Resultado de Busqueda:

Relatos Eroticos de Maduras en Guarras .com

Video Porno de: Maduras

octubre 7th, 2013 >> Relatos Eroticos

Relatos Eroticos de Maduras en Guarras .com (relatos eroticos )

» Relato Erotico: Relatos Eroticos de Maduras en Guarras .com

Relatos Eroticos de Maduras en Guarras .com (relatos eroticos )
IC “-//W3C//DTD XHTML 1.0 Transitional//EN” “http://www.w3.org/TR/xhtml1/DTD/xhtml1-transitional.dtd”>









Los mejores relatos eroticos clasificados por la categoria maduras



Los mejores relatos eroticos de maduras



Categorías de Relatos Eroticos


Webcams en Vivo


Relatos Eroticos / Maduras / Relatos Recientes

Ordenar Por: 
Recientes  | 
Top Hoy  | 
Ayer  | 
Semanal  | 
Mensual  | 
Anual

RELATOS EROTICOS GRATIS: Mostrando del 1 al 8 de un total de 320 relatos


Todo para mi yerno 3

Agregado: 07 de Octubre de 2013

Un relato que hará felices a quienes quieran disfrutar de la rendición de esta excitante madura.

Leer Relato  | 
Comentarios (0)  | 
Agregado por: pechoscalientes  | 
0 puntos  | 
Vistas: 6



Todo para mi yerno 2

Agregado: 06 de Octubre de 2013

Unos roces en el culo dejan clara las intenciones de ambos. El uno ataca y la otra cede.

Leer Relato  | 
Comentarios (0)  | 
Agregado por: pechoscalientes  | 
0 puntos  | 
Vistas: 3



Todo para mi yerno

Agregado: 05 de Octubre de 2013

Calenturas de yerno y suegra que acaban por provocar una situación irreversible.

Leer Relato  | 
Comentarios (0)  | 
Agregado por: pechoscalientes  | 
0 puntos  | 
Vistas: 8



Sexo con mi suega

Agregado: 04 de Octubre de 2013

En una humilde casa , un joven y su suegra dan rienda suelta a sus mas morbosos deseos.

Leer Relato  | 
Comentarios (0)  | 
Agregado por: pechoscalientes  | 
0 puntos  | 
Vistas: 7



El precio para todos

Agregado: 30 de Junio de 2013

Deje sus tetas pero no hice lo que me pedía, mi polla estaba aun a media asta, empecé a untarle el vientre con leche corporal, y casi de inmediato pasé a acariciarle el clítoris. Me quedé un poco consternado porque ella dejo de mover las caderas…

Leer Relato  | 
Comentarios (0)  | 
Agregado por: pechoscalientes  | 
21 puntos  | 
Vistas: 4007



El imputado

Agregado: 19 de Abril de 2013

Este es el tema de moda ahora. Y como sin quererlo, Marta una cuarentona de tetas grandes se ve envuelta en una historia como im-puta-da

Leer Relato  | 
Comentarios (0)  | 
Agregado por: pechoscalientes  | 
10 puntos  | 
Vistas: 1408



La vecina y mi familia

Agregado: 19 de Abril de 2013

No sabría decir cuál de las dos hembras me daba más placer si la madre o la hija, las dos cada día eran más putas y atendían todos mis deseos, después de unos cuantos meses de relaciones, me preocupaba que se convirtiera ya en rutina, unos días con una otros días con la otra.

Leer Relato  | 
Comentarios (0)  | 
Agregado por: pechoscalientes  | 
12 puntos  | 
Vistas: 2345



Profesora de secundaria

Agregado: 17 de Abril de 2013

Después de dejar el instituto, vuelvo a encontrarme con Estefanía, mi profesora de historia en secundaria.

Leer Relato  | 
Comentarios (0)  | 
Agregado por: pechoscalientes  | 
28 puntos  | 
Vistas: 2984




1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20»




Usuarios



Registrarme Ahora ►


Encuesta

¿Que te parece la web?
Excelente
Muy Buena
Buena
Regular
Mala

Ver Resultados

Ver listado Completo


Buscador de Sexo



Noticias de Videos Porno


Noticias con Fotos XXX




Top Juegos Porno

Ben 10 follando
Relatos Eroticos de Maduras en Guarras .com (relatos eroticos )
Juego en el que debes follar a la hermana de ben 10 bien duro. Alguien le meterá la polla en …


Guarra durmiente
Relatos Eroticos de Maduras en Guarras .com (relatos eroticos )
Quítale la ropa interior a la chica mientras duerme. Hazlo con mucho cuidado o se dará cuenta.


Magnum P.U
Relatos Eroticos de Maduras en Guarras .com (relatos eroticos )
Una animación porno muy currada intenta follarte a la mujer sin que te mate el marido, crees …


Rubias ardientes
Relatos Eroticos de Maduras en Guarras .com (relatos eroticos )
Si te encantan las mujeres rubias, estoy más que seguro que esta galería de tías rubias te …


Atada
Relatos Eroticos de Maduras en Guarras .com (relatos eroticos )
Para salir de la rutina esta chica a decidido dejarse atar para que practiquen con ella todo …


Ver listado Completo ►

Webs Amigas

Ver Listado Completo ►








128 invitad@s en la web y 0 guarretes

Webs Amigas

XHTML
  | 
CSS  | 
Aviso Legal






Relatos Eroticos de Maduras en Guarras .com (relatos eroticos )

Relatos Eroticos de Maduras en Guarras .com (relatos eroticos )

Relatos Eroticos de Maduras en Guarras .com (relatos eroticos )

» VER INTERPRETACION (HD): Relatos Eroticos de Maduras en Guarras .com

Relatos Eroticos de Maduras en Guarras .com (relatos eroticos )

Videos Pornos Relacionados:

Tags: , , , , , , ,

Nuevamente jovenes en Relatos eroticos de Maduras

Video Porno de: Maduras

diciembre 12th, 2013 >> Relatos Eroticos

Nuevamente jovenes en Relatos eroticos de Maduras (relatos eroticos )

» Relato Erotico: Nuevamente jovenes en Relatos eroticos de Maduras

Nuevamente jovenes en Relatos eroticos de Maduras (relatos eroticos )

Me llamo Débora tengo 42 años casada desde hace 24 y con dos hijas, Ana de 20 y Marta de 18. Mi aventura comenzó el día en que mi marido me canceló por tercer año consecutivo nuestro viaje a la península de Baja California ese día mientras comíamos molesta le dije

-Al parecer Ximena y yo nos vamos a morir sin haber visto de cerca a las ballenas grises, pero eso sí, nuestros maridos son dueños de un gran negocio que produce mucho dinero, como si nos fuéramos a llevar la fortuna al otro mundo, lo único que una se lleva a la tumba son los recuerdos de lo vivido

Mi esposo me miró y en tono molesto respondió

-Lo siento mucho amor, pero los primeros meses del año son terribles para el trabajo, si quieren las llevamos en mayo o junio

-Si claro, cuando ya se fueron las ballenas, valiente solución la suya? Lo que pueden hacer es mandarles un mail a las ballenas diciéndoles que nos esperen hasta mayo? No sé de qué les sirve ser el dueños del negocio si son sus esclavos.

-No discutamos Débora, ¿Por qué no vas ustedes?, váyanse dos semanas ya se lo propuse a Jaime y estuvo de acuerdo

-¡Qué lindos son!, solas como viudas? Y como debe de ser en un lindo marido pasaran el resto del año reprochándonos que los dejamos solos quince días a cargo del negocio, la casa y los hijos? Como si no te conociera Carlos

Cuando mis hijas se opusieron rotundamente a la propuesta de su papá yo exploté diciéndoles muy molesta

-¡Estoy harta!, Harta de los tres, me paso el día entero preocupándome y ocupándome de ustedes, en la mañana al gimnasio para mantenerme bella para el señor que no tiene ojos para otra cosa que su negocio, al regresar me baño rápido para dedicarle toda la mañana al cuidado de la casa y hacer las compras, al medio día a cocinar, comemos y en la tarde nuevamente sola ya que todos tienen algo importante que hacer, todos menos yo, yo debo recoger la cocina, arreglar su ropa y buscar lo que no encuentran, ya por la noche nuevamente me baño y me arreglo para estar atractiva para un marido a quien le importa un demonio que lo haga ya que al terminar de cenar él se sienta plácidamente a ver la televisión, mientras yo limpio la cocina? ¿De verdad suponen que esto es vida?

Cuando voy a comprar algo para mí, siempre me detengo en otro departamento y comienzo ?Que linda se va a ver Ana con ésta falda, y éstos pantalones para Martita, Carlos necesita una nueva corbata? y cuando me doy cuenta ya es hora de regresar a cocinar y la muy idiota regresa feliz por lo que le compró a todos menos a ella?..¡Miren!, volteen la cara ¡Miren ahí!, Ahí en ese rincón me siento a platicar con mi perrita que es la única que agradece lo que hago por ella? Que no les extrañe que un día encuentren hablando a la perra o ladrando a su madre, alguna de las dos terminará aprendiendo el lenguaje de la otra.

-No te enojes mujer___ Dijo mi esposo

-¿¡Qué no me enoje!?…. ¿Saben qué?… ¡Sí, si me voy! con Ximena o sola y lo que es más solo les mandaré un mensaje a llegar, necesito descansar, descansar de ustedes, así que si no encuentran sus cosas, ¡Búsquenlas!, si quieren ropa limpia ¡Lávenla!, si no tienen que comer compren pizzas, hamburguesas o ¡coman mierda!… Yo necesito estar en un lugar donde me atiendan, donde no tenga que levantar ropa tirada en el piso, tender camas o hacer de comer y les advierto que al menos que alguien se muera, no se molesten en hablarme y si no regreso es porque me encontré a alguien que me valore como mujer y me permita tener una vida?Ya me harté de ser su sirvienta? ¡No tengo vida propia carajo!

Quedaron en silencio, yo los miré, aventé el trapo de cocina sobre la mesa y me subí a mi recamara para encerrarme, por la noche tocaron a mi puerta, cuando dije que pasaran las dos niñas entraron, se subieron a mi cama donde yo estaba leyendo un libro y ya más tranquila les dije

-Perdón hijas, es que… No sé qué me pasó

Ana me respondió

-Perdónanos tú má?Ya arreglamos todo, hablamos con Ximena, aquí están sus pasajes, el vuelo sale mañana a las 11 de la mañana y reservamos en el hotel ?Loreto Bay?, mi papá te va a traer dinero en la noche y llevas tus tarjetas, así que levántese de la cama señora para que te midas tus nuevos trajes de baño.

De una bolsa sacaron dos pequeños bikinis y yo les dije

-¿Cómo pretenden que yo use eso niñas?… ¡Eso es para jovencitas!

-Es para mujeres bien formaditas como tú mamá, así que pruébate éste

Pusieron en mi mano un bikini y entré al baño a ponérmelo cuando salí las niñas me dijeron que me veía muy bien y al verme en el espejo noté que gracias al gimnasio diario aún quedaba algo de mi juventud, claro que una pequeña ?pancita? sobresalía a los huesos de mi cadera y tampoco podía ocultar la edad en mis pies, mis manos y mi cara, pero sin duda que aún llamaba la atención. Me observaba al espejo cuando Marta interrumpió el placer que me producía mi vanidad femenina diciendo

-Que buen cuerpo tienes má con razón en su cuarto se oyen ?ruiditos sugestivos? por las noches

-¡Niña!

-¡Ay mamá!… Ya no son tus épocas, sabemos que lo hacen y nos da gusto que lo sigan haciendo

Respondió Ana y después agregó bromeando

-No hagas nada, al rato hacemos tu equipaje? Ahora tenemos que ir a comprarte unos condones

No me dejaron terminar de gritarles ya que salieron corriendo del cuarto y cerraron la puerta. No puedo negar que me daba gusto que con mis hijas tuviera esa relación tan abierta respecto al sexo, lo hablábamos sin tapujos de ninguna especie, Ana me había platicado sobre su primer beso y las primeras caricias, lo que me daba la oportunidad de aconsejarla hasta que encontrara al hombre con quien compartir su vida y que de seguro la mal aconsejaría, pero cada pareja tiene sus debilidades y eso será solo asunto de ellos. Claro que también debía soportar sus bromas ya que eran parte de la confianza que nos teníamos.

El caso es que al día siguiente cerca de las tres de la tarde llegamos al hotel, al dar nuestro número de reservación nos pusieron las hojas de registro para dos habitaciones, miré a Ximena y me dijo ?Así le dije a mis ahijadas que lo hicieran, cada una cubre sus gastos?. Pidió que las habitaciones fueran contiguas, a mí me dejó la que tenía cama King-size y ella ocupo la de las camas gemelas.

Cuando desempacaba encontré en la maleta una bolsa de una tienda de ropa, la abrí y encontré en ella dos minifaldas con una nota de mi marido que decía ?Amor, es para que presumas esas piernas increíbles que tienes. ¿Te acuerdas de Cancún?, diviértete como quieras, te adoro?. Me dio gusto que se hubiera molestado en ir a comprarlas, acomodé la ropa en el armario, me puse unos shorts y bajé con Ximena a comer algo al restaurante de la alberca, mientras comíamos Ximena me dijo

-Voltea distraídamente pero en la barra están dos chicos que no nos quitan la vista de encima, el del traje de baño rojo te mira con unas ganas, el pobre no sabe que mirar si tus piernas o tus tetas? ¿No los conocerás?

Yo miré distraídamente y miré a dos chicos guapos que usaban traje de baño pequeño, confieso que nunca me ha gustado ese tipo de traje en los hombres, sin embargo tenían un buen cuerpo que lucir y no se veían mal en trusa de baño ya que los miré recorrí lentamente con la vista las paredes del restaurante y le dije a Ximena

-En mi vida los había visto, pero son unos niños ¿Qué tendrán 20 o 21?

-O menos, pero el de trusa roja te mira con deseo y no está mal el muchacho, bueno ninguno de los dos.

-¡Por favor Xime!.. Que tonterías dices, podrían ser tus hijos

-Pero no lo son.

Ya no respondí, los chicos salieron de restaurante y después de comer Ximena y yo salimos a sentarnos junto a la alberca, los chicos se metieron al agua y yo al verlos le dije a mi comadre

-Por eso no me gustan esas trusas o tangas en los hombres, ahora que salgan verás cómo al mojarse se les nota todo

-No seas arcaica comadre, es lo de hoy, una técnica para ligar chicas, les gusta presumir lo que tienen entre las piernas, algunos hasta se excitan dentro del agua para provocarse una erección? Tengo un hijo adolescente y no me ha quedado otra que aprender, las chicas son sus ?puercas? y las que les aflojan son sus ?perras?. Las sala de la casa no se usa, ahora ellas los visitan a ellos en su recámara donde dicen pasarla bien jugando X-Box o cualquier otra cosa

-¿Mis hijas suben al cuarto de tu hijo?… No me lo habían dicho

-Porque para ellas es lo normal, lo natural, nosotras nos poníamos nerviosas si estábamos junto a una cama con un chico, ahora se suben a la cama con los controles del juego y con el teléfono conectado a internet.

?Dicho y hecho? al salirse los chicos del agua se pusieron ?distraídamente? de pie frente a nosotras con el perfil de su miembro dibujado en la trusa, al notar nuestra atención en ello nos sonrieron y se alejaron de ahí.

Ximena y yo salimos a la playa, con mis sandalias en la mano metí mis pies y parte de mis pantorrillas al mar y dando vueltas le dije

-¡Me siento libre!, éstas dos semanas no quiero saber de nadie, no soy esposa ni madre de nadie, solo quiero vivir mi vida disfrutando a plenitud lo que venga y como venga

Ximena me dijo bromeando

-Pues ahí están esos chicos, están guapos los condenados chamacos y bien dotados los cabrones?El de la trusa roja te mira con cara de ?Te quiero coger mamacita?, así que tú dirás si eso es lo que quieres que se venga

Reímos de lo que dijo y caminamos de regreso al hotel. Yo me di un baño y después de mi ritual de untarme crema suavizante y el imprescindible maquillaje para una mujer de mi edad, me puse un vestido ligero a medio muslo, me miré en el espejo y me gusté, así que esperé a Xime, cuando pasó por mi ella vestía una minifalda haciendo juego con una playera ajustada, después de los mutuos halagos a nuestras maduras figuras bajamos al bar del hotel. Tomábamos un coctel ?Margarita? escuchando el piano mientras la charla giraba en nuestras tal vez tontas razones para estar cansadas y hartas de ser ?Amas de casa? o como bien decía Ximena ?Gatas de casa?, algunos cocteles después la charla fue cambiando hasta caer en detalles íntimos de nuestros matrimonios, Ximena dijo

-Yo no me asusto de que me que me tomara fotos desnuda o que me comprara ropa sexy para salir solo a la calle, a los hombres les hace sentir orgullo, vanidad, placer o que se yo que otros hombres admiren a sus mujeres, les enloquece sentir que todos desean a la mujer que ellos se están cogiendo, nos compran ligeros, lencería transparente todo tipo de ropa, entallada, escotada, faldas cortas, bikinis solo para lucirnos y disfrutar de que los demás nos quieran coger incluso te dejan sola para que alguien se anime a conquistarte.? Así son, ¿qué se puede hacer?, pero creo que son el natural complemento a la vanidad femenina. Ya que a nosotras nos fascina que nos miren con deseo y no me lo puedes negar

-Tal vez sea por la costumbre o el tedio sexual de la pareja y por eso buscan nuevas experiencias, ¿Quién sabe qué será? pero a mí me encantaba seguirle el juego a Carlos? Como me hubiera gustado hacer más locuras cuando teníamos edad para hacerlas

-¿Hasta donde llegaron?

-Si te contara Xime? Uff, Carlos y yo nos portamos muy mal en los primeros años de nuestro matrimonio

-Ya lo dijiste así que ahora me lo tienes que contar todo Débora, ya después yo te platicaré nuestra historia, que también tiene lo suyo?Vamos ?abriéndonos de capa? ¿Te parece?

Me reí, por un momento dudé pero como digo el alcohol y la confianza que tenía con Ximena me soltaron la lengua y que bueno ya que era algo que llevaba años tratando de platicar con alguien incluso llegué a pensar en un psiquiatra, la miré a la cara mientras bebía un trago de mi coctel y después de hacerlo comencé a hablar diciendo

-Yo me casé a los 18, cuatro años antes de que tú y yo nos conociéramos. Carlos y yo teníamos más de 3 años de casados, no teníamos hijos, ya habíamos cogido de todas las formas imaginables y creo que hasta inimaginables que pueda haber, conocíamos cada milímetro de nuestros cuerpos y comenzamos a caer en el tedio sexual. De recién casados como bien lo dices a Carlos le encantaba lucirme, quería que todos me vieran como diciendo ?Miren que mujer me estoy cogiendo?, le gustaba que me desearan y yo gustosa lo complacía ya que es lindo que te admiren y a mí me excitan mucho las miradas llenas de deseo. Yo me imagino que llevado por el tedio y buscando algo nuevo en nuestras relaciones él comenzó a proponerme casi todos los días que me acostara con otro, me pedía que imaginara que él era otro y cogíamos a oscuras y sin hablar.

Una vez que fuimos a Cancún Carlos me dijo que me quitara los anillos y que bajara sola a la alberca, después de estar ahí un rato tendida al sol en un pequeño bikini un hombre de color llamado Axel de unos 30 años me hizo platica y después de unos minutos platicando Carlos se acercó a mí, en un principio supuse que para alejar al hombre pero se presentó con él como mi primo, me imagino que lo hizo pensando en que Axel nos hubiese visto juntos, sobra decirte que eso le dio confianza para seguir con el cortejo, dos o tres días me buscó en la alberca y yo al notar que eso excitaba mucho a Carlos un día estando él dentro de la alberca yo dejé que Axel acariciara mis piernas y me diera un beso en la boca?No tienes idea de la sonrisa de aceptación que me dio mi marido.

Cuando Axel se levantó al bar a traerme una copa Carlo se acercó a mí y me dijo ?Cuando te dé la gana te lo coges, bien hecho amor? y se retiró, cuando Axel regresó con los tragos se sentó en la orilla del camastro donde yo me asoleaba y acariciando mi vientre me dijo ?Me gustas mucho niña, yo me regreso mañana a Oklahoma y me gustaría que hoy durmieras conmigo? Yo sonreí nerviosa y le dije que lo tenía que pensar, él me respondió ?Lo entiendo, vamos a hacer una cosa si aceptas te espero en la playa a las 10 de la noche, si no llegas lo entenderé ¿te parece?? yo le dije que sí él me acarició por un rato más y al terminar su copa se fue, te diré que sus caricias y su propuesta me hicieron humedecer el calzón de mi bikini, cuando Carlos se acercó a mi le platiqué la propuesta que me había hecho y eso lo excitó mucho. Ya en la noche a las 10 en punto Carlos se asomó por la ventana y me dijo ?Tú galán llegó puntual a la cita te está esperando en la playa, baja con él, yo te veo desde aquí?

En un principio me negué pero él insistió diciendo ?Dicen que los negros la tienen enorme, de seguro te va a encantar?. Me jodió tanto que me puse un vestido playero como éste, no me puse sostén solo las bragas y mis sandalias, antes de salir frente a la puerta de la habitación le dije ?Tú quieres que lo haga, así que después no quiero reproches amor y como sabes bien de lo que se trata no me esperes a dormir?? El se acercó me dio un beso en la boca y me dijo que no habría reproches y que de verdad le gustaría que sintiera la verga del negro, así que nerviosa bajé a encontrarme con Axel.

-¿Y qué pasó?… Cuéntamelo todo comadre

-Yo me acerqué y él me besó en la boca, me tomó de la mano y comenzó a caminar hacia el hotel, yo caminé a su lado aterrorizada subí mi vista y miré a Carlos quien desde la ventana me aplaudió? Y si, si es verdad lo que se cuenta de los negros me consta.

-¡No comadre, no seas cabrona!, no me dejes a medias, platícame todo con lujo de detalles.

Yo me reí, pedí otros ?margaritas? y ya que el mesero se retiró comencé a contar

-Iré a lo que quieres que te cuente, subimos a una de las lujosas suites del hotel abrió una botella y a base de besos, caricias y champán terminé desnuda en la cama donde me recorrió con su lengua, me mamó la tetas y me dio mi primer orgasmo con un delicioso sexo oral, que forma de usar la lengua del maldito, después de pie a un lado de la cama se quedó inmóvil con sus manos apoyadas sobre su pubis a los lados de su pene como ofreciéndome su enorme erección, su actitud me hizo saber que era mi turno, así que me arrodillé frente a él y comencé a lamer su enorme miembro, parecía un tronco de ébano, grande, ancho, duro como tronco pero húmedo, suave y ardiente como la carne, lo metí lo más que pude a mi boca, metiendo, sacando, lamiendo y chupando con desesperación, me perdí tanto en saborear esa delicia que no me di cuenta de hasta donde lo llevaba hasta que él me sujetó la cabeza para que yo mantuviera su gran pene en mi boca y comencé a sentir sus fuertes descargas, una y otra y otra vez, fueron muchos chorros de ardiente semen? Ufff, no tienes idea de todo lo que me echó, se escurría por las comisuras de mis labios y terminé tragando esa delicia.

-¿Y te la metió?

-Sí claro? Casi de inmediato se puso un condón y me dio la cogida más increíble de mi vida, ya no sé cuántas veces me vine pero fueron muchas al grado que le decía ?Ya termina tú, yo ya no puedo más, me voy a desmayar? te juro que sentía que mi vagina se iba a desgarrar por lo mucho que la dilataba su enorme miembro lo sentía oprimir mi recto cada vez que me lo empujaba era como si me penetrara por los dos lados y por los dos lados hiciera que yo me viniera? ¡Qué cosa más increíble y deliciosa carajo!… Como ya se había vaciado en mi boca duró muchísimo dentro de mí, jadeaba, sudaba, me decía que estaba muy buena, que le encantaba mi vagina, apretaba mis pechos diciendo ?Que deliciosas tetas tienes niña? me besaba con su gran boca metiendo su lengua hasta mi garganta, me cambiaba de postura hasta que por fin logré sentir su pene endurecerse al máximo y se comenzó a contraer dentro de mí, te juro que al hacerlo volví a sentir contraerse placenteramente mi vagina y mi ano.

Terminó acostado sobre mi jadeante y satisfecho, sentí el sudor de su cuerpo mojar el mío y tardó horrores en perder la erección, cuando comenzó a ponerse flácido su pene, se levantó, se salió de mí y fue a tirar el condón, al regresar él a la cama nos besamos, nos acariciamos y nos quedamos dormidos sobre unas deliciosas sábanas de satín. Me despertó a las 5 de la mañana, ya se había bañado, me dijo que se iba ya que tenía que llegar a antes de la 7 al aeropuerto, pero que me podía quedar ahí hasta las 3 de la tarde, yo le dije que no, me levanté al baño y al salir me puse mi vestido y cuando me comencé a poner las bragas él me pidió que se las regalara, yo las pasé por mi sexo, las besé y se las arrojé al pecho diciéndole ?Su trofeo de guerra señor, se lo ganó por la forma tan deliciosa en que venció a su enemigo?, nos reímos le di un largo beso en la boca y al separarnos le dije ?Eres increíble Axel, cogí muy rico, me encantas? y salí descalza con mis sandalias en la mano a tomar el elevador.

-¿Y qué dijo Carlos?

-aguardame, no te adelantes… Legué a la habitación como a las 5:30 de la mañana, despeinada, sin bragas y con el maquillaje corrido, toque la puerta y cuando Carlos me abrió, me miró y ya dentro de la habitación le dije ?Si no te basta verme como vengo ven a la cama?, me tiré sobre la cama, le abrí las piernas y le dije ?Prueba y certifica lo que hizo tu mujercita, para que no te quepa duda?, él lo hizo y al decirme ?No traes calzones y sabes a condón? yo me puse a llorar, él me consoló, me besó, me abrazó, me llenó de ternura diciéndome que lo importante era que lo hubiese disfrutado y cuando le comencé a platicar entre llantos él se convirtió en un tigre, me dio una clase de cogida que me dejó al borde del desmayo, te juro que me ardía la vagina?. Desde entonces nuestro sexo se volvió increíblemente placentero, llegamos a hacerlo tres veces en una noche, pienso que mi infidelidad consentida si nos unió más como pareja?

-¿Eso fue lo único? ¿Por eso dices que se portaron muy mal?… Me decepcionas Débora? ¿Qué otra cosa loca hicieron?

Yo la miré y reí, levanté mi mano señalándola con el índice y le dije

-OK, Carlos además de ardiente se volvió muy tierno conmigo, me trataba de una forma tan linda como si fuera yo una muñequita, algo frágil que merece todo el cuidado del mundo, me enamoré más de lo que estaba y sabiendo cuál era su mayor deseo, le dije un día ?Me encontré a mi novio de la secundaria, te preguntaré algo pero quiero que seas honesto? ¿De verdad me quieres ver cogiendo con otro???. Lógicamente vino la pregunta de que si lo había hecho con Raúl, cosa que no hice ya que me casé siendo virgen, pero al saber que a Raúl le gustaba sin duda estaría feliz de cogerme. Carlos me preguntó si yo estaría dispuesta y al responderle que por complacerlo haría lo que fuera, me dijo que sí, que le encantaría verme en la cama con otro.

Así que organicé una cena en la casa invitando a Raúl y a Marlene, una amiga a la que le encantaba Carlos, ya no te hago el cuento largo, comenzamos jugando pokar y después el juego se puso muy cachondo, ya que el que ganaba una mano ponía un castigo a alguien, Carlos le puso a Raúl el castigo de meterme un dedo en la vagina y después chupárselo para probar mi humedad, yo castigué a Marlene con chuparle el pene a Carlos y así hasta que terminamos cogiendo los cuatro en la misma cama, ésta vez para hacerle más excitante todo a Carlos dejé que Raúl lo hiciera sin condón, gemí como loca y grité al venirme para después besar y acariciar a Raúl hasta que me inundo con su semen, no tienes idea de cómo lo disfrutó Carlos, le encantó verme escurriendo el semen de otro.

-¿Se intercambiaron parejas?, un rato te cogió Carlos y después Raúl.

-No, desde un principio yo estuve con Raúl y Carlos con Marlene. Lo hicimos, atravesados en la cama unos con los pies por un lado y los otros por el otro o sea que Carlos tenía casi de frente a Raúl y pudo ver muy bien cómo me cogía ya que lo podía ver moviéndose dentro de mí y yo tenía al lado de mi cabeza la cadera de Marlene con sus piernas dobladas y alcanzaba a ver el miembro de Carlos entrando y saliendo de su vagina, fue realmente excitante?. Y eso fue todo, seis meses después me embaracé de Ana, nos conocimos, por la sociedad de los esposos y la gran amistad que surgió entre nosotros nos hizo pedirles que bautizaran a Anita y después a ?Martucha?? ¿Y ustedes, se portaron así de mal o fueron chicos buenos?

-¡Por favor Débora! Eso no es portarse mal?yo fui infiel varias veces, claro que Jaime estuvo de acuerdo en todas, comenzó un día en mi casa, se nos pasaron las copas con un amigo y terminamos los tres en la cama, a los dos se la mamé, los dos me cogieron? Es excitante sentirte llena con la leche de dos hombres lo deberías de probar. Y para mal comportamiento te diré que con un grupo de amigos rentamos una casa en las brisas allá en Acapulco, éramos 8 hombres y 8 mujeres, de ellos 5 éramos matrimonios o parejas los demás eran solteros, incluso unos aun siendo nuestros amigos no se conocían entre ellos, pasamos una semana por demás excitante.

Cada mañana después de desayunar sorteábamos quien sería nuestra pareja, las mujeres sacábamos al azar el nombre de quien sería nuestra nueva pareja por todo ese día y noche, cada que una escogía si salía el nombre de su esposo o pareja formal se eliminaba, la idea era hacerlo con otro a la hora que quisiéramos y donde quisiéramos? Cuando me tocó un amigo llamado Rodrigo de pareja, de inmediato me tiró en un camastro y me la metió frente a todos, eso animó a otras ?parejas del día? a hacer lo mismo, después que deliciosa noche pasé con él? Como me traía ganas ese cabrón, pero cogía, muy, muy rico, sabía darle a una su tiempo llevándote al punto en que suplicas que te la meta.

-Vaya ustedes sí que se alocaron.

-Pero lo disfrutamos como locos y como dices tú mejoró nuestra vida sexual? De habernos conocido antes los hubiéramos invitado? A mí me gustaba mucho Carlos y Jaime no te haría el feo, bueno no creo que nadie te lo haga aún ahora, pero sí que te traía ganas mi marido, a veces jugábamos a que yo era tú y me tenía que convencer y ya que lo hacía me cogía de una forma que me mataba el maldito

-¿Y le costaba trabajo convencerme o le daba las nalgas a la primera?

Nos reímos con ganas y quedamos un momento en silencio yo pensaba como hubiese sido ya que Jaime era un hombre muy atractivo, saque la idea de mi mente al recordar que era el padrino de mis hijas, miré a Ximena y le pregunté

-¿A los cuantos años de casados te embarazaste?

Ximena me iba a responder pero se detuvo y en voz baja me dijo

-Ahí vienen nuestros galanes

Yo voltee hacia la entrada del bar y vi bajando las escaleras a los dos muchachos que se sonrieron al pasar frente a nuestra mesa y se sentaron dos o tres mesas frente a nosotras. Ximena me dijo

-No quieren ser obvios, andan investigando si venimos solas

-Por favor Xime, somos 8 personas en el bar y todos en mesas alejadas? ¿Quién podría venir con nosotras?

-En eso tienes razón? ¿Te interesan?

-¿Cómo crees?, créeme que estoy dispuesta a todo, pero son unos niños

Ximena levantó la mano, el mesero se acercó y le pidió otros margaritas, se inclinó hacia mí y me dijo

-Dime una cosa? ¿Hace cuánto que no tienes un vientre plano sobre ti cuando estás cogiendo? ¿O unas nalgas como esas apretando con fuerza cada vez que te la deja ir hasta el fondo?

Iba a responder pero llegó el mesero, puso los cocteles en la mesa junto con unos cacahuates, al retirarse yo intenté hablar pero Ximena me ganó la palabra diciendo

-¿Hace cuánto que no recorres a besos un cuerpo como el de ellos, besando un vientre plano y bien formado, bajando hasta el pubis para sujetar un miembro que te espera erecto como mástil, que lo puedes cubrir con tus manos una encima de la otra chupando el glande como si fuera un delicioso dulce hasta hacerlo eyacular un chorro que se levante varios centímetros? ¿Hace cuánto que no eyaculan dentro de ti con esa fuerza que te hace imaginar que el ardiente semen moja tus ovarios? ? No me digas que no te gustaría sentir otra vez tu vagina completamente llena de un pene duro como roca pero a la vez suave y ardiente como para acariciarte dulcemente el clítoris

-La vida pasa Xime, ya no estamos para eso, ahora debemos aceptar con gusto lo que tenemos

-¡Por favor Débora!.. ¿Te has visto en un espejo?, observa tus nalgas, tus piernas, tus tetas, las curvas bien delineadas de tu cintura? Las dos estamos bastante deseables, mete tus dedos en tu vagina y aprieta, después de coger yo me puedo levantar de la cama al baño sin ir chorreando semen por todo el piso y te aseguro que hay chicas de 20 que se tienen que tapar la vagina con varios pañuelos desechables? A esos jovencitos le podemos dar el mejor sexo de su vida y a nosotras nos urge que nos den lo que tienen y volver a sentirnos colmadas de juventud y enloquecidas por el placer de los orgasmos múltiples. Yo era un mujer multiorgásmica y como los disfrutaba? ¿Tú eras de varios o de un solo orgasmo?

-No siempre pero si me venía dos o tres veces en una sola cogida? Y los llegué a tener continuos, de los que te dejan toda flojita como muñeca de trapo y suplicando ?Ya no más o me muero?

-¿Entonces?, tenemos la oportunidad, vamos a aprovecharla ¿O ya te volviste de alta fidelidad?

-No, y menos ahora que busco liberarme estos días sin pensar en marido, hijas y casa ya te dije que vengo dispuesta a todo y pienso que hasta el mismo Carlos lo imagina y lo acepta? Pero tú lo dices como si de verdad los chicos se nos fueran a lanzar suplicando??Señora me muero por cogérmela?? Qué pueden ver en nosotras

-La oportunidad de sexo sin problemas con dos mujeres muy buenas? ¿Se te hace poco?

-Puede ser, pero todo cambia Xime, ya no podemos

-Los que no pueden son nuestros maridos, ellos ya perdieron su fuerza y su interés por hacernos sentir plenas en la cama, cuando no les llegó hacienda, están mal las ventas o el tráfico estaba insoportable o los hijos no estudian o nosotras compramos pendejadas que no necesitamos malgastando el dinero que les cuesta tanto trabajo ganar?Si nos atendieran como antes te aseguro que no saldríamos de compras

-¿Qué edad tiene Jaime?

-52, es 9 años mayor que yo? ¿Y Carlos?

-Por ahí se va, cumplió 49? Pero es la ley de la vida Xime, nosotras no tenemos que preocuparnos, a nosotras nos penetran en cambio ellos van perdiendo lo que tenían, comprende que no les ha de ser fácil, pero la edad es la edad y a ellos les pega más duro en lo sexual. Mi abuela decía que mientras la mujer pueda abrir las piernas sigue siendo mujer, pero en ellos es diferente

-Sí, pero si a una se le ocurre pedirle que tome su pastillita azul se molestan e insisten en meterte su miembro a medio casi flácido pensando que lo tienen excelente y no te alcanzan a tocar ni el útero?Y si tomamos en cuenta que el ginecólogo te lo toca con el dedo creo que en el consultorio te sientes más penetrada

-Habrá que ir a consulta más seguido? Pero ya en serio te diré que es lógico que no acepten las cosas, pero es más lógico resolver los problemas hablando como pareja ¿No crees?

-Bueno, ya olvídate de la lógica, ¿Quieres jugar con esos chicos?

-Te digo que son unos niños

-Y yo te digo que son la clase de jovencitos que vienen a buscar sexo y que mejor que dos mujeres maduras que dicho sea de paso seguimos estando bastante buenas? Ellos tratarán de conquistarnos para pasar sus vacaciones cogiendo a sabiendas que nosotras no les daremos problemas posteriores? ¿Entonces, que decides?

-Te digo que estoy dispuesta a todo, así que dime cómo lo quieres hacer

-¿Te afeitas abajo?

-Me depilé

-Perfecto, cuando me levante has tu silla para atrás poniendo tus pies en el piso con las piernas separadas, yo te diré que hacer.

Ximena se levantó, yo hice mi silla hacia atrás y ella frente a mí se inclinó haciendo las nalgas hacia los muchachos, se puso en cuclillas frente a mis piernas y empujó mi vestido hasta mi vientre diciendo

-Deja así tu vestido, cuando me levante haré como que te doy algo, quédate con las piernas separadas un momento y después cruzas la pierna lentamente y pon atención en cómo te mira el que está a la izquierda, el de cabello rubio

Se levantó y me estiró la mano diciendo ?Ya lo encontré, ten?, yo quedé con el vestido arriba enseñando las bragas, el chico fijó su vista en mi sexo y mientras nos mirábamos a los ojos crucé muy despacio la pierna, no separó la vista de mis piernas y cuando yo lo miraba él me sonreía. Dejamos pasar dos cocteles más y al ver que solo nos miraban sin hacer nada por abordarnos firmamos la cuenta y nos levantamos, Ximena me dijo

-Están midiendo el terreno, cuando se aseguren de que estamos solas se lanzarán a la conquista

Subimos al primer piso donde estaban nuestras habitaciones y mientras caminábamos ella me dijo en voz baja

-Dejas abierta tu puerta, el tuyo nos siguió, déjalo que vea que no hay nadie en tu habitación

Abrí mi puerta y Ximena la suya, las dejamos abierta y de pie en el pasillo cada una frente a su habitación con la puerta abierta me dijo hablando fuerte

-Desayunamos mañana a las 7 de la mañana

Yo afirmé mientras el muchacho pasó frente a mí, volteó hacia mi habitación y después a la de Ximena, cuando se alejó por el pasillo entramos cada una a su habitación.

Nuevamente jovenes en Relatos eroticos de Maduras (relatos eroticos )

Nuevamente jovenes en Relatos eroticos de Maduras (relatos eroticos )

Nuevamente jovenes en Relatos eroticos de Maduras (relatos eroticos )

» VER INTERPRETACION (HD): Nuevamente jovenes en Relatos eroticos de Maduras

Nuevamente jovenes en Relatos eroticos de Maduras (relatos eroticos )

Videos Pornos Relacionados:

Tags: , , , , , , ,

La terapeuta zorra en Relatos eroticos de Maduras

Video Porno de: Maduras

febrero 11th, 2014 >> Relatos Eroticos

La terapeuta zorra en Relatos eroticos de Maduras (relatos eroticos )

» Relato Erotico: La terapeuta zorra en Relatos eroticos de Maduras

La terapeuta zorra en Relatos eroticos de Maduras (relatos eroticos )

Me llamo Miguel, tengo 23 años, y he padecido lo que a mí me parece un serio problema. Todo empezó con esos catálogos de venta por correo que le llegaban a mi madre cuando yo apenas tenía 12 años. Al principio llegaban y veía que eran de ropa de mujeres, lo cual no me interesaba para nada, pero un día vi que entre vestidos y blusas había una sección de lencería. Cuando vi aquellas increíbles modelos, específicamente escogidas para quedar increíblemente sexys en aquellos camisones repletos de transparencias, conjuntos de medias, tanga y sujetador de encaje, no pude más que tener una erección de lo más potente. No sabía muy bien lo que pasaba, pero ver a esas mujeres en lencería me puso como una moto. Tiempo después, un día que estaba solo en casa cogí uno de los catálogos, y al cabo de un rato me empecé a masturbar. Al cabo de un par de minutos acabo llegando un momento que cambio mí vida para siempre: tuve mi primer orgasmo. Fue brutal, así que seguí mirando catálogos durante toda la tarde. Me encantaba, así que me masturbaba varias veces al día, y así durante meses. A escondidas cogía los catálogos de ropa que tiraba mi madre a la basura y me masturbaba con la sección de lencería. Con el tiempo, apareció internet en casa, y yo buscaba películas para bajarme y verlas a escondidas.

Era una locura, pero más locura era que no me interesaba realmente por tener sexo real con una chica, siempre estaba más interesado en hacerme una buena paja con el porno, no me interesaban las complicaciones con las chicas, con las que además no tenía mucho éxito. Pero los años fueron pasando, y digamos que el reloj biológico empezó a sonar, y empecé a buscar novia, sin éxito, hasta que un día me di cuenta de que tenía un problema serio: Era adicto a la masturbación y al porno. Cuando salía y conocía a una chica, esta no me atraía lo suficiente, porque yo en cuanto tenía ganas me masturbaba, pero sobretodo porque no era como las de las películas porno. Si una chica quería echar un polvo conmigo, yo siempre me acababa rajando, por miedo a no cumplir.

Así que un día me fui de putas, y lo que me paso es que no conseguimos que se me pusiera dura, por mucho que lo intentáramos. Sin embargo al llegar a casa, me pude masturbar con mi pornografía como siempre. Después de unos meses de reflexión, intentar dejar la pornografía y no conseguir buenos resultados, acabe en la consulta de mi médico, que me dijo que tenía un problema de asociación de estímulos, que mi cabeza no era capaz de asociar el estimulo sexual con una mujer real, debido al fuerte vinculo que había creado viendo porno, así que me mando a ver una sexóloga.

La doctora Sanz es una mujer de unos 45 años, 1,70 de estatura, pelo rubio, ojos marrones y la verdad es que aunque no está mal, tampoco es una mujer de bandera a simple vista, es más una de esas mujeres que tienen ese don de ser agradables, y que te tranquilizan en cada instante con sus palabras, como si todo lo que dijera fuera música para tus oídos.

Nada mas comentarle lo que me pasaba, me comento que era un problema que empezaba a ser de lo más común en las nuevas generaciones, ya que al encontrar una manera de satisfacernos por nosotros mismos, no desarrollamos la necesidad de una mujer en su aspecto sexual, pero si desarrollamos una necesidad de relacionarnos con una mujer. Todo lo que me mando hacer fue borrar y tirar toda la pornografía que tenía, además de dejar de masturbarme. Así estaría una semana hasta la siguiente visita que fuera a hacerla.

No me fue complicado tirar toda la pornografía, pero teniendo el maravilloso mundo online, apenas tarde 3 días en volver a tirar de él, y como ya había fallado un día, lo volví a repetir 2 veces más antes de ver a la doctora otra vez.

Al llegar a la consulta fui sincero con ella, y ella me dijo que la única manera de sacar esto adelante era tomarme todo el tema en serio, que aunque ella entendía que se puede recaer, hay que hacerlo y punto.

Durante la semana siguiente aguante casi toda la semana, pero volví a caer el día antes de ir a verla. Ella me repitió que me lo tomara en serio, que si no era mejor dejar la terapia.

La semana siguiente me sucedió algo que hacía años que no me sucedía, soñé con la doctora Sainz, y que tenia sexo con ella, así que cuando me desperté no pude evitar volver a masturbarme. No pude evitar pasarme el resto de la semana masturbándome, pero ahora cuando me masturbaba viendo porno, me la imaginaba toda seria, masturbándome ella y diciéndome que eso estaba muy mal, y que tenía que follarmela de verdad.

Cuando llegue a la consulta, solamente le dije que me había masturbado una vez esa semana, pero supongo que después de lo que había sucedido esos días yo ya no la miraba con los mismos ojos, así que de algo se dio cuenta ella. Me ordeno desvestirme e ir a la camilla. Allí empezó a examinar mis genitales, y cuando palpo mi escroto lo tuvo claro. Empezó a abroncarme y decirme que nada de todo eso tenía sentido si yo no ponía mi voluntad por mi parte, que si ella tenía que poner solución sería peor. Lo siguiente me sorprendió aun más:

-¿Te has masturbado pensando en mi verdad?

-¿Cómo?

-Tengo más pacientes como tú, y sé que os empieza a dar morbo el hecho de que yo os ordene no masturbaros, al principio os lo tomáis más en serio, pero un día que caéis, justo os paso por la cabeza y eso os pone aun más. Así que empezáis a masturbaros impulsivamente pensando en mí. Se os nota en la mirada nada más entrar.

-Yo?..no sé qué decirle.

-Pues no me digas nada. Vamos a comprobar que es lo que pasa.

La doctora se empezó a quitar la ropa ahí misma delante de mí. Yo empecé a ponerme de lo más nervioso, y rápidamente me di cuenta de que aunque me había masturbado varias veces con ella, no se me ponía dura, y no tenía ese subidón de querer clavarmela que si tenía imaginándomela, pero con el porno delante claro. Ella empezó a tocármela, suave al principio, luego escupió en ella y empezó a masajearla y sacudirla, pero nada. Entre los nervios y que de repente aquella mujer no me decía nada. Me fijaba en sus pechos, mas grandes y redondos de lo que se apreciaba bajo la blusa, su pubis rasurado, incluso se inclino hacia atrás y se toco a ver si eso me encendía, pero nada, y realmente resultaba una mujer de lo más atractiva.

-¡¡Ves¡¡ No ganas en nada cayendo una y otra vez en tus adicciones. Ahora mismo podrías estar teniendo sexo conmigo, pero no respetas ni los primeros pasos de la terapia. Te quedaras solo, y como dejes pasar los años, tu potencia sexual decrecerá y encima te costara masturbarte con tu porno. Tengo pacientes de más de 40 que ya casi ni se les pone en erección. La semana que viene espero mejoras reales, o tendré que tomar cartas en el asunto.

La doctora y yo nos vestimos, y me fui de aquella consulta con la sensación de que realmente ella se molestaba en ayudar a sus pacientes, pero si algo me hubo preocupado más que defraudar a la doctora, era la sensación de que no me había importado no tener sexo con ella, o de haberme preocupado de saber si podríamos llegar a tenerlo si la terapia funcionaba.

Durante la semana siguiente, el recuerdo de la doctora desnuda me despertó varios días, pero mi pene no estaba erecto, sin embargo me moría de ganas de masturbarme. Dos días antes de la consulta no pude evitar volver a masturbarme.

Al llegar a la consulta, la doctora me mando desnudarme directamente, después me examino y llego a la conclusión de que me había vuelto a masturbar, y no importaba cuantas veces hubieran sido, había vuelto a caer.

-Voy a tratar de hacer algo más agresivo, para ver si eres capaz de contenerte, para que te sea más fácil aguantar durante la semana esos apretones que dices que te entran.

Me llevo a la sala de donantes de esperma, y allí me mando sentar en una comoda butaca que había en el centro, después me dio a escoger una película de entre las que había, y después me dijo que intentara masturbarme. Ella se coloco por detrás mío, para que no la viera a ella, y yo me empecé a concentrar en la película. Después de un rato y mucha paciencia empecé a tener una erección. Ella en todo momento se mantuvo callada, y espero a que yo entrara en funcionamiento. Cuando ya estaba a punto la pregunte si podía masturbarme, a lo que ella dijo que sí. Empecé lentamente al principio, pero no tarde en coger el ritmo que mas me gustaba, de repente ella me cogió los brazos y los puso a ambos lados de la butaca, después se puso delante y me empezó a masturbar lentamente.

-Quiero que sientas el deseo de querer placer, y quiero que me veas aquí, dándotelo lentamente. Asócialo a mí, que yo soy alguien que está aquí, y ahora, y te está dando placer.

Yo miraba a la doctora a los ojos, y a la vez levantaba la mirada hacia la pantalla, viendo aquella escena de porno, con los pechos de esa actriz, con las piernas al aire, con esos grititos pidiendo más y más.

-Tienes que mirarme a mi ? Se desabrocho algunos botones de la blusa, dejando a la vista su sujetador de encaje.

-Es que así de lento, necesito? más velocidad.

Ella aumentó el ritmo un poco más, yo la miraba al escote, junto los codos haciendo que sus pechos sobresalieran? y entonces paro. Apago la pantalla y volvió a masturbarme. Mi erección se resintió como si hubiera bajado la excitación, entonces ella hizo algo que no esperaba, y se introdujo mi pene en su boca. Yo me moría de ganas por correrme, pero por alguna razón notaba que mi pene ya no quería seguir erecto, ya solo la lengua de la doctora impedía que se perdiera la erección por completo.

-Todavía parece resultar inútil, evidentemente te has estado saltando el tratamiento.

Se levanto de nuevo, volvió a poner la película, y después me dijo que me masturbara, pero cuando vio que me iba a correr me volvió a apartar las manos.

-Bien. Ahora has de quedarte quieto, no te vas a correr hasta la semana que viene. Mírame bien, porque si la semana que viene vuelves y te has corrido, te voy a poner esto ? Y saco del bolsillo de la bata un cinturón de castidad de plástico, con un candado- Pero te lo pondré después de haberte hecho esto mismo. Ahora tienes la opción de hacer las cosas por ti mismo, o sino las hare yo por ti.

Estuvo un rato tomándome las manos para que no pudiera tocarme, y cuando se me bajo la erección me soltó. Después me fui a casa y lo primero que hice fue ir al ordenador, lo encendí, pero en el último instante me lo pensé dos veces. Pensé en la doctora haciéndome una felación y yo que no había podido correrme. Pensé en lo que había sucedido aquella tarde y mi pene no reaccionaba como era debido. Así que no hice nada durante toda la semana.

Así a la semana siguiente acudí a ver a la doctora. Era la primera vez que no me masturbaba en toda la semana, y ella se puso muy contenta al verlo, después me llevo a la sala de donantes de esperma, y una vez allí nos desnudamos los dos. Esta vez no me puse tan nervioso, pero si note cierto cosquilleo en mi pene. Se lo comente a la doctora, y esta me mando sentar en la butaca, después se sentó encima de sus piernas y pude volver a observarla en todo su esplendor. Entonces sí que note que aquella mujer me estaba llamando, que realmente quería correrme, y que quería que aquella mujer me tocara, y yo quería tocarla a ella. Me empezó a tocar suavemente, y poco a poco mi pene empezó a ponerse erecto. Yo no sabía si aquella mujer me iba a dejar penetrarla, pero cuanto mayor era mi erección, más ganas tenia de que aquello sucediera.

-Te voy a dejar penetrarme, pero solo eso, soy tu doctora, no una puta y quiero que sientas lo que se siente estando dentro de una mujer, pero nada más. Quiero que me asocies como mujer a tu satisfacción sexual. Después te hare una paja, a ver si eres capaz de correrte. Puedes tocarme si quieres, forma parte de la estimulación así que será bueno para ti.

Se subió encima mío, y empezó a cabalgarme, muy lentamente, pero paro cuando vio que me sobreexcitada paro. Fue mi primera experiencia dentro de una mujer, y aunque no llegue a correrme dentro de ella, bien cierto es que lleno un vacio enorme dentro de mí. Después empezó a masturbarme a buen ritmo pero sin prisas, y yo aproveche para tocarle los pechos e incluso ella me dejo lamerle sus partes durante un rato. No dure mucho, apenas un par de minutos, pero fueron mis primeros síntomas de mejoría en el tratamiento.

La semana siguiente no tuve apenas necesidad de mirar porno, aunque sí que me pase toda la semana pensando en el último encuentro con la doctora Sanz. Me ponía mucho pensar en ella, y me levantaba por las mañanas completamente erecto.

Llego por fin mi cita con la doctora, y esta vez le pude contar no solo que no me había masturbado, también mis mejorías. Ella se sentó en la camilla, cruzo las piernas y se abrió la bata en pose sexy. Me acerque a ella y la empecé a besar el cuello, mientras que ella empezó a manosearme los genitales con la mano abierta. Para mi sorpresa mi pene respondió con rapidez, así que ella me bajo los pantalones y los calzoncillos, se subió la falda y me puso un condón.

-El otro día vi que aguantabas más de lo que yo pensaba, así que te voy a dejar que me folles bien por una vez, aunque creo que ya no te queda mucha más terapia por lo que puedo comprobar.

Yo levantado junto a la camilla, me estaba follando a mi terapeuta, que estaba ahí medio tumbada con las piernas bien abiertas. Todo un sueño para mí. No pude evitar cogerla de uno de sus tobillos y subírmelo al cuello como en las películas porno que más me gustaban. Yo la miraba y ella estaba ahí con sus manos en sus pechos sobre la blusa, con los ojos cerrados?.disfrutándolo.

Creo que esa fue la sensación que realmente me curo, el hecho de darle ese placer, fue realmente mi placer, y supongo que para ella también. Apenas tuve un par de sesiones mas con ella, y en ninguna de las dos volví a tener sexo con ella, pero me obligo a buscar otra mujer para tener sexo, y así con la tontería conseguí tener mi primera amiga con derecho a roce, y así sigo a día de hoy, sin volver a ver nada de porno.

La terapeuta zorra en Relatos eroticos de Maduras (relatos eroticos )

La terapeuta zorra en Relatos eroticos de Maduras (relatos eroticos )

La terapeuta zorra en Relatos eroticos de Maduras (relatos eroticos )

» VER INTERPRETACION (HD): La terapeuta zorra en Relatos eroticos de Maduras

La terapeuta zorra en Relatos eroticos de Maduras (relatos eroticos )

Videos Pornos Relacionados:

Tags: , , , , , , ,

Querida Dina 3 en Relatos eroticos de Maduras

Video Porno de: Maduras

marzo 13th, 2014 >> Relatos Eroticos

Querida Dina 3 en Relatos eroticos de Maduras (relatos eroticos )

» Relato Erotico: Querida Dina 3 en Relatos eroticos de Maduras

Querida Dina 3 en Relatos eroticos de Maduras (relatos eroticos )

La noche misma de lo sucedido en casa de Dina tome la decisión de que ya era hora de tomar el toro por los cuernos y dejar los juegos y plantearle a Dina que quería que follasemos de una puta vez.

Al despertar por la mañana me fui a la autoescuela para que nos llevaran donde debíamos pasar el examen de conducir, el examen paso con dos pequeños errores posiblemente por los nervios, tuvimos que esperar un rato que se me hizo interminable a que el resto de alumnos pasaran el examen, cuando todos terminaron el profesor nos llamo y leyó los que habíamos aprobado y que en unos nos llamarían de la autoescuela para darnos el carnet y que pagásemos la ultima cuota, lo primero que hice fue llamar a mi padre para darle las buenas noticias.

Si soy sincero no sé como llegue a casa, pero al entrar me encontré con Dina.

D: Buenos días mi precioso muñecote.(Y me dio un piquito en los labios).

E: Aprobé aprobé el examen ya tengo carnet ( Y ahora le di un piquito yo).

D: Ya lo se me llamo tu Papa para decirme que no va a venir a comer que lo van a celebrar. Y yo también te voy a dar una un regalito si además sacas buenas calificaciones en tu prueba para la universidad.

E: Mmmmmmuuuuuuu ¿Y qué será?

D: Una sorpresa, no seas impaciente

E: Yo te voy a decir lo que quiero.

D:A ver dime qué quieres mi cielo.

E: Pues quiero que hagamos el amor.

D: Mi niño estoy casada cielo.

E: Lo sé no te pido que deje a ese cabrón que no te merece yo te trato 100 veces mejor que él.

D: Mi niño claro que si cielo. Pero es que podía ser tu Mama.

E:Y que no eres realmente mi padre eres una mujer hermosa dulce cariñosa sensible sensual sexy?

D: Debes buscarte un chicha de tu edad que se ocupe de ti.

E: Las chicas de mi edad no me interesan, te quiero a ti me gustan las mujeres de tetas grandes un buen culo y de lo demás no sé muy bien por no me lo has dejado ni ver y con experiencia.

D: Ven vamos (Me tomo de la mano y nos fuimos a mi cuarto).Vas a ver y así decides.

Me mando sentarme sobre la cama se puso de espaldas a mí se quito las zapatillas, la bata llevaba unas bragas y sujetador color carne horribles que también se quito quedando completamente desnuda ante, mi tenía un culo enorme un poco caído pero para mí precioso se giro mostrándome sus dos enormes y preciosas tetas tenía algo de tripita pero no me importo y como sabia eso la mortificaba tenía como propósito quitarle importancia su vagina estaba cubierta por una buena mata de pelo oscuro y no se veía nada.

D: ¿Te gusta lo que estás viendo mi rey?

E:SSSSSSIIIIIIII MUCHO ESTAS ESTUPENDA!!!!!!.

D: Eres muy lindo, de jovencita era mucho más linda tenía un montan de muchachos pretendiéndome.

E: Y te quedas con Osvaldo pues como debían ser los demás

D: Jajajaja sos terrible un demonio.

E: Vamos a ver tienes una cara preciosa y muy dulce que si te maquillaras peinaras y arreglarás un poco mas estarías estupenda.

D: Gracias mi rey, lo hare para ti

E: Las tetas que tienen me empalmo solo con verlas, y muchas jovencitas pagan por que le pongan unas malas copias esas son naturales y?

D: Jajajajajaja eres un demonio, todas las mujeres de mi familia somos de lolas grandotas desde jovencitas?

E:La pancita es hasta sexy es un regalo envenenado de los embarazos de tus hijos desagradecidos, ¿Y les dejaste mamar de esas tetas?.

D: Jajajaja hasta lo feo te gusta y es bueno saber quien son los culpables jajajajaja.

E: Del coño no sé muy bien que decir con tanto pelo parece la selva?

D: Jajajaja la selva de Ecuador, si qué pena que veas así pero me lo arreglaré para ti?

D: Y el culo es un monumento que me tiene loco.

Dina se dio la vuelta saco el culo hacia atrás doblo un poco las rodillas y comenzó a menearlo? Y en eso sonó mi telf. era mi padre cogí la llamada,,,

Después de la llamada Dina ya no está allí. La busque estaba la vestida me acerque a ella en silencia por atrás y le puse mis dos manos en el culo y las apreté ella dio un grito, la di un beso y me tu que irme por la llamada de mi padre.

Pasaron 3 días sin nada digno de mención y ese día tenia que recibir mi carnet de conducir y a eso de las 19:00 podríamos saber las notas de la P.A.U., después de recoger mi carnet pase el día en el concesionario de mi padre ocupado pasa más rápido el tiempo.

Antes de ir a comer llamaron a mi padre para decirle que mi abuela estaba otra vez enferma y que era posible que la hospitalizaran si no mejoraba, así que por si a caso pasaba eso mi padre llamo a Dina para que se quedara en casa como la vez anterior, Dina accedió ya que una de las casas en las asistía están de vacaciones y ella no tenía trabajo, yo sabía que además ella quería estar conmigo.

Llegaron las 18:30 de la tarde ya en casa me llamo mi amigo Juan que me dijo que ya se podía ver las notas por internet había aprobado SSSSSSSSSIIIIIIIII!!!!!!!!! Y además con un 8.3 que me permitirá hacer la carrera que quería, todos nos pusimos como locos mientras yo hablaba con amigos y compañeros, mi padre le explicaba a Dina que era una muy buena nota?

Mi padre después de la cena se tuvo que poner en camino a casa de mi abuela que estaba de nuevo hospitalizada, no estando el en casa no quería que saliera de fiesta de noche, esta vez no me importo esperaba otra clase de fiesta con Dina.

Mi cumpleaños en el que iba a cumplir los 18 era unos días después por si mi padre no podía estar dejo instrucciones a demás de lo que él quería que averiguase al día siguiente en el instituto?

Cuando mi padre me acerque a Dina y la bese en la boca.

E: Viste cumplí las dos condiciones que me pusiste.

D: Si mi niño, pero debemos esperar a que cumplas los 18 años y seas mayor de edad porque sino mami puede tener problemas.

E: Jajajajaja no Dina en España si la relación es consentida por ambas partes se pueden desde 13 años, no tenemos porque esperar a mi mayoría de edad para nada además no pensaba denunciarte al contrario?

D: ¿Estás seguro Eduardito?.

E: Si súper seguro nos lo explicaron en las clases de educción sexual, ¿Me has tenido esperando por ese motivo con las ganas que te tengo?.

D: Si escuche que debías tener 18 años soy una bruta (Mirando al suelo y con cara de apenada).

La bese en los labios y la abrace.

E: No eres una bruta solo estabas mal informada además pensando bien solo cuidabas de mi, pero no quiero que vuelvas a decir que eres una bruta ¿O tú crees que me iría a la cama con una bruta?.

Me beso y me abrazo con una gran sonrisa en la cara.

D: Eres muy bueno conmigo, ¿De verdad que quieres coger conmigo?.

E: Si lo deseo mucho.

D: Esta bien esta noche?

E: No ahora quiero yaaaaaaaaa!!!!!

D: No seas mañoso mi niño además me tengo que preparar para ti.

E:Mierda no tengo condones, ostias nnnnooooooo!!!!!.

D: Jajajajaja no te preocupes por eso mi vida, vete a ver la TV un ratito.

Obedecí a regaña dientes en mi cabeza solo había una idea ni sé que ponían en la TV y polla esta juguetona medio tiesa.

Pasado un roto llego al salón se puso frente mío.

D: Te tengo un regalo mi cielo ¿Lo quieres?.

E: Si claro que ssssssiiiiiiiii!!!!!.

Dina se abrió la bata y debajo está totalmente desnuda y ooooohhhhh sorpresa se había depilado el coño ya no había la salva de pelos de antes.

D: ¿Te gusta?

E: SSSSSSSSIIIIIIIIIIII!!!!!!!!!

No termino hay la cosa empezó a bailar y contonearse y se puso en cuchillas delante con las piernas abiertas delante de mi con lo que pude ver totalmente abierto su coño que era de un color rosadito.

Apuntando con el dedo índice al coño.

D:¿Quieres meter tu vergota aquí mi niño?.

E:SSSSSSSSIIIIIIIIIIIIIII CLARO.

D: Jajajajajaja ve a tu cuarto desnúdate y metete en la cama yo voy ahora.

Dina de dirigió al WC yo apague la TV fui a mi cuarto he ice lo que se mando cuando me quite los Slips mi polla salió disparada como por un muelle?

Después de un roto esperando en la cama nervioso inquieto que se me hizo interminable, Dina apareció en mi cuarto solo llevaba puesto un camisón blanco largo que no eres nada sexy y no deja ver nada pero me daba igual.

D: Hola mi vida, estás listo se acerco a la cama me beso en la boca me acaricio la cara con una enorme sonrisa.

Yo no podía dejar de mirarla, se dio la vuelta se saco el camisón y se metió en la cama completa mente desnuda me abrazo y me beso,

E: Veras Dina eres la primera.

D; La primera ¿Qué?

E: Pues que voy hacer el amor por primera vez (Algo avergonzado la verdad, pero creí que debía saberlo por si hacia algo mal).

D: Ya lo sospechaba cielo, la cara que pones cuando miras las tetas me decía algo así, no pasa esta noche te hare un hombre, veras como te gusta, solo promete que me harás caso en lo que te diga,

E: Si.

D: Veras mi cielo, antes de hacer el amor debes calentar a tu mujer hacerle caricias besarla mimarla? no vas a ser como muchos hombres que llegan y sin mas ya quieren?(Mientras acariciaba y jugaba con mi pelo y besaba mi pecho)

Dina se saco una cadena de plata que llevaba al cuello con un montón de medallitas, me pidió que la besara y mimara la acariciara?Me dijo que le encantaba qué le besara por el cuello el escote etc y así lo hice,,,

La comencé a besar en la boca suavemente solo roce de mis labios seguí besándole el cuello como había visto en las películas, ella cerró los ojos y empezó a emitir unos leves ruiditos (Lo que me hizo pensar que lo estaba haciendo bien o al menos como a Dina le gustaba)?

Seguí bajando por el escote dándole pequeños besitos por todos lados, hasta llegar a las tetazas las bese despacio y con subida, pase la punta de la lengua por el contorno de las aureolas como vi en pelis porno, seguido lamí el pezón derecho seguido de una leve chupada, repitiendo el proceso en el otro pecho solo que en este sin querer la mordí el pezón si querer al lo que Dina respondió con un leve quejido.

Seguí bajando besando su pancita y lamiendo su ombligo los gemidos de Dina aumentaron de intensidad.

E: ¿Te gusta?.

D: SSSIIIIIIII siguen BB no pares no pares!!!!!

Seguí bajando hasta llegar a su coño abrió totalmente sus piernas las doble me coloque en medio de ellas el olor que desprendían eres intenso como a sudor fuerte pero eso no me desanimo le di un pequeño beso y Dina emitió un aaaahhhhh no se cómo le di un lametazo por toda la raja del coño y Dina emitió aaaaaaahhhhhhhh mas largo más intenso y empezó a salir del coño un liquido transparente.

Mi polla en aquellos momentos estaba a punto de reventar.

D: Ven ven ven aquí cógeme cógeme cógeme (Indicándome que me situara entre sus piernas).

Me situé en medio de las piernas de Dina y bien por la excitación del momento o por la falta de experiencia aunque lo intente no acertar bien a meterla en el coño hasta que Dina

D: Tranquilo mi cielo no hay prisa (Mientras tomaba mi polla con la mano y la metía en su coño, a la vez que me besaba en la boca).

El coño de Dina era calentito húmedo muy mojado en el que mi polla entro sin ningún tipo de problema, cuando mi polla estuvo totalmente dentro Dina grito aaaaaaaaahhhhhhhhhhhhh, y me volvió a besar esta vez con más fuerza con más pasión y metiéndome la lengua hasta el fondo.

D: Ahora mi vida muévete despacio.

E: ¿Te gusta?

D: SSSSIIIIIIII mi BB coge bien rico, ahora dale despacito con cariño.

Comencé a moverme despacio muy despacio como a cámara lenta mete saca mete saca mete saca sin llegar a salirme del todo, mientras Dina ronroneaba como un gato y gimiendo.

D: Más duro más duro más duro BB.

Instintivamente agarre las tetas de Dina con fuerza y comencé a moverme más rápido y con más energía, Dina comenzó a gritar mas y yo no pude mas?

E: Me corro me corro me corro.

D: Córrete córrete!!!! Yyyyyyyaaaaaa!!!!! BEBEEEEEEEE!!!!!!.

Mi polla se convulsiono descargando todo mi semen dentro de ella.

Caí rendido sobre Dina que me abrazo y comenzó a besar.

D: Mi niño ya es todo un hombre y que hombre virgencita.

E:¿Lo hice bien?

D: Bien no muy bien mi vida, vas a hacer muy felices a muchas mujeres, y nunca más vuelvas a preguntar si lo has hecho bien o no un hombre no pregunta eso y ya eres todo un hombre.(Mientras me acariciaba la cabeza).

E: ¿Lo volveremos hacer?.

D: Si mi amor siempre que quieras y que se pueda ahora soy tu mujer?

Hablamos un rato mas y Dina se fue al WC y cuando volvió nos abrazamos y nos quedamos dormidos hasta el día siguiente?

Continuara?

Querida Dina 3 en Relatos eroticos de Maduras (relatos eroticos )

Querida Dina 3 en Relatos eroticos de Maduras (relatos eroticos )

Querida Dina 3 en Relatos eroticos de Maduras (relatos eroticos )

» VER INTERPRETACION (HD): Querida Dina 3 en Relatos eroticos de Maduras

Querida Dina 3 en Relatos eroticos de Maduras (relatos eroticos )

Videos Pornos Relacionados:

Tags: , , , , , , ,

Emma y su pecado en Relatos eroticos de Maduras

Video Porno de: Maduras

abril 24th, 2014 >> Relatos Eroticos

Emma y su pecado en Relatos eroticos de Maduras (relatos eroticos )

» Relato Erotico: Emma y su pecado en Relatos eroticos de Maduras

Emma y su pecado en Relatos eroticos de Maduras (relatos eroticos )

Salió de la ducha y se miró al espejo. No quería reconocerlo pero estaba más nerviosa que una adolescente. Después de mirarse detenidamente y rociarse ligeramente el cuello los pechos y la entrepierna con su mejor perfume, abrió la puerta del armario y eligió la ropa detenidamente. Escogió una blusa de satén gris perla y una falda de tubo que le llegaba justo por debajo de las rodillas y con el talle alto y ajustado para disimular su pequeña barriga y realzar sus caderas.

Lo que más le costó fue decidir la ropa interior. Pensó en un conjunto blanco muy sexy, luego en uno rojo pero al ponérselo se dio cuenta de que era un error; aquel conjunto estaba cargado de malos recuerdos. La mirada de desprecio que le lanzó Enrique cuando intentó llamar su atención con aquel conjunto y el “mira que eres puta” que le soltó, le estuvo escociendo durante semanas. Después de eso el divorcio sólo fue cuestión de tiempo. Se lo quitó y estuvo a punto de tirarlo, pero luego pensó lo bonito que sería intentar cambiarle un día el karma a esa prenda.

Finalmente se decantó por un conjunto que había comprado las navidades pasadas. De color negro y casi transparente estaba decorado con un precioso bordado. El tanga era de suave seda transparente mientras que el sujetador tenía una pequeña copa que cubría sólo la parte inferior de su generoso busto dejando a la vista sus pezones grandes y rosados. El conjunto se completaba con un liguero profusamente bordado y con un par de flores plateadas en las trabillas. Para terminar se puso unas medias con un fino bordado blanco en la parte posterior.

Mientras se ponía las medias no pudo evitar que su mente divagase y se vio de nuevo taconeando por la calle a toda velocidad.

El día no había sido muy atareado pero tuvo que hacer una corrección de última hora y salió diez minutos tarde. Partió tan rápido como sus tacones lo permitían, rezando para no perder el cercanías y tener que esperar otra hora y media para llegar a casa. Todo iba bien y parecía que iba a conseguirlo hasta que su tacón se enganchó en una rejilla. Afortunadamente el pie salió del zapato sin romperlo pero no pudo evitar perder el equilibrio y caer como un saco en la acera.

La gente la miró con curiosidad pero sólo un joven se acercó para preguntar si se encontraba bien. Abochornada aceptó la mano que el joven le ofrecía y sintió como la levantaba sin ninguna dificultad. Cuando se puso de pie se olvidó por un momento que le faltaba uno de los tacones y volvió a tambalearse. El chico reaccionó inmediatamente y la cogió por el talle atrayéndola hacia él. Ella ahogó un suspiro cuando todo su cuerpo reaccionó al abrazo.

-Lo siento, soy una torpe -dijo ella recogiendo el zapato que él le ofrecía.

-No te preocupes, me encanta abrazar mujeres atractivas en plena calle -dijo el sonriendo galante.

-Pues esta vieja va a abusar un poquito más de tu confianza -dijo ella sin poder creerse que estaba flirteando con un joven que podía ser su hijo.

Sin dejar de mirarle a los ojos, apoyó su mano en un hombro firme y musculoso, levantó una pierna, se quito la media rota y se puso el zapato de nuevo. Luego se cambio de lado y sin apartar sus ojos grises de él, repitió el gesto con la otra pierna.

-Muchas gracias, creí que nadie iba a echarme una mano -dijo ella colocándose el pelo lo mejor que pudo.

-Creo que te falta esto -dijo él divertido alargándole el bolso.

-¡Oh Dios! Créeme normalmente no soy tan tonta. -dijo ella.

-Te daré el beneficio de la duda. -replicó él sin dejar de sonreír.

Miró el reloj y se dio cuenta de que el cercanías acababa de salir así que, sin pensar demasiado en ello, invitó al joven a un café para darle las gracias.

-Y bien -dijo ella para romper el hielo mientras esperaban por los cafés- ¿A quién tengo el placer de darle las gracias?

-Soy Guillermo. -respondió él por primera vez nervioso.

-Encantada yo soy Emma. Y dime, ¿A qué te dedicas?

-Acabo de terminar publicidad, relaciones públicas y marketing y llevo buscando mi primer trabajo unos meses.

-¡Oh! es lo que más miedo me da. Mi hijo lleva tres años con la carrera y temo que no encuentre trabajo cuando termine. Estamos en unos tiempos tan malos… -dijo ella mordiéndose el labio.

-¿Estás casada? -preguntó el joven con naturalidad.

-No, divorciada.

-¿Te engañaba?

-No, que yo supiese. -respondió ella con la mirada perdida.

-Perdona, no es asunto mío, pero no soy un gran conversador…

-No te preocupes querido, -dijo ella con una tierna sonrisa, -en realidad temo aburrirte con mis problemas. Bastantes tienes tú con la falta de trabajo.

-¡Oh! No te creas. Me gusta escuchar y creo que tú necesitas hablar con alguien.

-Eres un cielo pero…

-Adelante, ¿Qué tienes que perder? -le dijo él mientras la camarera les servía un café solo con hielo para él y un capuchino para ella.

-No sé por dónde empezar.-dijo ella sintiendo un escalofrío al desnudar su alma ante un desconocido. -Le conocí en el trabajo y fue un flechazo instantáneo. Él era el director de una pequeña constructora y yo era una de las administrativas encargadas de la contabilidad. Al poco tiempo éramos amantes. Me trataba como una reina y no podía pasar un día sin que hiciésemos el amor al menos un par de veces .

Cuando nos casamos, no tarde en quedarme embarazada de Jorge y a partir de ese momento cambió. Se volvió más distante conmigo y aunque quería al niño con locura a mí dejo de tocarme.

Con la crisis las cosas empeoraron. La empresa entró en pérdidas y se vio obligado a despedir a la mayor parte de su personal. Para ayudar, como Jorge ya tenía doce años, busqué trabajo y después de varios intentos lo conseguí. Yo creí que el alivio de tener un segundo sueldo para apoyarle le animaría, pero el efecto fue el contrario, se volvió terriblemente celoso. Cada vez que llegaba tarde me gritaba, me llamaba puta e insinuaba que me quedaba en la oficina para follarme a mis jefes.

-¿Llegó a pegarte? -preguntó Guillermo con cara de preocupación.

-No, nunca me puso la mano encima, pero los insultos y las miradas de odio fueron peor que cualquier bofetón. Llegó un momento en que apenas salía de casa, incluso me planteé dejar el trabajo pero necesitábamos el dinero, así que tuve que aguantar. Mi vida se redujo a ir de casa al trabajo y del trabajo a casa. Perdí todas mis amigas ya que las pocas veces que salíamos, lo hacíamos con sus amigos o clientes. En esos momentos me trataba con una educación exquisita así que nadie sospechaba del infierno en el que vivía.

-¿Por qué no te divorciaste?

-Primero por Jorge, luego por él, a pesar de que ya no le amaba no quería dejarle en ese momento cuando su negocio se tambaleaba y luego por mí. En cierta manera llegué a creerme todas las barbaridades que me decía y pensé que en cierta forma lo merecía.

-¿Y cómo lograste dejarle? -preguntó Guillermo con curiosidad.

-Fue mi hijo el que me animó. Un día que me vio llorando en la cocina se acercó a mí y me preguntó por qué no me iba de casa. Me paré allí mismo a pensar una razón y no se me ocurrió ninguna. Ese mismo día hicimos los dos las maletas y nos fuimos a casa de mis padres. El divorcio fue horrible pero después de once meses era una mujer libre. Me mudé, busqué un trabajo y afortunadamente no he vuelto a saber nada de él.

-Me alegro por ti. -dijo él agarrando la mano de Emma y estrechándosela con afecto. -Y como te sientes ahora.

-Un poco rara. Hace tres años que me divorcié y con mi hijo en la universidad me siento un poco sola. El fue mi apoyo durante todo el proceso y probablemente no lo hubiese logrado sin él.

-¿No has vuelto a intentar tener relaciones con otros hombres? -preguntó él.

-La verdad es que ahora soy mucho más cauta. Cada vez que veo un hombre que me atrae me siento rara, insegura, como si Enrique me estuviese vigilando y esperando que fracase para reírse de mí. Además en esta ciudad apenas conozco a nadie.

-Tiene que ser duro -dijo Guillermo haciéndola sentir que alguien la comprendía.

El tiempo pasó volando y cuando se dio cuenta era la hora de coger el tren.

-Me ha encantado charlar contigo Guillermo, eres un sol -dijo Emma impidiendo que él pagase la cuenta.

-A mi también. Toma, -dijo apuntando su número de teléfono en una servilleta- llámame si quieres tomar un café o charlar un rato.

Emma aceptó el teléfono con una mirada tímida y sus dedos se rozaron de nuevo provocándole un escalofrío. Salió de la cafetería sin mirar atrás pero segura de que el joven observaba el contoneo de sus caderas abandonando el establecimiento.

Al día siguiente estaba deseando llamarlo de nuevo pero consiguió aguantar tres días antes de sucumbir y marcar su número. Guillermo le cogió el teléfono al segundo timbrazo y pareció sinceramente complacido de que le hubiese llamado. Tras charlar un rato le sugirió quedar para tomar algo y charlar y el aceptó de inmediato.

Quedaron para tomar un café cuando Emma saliese del trabajo y lo pasó realmente bien. Guillermo era un joven inteligente y su charla era amena. Charlaron de todo y nada y Emma se sintió tan a gusto que casi se olvidó de coger el cercanías.

Cuando llegó a casa se dio cuenta de que le deseaba como hacía mucho tiempo que no deseaba a ningún hombre.

Al día siguiente recibió un wasap:

-Hola Emma, lo pase muy bien ayer.

-Yo también, eres un cielo de hombre.

-Lo sé soy irresistible.

-Seguro que las chicas hacen cola para quedar contigo.

-No te creas, además las chicas de mi edad son un poco aburridas.

-¿Por qué?

-No sé, o sólo quieren sexo o están haciendo planes de boda con el primer beso, no hay término medio. Y cuesta horrores encontrar una que sepa cocinarte algo más que un huevo frito.

-Ja ja. Seguro que encontrarás a alguien que sea capaz de hacerte la boca agua en todos los sentidos. Mientras tanto quizás yo pueda hacerte una cena como Dios manda. -tecleó Emma con el pulso acelerado.

- No me lo digas dos veces que acepto. Cualquier cosa hecha con esas manos tiene que estar buenísima.

-Dime el día y tendrás una cena sabrosa y casera. Yo me ocupo de todo lo demás, tú trae el vino.

Cuando Guillermo contestó afirmativamente y le sugirió ese mismo viernes por la noche notó como una cálida sensación recorría todo su cuerpo. Inmediatamente se puso a hacer planes para la cena.

El resto de la semana estuvo ocupadísima y no se pudieron ver. Tan sólo pudo hablar brevemente con él para decirle que se pasase sobre las diez si no quería que la cena se enfriase. Él prometió ser puntual justo antes de que ella tuviese que colgar…

Terminó de ajustarse las medias y se puso la falda y la blusa. Cuando miro el reloj vio con sorpresa que eran casi las nueve y media. Se había quedado embobada pensando y ahora tenía el tiempo justo.

Fue a la cocina, se puso un delantal, terminó de rellenar los canelones y tras echarles un poco de tomate y espolvorearlos con un poco de queso los metió en el horno para seguidamente salir corriendo en dirección al baño para darse un último retoque.

Se puso ante el espejo dispuesta aplicarse un poco de rímel y se quedó mirando la imagen que le devolvía; unos ojos grises, nerviosos y asustados la contemplaban. Dudó. ¿Qué estaba haciendo? El pequeño cepillo tembló unos segundos con su indecisión, sólo unos segundos. Ahora ya era demasiado tarde para arrepentirse.

Terminó rápidamente con un poco de sombra de ojos y un pintalabios rosa.

Cuando salía del baño oyó el telefonillo. Descolgó y vio a Guillermo poner cara de buen chico ante la cámara. Le abrió y fue corriendo a la habitación a por unos zapatos de tacón negros con la suela roja de Sergio Rossi.

Cuando Guillermo llamó a la puerta, Emma estaba acabando de ponerse los tacones a toda prisa.

-¡Mierda! -dijo ella con la mano en el pomo de la puerta al ver que todavía llevaba el delantal puesto.

-¡Un segundo! -exclamo mientras se lo quitaba , se giraba y tiraba la prenda dentro del paragüero.

Por último se colocó el pelo ligeramente alborotado y abrió:

-Hola Guillermo. Pasa por favor. -dijo dándole los besos.

Guillermo se los devolvió y le entregó una botella de un Ribera del Duero y un modesto ramo de rosas.

-¡Oh gracias! -dijo ella olvidándose del vino y aspirando la fragancia de las flores intentando recordar cuando había sido la última vez que alguien le había regalado rosas.

-De nada es lo menos que debía hacer.

-Pero pasa y no te quedes ahí. Entra en el comedor y sírvete algo mientras yo pongo estas bellezas en agua.

Emma le dio la espalda y se alejó hacia la cocina taconeando con decisión y cimbreando las caderas para deleite del joven.

-Estas preciosa Emma. -dijo él con un vaso de Whisky en la mano.

-Gracias, es lo primero que pillé en el armario. -dijo ella mintiendo como una bellaca y dando una vuelta sobre sí misma para que Guillermo pudiera admirarla.

Se sentaron a la mesa y Emma le sirvió los canelones de puerros y gambas y una ensalada de canónigos y rúcula. Guillermo con el apetito de la juventud atacó los canelones sin vacilar mientras que ella, nerviosa, apenas si probó unos bocados.

De postre saco un par de cuencos de helado de mandarina. Durante la cena y el café, no hablaron mucho. Emma estaba bastante nerviosa pero él no lo estaba menos.

Cuando terminaron el café se levantó para recoger los platos y Guillermo se incorporó inmediatamente para ayudarla.

-¿Sabes por qué aquel día me apresuré a ayudarte? -dijo él mientras enjuagaba los platos y se los pasaba a Emma para que ella los colocase en el lavavajillas.

-No dime…

-Yo estaba en la esquina de la calle cuando te vi aparecer con el traje chaqueta y los tacones, corriendo con pasos cortos y rápidos pero con un estilo y una gracilidad que me dio la sensación de que flotabas.

-No será para tanto -dijo ella ruborizada.

-Ojalá, he visto pocas mujeres que lleven los tacones con esa elegancia.

Guillermo le alargo un plato y Emma despistada se le resbaló de la mano. Emma se agachó para recogerlo pero él había sido más rápido y lo cogió antes de que cayera al suelo. Al incorporarse se quedaron los dos frente a frente y Guillermo no esperó más y la agarró por el talle.

Emma tembló al notar los brazos fuertes del joven y hundiendo su mirada en aquellos ojos marrones y profundos le dio un beso. Con un movimiento brusco Guillermo la levantó en el aire y la deposito sobre la encimera. Emma abrió las piernas para permitir que el cuerpo del joven se le acercase y la falda se subió quedando a la vista el elástico de las medias y las trabillas del liguero profusamente bordados. El beso se hizo más profundo y ansioso y Emma comenzó a desabotonar la camisa del chico sin dejar de explorar su boca con sabor a mandarina y café.

Bajo la camisa había un cuerpo duro y fuerte que Emma acarició con la punta de las uñas. Sin dejar de besarle boca, cuello y orejas Guillermo se quitó la camisa y la abrazó de nuevo. Con timidez, como esperando la aprobación de la mujer fue deslizando sus manos hacia su busto y le rozó los pechos con las puntas de sus dedos. Emma suspiró y vio con satisfacción como los pezones se erguían haciendo relieve en el delicado tejido de la blusa.

Guillermo se inclinó y cogiendo uno de sus pechos lo beso y lo succionó a través de la tela. La sensación fue de una excitación tal que durante un instante la dejó paralizada. Con un movimiento apresurado se abrió la blusa dejando sus pechos y sus pezones a la vista de Guillermo que los acarició los chupó y los mordisqueó suavemente haciéndola gritar de placer.

Instintivamente Emma se agarró su cabeza y la atrajo hacia sí con su cuerpo entero ardiendo al sentirse por fin deseada. Sin dejar de jugar con sus pechos y su cuello el joven acarició sus piernas y con brusquedad coló sus manos entre ellas para acariciarle el sexo. Ruborizada notó como Guillermo acariciaba su tanga y lo notaba empapado en los flujos de su sexo.

Con una sonrisa traviesa y un corto beso le bajo la cremallera a la falda y levantando el cuerpo de Emma como si fuese una pluma se la quitó. Antes de que Emma volviese a colocarse el joven separo su piernas y empezó a besar y lamer el interior de sus muslos acariciando el resto de sus piernas con sus manos. La sensación de la lengua de Guillermo repasando sus muslos y las manos resbalando por el delicado tejido de las medias le hicieron suspirar excitada mientras sus flujos seguían empapando su tanga.

El joven no se molesto en apartar la fina prenda y Emma se dobló entera al sentir la boca del joven acariciando y lamiendo su sexo encharcado de deseo. Grito y apretó la cabeza del joven contra ella mientras le tironeaba del pelo con la mirada perdida en el techo.

-Vamos a un lugar más cómodo -dijo el cogiendo a la mujer en brazos.

-A la derecha -dijo Emma jadeando, besando el pecho ancho moreno de Guillermo mientras era llevada en volandas.

Todo el cuerpo de Emma hervía enloquecido y cada célula de su ser gritaba pidiendo que atrajese a ese semental a su interior. Pero quiso disfrutar un poco más de esa sensación y cuando Guillermo la depositó en la cama e iba a tumbarse a su lado, ella le paró y le dejo de pie mientras le bajaba los pantalones y los calzoncillos del pato Lucas.

Un destello de remordimiento le atravesó al ver aquel dibujo infantil pero pronto se vio relegado al quedar a la vista el miembro erecto y palpitante de Guillermo.

Lo tomó entre sus manos y lo acarició brevemente. El joven suspiró y su polla se retorció en sus manos. Emma se tumbó boca abajo y sacando la cabeza por el borde de la cama comenzó a lamer y a chupar la punta. Él gemía y acompañaba los chupetones con un ligero movimiento de vaivén.

Emma se dio la vuelta y dejo que la polla de Guillermo penetrara hasta de fondo de su garganta. Él se inclinó y comenzó a acariciar el pubis de Emma mientras empujaba suavemente en lo más profundo de su garganta sin dejarla respirar. Cuando no pudo más ella se apartó un poco y el joven dándose cuenta retiró su polla a punto de estallar. Emma jadeo ansiosa un par de segundos escupiendo saliva sobre la verga del joven. Sin darle tiempo para recuperarse se la volvió a meter en la boca y tras dos largos chupetones Guillermo se apartó y eyaculó sobre el cuerpo de ella.

El joven intento excusarse pero ella no oyó nada atenta a aquel jugo espeso y caliente que incendiaba su piel.

-Fóllame, por favor -susurro en su oído quitándose el tanga y acariciándole la verga.

Guillermo la cogió en el aire y le dio la vuelta colocándola de pie contra la pared. Apartó su pelo y la beso el cuello haciendo que toda su piel hormiguease. Con una mano la cogió por la cintura y la atrajo hacia sí. La polla del joven rozó su sexo haciendo temblar sus piernas.

-¡Vamos, no aguanto más!

El calor del miembro del joven penetró en ella arrancándole un grito de placer. Guillermo la penetraba con fuerza sin dejar de buscar su pechos, su culo, su cuello y su boca con las manos pellizcando, acariciando y besando sus hombros y su espalda. Con cada empujón y cada caricia se sentía bella, joven, deseada…

Con un ligero empujón lo separó le dio la espalda y se dirigió taconeando a la cama. El joven la siguió y se tumbó encima de ella. Emma le besó y cogiendo su verga con la mano se la introdujo de nuevo en su coño. Abrió los ojos y miro la expresión de placer y deseo en el rostro del joven mientras se agarraba a su culo intentando empujar y hacer más profundas sus penetraciones. Bajo la cabeza para asegurarse de que era un hombre de verdad y una polla de verdad la que le estaba llenando justo antes de correrse. Grito y jadeo con todo su cuerpo arrasado por un violento orgasmo. Con los ojos cerrados notó como la polla de Guillermo se abría paso cada vez más deprisa provocándole un nuevo orgasmo y corriéndose dentro de ella.

Agotado, el joven se tumbó sudoroso y jadeante sobre ella. Mientras acariciaba su cuerpo se sentía gloriosamente sucia. Notaba como la saliva el sudor y los flujos de ambos se mezclaban entre sus cuerpos prolongando su sensación de placer.

Guillermo sonrió y se apartó. Emma no pudo evitar un sentimiento de pérdida cuando la polla del joven ya flácida salió de su interior.

-Ha sido el mejor polvo de mi vida. -dijo él.

-No será para tanto. -dijo Emma halagada- Además, apenas nos conocemos. Tú también has estado muy bien y has sido muy atento.

-Siento lo de la primera corrida…

-Tonterías fue muy excitante. -dijo ella haciendo círculos con los restos de semen que quedaban en su vientre- En realidad todo ha sido muy excitante. Gracias, no me había dado cuenta de cuánto necesitaba sentirme mujer de nuevo. Espero que después de esto sigamos siendo amigos.

-En realidad creo que no quiero que seamos amigos. Quiero salir contigo, en plan serio. Me gustas, tienes un cuerpo de infarto y me pones en órbita.

-Cariño no crees que soy demasiado mayor.

-Tonterías, eres más lista, más dulce y más experimentada que cualquier otra mujer que haya conocido. Quiero que mañana salgamos por ahí y nos divirtamos y luego pienso hacer el amor contigo hasta que no seas capaz de andar.

La cabeza de Emma era un revoltijo de esperanzas y temores. Deseaba tener a ese joven entre sus brazos más que nada en el mundo, pero no podía imaginarse una relación con un chico casi veinte años más joven que ella. Sería el blanco de todas las puyas y todo el mundo la pondría de puta para arriba. No podía dejar de pensar en lo que haría sin un día Jorge se plantaba con una fulana de treinta y muchos en su casa y la presentaba como su novia.

-¿Qué me dices?- preguntó él.

-¿Lo has pensado bien? -replicó ella.

-Sí, -dijo el- no tengo dudas No sé si eres la mujer de mi vida, pero sé que ahora no deseo otra cosa que estar contigo, protegerte y hacerte el amor con mis manos y con mis palabras en cada momento del día.

-¡Que diablos! -dijo Emma ruborizada por las palabras de Guillermo mientras se incorporaba y se sentaba sobre su polla.

Emma y su pecado en Relatos eroticos de Maduras (relatos eroticos )

Emma y su pecado en Relatos eroticos de Maduras (relatos eroticos )

Emma y su pecado en Relatos eroticos de Maduras (relatos eroticos )

» VER INTERPRETACION (HD): Emma y su pecado en Relatos eroticos de Maduras

Emma y su pecado en Relatos eroticos de Maduras (relatos eroticos )

Tags: , , , , , , ,