Resultado de Busqueda:

La madre de Gerardo en Relatos eroticos de Maduras

Video Porno de: Maduras

octubre 8th, 2013 >> Relatos Eroticos

La madre de Gerardo en Relatos eroticos de Maduras (relatos eroticos )

» Relato Erotico: La madre de Gerardo en Relatos eroticos de Maduras

La madre de Gerardo en Relatos eroticos de Maduras (relatos eroticos )

Hola: soy Araceli, 35 años de edad cuando sucedió la historia que aquí les cuento. Madre soltera; tuve a mi hijo a la edad de 20 años y luego, pues nunca me casé; vivo yo sola con él.

Soy una mujer de tez blanca, cabellos negros, poblados, cara bonita, senos menudos, caderona, piernas bonitas, nalgona. No soy muy dada a arreglarme ni a andar provocando a los hombres, pero he tenido suerte con ellos.

Esa tarde estaba preparando la comida cuando entró mi hijo con tres compañeritos de la secundaria; venían de jugar futbol, andaban los cuatro sudando, en short y camiseta, aun con las medias de fut.

+ ¿quieren agua de limón??.

Me contestaron que sí, y me fui a prepararles.

Regresé hasta el comedor, en donde estaban bromeando, diciéndose de cosas, riéndose, como adolescentes que eran, sin embargo, educados, me agradecieron la jarra de agua que les había preparado:

= ¡muchas gracias Araceli!,

me contestaron los chicos, que no solamente me tuteaban, sino que me decían por mi nombre, como si fuera su compañera de escuela, pues es así la costumbre de ellos.

Me retiré a la cocina y luego empecé a oír que reían y que se decían muchas cosas.

Al asomarme miré a mi hijo dándole un puñetazo a uno de sus compañeros en el brazo, al tiempo que otro de ellos le decía:

= ¡yo le echaba dos?!,

y los tres compañeros se soltaban a reír.

Esas risas se acabaron en cuanto yo me asomé.

Al cabo de un rato, los compañeros se despidieron y mi hijo se metió a la regadera. Salió, se vistió y nos sentamos a comer. Ahí le pregunté:

+ ¿qué tanto estabas discutiendo y peleando con tus compañeros??.

= ¡Son unos idiotas?, los tres?!.

+ ¿Idiotas?, porqué??.

Como nos tenemos mucha confianza, mi hijo me dijo:

= es que?, ¡dicen que estás rete buena?!.

Yo me sonreí, complacida, halagada y?, mi hijo continuó su relato:

= Uno de ellos?, Bernardo, al que me estaba ?surtiendo?, ese decía que ?de buena gana te echaba

un palito??

¡Me emocioné con esa revelación!, y?, aunque andaba muy necesitada de sexo, me sentí algo intimidada por la edad de esos chicos, ¡de la edad de mi hijo!, que terminó su relato al contarme que:

= ¡y los otros idiotas dijeron que ellos te echaban dos?!.

Yo, toda emocionada, con mi pantaleta mojada de la calentura que aquella plática me había producido, tuve que sonreírme y tratar de minimizar lo que había pasado, al decirle a mi hijo:

+ y qué caso le haces a esos chicos?, ¡nada más estaban tratando de hacerte desatinar?!

Ahí dejamos esa conversación. Mi hijo me pidió permiso para salir en la tarde ? noche, diciéndome que regresaría alrededor de la media noche.

Le dije que sí. Se arregló por la tarde, se salió y yo me puse a ver la tele mientras planchaba la ropa. Vi algunas escenas eróticas en la tele y me sentí nuevamente?, ¡con ganas!.

Terminé de planchar y me fui a preparar mi merienda: pasaban apenas de las 9 de la noche. Estaba terminando de merendar viendo la tele, que se encuentra en el comedor de mi depa, cuando tocaron la puerta: era Bernardo, el chico al que se ?estaba surtiendo? mi hijo. ¡Venía muy arregladito, cambiado, perfumado!, ¡se veía muy guapito el chiquillo!:

= ¡Hola Araceli!,

me dijo, tuteándome, como lo estilan los jóvenes de hoy:

= ¡vengo por Gerardo?, para irnos a dar la vuelta por ahí?!.

Mirándolo sorprendida le dije:

+ pe?ro?, él hace ya rato que se salió?, ¡dijo que regresaba ya tarde, por ahí de la media

noche? Creí que se había ido con ustedes?!.

= ¡Eeeehhh?, entonces?, el que no entendí fui yo?, creí que nos íbamos a ver aquí?!.

+ Pues no?

= Oye?, qué rico huele tu chocolate?, ¿me invitas una tacita??.

Me dio risa con ese muchacho, siempre tan ?confianzudo? y directo en sus cosas? Le dije que sí. Se sentó a la mesa, se la fui a servir a la cocina y regresé:

+ ¿quieres una concha para tu chocolate??

= ¡si Ara?, gracias?!.

Se la di y nos sentamos a merendar, mirando la tele. Proyectaban una película mexicana, actual y de repente se ve una escena en donde estaban haciéndose el amor una pareja. ¡Me sentí que me ponía colorada!, y me fui a hacerme loca a la cocina, esperando que pasara esa escena.

Cuando regresé al comedor, vi que Bernardo se había cambiado a la sala:

= ¡Vente p?acá?!. ¡Ya me piqué con esa película?, se está poniendo muy buena?!.

No se porqué, pero le hice caso al muchacho y me fui a sentar a su lado, al sillón, que era un sillón doble (para dos personas). Yo estaba al lado izquierdo de Bernardo del lado interior, del lado de la pared y desde ahí se alcanzaba a mirar bien la tele: de hecho, por eso estaba ahí ese sillón, para que miráramos la tele mi hijo Gerardo y yo.

Estuvimos mirando la tele, el transcurrir de la película, hasta que de repente se volvió a presentar otra escena erótica en la pantalla: me puse nuevamente colorada y muy tensa: sentía que mi corazón brincaba de la emoción y con la respiración entrecortada voltié a verlo, queriendo decirle que iba a la cocina de nuevo, pero sentí que su mano me agarraba la nuca; en realidad no fue ninguna sorpresa, y por ello no me moví. Así de esa forma vimos como el hombre comenzaba a ?fajarse? y a desnudar a la chica: estuvimos así un buen momento; Bernardo me jalaba hacia él de manera muy suave y luego de un estremecimiento, me dejé ir hacia su hombro, pasivamente.

Tan pronto puse mi cabeza en su hombro, él volteó a verme y nos dimos un beso, ligero, juntando apenas nuestros labios, pero eso nos encendió y nos reacomodamos de manera inmediata y nos enfrascamos en un beso cachondo, encendido, apasionado.

Al mismo tiempo del beso, me puso su otra mano sobre mi pecho, sobre mi seno, el izquierdo, y se puso a frotarlo, a acariciarlo, a motivarlo, aunque a ratos era muy tosco y me lo apretaba con más fuerza de lo que yo hubiera deseado, pero esas caricias, grotescas, me estimulaban a mil por hora.

Consiguió levantarme el top que llevaba; me introdujo su mano por encima de mi estomago, por debajo de mis senos y comenzó a apretujarlos, por encima de mi brasier.

Las caricias no eran ni preciosas ni precisas, eran más bien desordenadas, bruscas, pero con mucha pasión, que logró contagiarme y le acariciaba su cabeza, sus cabellos y lo apretaba contra mi pecho, hasta que sentí que me levantaba el brasier y dejaba mis senos de fuera, para comenzar a besarlos, a chuparlos, a succionarlos.

Volví a apretarle su cabeza contra mi pecho, exclamando gustosa:

+ ¡Beeernaaardooo?!,

diciendo todo con ello, sin decir nada, a la vez.

El muchacho simplemente se despegó de mi seno, jaló una bocanada de aire y expresó mi nombre, como exhalación:

= ¡Araceliii…!,

Y se volvió a clavar en mi pecho, a seguir succionando el pezón, que estaba muy erecto y muy grande, motivado por esos chupetones que aquel chico le daba.

En cada chupetón que me daba, me sentía petrificada, me quedaba sin respirar y sentía cómo se me inundaba mi sexo, cómo mojaba mi pantaleta, de las emociones que me provocaba Bernardo. ¡Tenía cerrados los ojos!; estaba muerta de pena y deseo. ¡Sentía que todo mi cuerpo vibraba!: mis senos, mi vientre… ¡Me puse muy colorada y muy rígida!, pues me decía que no debía ser pero…, tampoco podía separarme de él…, es más, me seguía apretando yo misma su cabeza a mi pecho, para que me siguiera mamando.

+ ¡Beeernaaardooo?!,

volví a pronunciar?, como dando salida a mis ansias, sintiendo su mano en mi estómago, a la altura de mi cintura, tratando de meterse por debajo de mis pantalones, pero no lo lograba.

Me bajaba su mano hasta la altura de mi entre-pierna, a la altura de mi sexo, por encima del pantalón, y luego se regresaba de nuevo, hasta la cintura, hasta donde estaba la piel de mi estómago, descubierta, para luego volver nuevamente en su intento por introducirme su mano, debajo de mis pantalones, para introducirse hacia abajo, hacia la unión de mis piernas, hacia donde estaba mi sexo.

Sentía su mano, que me seguía acariciando mi vientre y acariciando mi sexo, por encima del pantalón. ¡Quería sentirlo mejor!; ¡él quería sentirme más dentro!, y luchaba por bajarme los pantalones, por desabrocharme el botón de hasta arriba.

Tuve que ayudarle a lograrlo: yo misma me desabroché ese botón de mis jeans y de inmediato el muchacho me bajó el cierre de la bragueta, para empezar a recorrerme mi pantaleta con su mano derecha.

Yo estaba mordiéndome fuertemente los labios, para no gritar del placer que yo estaba sintiendo. El chico me seguía succionando mis senos, me seguía acariciando mi pubis, mis vellos púbicos, mi sexo, por encima de mi pantaleta, muy suavemente, estimulándome más aún, hasta que dejó de tocarme mi sexo y levantó su mano más alto, buscando un pasaje por la parte de arriba, por encima del elástico de mi pantaleta, para poder meterme su mano por debajo de mi pantaleta, para acariciarme mi sexo directamente, y no a través de la tela de aquella prenda íntima, que era alta, casi hasta la cintura y entonces, ¡sentí que brincaba el elástico del resorte!, que su mano se deslizaba hacia mi bajo vientre, desnudo, palpando directamente esa región, hasta que llegó a mi mata de vellos y?, ¡sentí que me estaba viniendo!, ¡completamente!.

¡Es una sensación deliciosa, alcanzar el orgasmo de esa manera, estimulada por alguien!, ¡en este caso un chiquillo!, compañerito de mi hijo, en la secundaria.

¡Deseaba que siguiera y retenía todo mi aliento!. Me abrió los labios vaginales y me introdujo sus dedos, en mi cosita peluda.

+ ¡Aaaaggghhh?, Beeernaaardooo?!.

¡Sentí una descarga eléctrica correr dentro de mí, y me volví a venirme tremendamente.

= ¡Estás rete linda, Araceli?!.

Me dijo, mientras me apoyaba toda la palma de su mano abierta contra mi sexo y me lo comenzaba a apretar.

Una mezcla turbulenta, llena de pasión y vergüenza, se apoderó de mí en ese instante:

= ¡Estás rete sabrosa, Araceli?!.

+ ¡Aaaaggghhh?!.

Emití un breve gemido. Bernardo me acariciaba en ese momento mi sexo: ¿podría darse cuenta de que estaba yo ya toda venida…?.

= ¡separa las piernas…!,

me dijo Bernardo, pero como yo me tardara en hacerlo, el chico me lo aclaró:

= ¡para acariciarte mejor…!,

por lo que separé mis piernas como él quería, aunque en un arranque de pudor las volví a cerrar:

+ ¡No Bernardo…, no puede ser…, no está bien…!,

pero el chico simplemente volvió a repetirme:

= ¡separa tus piernas…!,

y las volví a separar, lentamente, aunque sentía que me estaba escurriendo de mis venidas.

El chico me colocó su mano abierta sobre todo mi sexo, sobre mi mata de vellos, apretándome con fuerza mi pubis, como tomando posesión de él y:

+ ¡Aaaaggghhh?, Beeernaaardooo?!,

grité, quejándome deliciosamente por ese apasionado apretón, soltando un gemido ronco, especial…; en ese instante me sorprendí a mí misma empujando mi pubis, mi sexo en contra de su mano…, pidiéndole al mismo tiempo que continuara, sin pedírselo abiertamente.

= ¡Bájate el pantalón!,

me dijo el chiquillo, y me lo bajé hasta por encima de mis rodillas, dejándole expuesta a su vista mi pantaleta, mojada de mis venidas.

Los dedos del chico me palparon de nuevo mi sexo, por encima de mi pantaleta, siempre con la misma pasión y deseo, con la misma ansiedad, ¡irresistibles…!. ¡Me tenía a su merced…, me le estaba entregando, es más, me le estaba ofreciendo, era yo la que me le estaba ofreciendo…!.

+ ¡Bernardooohhh?!.

Con la respiración agitada empecé a disfrutar sus caricias; ¡yo misma escuchaba mis propios gemidos placenteros, y me volvía a excitar otra vez…!.

+ ¡Bernaaaahhhrdooohhh?!.

Todavía por encima de mis pantaletas, el chico me acariciaba mi sexo a lo largo de mi rajadita…, lo hundía, introduciéndomelo un poco, con todo y mi pantaleta, moviéndolo con mucha ansiedad y deseo. ¿Cómo podía resistirme a esos tocamientos tan deliciosos?. Estaba sintiendo en ese momento una cosa gruesa y un tanto suave que se movía del otro lado de mi pantaleta…, y que me empujaba con fuerza sobre de mi rajadita…

= ¿Te gusta…, Araceli…?,

me preguntó Bernardo en esos momentos

+ ¡Bernaaahhhrdooohhh…, sí, sí…!.

En realidad nunca supe si le respondí a su pregunta o le había hecho, simple y sencillamente una solicitud para que le siguiera.

+ ¡sííííí…….!,

y le volví a empujar mi sexo, totalmente mojado, contra su mano.

Fue en ese momento, casi como si estuviera entre brumas, que alcancé a escuchar la voz de ese chico ordenándome:

= ¡quítate tus calzones…!.

Un temblorcillo me recorrió mi cuerpo, de pies a cabeza y?, sin poder oponerme, comencé a bajarme yo misma mis pantaletas, cumpliendo los deseos de ese chico. Me miraba a mí misma llevándome mis manos hasta el elástico de mi pantaleta y luego, comencé a jalármelas hacia abajo: ¡no podía evitarlo…!, estaba aprisionada por el deseo.

Me levanté un poco del asiento para permitir que mi pantaleta me pasara por debajo de mis asentaderas y me la dejé justo arriba de mis rodillas, en donde se encontraban también mis pantalones, que no me había terminado de retirar.

Por mi misma, volví a sentarme en ese sillón y separé de nuevo mis piernas, para que ese chico pudiera ?tocarme?. ¡Estaba sin respirar!, esperando lo que siguiera…

Alcé mis ojos para mirarlo, con unos ojos de súplica y entonces.., él me tocó; me puso un dedo, ¡un solo dedo!, y me sobresalté por completo… Me separó mi vellos púbicos, todos batidos de mis secreciones, hacia cada lado de mi rajada y luego, empezó a deslizarme su dedo de abajo hacia arriba y luego otra vez… Luego fueron dos dedos…, luego fueron los tres, que se me insinuaban entre mis labios, luego entre los pequeños, por arriba y luego también más abajo… ¡Estaba más que mojada?, completamente batida de mis secreciones y de mis venidas?!.

= ¡Ber? naaahhhr? dooohhh…, sí, ahhh…, sí…, ahhh….!.

Gemía en cada una de sus pasadas y giraba mi cabeza y mi cara a los lados, respirando con mucha velocidad. Le empujaba mi vientre buscando su mano y clavaba mis dedos en el sillón, transida totalmente por el placer…

Los dedos de Bernardo se pusieron a recorrerme con mayor rapidez y mayor fortaleza; ¡me estaba dedeando con fuerza!, me los metía y los sacaba, simulando al acto sexual, con sus dedos en vez de pene, y yo abierta, abierta de par en par…

Mis labios mayores estaban inflados y abiertos por el empuje de la carne interior. ¡No me importaba ni adonde estaba, ni quién era, ni con quién estaba, todo lo que importaba era que mi sexo estaba recibiendo placer!.

Me estaba metiendo sus dedos entre mis labios vaginales todos batidos; hacían un ruido?, bastante particular, al entrar y salir.

Estaba tan ensimismada con ese?, ?ejercicio?, que?, el tiempo se me fue por completo, hasta que el ?cucú? de la sala comenzó a repicar, señalando la media noche: ¡Gerardo!, ¡mi hijo!, ¡no debía de tardar en llegar!.

Me separé de ese chico, con las pantaletas y los pantalones atorados a la rodilla, arribita de la rodilla:

+ ¡Gerardo?, no debe de tardar en llegar?!,

Y me lancé a la carrera hacia el baño, dejando a Bernardo descontrolado.

No bien acababa yo de sentarme en la taza del escusado, cuando oí que la puerta se abría y luego unas voces: ¡ya había llegado Gerardo!.

Me lavé la cara, me arreglé lo mejor que pude y salí hacia la sala, a saludar a mi hijo y a despedir a Bernardo.

Le di de cenar a mi hijo, quién me miraba con cara de interrogación, pero ninguno de los dos dijimos nada.

Nos fuimos a dormir y ya ahí, acostada en mi cama, algo dentro de mí comenzó a decirme que había disfrutado muchísimo, que me había gustado a morir y que había sentido mucho más bonito que cuando me acariciaba yo sola, en mi cama.

Me sentí apenada de haberlo hecho, pero con muchas ganas de repetirlo.

La madre de Gerardo en Relatos eroticos de Maduras (relatos eroticos )

La madre de Gerardo en Relatos eroticos de Maduras (relatos eroticos )

La madre de Gerardo en Relatos eroticos de Maduras (relatos eroticos )

» VER INTERPRETACION (HD): La madre de Gerardo en Relatos eroticos de Maduras

La madre de Gerardo en Relatos eroticos de Maduras (relatos eroticos )

Videos Pornos Relacionados:

Tags: , , , , , , ,

La isla en Relatos eroticos de Maduras

Video Porno de: Maduras

octubre 17th, 2013 >> Relatos Eroticos

La isla en Relatos eroticos de Maduras (relatos eroticos )

» Relato Erotico: La isla en Relatos eroticos de Maduras

La isla en Relatos eroticos de Maduras (relatos eroticos )

Esta historia comienza en Japón, a donde habíamos viajado toda la familia de vacaciones, Pensé que sería agradable que los muchachos conocieran una cultura nueva. Mi hijo mayor estaba a punto de entrar en una prestigiosa universidad. Las vacaciones iban de acuerdo a lo planeado hasta que mi esposa llamo a casa y se entero de que mi hijo tenía que volver de inmediato porque había fallado una de las pruebas de ingreso y debería presentarla de inmediato.

Mi esposa dijo que ella regresaría con él, pero mi hija de 18 años también quería volver pues extrañaba a sus amigas, sin embargo mi suegra encantada con el lugar quería quedarse hasta el día que finalizaba el viaje. Así que mi esposa me persuadió de quedarme a acompañarla para que no permaneciera sola en esas remotas tierras.Mi suegra tenía 66 años, media 5.3 pies y pesaba unas 170 libras, su trasero y muslos eran un poco gorditos, sin embargo la mayor parte de su peso estaba en sus enormes senos talla DD, parecidos a los de mi esposa solamente que un poco más caídos por ser muchos años mayor.Por fin llego el día de regresar a casa, sin embargo nuestro vuelo fue retrasado por lo que se nos pregunto si queríamos volar en un pequeño jet que salía antes, por lo que estuvimos de acuerdo, viajaríamos solo con el piloto y el copiloto. Todo iba muy bien en el vuelo, hasta que una hora después del despegue nos encontramos con una fuerte tormenta, teniendo que volar a su alrededor para esquivar las condiciones. Volamos aun una hora y media más después de que esto ocurriera.

Fue entonces cuando el copiloto nos dijo que estaban teniendo problemas con los motores del avión, y que muy probablemente íbamos a caer en alta mar. Me dio un bote salvavidas y nos dio dos chalecos salvavidas, nos dijo que si caímos las puertas del avión se abrirían automáticamente para que pudiéramos salir e inflar la balsa, para usarla hasta que llegase la ayuda. Nos dijo también que debido a la tormenta no habían sido capaces de ponerse en contacto con alguien en la radio aún.Mi suegra y yo permanecimos sentados con bastante temor ante la inminente colisión, hasta que la puerta de la cabina se abrió y el copiloto nos grito que tratáramos de mantenernos en la puerta del avión, hicimos como nos indico, podía ver el avión rozando por encima del agua antes de chocar. Las puertas del avión se abrieron, mi suegra y yo muy asustados saltamos. Cuando nos acomodamos en el bote salvavidas vimos como el avión terminaba de sumergirse, buscamos a los pilotos durante mucho no se cuanto tiempo, sin embargo no aparecieron. Esta muy oscuro, era de noche.Nos dejamos llevar por la corriente toda la noche y el día siguiente. En algún momento de la esa segunda noche vimos una isla, por lo que empezamos a remar y después de dos horas logramos llegar a la orilla. Raquel mi suegra había sujetado su bolso de viaje por suerte y como es fumadora, tenía 6 encendedores en el. Rápidamente con las fuerzas que aun teníamos empezamos a construir una choza para refugiarnos, usábamos la balsa como techo, construyendo las paredes con hojas de palma y bambú. Ya teníamos fuego y refugio, por lo que fui a la playa y case algunos cangrejos y peces. Aún necesitábamos agua dulce, esperaba que una isla tan pequeña de no más de dos kilómetros cuadrados, camine un poco y cerca encontré una pequeña cascada con un estanque de agua dulce. Teníamos lo básico hasta que la ayuda llegara, si es que llegaba.Esperamos por días, comiendo y bebiendo mientras esperábamos alguna señal de un avión o un barco que nunca aparecieron, habíamos apilado un montón de madera podrida en la playa para que en caso de que viésemos algo encender fuego y que nos vieran. Sin embargo después de cuatro semanas nuestras esperanzas de ser rescatados desaparecieron.

Yo tenía 37 años en ese momento, por lo que en esa isla sin nada más que hacer me masturbaba hasta 2 veces por día, extrañaba mucho el contacto de mi mujer y me hacía mucha falta un coño donde meterla después de 4 semanas sin nada, esto hizo que empezara a mirar a mi suegra más como pareja sexual que como familiar de mi esposa. Necesitaba un coño y ella poseía uno. Solo tenía que conseguir el valor de llegar hasta el de alguna manera.Siempre me había dado la impresión de que mi suegra era una mojigata cuando se trataba de sexo. El padre de mi esposa, su marido había muerto hacía 15 años y ella nunca había salido con nadie más.Esa mañana baje y pesque un poco de cangrejos y peces como lo había hecho todos los días desde que estábamos ahí, llevándoselos para que ella los cocinara. Cuando se los di empecé a hablarle acerca de nuestra situación.Le dije que creía que seguramente nuestros familiares pensaban que perecimos o sino ya nos hubiesen encontrado. Me respondió que pensaba lo mismo. Le dije que no quería asustarla pero que pensaba que habría muchas posibilidades de que nunca nos encontraran en un lugar tan remoto. Me dijo que si que también pensaba igual.

Le dije que podríamos incluso pasar mucho tiempo ahí y que no quería estar solo ahí, que teníamos que pensar cómo íbamos a sobrevivir.Que tienes en mente? Dijo mi suegra.?Pues bien que como hombre tengo otras necesidades además de comer y beber? empecé a hablar.?Se refiere al sexo?? dijo inquieta ?Si? Me miro mientras continúe ?Si tenemos que permanecer aquí juntos por mucho tiempo, creo que lo adecuado sería que viviéramos como pareja, en lugar de ser dos personas por separado, creo también que independientemente de lo que te estoy pidiendo, deberíamos empezar a dormir en la misma cama. Estoy cansado de despertar muerto de frío y creo que nuestro calor corporal nos ayudaría a mantener el calor?Ella me mío y me dijo ?Nunca he estado con ningún otro hombre que no sea mi marido? . ?Si suegra, pero acá solo estamos usted y yo, así que creo que no hay espacio para el pudor y la moral aquí señora? respondí.?Mire señora se lo voy hacer lo más fácil posible, no tenemos que tener sexo si eso le avergüenza y molesta, pero entienda que me hace falta el toque de una mujer? .Ella me miro aún más sorprendida, seguramente para una señora de su edad se le hacía un poco duro lo que le estaba diciendo su propio yerno.?Que es lo que me está diciendo?, que yo podría ayudar masturbándolo??Fui directo ?Bueno es eso o una mamada, lo que la haga sentir menos incomoda y avergonzada, usted podría ayudarme de la forma que desee, déjeme decirle algo muy seriamente, si alguna vez logramos salir de aquí nadie sabrá jamás lo que estábamos haciendo para sobrevivir.?Ella me miro nerviosa, me di cuenta de que estaba pensando en mis palabras. Le dije que lo pensara, pero que si tendríamos que dormir juntos sin importar lo que pensara acerca de eso.

?Así que piénselo señora, y esta noche si al entrar en la cabaña hay una cama doble sabré que al menos está de acuerdo en que durmamos juntos. Podemos hablar de lo otro después de que usted haya tenido tiempo de pensarlo bien? Ella dijo? Déjeme pensarlo, si ud no fuera mi yerno que usted es mi yerno no sería tan difícil lo que me pide, déjeme pensarlo no quiero dañar a mi hija con lo que pudiera hacer?. Le hable ?Quiero ver a mi familia de nuevo, solo que si no es así, no quiero permanecer sin tener relaciones sexuales por el resto de mi vida, te prometo que si aceptas, si salimos de esta isla, nunca se lo diré a nadie, solo lo veo como parte de hacer lo necesario para sobrevivir tan cómodamente como nos sea posible mientras estemos aquí, por lo tanto solo piensa en ello.? Me respondió que lo haría. Entonces me retire, nade por un rato sin saber lo que estaba pensando, tendría que esperar y ver que sucedía. Espere hasta la noche para regresar a la cabaña, ansiaba que solo hubiese una única cama doble, si ella lo hacía, sabría entonces que por lo menos estaría de acuerdo en que tendríamos que dormir juntos por el calor.Entre, mi suegra estaba ahí recostada en su lado de espaldas a mí, pero si, la cama era doble, así que me recosté a su lado y deslice mi mano abrazándola. Ella no se movió, así que permanecí así con mi mano alrededor de su vientre, mi cuerpo en posición de cuchara con mi verga apoyándose ligeramente contra sus nalgas, se sentía tan bien tener un cuerpo caliente contra el mío, permanecí así escuchando su respiración hasta que me quede dormido.

Me desperté temprano, sentí a mi suegra levantarse para ir al baño, un pozo excavado a unos 30 metros de la cabaña, me quede acostado como si estuviera dormido, a los pocos minutos volvió, me había girado más hacia mi lado, pude verla entrar en la cabaña, dirigiéndose directamente a la cama, se acostó detrás y me abrazo mientras se acerco más. Era una buena señal. Fue entonces cuando sentí como corría su mano debajo de mi camisa y acariciaba suavemente mi vientre, mi verga comenzó a ponerse dura de inmediato, mientras ella frotaba los músculos de mi abdomen, podía escuchar su respiración cerca de mi oído. Sentí su mano deslizarse dentro de mi pantalones y bajar para sujetar mi verga en con su mano. Mi verga mide aproximadamente 5 pulgadas cuando esta suave y 8.5 pulgadas cuando esta dura, además de que es bastante gruesa, se me permiten mencionarlo. Entonces hablo diciéndome que me girara boca arriba para poder ?ayudarme?. Hice como me indico sin decir una palabra. Mi verga estaba muy dura y ahora tumbado boca arriba, ella la tomo y la miró. Empezó a acariciarla despacio mientras levantaba su mirada de verga hasta mi cara. Yo cerré los ojos fingiendo no verla. Se inclino un poco y con su mano cogió mis bolas sintiendo su peso, luego las froto, luego tomo de nuevo mi verga en su mano y comenzó a sobarla con un ritmo lento. ?Cree que estoy haciéndolo bien?? Hablo suavemente. Asentí con la cabeza mientras veía su mano masturbándome.

Le susurre ?Creo que me voy regar? Escuchaba su respiración un poco más pesada, podía ver la emoción en sus ojos. Sabía que mi suegra quería veme terminar, me di cuenta por la mirada en su cara y por su respiración que no era tan normal. Siguió mirando mi cara durante unos segundos luego miro de nuevo mi verga. Era de esperar lo que sucedió, había pasado tanto tiempo que me iba a regar rápido, Se lo dije? Me estoy regando!? MI suegra acelero el movimiento de su mano y vi mi polla ponerse aún más dura si se podía, cuando el primer chorro salió, miro mi cara, mientras chorros de leche venían a estrellarse contra mi vientre saliendo escupidos de palpitante mi verga. Sentía mis bolas liberar toda le leche con el movimiento de su cálida y madura mano, era el mayor placer que podía sentir. Cuando vio que terminaba, soltó mi verga aun palpitante y extendiendo su mano cogió un trapo y se limpio el semen de su puño, luego lo paso sobre mi abdomen limpiando los chorros de caliente leche ahí depositados, y fue entonces que tímidamente sonrió preguntándome que si estaba bien así. ?Le dije que era lo mejor que podía sentir? y así lo era. ?Nunca lo había hecho antes? dijo. ?De verdad?? .?Sinceramente no lo había hecho nunca? Agrego ?Nunca masturbo a su marido?? .?No, solamente teníamos sexo los sábados por la noche, mi esposo llegaba se recostaba sobre mí, se satisfacía, terminaba, se bajaba y luego esperaba de nuevo hasta la semana que venía?, Dijo nostálgica.?Oh lo siento, no lo sabía? dije

?No se preocupe, realmente nunca supe de lo que me perdía? añadió ?Pensé que era mi deber ayudarlo, al ver todo lo que usted hace por mi aquí, creo que es su derecho, tenía una necesidad que satisfacer y aunque soy su suegra una mujer mayor, soy la única mujer aquí, usted es joven y si su satisfacción es necesaria, mientras mi hija no se entere, es mi deber ayudarle, pero por favor si alguna vez logramos salir de aquí, nunca vaya a decir una palabra sobre esto, moriría de vergüenza?. ?Créame señora que nunca nadie sabrá nada, le doy mi palabra, pero hay algo que pueda yo hacer por usted para demostrarle mi gratitud señora?? dije. Mi suegra me miro, insegura de responder y entonces hablo ?Bueno, quizás, esto puede parecerle extraño, soy una vieja mayor, pero podría mirarme mientras me acaricio?, siempre tuve la fantasía secreta de que alguien me mirase mientras lo hacía?. ?Claro que puedo hacerlo, con mucho gusto señora? Y no metía cuando lo decía. ?Entonces solo siéntese y observe, de acuerdo?, sé que soy una vieja mayor y repulsiva para usted probablemente, pero soy lo más cercano a su mujer que tengo en este momento? Agrego. ?Usted no es repulsiva para mi señora, no pensaría eso jamás? respondí. ?Mire yerno yo se que lo dice para que no me sienta mal, sin embargo creo que no debemos pasar de esto, lo he pensado y no debemos tener relaciones sexuales, eso ya es más de lo que necesitamos para sobrevivir? Dijo mi suegra. ?Está bien señora, sin embargo recuerde que estamos vivos y solos los únicos acá, así que si usted me ayuda masturbándome de vez en cuando o me deja mirarla mientras se acaricia es mucho más de lo que podría pedir, y se lo agradezco? Dije comprensivo

Entonces mi suegra sin decir nada más se levanto, se quito la blusa y luego bajo su vieja falda. Veía en su cara una mezcla de vergüenza pero a la vez cierta excitación y creo que esto último era lo que la estaba impulsando a hacer lo que decía. Quería cogérmela ahí mismo, pero iba a esperar, las cosas iban mejor de lo que esperaba y quizás ella misma cambiaria de opinión.Mi suegra se echo hacia atrás, cerró los ojos, y empezó a acariciar sus pezones provocando que sus senos se llenaran, abrió los ojos y me vio mirarla hacer esto. Mi verga empezó a endurecerse de nuevo, ella sonrió un poco avergonzada sonrojándose, mientras me decía que sentía un poco extraña. Le dije que no se preocupara y simplemente disfrutara de su fantasía. ?Se ve usted muy atractiva y caliente cuando se enrójese? Añadí. Ella sonrió de nuevo discretamente. ?No tiene sentido que sea usted tan tímida señora, si vamos a vivir casi como marido y mujer hasta que salgamos de aquí, así que nadie lo sabrá? Agregue. MI suegra me miro y sonriendo asintió. ?Claro además siempre he excito la idea de que alguien pudiera verme mientras me acariciaba? . ?Bueno entonces espero que no te molestes si yo también me acaricio mientras te veo hacerlo? dije. ?No, no me molestaría, además me haría pensar que disfruta al verme así y no que siente repulsión? Me sonrió. ?Entonces adelante, empiece cuando este lista señora? hable. Entonces mi suegra abrió mas las piernas mientras miraba mi reacción, vi como sostenía su coño abierto sin dejar de mirar lo que yo hacía. Mi verga estaba medio dura e iba a estar como una roca en pocos minutos, me eche hacia atrás tomándola en mi mano, seguía mirándola. ?De verdad sería capaz de terminar con solo mirarme? Dijo. ?Puede apostar a que si señora, no se imagina la cantidad de leche que podría arrojar con solo mirarla tocarse, se ve tan morbosamente caliente así suegra? Dije mirándola a los ojos. De nuevo sonrió.

Entonces empezó, sostuvo su raja abierta con su mano izquierda, y se lamio los dedos índice y medio, y comenzó a frotar su clítoris todavía mirándome directamente a los ojos, a medida que continuaba acariciándose empezó a exhalar cada 10 segundos. Yo comencé a acariciar mi verga dura como una roca lentamente disfrutando ahora simplemente observándola. Su vientre se contraía ajustándose a su respiración, sus piernas temblaban mientras ella cerraba los ojos y su respiración se incrementaba, temblaba más, y su vientre se contrajo con fuerza. El líquido pre seminal recorría mi verga, mientras ella lo miraba fijamente. Estaba ahí sentado frente a esta vieja de más de 60 años y estaba tan excitado como si fuera la más excitante mujer del planeta, sus grandes senos flácidos cayendo a cada lado de su vientre, coronados con pezones de color marrón rosado, como los de mi esposa, pero un poco más grandes que los de esta, estaban erectos ahora, su vientre tenía algunas estrías hasta su raja regordeta con muy pocos pelos canosos, era una raja gordita que parecía solo una hendija, podía ver los atisbos de su clítoris rosado asomándose entre sus labios marrón claro y arrugados un poco en el fondo, donde frotaba sus muslos al caminar. Luego extendió sus muslos regordetes, su raja estaba ya tan mojada que podía ver el brillo de sus jugos recorriendo su entrepierna hacia su culo. Cuanto más la miraba, mas quería ir hacia ella y simplemente clavarselo y cogérmela fuertemente, follar ese apretado, maduro y arrugado coño gordo. Podía ver sus jugos empapando su raja, ella estaba alcanzando un gran orgasmo con su yerno mirándola. Entonces me dijo ?Voy a terminar, termina conmigo!?

Estaba muy excitado estaba respirando con fuerza mientras me masturbaba mirándola, en mi lujuria medio susurre medio hable ?Señora puedo poner mi verga en la entrada de la ranura de su raja y disparar mi leche sobre su vientre, se que usted dijo que no vamos a tener relaciones sexuales, no se la voy a meter solamente quiero restregarle mi verga sobre su raja, es solamente como masturbarme sobre ella, me lo permitiría??. Ninguno de los dos detuvimos el ritmo de nuestros movimientos. Ella me miro y dijo entre gemidos? voy a terminar luego puedes hacerlo, de acuerdo?? . ?Oh si claro señora?, Estaba tan contento y excitado con la idea, solo frotar mi verga en ese madura raja mojada seria genial. Gimio de nuevo, ?venga aquí y prepárese yerno?. Ella concentro su mirada en mi dura verga que chorreada liquido seminal y comenzó a gemir más, su vientre se apretó por completo, vi como su raja se contraía y relajaba rápidamente al alcanzar el orgasmo, luego comenzó a disminuir conforme disminuían las sensaciones de placer, dejando escapar un gemido cuando alcanzo su orgasmo, su respiración era aun más pesada. Cuando estuvo cerca del final de su orgasmo, me susurro ?pues bien, adelante haga lo que necesita hacer? Me miro con los ojos vidriosos entreabiertos, me acerque y puse mi verga sobre su raja, se sentía caliente, frote mi verga sobre ella un par de veces, basto para que mi duro miembro estuviera cubierto de sus jugos, podía sentir los pliegues de su jugosa raja rodear mi verga, mi suegra comenzó a retorcerse mirando hacia abajo entre nosotros como mi verga se frotaba contra la parte superior de su raja, cada vez que bajaba sentía la cabeza hinchada de mi verga rozar sobre el agujero apretado de su vagina, ella gimio quedándose sin aliento, una sola embestida y hubiera sido suficiente para metérsela adentro y cogérmela hasta llenarle su madura raja de leche. Pero ella había sido muy cooperadora hasta ahora si esperaba un poco quizás finalmente ella misma me pediría que la metiese dentro.Ella gimio de nuevo desesperada ?Voy a terminar de nuevo, digame cuando este listo, quiero verlo terminar sobre mi yerno?. Le respondi jadeando que lo haría rápidamente, los labios de su madura raja acariciaban los lados de mi verga mientras la restregaba hacia atrás y hacia adelante sobre su raja, hasta el punto de hacer contacto con su clítoris, mi suegra temblaba cada vez que mi verga hacia contacto justo ahí.Cada vez que mi verga frotaba el aguejero de su raja respiraba aun mas profundo, pensé en lo que me encantaría meterla dentro, pero no quería arruinar el momento, quería que ella misma decidiera por su propia cuenta que necesitaba mi verga dentro.

Ella había levantado la cabeza y observaba cada movimiento, sabia que le gustaba verlos, entonces empezó a susurrarme ?que miembro tan grande tiene, no se si podría aguantarlo dentro?. Escucharla decir eso me envio hasta el borde mi excitación estaba al máximo, entonces le dije superexcitado ? Voy a terminar suegra?. Ella me miro a los ojos, se que todo lo que vio fui mi mirada vidriosa de lujuria por ella. Entonces echo las piernas aun mas atrás y las extendió lo mas amplio como pudo. Mantuvo sus ojos fijos en los mios y comenzó a decir ?Termine sobre mi, déjeme hacerlo sentir muy bien, déjeme darle el alivio que necesita?. Acelere el movimiento sobre su raja, ella centro los ojos en mi verga cuando empece a eyacular, miraba mi verga rozar su raja y me dijo ?Voy a correrme otra vez?, eso me hizo darle tres restregadas mas sobre su raja arrugada y flácida y entonces empece a disparar, la primera ráfaga fue directo directo a su barbilla, la potencia de mis chorros era muy fuerte ?Oh si démelo, lléneme con esos chorros calientes, termine sobre mi, oh si así, estoy terminando también ahhhh? gimio

El próximo chorro de esperma cayo sobre sus tetas, entonces las cogió y empezó a chupar la leche en sus pezones, aun con los ojos fijos en los chorros saliendo de mi polla, el siguiente disparo cayo en su vientre maduro y gordo. Me miro y con lujuria gimio ?Oh si que delicia, llene mi estomago viejo con el resto de su caliente esperma yerno?. Continue aun incluso después de que ella seguía temblando, frotaba mi verga que empezaba a suavizarse sobre su encharcada raja, ella me miro, y dijo aun gimiendo ?por favor ha sido demasiado, soy muy mayor por favor deténgase?. Yo la mire con mi cara llena de lujuria y deseo y sonreí, me detuve, dejando mi verga quieta sobre su mojada y madura raja el mayor tiempo posible. Ambos nos quedamos juntos y quietos durante un minuto o dos, luego repitió lo que había dicho antes ?Su miembro es enorme, no se si podría aguantarlo todo dentro?

Yo sonreí mientras la miraba. Conitnua?

La isla en Relatos eroticos de Maduras (relatos eroticos )

La isla en Relatos eroticos de Maduras (relatos eroticos )

La isla en Relatos eroticos de Maduras (relatos eroticos )

» VER INTERPRETACION (HD): La isla en Relatos eroticos de Maduras

La isla en Relatos eroticos de Maduras (relatos eroticos )

Videos Pornos Relacionados:

Tags: , , , , , , ,

El joven y la madurita en Relatos eroticos de Maduras

Video Porno de: Maduras

octubre 18th, 2013 >> Relatos Eroticos

El joven y la madurita en Relatos eroticos de Maduras (relatos eroticos )

» Relato Erotico: El joven y la madurita en Relatos eroticos de Maduras

El joven y la madurita en Relatos eroticos de Maduras (relatos eroticos )

Voy a contar otra aventura especial que me ha ocurrido recientemente. Soy una mujer de 42 años, mido 166, peso 62 kgs, tengo curvas, morena, pechos pequeños y no estoy ni delgada ni gordita. Él se llama Carlos tiene 19 años, delgado, mide 172, moreno, pesará aproximadamente 60 kgs, no es muy guapo pero tampoco feo. Tiene cara de empollón como se decía en mi época y no ha tenido muchas experiencias sexuales hasta ahora.

Carlos es el chico que trabaja en la tienda de ultramarinos de mi barrio. La típica tienda que tiene de todo. El chico se ocupa de llevar el pan a los clientes de la zona y otras cosas si se piden. A mí los fines de semana como no trabajo me sube el pan a eso de las 11 y media de la mañana.

Como soy muy exhibicionista en muchas ocasiones le he abierto en camisón, en toalla, etc?

Me encanta como se corta cuando le recibo así pero también como mira. Ya nos conocemos de tiempo. Me le he imaginado muchas veces masturbándose recordando cómo me ha visto. Yo de vez en cuando le llamo guapo, qué jovencito eres, qué mono, etc?

El caso es que un día pensé en ponerle más nervioso y cuando llegó le pregunté si sabía de ordenadores porque tenía un problema.

_ Buenas vengo a traerle el pan. Me dijo.

_ Buenos días Carlos. Oye tu que eres joven. ¿Sabes de ordenadores?. Le pregunté.

_ Un poquito.

Por cierto, ese día le recibí en toalla, una toalla que me tapaba desde los pechos hasta medio muslo. Estaba nerviosísimo.

_ Es que quiero copiar un cd y no sé. (Mentira? jaja)

_ Yo le ayudo. Cuando quiera vengo.

_ ¿Podría ser ahora?

_ Claro.

Le invité a pasar. Estaba nervioso.

Se sentó frente al ordenador y lo arrancamos.

Me senté en una silla al lado de él. Cruce las piernas y la toalla enseñaba todo mi muslo. Incluso se podía ver un poco de mi coño.

Miraba disimuladamente pero estaba tembloroso.

_ Un chico así necesito yo para mi casa. Imagina solita sin un hombre. Bueno? no podría tener yo a alguien tan joven. Ya soy una carroza.

_ No se crea. Me dijo tembloroso.

_ Uyyy, no me digas. ¿Tú estarías conmigo?

_ Bueno, ejem, yo no he dicho eso.

_ Ves palabrería. Ya no estoy como antes. No soy una jovencita. Si lo entiendo.

_ Está muy bien.

_ Siii, de verdad, estoy buena, dirías?

_ Si, dijo cortado.

_ Qué ilusión. Dime Carlos a ti te gustaría estar con una mujer como yo?

_ Bueno yooo. Verá, es que?.

_ No verdad, dilo no te preocupes es una cosa entre nosotros.

_ Pues no voy a mentirla. Para mí sería un sueño.

_ Nooo, de verdad, un sueño. Suena tan bonito. De verdad para ti sería un sueño estar con una mujer como yo. Ya cuarentona. Qué ilusión.

_ Si me dijo.

_ Pues a mí me haría ilusión estar con un chico tan joven. Le dije mientras le acaricié el brazo.

Se puso nerviosísimo y no dijo nada.

_ Carlos te voy a hacer una pregunta, le dije. ¿Te gustaría verme desnuda y aprovecharte de mí?

Hubo un silencio.

_ No, verdad. Tranquilo. No te peocupes le comenté.

_ No señora, me gustaría mucho pero no se ofenda es que? entienda?

_ Ofenderme, noooo. Es una cosa entre nosotros y no puede salir de aquí. Sólo hoy. Mira.

Me levanté y dejé caer la toalla. Me vio desnuda. Cortado pero miraba. Estaba de pie, completamente desnuda. No paraba de mirarme los pechos y mi coñito peludito además he de reconocer que ese día no lo tenía muy recortadito. Es lo que pasa cuando surgen las cosas de improviso.

_ Ufff señora?

_ ¿Te gusta Carlos?

_ Ufff si? es que?

_ Trae le dije mientras le cogía la mano y se la puse en mi pecho.

Se quedó quieto, no movía la mano. Estaba paralizado.

_ Venga Carlos, ¿qué quieres que lo haga yo por ti?

Carlos se incorporó y comenzó a acariciarme los pechos. No tenía experiencia y se notaba. Me tocaba ahora con las dos manos. Le cogí una y la bajé hasta mi culo.

_ Tócame, aprovecha.

Podía distinguir el bulto de su paquete en los vaqueros. O eso me imaginaba yo.

_ ¿Te gusta?

_ Muchísimo.

_ ¿Has estado con una mujer tan madura alguna vez?

_ No. Si casi no tengo experiencia.

Yo eso me lo imaginaba porque tenía una cara de empollón. Con sus gafas de metal y su forma de vestir. Vamos que no iba rompiendo corazones.

_ Espera, vamos a ponernos en igualdad de condiciones.

Le levanté de la silla. Le puse de pie. Le desabroché la camisa despacio. Le abrí la camisa y se la quité.

Bajé la mano por su estómago hasta sus pantalones. Desabroché el cinturón, luego el botón del vaquero. Estaba quieto. Respiraba fuerte y rápido. Con mis dedos, enganché la cremallera y la bajé muy despacio. Aparté el pantalón y se lo bajé hasta los pies. Le quité las zapatillas de deporte. Los calcetines. Por fin pude quitarle los pantalones. Llevaba ahora solamente puesto un calzoncillo prieto que mostraba un bulto.

_ Carlos qué animado estás.

_ Si, alcanzó a decirme.

_ Le bajé el calzón y se lo quité. Salió disparada su polla. De un tamaño medio pero graciosa. No tenía hecha la circuncisión pero tenía medio descapullada la polla.

Cuando le saqué el calzón. Subí mi mano por su pierna hasta sus huevos. Estaban duros. Alcancé su verga con mi mano y le bajé la piel descapullando el glande.

Tenía la cara desencajada y respiraba muy rápido.

_ Mira, le dije, de la excitación está soltando una gota de líquido preseminal. Me acerqué y pase la lengua llevándome la gota para mi boca.

Luego pase mi lengua por sus testículos y subí a lo largo de su verga hasta alcanzar de nuevo el glande. Sólo con la lengua.

Me levanté y acerqué mi boca a la suya. Nos besamos. Primero con los labios y luego con la lengua. Mientras puse su mano en mi coño para que tocara. Mientras le besaba.

De pronto, se retiró y me dijo:

_ Un segundoooooo.

Mientras se tapaba la polla con la mano y la sujetaba comenzó a eyacular tímidamente esperma. Se empapó su mano e incluso su muslo.

_ Lo siento me dijo.

_ No lo sientas. Si es un cumplido. Te pongo tanto que te has corrido rapidísimo.

_ Si, me dijo. Tiene algo para limpiarme.

_ Si le dije.

Me puse de cuclillas y le cogí su mano mojada. Pasé mi lengua en su palma y entre sus dedos atrapando el esperma en mi boca. Podía notar como le excitaba eso. Después pasé mi lengua por su muslo atrapando cada residuo de esperma.

Una vez limpio, me incorporé.

_ Ven Carlos.

Le cogí de la mano y le llevé hasta mi dormitorio. Quité la colcha y me tumbé boca arriba. Abrí mis piernas y él lo entendió.

Se puso sobre mi coño y comenzó a lamerme el coño. No sabía demasiado porque no atacaba los puntos más importantes. Me lamia los labios vaginales pero no el clítoris. Le dirigí. Le sujeté con mis manos y le dirigí. Le dije que atrapara el clítoris con sus labios, que succionara, que pasara la lengua por allí. Que me la metiera en el coño y que atrapara con toda su boca mi coño.

Empecé a empaparme mucho y notaba como tenía mojada su cara con mi excitación. AL fijarme pude ver que ya estaba de nuevo empalmado.

Le puse en postura de 69 y le comí su polla. Estaba dura. Atrapaba en mi boca su glande, le rodeaba con mi lengua el capullo y me tragaba su polla. Le lamía los huevos y él mientras e comía el coño y las piernas porque atacaba mucho a mis piernas. Se atrevió a meterme un dedo dentro.

_ Carlos, le dije. Ahora quiero que me la metas antes de que te corras. Estaba excitadísima y a punto.

_ No tengo profilácticos señora, me dijo.

_ No te preocupes le dije.

Le tumbé en la cama bocarriba. Me senté encima y me puse su polla a las puertas de mi vagina. La introduje despacio, muy despacio mientras veía la cara de placer que ponía.

Me la metí hasta el fondo. Comencé a moverme en círculos con la polla bien dentro. Mis jugos resbalaban por sus testículos, lo podía notar.

Cada movimiento mío en círculos o hacia dentro le hacía gemir y yo también gemía. Le besé de nuevo en la boca.

Me besaba frenéticamente mientras le cabalgaba.

_ Señora me parece que ya? aaaah

Comenzó a correrse dentro de mí. Noté como me inundaba el coño de esperma.

Gimió como loco con su verga bien dentro. Como me quedaba poco le dije que no la sacara.

Continué como poseída con su polla dentro. Me venía el orgasmo y comencé a agitarme mientras le besaba. Grité de placer y me dejé caer sobre él.

Al sacarla salió un chorro de esperma blanco del coño y tenía todas sus partes impregnadas de esperma de cuando le cabalgaba.

Le invité a ducharse y así lo hizo. Al salir estaba tan cortado que tenía prisa por irse.

_ Carlos esto ha sido un lapsus y queda entre nosotros.

_ No se preocupe.

_ Dame un beso. Le di un beso en los labios de despedida. Miré por la mirilla y salió.

Mentira esto no ha sido un lapsus y no ha sido la única vez. Lo hemos repetido y pienso que seguiremos repitiendo aunque, eso sí, de vez en cuando.

Ya contaré otros momentos con Carlos.

Espero os haya gustado, a mi desde luego si.

El joven y la madurita en Relatos eroticos de Maduras (relatos eroticos )

El joven y la madurita en Relatos eroticos de Maduras (relatos eroticos )

El joven y la madurita en Relatos eroticos de Maduras (relatos eroticos )

» VER INTERPRETACION (HD): El joven y la madurita en Relatos eroticos de Maduras

El joven y la madurita en Relatos eroticos de Maduras (relatos eroticos )

Videos Pornos Relacionados:

Tags: , , , , , , ,

La playa caliente en Relatos eroticos de Maduras

Video Porno de: Maduras

febrero 17th, 2014 >> Relatos Eroticos

La playa caliente en Relatos eroticos de Maduras (relatos eroticos )

» Relato Erotico: La playa caliente en Relatos eroticos de Maduras

La playa caliente en Relatos eroticos de Maduras (relatos eroticos )

Hola a todos hace tiempo que leo vuestros interesantes relatos y hoy me he decidido a emprender el primero de mi puño y letra.

Rosa mi mujer es una mujer de 45 años andaluza, con rasgos haciendo honor a su tierra, es decir, la típica morenaza de enormes curvas y cara guapa y no es porque quiera describirla así, es así, todo ello en un entorno de 1,68 de altura por 62 kg de peso. Yo Rafa tengo un año más que ella y soy un tío delgado de ojos verdes una dotación normal y eso si muy morboso, como ella.

La acción de este relato comenzó un día de este pasado verano, cuando ambos estábamos de vacaciones en la costa del sol, llevábamos dos días cerca de Marbella cuando cenando una noche nos comentaron que había una playa nudista cerca, durante la cena rosa llevaba un vestido blanco de licra muy pegado y cortito en los que se remarcaban sus pechos y ese culazo que me vuelve loco aun a los 18 años de casados , luego mientras tomábamos unas copas hablamos sobre la idea de acercarnos a ver qué tal, ya alguna vez que otra fuimos a alguna playa de este tipo, pero con la ayuda de las copas y demás rosa empezó a fantasear con que se podía dar el caso de conocer alguna pareja y tener algo de morbo lo que yo empecé a alimentar con que algún joven se le ofreciera a ella y lo que me pondría esa situación al igual que estar con una joven los dos, en fin que tal toda la conversación fue subiendo de tono de tal manera que acabamos en el trayecto de el bar al apartamento follando como locos en el coche de una manera pasional. Rosa estaba tan cachonda que me comió la polla de una forma que me hizo flipar me la puso tan dura que pensé que me iba a estallar, lo que nos hizo salir del coche y en el descampado que nos encontrábamos ponerla de espalda y darle lo que se merecía, se la metí del tirón y dio un grito de gusto y dolor, que me puso más a mil, estuve dándole bien durante un buen rato mientras no dejaba de acariciarle sus pechos, por fuera de su vestido, cuando se la tenía totalmente clavada, note que me aguantaba la polla como un guante con su vagina y los latidos de ella al tener el primer orgasmo, así que me quede quieto y luego seguí de forma brusca dándole aun mas fuerte sujetando sus caderas hasta que note que me corría y le llene su coño de toda mi gratitud por el polvo que me había regalado mi querida esposa. Nos fumamos un cigarrillo y seguimos hacia el apartamento.

Al día siguiente nos despertamos a media mañana, amaneció un día estupendo de playa, lo que nos empujo a prepararnos para disfrutarlo, desayunamos, preparamos unos bocatas y una neverita con unas cervezas y algo mas y nos fuimos a la calle sin decidir a qué playa iríamos, una vez en el coche yo ya tenía mi idea, seré sincero, tome dirección a buscar la playa nudista de la que nos hablaron.

Rosa: ¿A qué playa vamos vida?

Yo: No lo hablamos anoche, jajaja

Rosa: Bueno podemos ver que tal esta, pero no te hagas muchas ilusiones que nos conocemos eh. Lo de anoche solo fueron palabras.

Ya sabía yo que empezaba a poner trabas a las fantasías de la noche anterior pero en mi mente seguían vivas todas aquellas fantasías con las que alimentamos la situación que vivimos en aquel descampado. En menos tiempo del pensado estábamos cerca de la playa en cuestión, era un camino de tierra con árboles y había que cruzar como unas dunas con arbustos para llegar a la orilla, durante el trayecto vimos algunos tíos paseando y alguno que otro tendido por las dunas, tomando el sol, algunos en pareja nos imaginamos que serian gay y alguna pareja que otra de guiris también, llegamos a la orilla y eche un vistazo para ver donde clavar la sombrilla, vi una pareja que la chica no parecía estar mal y me acerque sin obviar mi intención quede donde quería . Pasamos un buen rato tomando el sol después de desnudarnos totalmente y ponernos bronceador y nos dimos unos baños yo intente ponerme cariñoso diciéndole a rosa lo buena que estaba la chica de al lado y tal pero me corto el rollo, y empezó con las risas y sus bromas, el calor se pronunciaba y las cervezas iban apaciguando a esta y a la vez haciendo su efecto en ambos. En un momento vi a Rosa que miraba a nuestra izquierda mucho, entonces encontré el motivo había dos chicos de unos 20 a 25 años de estos de gym y que le habían llamado la atención con toda seguridad, uno era moreno así como con rasgos árabes y el otro se veía mas español, lo que demostró cuando le oí vocear al otro si estaba fría el agua, rosa ya vio que me percate de su interés y empezó a sonreír pícaramente, estaban ambos de pie en la orilla y el moreno lucia una polla que hizo que rosa se levantara las gafas de sol, cuando la vio, yo me sonreí y ella se volvió a percatar el otro tampoco se quedaba atrás pero no llegaba a su altura.

Yo: ¿Otra cervecita morena?

Rosa: jajaja venga que calor tengo

Yo: ya lo veo cielo ya lo veo es normal

Rosa: ¿porque los dices?

Yo: porque la hace, hace un calor de cojones?

Rosa se reía a carcajadas y sabía como nadie leerme el pensamiento, como yo a ella.

La pareja de al lado se marcho y cuando eran las 3 de la tarde aproximadamente la playa se empezó a quedar mas vacía, nos comimos los bocatas y rosa seguía disimuladamente con su juego visual y sus cervecitas empezaban a hacer efecto, al igual que el calor iba en aumento. Y las miradas de los dos chicos hacia rosa también aumentaban, hasta el punto de coincidir con ella en el agua y cruzar una sonrisa a la vez de una mirada a sus pechos que no me dejaron con dudas de cómo les estaba poniendo mi morena.

Yo: no veas que miradas te han echado los dos eh

Rosa: parecen simpáticos si, y bueno ellos también están de muy buen ver eh

Ese comentario ya empezó a ponérmela morcillona y ella se percato de ello.

Me fui al chiringuito por unos cafés y un par de cubatas, cuando volvía, vi al moreno arrodillado delante de rosa, estaba pidiéndole fuego y vi de lejos la actitud de rosa moviendo el pelo como cuando está en plan, la conozco y sé que hacía. El chico no quitaba sus ojos de las tetas mientras encendía el cigarrillo.

Yo: no te puedo dejar sola eh, jajajja

Rosa: jajaja querían fuego, pero yo creo que algo mas tampoco lo rechazarían.

Yo: ¿jajajaja y tú?

Rosa: ¿quién sabe? Espera que me beba el cubata, jajjajaja

Era mi oportunidad, rosa estaba en su punto y tenía que aprovecharlo, me di un baño y al salir desde la orilla ya que los únicos que podían oírnos eran los dos chicos le dije a rosa?

Yo: cuando nos tomemos eso, voy a traerme otros dos y nos vamos a ir ahí arriba a la sombrita de los arbustos a dormir la siesta, ¿te parece?

Ni que lo hubiera hablado con ella, miro a los chicos, ellos estaban pendientes del comentario, y me contesto?

Rosa: Perfecto lo que tu digas, intimidad, jajaja

Así fue volví con dos cubatas cogimos las cosas y subimos un poco hasta encontrar un recodo en que no había camino y un arbusto altito que daba la sombra, estiramos las toallas y nos acomodamos. Antes de sentarme en la toalla me pareció ver a los dos chicos caminando hacia nosotros.

Yo: No te quitaban ojos eh

Rosa: Ni yo a ellos que quiere que te digas, me estaba poniendo la situación.

Yo: pues creo que vienen por ahí, ¿quieres que los llame?

Rosa pensó que estaba tirándome el rollo, y se puso de pie como un resorte a mirar, lo que coincidió en el momento en que se acercaban los chicos a unos metros.

Chicos: Hola de nuevo

Rosa: Hola q tal

Yo: Hola aquí estamos más tranquilos, soy Rafa.

Yahid: encantado yo Yahid.

Rosa: Yo soy Rosa.(con dos besitos de acompañamiento rozando sus pezones por el pecho del chico)

Carlos: Soy Carlos, (se acerco a recoger otros dos besos y otro arrimon)

También me saludo a mí.

Rosa: que calor eh, aquí parece que corre algo más de aire

Mientras volvía a sentarse quedando su cabeza a la altura de las piernas de Yahid y mirando con disimulo su polla que estaba algo morcillona, hizo el gesto de hacerles sitio.

Los dos chicos estaban casi frente a frente a rosa con sus toallas pegadas a las nuestras ya sentados también y yo al lado de ella con toda la panorámica dispuesta.

Yo: Rosa es muy calurosa, sobre todo cuando venimos a la playa le dan unas calores, jajajajjaja.

Comente mientras le echaba el brazo por encima y sin que lo esperara le acariciaba una teta.

Rosa enseguida me miro como extrañada pero a la vez compinchada y los chicos se miraron entre ellos igualmente y sonrieron.

Carlos: Yo con una mujer como rosa también noto más el calor eh, jajaja

Yahid: cualquiera, jaajajja

Rosa: venga ya, pero si podría ser vuestra madre.

Yo: ¿eso pensáis chicos? Yo creo que pensáis en otra cosa.

Yahid estiro su mano y pregunto

Yahid: ¿puedo?

Acariciándole una teta a rosa, ella me miro y yo asentí y el prosiguió con la caricia a la vez que decía?

Yahid: Esto no me recuerda a mi madre rosa, esto es algo muy sensual, tienes unos pechos hermosos.

Rosa: umm muchas gracias.

Carlos: y esta igual de sensual.

A la vez que se acercaba a besarla, yo vi el principio de lo que imagine y ahí estaban..

Yahid acariciándole un pecho y con la otra mano masajeándole el muslo y Carlos besándole el otro. Rosa me miraba y yo le hacía señas de que atacara, así fue, enseguida cogió a Carlos del cuello dirigiéndole la cabeza mientras le mamaba una teta, Yahid empezó a besarle el muslo, siguiendo hacia arriba, Rosa ya se dejo caer hacia atrás con los dos cachorros encima prácticamente, en minutos Yahid ya estaba haciéndola gemir disfrutando de la comida de coño que le estaba dando, Carlos seguía en su tarea y rosa no perdía el tiempo ya tenía la polla de Carlos totalmente dura masajeándola. Carlos le ayudo acercándola a su boca y rosa no desprecio la invitación y empezó a practicar algo en lo que es una maestra, le comía la polla al chico disfrutándola y haciéndole flipar y resoplar al chaval cada vez se la metía mas, a la vez que tenía que sacársela para resoplar del gusto que Yahid le estaba dando, levanto la cadera de la toalla y vi como llegaba a su primer orgasmo en la boca de Yahid.

Rosa: aaagggg, uf ufuf no pares no pares, diossssssssssummmmmmm.

Yahid se puso de rodilla y rosa igual, mirando la polla de este con los ojos como platos al ver el tamaño que había conseguido, empezó a darle lametazos mientras este le acariciaba los pechos, Carlos quedo detrás de rosa con la polla en la mano para nada envidiaba a la de Yahid aunque no era igual y mirándome me hizo un gesto de aprobación para cogerla a perrito, asentí con la cabeza.

Yo: Cariño prepárate que empieza lo bueno.

Rosa miro de reojo hacia atrás a la vez que Carlos la sujetaba por las caderas y le abría las nalgas buscando su vagina y poniendo la cabeza de su polla a la entrada, la embestida hizo que rosa se estremeciera y volviera los ojos a la vez que no dejaba de mamar la polla a Yahid disfrutando de cada centímetro que lamia, me miraba y veía la cara de vicio, de gozo y de lujuria que tenia, sabía que las estaba gozando a mil por mil. La respiración le fallaba y se saco la polla de Yahid de la boca.

Rosa: Ufffff, que gusto rafa que gustooooo, como me está follando, sigue sigue así no pares Carlitos, aggggs ,ummmm ,dame dame así dame,me co,me co,corroooooooo.

Gritaba rosa a la vez que levantaba su culo y agachaba su cabeza contra la toalla, no tardo Carlos en seguir dándole cada vez más duro y se oía como le golpeaban los huevos del chico en las nalgas y el chapoteo del coño de rosa empapado a la vez que los gemidos de esta sin dejar de acariciar con el brazo extendido la polla de Yahid, eso sí gritando del gusto que le daba la polla de Carlos hasta que este, se quedo clavado en ella diciendo?

Carlos: ufffffffffff, tenga señora tengaaaaa, que culazo, me corrooooo, uffffff ufffffffff queeee gusto dios.

Recibió toda la lefa del chaval en su coño y se quedo unos minutos resoplando y saboreando el polvo que acababa de recibir y mirándome sonriendo mientras le acaricie sus cabellos.

Rosa levanto la cabeza y Yahid estaba de frente con la polla en la mano. Se acerco así a él y empezó a mamársela de nuevo, no necesito mucho, porque la tenía como una estaca mirando al cielo y rosa tenia aun cuerda y sabia que la estaba dejando para deleitarse como así fue. Se siguió acercando a Yahid mamándosela a la vez que le empujaba con la otra mano para que se tendiera, enseguida se incorporo y se subió encima del chico, me miraba mientras con la mano le sujetaba la polla y la acomodaba en su coño, temblaba de gusto mientras le entraba centímetro a centímetro, los labios los tenia entreabiertos y temblorosos, los ojos entre cerrados la cara de gusto era para no olvidarla, por fin deje de ver aquella polla, porque ya la tenía toda dentro y se notaba en su cara, empezó un suave movimiento arriba y abajo que ni yo ni Carlos dejamos de observar, a Carlos ya empezaba a resurgirle el miembro(bendita juventud), yo me puse de pie mirando a alrededor y todo estaba tranquilo, aproveche para acercarle la polla a rosa, pero no podía atenderme estaba totalmente sometida a la polla de Yahid, gemía, se convulsionaba, gritaba, y llegaba a un orgasmo tras otro el chico le estaba dando una follada del quince o ella a él, el caso es que ella ya cedió su cuerpo hacia adelante y el la tenia cogida de las nalgas y le estaba dando duro, muy duro y ella pedía?..

Rosa: massssssss, asiiiii, dios mioooo como me gustaaaaaaaa, me estas matando de gustooo agggggggggg, asiiiii?..

Yo acerque mi polla y la hice abrir la boca, me la empezó a mamar y entre los labios se le escapaban los mugidos que ya no eran gemidos de gusto. Carlos se coloco detrás de ella y volvió a hacerme señas de cogerla esta vez supuse que analmente, asentí, ya estábamos a todas y había que aprovechar. Comenzó a abrirles las nalgas y rosa hizo un gesto con las manos hacia atrás le cogí el brazo y le volví a asentir, le saque mi polla de la boca a la vez que Carlos la enculaba de un golpe.

Rosa: aaaaaagggggg diosssssssss me mataissssssss ahhhhhhhhhhhgggggggg

Yo: disfruta vida disfrutaaa.

Rosa: Cariño que gustoooooooooo, me rompen el coñooooo y el culooooooooooo, pero que gustoooooooooo, aghhhhhhhhh así, no paréis no pareisssssss, akggggggg.

Le volví a meter la polvergala en la boca y me corrí en su boca, la deje en medio de ellos dos disfrutar de aquellos dos chicos, no sé cuantas veces se corrió, perdí la cuenta pero el martilleo de pollas que le suministraron duro más de 20 minutos hasta que ella se desplomaba de gusto encima de Yahid y el gemiaaaa como un toro llenándole el coño de leche y Carlos daba a la paz bufidos de gusto y temblaba dentro del culo de mi mujer que tenía en ese momento la cara de vicio más guapa que había visto hasta ese momento.

Nos despedimos y nos intercambiamos los números de teléfonos por si durante esos días, nos apetecía quedar con aquellos chicos, ?tan simpáticos?.

Cuando nos quedamos solos, Rosa no supo explicar con palabras lo que aquella situación y aquellos chicos le hicieron sentir. Y me lo explico con hechos recordando ese momento alguna vez que otra.

La playa caliente en Relatos eroticos de Maduras (relatos eroticos )

La playa caliente en Relatos eroticos de Maduras (relatos eroticos )

La playa caliente en Relatos eroticos de Maduras (relatos eroticos )

» VER INTERPRETACION (HD): La playa caliente en Relatos eroticos de Maduras

La playa caliente en Relatos eroticos de Maduras (relatos eroticos )

Videos Pornos Relacionados:

Tags: , , , , , , ,

Querida Dina en Relatos eroticos de Maduras

Video Porno de: Maduras

febrero 24th, 2014 >> Relatos Eroticos

Querida Dina en Relatos eroticos de Maduras (relatos eroticos )

» Relato Erotico: Querida Dina en Relatos eroticos de Maduras

Querida Dina en Relatos eroticos de Maduras (relatos eroticos )

Me llamo Edu y esto que les voy a contar sucedió cuando yo contaba con 18 años, y es verídico.

Mi Padre y yo vivíos solos en una casa en el extra radio de la ciudad donde residimos y como mi madre falleció hace ya unos años para las labores domesticas de la casa mi padre había contratado a una señora que por razones familiares se cambio de ciudad así que debido a eso se vio obligado a contratar a otra señora Dina una señora de unos 50 años de aproximadamente 1.65 m de altura Ecuatoriana de pelo negro de melena de piel morena y rellenita con unas tetas y un culo enormes de carita redonda risueña y con pinta de buena gente,

Mi padre me le presento diciéndome que sería la nueva asistenta y que yo debía enseñarle las cosas de la casa y sus labores ya que el por razones de su trabajo estaría fuera de casa a si quedamos para el día siguiente.

Yo regresaba de mis clases a eso de las 15:30 de la tarde y a las 16:00 llego Dina le mostré donde estaba el cuarto donde se podía cambiar el cuarto de las plancha el de las escobas etc. así como sus tareas y la deje para que se cambiara de ropa para hacer su trabajo y yo me fui a comer?

Pasaron dos meses y ella y yo nos llevábamos Dina era cosas con varios hijos que vivan en su país de origen y a ella le conté de mama y del mi vida creo que desde que supo de lo sucedido con mama por pena me comenzó a llamarme mi niño cosa que no me molesto yo seguía con mi vida estudios deporte colegas etc la vida de un chico de 18 años 1.80 de altura 78 Kg pelo castaño corto ojos color miel piel muy muy blanca y en buena forma física ya que hago bastante deporte desde niño natación, judo, futbol etc.

Un día después de comer me fui a mi cuarto busque un video por de una tetuda culona que se la estaban follando dos puse los auriculares para que no oyera el sonido me saque la polla ya medio tiesa y me puse a pajearme y cuando estaba en esto entro Dina a mi cuarto y pillo en plena faena yo no la sentí llamar ya que con los auriculares ni cuanta me di de que tocase a la puerta, Dina tenia la vista fija en mi polla y la cara desencajado por lo que había visto, me tape como pude y Dina salió escopetada de mi cuarto, me arregle como pude y salí detrás de ella para pedirle perdón y sobre todo que no le dijera mi padre para evitar mas problemas aun le pedí perdón y suplique que no se lo contara a mi padre casi me puse de rodillas ella me prometió que no diría nada a mi padre y así pasaron 2 o 3 días cuando estaba comiendo y Dina limpiando la cocina y los cacharos del desayuno Dina me dijo que quería hablar de lo que había pasado el otro día:

D: Mi niño debes buscarte una buena niña que te quiera y te cuide y no hagas mas eso don tu verga mi niño es malo para tu salud?

E: Jajajajaja no Dina llevo haciendo me pajas desde los 12 o 13 años no le pasa nada a mi salud es mas es bueno hacer eso.

D: Mi abuela les decía a mis hermanos que se quedarían ciegos si hacían eso.

E: Jajajajaja jajajajaja no eso supersticiones de viejas, no me va pasar nada malo tranquila.

D: Mi niño debes buscarte una buena novia y que ella se ocupe de ti

E: No tengo novia todavía las chicas de ni edad son unas niñatas controladoras celosas siempre colgadas de ti mandándote masajes llamándote y controlándote cada 5 min lo veo en mis amigos y además a mí me gustan mayores que yo,

D: A sí ¿Y eso por qué?.

E: Porque me gustan las tetas y los culos grandes y tienen más experiencia y te lo pasas mejor con ellas en la cama o eso dicen, algo así como tú.

D: NIÑO!!! no necesitas a ninguna vieja ve a estudiar.

E: Era un piropo no te enfades estas muy bien,

Mientras ella me miraba con mala cara y medio enfadada así que decidí que era mejor irme a mi cuarto.

Pasaron unos días y Dina me pregunto si sabía que eran eso Chats y los Emilios (E-mail) que ella no era mi leida y no entendía esas cosas modernas le dije que si que le podía hacer una cuenta y enseñarla a usarlo se puso muy contenta y quedamos en quedamos que el sábado después de que hiciera la comida para semana lo haríamos (Era una gran cocinera así que cuando mi padre probo alguna de las cosas que ella nos trajo hechas por ella llego al acuerdo para que nos cocinera los sábados para toda semana y así lo hicimos.

Llego el sábado y a eso de las 15:00 h nos pusimos con la tarea mientras yo le preguntaba sobre las cosas necesarias para darla de alta en el MSN ella me explico que amigos le habían dicho que era más barato que llamadas a larga distancia una vez hecho agregamos a la dirección de una de sus sobrinas, dado que Dina no sabía escribir con el teclado le puse la webcam y el micrófono y así pudo ver y hablar con sus sobrinas que hacía mucho que no veía.

Se puso tan contenta que al terminar la conversación se puso a saltar y a gritar y yo por primera vez vi botar aquellas dos maravillosas tetas arriba abajo arriba abajo arriba abajo arriba abajo y para mi mayor sorpresa me abrazo por el cuello y me beso en la boca, que paralizado saber qué hacer ni que decir por unos instantes cuando ella se dio cuenta de lo que había hecho unos pasos para atrás y me pidió perdón le dije que no pasaba nada y que alegraba mucho de verla así de contenta ?

Me pase lo que restaba del fin de semana pensado en lo sucedido y calculando las posibilidades que tenia con ella y con grandes ganas de que llegara el lunes a ver que mas podía pasar.

Llego el lunes y no paso nada en especial salvo que ella me comento que si sería posible que su esposo vinera a casa para ver a su familia a lo que yo le comente que se lo iba a comentar a mi padre que necesitábamos su permiso ella dijo estar de acuerdo y me pregunto varias cosas:

D: Mi niño, ¿Cuánto cuesta una computadora?

E: Pues depende de lo que quieras hacer con ella y del presupuesto que dispongas.

D: Es para hablar con la familia y eso de los Emilios (E-mail) lo más barato que se pueda.

E: Pues un Ordenador medio bueno mas la pantalla teclado etc. unos 500 a 800 ? más o menos se lo compras en alguna oferta o incluso de segunda mano puede que te salga más barato.

D: Tanta plata mi niño si que son caras las computadoras

E: Si son caras y además tienes que contar con que también debes pagar el recibo internet que ronda los 60 o 65 ? depende de la oferta que selecciones.

D: Si que es costo.

E: Además debes aprender a manejar el ordenador.

D: Yo soy muy bruta para aprender a manejar la computadora.

E: No que va yo te enseño yo te doy clases? la conversación sigo así por un rato

Ese mismo día a la noche le comente a mi padre lo del marido de Dina y no puso ningún reparo Los días pasaron y llego en sábado por la mañana madrugue dado que la PC está en mi cuarto hice mi cuarto y a eso de las 10 de la mañana llego Dina peinada peluquería maquillada con las uñas pintadas con zapatos de tacón falda y una camisa blanca escotada esta distinta acostumbrado a verla con bata con la que hacia la limpieza o de Jeans y jersey o con un polar la cosa y sin arreglar cambia mucho estando arreglada debido a la diferencia horaria con su país hasta 15:00 horas de España no era posible conectar con su familia le dio las gracias a papa y le explico que su esposo Osvaldo llegaría como a esa hora y le agradeció dejarla hacer la video conferencia Papa le dijo vendría a comer cosa rara ya que los Sábados solía comer en el Club, debía querer controlar la situación así que papa se fue Dina se puso con sus tareas, nos tropezamos en pasillo y le dije:

E; Estas muy guapa hoy Dina.

D; Gracias mi niño siempre tan considerado y caballero.

E: No para nada es la pura verdad.

D: Quiero estar bien para cuando me vea la familia.

E: Los vas a deslumbrar.

Se hacerlo a mí y me dio un pico en la boca y la verdad es que me desconcertó del todo no sabía qué hacer mi experiencia con chicas era más bien escasa o nula y por respuesta simplemente me quedaba parado eso si no te que esta vez Dina se marcho con una sonrisa y mirándome de lado pícaramente.

Cuando llego mi padre comimos los 3 en la cocina terminamos como a eso de las 15:00 llego el marido de Dina ella nos presento a mí y a mi padre Osvaldo era moreno de pelo negro con bigote regordete más bien bajo y muy seco muy serio nos saludo pasamos a mi cuarto hice la video conferencia y los dejas un rato hablando con sus familiares y al salir del cuarto papa le dijo que podían venir cuando quisieran a usar la PC a lo que Dina aprovecho y saco el tema que ya habíamos hablado del ordenador y le di las mismas respuestas que a Dina esa misma semana el dijo que era muy costoso que el apenas había estudiado lo y que Dina era muy bruta para aprender a manejar una computadora que si no era molestia vendría alguna vez para ver a la familia y que nos lo agradecía mucho el trabajaba en la construcción y mi padre y él se fuero hablando de unos apaños que mi padre quería hacer en sus negocios por si él está dispuesto a hacerlos.

Dina se quedo en casa y cuando se marcharon me dijo lo contenta que estaba por ver a su familia y me volvió a besar para agradecerlo que había hecho y me volví a quedar parado con las veces anteriores ella siguió con lo suyo contentísima por a la familia.

Como no quería comerme el coco como el fin de semana pasado le dije:

E: Dina veras es que eso de que me beses en la boca no sé bien qué hacer.

D: ¿No te gusta mi niño?.

E: Si si si que me gusta solo que tengo miedo de que si yo te beso a ti así te enfades conmigo.

D: No mi niño no me enfadare solo que ten cuidado cuando esta tu papa cerca o mi esposo

Y nos besamos con un largo beso después del cual me fije en el generoso escote que hoy lucia Dina y pasados unos min ella se fue, paso el fin de semana y mi abuela se puso enferman así que papa le pidió a Dina que si se podía quedar unos días conmigo en casa ya que un chico solo en un casa no le daba seguridad por robos y asaltos etc. dado que su esposo estaba trabajando fuera de la provincia por unos días acepto además seguro que mi padre le daría algo mas dinero esa semana.

Mi padre se fue a 15:00 y a las 17:00 llego Dina salí a ayudar con la mochila y la bolsa que traía con sus cosas y las dejamos en la habitación y la bese en la boca me marche de la y la deje cambiándose se puso una camiseta de escote en ?V?de color blanco y manga corta que dejaba ver un hermoso escote de sus tetas y una malla de esa de gimnasia azul celeste corta a la altura de las rodillas que marcaba toda a figura en especial su culo en el que se notaban la marca de las bragas además de chanclas blancas con la melena suelta mis ojos iban al culo desde atrás y al escote desde adelante no lo podía evitar para que viera que me empalmaba la dije que si quería hablar con su familia lo podíamos intentar que hablara con ellos y así fue después de una hora cenamos y fui a mi cuarto pronto y no dormir.

Al día siguiente me levante me asee y baje a desayunar en camisón preparándome el desayuno.

D: Buenos días mi niño ¿Dormiste bien?

E: Buenos días Dina Si muy bien ¿Y tú?

D: Si muy bien, ayer fuiste un niño malo, No me dejaste que diera un beso de buenas noches y me beso en la boca y después me dijo que no se repita

Debajo del camisón no llevaba sostén y cada vez que se movía las tetas botaban dentro del camisón me estaba volviendo lodo aquella visión de lo que tanto ansiaba que fuese mío y en esto ella me dice:

D: Mi niño si quieres estos días mientras estamos solo me puedes llamar Mama o Mami o Mamita solo si tu quieres.

E: De acuerdo Mama (Aquello hizo brincar mi corazón y me entro una emoción por todo el cuerpo que no puedo describir algo así como un calor muy intenso).

D: Mi niño ¿Que bus tomas para ir a tus estudios?

E: Ninguno voy en moto si quieres te acerco yo.

D: De acuerdo.

Dina o Mama se levanto de la mesa recogió y se fue vestir dejando dejándome ver aquel bamboleo de tetas de nuevo.

Antes de salir por la puerta de casa de me beso de nuevo diciéndome:

D: El beso de buenos días de Mami.

E; Bien Mami respondí

Montamos en mi scooter y al montar me agarra por cintura y roza con una de sus manos la polla y me dice:

D: Despacio mi niño que voy aquí detrás.

E: Si claro.

El paso fue largo lo estire todo lo que pude ya que el roce de su mano con mi polla me gustaba al llegar al destino me despedí de ella:

E: Asta luego Mami.

D: Cuídese mi hijo.

Fui a mis clases pero como si no por apenas había prestado atención solo pensaba en Dina en el recreo uno mis amigos estaba pidiendo que le diéramos ideas para regalar a su chica por su aniversario, lo que me dio una idea hacerle un regalo a Dina así que se me ocurrió una idea cerca había una perfumería entre le dije a una de las dependientas que quería hacer un regalo especial compre maquillaje laca de uñas pita uñas perfume etc y puse rumbón a casa, al llegar ella estaba esperando fuera ya que había olvidado las llaves en casa, entre abrí el portón exterior la puerta del garaje escondí mis compras y subí a abrirle la puerta.

D: ¿Que paso mi niño y esa tardanza?

E: Había mucho tráfico.

Y nada más entrar en el pasillo la bese yo y le metí un poco la lengua lo que ella respondió con rico

Pasamos a la cocina.

D: ¿Cómo van esos estudios mi niño?

E: Bien sin novedad.

?

Hablamos un poco más nos cambiamos de ropa Dina se puso una bata de las de trabajar y unos pantalones de Chándal y una camiseta, comimos recogimos los cacharos y Dina se fue un ratito al salón a ver la TV y descansar, yo baje al garaje y subí sus regalos:

E:Toma Mami esto es para ti los regalos del día de madre que no te hice y los cumpleaños etc.

Le la los paquetes y una bolsa

D: ¿Y esto?

E:Por eso me tarde ¿No estás enfada?

D: No para nada mi cielo, solo que hace tanto que nadie me regala Osvaldo no es de regalos.

Mientras ella abría sus regalos y hacía comentarios sobre el contenido de los paquetes.

E: Si te pones guapa para tus hijos en Ecuador yo quiero que lo hagas estos días para mi

D: Si mi cielo si claro que si.

E:¿Te gusta lo que te compre Mamita?

D: Si Muchísimo!!!!!!

Me beso en la boca metiéndome toda la lengua dentro y salió dispara al cuarto de baño a maquillarse etc.

Como a los 20 min volvió al salón maquillada con las uñas de manos pies pintada de rojo como el caramelo de las manzanas de las fiestas al igual que los labios me mostro las todo y me pregunto si le gustaba:

E: Estas bellísima pero es que la bata que llevas no campaña mucho .

D: si lo sé mi cielo pero debo limpiar los azulejos de la cocina y los armarios mañana me visto linda para ti.

Nos acurrucamos un rato en el sofá después de eso dulces min yo me fui a estudiar y ella a hacer sus tareas eso sonriente y súper feliz.

Como a las 2 horas me llamo para que sostuviera la escalera mientras ella limpiaba así nos pusimos y al mirar para arriba por debajo de la bata veo una bragas blancas de encaje que tapan un culo delicioso me quede como inmotivado pasados unos minutos así Dina me pedio bajar, Mientras me decía que no la dejase caer por nada de este mundo la dejaría caer, cuando volvió se subió hacia arriba oooooooohhhhhhhhhh que maravilla no llevaba bragas y podía ver es culazo en todo su esplendor cuando Dina me pregunto:

D: ¿Te gusta lo que ves?.

E: SSSSSSSSSSSIIIIIIIIIIIII claro que sí que culazo!!!!!!!!!!.

D: Jajajajaja me encanta que te guste pero es un culo viejo y caído

E: Yo no pienso así para mi es perfecto.

Tras unos minutos se bajo de la escalera y me dijo:

D: Este es mi regalo para ti mi niño.

E: Me encantan tus regalos Mami.

Mientras yo le tocaba el culo por encima de la bata.

D: No seas travieso, no se toca.

E: Mami (Poniendo carita de bueno).

Echo de la cocina y se puso a hacer la cena

Cenamos y vimos Tv cuando llego la hora me marche a la cama pero me olvide de darle el beso de buenas noches.

Cuando me estaba que dando casi dormido Dina llamo a mi puerta prendí la luz de la lámpara de noche de mi mesilla.

D: ¿Puedo pasar?

E: Si.

Entro mi habitación llevaba puesto un camisón blanco de tirantes que le llegaba a la altura de las rodillas de largo el pelo suelto y descalza sin maquillar.

Se acerco a mi cama diciendo:

D: Eres un niño malo no me diste el besito de buenas noches.

Se acerco a mí y me beso en la boca y al inclinarse para besarme por el escote de del camisón pude ver sus hermosas grandes y deseadas tetas, y polla se empezó a empalmar.

D: ¿Eso es porque te bese?

E: No, es que al besarme vi tu escote.

D: Jajajaja que rico (Mientras ponía unas de sus manos sobre mi polla y me volvía a besar).

Pasados unos segundos se separo unos pasos de mi cama se saco las bragas y se las quito y me las lanzo diciéndome:

D: Son un regalo para ti huelen a mí a hembra caliente.

No dije nada me las acerque a la cara y las olí eran blancas con encajes y el olor que desprendían era fuerte intenso como a sudor y algo más que no se describir bien además no había olio los jugos de una mujer, ella se dio la vuelta y se fue de ni cuarto con una sonrisa picara diciendo:

D: Son para que sueñes al rico hasta mañana mi niño (Cerrando la puerta).

Mi polla estaba como el acero y tiesa como un cohete así que volví a oler mi regalo y me pajee hasta que me corrí

Querida Dina en Relatos eroticos de Maduras (relatos eroticos )

Querida Dina en Relatos eroticos de Maduras (relatos eroticos )

Querida Dina en Relatos eroticos de Maduras (relatos eroticos )

» VER INTERPRETACION (HD): Querida Dina en Relatos eroticos de Maduras

Querida Dina en Relatos eroticos de Maduras (relatos eroticos )

Videos Pornos Relacionados:

Tags: , , , , , , ,