Resultado de Busqueda:

Eva la guarra en Relatos eroticos de Orgías

Video Porno de: Maduras

octubre 31st, 2013 >> Relatos Eroticos

Eva la guarra en Relatos eroticos de Orgías (relatos eroticos )

» Relato Erotico: Eva la guarra en Relatos eroticos de Orgías

Eva la guarra en Relatos eroticos de Orgías (relatos eroticos )

Eva viaja con su novio impuesto, Juan, ese que eligió el capitán para evitar que siguiese creciendo la fama de puta que tenía en la universidad y con el que no había mantenido relaciones sexuales. Por propuesta del capitán han decidido pasar el fin de semana en la sierra. A Eva le hubiese apetecido pasar el fin de semana sola con el capitán pero tenía que cargar con su ?novio?, pero lo que cabreó realmente a Eva fue que el capi aparaceció con una pelirroja de pelo largo y tetas gordas y que la presentó como una amiga muy especial Eva se moría de celos, ella iba con su novio sí, pero era un novio impuesto por el capi y además para mantener su honor no follaba con él. No podía disimular su cabreo? iban a pasar el fin de semana en parejitas y ella tenía que ver como se morreaba su capi con esa guarra pelirroja. Para cabrearla más capi fue en moto con la guarra peliroja, así que ella tendría que viajar sola con su novio Juan en el coche de éste. Eva no podía quitarse de la cabeza la imagen de la pelirroja en la parte de atrás de la moto, apoyando las tetas sobre la espalda del capi. .

El capi que conocía la zona era el que iba por delante con su moto, de vez en cuando aceleraba y le esperaba en algún cruce? las carreteras era de montaña estrechas y llenas de curvas y para más desesperación de Eva Juan era tan lento y no dejaba de repetir ?cariño mejor voy despacito que menuda carreterita?. Eva no dejaba de imaginarse al capi parado en alguna curva follándose a la pelirroja? cada vez estaba más cabreada. Hay estaba otra vez el capi esperándoles en una curva. Todos bajaron.

El capi comentó que al final había decido volverse a Barcelona con la pelirroja, mientras lo dijo le guiñó un ojo a su amigo Juan.

El camino es muy fácil- dijo capi- vamos a subir a esa loma y os lo explico. Eva ven con nosotros que no me fio de que Junito me entienda.

Mientras los tres se alejan andando para explicarles el camino, la pelirroja se queda cuidando el coche y la moto. Lo que ni Eva ni Juan podían imaginar es que la pelirroja siguiendo instrucciones del capitán iba a soltar unos cables del motor del coche de Juan.

A su regreso capi y la pelirroja montan en la moto y se van, cuando Juan trata de arrancar el coche este no funciona. Se quedan aislados en una carretera Eva y su novio.Estaban en medio de la nada

- ¿Qué pasa? dijo Eva con tono enfadado

- No sé, no arranca, no arranca- dijo su novio con tono desesperado

- Joder Juan? estamos en el culo del mundo

- Necesitaremos una grúa? voy a buscar los papeles del seguro.

- Pero si no sabemos dónde estamos y ni a cuánto está el pueblo más cercano para telefonear (recuerdo que estamos en los principios de los 90 y no existían los móviles)

- OHH, nooo los papeles se los ha llevado capi? en que hora los sacó es que ese tio es un desastre, un desastre? iré andando hasta el pueblo más cercano? que supongo que será por allí.

- ¿pero cómo vas a irte? ¿Y dejarme sola? ¿en medio del bosque? ¿Y si añochece?

Claro que allí perdidos en medio del puerto de montaña no pasa mucha gente a esas horas de la noche.

Pero parece que la suerte les acompaña, cuando Eva y Juan estaban discutiendo sobre qué hacer, al cuarto de hora, pasa un coche. Eva y su novio salen del vehículo en el que seguían discutiendo y le hacen señas para que se pare. El coche lo conducen dos chicos jóvenes de aspecto tosco y rudo, parecen dos leñadores del bosque, pero al menos paran, la pareja les cuenta lo sucedido

- Anda la puta? pues lo tenéis jodido porque el pueblo más cercano es el nuestro? pero es una aldea que viven 30 personas y no hay ni bar? así que mucho menos taller. y se encuentra a cuarenta kilómetros.

- Pero al menos tendrán teléfono y podremos llamar a una grúa

- Buahh una grúa, solamente hay una en la zona en castranjillo del campo y en la radio han dicho que en la comarcal ha habido un accidente múltiple y la carretera están cortadas? hemos oído que es posible que tengamos cortadas las carreteras principales para unas seis horas.

- Por la comarcal se puede llegar, no es buena carretera pero bueno. Si queréis podemos acercaros a uno al pueblo .

- Pero eso sí, el más cercano está a unos 90 km? tiene un taller pero claro a estas horas.

- En cualquier caso es un pueblo pequeño, y nosotros sabemos donde vive el dueño del taller pero no sabemos si estará abierto el taller todavía.

- El Eustaquio seguro que está abierto, y sino a nosotros nos abre. Venga que uno suba al coche.

Eva y Juan se miraron, no tenían muy claro quién ir? pero uno de los chavales del coche acabó por decidir por ellos

- Es mejor que uno se quede en el coche, pero mejor te quedas tú- dijo señalando a Juan- porque la señorita no puede quedarse sola en medio de la carretera

Eva acepta y se monta con los chicos; parten hacia el pueblo. El viaje al menos es ameno, como la carretera no es muy buena los 90 km les costará al menos un par de horas. Van dialogando y bebiendo cervezas que los chicos llevan en el coche. Eva ya se ha bebido tres y está un poco chispa y habladora. Sigue muy cabreada por culpa del capitán y no puede quitarse la imagen de los dos follando. Los chicos le informan que en la aldea se vive bien pero que es una zona muy despoblada, con pocas mujeres en los pueblos de alrededores, que pasan pocas mujeres por allí y menos tan guapas como ella.

Eva se siente muy alagada, aunque los chicos parecen muy rudos, tienen una ganadería de vacas, los halagos son muy amables, sutiles y nada vulgares? con la labia y cuerpazo que tienen estos en una discoteca de Barcelona tendrían tías con las bragas en la mano haciéndoles fila? Eva se descojona ella sola de la imagen de un montón de tías con las bragas en la mano y estos dos en plan castigados rechazándolas.

- ¿De qué te ríes?

- De nada de una tontería

- ¿Pues ?dequie? se va reír la moceta? De nosotros? no ves que la señorita tie clase? eso se nota seguro que tie estudios

- Lógico que se ría de un par de paletos como nosotros.

- No, no de verdad que no era de vosotros? os lo prometo

- Que si tía que te comprendemos que se ve que eres una tía de la cuidad con clase y nosotros tenemos que parecerte unos niadentarles

- Neandertales- corrigió Eva

- ¿Cómo?

- Neandertales? que se dice neandertales

- Lo ves tío? otra vez riéndose de nosotros

- No, no de verdad. No me rio de vosotros? sois encantadores de verdad

- Guau? encantadores? nunca una chica tan guapa nos había piropeado

- Sí tía me voy a poner colorado

La conversación continúa divertida a Eva le empiezan a caer muy bien los chicos, pero tanta cerveza y tanto bache empieza a hacerles efecto así que de camino paran a mear.

Tíos- dice el conductor- no sé vosotros pero yo tengo que hacer un pis.

La verdad es que se meaban todos y aún quedaba un rato para llegar al pueblo. Eva se aleja unos metros y detrás de unos matojos se pone de cunclillas para mear.

Los dos chicos se ponen a observarla, y claro como estaban meando tienen sus miembros, de un tamaño considerable, en la mano. Eva se da cuenta ?Joder si están empalmados? se sorprende y se levanta rápidamente subiéndose la braga y se baja la faldita, mientras empieza a gritarles.

- Pero GUARROS no me miréis

Ellos que siguen con las pollas en la mano se avergüenzan y bajan la cabeza, el conductor que además era el que más gorda la tenía de los dos balbucea una disculpa sin mirar a Eva, pero con la polla bien tiesa y sacada del pantalón.

- Disculpa tía? sabemos que lo que hemos hecho está mal.

- Sí disculpanos- dice el compañero que tenía una polla más normal pero un matojo de pelo que le tapaba casi la mitad de la polla.

Eva no puede dejar de mirarles, tiene su encanto ver a esos dos tiarrones con la cabeza gacha, avergonzados y con los cipotes bien tiesitos. Seguía con el cabreo y las cervezas tomadas no habían ayudado. Se sintió poderosa y claro una de las claves del poder es la magnanimidad, hay empezó la perdición de Eva.

- Bueno chicos? veo que estáis arrepentidos? al fin y al cabo es normal que os toquéis si no veis a una mujer desde hace tiempo.

- Gracias tía, la verdad es que sí.

- Joder gracias a lo que he visto voy a pasarme todo el invierno recordándolo

- ¿Sólo el invierno? ? dijo el conductor- yo años, recordaré esto durante años. Pero de verdad disculpa por haberte visto desnuda.

- Sí tía lo siento yo también.

- Bueno tranquilo que no me importa en absoluto, estoy acostumbrado a que me miren ya que soy nudista.

- ¿Nudista?

- Sí practico el nudismo? ¿no sabéis lo qué es?

- Claro ir con todo? con todo? con el potorro al aire, vamos.

- Jajaja- bueno es algo más que salir con el potorro al aire? es una filosofía de vida, es algo más que ponerse en pelotas.

- Yo nunca he visto una nudista

- Yo tampoco, por favor practica el nudismo para nosotros.

- Hombre no sé? ¿aquí?

- Sí por favor, por favor

- Nosotros, si nos dices cómo podemos también hacer nudismo.

La verdad es que ya lo estáis haciendo, pensó Eva, ya que los dos seguían con la polla sacada. Eva decide complacerles, después de todo ya la han visto desnuda así que se quita la ropa quedando completamente desnuda delante de los dos? pero Eva no contaba con que ellos comiencen a darle a la manivela.

- Bueno chicos? la idea del nudismo no es para masturbarse? vosotros debéis desnudaros también- no se atrevió a decirles que no se pajearán pensó que lo entenderían

Como no le hacen ni caso y no dejan de pajearse Eva se enfada un poco y acercándose al conductor empieza a soltarle los botones de la camisa y a bajarle el pantalón para desnudarlo, cuando le está bajando el pantalón la cara de Eva roza con la polla de él? la verdad que la tenía larga así que Eva no calculó bien. Cuando ya lo tenía desnudo comenzó con el otro con tan mala suerte que cuando estaba de cunclillas bajándole el pantalón la lefa salió dispara dándole en todo el pelo, el tío se disculpa.

- Joder, perdona perdona? estaba apuntito de reventar lo siento.

- No, no te preocupes no pasa nada ha sido un accidente ? comenta Eva mientras con la mano trata de quitarse el lefazo del pelo- pero es que el nudismo es una filosofía de vida no es para pajearse.

- Joder tía que enrollada eres ? dijo el otro que seguía cascándosela.

En ese momento el otro tío se corre también lanzando gran cantidad de lefa contra la hierba. Eva observándolo comenta

- Joder si que estabas cargadito

- Sí la verdad que llevaba el carguero lleno

Los tres se tumban en la hierba desnudos, empezaba a refrescar pero la temperatura era agradable,y más con las cervecitas que se estaban tomando. Eva aprovechó para dar su clase magistral sobre nudismo ahora que ya sus dos compañeros estaban relajados y con el pene flacido.

- Esto se parece más al nudismo que lo de antes? la gente se tumba y se relaja? pero no pajeándose claro.

- Jo, tiene que ser fantástico vivir en la ciudad con la gente en pelotas

- Sí? esto es fantástico que sensación de libertad.

Eva se sentía complacida había conseguido que los chavales comprendiesen lo que es el nudismo? estaba eufórica la verdad.

- Eres fantástica tía, en la comarca son unas estrechas.. que suerte en la ciudad? un primo mío que vive en Madrid me ha dicho que su novia le deja que se la meta por el culo.

- ¡Exagerado!- dice el compañero- tu primo te ha vacilado? ni las de ciudad se dejan meter la cola por el culo. Además por ahí no se puede meter

- Pues mi primo no me ha mentido nunca

- Pues es un mentiroso, a que sí Eva. ¿A qué no se puede meter por el culo?

- Bueno la verdad es que sí se puede

- ¿Qué se puede? ¿en serio?

- Sí, es una práctica más o menos habitual

- ¿En serio?? ¿tú lo has hecho?

- Ehhh? sí

- Pero si no cabe ? dijo el conductor mientras se ponía detrás de Eva y le apartaba los cachetes del culo y le observaba el ano y claro ya que tenía a Eva a cuatro patas no perdía ocasión de observarle el coñito- es imposible es muy estrecho.

El chaval no debía de haber visto muchos ojetes pensó Eva porque el suyo estaba tan usado que estaba enormemente dilatado. El otro chaval, que no era tonto también se puso detrás de Eva. El primero que seguía separándole los glúteos dijo a su compañero.

- Si aquí solamente cabe un dedo- y le introdujo el índice por el ano lo que sobresaltó a la pobre Eva que no se lo esperaba- bueno igual tu primo tiene la polla como mi dedo, claro- y empezó a reírse sin sacar el dedo del culo de Eva que se decidió a hablar.

- Bueno la verdad es que cabe un dedo y algo más te lo garantizo- aseguró Eva

- Pues yo no me lo creo? te estás riendo de nosotros- dijo el que tenía todavía el dedo metido en el culo de Eva- joder como os gusta a los de ciudad reíros de los de pueblo.

- Que es verdad te lo juro- dijo una Eva ya molesta porque dudasen de su palabra.

- Pues aquí en la comarca deben ser muy estrechas porque nunca hemos practicado el sexo culal? ¿nos dejas hacerlo Eva?

- Sí Eva por favor- dijo su emocionado compañero.

- Pero no, no creo que sea una buena idea- dijo Eva que empezaba a lamentar haber hecho nudismo para los chicos y estaba un poco mareada por el efecto de la cerveza- además se llama sexo anal no culal

- Lo ves, tio es mentira? nos está vacilando? ya te lo dije.

- Sí Eva, eres una mentirosa.

- Que no os miento de verdad? pero no es buena idea? ¿Y te importa sacarme el dedo del culo?

- Ehhh? Ahhhh Claro tía, no me he dado cuenta- y se lo sacó.

- Mejor nos vestimos y nos vamos? que mi novio me espera.. ¿vale?

Todos empezaron a vestirse, pero ahora la miraban con odio, entre ellos no dejaban de comentar que Eva era una mentirosa, que se había reído de ellos? Eva no pudo soportarlo y dijo cuando ya estaban montándose en el coche.

- Bueno si tengo que demostraros que es verdad? lo hacemos? pero rápido por favor ? además pensó así se vengaba del capitán? le restregaré que mientras él se fue con su putita a mi me encularon dos tiarrones.

Los chavales no esperaron mucho enseguida se bajaron los pantalones y desnudaron a Eva que la colocaron con las manos sobre el capó con el culo en pompa y empezaron a darle por culo los dos, eso sí, al estilo campero (osea burro burro burro). A Eva le pareció una eternidad lo que tardaron los dos, iba a decir que solamente le diesen por culo uno de ellos y preferiblemente el de la polla pequeña? pero sabía que eso solamente traería complicaciones y discusiones así que decidió recibir los dos pollazos y poder ir pronto al taller. Así que puso el culo en pompa y se dejó penetrar, primero por el de la polla pequeña? por suerte ni lo notó. Pero joder cuando llegó el del pollón, que dolor? es que no entraba además el chaval no mostraba ninguna delicadeza. La estaba desgarrando, notaba que su ano no podía dilatarse tanto y eso que en teoría tenía dentro la lefa del otro chaval y eso debía ayudar a lubricar. El culo le ardía y el otro no dejaba de embestir? la pobre Eva solamente deseaba que terminase. Cuando el chaval, por fin se corrió y sacó la polla y pudo notar nuevamente el airecito fresco en su culo sintió algo de alivio.

- Bueno ? dijo una dolorida Eva

La verdad que el haberse dejado dar por culo fue mano de santo porque los dos chavales recuperaron su buen humor? al fin y al cabo no los iba a volver a ver y nadie se enteraría de la enculada se sentía contenta por el buen humor que reinaba en el coche, por hacer felices a los chavales que durante meses se pajearían recordándola y por la cara que pondría el capitán al contárselo..

Cuando arribaron al taller aunque ya era muy tarde estaba abierto, mientras los chicos le explican lo de la avería y donde estaba el novio de Eva, está entró al lavabo del taller a limpiarse los restos de lefa que tenía sequito en el culo. En cuanto pueda debo cambiarme de bragas porque estas están muy manchadas de lefa y un poco de sangre- pensó ya que el polla gorda le ha reventado, más, el culo. No puede llevar puestas esas bragas, así que no le queda más remedio que quitárselas e ir sin bragas, eso es mejor que el riesgo de que su novio las vea el estado en que se encuentran.

Mientras está en el baño los chicos ponen al día a los dos del taller de la golfa que han traído y de como se la pueden camelar. Los dueños del taller son un par de viejos, uno gordo calvo bajito, con barba, el otro con canas, desmelenado con unas patillas, y flaco pero con barriga cervecera y por si fuera poco los dos casi totalmente desdentados.

Cuando Eva sale del baño lleva la braguita en la mano, escondida para que no la vean y aunque todos se dan cuenta ella cree que no, le dice muy bajito al chico de la polla gorda.

- Por favor deshazte de mi braguita, mi novio no puede verla ? y Eva se la entrega.

El chaval ante el morbo de saber que va sin bragas tiene una erección tremenda y gustosamente la ayuda a subirse a la grúa, que es bastante alta para lo que tiene que empujarla del culo y claro como el chaval no es tonto lo hace desde debajo de la falda y aprovecha para subírsela y que los dos del taller y su compañero puedan admirar su maravilloso culo? la pobre e inocente Eva ni se da cuenta, además tiene el culo tan dolorido que apenas lo siente.

En la grúa los dos viejos van piropeando a Eva que les agradece sus halagos, pese a los bruscos que son.

- Pero qué guapa eres? tienes los mejores melones que se han visto en este pueblo.

- Pues el culo.. que culazo si es para partir nueces.

- Y esa boquita? la cantidad de sables que han limpiado, seguro.

- Tienes unos ojos tan bonitos que te comería todo el potorro.

- Por favor me voy a ruborizar

- No hombre niña, no. Si nosotros no tenemos pelos en la lengua? pero porque tú no quieres. jejeje

Los dos se descojonaban ellos solos.

- Por favor chicos esos piropos son muy obscenos.. hay que piropear la sonrisa, los ojos?

- Tienes los ojos como sartenes que cuando me miras se me fríen los huevos.

- Jajaja, ese es de los ojos ese vale, ¿no?

- Muchas gracias- decía una sonriente Eva que pensaba que los piropos de los de las gentes de pueblo eran un poco bruscos, por lo que no le extrañaba que apenas quedasen chicas.

Cuando por fin llegan, Juan la recibió con una maravillosa sonrisa y un abrazo, los dos viejos echan un vistazo al coche y les comentan dirigiéndose al novio de Eva.

- ¿Usted entiende de mecánica?

- Debo confesar que no? si ni estoy seguro de saber si sé cambiar la rueda? ¿tiene mucho?

- Se lo explicaré de forma sencilla? la trocala de la ruela? jodida? muerta? caput? una pieza complicada y más en estos deportivos

- Sí no la tenemos en el taller? en otro pueblo más grande y lejano seguro que la tienen, pero nosotros no.

- Entonces quizás lo mejor es que nos lleven a Barcelona? lo siento cariño te prometí un fin de semana romántico en la sierra pero no puede ser.

- ¿A Barcelona con la grúa? ¿A estas horas? Y con un accidente en la nacional. No, no nosotros hemos venido por hacer un favor? pero hasta Barcelona tenemos tres horas? por lo menos y luego volver. Miré en el pueblo hay una fonda que usan los que vienen de caza? llevamos el coche al pueblo, mañana vamos a buscar la pieza, se lo reparamos y usted no incumple la promesa con su novia? que nuestro pueblo es muy bonito.

- ¿Hacemos eso, no Eva?

- Claro cariño no hay otra opción.

- Bueno pues apártense que subimos el coche a la grúa.

- No caben los dos en la grúa así uno tendrá que ir en la cabina con nosotros, y otro en el coche. Lo más peligroso es ir en coche así que es mejor que vaya en el coche usted y la señorita en la cabina.

Ellos aceptan y cuando Eva se sube a la cabina cae en la cuenta que con la enculada ha estado casi una hora más de viaje y que su novio se dará cuenta de que el trayecto no es tan largo así que les dice a los viejecitos.

- Necesito que tardemos una hora más en llegar, no sé si podrán ir por otro camino. Por favor hacedme ese favor es muy importante

- ¿Una hora más? Dijo uno de los grueros.

- Sí por favor

- No hay problema ? dijo uno de los grueros mientras mete una de sus esqueléticas manazas entre las piernas de Eva y mete los dedos en su sexo

Eva trata de zafarse, pero se para al escuchar.

- Si no te portas bien con nosotros le contamos al cornudo de tu novio, que los chavales de antes te han dado por el culo uno detrás de otro

Y claro entre los picores de Eva por la mano en su sexo, el remordimiento, la vergüenza y el miedo de que se entere su Juanito, a la pobre no le queda más remedio que acceder a sus peticiones

- Joder putita, si estas como una cerda en celo- dijo el que tenía sus dedos en el coño- y no llevas ni bragas

Eva se folla primero al copiloto el gordo calvo, tenía prohibido por los del equipo de baloncesto follar por el coño pero la cabina no era tan ancha y el cabrón de las manos como garras la había puesto cachonda, además de que seguía chispa por las cervezas.

El gordo no folla mal, quizás un poco rápido para Eva, pero da envestidas fuertes y profundas?Eva tiene la falda y la camiseta por la cintura y mantiene puesto el sujetador. Enseguida Eva se corre y a los pocos segundos el gordo también.

- Puta, ves como te gusta? Si ya decía yo que eres una calentorra! Te están violando y disfrutas, zorra! Vaya puta que estás hecha! Y que tía buena! Eres mejor de lo que me imaginaba, guarra! Tu culo es el mejor del mundoEl gordo no dejaba de resoplar y sudar mientras el conductor no perdía detalle. Eva pensó que debía ser un buen conductor ya que seguía condiciendo y sin duda el bulto del pantalón indicaba que no.

Eva, le bajo delicadamente la bragueta y tras sacarla empieza a mamar la polla al que conduce, el flacucho canoso, este para la grúa en la carretera. El que ya se la había follado se baja a comprobar el estado del novio.

- ¿Qué pasa? ¿por qué paramos?

- Mi compañero va a mear, todavía quedan 50 minutos hasta el pueblo. Tu novia esta dormida en la grúa? le aconsejo que trate usted de hacer lo mismo.

Nada más terminar de hablar con el novio, el canoso se dirige hacia la pareja y ve como el calvo le da sin compasión por el doloroso culo de Eva. El se acerca y le da un morreo asqueroso, Eva recorre con su lengua las encías del abuelo.Tras el beso él saca su miembro y se lo acerca a ella para que se lo limpie y lo pone firme en poco tiempo, entonces, antes de que se corra el canoso, el calvo le dice que el también quiere darle por el culo a la cerda, y este le da permiso y le cede amablemente en fantástico culo de Eva. .

El canoso se acerca a Eva y le da un beso de tornillo en el que ella tampoco se corta le repasa las encías como al anterior y luego este le pone su polla llena de restos de sangre seca y un poco de mierda de la pobre Eva, ella la limpia y saca brillo y el termina echando chorros de semen en su garganta cara y pelo.

Mientras el gordo vuelve a llenar de lefa el recto de la chica. Parece que los dos han quedado satisfechos. Eva se recompone como puede y se acicala un poco, aunque dentro de la grúa es difícil ya que se encuentra goteando(amor) por todos sus poros y sobre todo agujeros. .

Al rato llegan al pueblo y se deciden alojarse en el motel? pero eso es otra historia.

Eva la guarra en Relatos eroticos de Orgías (relatos eroticos )

Eva la guarra en Relatos eroticos de Orgías (relatos eroticos )

Eva la guarra en Relatos eroticos de Orgías (relatos eroticos )

» VER INTERPRETACION (HD): Eva la guarra en Relatos eroticos de Orgías

Eva la guarra en Relatos eroticos de Orgías (relatos eroticos )

Videos Pornos Relacionados:

Tags: , , , , , , ,

El increible culo carnoso de Jennifer Stone goza del sexo anal en una orgia en Videos porno de Orgias

Video Porno de: Maduras

septiembre 23rd, 2013 >> Porno

El increible culo carnoso de Jennifer Stone goza del sexo anal en una orgia en Videos porno de Orgias (porno pendejas )

» Video El increible culo carnoso de Jennifer Stone goza del sexo anal en una orgia en Videos porno de Orgias

El increible culo carnoso de Jennifer Stone goza del sexo anal en una orgia en Videos porno de Orgias (porno pendejas )
Excelente video porno en donde tendremos como protagonista a la maravillosa pornostar Jennifer Stone, esta increíble belleza morena la cual nos dejará sin habla por la calidad de su cuerpo, sus tetas naturales, pero sobre todo por tener un increíble culo carnoso firme de gran tamaño realmente perfecto. Así veremos como se dedicará a gozar como nunca, mientras es follada bien duro y goza del sexo anal en su culo perfecto.

El increible culo carnoso de Jennifer Stone goza del sexo anal en una orgia en Videos porno de Orgias (porno pendejas )

El increible culo carnoso de Jennifer Stone goza del sexo anal en una orgia en Videos porno de Orgias (porno pendejas )

» VER COMPLETO & HD: El increible culo carnoso de Jennifer Stone goza del sexo anal en una orgia en Videos porno de Orgias

El increible culo carnoso de Jennifer Stone goza del sexo anal en una orgia en Videos porno de Orgias (porno pendejas )

Videos Pornos Relacionados:

Tags: , , , , , , , , , , , ,

Los mecanicos y mi esposa en Relatos eroticos de Infidelidad

Video Porno de: Maduras

septiembre 24th, 2013 >> Relatos Eroticos

Los mecanicos y mi esposa en Relatos eroticos de Infidelidad (relatos eroticos )

» Relato Erotico: Los mecanicos y mi esposa en Relatos eroticos de Infidelidad

Los mecanicos y mi esposa en Relatos eroticos de Infidelidad (relatos eroticos )

Hoy les voy a relatar una de las historias que nos ha pasado no hace mucho tiempo y que nos pone muy calientes solo con recordarla.

Por suerte nunca había tenido problemas con los autos que tuve. Es cierto que nunca fui de usarlos mucho y que los cambiaba con pocos kilómetros, así que no sabía lo que era llevarlos al mecánico, solo a los Services oficiales. Pero como en todo, siempre hay una primera vez.

Un sábado a la mañana habíamos decidido ir a visitar a unos familiares que viven a unos 100 kilómetros de distancia. Pero tuvimos que suspenderlo, el auto no quiso arrancar. Nunca imaginamos que la amargura y bronca de ese momento, iba a terminar en una de las situaciones más excitantes que hemos vivido.

Mientras mi esposa telefoneaba a los familiares para explicarle lo sucedido yo salí en busca de alguien que nos pudiera solucionar el problema.

Hacía unos meses se había instalado un taller a unas 3 cuadras de casa. No tenía ninguna referencia de ellos pero la verdad que tampoco conocía otro lugar, así que me dirigí allí en busca de ayuda.

Al llegar me sorprendió ver lo grande que era y la cantidad de autos. Ocupaba una superficie enorme y había como 10 personas trabajando entre la parte de mecánica y de chapa y pintura.

Apenas crucé la puerta de entrada del taller un muchacho me recibió:

- Mi nombre es Carlos, ¿en que puedo ayudarlo señor? me preguntó muy amablemente.

Carlos tendría alrededor de 35 años, de tez morena, de contextura delgada pero bastante musculosa. Estaba vestido con una camiseta sin mangas color blanca y un pantalón gris, ambos llenos de manchas de grasa, lo que le daba un aspecto bastante desagradable.

- Hola, mi nombre es Jorge y desearía hablar con el encargado, dije.

- Sígame por favor.

Atravesamos todo el local hasta llegar a una pequeña oficina que se encontraba al fondo.

- Tome asiento que ya le aviso al patrón.

Le agradecí y me senté en una silla que estaba detrás de un escritorio lleno de papeles, revistas de mecánica y algunas herramientas.

La oficina era típica de un taller. Estaba ?decorada? con pósters de autos y principalmente de mujeres desnudas en poses muy sexys. Me detuve en una morocha que estaba de espaldas sacando el culo para afuera. Imaginé cuantas pajas se habrían hecho los mecánicos con ese póster y automáticamente se me apareció la imagen de mi esposa en esa posición parada delante de los mecánicos. Un terrible escalofrío recorrió toda mi espalda a tal punto que tuve una erección inmediata.

- ¿Que pedazo de culo eh?, escuche detrás de mí.

- Como pude recuperé el aliento y gire la cabeza para ver quien era.

- Hola como le va, soy Oscar, el encargado del taller, me dijo mientras me tendía la mano.

- Jorge, mucho gusto.

Oscar era un tipo rústico de unos 50 años, muy fornido, cabello bastante largo y como Carlos, tenía las ropas llenas de grasa.

- Y, que me dice, tremendo culo, ¿no le parece?

- Si claro, dije yo, sin poder sacar a mi mujer de la cabeza.

- Me encantan las morochas, son todas putas, rió

Apenas sonreí. Que mal momento le haría pasar si como respuesta le dijera que mi esposa es morocha, pensé y volví a sonreír.

- Bueno, ¿que puedo hacer por usted?, prosiguió

- Mire Oscar, vivo acá a tres cuadras y hace un rato intente arrancar el auto pero no pude, quería preguntarle si es posible que fuera alguien a ver de que se trata el desperfecto.

- Sabe que pasa los sábados cerramos a las 2 de la tarde y estamos tapados de trabajo, lo vamos a tener que dejar para el lunes, me dijo.

- Que macana quedarme todo el fin de semana sin el auto. Bueno pero si no hay remedio, paso el lunes, gracias igual, le dije mientras le tendía la mano.

- A ver, me puede esperar un momento que le entrego el auto a un cliente y como favor se lo veo yo.

- Le agradecería mucho.

Mientras esperaba volví a observar el póster y nuevamente imaginé a Marce en esa foto exhibiendo su hermosa cola y yo ahí disfrutando como la deseaban.

- ¿Veo que lo pone loco ese culo?, escuche detrás de mí. Era Oscar que había regresado y me hacía volver a la realidad.

- Me voy a poner celoso, es mi culo preferido, rió, mientras le daba un beso al póster.

- Sonreí.

- Como me gustará esta puta que acá tengo dos pósters iguales, dijo.

- Tome le regalo uno, prosiguió, mientras me entregaba una lámina enrollada.

- No, esta bien, gracias

- Tome hombre, es un regalo de la casa.

- Bueno, gracias.

- Si le parece vamos a ver su coche, me dijo mientras tomaba un maletín lleno de herramientas.

En el camino a casa no hizo otra cosa que contarme lo que le gustaban las morochas y afirmarme lo puta que eran. Narró algunas historias con unas vecinas del barrio que yo no conocía por lo que solo me limité a escuchar sin hacer ningún comentario.

Al llegar al garaje de casa, me pidió que abriera el capó y que le diera marcha al auto. Así lo hice.

- Está bien, suficiente, me dijo.

- Tengo poca luz acá, si no le parece mal lo empujamos hacia la calle.

- No hay problema, le respondí.

- Aguarde que llame a mi esposa así ella lo guía mientras nosotros empujamos, continué.

No creo que fuera necesario que Marce nos ayudara, solo fue una excusa para que Oscar la conociera. Me calentaba la idea que la viera después de lo que habíamos conversado.

- Marce, ¿podes venir un minuto?, le grite.

Bastó que ella apareciera por la puerta, para que Oscar le clavara la mirada y mostrara en su cara una expresión de vergüenza mezclada con deseo.

No era para menos, por un lado me había hablado de lo putas que eran las morochas y por el otro estaba viendo una morocha que estaba vestida solo con una remera y unas calzas de algodón color gris que le marcaban su fabulosa cola.

- Te presento a Oscar, es el mecánico, le dije.

- Mucho gusto dijo Oscar, todavía perturbado.

- Igualmente dijo ella, extendiéndole la mano.

- Necesitamos sacar el auto, podrías conducir mientras empujamos.

Marce subió al auto y con Oscar fuimos a la parte trasera.

- Perdóneme lo que le dije de las morochas, no sabía, me dijo.

- Quédese tranquilo, no hay problema le contesté.

- Además yo creo lo mismo, continué, mientras reía.

Oscar solo me miro y sonrió, tratando de entender lo que había escuchado.

Sacamos el auto a la calle y cuando Marce se bajo, Oscar no pudo evitar clavarle los ojos en el culo, sin importarle que yo estuviese delante, acción que hizo que comenzara a excitarme.

- Ya le traigo algo de tomar, le dije, mientras Oscar ponía manos a la obra.

- No se moleste, me dijo.

- No es molestia, es a cambio de su regalo le dije riéndome.

- ¿Que regalo?, preguntó Marcela.

- Nada, un póster que me regaló Oscar, dije.

Oscar asomo su cabeza por detrás del capó y me miro sorprendido.

- Donde está, deseo verlo, dijo ella, seguro es una foto de una chica desnuda, típica de taller, continuó.

Oscar seguía mirándome y no decía palabra.

- Así es y es parecida a vos le dije riéndome.

- A verla, quiero verla, dijo.

Oscar sonrió nerviosamente mientras le daba arranque al auto y este arrancaba. Yo ya estaba caliente y el juego ese me estaba gustando.

- ¿Ya está?, que rápido lo arregló, dije.

- Era una pavada, contestó el.

- Venga Oscar ya que terminó, vayamos adentro a tomar algo y mientras le muestro el póster a mi mujer.

Note que la mirada de Oscar se había transformando de sorpresa a la de desconcierto.

La agarre de la mano a Marce y entramos a casa. Oscar venia detrás y apostaba que le estaba comiendo con los ojos la cola a mi esposa. No solo yo estaba seguro, ella también se había dado cuenta y, como es su costumbre cuando esto pasa, arqueo mas la espalda para parar mas el culo, mientras me apretaba la mano y me lanzaba una mirada cómplice.

- Marce, acompañalo al living al señor que voy a buscarle algo de tomar, le dije.

Oscar ya a esta altura no pronunciaba palabra, solo asentía con la cabeza.

- ¿Y el póster?, preguntó ella.

Lo saqué de mi campera y se lo di. Así los vi alejarse camino al living, ella delante con el póster en la mano y el detrás visiblemente exaltado y con la mirada clavada en el culo de Marce.

Yo corrí hacia la cocina, llene 2 vasos con jugo y fui tras sus pasos.

Al atravesar el pasillo que da al living, me detuve antes de llegar. Quería espiar lo que estaba pasando.

La escena era de lo más caliente. Todo estaba en silencio. Oscar estaba sentado en un sillón doble y mi esposa había desenrollado el póster y parada de espaldas a el estaba observando la foto de ese terrible culo.

La vista que ella le estaba dando era fabulosa. Oscar podía ver a la morocha y a su vez su cola que, se notaba, había parado a propósito.

- La verdad tengo que reconocer que tiene una linda cola, dijo ella.

- Su marido quedo embobado cuando la vio, por eso le regale el póster, dijo el.

- ¿En serio?, preguntó ella.

- Si, y la verdad que no entiendo porqué, usted tiene una cola preciosa, dijo un poco tímido.

- Gracias, respondió ella, sacándola más para afuera.

- Es más me animaría a decir que es mas linda que esa, siguió Oscar, ya un poco mas seguro.

- ¿Le parece?, respondió ella, acercándole un poco el culo y ya claramente excitada.

Ver a mi esposa poner la cola parada a un metro de la cara de un desconocido me puso como loco. En ese momento decidí entrar, quería mirar eso más de cerca.

- Aquí están lo jugos, dije y le extendí uno a cada uno.

- Gracias, dijo el, con la voz medio entrecortada.

Mi esposa seguía en la misma posición. Yo pensaba la gran templanza que tenía Oscar para no extender la mano y acariciar esas calzas metidas en la cola de mi mujer.

- ¿Así que te quedaste embobado con esta cola?, dijo Marce en un tono simulando estar enojada, mientras me mostraba el póster y abandonaba su postura para irse a sentar en un sillón frente a Oscar.

- No mi amor, lo que pasa es que, como ya te dije, me pareció que esa cola era parecida a la tuya, le respondí.

- Acá el señor dice que la mía es mas linda, ¿no?, preguntó mientras volvió a pararse a mostrarle la cola.

- Si, contesto Oscar. Se notaba en su cara que la situación lo incomodaba, pero que lo había puesto muy caliente.

- En realidad mucho no puedo comparar porque usted esta vestida, dijo un poco tímido.

- ¿Y que quiere, que mi mujer se desnude? , le dije con cara de enojado.

- No, por favor, no lo tome a mal, solo decía, contesto todo ruborizado.

- En realidad el señor tiene razón, así vestida no puede cotejar si mi cola es mas linda que esa, dijo ella, señalando el póster.

- Sabes que me encanta que me elogien la cola, ¿me dejas que se la muestre al señor, así puede decirme que le parece?, continuó ya totalmente excitada.

Oscar me miro no entendiendo nada. Yo tenía una erección que ya no podía disimular.

- Bueno, pero solo la cola eh, le dije, para poner un límite y evitar que todo se desmadrara.

Marce, de espaldas a Oscar, metió dos dedos al costado de las calzas y se las bajó hasta las rodillas. Tomó el póster y lo puso al lado de ella, tratando de imitar la pose de la foto.

- ¿Y ahora que me dice señor? Le preguntó con cara de puta.

Ahí estaba mi esposa, como otras tantas veces, mostrándole el culo a un desconocido, solo cubierto por una tanguita blanca que se perdía entre sus nalgas.

- Si, si es muy linda, es, es mejor su cola, tartamudeó Oscar, mientras se acomodaba en el sillón.

- Bueno ya es suficiente, súbete las calzas, dije

Marce se subió muy sensualmente sus calzas y volvió a sentarse.

- Podría ser usted la del póster, la verdad, no tiene nada que envidiarle a esa chica, rompió el silencio Oscar.

- Gracias, a mi me encantaría estar en un póster pegado en un taller y que todos se exciten con mi cola, es mi fantasía, dijo ella, mirándolo a los ojos.

- ¿Y a usted no le molestaría ver a su señora calentar hombres?, me preguntó.

- No, al contrario, me excita mucho que la deseen, respondí.

- Si no lo toma a mal puedo llamar a los muchachos del taller, dijo Oscar.

- ¿Para que?, pregunté haciéndome el ingenuo.

- Para que su señora se muestre delante de nosotros como si fuera una foto y le cumplimos su fantasía, me respondió Oscar, ya totalmente lanzado.

- ¿Lo dejas amor que llame a los señores? me preguntó ella con deseo.

Estaba demasiado caliente para negarme.

- Está bien, pero no más de 4 y sin hacer bardo, es solo mirar, esta claro, dije.

- Por supuesto, dijo Oscar, mientras marcaba en su celular.

- Hola Carlos, ¿quien esta todavía en el taller?? bueno deja todo y venite ya con Alberto y con Fabián que los necesito acá, anota la dirección? no, no traigan herramientas?

- Ya vienen, son buenos chicos, no va a ver problemas, dijo.

La espera se hizo interminable. Estábamos los tres muy excitados y tratábamos de disimularlo hablando de cualquier cosa. Oscar a cada rato se acomodaba en el sillón lo que demostraba que estaba con una erección que no podía bajar. A mi me pasaba lo mismo, y a Marce se la notaba súper ansiosa por mostrarse.

La charla ya no daba para más cuando se escucho el timbre. Yo me levante a abrir.

A Carlos ya lo había visto en el taller, Alberto era morocho y corpulento aparentaba unos 50 años como Oscar y Fabián era mas delgado y mas joven, de unos 40 años. Todos estaban con la ropa del taller bastante sucia de grasa por todos lados. Solo Alberto tenía una musculosa blanca que dejaba ver un gran tatuaje en el hombro.

- Pasen por acá, les dije, mientras los guiaba al living.

- Les presento a mi esposa, su nombre es Marcela.

Todos le extendieron la mano mientras miraban desorientados. Ella, sonriendo, le dio la mano a cada uno. Se notaba que le encantaba la situación

- Vengan siéntense acá, así no manchan nada, dijo Oscar, señalando el piso delante del sillón donde estaba sentado el.

- Los hice venir porque la señora necesita un favor ¿no?, pregunto Oscar mientras me miraba.

Yo solo asentí, estaba demasiado caliente para hablar.

- Póngase de pie señora y dénos la espalda por favor, continuó.

Mi esposa obedeció. Oscar tomo el póster y lo extendió cerca de ella.

- No les parece que la señora tiene mas linda cola que la de la foto, preguntó a sus compañeros.

Los tipos con cara de asombro, clavaron la mirada en el culo de mi mujer. Se hizo un silencio total. Marce paró un poco mas la cola y los miro con cara inocente.

- Les gusta mi colita, preguntó.

La cara de asombro de los mecánicos se transformo de inmediato en cara de deseo. Oscar ya sin disimulo, se metió la mano en la entrepierna, como tratando de calmar el dolor que le causaba la erección que tenía.

- Si, respondieron casi al unísono.

Yo como pude me pare, la agarre de la mano y la alejé un par de metros de ellos. Estaba muy cerca y temía que alguno no pudiera controlarse. Me gustaba demasiado esa situación como para que se terminara rápido.

Marce seguía con la cola parada apuntando a los cuatro tipos. Yo me puse de frente a ella y escuche lo que estaba esperando

- Señora, no le muestra la cola a mis compañeros como me la mostró a mí, pidió Oscar.

Me miro, cerro los ojos, y se mordió el labio inferior. Oír ese pedido y ver como ella se había puesto hizo que me llenara de perversión. Mi erección ya no me permitía estar parado, así que tome por los costados su calza y se la baje de un tirón dejando su culo al aire.

- Está bien así, pregunte, mientras regresaba a mi asiento.

Oscar me miró fijo y sin decir una palabra, desabrochó su pantalón y sacó su miembro totalmente erecto. Yo solo le hice un gesto de aprobación, mientras hacía lo mismo. Esto fue aprovechado por el resto que terminaron también sin sus pantalones.

- Mi amor, mira como se masturban los señores con tu cola, dije para poner mas caliente todavía el momento.

Ella les miró los miembros con esa cara de puta que solo ella puede poner.

- Sáquese todo señora que queremos verla desnudita para compararla con la foto, pidió Oscar.

- Siempre que a usted señor no le moleste, continuó.

- No, esta bien, es necesario para que comparen, dije haciéndome el ingenuo.

Marce se arrodillo, se desató las zapatillas, se saco las calzas y luego la remera, quedando solamente con la tanga blanca metida en la cola y un par de medias del mismo color. Se paró en la misma posición que estaba y me preguntó:

- ¿La tanguita también mi amor?

- No creo que sea necesario, ¿vos querés sacártela?, le pregunté.

- Y? la chica de la foto no tiene tanga, no se si ellos podrán verificar así si mi cola es mas linda, dijo con voz entrecortada por lo excitada que estaba.

- Tiene razón su esposa, dijo Oscar. Los demás no hablaban, solo se masturbaban de un modo frenético.

- Bueno, esta bien amor, quitate la tanga, dije.

Eso fue mucho para Carlos que no aguanto más y eyaculó, desparramando semen por todo el piso. Pregunto donde estaba el baño y se dirigió hacia el.

Mientras se alejaba, Marce lo miro y se paso la lengua por los labios, mientras bajaba sensualmente su tanga, dejando a la vista de todos su hermosa cola.

- Que divina cola que tiene su esposa, me dijo Oscar.

- Gracias, conteste yo mientras hacia un esfuerzo terrible para no acabar.

- Mostrales el hoyito amor, le pedí.

Marce se abrió un poco de piernas, se agacho y se puso un dedo en la cola, mientras les regalaba a todos unos constantes jadeos debidos al primer orgasmo que estaba teniendo.

Hasta aquí llegaron Alberto, Fabián y Oscar que casi al mismo tiempo esparcieron todo su semen.

Yo me deje llevar y también tuve un terrible orgasmo. Marce al ver esto, se incorporó, tomó su ropa y salio corriendo para el baño.

Tardamos unos minutos en recuperar el aliento. Oscar trataba de limpiar el piso con su pantalón y Alberto y Fabián estaban fatigados recostados contra el sillón.

- Vio que ser potaron bien los muchachos, dijo Oscar

- Si, les agradezco, ¿la pasaron bien?, les pregunte solo para decir algo.

- Si señor, su esposa es muy caliente dijo Alberto.

- ¿Podemos volver a venir?, continuó.

- Mientras se porten así no hay problema, le respondí, mientras me dirigía a la cocina a buscar algo para beber.

Al atravesar el pasillo, pase por el baño de las visitas y no había nadie. Supuse que Marce estaba en un baño que esta pegado a nuestra habitación. Fui a la cocina y mientras servía las bebidas, me acorde de Carlos, ¿donde está?, pensé.

Enfilé hacia el dormitorio y tuve un pensamiento que lejos de enojarme, me hizo correr un frío por la espalda que me dejo nuevamente con el miembro como una roca. Estaba en lo cierto.

- Perdoname amor, no me pude aguantar, dijo ella entre gemidos.

Ahí estaba mi esposa en nuestra cama totalmente desnuda, puesta en cuatro patas con la cola bien parada, y en el medio de ese fabuloso culo, la cara de Carlos, con su lengua que entraba y salía a toda velocidad de su hoyito.

El ni me miró, estaba como alienado. Marce gritaba cada vez mas fuerte y yo me senté al costado de la cama para no perderme nada.

De repente Carlos salió de su posición, apoyo su verga en el hoyo y le entro hasta el fondo. Marce grito.

- Traelos a todos mi amor, por favor, me pidió, ya sacada y mientras se hamacaba al ritmo de las embestidas.

- Eso señor, vaya a busca a mis compañeros que la puta de su mujer necesita vergas, dijo Carlos descontrolado.

Lo dude un instante, pero mi calentura fue mas fuerte.

- Muchachos pueden venir, les grite saliendo al pasillo.

Un minuto después los tenía a los tres en la puerta de mi habitación. Seguían sin pantalones y Oscar se había sacado la parte de arriba.

- Menos mal que sus compañeros se iban a portar bien, le recrimine a Oscar mientras le señalaba a Carlos dándole por el culo a mi esposa.

En realidad no se si me escuchó. Todos se treparon a la cama y manoseaban a Marce por todas partes. Alberto y Fabián fueron hacia su cara y metieron sus vergas en su boca, mientras Oscar corrió a Carlos de su lugar y empezó a meterle lengua al culo, mientras sus manos acariciaban sus pechos.

Marcela solo gemía descontroladamente.

- Que culo hermoso tiene su mujer, me dijo sacando la cara de su cola.

Ella lo escucho, sacó las vergas de su boca y lo busco con la mirada.

- Si le gusta mi cola, cójamela por favor, le grito, y volvió a lamer.

- Primero quiero su conchita dijo, mientras introducía su verga ahí y dos dedos en el culo.

A Marce le encantaba y yo quería que eso no terminara nunca.

- ¿Querés uno en la cola también mi amor?, pregunte. Ya me dolía la verga de tanto pajearme.

- Si, si, si, si, gritaba ella.

Oscar la levantó, le ordenó a Alberto que se acostara y la empujo a Marce arriba. El busco con su verga la concha y la penetró y Oscar desde atrás la ensarto por el culo.

- Hija de puta, que buen culo que tiene, le gritaba Oscar. Ella le respondía con mas gemidos.

Estuvieron así un buen rato y luego se fueron turnando no dejando nada en el cuerpo de mi esposa por explorar. Yo estaba exhausto, había acabado 3 veces.

- Acábenle dentro de la cola que le gusta, dije con mi último aliento.

Me hicieron caso, uno a uno le dejaron la leche dentro del culo.

Ella gozó como pocas veces.

Regresaron un par de veces más. Pero eso es otra historia.

Los mecanicos y mi esposa en Relatos eroticos de Infidelidad (relatos eroticos )

Los mecanicos y mi esposa en Relatos eroticos de Infidelidad (relatos eroticos )

Los mecanicos y mi esposa en Relatos eroticos de Infidelidad (relatos eroticos )

» VER INTERPRETACION (HD): Los mecanicos y mi esposa en Relatos eroticos de Infidelidad

Los mecanicos y mi esposa en Relatos eroticos de Infidelidad (relatos eroticos )

Videos Pornos Relacionados:

Tags: , , , , , , ,

La vuelta de mi madre en Relatos eroticos de Amor filial

Video Porno de: Maduras

febrero 21st, 2014 >> Relatos Eroticos

La vuelta de mi madre en Relatos eroticos de Amor filial (relatos eroticos )

» Relato Erotico: La vuelta de mi madre en Relatos eroticos de Amor filial

La vuelta de mi madre en Relatos eroticos de Amor filial (relatos eroticos )

me llamo Fernando, Nando para los amigos. Soy un chico de familia adinerada. Mi padre es un alto ejecutivo que ha pasado ya por varias empresas y que está en el consejo de administración de otras tantas. Mi madre, la mujer de mi vida, es simple, no es mala persona, ni tonta, ni pija, sólo simple. Mis padres me han dado todo lo que necesitaba y más, sin embargo han sabido hacerme apreciar el valor de las cosas. Conocemos el nombre de todos los empleados del hogar, y, por supuesto, les tenemos tanto cariño como a alguien de la familia. Tenemos dos perros, Kuko y Palo.

Mi padre es, para que os hagáis una idea, el tipo de persona que siempre te hace sentir bien, un gran líder. En los momentos en los que le he necesitado siempre ha estado ahí y siempre lo está para sus amigos. Puede ser serio y estricto cuando tiene que serlo, y simpático y divertido cuando la ocasión lo permite. Se llama Joaquín.

Mi madre, Lucía, creo que tiene una carrera, pero no ha tenido que trabajar en su vida. Se casó con Joaquín nada más terminar sus estudios y, poco después me tuvieron a mí. Mi padre le ha dado todo, una gran casa, un físico tremendo (además de gimnasio, masajes, peluquería, manicura y pedicura diarios, la pagó un aumento de pechos y unos retoques de nariz y pómulos), vamos que tengo una madre que podría ser más de una portada de playboy. Sin embargo yo no comencé a apreciar el físico tan arrebatadoramente sexual de mi madre hasta que ocurrió lo siguiente.

Estaba realizando un trabajo para clase en el que se hablaba de la discriminación de la mujer en el mundo, así que me puse a buscar en la biblioteca libros acerca del tema. Nada, casi todas eran novelas de intriga o autoayuda….luego me dirigí a la videoteca y me fijé en unos DVD’s en la parte más alta de la estantería. Todos comenzaban titulados como DOCUMENTAL. Eran varios documentales: “la psicología del soltero”, “la juventud hoy en día”, “cómo educar a tu mascota”; y finalmente uno que podía ayudarme en mi trabajo de clase, “las mujeres en sociedad”.

Puse el DVD en el reproductor, después de haber preparado el cuaderno y el bolígrafo para tomar apuntes de lo que pensé sería un tedioso documental acerca del comportamiento humano y el papel de la mujer en y con la sociedad. Pantalla azul, luego una fecha, de hace un año en verano y de repente la habitación de mis padres….pero qué???

Pocos segundos después mi madre, “vestida” con un bikini ajustadísimo y con poca tela se sentaba en la cama juntó a otra belleza en bikini rubia. Se reían mirando a la cámara y….comenzaron a morrearse y a sobarse los pechos! El bolígrafo se me calló de las manos y la mandíbula no se me desencajó porque sólo es posible en los dibujos animados, pero poco faltó. Seguí mirando y las cosa siguió calentándose. Se empezaron a meter mano por el tanga del bikini mientras se seguían morreando, comenzaron a gemir y en ese momento mi madre se quitó la parte de arriba….qué pedazo de tetas tiene mi madre, redondas pero que no parecían falsas, con unos pezones grandes pero bien proporcionados.

Paré el reproductor, intenté pensar…recogí todos los DVD’s de documentales, el que estaba puesto y me fui a mi habitación. Cerré la puerta con llave, encendí mi ordenador y seguí viendo el titulado “Documental: las mujeres en sociedad”. Pasé las escenas ya vistas, y retomé el tramo en el que mi madre se quitó el sostén del bikini. La otra tía comenzó a lamerla los pezones….yo me estaba enfadando con mi madre, la poya se me estaba poniendo durísima, pero ¿cómompodía hacerle eso mi madre a mi padre, que le dio todo? ¡Qué equivocado estaba!

A los dos segundos, vi que el cámara salió de detrás, ya desnudo y se tumbó entre las dos mujeres….era Joaquín, mi padre! Pasé la filmación un poco rápida, vi como se tiraba a una, mientras lamía a la otra, luego a mi madre mientras la otra le chupaba las tetas y al final se corría en una mamada conjunta de mi marre y la otra tía. Poco después, otra fecha, hace un mes, y más o menos lo mismo, mi madre con tres mujeres, todas unos monumentos, lamiéndose, metiéndose dedos en sus agujeros y en un momento sale mi padre y las perfora a todas, recreándose más en follarse a mi madre mientras las otras la lamen y mienten dedos en los orificios que mi padre no utiliza, y mamada de todas a mi padre tragando su lefa.

No pude soportarlo más y me saqué la chorra del pantalón, que ya me hacía daño encerrada en el bóxer.

Decidí poner el DVD titulado “DOCUMENTAL: la psicología del soltero”. En ellos aparecía mi madre hablando sucio mirando a la cámara masturbándose de varias formas, poniendo varias posturas, unas veces con las manos, otras veces con vibradores, pequeños, medianos, grandes, enormes, chupándolos, metiéndose uno, dos, por el coño, por el culo….con cada uno me hice una paja a cada cuál más fabulosa.

No hacía falta decir que los títulos de los documentales hacían referencia al tipo de sexo que habría….así que, suponiendo que lo siguiente que iba a encontrarme sería algo más que llamativo decidí poner el titulado “DOCUMENTAL: cómo educar a tu mascota”.

Efectivamente, ahí estaba mi madre en lencería y con sandalias transparentes de tacón alto tumbada en el suelo cerca de Palo, uno de los dos labradores que tenemos. Le acariciaba la espalda y la barriga. Al rato se acercó Kuko, el otro labrador, se puso cerca de la entrepierna de Lucía y comenzó a lamer. Ella se dejó hacer mientras frotó la entrepierna de Palo y, como con una especie de paja, hizo que el pene de Palo apareciera, fino y sonrosado.

Una vez lo desterró, acercó su boca y comenzó a hacerle una felación tremenda a nuestro can, mientras Kuko bebía del coño de mi madre. Ella paraba de vez en cuando para coger airé, para poder seguir lamiendo a Palo y para poder gemir por el placer cunilingüístico que le daba Kuko. Pocos minutos después se retorció en un orgasmo mientras chupaba a Palo con más ganas que nunca.

Una vez se recobró se acercó a cuatro patas a la zona donde estaba la cámara, mi padre se bajó la bragueta y le ofreció su poya a mi madre y al tiempo Kuko se montó sobre mi madre y empezó a embestirla en lo que era claramente una follada perruna. Mi madre gemía más que antes, casi no atinaba a mamársela a mi padre. Pocos segundos después Kuko terminó y se bajó de mi madre, tiempo que ella aprovechó para mirar a mi padre y decirle “te voy a dejar seco, quiero tu lefa ya!”….yo en ese momento me volví a correr, esos vídeos eran el colmo de la obscenidad y, lo que tenía claro es que mi madre lo disfrutaba.

Mi madre siguió comiéndose la poya de mi padre y, en ese momento se la montó Palo, con mismo efecto, mi madre se desconcentró de sus tareas, gimiendo y disfrutando con cada embestida de Palo, pero esta vez ella agarró una de las patas a Palo y cuando éste terminó de taladrarla quedó trabado en ella. Mi madre siguió lamiendo y lamiendo hasta que obtuvo la recompensa, se bebió la leche de mi padre con un gusto exquisito.

Cuando Joaquín se vio limpio, se levantó con la cámara y se puso detrás de mi madre, enfocando la escena desde cerca. Palo estaba aún dentro de mi madre y Lucía se frotaba el coño, unos cuantos gemidos después se volvió a correr y al soltar a Palo por las convulsiones del orgasmo aprovechó para salir de ella, quedando a la vista el gran bulto que hacía que estuvieran trabados.

El último vídeo zoofílico lo hicieron hace dos semanas…..joder, quién lo habría dicho. No puedo decir que mi madre era una santa, pero nunca me ha parecido una descarada y tampoco he oído a mi padre hablar vulgarmente ni obscenamente de ninguna mujer….

Me quedaba el vídeo “DOCUMENTAL: la juventud hoy en día”. Ya suponía lo que iba a ver, chicas jóvenes con mis padres, sin embargo….me volvieron a sorprender. En ella salía un chico de más o menos mi edad, es más, bastante parecido a mi, que comenzaba a magrear a mi madre, a lo que ella dijo:

- Espera chico, tranquilo…

- Lo siento señora, pero está tan buena – tartamudeaba él, y no me extraña mi madre era un deseo de dioses.

- No me llames señora, llámame mamá, acuérdate de lo que hablamos antes -¿cómo he oídooooo? ¿Estaban teniendo un juego sexual incenstuoso?

- perdón señ…ehhhh…mamá….qué tetas tienes mamá.

- sí hijo, chúpalas como cuando te di leche de pequeño…haz me gozar de nuevo.

Y así siguieron con su juego. Le lamió el coño, ella le chupó la poya, se corrió enseguida, Lucía le dijo que tranquilo que podían seguir jugando aún así, ella se puso boca arriba y primero la folló el coño y luego el culo para luego correrse en la boca de mi madre y luego apareció papá diciendo:

- Muy bien hijo, pero mira cómo lo hace papá.

Ella se volvió a abrir para mi padre y mientras se frotaba el coño mi padre se la folló de nuevo, por los mismos agujeros, pero mi madre disfrutaba más con la poya de Joaquín que con la de mi imitador.

Volví a hacerme otro pajote….menuda tarde de pajas.

Después de ese vídeo, otro y otro, con jóvenes parecidos a mí, repitiendo el mismo juego de roles.

¿A mi madre le gustaría que la follase yo? ¿Y a mi padre no le disgustaría? En ese momento tenía ganas de que mi madre entrara en la habitación, me viera con la poya en la mano y al mirar el ordenador comprendiera que estaba así por ella, por esa actitud lasciva y obscena que me había escondido y de la cuál ahora estaba disfrutando, al menos, como un voyeur.

¿Pero cómo podía disfrutar yo de ese cuerpo, que parecía me estaba llamando a gritos en silencio? ¿Me acercaba por detrás, le agarro las tetazas y la susurro “he visto tus vídeos y te quiero follar”?

No sabía cómo hacer. Hasta que se me ocurrió otra idea. En casa tenemos un solárium, con máquinas de rayos uva en una zona de la piscina cubierta. Allí mi madre, en otoño, toma baños de rayos uva y después se hace unos largos en la piscina cubierta por la tarde/noche.

Esperé a la hora en la que suele ir a tomar los rayos uva, y aparecí por ahí, como si no lo tuviera planeado.

- Hola mamá.

- Ah, hola hijo, ¿qué tal? ¿Vas a tomar el sol?

- Bueno, si llamas a esto tomar el sol…

- jajaja, bueno, ya me entiendes – rió mientras se quitó la bata. Tenía uno de esos bikinis que llevaba en uno de sus vídeos. No pude evitar al verlo recordar todas esas escenas llenas de lujuria y una erección se apoderó ipso facto de mi miembro.

- sí voy a darme unos rayos uva contigo, si no te importa.

Mi erección era evidente, mi madre dirigió su vista a mi entre pierna y dijo:

- no sé si no te vendría mejor el chapuzón refrescante primero, jajajaja.

- jajaja – me reí procurando no perder la naturalidad – ya sabes mamá, soy un chaval y tengo las hormonas a tope y como tú eres un pastelito.

- Ah sí? Crees que soy un pastelito? – sus ojos la brillaron y me pareció ver que se mordía discretamente el labio inferior.

- Claro mamá. Pero no creo que hace falta que te lo diga, tú sabes que eres muy guapa y muy…..

- ¿Muy qué?- preguntó acercándose más a mi.

- Muuuuy muy atractiva.

- Ahá….gracias hijo. – hizo una leve pausa, me volvió a mirar de abajo a arriba, tomó el bote de la loción solar, se sujetó el pelo con la mano para que no le cayera por la espalada y acercándome el bote con una sonrisa, yo diría que de diablesa, me dijo – anda, por favor ponme la crema, pero suave que tengo la piel delicada.

En ese momento me dio la espalda, se quitó el sujetador del bikini y ahí estaba yo, con mi madre, la mujer que había visto protagonizar escenas de lo más tórridas que había visto en mi vida, con la que minutos antes me la había cascado casi hasta que no me quedó ni una gota de lefa, enfrente mío, casi desnuda y con posibilidades de sobarla, al menos haciéndome el descuidado.

Me puse crema en las manos, y comencé a masajearla suavemente los hombros. Qué piel más suave tiene mi madre….impresionante.

Seguí por la zona más cercana al cuello, ella gimió suavemente….no sé si podría aguantar mucho más. Bajé por el centro de la espalda.

- Lo estás haciendo muy bien hijo, me está encantando, sigue así. – me susurró con una voz de lo más sugerente que había oído nunca a mi madre. Me estaba poniendo burrísimo. Ya no podía más, acerqué mis manos a los costados directo pero sin querer llegar, aún, a rozar sus tetones. Eso no hizo más que agravar sus gemidos. – ohhh sí hijo, muuuuy bien, sigue, sigue.

No sabía si era una invitación o no, pero ya no pude evitarlo más y comencé a manosearle las tetas con mis manos grasientas por la crema. Acerqué mi lengua a su oreja izquierda y la dije :

- no aguanto más mamá, estás buenísima.

- ohhh hijo, no pares, no pares.

- te quiero follar ahora.

Mi madre se arqueó sobre una tumbona retirándose el tanga del coño, que por cierto tenía brillante de los jugos que parece ya había empezado a rezumar, y me invitó con un directo:

- clávame hijo, fóllame ya.

Me bajé el bañador, me puse crema solar en la poya y sé la metí de una estacada a mi madre. Soltó un alarido de placer y agarrándose uno de sus bamboleantes pechos, me volvió a pedir.

-vamos, sigue, ohhhh.

Mis embestidas no tardaron, sus gemidos se tornaron continuos y elevados, se veía que le gusta follar sí o sí. No paraba de embestirla hasta que se me ocurrió decirla.

- te quiero follar el culo, lo tienes precioso mamá.

- fóllamelo, es para ti.

Saqué mi poya de ese cálido agujero para taladrarla el culo. En varios sitios veo y leo que tiene que ser despacio por primera vez, pero no a mi madre. Mi poya entró como un guante y se deslizaba de maravilla.

Yo creo, según las quejidos de placer de mi madre, que le gustaba más que la follara por el culo. De hecho mientras la estaba jodiendo agarrándola por sus suaves y torneadas caderas, diría que tuvo un orgasmo. Poco después de lo que yo supuse que era un clímax, paré y la dije que se tumbara boca arriba en la tumbona, se abrió de piernas para mi y volví a clavarsela en el culo, sacándola otro gemido de placer.

Mientras estaba en la tarea, Palo, vino hacia nosotros y se acercó a la cabeza de mi madre. En ese momento de éxtasis lujurioso, sin pensarlo, le dije a Lucía:

- chúpasela a Palo, quiero verte mientras te enculo con una verga en la boca.

Ella me miró como diciendo: eres un depravado. No hizo falta decírmelo, sus ojos transmitían brillantes ese mensaje.

A lo que, como pudo debido a mis embestidas, se acercó a la entrepierna de palo, la frotó y al aparecer su poya sonrosada, se la llevó a la boca para degustar mientras me la follaba. De vez en cuando la soltaba para gemir a gusto hasta que se volvió a correr, esta vez de forma clara.

La saqué del culo de mi madre y me dirigí a su boca, haciendo que saboreara ambos falos. Los engullía con una ferocidad tremenda, hasta que la dije que me iba a correr, momento en que se olvidó de Palo, para concentrarse en beber toda mi leche. Mientras ella me chupaba, Palo se acercó a su entrepierna a lamer todos nuestros flujos, acto que la arrancó otro orgasmo mientras ahora yo descargaba en la cara de mi madre, su boca y sus tetas. Ella no paraba de temblar y frotarme como podía mi poya mientras yo escupía mi leche en ella.

Cuando ya no pude más, quité a Palo de encima de mi madre, mandándolo a otra habitación mientras ella se acercaba mi leche a su boca con sus manos.

- Ha sido maravilloso hijo….cuando quieras..

- Gracias mamá, eres maravillosa.

Y así es como mi madre comenzó a ser mi real fantasía sexual.

La vuelta de mi madre en Relatos eroticos de Amor filial (relatos eroticos )

La vuelta de mi madre en Relatos eroticos de Amor filial (relatos eroticos )

La vuelta de mi madre en Relatos eroticos de Amor filial (relatos eroticos )

» VER INTERPRETACION (HD): La vuelta de mi madre en Relatos eroticos de Amor filial

La vuelta de mi madre en Relatos eroticos de Amor filial (relatos eroticos )

Videos Pornos Relacionados:

Tags: , , , , , , ,

Chica tiene sexo con su novio y su mama ayuda. (3 puntos)

Video Porno de: Jovencitas

noviembre 16th, 2013 >> Argentinas, Porno

Aviso: el video no es adelantable. Dejalo cargar.

http://www.supertubex.com/media/player/js/player.swf?file=http://videos.supertubex.com/media/videos/flv/1661.mp4&image=http://www.supertubex.com/media/videos/tmb/1661/default.jpg

link: http://www.supertubex.com/media/player/js/player.swf?file=http://videos.supertubex.com/media/videos/flv/1661.mp4&image=http://www.supertubex.com/media/videos/tmb/1661/default.jpg

Ver Chica tiene sexo con su novio y su mama ayuda. (3 puntos) (HD)
Chica tiene sexo con su novio y su mama ayuda. (3 puntos) (porno pendejas pendejas argentinas )

Videos Pornos Relacionados:

Tags: ,