impotencia. Y estupidez,? mucha estupidez por haber creído que estaba logrando engañar a mi marido en sus narices cuando la realidad marcaba que ya hacía rato que me tenía totalmente vigilada.

?Pero? y entonces? si lo sabía, ¿por qué prolongó esto durante tanto tiempo??

?Para juntar más material y así hacerte mierda y dejarte en pelotas?? ? contestó fríamente

?P? ¿perdón??

?Claro. En el caso de un reparto de bienes gananciales, él tiene que reunir la suficiente cantidad de pruebas como para demostrar que vos no te portaste bien. Si una de las partes ha sido desleal con la otra y ha faltado a los votos conyugales, ello incide desfavorablemente sobre ella para los jueces en el momento de proceder a la división??

Mi cabeza seguía siendo un remolino. Claro, no era que tuviéramos tanto dinero: éramos un matrimonio de clase media pero él había cobrado hacía poco una herencia de unos ochocientos mil pesos que, me había dicho, mantendría bajo llave en un banco hasta que dispusiésemos de ella para mejorar nuestra casa o para lo que fuera que planeásemos, sobre todo el día en que llegara nuestro primer hijo: ironía del destino, ese hijo estaba por llegar, pero era mío, no de él. Ahora bien, quedaba claro que Damián no quería repartir nada de ese dinero conmigo, ni, seguramente, tampoco la casa?, o los autos. Pero, ¿tan frío y calculador podía él haber sido como para mantener la boca cerrada durante todo ese tiempo? ¿Hacerme creer que nada sabía de lo que estaba ocurriendo? ¿Cómo había hecho para aguantarse las ganas de decirme en mi cara que lo sabía todo y que yo era la peor puta del mundo? Las siguientes palabras de Silvio aportaron, en buena medida, algo más a mi pobre comprensión.

?Por otra parte ? continuó -, te voy a confesar una cosa. Yo no le di todo el material a Damián de entrada; sólo muy poco: apenas algunas fotos en las que subías a Franco al auto o la grabación que escuchaste recién. No puse en sus manos ninguna de las escenas de sexo explícito que te tuvieron como protagonista, por ejemplo. Preferí guardarlas para mostrárselas más adelante y así mantenerlo como cliente durante algún tiempo más. Eso también es mi trabajo: crear el gancho como para que el cliente que pidió la investigación siga motivado e intrigado y así seguir cobrando por el trabajo. Es un error dejar caer todas las bombas desde un principio?

?O sea? a ver? – le interrumpí ello mientras intentaba ordenar mis pensamientos y reacomodar un poco el rompecabezas -, volvamos a la grabación? ¿Quién me la envió entonces? No me cierra que hayas sido vos porque eso hubiera sido echar tierra sobre tu propio trabajo??

?No. Ése fue el pelotudo de tu marido ? sonrió fugazmente, pero a la vez sacudió la cabeza con evidente fastidio -. No se la aguantó y quiso jugar a ponerte nerviosa. Casi lo maté cuando me dijo: el imbécil estuvo a punto de echar a perder absolutamente todo? Afortunadamente no fue así: tu calentura ayudó??

Lo miré sin entender.

?Y? es que, honestamente me sorprendió que no te detuvieras y que siguieras queriéndote coger al pendejo aun a pesar de que, al parecer, alguien te tenía vigilada? Yo habría apostado todas las fichas en que desde el momento en que te llegara ese mensaje de voz con la grabación, te irías a bajar de absolutamente todo y que te recluirías en tu casa? No fue así: sorprendente, doctora??

No puedo describir la situación de vergüenza y de humillación. Incluso ese tipo, quien hasta el momento se había presentado como educado y tratable, me degradaba de algún modo con sus comentarios y dichos, aun cuando diera la impresión de que no era ésa su intención. Eché una mirada al monitor y a los distintos archivos que tenían que ver conmigo: toda mi vida privada almacenada y expuesta allí.

?Supongo que te divertiste todo este tiempo, ¿no?? ? pregunté con un deje de tristeza.

?Te mentiría si dijera que no ? respondió -. Es la parte divertida de este trabajo: ver las cosas que las mujeres casadas hacen en su vida privada. Pero más allá de entregárselas en bandeja a los maridos cornudos, uno también tiene su costado de ?voyeur? y en ese sentido tengo que decir que la pasé muy bien con vos?

Cerré los ojos: no sabía si agradecerle o insultarlo por tanta sinceridad. Debía recordar, por supuesto, que en definitiva era él quien me había salvado del bisturí de la bruja abortista.

?¿Y en qué momento recibió Damián el material completo?? ? pregunté, intrigada.

?Eso fue hace un par de semanas o menos, apenas saltó lo de tu embarazo ? respondió -. Ya estando vos preñada por ese pendejo no había forma de estirar mucho más el asunto porque pronto tu marido iba a saberlo de un modo o de otro. Así que ya llegado ese momento puse todas las cartas sobre la mesa: en un mismo día recibió todos los videos y fotografías más la noticia de que estabas embarazada?

?Y entonces puso en marcha el plan del secuestro? y del aborto? ? aventuré.

?Tal cual. Y ahí fue cuando las cosas se empezaron a ir al carajo. Yo? acepté su propuesta por el dinero pero?, me sentí mal apenas lo hice. Y ni hablar cuando vi ante quienes y en donde te entregaba. Lo mío es otra cosa, otro tipo de trabajo. Fue desagradable. Tuve que tratar con secuestradores, con bandas clandestinas de abortistas? Por mi trabajo, obviamente, conozco gente y tengo forma de contactarlos, pero? no es que me guste hacerlo. Prefiero no juntarme con ese tipo de lacra? Yo? siento mucho haberte metido en esto?- bajó la vista; su arrepentimiento daba la impresión de ser sincero.

Se produjeron unos instantes de silencio; sólo se escuchaba el sonido de los ventiladores internos de las computadoras y, muy de tanto en tanto, el del ascensor.

?¿Te puedo preguntar cuánto te pagó por esto?? ? espeté, haciendo un ademán con mi mano en dirección al monitor.

?Hasta ahora? – contestó a la vez que cabeceaba y parecía estar haciendo cuentas en su cabeza -, he recibido unos ciento treinta mil pesos. Jamás hago trabajos por esa cantidad de dinero, te lo puedo asegurar. Fueron noventa mil por todo esto que ves ? señaló hacia el monitor ? más otros cuarenta mil por hacer de contacto con toda esa mafia. Los secuestradores habrán recibido unos cincuenta mil: son de poca monta en realidad, pero fueron lo mejor que le pude conseguir. Y la clínica abortista le cobraba a tu marido otros cincuenta mil pero no creo que hayan llegado a ver ese dinero porque el aborto finalmente no se produjo. Si pagó, debe haber sido algún pequeño porcentaje en concepto de seña pero siendo yo el nexo, creo que me hubiera enterado de la operación?

Me quedé pensando. Ahora era yo quien hacía cuentas en la cabeza. Si se analizaban fríamente los números, finalmente no había negocio alguno para Damián. Ya llevaba gastada poco más de una cuarta parte de los ahorros: es decir, lo que no quería compartir conmigo lo estaba entregando, a la larga a investigadores privados o a bandas delictivas. Quedaba en claro entonces que el móvil era más que económico. Él quería destruirme y no compartir nada conmigo, pero no le importaba tener que repartir con alguien más, ni siquiera con un hato de inescrupulosos y facinerosos. Pensándolo fríamente, hasta podía llegar a entenderlo en algún punto y, después de todo, no era yo la más indicada para hablar de escrúpulos con lo que le había hecho.

?¿Y ahora qué vas a hacer?? ? le pregunté a Silvio.

Me miró sorprendido; se apoyó un dedo índice en el pecho.

?¿Yo? ? me repreguntó extrañado – ¿Yo? Echate un vistazo en cuanto puedas, doctorcita? Estás desnuda y sucia, demás está decir que sin poder volver a tu casa dada tu situación actual? ¿Y te preocupás por mí??

?Supongo que te metiste en un problema con esto que hiciste por mí? ? aventuré.

?Sí ? asintió, enarcando las cejas y revoleando los ojos como si con sus gestos relativizara sus palabras -. Por los secuestradores no tengo que preocuparme. Ellos hicieron su trabajo, cobraron y se fueron. No les importa un carajo si a los de la clínica después se les escapó la presa que ellos le llevaron? Con los de la clínica ya es otra cosa porque ellos sí perdieron tanto paciente como cliente y no vieron un solo mango. Así que van a estar que trinan en cuanto empiecen a caer en la cuenta de que, muy posiblemente, haya sido yo quien te sacó de ahí. Pero? – tomó su celular y lo conectó a la computadora a través de un cable USB -, yo tengo material como para hacerlos mierda, fijate??

Una serie de imágenes fueron desfilando por el monitor: tomas de la clínica de abortos, tanto por dentro como por fuera del edificio, incluyendo instrumental, aparatos y (lo más escalofriante de todo) algunos fetos amontonados uno sobre el otro. ¿Cuántos abortos hacían por día en ese lugar? Aun siendo médica y habiendo visto cosas infinitamente peores a los ojos, no pude evitar desviar la vista y hasta sentí náuseas. Es que no era sólo lo que veía, sino el concepto contenido en las imágenes. Cualquiera de aquellos fetos listos para ser desechados bien podría haber sido el mío; me llevé una mano al vientre con instinto maternal protector. Le pedí a Silvio que sacara las imágenes de la pantalla y así lo hizo tras pedirme disculpas.

?Perdón? – dijo, con evidente culpa -. Pensé que siendo médica no te impresionaría??

?En esta noche fui raptada, violada y estuve a punto de ser sometida a un aborto ilegal por una carnicera. Eso es demasiado hasta para una médica? Ahora, volviendo al tema, ¿y no tenés miedo? Una vez que presentes esas pruebas a la justicia??

?Ni en pedo? – me corrigió -. A la justicia no, a los medios?

?Ok, vos sabrás? Entonces, una vez que hayas presentado eso, ¿qué te hace pensar que no te van a hacer boleta??

?Nada??

?¿Y entonces? ¿Vas a correr el riesgo de todas formas??

En lugar de contestar, tomó un portarretratos de encima de su escritorio y lo giró hacia mí. En la foto estaba él abrazado con una mujer realmente muy bonita, de cabello castaño y ojos marrones.

?¿Es tu esposa?? ? pregunté.

?Era??

?¿Qué pasó? ¿Sos separado o???

?Separado, sí?

Sonreí. Eché un vistazo a los monitores y colecciones de archivos.

?Supongo que todo esto no debe ser muy fácil para una esposa? – dije -. Es decir, ser la mujer de un detective es lo mismo que vivir bajo el ojo de una cámara??

?Sí, eso es verdad ? concedió -. Pero no era eso lo que te quería mostrar?

Levanté las cejas sin entender y volví a mirar hacia la foto. Él trazó un semicírculo alrededor de la imagen principal de la pareja como buscando abarcar el entorno. Parecían ser las playas de Copacabana; nunca estuve, pero ya son suficientemente identificables para cualquiera, haya ido o no.

?Brasil, ¿no??

?Exacto ? confirmó con una sonrisa de oreja a oreja -. Mañana empiezo a desmantelar todo esto y me voy para allá?

En ese momento eché un vistazo a un diploma enmarcado que, justamente, acreditaba sus estudios como detective. Correspondía a una institución de Río de Janeiro.

?Estudiaste allá?? ? dije.

?Tal cual? Y me voy para allá en un par de días? ? respondió.

?¿Solo???

?No, acompañado??

Touché. ¿Era mi imaginación o me estaba invitando a acompañarlo? Fue como si alguien me hubiera empujado la cabeza hacia atrás.

?Somos tres? ? agregó, siempre sonriente.

?No? estoy entendiendo nada, lamento decirte??

?¿Pensás quedarte acá? ? me espetó, asumiendo algo más de seriedad ? A tu casa ya no podés volver, eso está claro? Y con todo el jaleo que se ha armado, no es seguro para vos ni para tu bebé ? señaló hacia mi vientre ? que te quedes en el país?

Otra vez el terrible remolino dentro de mi cabeza. Lo que exponía tenía una lógica impecable, pero? ¿desaparecer de mi entorno, de mi mundo, de mis familiares y amistades? ¿E irme con un desconocido, con alguien a quien conocía desde hacía un par de horas? Había que concederle, no obstante, que era cierto que mi mundo estaba a punto de desmoronarse en la medida en que se volvieran vox populi mis historias sexuales y mi embarazo. La oferta de Silvio, aunque llena de incertidumbres, quizás no fuera tan mala?

?Y si me voy de acá?? ? comencé a decir.

?¡Bien! ? me cortó, en tono efusivo y guiñando un ojo -. Ya lo estás pensando, eso me gusta??

?Si? me voy de acá ? retomé -, o sea? si me voy con vos? ¿Implica que seamos pareja??

?No implica nada, pero tampoco hay que descartar nada? Si, una vez allá, no querés vivir conmigo, bueno?, Brasil es grande, jaja?Y de todas formas, te repito, somos tres??

Me quedé sin palabras durante varios minutos. Dejar todo, abandonar todo, iniciar una vida en otro sitio?, ¿sería capaz? Y, sobre todo, ¿soportaría estar tan lejos de Franco? Un mar de dudas me carcomía por dentro pero urgía tomar una decisión.

Esa misma noche Silvio me permitió ducharme en el baño de su oficina. No hizo ninguna propuesta sexual en ningún momento y me alegré: no era el mejor día si se consideraba que yo venía de ser violada anal y bucalmente. De hecho me costaría muchos días volver a una sexualidad normal. Al otro día, a las nueve en punto, cayó la secretaria de Silvio, una chiquilla de veintidós o veintitrés años, realmente preciosa, de cabellos castaños y ojos color miel, además de algunas pecas que contribuían a darle a su rostro un aspecto eternamente adolescente. Muy afable y siempre sonriente, se apareció trayéndome ropa que, al parecer Silvio, sin decir nada, se había encargado de pedirle que me trajera. Allí empecé a entender las cosas un poco más. Apenas ella llegó se arrojó sobre él y estuvieron largo rato besándose. La jovencita no lucía como lo haría cualquier secretaria normal: su aspecto era más bien informal y, precisamente, juvenil: no lucía tacos sino zapatillas, por ejemplo, además de unas calzas negras terriblemente ceñidas que resaltaban unos muslos perfectamente redondeados.

?¿Ella es la tercera?? ? pregunté.

Silvio asintió y ambos sonrieron. En fin, en ese momento sólo recordé las palabras que, en su momento, me había dicho la odiosa vendedora de la tienda de lencería acerca de tomar lo que la vida da, aprovecharlo y punto. Ese mismo día pasé por mi consultorio para retirar todo lo mío. Silvio se portó muy bien conmigo al prestarme su auto para hacerlo ya que el mío o bien estaba en casa de Damián o bien había ido a parar a algún desarmadero. Lo que sí recuperé, y no esperaba hacerlo, fue mi teléfono celular: de hecho, Silvio lo tenía puesto que, se encargó de tomarlo de la clínica en la noche previa. Demás está decir que no regresé a casa, pero eso sí: un par de días después y antes de tomar el avión a Brasil no pude evitar pasar por la casa de Franco una vez más. Mantuve las puertas con seguro y ni siquiera me detuve esta vez: la experiencia del secuestro me había aleccionado lo suficiente. Pasé, aun a riesgo de chocar otra vez casi en el mismo sitio, con mi vista clavada en la casa, esperando ver a Franco por algún ventanal o bien simplemente imaginándolo. Arrojé un beso al aire: allí quedaba mi macho, mi único y verdadero macho, el que me había hecho entender que soy hembra antes que mujer. Mientras pasaba con el auto frente a la casa sentí como si un extraño puente de corriente eléctrica se hubiera tendido entre la casa y mi vientre, el cual me acaricié. No se podía, aún, por supuesto, saber el sexo de la criatura y, sin embargo, yo sabía, sí, internamente lo sabía, que sólo podía ser varón. O mejor dicho, que sólo podía ser macho? ¿Qué nombre le pondría? El primero que se me ocurrió fue, por supuesto, Franco, pero? era demasiado obvio. De pronto se me ocurrió una idea. Giré por la calle que conducía a la estación de servicio cercana a lo de Franco y, al llegar allí, divisé al muchachito sin nombre al que había, en su momento, llevado a mi casa para que me diera una espectacular cogida sobre mi cama matrimonial. De algún modo, era como que quería, internamente, despedirme, verlo por última vez, pero no era sólo eso?En un principio, claro, no reconoció el auto pero luego se quedó petrificado, junto a los surtidores, apenas me vio. Una vez más, yo no me acerqué a los surtidores como para cargar nafta sino que permanecí dentro del vehículo a una distancia de cuatro o cinco metros. Saqué la cabeza por la ventanilla y le pregunté, en voz alta:

?¿Cuál es tu nombre??

Sonrió algo estúpidamente; pareció shockeado pero, a la vez, gratamente sorprendido. Claro, seguramente recordaba bien que yo alguna vez le había dicho que lo prefería sin nombre. Se quedó un rato como atontado hasta que finalmente contestó:

?Franco?

No pude evitar soltar una carcajada.

?Jaja? ¡Me estás jodiendo!?

Se encogió de hombros y abrió los brazos en jarras en claro gesto de incomprensión.

?Me llamo Franco? ? reiteró.

Le arrojé un beso soplado desde el auto y él me lo devolvió. Claro, lejos estaba el jovencito de imaginar que yo me estuviera despidiendo, posiblemente, para siempre. Puse primera y me alejé de allí. Mientras lo hacía, no pude evitar volver a acariciar mi vientre. Me reí.

?Bueno? – dije, hablando sola o, más bien, con el bebé que llevaba adentro -, yo el intento lo hice, ja… Te vas a tener que llamar Franco entonces??

Hace ya tres meses que estamos instalados en Brasil, en un lugar paradisíaco. Silvio trabaja como detective y tiene una agenda mucho más movida que la que tenía en Buenos Aires. Yo, de a poco, estoy posicionándome como doctora en una sala de primeros auxilios. Las cosas van bien y el embarazo marcha perfecto. Silvio es un tipo muy agradable y divertido y la verdad es que, en la cama no lo hace mal, pero cuando se agrega la preciosa secretaria la cosa se pone todavía mucho mejor. Hasta a veces disfrutamos juntas cuando él no está. Es tanta la buena onda que irradian los dos que logré superar mucho antes de lo que esperaba el trauma por la doble violación arriba de mi auto. Me costó, eso sí, despedirme de mis padres o hermanos, pero les expliqué, lo mejor que pude, que me iba para bien. Silvio me entregó la mitad del dinero que Damián le pagó y eso me hizo posible también indemnizar a Palo? No me hubiera permitido nunca dejarle sin nada; de hecho la recomendé rápidamente y sé que ahora está trabajando en unos policonsultorios de Villa Urquiza. La clínica de abortos fue noticia en todos los medios de Argentina y, cada tanto, sigo el caso por internet: están en el horno. De los dos hijos de puta que me violaron, por supuesto, no tuve noticia alguna; ojalá terminen muriendo en algún tiroteo. De Damián tampoco tuve noticias ni quiero tenerlas; siento que, de algún modo, estamos a mano: yo lo engañé sin ningún miramiento y él trató de dejarme sin mi preñez, aun cuando lo hizo de la peor forma y poniendo en riesgo mi vida. Pero bueno, seguramente habría enloquecido al enterarse de que la esposa a quien tanto amaba y en quien tanto confiaba, había sido culeada por medio mundo y, lo peor de todo, ella daba señales de haberlo disfrutado. En fin: que haga su vida? Y ojalá encuentre una mujer: yo ya no lo soy: soy una hembra?

Todo el tiempo, eso sí, me acuerdo de Franco. Si alguien me transformó en lo que soy ahora fue él y, de algún modo y sin saberlo, se convirtió en el principal responsable de un cambio positivo en mi vida ya que me ayudó a descubrir mi verdadera esencia. Hace un par de días en la playa vi un chico que me hizo acordar mucho a él, aun cuando era bastante más morocho. Se fue dando que, en la medida en que el sol fue cayendo sobre el oeste, la playa se fue despoblando y en un determinado momento estábamos prácticamente sólo yo y él, separados por unos veinte metros. Había algunos otros, pero mucho más alejados. Lo que me salió hacer en ese momento fue algo que nunca hubiera hecho seis meses atrás y eso hablaba a las claras de que había una nueva Mariana. Me incorporé y caminé a paso decidido hacia él. Estaba echado sobre la arena y se hizo visera con el antebrazo para tratar de verme mejor ya que mi silueta se recortaba contra el sol poniente. Me miró interrogativamente; la verdad era que no había dado, a mi pesar, señales de prestarme atención en toda la tarde. Eché un vistazo al bulto que hacía montañita en el short de baño y se me hizo agua la boca.

?¿Te puedo chupar la pija?? ? le pregunté.

No pareció entender. Claro, hablaría portugués y, si conocía algo de español, quizás pensara que era imposible que yo hubiera dicho lo que él podía haber entendido. No vacilé más. Me arrodillé entre sus abiertas piernas y tiré del short de baño hasta bajarlo y dejar al aire un miembro que era tan hermoso como lo imaginaba. Su rostro, por supuesto, sólo rezumaba incredulidad y yo, encima, no le di tiempo a entender mucho. En cuestión de segundos ya me estaba comiendo su verga cuan larga era sin plan de interrumpir la labor hasta tanto no lo hubiera dejado sin leche. Y, en efecto, así fue. Sí, lindo, te vas a tener que conseguir otro porque me lo pienso tragar entero? Intentó incorporarse, posiblemente sacudido por la sorpresa o asustado por el carácter público del contexto. Yo, sin dejar nunca de comerle el pito, estiré un brazo hasta apoyar una mano sobre su hermoso pecho y lo empujé hacia atrás: al rato él no podía contener sus gritos, que resonaron en el aire vespertino de la playa mezclándose con los que producían las olas y las gaviotas. No sé qué habrán pensado los que, desde lo lejos, hubieran visto la escena; no me importó tampoco. Sólo sé que mientras estaba, como una ventosa, prendida a su pija, sólo pensaba en una cosa: Franco, Franco, Franco?

Y aquí estoy, queridos lectores. Una vez más retozando en las playas de Copacabana. Y, una vez más, también, echándole el ojo a un muchacho; a decir verdad, no es tan lindo como el de hace un par de días, pero me mira mucho? Mi panza ya se nota bastante, así que debe ser uno de esos pervertidos que se ratonean con las embarazadas. Tanto mejor: le estoy guiñando un ojo, me estoy relamiendo el labio inferior. Preparate guachito, porque te voy a coger bien cogido?

Una sonrisa se me dibuja en el rostro y mecánicamente me acaricio la pancita. Bajo la vista hacia ella por un instante y me siento agraciada por llevar dentro mío el mejor recordatorio posible de que soy una hembra. Me acaricio y me acaricio?, y sonrío? Vas a ser hermoso, lindo?, como tu padre? Y, sobre todo, muy machito?

La doctora infiel 11 Final en Relatos eroticos de Infidelidad (relatos eroticos )

La doctora infiel 11 Final en Relatos eroticos de Infidelidad (relatos eroticos )

La doctora infiel 11 Final en Relatos eroticos de Infidelidad (relatos eroticos )

» VER INTERPRETACION (HD): La doctora infiel 11 Final en Relatos eroticos de Infidelidad

La doctora infiel 11 Final en Relatos eroticos de Infidelidad (relatos eroticos )

Videos Pornos Relacionados:

Tags: , , , , , , ,

Relato porno: “Mery y yo en Playa Luna”

Video Porno de: Jovencitas

junio 5th, 2013 >> Amateurs, Porno

Con Mery en Playa Luna

Bueno, ya todos saben que con Mery hemos hecho hartas locuras y que ella me acompaña a todas, es más a veces es ella la que me ínsita a realizarlas, como aquella vez, el año 2011 cuando fuimos, de puro curiosos y calientes, a la famosa Playa Luna. Playa Luna es, o fue por esos años la única playa nudista o naturista de Chile, ubicada en la Quinta Región cerca de Quintero.

Bueno, la cosa pasó así: cuando llegamos entramos vestidos y hasta que encontramos un buen lugar nos desnudamos. También decir que el desnudarse en una playa es algo raro y excitante, ya que si bien, no iba mucha gente a esa playa, se podían ver unas cuantas parejas.

Como saben yo soy un caliente de mier… y se me hizo imposible pasearme por la playa sin que mi herramienta estuviera dura como piedra y eso se notaba, por lo que por mi inexperiencia en este tipo de playas se notó y las mujeres y hombres se reían de mí, pero no me importo mucho ya que podía ver parejas completamente desnudas tomando el sol y otras mojándose las patitas.

Mery es preciosa, tiene una cara de muñeca, unos pechos pequeñitos, pero bien duritos y paraditos, y un culo digno de rendirle culto, además de una conchita que siempre está depilada y suavecita al tacto (al tacto de los dedos y de la lengua), hoy se veía especialmente linda y radiante, estaba realmente en su habitad natural, es como si toda su vida hubiera sido naturista y este era solo otro día mas.

Después de caminar un rato nos fuimos a sentar donde dejamos nuestra ropa y sacamos unas cervezas. Mientras las bebíamos cerca de nosotros otra pareja se sentó he hizo lo mismo. Mery vio con agudeza desmedida a la pareja, tazo de inmediato el pene de ese hombre y la figura de esa mujer y por la cara de depravada que pone se sabe al tiro que está pensando en algo excitante.

Para mi sorpresa, para mi grata sorpresa, ellas se comunicaron con la mirada y al parecer se entendía muy bien, para fortuna de ese hombre y de mí. Ya que Mery se acomodó de tal forma que su rostro quedo mirando a esa pareja y a la altura de mi pene y comenzó a darme un mamón tan bueno que yo creía que acabaría en dos segundos, mientras la otra niña miraba y se saboreó sus labios; su hombre no se había dado cuenta de todo esto y cuando ella comenzó a mamárselo a él, este como que se turbo por un momento y quiso soltarse, pero al parecer el placer que le provocaba esta mujer en su miembro era mayor que su pudor y la dejo seguir.

El pene de Marcos, así se llamaba él, ya que después nos conocimos y tuvimos unos intercambios geniales. Era de unos 20 cm o más y bien grueso, el mío no es tan grande, ni tan grueso, pero igual le da placer a las mujeres, aunque debo de reconocer que me gustaría tener un pene como el de él. Lo que no me gusta de su pene es que tiene bastante flujo pre seminal, él dice que es bastante bueno a la hora del sexo anal ya que lubrica súper bien el orificio del placer. Bueno y Marisol es una puta, perdón, una mujer rica por donde se mire, una cara de puta, unas tetas de puta, un culo de puta, si hasta yo creo que cuando va al baño, lo que hace es lindo… es una hembra tan rica que uno se imagina que esas minas solo las puede ver en una porno o un desfile de moda.

Bueno, la cosa es que comenzaron a darnos unas mamadas geniales a él y a mí, las caras de ellas estaban dirigidas entre ellas, sus ojos no se despegaban de los ojos de la otra y se comenzaron a calentar tanto que no les importo estar en un lugar público y que a cada rato pasaba por ese lugar una pareja de un lado a otro (tal vez disfrutando el espectáculo), Mery se notaba caliente por sus sonidos que dejaba oír y por la posa que se estaba formando en su concha. Con su lengua comenzó a hacer un movimiento como de abanico en el orificio del meato urinario de mi pene y con su mano derecha me pajeaba desde mis testículos hasta donde comienza mi glande… luego metía toda mi herramienta dentro de su boca, para luego sacarla dando un gemido y pajeandome con más fuerza, no solo más rápido, sino que también apretaba más fuerte; a escasos tres metros estaban Marcos y Marisol en lo mismo, yo ya no podía contener más mi semen dentro y Mery lo adivino por los movimientos involuntarios que yo hacía, por lo que ella abrió su boca y puso su lengua en posición para recibir su alimento favorito. Comencé a soltar mi semen a choros gruesos y abundantes dentro de la boca de Mery, que la seguía manteniendo abierta, pero a una distancia prudente para que Marisol pudiera ver como se le llenaba la boca de ese líquido blanco y dulce que a ella le gusta tanto saborear. Como ya les he contado en otras historias, Mery no es de esas mujeres que se conformen con poco, por lo que siguió chupando como loca, para mantener mi erección, lo que siempre logra. Una vez duro mi miembro otra vez hizo algo que yo nunca imagine, se levantó y se ensarto mi pene en su húmeda vagina y comenzó a cabalgar como si su vida dependiera de ello, la pareja que se paseaba de un lado a otro opto por quedarse quieta a una distancia de unos cinco metros para observar mejor. Marisol, ni lenta, ni perezosa hizo lo mismo, es como si ellas se estuvieran comunicando con un idioma que solo ellas entendían, las dos cabalgaban alocadas (cabe destacar que Marisol, no es muy profunda, por lo que le queda parte del pene de Marcos afuera y ella tiene que regular la profundidad para no causarse mucho daño).

La tercera pareja que miraba, como era obvio también se calentó y la mina se agacho y comenzó a chuparle el pico a su pareja. Todo esto era un espectáculo digno de grabar y subirlo a “Pornoenamerica.com”, de donde debo decir soy uno de sus más fieles seguidores y admiradores; pero ninguno de los pelotas teníamos una cámara, ni siquiera se nos ocurrió grabar con un celular.

La orgia estaba en su máximo apogeo, de lejos había más gente mirando, pero es bueno decir que a los naturistas no les gusta ver sexo en vivo, que ellos anden desnudos, por ahí, no significa que sean unos degenerados como nosotros. Además que ellos van con sus hijos (algunos), por lo que nos querían correr y nos hicieron un escándalo. De pronto la calentura se transformó en preocupación, porque parecía que nos querían pegar, por lo que salimos corriendo con nuestras cosas colgando la tercera pareja tenía vehículo, pero Marcos y Marisol se habían bajado en la carretera, por lo que generosamente los convidamos a entrar a mi auto y nos fuimos raudos y veloces, aun desnudos. Salí manejando como loco, pilucho y sin darme cuenta que Mery se había subido en la parte de atrás, junto con Marcos y Marisol y que a él le estaban dando una mamada entre las dos que realmente deseaba estar en su lugar, por lo que por el espero lo mire y le dije quieres que sigamos en motel; ya que nuestra casa estaba algo lejos y la calentura no daba para distancias largas, entramos a un motel en el auto, aun todos desnudos y ellas dándole el mamón de su vida a Marcos, nos bajamos frente a la pequeña cabaña y corrimos dentro de esta y seguimos dándole libertad a nuestras paciones.

Mientras Marcos y yo preparábamos unos tragos y nos presentábamos ellas sentían que no necesitaban presentación, se dieron un beso con lengua tan largo y romántico, que parecía que se conocían de toda la vida, se tocaban se masturbaban y nosotros extasiados viéndolas, era hermoso lo que hacían, seguimos nosotros tomando un poco más de ron y cuando hubimos acabado de beber caminamos donde estaban ellas aun pegadas como dos amantes que llevaban tiempo sin follar, yo acaricie a Marisol y el a Mery, ellas se dan vuelta y comienzan a mamar lo primero que vieron, nos acomodamos de tal manera que una pareja quedo al lado derecho de la cama con la mujer en cuatro patas y la otra pareja al lado izquierdo con ella también en cuatro, nosotros parados al borde de la cama comenzamos a penetrarlas y ellas se tocaban las tetas y se besaban. Mery estaba acostumbrada a mi pene y el de Marcos era tan grande y grueso que le molestaba y le causaba dolor, ya que él no se media en la fuerza, por la calentura, pero Mery siempre digna se logró sobreponer y siguió dándole su culo a lo que el no pudo rechazar, por mi lado Marisol tenía el culo tan abierto que se me hacía tan fácil culiarla, se notaba que ese culo estaba acostumbrado el pico de Marcos. Era un placer único, el que sentía, después cambiamos parejas y posiciones ahora nosotros estábamos abajo y ellas cabalgando, con los picos enterrados en los culos… los gritos debían llegar a la calle, creo yo, pero seguimos, este si era un lugar para eso.

Yo ya estaba por acabar cuando Marcos me dice: espera… acabemos en la boca de Marisol y que después se lo pase en la boca a Mery… eso me encendió mis ojos de una forma exquisita… ellas ya estaban listas con sus bocas abiertas, entonces di mi descarga completa en la boca de Marisol y ella sin tragar espero pacientemente la leche de su novio y este le tiro tanta que se le escurría por la comisura de los labios, Mery se acostó boca arriba y Marisol se puso sobre ella y abrió lentamente su boca dejando caer esa gran cantidad de semen caliente dentro de su boca, tragándoselo todo y tomando la cabeza de Marisol, la beso un largo rato, mientras yo con Marcos comentábamos lo sucedido.

Si, ya sé que todo esto suena muy fantástico, pero es real. Otro día les cuento lo que paso en casa de ellos cuando nos invitaron a un asado. Hasta luego.

La entrada Relato porno: “Mery y yo en Playa Luna” aparece primero en Videos de porno latino en – Pornoenamerica.com.

Ver Relato porno: “Mery y yo en Playa Luna” (HD)
PornoPendejas.com

Videos Pornos Relacionados:

Tags: ,