Resultado de Busqueda:

Estudiantes cogiendo en el salon de clases

Video Porno de: Porno

mayo 23rd, 2012 >> Estudiantes

Estudiantes cogiendo en el salon de clases (estudiantes )

Estudiantes cogiendo en el salon de clases (Videos Online)
. Ver videos online de Estudiantes cogiendo en el salon de clases gratis desde PornoPendejas.com :: Descargar videos pornos de pendejas y mas sobre Estudiantes cogiendo en el salon de clases.


Ver video porno.. »

Videos Pornos Relacionados:

Tags: , , , , ,

Nuevamente jovenes en Relatos eroticos de Maduras

Video Porno de: Maduras

diciembre 12th, 2013 >> Relatos Eroticos

Nuevamente jovenes en Relatos eroticos de Maduras (relatos eroticos )

» Relato Erotico: Nuevamente jovenes en Relatos eroticos de Maduras

Nuevamente jovenes en Relatos eroticos de Maduras (relatos eroticos )

Me llamo Débora tengo 42 años casada desde hace 24 y con dos hijas, Ana de 20 y Marta de 18. Mi aventura comenzó el día en que mi marido me canceló por tercer año consecutivo nuestro viaje a la península de Baja California ese día mientras comíamos molesta le dije

-Al parecer Ximena y yo nos vamos a morir sin haber visto de cerca a las ballenas grises, pero eso sí, nuestros maridos son dueños de un gran negocio que produce mucho dinero, como si nos fuéramos a llevar la fortuna al otro mundo, lo único que una se lleva a la tumba son los recuerdos de lo vivido

Mi esposo me miró y en tono molesto respondió

-Lo siento mucho amor, pero los primeros meses del año son terribles para el trabajo, si quieren las llevamos en mayo o junio

-Si claro, cuando ya se fueron las ballenas, valiente solución la suya? Lo que pueden hacer es mandarles un mail a las ballenas diciéndoles que nos esperen hasta mayo? No sé de qué les sirve ser el dueños del negocio si son sus esclavos.

-No discutamos Débora, ¿Por qué no vas ustedes?, váyanse dos semanas ya se lo propuse a Jaime y estuvo de acuerdo

-¡Qué lindos son!, solas como viudas? Y como debe de ser en un lindo marido pasaran el resto del año reprochándonos que los dejamos solos quince días a cargo del negocio, la casa y los hijos? Como si no te conociera Carlos

Cuando mis hijas se opusieron rotundamente a la propuesta de su papá yo exploté diciéndoles muy molesta

-¡Estoy harta!, Harta de los tres, me paso el día entero preocupándome y ocupándome de ustedes, en la mañana al gimnasio para mantenerme bella para el señor que no tiene ojos para otra cosa que su negocio, al regresar me baño rápido para dedicarle toda la mañana al cuidado de la casa y hacer las compras, al medio día a cocinar, comemos y en la tarde nuevamente sola ya que todos tienen algo importante que hacer, todos menos yo, yo debo recoger la cocina, arreglar su ropa y buscar lo que no encuentran, ya por la noche nuevamente me baño y me arreglo para estar atractiva para un marido a quien le importa un demonio que lo haga ya que al terminar de cenar él se sienta plácidamente a ver la televisión, mientras yo limpio la cocina? ¿De verdad suponen que esto es vida?

Cuando voy a comprar algo para mí, siempre me detengo en otro departamento y comienzo ?Que linda se va a ver Ana con ésta falda, y éstos pantalones para Martita, Carlos necesita una nueva corbata? y cuando me doy cuenta ya es hora de regresar a cocinar y la muy idiota regresa feliz por lo que le compró a todos menos a ella?..¡Miren!, volteen la cara ¡Miren ahí!, Ahí en ese rincón me siento a platicar con mi perrita que es la única que agradece lo que hago por ella? Que no les extrañe que un día encuentren hablando a la perra o ladrando a su madre, alguna de las dos terminará aprendiendo el lenguaje de la otra.

-No te enojes mujer___ Dijo mi esposo

-¿¡Qué no me enoje!?…. ¿Saben qué?… ¡Sí, si me voy! con Ximena o sola y lo que es más solo les mandaré un mensaje a llegar, necesito descansar, descansar de ustedes, así que si no encuentran sus cosas, ¡Búsquenlas!, si quieren ropa limpia ¡Lávenla!, si no tienen que comer compren pizzas, hamburguesas o ¡coman mierda!… Yo necesito estar en un lugar donde me atiendan, donde no tenga que levantar ropa tirada en el piso, tender camas o hacer de comer y les advierto que al menos que alguien se muera, no se molesten en hablarme y si no regreso es porque me encontré a alguien que me valore como mujer y me permita tener una vida?Ya me harté de ser su sirvienta? ¡No tengo vida propia carajo!

Quedaron en silencio, yo los miré, aventé el trapo de cocina sobre la mesa y me subí a mi recamara para encerrarme, por la noche tocaron a mi puerta, cuando dije que pasaran las dos niñas entraron, se subieron a mi cama donde yo estaba leyendo un libro y ya más tranquila les dije

-Perdón hijas, es que… No sé qué me pasó

Ana me respondió

-Perdónanos tú má?Ya arreglamos todo, hablamos con Ximena, aquí están sus pasajes, el vuelo sale mañana a las 11 de la mañana y reservamos en el hotel ?Loreto Bay?, mi papá te va a traer dinero en la noche y llevas tus tarjetas, así que levántese de la cama señora para que te midas tus nuevos trajes de baño.

De una bolsa sacaron dos pequeños bikinis y yo les dije

-¿Cómo pretenden que yo use eso niñas?… ¡Eso es para jovencitas!

-Es para mujeres bien formaditas como tú mamá, así que pruébate éste

Pusieron en mi mano un bikini y entré al baño a ponérmelo cuando salí las niñas me dijeron que me veía muy bien y al verme en el espejo noté que gracias al gimnasio diario aún quedaba algo de mi juventud, claro que una pequeña ?pancita? sobresalía a los huesos de mi cadera y tampoco podía ocultar la edad en mis pies, mis manos y mi cara, pero sin duda que aún llamaba la atención. Me observaba al espejo cuando Marta interrumpió el placer que me producía mi vanidad femenina diciendo

-Que buen cuerpo tienes má con razón en su cuarto se oyen ?ruiditos sugestivos? por las noches

-¡Niña!

-¡Ay mamá!… Ya no son tus épocas, sabemos que lo hacen y nos da gusto que lo sigan haciendo

Respondió Ana y después agregó bromeando

-No hagas nada, al rato hacemos tu equipaje? Ahora tenemos que ir a comprarte unos condones

No me dejaron terminar de gritarles ya que salieron corriendo del cuarto y cerraron la puerta. No puedo negar que me daba gusto que con mis hijas tuviera esa relación tan abierta respecto al sexo, lo hablábamos sin tapujos de ninguna especie, Ana me había platicado sobre su primer beso y las primeras caricias, lo que me daba la oportunidad de aconsejarla hasta que encontrara al hombre con quien compartir su vida y que de seguro la mal aconsejaría, pero cada pareja tiene sus debilidades y eso será solo asunto de ellos. Claro que también debía soportar sus bromas ya que eran parte de la confianza que nos teníamos.

El caso es que al día siguiente cerca de las tres de la tarde llegamos al hotel, al dar nuestro número de reservación nos pusieron las hojas de registro para dos habitaciones, miré a Ximena y me dijo ?Así le dije a mis ahijadas que lo hicieran, cada una cubre sus gastos?. Pidió que las habitaciones fueran contiguas, a mí me dejó la que tenía cama King-size y ella ocupo la de las camas gemelas.

Cuando desempacaba encontré en la maleta una bolsa de una tienda de ropa, la abrí y encontré en ella dos minifaldas con una nota de mi marido que decía ?Amor, es para que presumas esas piernas increíbles que tienes. ¿Te acuerdas de Cancún?, diviértete como quieras, te adoro?. Me dio gusto que se hubiera molestado en ir a comprarlas, acomodé la ropa en el armario, me puse unos shorts y bajé con Ximena a comer algo al restaurante de la alberca, mientras comíamos Ximena me dijo

-Voltea distraídamente pero en la barra están dos chicos que no nos quitan la vista de encima, el del traje de baño rojo te mira con unas ganas, el pobre no sabe que mirar si tus piernas o tus tetas? ¿No los conocerás?

Yo miré distraídamente y miré a dos chicos guapos que usaban traje de baño pequeño, confieso que nunca me ha gustado ese tipo de traje en los hombres, sin embargo tenían un buen cuerpo que lucir y no se veían mal en trusa de baño ya que los miré recorrí lentamente con la vista las paredes del restaurante y le dije a Ximena

-En mi vida los había visto, pero son unos niños ¿Qué tendrán 20 o 21?

-O menos, pero el de trusa roja te mira con deseo y no está mal el muchacho, bueno ninguno de los dos.

-¡Por favor Xime!.. Que tonterías dices, podrían ser tus hijos

-Pero no lo son.

Ya no respondí, los chicos salieron de restaurante y después de comer Ximena y yo salimos a sentarnos junto a la alberca, los chicos se metieron al agua y yo al verlos le dije a mi comadre

-Por eso no me gustan esas trusas o tangas en los hombres, ahora que salgan verás cómo al mojarse se les nota todo

-No seas arcaica comadre, es lo de hoy, una técnica para ligar chicas, les gusta presumir lo que tienen entre las piernas, algunos hasta se excitan dentro del agua para provocarse una erección? Tengo un hijo adolescente y no me ha quedado otra que aprender, las chicas son sus ?puercas? y las que les aflojan son sus ?perras?. Las sala de la casa no se usa, ahora ellas los visitan a ellos en su recámara donde dicen pasarla bien jugando X-Box o cualquier otra cosa

-¿Mis hijas suben al cuarto de tu hijo?… No me lo habían dicho

-Porque para ellas es lo normal, lo natural, nosotras nos poníamos nerviosas si estábamos junto a una cama con un chico, ahora se suben a la cama con los controles del juego y con el teléfono conectado a internet.

?Dicho y hecho? al salirse los chicos del agua se pusieron ?distraídamente? de pie frente a nosotras con el perfil de su miembro dibujado en la trusa, al notar nuestra atención en ello nos sonrieron y se alejaron de ahí.

Ximena y yo salimos a la playa, con mis sandalias en la mano metí mis pies y parte de mis pantorrillas al mar y dando vueltas le dije

-¡Me siento libre!, éstas dos semanas no quiero saber de nadie, no soy esposa ni madre de nadie, solo quiero vivir mi vida disfrutando a plenitud lo que venga y como venga

Ximena me dijo bromeando

-Pues ahí están esos chicos, están guapos los condenados chamacos y bien dotados los cabrones?El de la trusa roja te mira con cara de ?Te quiero coger mamacita?, así que tú dirás si eso es lo que quieres que se venga

Reímos de lo que dijo y caminamos de regreso al hotel. Yo me di un baño y después de mi ritual de untarme crema suavizante y el imprescindible maquillaje para una mujer de mi edad, me puse un vestido ligero a medio muslo, me miré en el espejo y me gusté, así que esperé a Xime, cuando pasó por mi ella vestía una minifalda haciendo juego con una playera ajustada, después de los mutuos halagos a nuestras maduras figuras bajamos al bar del hotel. Tomábamos un coctel ?Margarita? escuchando el piano mientras la charla giraba en nuestras tal vez tontas razones para estar cansadas y hartas de ser ?Amas de casa? o como bien decía Ximena ?Gatas de casa?, algunos cocteles después la charla fue cambiando hasta caer en detalles íntimos de nuestros matrimonios, Ximena dijo

-Yo no me asusto de que me que me tomara fotos desnuda o que me comprara ropa sexy para salir solo a la calle, a los hombres les hace sentir orgullo, vanidad, placer o que se yo que otros hombres admiren a sus mujeres, les enloquece sentir que todos desean a la mujer que ellos se están cogiendo, nos compran ligeros, lencería transparente todo tipo de ropa, entallada, escotada, faldas cortas, bikinis solo para lucirnos y disfrutar de que los demás nos quieran coger incluso te dejan sola para que alguien se anime a conquistarte.? Así son, ¿qué se puede hacer?, pero creo que son el natural complemento a la vanidad femenina. Ya que a nosotras nos fascina que nos miren con deseo y no me lo puedes negar

-Tal vez sea por la costumbre o el tedio sexual de la pareja y por eso buscan nuevas experiencias, ¿Quién sabe qué será? pero a mí me encantaba seguirle el juego a Carlos? Como me hubiera gustado hacer más locuras cuando teníamos edad para hacerlas

-¿Hasta donde llegaron?

-Si te contara Xime? Uff, Carlos y yo nos portamos muy mal en los primeros años de nuestro matrimonio

-Ya lo dijiste así que ahora me lo tienes que contar todo Débora, ya después yo te platicaré nuestra historia, que también tiene lo suyo?Vamos ?abriéndonos de capa? ¿Te parece?

Me reí, por un momento dudé pero como digo el alcohol y la confianza que tenía con Ximena me soltaron la lengua y que bueno ya que era algo que llevaba años tratando de platicar con alguien incluso llegué a pensar en un psiquiatra, la miré a la cara mientras bebía un trago de mi coctel y después de hacerlo comencé a hablar diciendo

-Yo me casé a los 18, cuatro años antes de que tú y yo nos conociéramos. Carlos y yo teníamos más de 3 años de casados, no teníamos hijos, ya habíamos cogido de todas las formas imaginables y creo que hasta inimaginables que pueda haber, conocíamos cada milímetro de nuestros cuerpos y comenzamos a caer en el tedio sexual. De recién casados como bien lo dices a Carlos le encantaba lucirme, quería que todos me vieran como diciendo ?Miren que mujer me estoy cogiendo?, le gustaba que me desearan y yo gustosa lo complacía ya que es lindo que te admiren y a mí me excitan mucho las miradas llenas de deseo. Yo me imagino que llevado por el tedio y buscando algo nuevo en nuestras relaciones él comenzó a proponerme casi todos los días que me acostara con otro, me pedía que imaginara que él era otro y cogíamos a oscuras y sin hablar.

Una vez que fuimos a Cancún Carlos me dijo que me quitara los anillos y que bajara sola a la alberca, después de estar ahí un rato tendida al sol en un pequeño bikini un hombre de color llamado Axel de unos 30 años me hizo platica y después de unos minutos platicando Carlos se acercó a mí, en un principio supuse que para alejar al hombre pero se presentó con él como mi primo, me imagino que lo hizo pensando en que Axel nos hubiese visto juntos, sobra decirte que eso le dio confianza para seguir con el cortejo, dos o tres días me buscó en la alberca y yo al notar que eso excitaba mucho a Carlos un día estando él dentro de la alberca yo dejé que Axel acariciara mis piernas y me diera un beso en la boca?No tienes idea de la sonrisa de aceptación que me dio mi marido.

Cuando Axel se levantó al bar a traerme una copa Carlo se acercó a mí y me dijo ?Cuando te dé la gana te lo coges, bien hecho amor? y se retiró, cuando Axel regresó con los tragos se sentó en la orilla del camastro donde yo me asoleaba y acariciando mi vientre me dijo ?Me gustas mucho niña, yo me regreso mañana a Oklahoma y me gustaría que hoy durmieras conmigo? Yo sonreí nerviosa y le dije que lo tenía que pensar, él me respondió ?Lo entiendo, vamos a hacer una cosa si aceptas te espero en la playa a las 10 de la noche, si no llegas lo entenderé ¿te parece?? yo le dije que sí él me acarició por un rato más y al terminar su copa se fue, te diré que sus caricias y su propuesta me hicieron humedecer el calzón de mi bikini, cuando Carlos se acercó a mi le platiqué la propuesta que me había hecho y eso lo excitó mucho. Ya en la noche a las 10 en punto Carlos se asomó por la ventana y me dijo ?Tú galán llegó puntual a la cita te está esperando en la playa, baja con él, yo te veo desde aquí?

En un principio me negué pero él insistió diciendo ?Dicen que los negros la tienen enorme, de seguro te va a encantar?. Me jodió tanto que me puse un vestido playero como éste, no me puse sostén solo las bragas y mis sandalias, antes de salir frente a la puerta de la habitación le dije ?Tú quieres que lo haga, así que después no quiero reproches amor y como sabes bien de lo que se trata no me esperes a dormir?? El se acercó me dio un beso en la boca y me dijo que no habría reproches y que de verdad le gustaría que sintiera la verga del negro, así que nerviosa bajé a encontrarme con Axel.

-¿Y qué pasó?… Cuéntamelo todo comadre

-Yo me acerqué y él me besó en la boca, me tomó de la mano y comenzó a caminar hacia el hotel, yo caminé a su lado aterrorizada subí mi vista y miré a Carlos quien desde la ventana me aplaudió? Y si, si es verdad lo que se cuenta de los negros me consta.

-¡No comadre, no seas cabrona!, no me dejes a medias, platícame todo con lujo de detalles.

Yo me reí, pedí otros ?margaritas? y ya que el mesero se retiró comencé a contar

-Iré a lo que quieres que te cuente, subimos a una de las lujosas suites del hotel abrió una botella y a base de besos, caricias y champán terminé desnuda en la cama donde me recorrió con su lengua, me mamó la tetas y me dio mi primer orgasmo con un delicioso sexo oral, que forma de usar la lengua del maldito, después de pie a un lado de la cama se quedó inmóvil con sus manos apoyadas sobre su pubis a los lados de su pene como ofreciéndome su enorme erección, su actitud me hizo saber que era mi turno, así que me arrodillé frente a él y comencé a lamer su enorme miembro, parecía un tronco de ébano, grande, ancho, duro como tronco pero húmedo, suave y ardiente como la carne, lo metí lo más que pude a mi boca, metiendo, sacando, lamiendo y chupando con desesperación, me perdí tanto en saborear esa delicia que no me di cuenta de hasta donde lo llevaba hasta que él me sujetó la cabeza para que yo mantuviera su gran pene en mi boca y comencé a sentir sus fuertes descargas, una y otra y otra vez, fueron muchos chorros de ardiente semen? Ufff, no tienes idea de todo lo que me echó, se escurría por las comisuras de mis labios y terminé tragando esa delicia.

-¿Y te la metió?

-Sí claro? Casi de inmediato se puso un condón y me dio la cogida más increíble de mi vida, ya no sé cuántas veces me vine pero fueron muchas al grado que le decía ?Ya termina tú, yo ya no puedo más, me voy a desmayar? te juro que sentía que mi vagina se iba a desgarrar por lo mucho que la dilataba su enorme miembro lo sentía oprimir mi recto cada vez que me lo empujaba era como si me penetrara por los dos lados y por los dos lados hiciera que yo me viniera? ¡Qué cosa más increíble y deliciosa carajo!… Como ya se había vaciado en mi boca duró muchísimo dentro de mí, jadeaba, sudaba, me decía que estaba muy buena, que le encantaba mi vagina, apretaba mis pechos diciendo ?Que deliciosas tetas tienes niña? me besaba con su gran boca metiendo su lengua hasta mi garganta, me cambiaba de postura hasta que por fin logré sentir su pene endurecerse al máximo y se comenzó a contraer dentro de mí, te juro que al hacerlo volví a sentir contraerse placenteramente mi vagina y mi ano.

Terminó acostado sobre mi jadeante y satisfecho, sentí el sudor de su cuerpo mojar el mío y tardó horrores en perder la erección, cuando comenzó a ponerse flácido su pene, se levantó, se salió de mí y fue a tirar el condón, al regresar él a la cama nos besamos, nos acariciamos y nos quedamos dormidos sobre unas deliciosas sábanas de satín. Me despertó a las 5 de la mañana, ya se había bañado, me dijo que se iba ya que tenía que llegar a antes de la 7 al aeropuerto, pero que me podía quedar ahí hasta las 3 de la tarde, yo le dije que no, me levanté al baño y al salir me puse mi vestido y cuando me comencé a poner las bragas él me pidió que se las regalara, yo las pasé por mi sexo, las besé y se las arrojé al pecho diciéndole ?Su trofeo de guerra señor, se lo ganó por la forma tan deliciosa en que venció a su enemigo?, nos reímos le di un largo beso en la boca y al separarnos le dije ?Eres increíble Axel, cogí muy rico, me encantas? y salí descalza con mis sandalias en la mano a tomar el elevador.

-¿Y qué dijo Carlos?

-aguardame, no te adelantes… Legué a la habitación como a las 5:30 de la mañana, despeinada, sin bragas y con el maquillaje corrido, toque la puerta y cuando Carlos me abrió, me miró y ya dentro de la habitación le dije ?Si no te basta verme como vengo ven a la cama?, me tiré sobre la cama, le abrí las piernas y le dije ?Prueba y certifica lo que hizo tu mujercita, para que no te quepa duda?, él lo hizo y al decirme ?No traes calzones y sabes a condón? yo me puse a llorar, él me consoló, me besó, me abrazó, me llenó de ternura diciéndome que lo importante era que lo hubiese disfrutado y cuando le comencé a platicar entre llantos él se convirtió en un tigre, me dio una clase de cogida que me dejó al borde del desmayo, te juro que me ardía la vagina?. Desde entonces nuestro sexo se volvió increíblemente placentero, llegamos a hacerlo tres veces en una noche, pienso que mi infidelidad consentida si nos unió más como pareja?

-¿Eso fue lo único? ¿Por eso dices que se portaron muy mal?… Me decepcionas Débora? ¿Qué otra cosa loca hicieron?

Yo la miré y reí, levanté mi mano señalándola con el índice y le dije

-OK, Carlos además de ardiente se volvió muy tierno conmigo, me trataba de una forma tan linda como si fuera yo una muñequita, algo frágil que merece todo el cuidado del mundo, me enamoré más de lo que estaba y sabiendo cuál era su mayor deseo, le dije un día ?Me encontré a mi novio de la secundaria, te preguntaré algo pero quiero que seas honesto? ¿De verdad me quieres ver cogiendo con otro???. Lógicamente vino la pregunta de que si lo había hecho con Raúl, cosa que no hice ya que me casé siendo virgen, pero al saber que a Raúl le gustaba sin duda estaría feliz de cogerme. Carlos me preguntó si yo estaría dispuesta y al responderle que por complacerlo haría lo que fuera, me dijo que sí, que le encantaría verme en la cama con otro.

Así que organicé una cena en la casa invitando a Raúl y a Marlene, una amiga a la que le encantaba Carlos, ya no te hago el cuento largo, comenzamos jugando pokar y después el juego se puso muy cachondo, ya que el que ganaba una mano ponía un castigo a alguien, Carlos le puso a Raúl el castigo de meterme un dedo en la vagina y después chupárselo para probar mi humedad, yo castigué a Marlene con chuparle el pene a Carlos y así hasta que terminamos cogiendo los cuatro en la misma cama, ésta vez para hacerle más excitante todo a Carlos dejé que Raúl lo hiciera sin condón, gemí como loca y grité al venirme para después besar y acariciar a Raúl hasta que me inundo con su semen, no tienes idea de cómo lo disfrutó Carlos, le encantó verme escurriendo el semen de otro.

-¿Se intercambiaron parejas?, un rato te cogió Carlos y después Raúl.

-No, desde un principio yo estuve con Raúl y Carlos con Marlene. Lo hicimos, atravesados en la cama unos con los pies por un lado y los otros por el otro o sea que Carlos tenía casi de frente a Raúl y pudo ver muy bien cómo me cogía ya que lo podía ver moviéndose dentro de mí y yo tenía al lado de mi cabeza la cadera de Marlene con sus piernas dobladas y alcanzaba a ver el miembro de Carlos entrando y saliendo de su vagina, fue realmente excitante?. Y eso fue todo, seis meses después me embaracé de Ana, nos conocimos, por la sociedad de los esposos y la gran amistad que surgió entre nosotros nos hizo pedirles que bautizaran a Anita y después a ?Martucha?? ¿Y ustedes, se portaron así de mal o fueron chicos buenos?

-¡Por favor Débora! Eso no es portarse mal?yo fui infiel varias veces, claro que Jaime estuvo de acuerdo en todas, comenzó un día en mi casa, se nos pasaron las copas con un amigo y terminamos los tres en la cama, a los dos se la mamé, los dos me cogieron? Es excitante sentirte llena con la leche de dos hombres lo deberías de probar. Y para mal comportamiento te diré que con un grupo de amigos rentamos una casa en las brisas allá en Acapulco, éramos 8 hombres y 8 mujeres, de ellos 5 éramos matrimonios o parejas los demás eran solteros, incluso unos aun siendo nuestros amigos no se conocían entre ellos, pasamos una semana por demás excitante.

Cada mañana después de desayunar sorteábamos quien sería nuestra pareja, las mujeres sacábamos al azar el nombre de quien sería nuestra nueva pareja por todo ese día y noche, cada que una escogía si salía el nombre de su esposo o pareja formal se eliminaba, la idea era hacerlo con otro a la hora que quisiéramos y donde quisiéramos? Cuando me tocó un amigo llamado Rodrigo de pareja, de inmediato me tiró en un camastro y me la metió frente a todos, eso animó a otras ?parejas del día? a hacer lo mismo, después que deliciosa noche pasé con él? Como me traía ganas ese cabrón, pero cogía, muy, muy rico, sabía darle a una su tiempo llevándote al punto en que suplicas que te la meta.

-Vaya ustedes sí que se alocaron.

-Pero lo disfrutamos como locos y como dices tú mejoró nuestra vida sexual? De habernos conocido antes los hubiéramos invitado? A mí me gustaba mucho Carlos y Jaime no te haría el feo, bueno no creo que nadie te lo haga aún ahora, pero sí que te traía ganas mi marido, a veces jugábamos a que yo era tú y me tenía que convencer y ya que lo hacía me cogía de una forma que me mataba el maldito

-¿Y le costaba trabajo convencerme o le daba las nalgas a la primera?

Nos reímos con ganas y quedamos un momento en silencio yo pensaba como hubiese sido ya que Jaime era un hombre muy atractivo, saque la idea de mi mente al recordar que era el padrino de mis hijas, miré a Ximena y le pregunté

-¿A los cuantos años de casados te embarazaste?

Ximena me iba a responder pero se detuvo y en voz baja me dijo

-Ahí vienen nuestros galanes

Yo voltee hacia la entrada del bar y vi bajando las escaleras a los dos muchachos que se sonrieron al pasar frente a nuestra mesa y se sentaron dos o tres mesas frente a nosotras. Ximena me dijo

-No quieren ser obvios, andan investigando si venimos solas

-Por favor Xime, somos 8 personas en el bar y todos en mesas alejadas? ¿Quién podría venir con nosotras?

-En eso tienes razón? ¿Te interesan?

-¿Cómo crees?, créeme que estoy dispuesta a todo, pero son unos niños

Ximena levantó la mano, el mesero se acercó y le pidió otros margaritas, se inclinó hacia mí y me dijo

-Dime una cosa? ¿Hace cuánto que no tienes un vientre plano sobre ti cuando estás cogiendo? ¿O unas nalgas como esas apretando con fuerza cada vez que te la deja ir hasta el fondo?

Iba a responder pero llegó el mesero, puso los cocteles en la mesa junto con unos cacahuates, al retirarse yo intenté hablar pero Ximena me ganó la palabra diciendo

-¿Hace cuánto que no recorres a besos un cuerpo como el de ellos, besando un vientre plano y bien formado, bajando hasta el pubis para sujetar un miembro que te espera erecto como mástil, que lo puedes cubrir con tus manos una encima de la otra chupando el glande como si fuera un delicioso dulce hasta hacerlo eyacular un chorro que se levante varios centímetros? ¿Hace cuánto que no eyaculan dentro de ti con esa fuerza que te hace imaginar que el ardiente semen moja tus ovarios? ? No me digas que no te gustaría sentir otra vez tu vagina completamente llena de un pene duro como roca pero a la vez suave y ardiente como para acariciarte dulcemente el clítoris

-La vida pasa Xime, ya no estamos para eso, ahora debemos aceptar con gusto lo que tenemos

-¡Por favor Débora!.. ¿Te has visto en un espejo?, observa tus nalgas, tus piernas, tus tetas, las curvas bien delineadas de tu cintura? Las dos estamos bastante deseables, mete tus dedos en tu vagina y aprieta, después de coger yo me puedo levantar de la cama al baño sin ir chorreando semen por todo el piso y te aseguro que hay chicas de 20 que se tienen que tapar la vagina con varios pañuelos desechables? A esos jovencitos le podemos dar el mejor sexo de su vida y a nosotras nos urge que nos den lo que tienen y volver a sentirnos colmadas de juventud y enloquecidas por el placer de los orgasmos múltiples. Yo era un mujer multiorgásmica y como los disfrutaba? ¿Tú eras de varios o de un solo orgasmo?

-No siempre pero si me venía dos o tres veces en una sola cogida? Y los llegué a tener continuos, de los que te dejan toda flojita como muñeca de trapo y suplicando ?Ya no más o me muero?

-¿Entonces?, tenemos la oportunidad, vamos a aprovecharla ¿O ya te volviste de alta fidelidad?

-No, y menos ahora que busco liberarme estos días sin pensar en marido, hijas y casa ya te dije que vengo dispuesta a todo y pienso que hasta el mismo Carlos lo imagina y lo acepta? Pero tú lo dices como si de verdad los chicos se nos fueran a lanzar suplicando??Señora me muero por cogérmela?? Qué pueden ver en nosotras

-La oportunidad de sexo sin problemas con dos mujeres muy buenas? ¿Se te hace poco?

-Puede ser, pero todo cambia Xime, ya no podemos

-Los que no pueden son nuestros maridos, ellos ya perdieron su fuerza y su interés por hacernos sentir plenas en la cama, cuando no les llegó hacienda, están mal las ventas o el tráfico estaba insoportable o los hijos no estudian o nosotras compramos pendejadas que no necesitamos malgastando el dinero que les cuesta tanto trabajo ganar?Si nos atendieran como antes te aseguro que no saldríamos de compras

-¿Qué edad tiene Jaime?

-52, es 9 años mayor que yo? ¿Y Carlos?

-Por ahí se va, cumplió 49? Pero es la ley de la vida Xime, nosotras no tenemos que preocuparnos, a nosotras nos penetran en cambio ellos van perdiendo lo que tenían, comprende que no les ha de ser fácil, pero la edad es la edad y a ellos les pega más duro en lo sexual. Mi abuela decía que mientras la mujer pueda abrir las piernas sigue siendo mujer, pero en ellos es diferente

-Sí, pero si a una se le ocurre pedirle que tome su pastillita azul se molestan e insisten en meterte su miembro a medio casi flácido pensando que lo tienen excelente y no te alcanzan a tocar ni el útero?Y si tomamos en cuenta que el ginecólogo te lo toca con el dedo creo que en el consultorio te sientes más penetrada

-Habrá que ir a consulta más seguido? Pero ya en serio te diré que es lógico que no acepten las cosas, pero es más lógico resolver los problemas hablando como pareja ¿No crees?

-Bueno, ya olvídate de la lógica, ¿Quieres jugar con esos chicos?

-Te digo que son unos niños

-Y yo te digo que son la clase de jovencitos que vienen a buscar sexo y que mejor que dos mujeres maduras que dicho sea de paso seguimos estando bastante buenas? Ellos tratarán de conquistarnos para pasar sus vacaciones cogiendo a sabiendas que nosotras no les daremos problemas posteriores? ¿Entonces, que decides?

-Te digo que estoy dispuesta a todo, así que dime cómo lo quieres hacer

-¿Te afeitas abajo?

-Me depilé

-Perfecto, cuando me levante has tu silla para atrás poniendo tus pies en el piso con las piernas separadas, yo te diré que hacer.

Ximena se levantó, yo hice mi silla hacia atrás y ella frente a mí se inclinó haciendo las nalgas hacia los muchachos, se puso en cuclillas frente a mis piernas y empujó mi vestido hasta mi vientre diciendo

-Deja así tu vestido, cuando me levante haré como que te doy algo, quédate con las piernas separadas un momento y después cruzas la pierna lentamente y pon atención en cómo te mira el que está a la izquierda, el de cabello rubio

Se levantó y me estiró la mano diciendo ?Ya lo encontré, ten?, yo quedé con el vestido arriba enseñando las bragas, el chico fijó su vista en mi sexo y mientras nos mirábamos a los ojos crucé muy despacio la pierna, no separó la vista de mis piernas y cuando yo lo miraba él me sonreía. Dejamos pasar dos cocteles más y al ver que solo nos miraban sin hacer nada por abordarnos firmamos la cuenta y nos levantamos, Ximena me dijo

-Están midiendo el terreno, cuando se aseguren de que estamos solas se lanzarán a la conquista

Subimos al primer piso donde estaban nuestras habitaciones y mientras caminábamos ella me dijo en voz baja

-Dejas abierta tu puerta, el tuyo nos siguió, déjalo que vea que no hay nadie en tu habitación

Abrí mi puerta y Ximena la suya, las dejamos abierta y de pie en el pasillo cada una frente a su habitación con la puerta abierta me dijo hablando fuerte

-Desayunamos mañana a las 7 de la mañana

Yo afirmé mientras el muchacho pasó frente a mí, volteó hacia mi habitación y después a la de Ximena, cuando se alejó por el pasillo entramos cada una a su habitación.

Nuevamente jovenes en Relatos eroticos de Maduras (relatos eroticos )

Nuevamente jovenes en Relatos eroticos de Maduras (relatos eroticos )

Nuevamente jovenes en Relatos eroticos de Maduras (relatos eroticos )

» VER INTERPRETACION (HD): Nuevamente jovenes en Relatos eroticos de Maduras

Nuevamente jovenes en Relatos eroticos de Maduras (relatos eroticos )

Videos Pornos Relacionados:

Tags: , , , , , , ,

Noche rusa 2 en Relatos eroticos de Infidelidad

Video Porno de: Maduras

septiembre 24th, 2013 >> Relatos Eroticos

Noche rusa 2 en Relatos eroticos de Infidelidad (relatos eroticos )

» Relato Erotico: Noche rusa 2 en Relatos eroticos de Infidelidad

Noche rusa 2 en Relatos eroticos de Infidelidad (relatos eroticos )

Estaba mirando el móvil en la cama, observando las fotos que Karei me había enviado cuando su sonido me sobresalto, me quede mirando unos segundos hasta que al final reaccioné, era Pablo mi marido, tosí me aclare la voz y dije,

Hola cariño,

Hola Mami, que tal tus días solitarios en el paraíso, has podido arreglar los problemas de la comunidad, me pregunto mi marido con algo de coña.

Mami?, cuándo había dejado de ser Mariana, cuándo había dejado de ser una mujer para convertirme en solo una madre, estuvimos un rato hablando de tonterías y acordamos que como a él le faltaban un par de días para cerrar su trabajo y yo no había terminado mis gestiones en la comunidad, me quedaría un par de días más sola y después vendría mi marido después de recoger a mi hija, que estaba encantada con mi madre y sus primos. Un par de días que yo disfrutaría relajándome y terminando lo que había venido a hacer, después de colgar, me estiré en la cama y note como me dolía cada trocito de mi cuerpo, la noche anterior me estaba pasando factura, aparte de una resaca tremenda por mi poca tolerancia al alcohol, al levantarme de la cama me costaba andar y mi culo parecía que tenía todavía una polla dentro, de lo abierto que lo tenía.

Me dirigí al baño, al mirarme al espejo me asusto mi aspecto, tenía los ojos muy enrojecidos, el pelo sudado y pegajoso, sin más me metí bajo la ducha y el agua caliente fue despertando mis sentidos, me enjabone y mis pezones al contacto con el agua se pusieron duros, me los pellizque y sentí un calambrazo de placer, la esponja fue bajando y el jabón llegó hasta mi coño que también seguía muy abierto y sensible, el simple roce de la esponja hizo que me calentará de nuevo, mi clítoris estaba muy hinchado y mi ano me dolía con la sola presión de la esponja, al frotarlo y retirar los restos secos empecé a fantasear con lo ocurrido la noche anterior, las imágenes se sucedían en mi cabeza, Karei, la rubia espectacular y el otro tipo del que no sabia ni su nombre, vinieron a mi mente, no podía ni creer lo que había pasado, como me habían utilizado, como había disfrutado, sus pollas a mi alrededor, como les hacía una mamada sin ningún remilgo, como habían desvirgado mi culo y me había corrido como nunca, desde luego el popper era un artículo muy peligroso, me había convertido en una p?, en una puta, esa era la palabra que mi mente no quería pronunciar.

Esa noche mi cuerpo pedía más y más, cuando hasta ahora me contentaba con un misionero tradicional y cortito, ya nada iba a ser igual, después de experimentar el placer con mayúsculas, mi antigua vida sexual me iba dejar muy poco satisfecha, pero claro Pablo, mi marido, es a lo que me tenía acostumbrada y no podía de un día para otro, encontrarse con una loba sexual. Definitivamente este tenía que ser mi secreto, yo era una mujer tradicional y respetable, que simplemente había tenido una noche loca. Salí de la ducha y todavía dolorida, me vestí, mis pezones muy sensibles e irritados solo me permitieron colocarme un kaftan muy ligero de gasa casi transparente, que venía a juego y de regalo, con un bikini que me había comprado, nunca lo había utilizado para bajar a la playa, era demasiado transparente y mas que tapar enseñaba, pero estaba sola y mis pezones no podían soportar nada más, me puse unas braguitas y el simple roce del algodón con mi cuerpo, hizo que me las quitara inmediatamente.

Sólo con la prenda de gasa como indumentaria me fui a la cocina, al pasar por el pasillo, vi mi reflejo en el espejo y me sorprendió, mi cuerpo estaba totalmente expuesto a través del tejido, mis pechos, mi 110 parecía más grande aún, los tenía hinchados y erectos, se marcaban perfectamente los pezones y mi vello púbico se veía sombrear, me sentía muy atractiva, tanto que durante un rato estuve mirándome y girándome ante el espejo.

Ya en la cocina, me preparé un té y unas tostadas, al sentarme en una taburete de la barra de la cocina, note mi culo muy dolorido y añadí a mi desayuno un par ibuprofenos, que bajarían la inflamación. Terminado el desayuno, me fui al salón y me deje caer en el sofá del salón, estaba sola y no tenía mucho que hacer, eran las 12 de la mañana y el sopor hizo que me quedara de nuevo dormida.

Al rato me desperté sobresaltada, estaban llamando al timbre de la puerta, mire el reloj y eran las 5 de la tarde, un poco atontada me dirigí a la entrada y miré por la mirilla, para ver quién estaba llamando, era una chica rubia, alta que me resulto familiar, pero no acertaba a recordar quién era, entreabrí un poco la puerta y asome la cabeza.

Hola, me dijo la rubia, soy Britta te acuerdas de mi, en ese momento el recuerdo del morreo que nos habíamos dado, me hizo subir los colores, pero claro, la rubia espectacular iba de calle, con una faldita y una nadadora negra, su pelo recogido en una cola alta, parecía una chica normal, con las gafas de sol sobre la cabeza y un gran bolso bandolera colgado al hombro. Yo debía tener cara de tonta, ruborizada y solo con la cabeza asomada fuera de la puerta, entonces volví a escucharla, Mariana estás bien, ese era tu nombre no?, volví en mi, y entreabrí un poco más la puerta.

Si, perdona estoy un poco aturdida, me había dormido un rato. No importa, me dijo, lo entiendo, entro a trabajar a las ocho en el Sex Shop, pero acordándome de la fiesta de anoche, y pensando que quizás no estabas muy acostumbrada, decidí pasarme por tu casa para traerte algo que creo que te vendrá muy bien, metió la mano en su bandolera y sacó un bote rosa, es una crema calmante, tiene rosa mosqueta y aloe, creo que te refrescara y bajara la inflamación que seguro que tienes. Sin acordarme de cómo iba vestida, abrí del todo la puerta, y me acerque a coger el tarro, Britta en ese momento me miro de arriba abajo, con una sonrisa se quedó mirando mis pechos, seguía con los pezones duros y erectos, todo mi cuerpo se trasparentaba a través de mi kaftan, intentando tapar mi desnudez, me eche un poco hacia atrás para no quedar tan expuesta, y ella lo tomo como una invitación a entrar, ya que yo ya no le franqueaba la puerta.

Una vez ella estaba dentro, y para que ningún vecino me pudiera ver desnuda cerré la puerta, ella volvió a coger el tarro de mis manos y se dirigió al salón, empezó a contarme, que la crema no me provocaría ninguna reacción alérgica, que era una producto que se vendía mucho en la tienda y que no solamente era buena para después de una buena sesión de sexo, sus propiedades calmantes me vendrían de perlas para después de tomar el sol por ejemplo, Britta hablaba de sus productos, como si de una promotora de la perfumería del Corte Inglés se tratara, para ella hablar de sus propiedades era lo más natural, yo la seguí al salón y al sentarme a su lado, note de nuevo el dolor en mi culo y mi coño, mi cara tuvo que cambiar y el gesto de dolor tuvo que ser claro, ya que ella dejo de hablar y con una sonrisa me dijo, que no me preocupara, tumbate te hará mejorará en un momento.

Yo como si estuviera hablando con mi médico, hice lo que me decía, era tal la confianza que me inspiraba y el dolor que sentía, que no me lo pensé dos veces, lentamente me eche hacía atrás, quedando recostada en los cojines de cara a ella. Britta, me abrió un poco las piernas y se sentó en medio, lentamente me fue subiendo el Kaftan hasta dejar mis pechos al descubierto, era una locura, estaba completamente expuesta a una total desconocida y no sentía ningún pudor, es más notaba como un calorcito muy agradable me subía desde la entrepierna.

Ella sin dejar de sonreír, abrió el bote, metió tres dedos y con ellos embadurnados en un gel rosa se acerco a uno de mis pechos, lentamente, con mimo fue rodeando mi aureola y mi pezón, que aunque duro y sensible después del maltrato del día anterior, agradeció la sensación de frescor que me produjo de forma inmediata, Britta no dejaba de mirarme a los ojos y yo me sentía prisionera en esos ojos azules, fue ampliando sus refrescantes caricias, hasta masajear por completo esa teta, ya no empleaba sus tres dedos sino la mano entera, el masaje era muy agradable, en un momento note que paraba y mire de nuevo su mano, simplemente volvía al tarro rosa para recoger más gel y emplearse con el mismo mimo en mi otro pecho, ansiaba su contacto y al recibirlo deje de mirarla a los ojos y entrecerré los míos, era increíble como me estaba dejando tocar por una mujer, una desconocida que sabía perfectamente lo que necesitaba.

Yo una mujer normal, madre y esposa que hasta el día anterior jamás había tenido más contacto sexual que con mi marido y nunca, nunca, nunca había pensado en una mujer, ahora me estaba dejando masajear por una rubia espectacular llamada Britta, que el día anterior me había penetrado con su lengua, con sus dedos y con un aparato enorme atado a su cintura, era una locura. Cuando terminó de masajear mi otra teta, abrí los ojos, la quemazón había desaparecido, mis pezones aunque erectos por el contacto y el frescor, ya no me dolían, la vi levantarse y arrodillarse junto al sofá, al mirarla me di cuenta que no llevaba sujetador, sus pezones también estaban duros y se transparentaban a través de la camiseta, en ese momento sonó su móvil, se puso de pie y me pidió disculpas por contestar, de su conversación pude deducir que alguien le estaba anulando una cita.

Perdona, esta tarde tenía una reunión de Tuppers sex, concertada desde el sex shop y me la acaban de anular, parece ser que no han podido reunir al suficiente número de chicas, y lo han aplazado para la semana próxima, yo me quede mirándola sin saber que decir. No sabía que era una reunión de Tuppers sex, ella entendió perfectamente mi cara y acercó su bandolera, arrodillándose de nuevo junto a mí, metió la mano y saco una cajita blanca, que parecía un estuche de joyería, al abrirlo sobre un terciopelo rosa aparecieron dos canicas metálicas, del tamaño de nueces.

Una reunión de Tuppers Sex, es una reunión de amigas, a la que invitan a una experta en productos eróticos, en este caso yo, de forma amena y con un café les voy enseñando las últimas novedades en productos de nuestro sex shop, aconsejándolas como utilizarlos y recomendándoles los productos que más salida tienen según sus gustos, esto primero que te he enseñado son una bolas chinas, sirven para darte placer con sus movimientos y para fortalecer las paredes de tu vagina, sobre todo si has tenido niños, yo cogí la cajita y las saque, pesaban un poco y al chocar entre ellas, producían un sonido metálico. Britta me miró y dijo, quizás quieras probarlas, tengo tiempo, ya que me han anulado mi cita y como veo que no conoces mucho estás cosas, ya que estoy en tu casa, puedo hacerte una reunión privada y así justifico mi tiempo fuera de la tienda.

Mariana, verás como te gusta, además como tenemos la crema aquí, puede ser una forma estupenda de refrescar tu irritada vagina, tumbate de nuevo, yo que me había sentado para ver que sacaba del bolso, me volví a recostar en mi sofá de piel y la gasa de mi vestido se quedo pegada por el gel a mis pechos, dejándolos más marcados si cabe. Tomó las bolas, las embadurno en el gel y de rodillas, me abrió un poco las piernas, cogiendo una bola entre sus dedos y acercándola a mi coño, la pasó suavemente por mis labios vaginales, de arriba a abajo, hasta que note una pequeña presión que enseguida dio como resultado que la bola estaba en mi interior, la sensación fue muy extraña y refrescante, inmediatamente cogió la otra bola y realizó la misma operación, la paso por toda mi raja y después de una leve presión, también mi vagina la engulló sin ningún problema, al entrar la segunda, note como un leve choque en mi interior, que volvió a producir una oleada cálida en mi.

Levántate un momento Mariana, verás el movimiento que vas a notar en un interior, se levantó y dándome la mano me ayudó a incorporarme, al ponerme de pie, mi vestido siguió arriba ya que estaba pegado por el gel a mis pechos, y mi culo y mi coño quedo expuesto, las bolas en mi interior, pesaban y tiraban de mi vagina hacia abajo, yo tenía que contraerla para evitar que se salieran y eso hacía que rebotaran en mi interior, produciendo un cosquilleo que iba calentándome.

Vuelve a tumbarte, me dijo.

Volvió a meter su mano en la bandolera y saco otra cajita, esta vez metálica, al abrirla, vi en su interior una especie de punta con un brillante, esto es un Plug Mariana, es mini, sirve para dilatar y estimular el ano, pero en tu caso como veo que todavía lo tienes dilatado, supongo que, la penetración de anoche fue tu primera vez, lo podemos embadurnar también con gel y te calmara por dentro, para que no te duela al introducirlo si quieres te puedo dar a oler un poco de popper.

Popper, era la palabra mágica para una mujer que como yo, se había dejado llevar hasta la locura la noche anterior, me había gustado y quería volver a experimentar la misma sensación, me sentía segura con Britta, estaba en mi casa, en mi sofá, le dije que si, abrió de nuevo su bandolera de los deseos y saco un frasquito de cristal, lo destapo y me lo dio a oler, de nuevo el olor a acetona, de nuevo el calor, la sensación de euforia, aspira dos veces por cada orificio y recuéstate.

Me deje hacer, me sentía tan bien, relajada, eufórica, desinhibida, esta vez Britta, mojo el plug en el gel, pero no me lo metió, lo paseo por toda mi raja, subiendo y bajando, hacía presión en mi clítoris, me lo metía en la vagina, volvía a acariciar mi clítoris, yo abrí más las piernas, el placer me estaba embargando, junto con el plug también sus dedos me acariciaban, sus dedos resbaladizos por el gel iban abriéndose paso por mis labios mayores, menores, mi ano, estaba en el cielo, me acerco de nuevo el frasquito y lo volví a oler dos veces más, seguía acariciándome, volvió a mojar el plug y esta vez lo poso en mi y con una leve presión me lo introdujo, al mismo tiempo lo iba girando y las sensaciones en mi interior se iban multiplicando, lo dejo allí, te gusta Mariana, si, si, SI,?, me encantaba, esa presión me estaba volviendo loca y al mismo tiempo las bolas se hacían más presentes, chocando entre si y con el plug.

Subió una mano a mis pechos y pellizco un pezón, arquee la espalda, al mismo tiempo seguía acariciando mi coño con la otra mano, mi clítoris, me metía un dedo, dos, empujaba las bolas más dentro de mi, acariciaba el plug desde dentro. Entonces me llegó un orgasmo, que me dejo toda desmadejada y temblorosa en el sofá, había tenido un orgasmo con una mujer, una mujer me había acariciado hasta hacerme perder el control y había conseguido que me corriera. Era una locura, a mi no me gustan las mujeres. Sin dejarme respirar y de improviso Britta metió su cara entre mis piernas y empezó a comerme, a devorarme el coño, parecía querer beberme entera, y yo todavía con las piernas temblando del orgasmo anterior, no solo la deje hacer sino que las abrí más para que me tomara toda, gemía, resoplaba, me restregaba con su boca, me agarre yo misma los pezones y los pellizque, tire de ellos y tuve otro orgasmo que me hizo cerrar las piernas, pero ella se hacía fuerte entre ellas y seguía chupando, mordiendo, metiendo los dedos,?, de repente escuche caer algo sobre el parquet, el sonido me sobresalto, al mirar al suelo, vi rodar una de las bolas, había conseguido sacármela con los dedos, al momento la otra también caía, me dejaron un vacío en mi interior, Britta empezó a hurgar en su bandolera y con dificultad, saco un consolador de él.

Pero no era un consolador normal, era como dos vergas unidas por la base, el tamaño era enorme, cada una tenía un tamaño de unos 20 centímetros y un grosor de más de tres dedos, con él en la mano, se acerco a mi, me acarició la cara y beso mis labios, al principio solo fue un leve roce, pero cada vez se fue haciendo más exigente, yo notaba el sabor salado de mis flujos en sus labios y su lengua recorriendo mis labios, abrí mi boca y la recibí con mi lengua, nunca hasta ayer había besado a una mujer, era un beso suave, húmedo, cálido, nuestras lenguas jugaban, nos acariciábamos, se separó un momento para sacarse la nadadora y unos pechos más pequeños que los míos aparecieron, tenían un tono tostado, igual que el resto de su cuerpo, con unas aureolas oscuras por el sol y unos pezones pequeños y duros. Los acaricie con los dedos, nunca antes había tocado los pechos de otra mujer, con un movimiento ágil, se bajo la falda, no llevaba ropa interior, estaba totalmente depilada y su coño al igual que sus tetas era de color tostado, seguramente hacía nudismo o se bronceaba en alguna cabina, la noche anterior no me había fijado, volvió a besarme y yo acaricie sus tetas, las pellizque, no sabía que hacer, sólo hice lo que sabía que me gustaba a mí.

Se incorporo y con su mano llevo mi mano a su entrepierna, note su humedad, su suavidad, su calor, me agrado el contacto, empecé a recorrer su rajita con mis dedos, haciendo presión en los lugares que a mi me gustaban y con la otra mano seguía acariciando sus pechos, se inclinó y volvió a besarme, primero en el cuello, luego las orejas, acercándose cada vez más a mi boca, yo a esas alturas ya no sólo le acariciaba el clítoris, le metí un dedo, al no estar muy acostumbrada a masturbarme, el calor de su cuerpo me sorprendió. Dejamos de besarnos y mirándonos, lentamente fue introduciendo parte del consolador en mi vagina, notaba como me abría a ella, estaba tan lubricada, que a pesar del tamaño, no me produjo ningún daño, cuando ya llevaba más de la mitad, se colocó, y fue introduciendo la otra parte en su vagina, la última parte, la hicimos juntas, nos penetramos la una a la otra, cada movimiento de una suponía una penetración en la otra, nos seguimos besando y entre embestida y embestida, me volví a correr, mis espasmos junto a sus movimientos hicieron que Britta también se corriera.

No se cuántos orgasmos me dio Britta esa tarde, perdí la cuenta, perdí la cabeza y hasta la conciencia, me desperté sobre las doce de la noche, estaba en el sofá de mi casa, con una colcha por encima, al incorporarme, tenía todavía el vestido de gasa por encima de mis pechos, pegado, estaba toda embadurnada de gel y con el plug puesto, no me dolía nada, me sentía bien, junto al sofá, estaba la crema, la caja de las bolas, la caja del plug y una nota de Britta que decía:

Mañana reunión de Tuppers sex en Moncloa, 33. Anímate.

Continuará?

Noche rusa 2 en Relatos eroticos de Infidelidad (relatos eroticos )

Noche rusa 2 en Relatos eroticos de Infidelidad (relatos eroticos )

Noche rusa 2 en Relatos eroticos de Infidelidad (relatos eroticos )

» VER INTERPRETACION (HD): Noche rusa 2 en Relatos eroticos de Infidelidad

Noche rusa 2 en Relatos eroticos de Infidelidad (relatos eroticos )

Videos Pornos Relacionados:

Tags: , , , , , , ,

Catherine fulop cogiendo, garchando pela …

Video Porno de: Maduras

junio 21st, 2012 >> Amateurs, Porno, Tetas Grandes

Catherine fulop cogiendo, garchando pela  ... (pendejas tetonas porno pendejas pendejas amateurs )

Catherine fulop cogiendo, garchando pela … (Videos Online)
. Ver videos online de Catherine fulop cogiendo, garchando pela … gratis desde PornoPendejas.com :: Descargar videos pornos de pendejas y mas sobre Catherine fulop cogiendo, garchando pela ….


Ver video porno.. »

Videos Pornos Relacionados:

Tags: , , , , , ,

Mi novia y yo cogiendo

Video Porno de: Porno

junio 16th, 2012 >> Amateurs, Jovencitas, Porno

Mi novia y yo cogiendo (porno pendejas pendejas jovencitas pendejas amateurs )

Mi novia y yo cogiendo (Videos Online)
. Ver videos online de Mi novia y yo cogiendo gratis desde PornoPendejas.com :: Descargar videos pornos de pendejas y mas sobre Mi novia y yo cogiendo.


Ver video porno.. »

Videos Pornos Relacionados:

Tags: , , , , ,