Resultado de Busqueda:

Novia dormida follada por su novio pervertido

Video Porno de: Porno

julio 20th, 2012 >> Amateurs, Jovencitas, Porno

Novia dormida follada por su novio pervertido (porno pendejas pendejas jovencitas pendejas amateurs )

Novia dormida follada por su novio pervertido (Videos Online)
. Ver videos online de Novia dormida follada por su novio pervertido gratis desde PornoPendejas.com :: Descargar videos pornos de pendejas y mas sobre Novia dormida follada por su novio pervertido.


Ver video porno.. »

Videos Pornos Relacionados:

Tags: , , , , , ,

La madre de mi amigo en Relatos eroticos de Maduras

Video Porno de: Maduras

marzo 6th, 2014 >> Relatos Eroticos

La madre de mi amigo en Relatos eroticos de Maduras (relatos eroticos )

» Relato Erotico: La madre de mi amigo en Relatos eroticos de Maduras

La madre de mi amigo en Relatos eroticos de Maduras (relatos eroticos )

-¡Jano!- Gritó mi mamá.

-¡¿Qué?!

-¡José te busca!

-¡Dile que suba!

Se abrió la puerta y entró mi amigo.

-¿Qué haces?- Preguntó.

-Armando un cohete a escala- Respondí sardónico.- ¿Que no ves que estoy acostado?- Efectivamente estaba acostado, con un montón de revistas porno que había tomado prestadas a mi hermano. José se sentó a mi lado y comenzó a hojearlas conmigo. Estuvimos un rato en silencio admirando la maravillosa constitución biológica de las modelos.

-¿Viste esta?- Me enseñó la imagen de una morena de tetas enormes.

-Me gusta más esta-. Le mostré la foto que estaba mirando hace ya un buen rato. Al verla, frunció el ceño y me dio un puñetazo en el estómago. Me reí ante su reacción.

-No seas imbécil, no tiene nada que ver con tu mamá.- La chica que le mostré era una pelirroja pecosa, sin muchos atributos en comparación a las otras, pero era más linda de rostro que todas.

De seguro se lo tomó a pecho porque su mamá también es pelirroja y no era ninguna novedad que fuera la sensación del barrio. A casi todos los hombres les gustaba, y no era sorpresa. Era una mujer espectacular. A sus casi cuarenta años tenía un cuerpo curvilíneo. Gran culo, grandes tetas, cintura de avispa y una piel demasiado blanca, que hacía resaltar aún más su cabello anaranjado, porque no era rojo, era naranjo. Eso la había hecho ganarse el apodo de ?La Colorina? y a mi amigo el apodo de el ?Fanta?, ya que había heredado el mismo color de cabello de su madre. Podías distinguirlos a cuadras de distancia.

Muchos la deseaban, incluso mi padre, e incluso mi hermano mayor, que tenía dieciocho. Él a veces solía decirme que tenía pinta de ?depredadora sexual?, a pesar de ello, nunca dio a pie a que hablaran mal de ella, pues tenía buena relación con los vecinos hasta cierto punto. Nunca llegaba a sobrepasarse con nadie, manteniendo así la cordialidad y la intimidad con todos, además, ella poseía un carácter muy juvenil. Todos conocíamos su risa fresca y alborotadora.

Por eso, mi amigo el Fanta siempre se enojaba cuando alguien hablaba de su madre, o si insinuaban algo con respecto a ella, porque era consiente delo que su mamá provocaba en el sexo masculino. Yo antes solía pasar gran tiempo de mis días en su hogar, sobretodo porque José se sentía solo. Su viejo era camionero y pasaba tres semanas fuera y una en casa, hasta que por alguna razón comencé a sentirme incómodo allí. Había algo en la forma que ella, la Colorina, tenía al mirarme, que hacía que me intranquilizara. No lo sé, sus gestos hacia mí, sus roces casuales? algo.

-Ni te atrevas a pensarlo-. Me advirtió. Me reí con fuerza, esa señora me ganaba casi por veinticuatro años.

-Vale, buscaré a otra con quién hacerlo.- Fingí molestia.

-¿Aún no lo haces?- Me preguntó mi amigo. Lo miré como diciendo: ?No hagas preguntas idiotas?. Rió.

-¿Y tú?- Contraataqué.

-Y eh? casi.

-¿Casi?- Me mofé-. Es un sí o un no.

-Y eh?no.- Admitió al fin. Carcajeé y le pegué un revistazo porno en la cabeza.

-Deja eso niñato. Venía invitarte a mi casa.

-¿Para qué?

-Mi papá antes de irse, me compró el nuevo GTA.

-¿El GTA cinco?

Asintió con presunción.

-¿Y por qué no jugamos aquí?- No quería ir a su casa.

-Vamos, no seas mala onda. No quiero dejar a mi vieja sola, siempre se deprime cuando mi papá se va.

Lo pensé un rato, quizá después de todo, sólo era mi imaginación, así que accedí. Le pedí permiso a mi mamá y me fui con José a su casa. Subimos a su habitación, y como siempre, estaba reluciente, en comparación a la mía que era un auténtico chiquero. Cuando iba a sentarme en la alfombra, la puerta se abre y aparece su mamá. Tragué saliva instintivamente.

Sabía que no tenía que mirarla fijamente, o si no Fanta se daría cuenta y armaría un escándalo. Sin embargo, el impacto de su belleza no disminuía ni aunque la viese cien veces al día. Jamás en mi vida había visto un par de ojos más negros que los suyos, y a sabiendas de su hermosura, no tenía la necesidad de maquillarse, con suerte se encrespaba las pestañas.

Esta vez traía un vestido corto, a tiras, con un gran escote. Me obligué a mirarla a los ojos. Calzaba unas sandalias y como siempre, su cabello largo y colorín estaba libre. Al verme, me sonrió al instante.

-¡Hola!- Me saludó, acercándose. Me puso las manos en los hombros, estudiándome- ¡Cómo has crecido! Si parece que no te veo hace años, en vez de meses ?. Dijo mientras me besaba con fuerza en la mejilla. Olía a dulces.

-He crecido un poquito.- Murmuré entre dientes, aquella mujer me cohibía.

-¿Un poquito?- Se burló, alzando una ceja caoba. Sentí mis mejillas arder.

-Ya mamá, no sigas avergonzándolo.- Intervino mi amigo. Le pegué un codazo fuerte en las costillas para que se callara y no siguiera resaltando lo obvio. Ella rió desvergonzada y estrepitosa, su risa resonó por toda la habitación, como si le hubiesen contado el mejor chiste de su vida.

-Vale, vale, los dejo.- Acarició la mejilla de Fanta y volteó para irse, pero antes de cerrar la puerta, giró un tanto hacia mi dirección y me guiñó un ojo. Tragué saliva, ¿A qué iba eso? Mire a mi amigo que pareció no percatarse al estar conectando el Play.

Toda la tarde que pasé allí, no pude dejar de sentirme turbado por alguna razón. Supuse que era por el hecho de estar en un hogar ajeno. No supe qué horas eran hasta que la voz de la? Señora? nos trajo de vuelta al mundo real, sin duda el GTA te absorbe.

-¡Hijo!- Gritó desde el primer piso- ¡Ve a comprar el pan!

-¡Ya!- Respondió Fanta, sin soltar el joystick. Observé por la ventana y vi que estaba oscureciendo.

-¿Qué hora es?- Le pregunté.

-No sé- Respondió aún absorto en el juego.

-Tengo que irme, mi vieja debe estar preocupada.

-Deja pasar esta y bajamos.

Cuando lo hicimos, olisqueé un suave olor a cebollas asadas, todo mi estómago rugió de hambre. Alguien estaba preparando la cena. Nos dirigimos a la cocina y nos encontramos con la mamá de mi amigo, enfrascada en cortar unos trozos de carne, aunque no parecía estar cocinando. No sé, la imagen de mi madre cocinando es con un delantal ancho, todo roñoso y con manchas de aceite eternas que no salían ni con cien lavados, y muy, muy poco femenina. En cambio ella parecía conservar toda la delicadeza de una mujer al hacerlo. Seguía con su vestido floreado, cubierto por un delantal que se ceñía demasiado a su cuerpo. Su cabello estaba tomado y relucía aún más naranjo gracias a la luz artificial de la ampolleta.

-Mamá- Habló Fanta, llamando su atención- Voy a dejar al Jano y de vuelta compro el pan.

-¿Pero cómo? ¿No te quedarás a cenar?- Me preguntó torciéndose hacia nosotros. Su cara redonda lucía más infantil con el pelo tomado.

-No, gracias. Es que ya es tarde y mi mamá debe estar preocupada. ? Me excusé.

-No te preocupes por eso, si te dice algo, yo hablo con ella. No puedo dejar que te vayas sin comer algo, han estado todo el día encerrados, haciendo quizá qué cosas.- Dijo irónica entrecerrando los ojos. Los tres reímos.

-No seas tonta mamá. Entonces, vamos a comprar y volvemos, ¿No?- Inquirió dirigiéndose a mí.

-Vale.- Accedí.

-Ve tú a comprar pan, hijo.- Interrumpió su mamá.- Necesito que alguien ponga la mesa mientras me doy una ducha.

Dejé de respirar, no quería quedarme a solas con ella. Sí, soy un capullo, pero ella me intimidaba demasiado. Las manos me sudaron un poco de solo imaginarlo.

Fanta fue a comprar el pan y la ?Señora? fue a tomar su ducha. Un tanto más relajado sin su presencia, me dediqué a colocar el mantel en el comedor de diario de la cocina, los servicios, los vasos y de vez en cuando revolvía lo que parecía ser un guiso. Cuando estaba en ello, sentí una presencia a mis espaldas y me giro para ver quién era, y de manera instantánea sufrí una erección. La mamá de mi amigo estaba semi desnuda intentando apagar el calefón de la cocina. Una toalla violeta la envolvía, tratando de cubrir su carnoso cuerpo. Sus piernas extremadamente blancas, aparecían torneadas y fibrosas. Su culo (¡Dios mío!) su culo, su enorme culo apenas era tapado por la toalla, y su espalda lucía tersa sin nada que entorpeciera su belleza de mármol. Ella aparentaba no notar mi presencia mientras se inclinaba tratando de desconectar el aparato que daba agua caliente a la casa; y al hacerlo, pude atisbar un poco lo que parecía ser la entrada de su coño.

Abrí los ojos de forma exagerada y redirigí mi vista hacia la olla en el fuego y retomé la tarea de revolver el guiso, aunque ahora lo hacía casi de forma robótica, como si mis extremidades no respondieran al cien por ciento las órdenes de mi cerebro.

-¿Cómo va eso?- Preguntó caminando hacia mí.

-Bien, va? bien.- Respondí sin saber a qué se refería, fingiendo que no había notado su desnudez. Aún traía el cabello tomado, con algunos mechones húmedos pegados a su nuca y rostro.

-¿A ver? Déjame probar-. Se situó a mi lado y me quitó la paleta. Al hacerlo, sus dedos rozaron el dorso de mi mano. Sentí su piel fría y una corriente hizo que se me erizaran todos los pelos del cuerpo. Traté de no mirarla, sabía que si lo hacía, mis ojos se irían a ese gran par de tetas. Probó un poco de la cocción y frunció los labios.

-Le falta sal. ¿Me la pasas?- Pidió sin mirarme.

-Si señora.- Respondí nervioso, tratando de resguardar mi polla más que erecta. Busqué por encima de la alacena sin éxito.

-Está dentro del estante, a un lado del aceite.- Informó al ver que no la encontraba.

-Si señora.

-No me digas señora- Me reprochó-. Me hace sentir vieja-. Le pasé la sal y me sonrió pícara, con algo oculto dentro de sus ojos negros.

-Está bien señora, es decir?- Me interrumpí a mí mismo, ¿Puedo ser más idiota? Ambos nos miramos y reímos ante mi estupidez.

-Dime ?Tía?. Así me llaman los otros amiguitos de José.

-Está bien.- Asentí mecánico, sin saber aún cómo comportarme ante la diosa desnuda que mi amigo tenía por madre.

Añadió un poco de sal a la cacerola y volvió a degustar la comida.

-Ahora sí que sí, Janito. Mira, pruébala.- Acercó la paleta de palo hacia mi boca y esperó a que yo la probara. Crucé las manos por delante de mi entrepierna y abrí la boca tímidamente. Allegó la paleta más hacia mí y testeé la comida. Sinceramente, incluso si hubiese sabido a mierda, no me hubiera dado cuenta, ya que había cedido a la tentación.

Al estar frente a frente a ella, mis ojos bajaron y se quedaron plantados en sus senos. La toalla los apretaba, haciendo que se abultaran y lucieran más grandes.

-¿Está rica?- Preguntó.

-Muy ricas.- Respondí distraído. Oí que rió bajito y subí mi mirada hacia ella.- Este? muy rica quise decir.

-Iré a vestirme.- Dijo de pronto, sin darle importancia a mi desubicación.

Cuando desapareció de mi vista, caí en la cuenta de que estuve conteniendo el aire. La sangre parecía haber huido de todo mi cuerpo para ubicarse en dos lugares: La cara y cómo no, mi pene, que parecía un vibrador a pilas.

Cuando llegó mi amigo cenamos tranquilamente, aunque claro, traté de sentarme lo más lejos posible de ella y rehuí de su mirada todo el tiempo. Sólo quería escapar de allí, mas, para mi desgracia, mi amigo me pidió que me quedara allí, diciendo que podríamos jugar hasta tarde. Decliné la oferta argumentando que tenía que preguntarle a mi mamá primero.

-Deja llamarla, de seguro a mí me dice que sí.- Sugirió José. Era obvio que mi mamá le diría que sí a él. Mientras Fanta llamaba, observé como su mamá recogía la mesa, sin prestar una mínima atención a nuestros planes. Era exquisita, era la MILF perfecta, que llenaba todos los requisitos, ¿Por qué quería escapar de ella? Sí eran ciertas mis conclusiones, tendría que estar haciendo todo lo contrario, debería buscar la forma de que algo pasara, ¿Por qué entonces? Porque eres un capullo, me respondió mi subconsciente. No, no era por eso, era por Fanta? Nah, era porque era un cobarde de tomo y lomo.

Al fin, mi mamá concedió su permiso para que pasara la noche allí, es más, mi mamá parecía más alegre de lo normal al darme permiso.

Antes de ir a acostarnos, ella se despidió de nosotros, esta vez sin muestras de acoso conmigo, lo que me decepcionó un poco, al parecer, sí era mi imaginación después de todo. Estuvimos jugando hasta como a las dos de la mañana, hasta que nos aburrimos. José tenía una cama nido, así que lo único que tuve que hacer fue taparme con algunas frazadas. Él se durmió al instante, era típico en él. Fuera donde fuera, si tenía sueño, dormía como un tronco, en cambio yo de por sí tenía el sueño escaso, de por sí no podía dormir bien en casas ajenas y de por sí, la presencia de la Colorina me ahuyentaba toda posibilidad de reposo.

Estaba que me meaba, pero esperé hasta no escuchar ni un ruido para ir al baño.

Bajé al primer piso, que es donde se encontraba el baño, pero cuando iba llegando a la puerta, vislumbre una luz que provenía desde dentro. ¡Mierda!

-¿Quién está allí?- Preguntó ella.

-Soy yo, tía.- Respondí acercándome. La Colorina abrió la puerta y casi me da un infarto. Tenía puesto un babydoll negro, de satén o seda, qué se yo, que resaltaba aún más el blanco enfermizo de su piel.

-Janito, eres tú. Me asusté por un momento-. Reveló mientras volvía a mirarse al espejo, al parecer estaba echándose de las mismas cremas que usa mi mamá para las arrugas, aunque parecían funcionarle mejor a la Colorina.

Las ganas de orinar se fueron a la mierda, sobretodo porque yo sólo llevaba puesto el bóxer, y ahora ambos estábamos semi desnudos. Instintivamente volví a cubrirme la entrepierna con mis manos.

-¿No vas a entrar?- Inquirió volviéndose hacia mí. Me quedé en silencio-. ¡Ay, pasa! No seas tímido- Me azuzó. Me quedé en el umbral de la puerta, sopesando la posibilidad de entrar. Rió y volvió a mirarse al espejo con mofa. El pelo cobrizo pasaba su cintura? era tan lacio, tan luminoso. Las rodillas me temblaron de sólo pensar lo que había debajo de ese camisón. ¿Qué haría otro chico en mi lugar? Más bien, ¿Qué haría mi hermano en mi lugar? Y la sola idea de imaginarme el rostro de él al contarle esto y lo que sucedió hoy en la cocina, me animó a entrar.

Carraspeé para darme ínfulas de hombre mayor y pasé por detrás de ella. Me paré junto al inodoro, pensando si debía hacer lo que tenía que hacer (mear) o simplemente fingir que quería lavarme los dientes.

-¿Cierro la puerta para que estés más cómodo?-La miré por el espejo, mientras ella seguía embadurnándose con crema el rostro. ¿Significaba algo el que ella quisiera cerrarla? El estómago se volvió bola en mi vientre- ¿La cierro?- Preguntó de nuevo, esta vez contemplándome a través del espejo, nuestras miradas se cruzaron.

Asentí.

Giró y cerró la puerta sin darle importancia al hecho, y siguió mirándose al espejo.

Bien, ahora me tocaba actuar, o sea, mear. Inspiré con fuerza. Este es el paso. Bajé un poco el bóxer y mi erección apareció igual que esos payasos que salen de una caja al darle a la manija. Un subidón de vergüenza me llego a la cabeza al ver lo excitado que estaba. ¡Se suponía que quería mear! ¿Cómo mierda iba a hacerlo si la cabeza de mi pene me apuntaba al ombligo? Mátenme, mátenme ahora. Ni siquiera quise levantar la vista por miedo de que ella pudiese estar observándome. Me relajé pensando en mi abuela y poco a poco fui forzando mi polla para que bajara y así al menos, poder apuntarle al agujero.

La miré de reojo al oír el correr del agua de la llave. Estaba lavándose las manos, sin prestarme atención. Vale, era obvio que notaba lo que me estaba pasando, pero el que me ignorara adrede ayudó bastante. Más tranquilo, pude orinar, tratando de no derramar nada, tarea heroica al tener mi falo tieso. Cuando ese placer único de vaciar la vejiga me invadió, cerré los ojos como siempre suelo hacerlo, y sin darme cuenta solté un suspiro de satisfacción.

Cuando hube terminado, abrí los ojos, y así se quedaron: Abiertos al darme cuenta de que la tía me estaba mirando por el espejo, sonriendo, deleitándose con mi espectáculo.

-Veo que te excitas fácil.- Indicó luego de un momento. Yo no fui capaz de contestarle. Quedé petrificado, sin pestañear. Sus ojos parecían más oscuros que de costumbre.

Soltó una risa burlesca, gutural. Dio media vuelta y quedando aún a mi lado, pero mirándome de frente. Apoyó su cadera contra el lavamanos y se cruzó de brazos, con ese aire jovial que la caracterizaba.

Y ahí estaba yo, mudo, inmóvil y más tieso que el pelo de la estatua de la libertad.

-¿Te gusto?- Inquirió irguiéndose.

Asentí. Dio un paso hacia mí.

-¿Me deseas?

Asentí. Avanzó nuevamente hasta situarse a mis espaldas. Me rebasaba en estatura. En mi defensa, aún me faltaba por crecer. Apoyó su cabeza en mi hombro y nuestras miradas volvieron a encontrarse en el espejo. Volví a oler su perfume. Sus manos se aferraron a mis brazos y fueron bajando por ellos. Al darme cuenta de lo que quería hacer, trate de alejar mis manos de mi entrepierna, pero ella me detuvo.

-¿Te excito?- Su aliento me acarició el cuello, y un espasmo me sacudió el cuerpo. No me perdía de vista, por el espejo seguía cada una de mis reacciones. Arrellanó aún más su cara a la mía y lentamente, como si de una gata se tratase, me mordió el lóbulo de la oreja. ¡Oh Dios! No pude seguir mirándola, era demasiado para mí. Cerré los ojos, concentrándome en no correrme delante de ella.

-¿Te excito o no?- Repitió la pregunta. Ralenticé mi respiración y abrí nuevamente los ojos. Seguía observándome.

-Sí.- Respondí al fin, tragando saliva.

Me sonrió complacida. Retomó el camino y bajó por mis antebrazos. Llegó hasta mis manos, que sujetaban mi erección. Con suavidad, hizo que las retirara. Lo hice. El espejo sólo abarcaba la imagen de ella ?abrazándome? por la cintura, pero sus manos ágiles llegaron hasta mi polla, sujetándola con fuerza. Inspiré y boté el aire despacio al sentirla tocándome, y de forma casi irreal, mi pene parecía seguir creciendo bajo su tacto.

-Al parecer te excito mucho.- Dijo al reparar en lo mismo. Le sonreí tímido.

Una de sus manos empezó a masturbarme lentamente, sin apuros. Me tensé completamente. Lo hacía con delicadeza, moviéndose de arriba abajo. Llegando al glande, me lo apretaba con firmeza y con su pulgar recorría su hendidura. Yo estaba en el paraíso, en cualquier momento mis ojos se volteaban hacia dentro.

Arriba, abajo, lo movía de un lado a otro. De repente, su mano libre bajó aún más, llegando a mis testículos, y los apretó, pero guardando reparos en su ?fragilidad?. No pude evitar quejarme de placer. Ella ya no me miraba, tenía la vista fija en lo que me estaba haciendo. Yo sí observaba su rostro y cada mueca de satisfacción en él al masturbarme. Mi hermano tenía razón, era una depredadora.

Después de unos cuantos minutos, no pude seguir aguantando. Quise quitarla para no correrme en sus manos, pero nuevamente me lo impidió.

-Vamos?- Susurró- Relájate, déjate ir-. Instó mientras movía su mano con más prisa, acuciándome al orgasmo.

Está de más decir que necesité cinco segundos luego de eso para correrme sin vergüenza. Todo mi cuerpo se sacudió como un pececillo fuera del agua. Ella rió contra mi clavícula y me plantó un beso húmedo en la mejilla, antes de separarse. Quiero besarla en los labios.

Fue al lavado y enjuagó sus manos de mi, eh? ¿esperma? Yo retrocedí unos pasos buscando apoyo en la pared. Una corrida así no debe recibirse de pie.

-Tienes manchado el bóxer-. Me advirtió.

Miré hacia abajo y claramente vi una mancha blanquecina que se notaba de lejos gracias a que mi ropa interior era oscura. Quité la mancha con mi pulgar, pero aún quedaba huella.

-Buenas noches-. Se despidió al terminar de lavarse, y antes de que siquiera tocara la perilla, me interpuse y le bloqueé el paso-. ¿Qué haces?- Preguntó risueña. Era una pregunta retórica.

-Usted no se puede ir.- Me asombré de la firmeza en mi voz. Volvió a sonreír, divertida.

-¿Y qué harás para que me quede?- Me desafió.

Y antes de que pudiera siquiera respirar, tomé su rostro entre mis manos y la besé, la besé con toda mi experiencia. Desde que había empezado en esto del ?sexo? lo único que había hecho era besar, y con suerte llegar a segunda base. Me tenía fe, sí.

La arrinconé contra la pared y le metí lengua hasta el fondo. Ella estaba sorprendida, pero al sentir mi lengua contra la suya, reaccionó, y cómo reaccionó. Pronto dejé de ser yo el que daba el beso y fue ella quién tomó la batuta. Sus labios eran carnosos. Yo olvidé que mi amigo estaba en la misma casa y comencé a hacer ruidos mientras la besaba. Envalentonado al ver que era correspondido en el sentimiento, le tomé una teta y se la masajeé con fuerza. Gimió en mis labios.

Le di un último beso en los labios y decidí bajar hasta su cuello, tal cual mi hermano me había recomendado alguna vez hacerlo. Fui dándole lametones suaves y besos sonoros en él, haciendo que ella suspirara. Iba por buen camino. Alcé una de sus piernas e hice que la sujetara en mi cadera. Pesaba, pero mi súper pene me daba las fuerzas necesarias para seguir.

Comencé a acariciarle el muslo levantado, palpando la turgencia de sus carnes. Subí, subí hasta alcanzar su culo. Toqué una de sus nalgas y ella la contrajo en acto reflejo. Reímos. Ella estiró el cuello hacia tras y posó ambos brazos por encima de mis hombros, dejándose llevar por mis caricias inexpertas. Con más confianza, descendí con mi boca, tiré como pude de su camisón hacia abajo y en cuanto vi un seno con un pezón duro y rosado me lo eché a la boca.

Lamí su areola unas cuantas veces para luego succionar, mientras le corría mano en el culo. Ella trataba de reprimir sus gemidos, pero cada vez eran más audibles. Con la mano que tenía en su culo, fui adentrándome aún más, hasta que con las puntas de mis dedos logré acariciar la tela empapada que pobremente trataba de tapar su coño. Ahora gimió sin tapujo. Yo me excité aún más, quería follármela. Traté de levantarla un poco más, y con más libertad, ahora pude introducir un dedo por su vagina, que prácticamente resbaló hacia dentro.

-Espera, para.- Dijo súbitamente. Me detuve al instante.

Ambos nos quedamos quietos, a la espera de oír algo.

-Creí haber escuchado a José. ¿Estás seguro de que dormía?- Bajó su mirada hasta la mía. Estaba sudorosa.

-Sí, estoy seguro.- Afirmé.

Me sonrió. Me dio un beso caliente y apretado e hizo que nos separáramos. Dejó caer la tapa del inodoro y prácticamente me empujó para que me sentara allí. Echó llave a la puerta, giró y se quedó mirándome, mordiéndose el labio inferior, como si fuera una persona de mi edad.

-¿Es malo lo que estamos haciendo?- Preguntó, sentándose a horcajadas sobre mí.

-No lo creo.- Contesté de forma inmediata, pasándome literalmente por el culo la amistad de mi amigo-. ¿Y usted?

-¿Aún me tuteas?- Entrelazó los dedos detrás de mi nuca y volvió a besarme, esta vez sin apuro como antes. Me daba besos cortos que me dejaban con ganas de más.

-Lo siento-. Susurré distraído por su boca

-No lo sientas. Me excita-. Confesó con picardía. Le sonreí y la jalé por la cintura, atrayéndola.

Bajé mis manos a su culo. Poco a poco, gracias a sus besos, retomé la celeridad de mis movimientos. Ella tomó una de mis manos y la guió hasta uno de sus senos, y con lentitud fue enseñándome para que la tocara de la forma que ella deseaba. Le apreté esta vez con suavidad, y por encima de la tela, apreté su pezón entre mis dedos. No pudo evitar gemir, y yo tampoco al escucharla.

-¡No aguanto más!- Enunció de pronto. Se elevó un tanto, hizo a un lado su inútil ropa interior, sacó mi pene que apenas lograba esconderse y se sentó sobre él, introduciéndoselo hasta el tope.

Ella pareció olvidar que su hijo dormía en la habitación de arriba, porque gimió con todo el aire de los pulmones. Yo traté de ser más recatado y apreté la mandíbula.

-Esto es lo que quería.- Bisbiseó junto a mi rostro, buscando apoyo en mi cuerpo.

Lo único que atiné a hacer fue sujetarla firme por las nalgas con ambas manos, mientras ella se removía sobre mi regazo. Con destreza se balanceaba hacia delante y atrás, apretando con su ¿vagina? Mi polla dentro de ella. Era tan delicioso, no podía haber rezado por una mejor primera vez. Con mis manos traté ayudarla, siguiéndole el ritmo. Comenzó a gemir contra mi cuello, acallándose de alguna forma. Yo hice lo propio, cerrando los ojos y pensando en no correrme tan pronto.

Esta mujer tenía una aspiradora entre las piernas. Me succionaba literalmente. Volví a coger una de sus tetas, y con la pasión del momento, giré su pezón como si fuera la perilla de una caja fuerte. Al parecer el dolor sólo la excitó más, porque pegó un alarido, para luego besarme con todo el sentimiento del momento, sin dejar de moverse.

-Espere, espere?- Dije separándome, tratando de recobrar el aliento.

-¿Qué sucede?

-Si sigue así voy a?

-No, no te corras aún-. Adivinó.

Se retiró de mi regazo, dejándome empalmado y con frío. Su cara de loza lucía gotas de sudor, y su cabello caoba estaba húmedo cerca de las sienes. Sin dejar de mirarme, se sacó el camisón y lo tiró a un lado. Hasta ahora no tuve oportunidad de admirar sus senos con paciencia, tomando en cuenta la situación clandestina en la que nos encontrábamos. A mi parecer eran hermosos, no eran ?firmes?, pero aún guardaban redondez al caer. Quería hundirme en ellos, pero al parecer ella tenía otros planes. Se agachó un tanto y retiró sus bombachas a juego con el babydoll. Recién ahora pude percatarme de que tenía una pequeña motita anaranjada en la cúspide de su entrada. Mi pene y yo dimos un salto al verla por completo al desnudo. Se parecía demasiado a esa pintura? ¿Cómo es que se llama? ¿Venus de Nilo? No sé, pero sinceramente era una diosa con cabellos de fuego.

Yo estaba completamente abstraído en ella, contemplando su cuerpo de mármol, cuando ella hizo a un lado la cortina del baño, se inclinó hacia delante, apoyando ambas manos en el borde de la bañera, dejando todo su culo al aire, en mi dirección.

Mis ojos volvieron a desorbitarse. Su culo yacía abierto para mí, y con él, la abertura de su intimidad se divisaba sin problemas.

-¿Qué esperas?- Dijo al ver que yo no atinaba a actuar.

Me paré como un resorte.

-¿Así?- Susurré inseguro, ubicándome detrás de ella.

-Sí, venga.- Me urgió.

Tomé mi verga y con cuidado fui ubicando el glande en la entrada de su cuño. Y con mucho cuidado de no salirme fui introduciéndome en su interior, acariciando el calor de su cuerpo. Ella ronroneó satisfecha y yo casi me desmayo de placer. Retrocedí, pero me salí, y con torpeza volví a penetrarla.

-Adoro tu inexperiencia, pero no debes retroceder tanto-. Miró hacia atrás.- Sólo sácala hasta la mitad y sujétame firme por las caderas.

Asentí como buen alumno. La tomé por las caderas y hundí mis dedos con fuerza en ellas. Me salí un poco de su interior, tal cual ella lo dijo y la penetré con fuerza hacia delante. Gimió.

-Bien, ahora?- Habló con voz trémula-? cuando vayas a meterla, tira de mí hacia ti, al mismo tiempo.

Lo hice. Salí un poco, y al momento de volver a introducirme, la atraje hasta a mí, ensartándola.

-¡Sí!- Masculló.

Y poco a poco, fui tomando el ritmo, hasta que luego de unas cuantas veces lo hice a la perfección. Tiraba fuerte de ella, embistiéndola con toda mi fuerza novata, arrastrando todo lo que estaba en su interior con mi falo. Ella comenzó a gemir más alto y yo por fin pude disfrutar al completo lo que estaba pasando. ¡Esta mañana había despertado virgen!

Giré mi cabeza a un lado y vi mi reflejo en el espejo. Ella, la mamá de mi amigo, casi en cuatro, aguantando a penas mis penetraciones, con sus senos moviéndose en una armoniosa cadencia, con un halo anaranjado que envolvía su rostro gimoteante. Le sonreí a mi otro yo en el espejo. Puse cara de macho alfa como en las películas porno mientras seguía introduciéndome hasta lo infinito en su coño

-Venga, dime algo.- Manifestó de repente.

-¿Qué?- Dije sacado de mi ensueño.

-¡Qué me digas algo!- Exclamó, sin dejar de gemir.

¿Qué le diga algo? ¿Qué le digo?

-Eh? no sé qué decirle-. Le respondí asombrado por la petición.

Seguí cogiéndomela ininterrumpidamente. De nuevo se avecinaba mi clímax.

-Dime? ¡ah! Dime señora-.Volvió a insistir.

-¿Señora?- Un golpe eléctrico tocó mi nuca y se esparció por mi columna hacia todas mis extremidades, llegando a mi entrepierna.

-¡Sí! ¡Dilo!

-¡Señora! ¡Señora! ¡Señora!- Grité dejándome llevar por la inminente corrida que me sacudió hasta las rodillas. Me derramé con todo en su coño. Lamentablemente, no medí mi fuerza, y tratando de darle una última estocada, me fui con todo mi peso hacia delante. Ella no pudo soportar mi empuje y trató de agarrarse a la cortina de baño, pero fue tanto la fuerza, o el peso, que la cortina cedió, rasgándose. Ambos caímos con todo dentro de la bañera.

-¡Ay!- Oí que gritó.

Nuestros cuerpos se contorsionaron de tal forma que yo seguía dentro de ella, pero no sé cómo, ambos teníamos las piernas fuera de la tina.

Cuando el alboroto de la caída se calmó, nos quedamos un rato así, creo que ambos, esperando escuchar alguna respuesta por parte de José. Al no percibir nada, me relajé y recién ahí pude notar un líquido tibio que salía de la intimidad de ella.

-¿Está bien?- Atiné por fin a preguntarle. Me erguí como pude hasta lograr salirme de la bañera. Luego la tomé por la cintura y la ayudé a levantarse. Se sentó al borde de la tina, tratando de sacarse el pelo que tenía pegado al rostro.

Cuando terminó con su tarea, me miró fijamente a los ojos. En serio era imposible creer que ella fuera madre de alguien.

-Sí que tienes fuerza, ¿eh?- Rió y yo la seguí. Qué situación más patética.

-¿De verdad se encuentra bien?- Volví a preguntarle, tomándola de la mano mientras se ponía de pie.

-Sí, muy bien. Excelentemente cogida-. Me guiñó un ojo con desfachatez.

No pude evitar sonrojarme como un bebito, pero al menos ya no me ponía nervioso. Me sonrió con dulzura al notar mi vergüenza. Tomó mi cara y me besó con delicadeza. Pasé mis manos por su cintura, acercándola hacia mí profundizando el beso.

-Basta- Dijo, separándonos-.Tenemos que ir a dormir. Hemos estirado demasiado el elástico.

Hice un mohín infantil y ella soltó una carcajada tan característica suya, que podía espantar a todas las aves de su alrededor.

-Ya habrá tiempo para más-. Me dio un último beso, y cogiendo del suelo el camisón y sus bragas, salió del baño a hurtadillas, vigilando que su hijo no estuviera rondando por allí.

Yo me quedé en el baño, en un espacio sideral paralelo. Había follado con ella, con la mamá de mi mejor amigo. Perdóname amigo, me dije en mi interior. Me contemplé nuevamente en el espejo y me reí ante mi mentira. Nah, no lo sentía, además, al parecer se repetiría.

Me acomodé el bóxer y traté de quitarle con agua la mancha blanquecina que tenía. Me lavé las manos y subí al segundo piso. Todo estaba a oscuras, en silencio. Con gran sigilo ubiqué mi cama y me acosté tratando de no emitir ni un solo ruido.

-¿Jano? ¿Eres tú?- Habló de pronto mi amigo, con voz adormecida.

-Sí- murmuré-. Sigue durmiendo.

-¿Dónde estabas? Sentí un ruido hace rato.

Dejé de respirar.

-Yo también, por eso bajé a ver- Mentí.

-Ah, vale-. Oí cómo se volteaba en la cama, buscando una posición más cómoda para dormir-. ¿Había algo?

-No, parece que son esos gatos de mierda que andan por el techo.

-Putos gatos.- Coincidió José-. ¿Mi mamá se despertó?

-Parece que no.

-Bien. Nos vemos mañana, Jano-. Susurró durmiéndose de nuevo.

-Hasta mañana- me despedí.

Respiré más sereno. Crucé mis brazos detrás de mi cabeza y rememoré todo lo que había pasado, y no pude evitar sonreír. José era mi amigo, mi mejor amigo para ser franco, pero esto que había pasado, ¿Tenía algo que ver con nuestra lealtad? Creo que no. Yo quiero mucho a mi amigo, y ahora, al parecer deseaba a su mamá. Volví a sonreír orgulloso. Sí, había cogido con la mamá de mi mejor amigo, había cogido con la Colorina.

La madre de mi amigo en Relatos eroticos de Maduras (relatos eroticos )

La madre de mi amigo en Relatos eroticos de Maduras (relatos eroticos )

La madre de mi amigo en Relatos eroticos de Maduras (relatos eroticos )

» VER INTERPRETACION (HD): La madre de mi amigo en Relatos eroticos de Maduras

La madre de mi amigo en Relatos eroticos de Maduras (relatos eroticos )

Videos Pornos Relacionados:

Tags: , , , , , , ,

La madre de mi amigo en Relatos eroticos de Maduras

Video Porno de: Maduras

marzo 7th, 2014 >> Relatos Eroticos

La madre de mi amigo en Relatos eroticos de Maduras (relatos eroticos )

» Relato Erotico: La madre de mi amigo en Relatos eroticos de Maduras

La madre de mi amigo en Relatos eroticos de Maduras (relatos eroticos )

-¡Jano!- Gritó mi mamá.

-¡¿Qué?!

-¡José te busca!

-¡Dile que suba!

Se abrió la puerta y entró mi amigo.

-¿Qué haces?- Preguntó.

-Armando un cohete a escala- Respondí sardónico.- ¿Que no ves que estoy acostado?- Efectivamente estaba acostado, con un montón de revistas porno que había tomado prestadas a mi hermano. José se sentó a mi lado y comenzó a hojearlas conmigo. Estuvimos un rato en silencio admirando la maravillosa constitución biológica de las modelos.

-¿Viste esta?- Me enseñó la imagen de una morena de tetas enormes.

-Me gusta más esta-. Le mostré la foto que estaba mirando hace ya un buen rato. Al verla, frunció el ceño y me dio un puñetazo en el estómago. Me reí ante su reacción.

-No seas imbécil, no tiene nada que ver con tu mamá.- La chica que le mostré era una pelirroja pecosa, sin muchos atributos en comparación a las otras, pero era más linda de rostro que todas.

De seguro se lo tomó a pecho porque su mamá también es pelirroja y no era ninguna novedad que fuera la sensación del barrio. A casi todos los hombres les gustaba, y no era sorpresa. Era una mujer espectacular. A sus casi cuarenta años tenía un cuerpo curvilíneo. Gran culo, grandes tetas, cintura de avispa y una piel demasiado blanca, que hacía resaltar aún más su cabello anaranjado, porque no era rojo, era naranjo. Eso la había hecho ganarse el apodo de ?La Colorina? y a mi amigo el apodo de el ?Fanta?, ya que había heredado el mismo color de cabello de su madre. Podías distinguirlos a cuadras de distancia.

Muchos la deseaban, incluso mi padre, e incluso mi hermano mayor, que tenía dieciocho. Él a veces solía decirme que tenía pinta de ?depredadora sexual?, a pesar de ello, nunca dio a pie a que hablaran mal de ella, pues tenía buena relación con los vecinos hasta cierto punto. Nunca llegaba a sobrepasarse con nadie, manteniendo así la cordialidad y la intimidad con todos, además, ella poseía un carácter muy juvenil. Todos conocíamos su risa fresca y alborotadora.

Por eso, mi amigo el Fanta siempre se enojaba cuando alguien hablaba de su madre, o si insinuaban algo con respecto a ella, porque era consiente delo que su mamá provocaba en el sexo masculino. Yo antes solía pasar gran tiempo de mis días en su hogar, sobretodo porque José se sentía solo. Su viejo era camionero y pasaba tres semanas fuera y una en casa, hasta que por alguna razón comencé a sentirme incómodo allí. Había algo en la forma que ella, la Colorina, tenía al mirarme, que hacía que me intranquilizara. No lo sé, sus gestos hacia mí, sus roces casuales? algo.

-Ni te atrevas a pensarlo-. Me advirtió. Me reí con fuerza, esa señora me ganaba casi por veinticuatro años.

-Vale, buscaré a otra con quién hacerlo.- Fingí molestia.

-¿Aún no lo haces?- Me preguntó mi amigo. Lo miré como diciendo: ?No hagas preguntas idiotas?. Rió.

-¿Y tú?- Contraataqué.

-Y eh? casi.

-¿Casi?- Me mofé-. Es un sí o un no.

-Y eh?no.- Admitió al fin. Carcajeé y le pegué un revistazo porno en la cabeza.

-Deja eso niñato. Venía invitarte a mi casa.

-¿Para qué?

-Mi papá antes de irse, me compró el nuevo GTA.

-¿El GTA cinco?

Asintió con presunción.

-¿Y por qué no jugamos aquí?- No quería ir a su casa.

-Vamos, no seas mala onda. No quiero dejar a mi vieja sola, siempre se deprime cuando mi papá se va.

Lo pensé un rato, quizá después de todo, sólo era mi imaginación, así que accedí. Le pedí permiso a mi mamá y me fui con José a su casa. Subimos a su habitación, y como siempre, estaba reluciente, en comparación a la mía que era un auténtico chiquero. Cuando iba a sentarme en la alfombra, la puerta se abre y aparece su mamá. Tragué saliva instintivamente.

Sabía que no tenía que mirarla fijamente, o si no Fanta se daría cuenta y armaría un escándalo. Sin embargo, el impacto de su belleza no disminuía ni aunque la viese cien veces al día. Jamás en mi vida había visto un par de ojos más negros que los suyos, y a sabiendas de su hermosura, no tenía la necesidad de maquillarse, con suerte se encrespaba las pestañas.

Esta vez traía un vestido corto, a tiras, con un gran escote. Me obligué a mirarla a los ojos. Calzaba unas sandalias y como siempre, su cabello largo y colorín estaba libre. Al verme, me sonrió al instante.

-¡Hola!- Me saludó, acercándose. Me puso las manos en los hombros, estudiándome- ¡Cómo has crecido! Si parece que no te veo hace años, en vez de meses ?. Dijo mientras me besaba con fuerza en la mejilla. Olía a dulces.

-He crecido un poquito.- Murmuré entre dientes, aquella mujer me cohibía.

-¿Un poquito?- Se burló, alzando una ceja caoba. Sentí mis mejillas arder.

-Ya mamá, no sigas avergonzándolo.- Intervino mi amigo. Le pegué un codazo fuerte en las costillas para que se callara y no siguiera resaltando lo obvio. Ella rió desvergonzada y estrepitosa, su risa resonó por toda la habitación, como si le hubiesen contado el mejor chiste de su vida.

-Vale, vale, los dejo.- Acarició la mejilla de Fanta y volteó para irse, pero antes de cerrar la puerta, giró un tanto hacia mi dirección y me guiñó un ojo. Tragué saliva, ¿A qué iba eso? Mire a mi amigo que pareció no percatarse al estar conectando el Play.

Toda la tarde que pasé allí, no pude dejar de sentirme turbado por alguna razón. Supuse que era por el hecho de estar en un hogar ajeno. No supe qué horas eran hasta que la voz de la? Señora? nos trajo de vuelta al mundo real, sin duda el GTA te absorbe.

-¡Hijo!- Gritó desde el primer piso- ¡Ve a comprar el pan!

-¡Ya!- Respondió Fanta, sin soltar el joystick. Observé por la ventana y vi que estaba oscureciendo.

-¿Qué hora es?- Le pregunté.

-No sé- Respondió aún absorto en el juego.

-Tengo que irme, mi vieja debe estar preocupada.

-Deja pasar esta y bajamos.

Cuando lo hicimos, olisqueé un suave olor a cebollas asadas, todo mi estómago rugió de hambre. Alguien estaba preparando la cena. Nos dirigimos a la cocina y nos encontramos con la mamá de mi amigo, enfrascada en cortar unos trozos de carne, aunque no parecía estar cocinando. No sé, la imagen de mi madre cocinando es con un delantal ancho, todo roñoso y con manchas de aceite eternas que no salían ni con cien lavados, y muy, muy poco femenina. En cambio ella parecía conservar toda la delicadeza de una mujer al hacerlo. Seguía con su vestido floreado, cubierto por un delantal que se ceñía demasiado a su cuerpo. Su cabello estaba tomado y relucía aún más naranjo gracias a la luz artificial de la ampolleta.

-Mamá- Habló Fanta, llamando su atención- Voy a dejar al Jano y de vuelta compro el pan.

-¿Pero cómo? ¿No te quedarás a cenar?- Me preguntó torciéndose hacia nosotros. Su cara redonda lucía más infantil con el pelo tomado.

-No, gracias. Es que ya es tarde y mi mamá debe estar preocupada. ? Me excusé.

-No te preocupes por eso, si te dice algo, yo hablo con ella. No puedo dejar que te vayas sin comer algo, han estado todo el día encerrados, haciendo quizá qué cosas.- Dijo irónica entrecerrando los ojos. Los tres reímos.

-No seas tonta mamá. Entonces, vamos a comprar y volvemos, ¿No?- Inquirió dirigiéndose a mí.

-Vale.- Accedí.

-Ve tú a comprar pan, hijo.- Interrumpió su mamá.- Necesito que alguien ponga la mesa mientras me doy una ducha.

Dejé de respirar, no quería quedarme a solas con ella. Sí, soy un capullo, pero ella me intimidaba demasiado. Las manos me sudaron un poco de solo imaginarlo.

Fanta fue a comprar el pan y la ?Señora? fue a tomar su ducha. Un tanto más relajado sin su presencia, me dediqué a colocar el mantel en el comedor de diario de la cocina, los servicios, los vasos y de vez en cuando revolvía lo que parecía ser un guiso. Cuando estaba en ello, sentí una presencia a mis espaldas y me giro para ver quién era, y de manera instantánea sufrí una erección. La mamá de mi amigo estaba semi desnuda intentando apagar el calefón de la cocina. Una toalla violeta la envolvía, tratando de cubrir su carnoso cuerpo. Sus piernas extremadamente blancas, aparecían torneadas y fibrosas. Su culo (¡Dios mío!) su culo, su enorme culo apenas era tapado por la toalla, y su espalda lucía tersa sin nada que entorpeciera su belleza de mármol. Ella aparentaba no notar mi presencia mientras se inclinaba tratando de desconectar el aparato que daba agua caliente a la casa; y al hacerlo, pude atisbar un poco lo que parecía ser la entrada de su coño.

Abrí los ojos de forma exagerada y redirigí mi vista hacia la olla en el fuego y retomé la tarea de revolver el guiso, aunque ahora lo hacía casi de forma robótica, como si mis extremidades no respondieran al cien por ciento las órdenes de mi cerebro.

-¿Cómo va eso?- Preguntó caminando hacia mí.

-Bien, va? bien.- Respondí sin saber a qué se refería, fingiendo que no había notado su desnudez. Aún traía el cabello tomado, con algunos mechones húmedos pegados a su nuca y rostro.

-¿A ver? Déjame probar-. Se situó a mi lado y me quitó la paleta. Al hacerlo, sus dedos rozaron el dorso de mi mano. Sentí su piel fría y una corriente hizo que se me erizaran todos los pelos del cuerpo. Traté de no mirarla, sabía que si lo hacía, mis ojos se irían a ese gran par de tetas. Probó un poco de la cocción y frunció los labios.

-Le falta sal. ¿Me la pasas?- Pidió sin mirarme.

-Si señora.- Respondí nervioso, tratando de resguardar mi polla más que erecta. Busqué por encima de la alacena sin éxito.

-Está dentro del estante, a un lado del aceite.- Informó al ver que no la encontraba.

-Si señora.

-No me digas señora- Me reprochó-. Me hace sentir vieja-. Le pasé la sal y me sonrió pícara, con algo oculto dentro de sus ojos negros.

-Está bien señora, es decir?- Me interrumpí a mí mismo, ¿Puedo ser más idiota? Ambos nos miramos y reímos ante mi estupidez.

-Dime ?Tía?. Así me llaman los otros amiguitos de José.

-Está bien.- Asentí mecánico, sin saber aún cómo comportarme ante la diosa desnuda que mi amigo tenía por madre.

Añadió un poco de sal a la cacerola y volvió a degustar la comida.

-Ahora sí que sí, Janito. Mira, pruébala.- Acercó la paleta de palo hacia mi boca y esperó a que yo la probara. Crucé las manos por delante de mi entrepierna y abrí la boca tímidamente. Allegó la paleta más hacia mí y testeé la comida. Sinceramente, incluso si hubiese sabido a mierda, no me hubiera dado cuenta, ya que había cedido a la tentación.

Al estar frente a frente a ella, mis ojos bajaron y se quedaron plantados en sus senos. La toalla los apretaba, haciendo que se abultaran y lucieran más grandes.

-¿Está rica?- Preguntó.

-Muy ricas.- Respondí distraído. Oí que rió bajito y subí mi mirada hacia ella.- Este? muy rica quise decir.

-Iré a vestirme.- Dijo de pronto, sin darle importancia a mi desubicación.

Cuando desapareció de mi vista, caí en la cuenta de que estuve conteniendo el aire. La sangre parecía haber huido de todo mi cuerpo para ubicarse en dos lugares: La cara y cómo no, mi pene, que parecía un vibrador a pilas.

Cuando llegó mi amigo cenamos tranquilamente, aunque claro, traté de sentarme lo más lejos posible de ella y rehuí de su mirada todo el tiempo. Sólo quería escapar de allí, mas, para mi desgracia, mi amigo me pidió que me quedara allí, diciendo que podríamos jugar hasta tarde. Decliné la oferta argumentando que tenía que preguntarle a mi mamá primero.

-Deja llamarla, de seguro a mí me dice que sí.- Sugirió José. Era obvio que mi mamá le diría que sí a él. Mientras Fanta llamaba, observé como su mamá recogía la mesa, sin prestar una mínima atención a nuestros planes. Era exquisita, era la MILF perfecta, que llenaba todos los requisitos, ¿Por qué quería escapar de ella? Sí eran ciertas mis conclusiones, tendría que estar haciendo todo lo contrario, debería buscar la forma de que algo pasara, ¿Por qué entonces? Porque eres un capullo, me respondió mi subconsciente. No, no era por eso, era por Fanta? Nah, era porque era un cobarde de tomo y lomo.

Al fin, mi mamá concedió su permiso para que pasara la noche allí, es más, mi mamá parecía más alegre de lo normal al darme permiso.

Antes de ir a acostarnos, ella se despidió de nosotros, esta vez sin muestras de acoso conmigo, lo que me decepcionó un poco, al parecer, sí era mi imaginación después de todo. Estuvimos jugando hasta como a las dos de la mañana, hasta que nos aburrimos. José tenía una cama nido, así que lo único que tuve que hacer fue taparme con algunas frazadas. Él se durmió al instante, era típico en él. Fuera donde fuera, si tenía sueño, dormía como un tronco, en cambio yo de por sí tenía el sueño escaso, de por sí no podía dormir bien en casas ajenas y de por sí, la presencia de la Colorina me ahuyentaba toda posibilidad de reposo.

Estaba que me meaba, pero esperé hasta no escuchar ni un ruido para ir al baño.

Bajé al primer piso, que es donde se encontraba el baño, pero cuando iba llegando a la puerta, vislumbre una luz que provenía desde dentro. ¡Mierda!

-¿Quién está allí?- Preguntó ella.

-Soy yo, tía.- Respondí acercándome. La Colorina abrió la puerta y casi me da un infarto. Tenía puesto un babydoll negro, de satén o seda, qué se yo, que resaltaba aún más el blanco enfermizo de su piel.

-Janito, eres tú. Me asusté por un momento-. Reveló mientras volvía a mirarse al espejo, al parecer estaba echándose de las mismas cremas que usa mi mamá para las arrugas, aunque parecían funcionarle mejor a la Colorina.

Las ganas de orinar se fueron a la mierda, sobretodo porque yo sólo llevaba puesto el bóxer, y ahora ambos estábamos semi desnudos. Instintivamente volví a cubrirme la entrepierna con mis manos.

-¿No vas a entrar?- Inquirió volviéndose hacia mí. Me quedé en silencio-. ¡Ay, pasa! No seas tímido- Me azuzó. Me quedé en el umbral de la puerta, sopesando la posibilidad de entrar. Rió y volvió a mirarse al espejo con mofa. El pelo cobrizo pasaba su cintura? era tan lacio, tan luminoso. Las rodillas me temblaron de sólo pensar lo que había debajo de ese camisón. ¿Qué haría otro chico en mi lugar? Más bien, ¿Qué haría mi hermano en mi lugar? Y la sola idea de imaginarme el rostro de él al contarle esto y lo que sucedió hoy en la cocina, me animó a entrar.

Carraspeé para darme ínfulas de hombre mayor y pasé por detrás de ella. Me paré junto al inodoro, pensando si debía hacer lo que tenía que hacer (mear) o simplemente fingir que quería lavarme los dientes.

-¿Cierro la puerta para que estés más cómodo?-La miré por el espejo, mientras ella seguía embadurnándose con crema el rostro. ¿Significaba algo el que ella quisiera cerrarla? El estómago se volvió bola en mi vientre- ¿La cierro?- Preguntó de nuevo, esta vez contemplándome a través del espejo, nuestras miradas se cruzaron.

Asentí.

Giró y cerró la puerta sin darle importancia al hecho, y siguió mirándose al espejo.

Bien, ahora me tocaba actuar, o sea, mear. Inspiré con fuerza. Este es el paso. Bajé un poco el bóxer y mi erección apareció igual que esos payasos que salen de una caja al darle a la manija. Un subidón de vergüenza me llego a la cabeza al ver lo excitado que estaba. ¡Se suponía que quería mear! ¿Cómo mierda iba a hacerlo si la cabeza de mi pene me apuntaba al ombligo? Mátenme, mátenme ahora. Ni siquiera quise levantar la vista por miedo de que ella pudiese estar observándome. Me relajé pensando en mi abuela y poco a poco fui forzando mi polla para que bajara y así al menos, poder apuntarle al agujero.

La miré de reojo al oír el correr del agua de la llave. Estaba lavándose las manos, sin prestarme atención. Vale, era obvio que notaba lo que me estaba pasando, pero el que me ignorara adrede ayudó bastante. Más tranquilo, pude orinar, tratando de no derramar nada, tarea heroica al tener mi falo tieso. Cuando ese placer único de vaciar la vejiga me invadió, cerré los ojos como siempre suelo hacerlo, y sin darme cuenta solté un suspiro de satisfacción.

Cuando hube terminado, abrí los ojos, y así se quedaron: Abiertos al darme cuenta de que la tía me estaba mirando por el espejo, sonriendo, deleitándose con mi espectáculo.

-Veo que te excitas fácil.- Indicó luego de un momento. Yo no fui capaz de contestarle. Quedé petrificado, sin pestañear. Sus ojos parecían más oscuros que de costumbre.

Soltó una risa burlesca, gutural. Dio media vuelta y quedando aún a mi lado, pero mirándome de frente. Apoyó su cadera contra el lavamanos y se cruzó de brazos, con ese aire jovial que la caracterizaba.

Y ahí estaba yo, mudo, inmóvil y más tieso que el pelo de la estatua de la libertad.

-¿Te gusto?- Inquirió irguiéndose.

Asentí. Dio un paso hacia mí.

-¿Me deseas?

Asentí. Avanzó nuevamente hasta situarse a mis espaldas. Me rebasaba en estatura. En mi defensa, aún me faltaba por crecer. Apoyó su cabeza en mi hombro y nuestras miradas volvieron a encontrarse en el espejo. Volví a oler su perfume. Sus manos se aferraron a mis brazos y fueron bajando por ellos. Al darme cuenta de lo que quería hacer, trate de alejar mis manos de mi entrepierna, pero ella me detuvo.

-¿Te excito?- Su aliento me acarició el cuello, y un espasmo me sacudió el cuerpo. No me perdía de vista, por el espejo seguía cada una de mis reacciones. Arrellanó aún más su cara a la mía y lentamente, como si de una gata se tratase, me mordió el lóbulo de la oreja. ¡Oh Dios! No pude seguir mirándola, era demasiado para mí. Cerré los ojos, concentrándome en no correrme delante de ella.

-¿Te excito o no?- Repitió la pregunta. Ralenticé mi respiración y abrí nuevamente los ojos. Seguía observándome.

-Sí.- Respondí al fin, tragando saliva.

Me sonrió complacida. Retomó el camino y bajó por mis antebrazos. Llegó hasta mis manos, que sujetaban mi erección. Con suavidad, hizo que las retirara. Lo hice. El espejo sólo abarcaba la imagen de ella ?abrazándome? por la cintura, pero sus manos ágiles llegaron hasta mi polla, sujetándola con fuerza. Inspiré y boté el aire despacio al sentirla tocándome, y de forma casi irreal, mi pene parecía seguir creciendo bajo su tacto.

-Al parecer te excito mucho.- Dijo al reparar en lo mismo. Le sonreí tímido.

Una de sus manos empezó a masturbarme lentamente, sin apuros. Me tensé completamente. Lo hacía con delicadeza, moviéndose de arriba abajo. Llegando al glande, me lo apretaba con firmeza y con su pulgar recorría su hendidura. Yo estaba en el paraíso, en cualquier momento mis ojos se volteaban hacia dentro.

Arriba, abajo, lo movía de un lado a otro. De repente, su mano libre bajó aún más, llegando a mis testículos, y los apretó, pero guardando reparos en su ?fragilidad?. No pude evitar quejarme de placer. Ella ya no me miraba, tenía la vista fija en lo que me estaba haciendo. Yo sí observaba su rostro y cada mueca de satisfacción en él al masturbarme. Mi hermano tenía razón, era una depredadora.

Después de unos cuantos minutos, no pude seguir aguantando. Quise quitarla para no correrme en sus manos, pero nuevamente me lo impidió.

-Vamos?- Susurró- Relájate, déjate ir-. Instó mientras movía su mano con más prisa, acuciándome al orgasmo.

Está de más decir que necesité cinco segundos luego de eso para correrme sin vergüenza. Todo mi cuerpo se sacudió como un pececillo fuera del agua. Ella rió contra mi clavícula y me plantó un beso húmedo en la mejilla, antes de separarse. Quiero besarla en los labios.

Fue al lavado y enjuagó sus manos de mi, eh? ¿esperma? Yo retrocedí unos pasos buscando apoyo en la pared. Una corrida así no debe recibirse de pie.

-Tienes manchado el bóxer-. Me advirtió.

Miré hacia abajo y claramente vi una mancha blanquecina que se notaba de lejos gracias a que mi ropa interior era oscura. Quité la mancha con mi pulgar, pero aún quedaba huella.

-Buenas noches-. Se despidió al terminar de lavarse, y antes de que siquiera tocara la perilla, me interpuse y le bloqueé el paso-. ¿Qué haces?- Preguntó risueña. Era una pregunta retórica.

-Usted no se puede ir.- Me asombré de la firmeza en mi voz. Volvió a sonreír, divertida.

-¿Y qué harás para que me quede?- Me desafió.

Y antes de que pudiera siquiera respirar, tomé su rostro entre mis manos y la besé, la besé con toda mi experiencia. Desde que había empezado en esto del ?sexo? lo único que había hecho era besar, y con suerte llegar a segunda base. Me tenía fe, sí.

La arrinconé contra la pared y le metí lengua hasta el fondo. Ella estaba sorprendida, pero al sentir mi lengua contra la suya, reaccionó, y cómo reaccionó. Pronto dejé de ser yo el que daba el beso y fue ella quién tomó la batuta. Sus labios eran carnosos. Yo olvidé que mi amigo estaba en la misma casa y comencé a hacer ruidos mientras la besaba. Envalentonado al ver que era correspondido en el sentimiento, le tomé una teta y se la masajeé con fuerza. Gimió en mis labios.

Le di un último beso en los labios y decidí bajar hasta su cuello, tal cual mi hermano me había recomendado alguna vez hacerlo. Fui dándole lametones suaves y besos sonoros en él, haciendo que ella suspirara. Iba por buen camino. Alcé una de sus piernas e hice que la sujetara en mi cadera. Pesaba, pero mi súper pene me daba las fuerzas necesarias para seguir.

Comencé a acariciarle el muslo levantado, palpando la turgencia de sus carnes. Subí, subí hasta alcanzar su culo. Toqué una de sus nalgas y ella la contrajo en acto reflejo. Reímos. Ella estiró el cuello hacia tras y posó ambos brazos por encima de mis hombros, dejándose llevar por mis caricias inexpertas. Con más confianza, descendí con mi boca, tiré como pude de su camisón hacia abajo y en cuanto vi un seno con un pezón duro y rosado me lo eché a la boca.

Lamí su areola unas cuantas veces para luego succionar, mientras le corría mano en el culo. Ella trataba de reprimir sus gemidos, pero cada vez eran más audibles. Con la mano que tenía en su culo, fui adentrándome aún más, hasta que con las puntas de mis dedos logré acariciar la tela empapada que pobremente trataba de tapar su coño. Ahora gimió sin tapujo. Yo me excité aún más, quería follármela. Traté de levantarla un poco más, y con más libertad, ahora pude introducir un dedo por su vagina, que prácticamente resbaló hacia dentro.

-Espera, para.- Dijo súbitamente. Me detuve al instante.

Ambos nos quedamos quietos, a la espera de oír algo.

-Creí haber escuchado a José. ¿Estás seguro de que dormía?- Bajó su mirada hasta la mía. Estaba sudorosa.

-Sí, estoy seguro.- Afirmé.

Me sonrió. Me dio un beso caliente y apretado e hizo que nos separáramos. Dejó caer la tapa del inodoro y prácticamente me empujó para que me sentara allí. Echó llave a la puerta, giró y se quedó mirándome, mordiéndose el labio inferior, como si fuera una persona de mi edad.

-¿Es malo lo que estamos haciendo?- Preguntó, sentándose a horcajadas sobre mí.

-No lo creo.- Contesté de forma inmediata, pasándome literalmente por el culo la amistad de mi amigo-. ¿Y usted?

-¿Aún me tuteas?- Entrelazó los dedos detrás de mi nuca y volvió a besarme, esta vez sin apuro como antes. Me daba besos cortos que me dejaban con ganas de más.

-Lo siento-. Susurré distraído por su boca

-No lo sientas. Me excita-. Confesó con picardía. Le sonreí y la jalé por la cintura, atrayéndola.

Bajé mis manos a su culo. Poco a poco, gracias a sus besos, retomé la celeridad de mis movimientos. Ella tomó una de mis manos y la guió hasta uno de sus senos, y con lentitud fue enseñándome para que la tocara de la forma que ella deseaba. Le apreté esta vez con suavidad, y por encima de la tela, apreté su pezón entre mis dedos. No pudo evitar gemir, y yo tampoco al escucharla.

-¡No aguanto más!- Enunció de pronto. Se elevó un tanto, hizo a un lado su inútil ropa interior, sacó mi pene que apenas lograba esconderse y se sentó sobre él, introduciéndoselo hasta el tope.

Ella pareció olvidar que su hijo dormía en la habitación de arriba, porque gimió con todo el aire de los pulmones. Yo traté de ser más recatado y apreté la mandíbula.

-Esto es lo que quería.- Bisbiseó junto a mi rostro, buscando apoyo en mi cuerpo.

Lo único que atiné a hacer fue sujetarla firme por las nalgas con ambas manos, mientras ella se removía sobre mi regazo. Con destreza se balanceaba hacia delante y atrás, apretando con su ¿vagina? Mi polla dentro de ella. Era tan delicioso, no podía haber rezado por una mejor primera vez. Con mis manos traté ayudarla, siguiéndole el ritmo. Comenzó a gemir contra mi cuello, acallándose de alguna forma. Yo hice lo propio, cerrando los ojos y pensando en no correrme tan pronto.

Esta mujer tenía una aspiradora entre las piernas. Me succionaba literalmente. Volví a coger una de sus tetas, y con la pasión del momento, giré su pezón como si fuera la perilla de una caja fuerte. Al parecer el dolor sólo la excitó más, porque pegó un alarido, para luego besarme con todo el sentimiento del momento, sin dejar de moverse.

-Espere, espere?- Dije separándome, tratando de recobrar el aliento.

-¿Qué sucede?

-Si sigue así voy a?

-No, no te corras aún-. Adivinó.

Se retiró de mi regazo, dejándome empalmado y con frío. Su cara de loza lucía gotas de sudor, y su cabello caoba estaba húmedo cerca de las sienes. Sin dejar de mirarme, se sacó el camisón y lo tiró a un lado. Hasta ahora no tuve oportunidad de admirar sus senos con paciencia, tomando en cuenta la situación clandestina en la que nos encontrábamos. A mi parecer eran hermosos, no eran ?firmes?, pero aún guardaban redondez al caer. Quería hundirme en ellos, pero al parecer ella tenía otros planes. Se agachó un tanto y retiró sus bombachas a juego con el babydoll. Recién ahora pude percatarme de que tenía una pequeña motita anaranjada en la cúspide de su entrada. Mi pene y yo dimos un salto al verla por completo al desnudo. Se parecía demasiado a esa pintura? ¿Cómo es que se llama? ¿Venus de Nilo? No sé, pero sinceramente era una diosa con cabellos de fuego.

Yo estaba completamente abstraído en ella, contemplando su cuerpo de mármol, cuando ella hizo a un lado la cortina del baño, se inclinó hacia delante, apoyando ambas manos en el borde de la bañera, dejando todo su culo al aire, en mi dirección.

Mis ojos volvieron a desorbitarse. Su culo yacía abierto para mí, y con él, la abertura de su intimidad se divisaba sin problemas.

-¿Qué esperas?- Dijo al ver que yo no atinaba a actuar.

Me paré como un resorte.

-¿Así?- Susurré inseguro, ubicándome detrás de ella.

-Sí, venga.- Me urgió.

Tomé mi verga y con cuidado fui ubicando el glande en la entrada de su cuño. Y con mucho cuidado de no salirme fui introduciéndome en su interior, acariciando el calor de su cuerpo. Ella ronroneó satisfecha y yo casi me desmayo de placer. Retrocedí, pero me salí, y con torpeza volví a penetrarla.

-Adoro tu inexperiencia, pero no debes retroceder tanto-. Miró hacia atrás.- Sólo sácala hasta la mitad y sujétame firme por las caderas.

Asentí como buen alumno. La tomé por las caderas y hundí mis dedos con fuerza en ellas. Me salí un poco de su interior, tal cual ella lo dijo y la penetré con fuerza hacia delante. Gimió.

-Bien, ahora?- Habló con voz trémula-? cuando vayas a meterla, tira de mí hacia ti, al mismo tiempo.

Lo hice. Salí un poco, y al momento de volver a introducirme, la atraje hasta a mí, ensartándola.

-¡Sí!- Masculló.

Y poco a poco, fui tomando el ritmo, hasta que luego de unas cuantas veces lo hice a la perfección. Tiraba fuerte de ella, embistiéndola con toda mi fuerza novata, arrastrando todo lo que estaba en su interior con mi falo. Ella comenzó a gemir más alto y yo por fin pude disfrutar al completo lo que estaba pasando. ¡Esta mañana había despertado virgen!

Giré mi cabeza a un lado y vi mi reflejo en el espejo. Ella, la mamá de mi amigo, casi en cuatro, aguantando a penas mis penetraciones, con sus senos moviéndose en una armoniosa cadencia, con un halo anaranjado que envolvía su rostro gimoteante. Le sonreí a mi otro yo en el espejo. Puse cara de macho alfa como en las películas porno mientras seguía introduciéndome hasta lo infinito en su coño

-Venga, dime algo.- Manifestó de repente.

-¿Qué?- Dije sacado de mi ensueño.

-¡Qué me digas algo!- Exclamó, sin dejar de gemir.

¿Qué le diga algo? ¿Qué le digo?

-Eh? no sé qué decirle-. Le respondí asombrado por la petición.

Seguí cogiéndomela ininterrumpidamente. De nuevo se avecinaba mi clímax.

-Dime? ¡ah! Dime señora-.Volvió a insistir.

-¿Señora?- Un golpe eléctrico tocó mi nuca y se esparció por mi columna hacia todas mis extremidades, llegando a mi entrepierna.

-¡Sí! ¡Dilo!

-¡Señora! ¡Señora! ¡Señora!- Grité dejándome llevar por la inminente corrida que me sacudió hasta las rodillas. Me derramé con todo en su coño. Lamentablemente, no medí mi fuerza, y tratando de darle una última estocada, me fui con todo mi peso hacia delante. Ella no pudo soportar mi empuje y trató de agarrarse a la cortina de baño, pero fue tanto la fuerza, o el peso, que la cortina cedió, rasgándose. Ambos caímos con todo dentro de la bañera.

-¡Ay!- Oí que gritó.

Nuestros cuerpos se contorsionaron de tal forma que yo seguía dentro de ella, pero no sé cómo, ambos teníamos las piernas fuera de la tina.

Cuando el alboroto de la caída se calmó, nos quedamos un rato así, creo que ambos, esperando escuchar alguna respuesta por parte de José. Al no percibir nada, me relajé y recién ahí pude notar un líquido tibio que salía de la intimidad de ella.

-¿Está bien?- Atiné por fin a preguntarle. Me erguí como pude hasta lograr salirme de la bañera. Luego la tomé por la cintura y la ayudé a levantarse. Se sentó al borde de la tina, tratando de sacarse el pelo que tenía pegado al rostro.

Cuando terminó con su tarea, me miró fijamente a los ojos. En serio era imposible creer que ella fuera madre de alguien.

-Sí que tienes fuerza, ¿eh?- Rió y yo la seguí. Qué situación más patética.

-¿De verdad se encuentra bien?- Volví a preguntarle, tomándola de la mano mientras se ponía de pie.

-Sí, muy bien. Excelentemente cogida-. Me guiñó un ojo con desfachatez.

No pude evitar sonrojarme como un bebito, pero al menos ya no me ponía nervioso. Me sonrió con dulzura al notar mi vergüenza. Tomó mi cara y me besó con delicadeza. Pasé mis manos por su cintura, acercándola hacia mí profundizando el beso.

-Basta- Dijo, separándonos-.Tenemos que ir a dormir. Hemos estirado demasiado el elástico.

Hice un mohín infantil y ella soltó una carcajada tan característica suya, que podía espantar a todas las aves de su alrededor.

-Ya habrá tiempo para más-. Me dio un último beso, y cogiendo del suelo el camisón y sus bragas, salió del baño a hurtadillas, vigilando que su hijo no estuviera rondando por allí.

Yo me quedé en el baño, en un espacio sideral paralelo. Había follado con ella, con la mamá de mi mejor amigo. Perdóname amigo, me dije en mi interior. Me contemplé nuevamente en el espejo y me reí ante mi mentira. Nah, no lo sentía, además, al parecer se repetiría.

Me acomodé el bóxer y traté de quitarle con agua la mancha blanquecina que tenía. Me lavé las manos y subí al segundo piso. Todo estaba a oscuras, en silencio. Con gran sigilo ubiqué mi cama y me acosté tratando de no emitir ni un solo ruido.

-¿Jano? ¿Eres tú?- Habló de pronto mi amigo, con voz adormecida.

-Sí- murmuré-. Sigue durmiendo.

-¿Dónde estabas? Sentí un ruido hace rato.

Dejé de respirar.

-Yo también, por eso bajé a ver- Mentí.

-Ah, vale-. Oí cómo se volteaba en la cama, buscando una posición más cómoda para dormir-. ¿Había algo?

-No, parece que son esos gatos de mierda que andan por el techo.

-Putos gatos.- Coincidió José-. ¿Mi mamá se despertó?

-Parece que no.

-Bien. Nos vemos mañana, Jano-. Susurró durmiéndose de nuevo.

-Hasta mañana- me despedí.

Respiré más sereno. Crucé mis brazos detrás de mi cabeza y rememoré todo lo que había pasado, y no pude evitar sonreír. José era mi amigo, mi mejor amigo para ser franco, pero esto que había pasado, ¿Tenía algo que ver con nuestra lealtad? Creo que no. Yo quiero mucho a mi amigo, y ahora, al parecer deseaba a su mamá. Volví a sonreír orgulloso. Sí, había cogido con la mamá de mi mejor amigo, había cogido con la Colorina.

La madre de mi amigo en Relatos eroticos de Maduras (relatos eroticos )

La madre de mi amigo en Relatos eroticos de Maduras (relatos eroticos )

La madre de mi amigo en Relatos eroticos de Maduras (relatos eroticos )

» VER INTERPRETACION (HD): La madre de mi amigo en Relatos eroticos de Maduras

La madre de mi amigo en Relatos eroticos de Maduras (relatos eroticos )

Videos Pornos Relacionados:

Tags: , , , , , , ,

Soy santi 4 en Relatos eroticos de Amor filial

Video Porno de: Maduras

marzo 5th, 2014 >> Relatos Eroticos

Soy santi 4 en Relatos eroticos de Amor filial (relatos eroticos )

» Relato Erotico: Soy santi 4 en Relatos eroticos de Amor filial

Soy santi 4 en Relatos eroticos de Amor filial (relatos eroticos )

Hablando con mi hermana Belén, la monja, mi madre empezó a cabalgarme llegando al orgasmo en apenas unos segundos, antes incluso de colgar el teléfono, en mi caso era normal mis chicas me habían agotado sexualmente.

- Mama que ha sido esto?

- Verás cariño llevo casi 10 años sin sexo y al ver tu polla empalmada no me pude reprimir.

- Como que llevas 10 años sin sexo? Y papa?

- Tu padre debe tener alguna putita por ahí que le satisface, porque conmigo nada de nada, de nada.

- Ese va a arrepentirse del día que nos faltó al respeto.

- Bueno eso ahora déjalo.

- Pero así y todo que significa el que follases conmigo?

- Pues que te quiero con locura, eres mi tabla de salvación, el hombre que está a mi lado, el que me ha dado apoyo en mi momento más bajo. Te quiero de todas las y voy a quererte siempre.

Vaya menudo lío ya tenía tres maduras pendientes de mi, y sin saber lo que existían entre ellas.

- Mama de esto hablaremos largo y tendido, ahora he de ir a por tu hija, que está esperando en el aeropuerto.

- Muy bien cariño yo voy a ducharme, os espero para cenar?

- No porque mira la hora que es, hay tres cuartos de hora en coche para llegar al aeropuerto, cenaremos allí y al venir nos acostaremos.

- Como tu digas cariño.

Así que me vestí y fui a por mi hermana. Menuda peñora de tía, siempre con la biblia en la mano, la persona más moralista que conocía. Tan solo nos llevábamos cuatro años, pero siempre, se sintió y nos hizo sentir a mi otra hermana y a mí, como si fuese la demostración de la religiosidad. Espero que se vaya pronto porque no hay quien la aguante, y eso que hacía dos años que no la veía.

Llegué al aeropuerto y me dirigí a la sección internacional, si mi hermana era una misionera, estaba en las selvas amazónicas, entre las tribus aborígenes con el fin de convertirlas al catolicismo.

Era inconfundible, aunque no vestía de monja, lo hacía con ropa de los años 50 con un vestido azul marino que le llegaba hasta las piernas, encima el pelo descuidado, no sucio, pero si despeinado, con la piel quemada por el sol sin maquillaje, en definitiva que en vez de parecer una chica de 29 años aparentaba casi 50.

- Hola belén deja que te lleve la maleta.

- Muy amable Santiago.

- Gracias, como están en casa?.

- Pues tu hermana estudiando en el extranjero, padre de viaje (había que guardar las apariencias con él de momento), y mama en casa?.

- Mama? Que no la respetas ya?.

- Me lo pidió ella, no se encuentra muy bien, está algo decaída y se lo recomendó el sicólogo.

- Esa mujer tendría que ser más religiosa y no caería en bobadas.

- Que dices?

- Lo que has oído.

- Cuando hables de la mama lo haces con respeto, y tu como has perdido el mío de momento te llevas tu la maleta._ Dije soltando la maleta al suelo.

- Vaya con el niño que genio.

- Tira para ese restaurante que cenaremos antes de ir a casa.

- No quiero ir a un restaurante de comida rápida, vayamos a uno de comida natural.

- Cállate ya pesada y tira para el restaurante que tengo hambre y me estas calentando.

- Que sea la última vez que me hablas así niñato._ Dijo soltándome un guantazo.

Me cago en la leche, que la tía me ha soltado un guantazo en medio de la terminal internacional del aeropuerto, menos mal que a esa hora no había mucha gente, pero así y todo esta se la devolvía. Así que le dí una fuerte nalgada.

- Escucha yo no soy uno de tus aborígenes, vuelve a darme y te vas a casa a pie, porque imagino que no llevarás dinero para un el transporte urbano.

Rechinó los dientes y me siguió al restaurante de comida rápida. Empezábamos bien con la monja de los cojones. Cenamos sin hablarnos, en el camino de regreso ni mu nos dijimos. Y cada uno se fue a su cuarto a dormis igual de callados.

Al día siguiente bien temprano, mi madre estaba desayunando y le dije.

- Mamá tengo una clase, muy pronto y no me acordaba, así que he de irme inmediatamente.

- Sin desayunar cariño?

- Si mamá ya lo haré si puedo.

Le di un beso y salí a ver a mis chicas, tenía que hablar con ellas, muchas cosas habían pasado desde que las dejé bien folladas. Abrí la puerta y me las encontré a las dos desayunando.

- Hola amor, quieres desayunar?._ Dijo Carmen.

- Pues si la verdad, no he tenido tiempo en casa.

- Nuestro hombre ha de desayunar bien, así que un par de huevos hervidos unas tostadas con mermeladas y zumo de naranja.

- Cámbiame las tostadas por un bocadillo de jamón

- Lo que tú digas.

Así que ni corta ni perezosa se levantó y me lo hizo.

- Ha pasado algo que no os lo vais a creer amores.

- Si? Dinos._ Dijeron las dos

Les conté lo que pasó ayer con mi madre, con pelos y señales, eran mis amores y todo lo sabrían

- Vaya con la Manoli.

Mi madre como segundo nombre tenía Manuela.

- Y que piensas hacer?_ Dijo Ángela

- No se estoy confundido, por eso he bajado a hablar con vosotras, que sois las dueñas de mi amor sexual.

- Está claro que tu madre necesita, un hombre, el amor de un hijo no la llena por completo y el calzonazos de tu padre, parece impotente.

- No sé si es un calzonazos o es que se ha cansado de ella y tiene por ahí desahogo sexual.

- Tiene toda la pinta de ser eso._ Comentó Carmen.

- Pero el problema es que yo disfruté haciéndolo, pero os adoro y no os quiero perder, pero mi madre?

- Nosotros no somos celosas, por nuestra parte no tengas problemas que puedes follar con las tres._ Dijo Carmen

- Y a la vez, si ella quiere._ Dijo Ángela.

- Gracias mis amores.

- Te queríamos comentar otra cosa. Te acuerdas que ayer se murió nuestro administrados?._ Dijo Carmen.

- Era una buena persona, muy amigo de nuestros maridos, verás a nosotras nos educaron para ser esposas y madres, nada sabemos de cuentas ni de administraciones. De hecho hasta que mi marido murió no tuve una tarjeta de crédito._ Dijo Ángela.

- Eres mi amo y el amante de Ángela, queremos que te encargues tu de administrar nuestro patrimonio._ Continuó Carmen

- Pero yo soy de letras, poco se de números._ Contesté yo.

- Pero has nacido en la nueva era, sabes manejarte más que nosotras, por no saber no tenemos ni móvil, ni ordenadores ni nada de la era electrónica._ Dijo Ángela

- Además te estamos ofreciendo un trabajo legal, queremos que te des de alta en la seguridad social, no como hasta ahora que t dábamos cada vez que nos follabas. No eres un puto, eres nuestro amo y señor.- Dijo Carmen

- Y ahora lo serás de forma efectiva._ Apostilló Angela.

- Bueno chicas, pues acepto.

- Hemos llamado a nuestro abogado él se encargará de preparar los papeles para darte poder absoluto en todas nuestras cosas._ Dijo Carmen.

Pasamos media hora hablando de mil cosas, además de hacer un sexo alucinante, también estábamos tremendamente a gusto contándonos mil y una tonterías. A eso también contribuía el que mientras hablábamos, Ángela y Carmen se turnaban para darme una suave paja.

- A partir de ahora quiero que en casa sólo llevéis un vestido, no mejor una bata, y nada más debajo.

- Como tu quieras,_ Dijeron mientras se desnudaban

- Bien zorritas quien quiere ser follada primero?

- Yo que soy la mayor y eso es un grado._ Dijo Carmen.

Carmen era una sumisa integral, con un gusto por el masoquismo ligero.

- A cuatro patas esclava.

- Si mi amo.

Sin prepararla le metí por su coño. Ella soltó un puro grito de placer, el pollon de su esposo viudo se lo había agrandado sobremanera, por lo que al contrario que su hermana no le dolió una sacudida tan tremenda. Empecé a follarla por detrás y se me ocurrió una idea.

- Angela cógela por los hombros y empújala marcando mi ritmo.

Ella ni corta ni perezosa hizo lo que le mandé, eso me dejó las dos manos libres por lo que empecé a darle palmadas en sus dos nalgas a la vez. Sus gritos de placer se incrementaron al mismo nivel que sus improperios, en la segunda corrida deje de darle nalgadas y apreté fuertemente sus pezones, vi que no aguantaría mucho más y le dije a Ángela

- Suéltala y cuando yo te avise suéltale una bofetada bien fuerte. Cuando noté los estertores de su tercer orgasmos.

- Ahora dale una ostia a tu hermana.

Menuda bofetada le dio pero eso provocó que no aguantase más el placer y se desmayase. La verdad si Carmen no se desmayaba de placer no era feliz.

- Como quiere ser follada mi amante?.

- Dame caña sin tregua.

- Como tu quieras

La tumbé en la cama y empecé a darle profundas metidas. Ella gritaba como una loca, estaba sorprendido de mi aguante, follar con estas dos obsesas sexuales me daba cada día más aguante, así y todo a los diez minutos de esta cabalgada Ángela se corrió y yo lo hice en su boca, llenándosela de leche.

- Guau nene me has dejado baldada.

- Pero no me digas que no estás bien satisfecha.

- Eso ni lo dudes.

- Ángela se acabó ya el luto, vuestro hombre os lo ordena, hoy mismo salís de compras y empezáis a vestiros como las mujeres que me hacen feliz. Y lleva a tu hermana a un estilista y que le hagan el pelo más moderno, que lleva pelo de abuela de 80 años. Subo a ver a mi madre que la dejé con la pesada de mi hermana y no quiero que me la deprima más.

- Muy bien mi amor.

Subí a casa y como temía Belén estaba, soltándole un sermón moralista, tan estúpido como contraproducente. Por lo que aprovechando que no me habían oído entrar le solté un fuerte cachete a Belén.

- Santurrona deja a la mamá tranquila.

- Solo le estoy recordando cual es el papel de la mujer en la casa.

PAF otro coscorrón

- El papel la mama en casa es el de estar por encima del cabrón de tu padre.

- Tenle más respeto que es nuestro padre.

- Que te va otro coscorrón. La mama en esta casa, para que te hagas una idea, es sagrada para ti, y si ella no se defiende porque eres su hija y te quiere, ya lo haré yo por ella. Te queda claro?

- Esto no va a acabar aquí, no se lo que te crees, pero no esres el hombre de esta casa.

En ese momento mi madre tomó la palabra.

- Si lo es, está a mi lado desde que me ocurrió el colapso, me ha cuidado como a un padre, me consuela como un hombre y me quiere como un hijo. Indudablemente es el hombre de la casa.

- Madre Santiago no es Padre, además ni le tiene ni el respeto de llamarla de usted.

- Yo le pedí que me llamase mama, pues es mi cariño, y goza de mi amor más sincero, en cambio tú vas a seguir llamándome de usted, hasta que te ganes ese cariño.

- Marcho a la iglesia a rezar._

Dijo con la cara roja de ira mi hermana, mientras cojía su chaqueta y de un portazo se marchaba.

- Mama te quiero sinceramente, pero hemos de hablar de lo que ha pasado esta mañana

- Verás mi amor, eres el primer hombre que me llena completamente, te quiero sin ningún tipo de duda y no solo como hijo también como hombre. Y después de ver que tu polla respondía ante mi cuerpo vi la oportunidad de demostrártelo con hechos.

- Yo también te quiero, pero he de ser sincero contigo, Me estoy tirando a Ángela y a Carmen.

- Las vecinas del quinto?

- Si

- Ya lo sabía.

Eso sí que me dejó totalmente descolocado, pues pensaba que había sido más que discreto.

- Como lo adivinaste mama?

- Verás era evidente, primero el coche, nadie deja un coche tan imponente como ese a un simple vecino. Además tengo un cliente que vive en el chalet que hay junto al de Ángela, y un día que fui a llevarle unos papeles os vi entrar.

- Vaya y que piensas pues

- Que te las folles no me importa, que las quieras me da algo de celos, pero se seguro que a mi me quieres más que a ellas, y eso me basta

- Y que hacemos a partir de ahora.

- Vamos a dormir juntos desde hoy mismo.

- Pero y Belen?

- Tu duermes en el piso de arriba, yo finjiré que me acuesto en mi cuarto, hecharé el pestillo por dentro y subiré por la escalera exterior que une los dos pisos, que está en la terraza.

- Vaya lo tenías todo pensado ya.

- Esta noche he dormido poco, y he tenido mucho en que pensar. Quiero que seas mi hombre, que me abraces que me beses, que me hagas sentir mujer, a mi no me rije el sexo, necesito el cariño que nunca tuve, ni de mis padres, ni de mi marido, por supuesto soy mujer y quiero que me hagas el amor, pero con delicadeza, pero sólo cuando lo necesite.

- Pero si te abrazo y te beso en la boca, la mojigata de Belén no sospechará nada?. Y que hacemos de Padre?

- A tu hermana le diré que me lo ha recomendado el sicólogo, y de tu padre, lo destruiremos de todas las formas posibles. Esta mañana, nada más irte he hablado con mi equipo de investigadores y les he pedido que saquen todos los trapos sucios de tu padre, y cuando los tenga, le voy a pedir el divorcio.

- Esta es mi madre.

Me levante de mi silla y le di un abrazo de oso y un beso nada filial, pero bueno ya se encargaría ella de mentir a mi hermana.

- Esta tiene fuerzas aun para hacerme el amor, esta es una de las ocasiones en que necesito un contacto, muy estrecho contigo.

- Y si vuelve Belén

- La tontorrona se ha ido sin llaves así que tendrá que llamar antes de entrar.

Cogí en volandas a mi madre y me la llevé a mi cuarto, yo dispongo de una cama de matrimonio, pues siempre me gustó dormir bien cómodo. La tumbé en la cama y mediante besos caricias y abrazos nos fuimos desnudando.

- Mama tus pechos no son naturales.

- Cuando nacisteis vosotros, se me bajaron los pechos y a tu padre no le gustaban por lo que nada más nacer tu me los operé.

- Menudo idiota.

- Lo sé, tu no me lo hubieses permitido verdad mi amor?

- Jamás, además tienes un cuerpo, muy cuidado gracias a lo que te has machacado en el gimnasio.

- Mama los pechos, que por idiota no permití que hicieses de pequeño.

Empecé con mucha delicadeza a mamar besar y lamer sus pechos, mientras ella suspiraba, cada vez con más intensidad. Bajé poco a poco por su vientre hasta su coño descuidado y empecé a comérmelo, ella dio un respingo y dijo.

- Dios niño que bueno que es esto, nunca antes nadie me lo había hecho, que gozada, que placer más infinito, me corro mi amor.

Y efectivamente se corrió en mi cara, mi madre no es de corridas ostentosas, sabes que se ha corrido, porque lanza un suspiro muy profundo. Después de recuperarse de la corrida yo estaba totalmente empalmado, por lo que la penetré, muy despacio y con mucha delicadeza, notando como se acoplaba a mi polla centímetro a centímetro.

- Tu polla es perfecta para mi coño me llena por completo.

- Lo sé eres mi otra mitad.

En aquel momento lo supe, ella era la mujer de mi vida, si era algo incestuoso, pecaminoso e ilegal, pero no podía podía negarlo, ella era mi mujer. Si quería sinceramente a las vecinas, pero mi amor verdadero era la mujer a la que estaba empalando poco a poco. Cuando entré completamente se volvió a correr, y empezamos a hacer el amor, no volvimos a corrernos hasta media hora después, fue un sexo tantrico, que placer más infinito, algo memorable, celestial una gozada.

- Mama voy a correrme lo hago dentro de ti.

- Si tu padre me obligó a liarme las trompas cuando tu naciste._ Dijo mi madre arrebatada por el placer.

Cuando saque mi flácida polla de su coño nos vestimos y nos bajamos al comedor, sentándonos uno al lado del otro abrazándonos.

- Mama, porque tienes el coño tan descuidado.

- Porque tenía que cuidarlo si nadie lo usaba.

- Pues así a mi no me gusta.

- Y como me le gusta a mi chico?

- A ti no te pega tener tanto pelo. Yo me lo recortaría hasta dejarlo más fino. Pero no te lo depiles completamente, mi mujer ha de tener pelos en su coño.

- Como quieras mi amor, así lo haré. A partir de ahora iré al gimnasio contigo, quiero que mi cuerpo esté a la altura del de mi chica.

- Muy bien cariño, pero hazlo porque te apetezca, a mi me gustas así como estás.

- Me apetece estar a tu lado, todo el tiempo que quiera.

- Bien mi luz.

- Te importa que me siga tirando a las vecinas?

- No se que ellas te dan un sexo, más salvaje, que a mí no me gusta, por lo que quiero que con ellas desfogues tu instinto animal.

- Eres un sol mamá.

- Voy ha hacerte algo que nunca le he hecho a tu padre.

Y ni corta ni perezosa se puso de rodillas frente a mi y sacando mi flácida polla me dio una soberbia mamada, que me devolvió la rigidez e hizo que me corriese en su boca. Ella mostrándome el semen en la boca, me dejó ver como se lo tragaba deleitándose con su sabor.

- Nunca se la habías mamado al cabrón?

- Nunca me había comido su semen.

Estas tías me vuelven loco de amor y lujuria, que más podría pasar?, Tanta felicidad me embargaba que estaba flotando.

Entonces sonó el móvil de mi madre y tras estar unos diez minutos hablando, colgó.

- Es mi jefa de investigadoras, que viene a casa, que ha de mostrarme algo preocupante.

Soy santi 4 en Relatos eroticos de Amor filial (relatos eroticos )

Soy santi 4 en Relatos eroticos de Amor filial (relatos eroticos )

Soy santi 4 en Relatos eroticos de Amor filial (relatos eroticos )

» VER INTERPRETACION (HD): Soy santi 4 en Relatos eroticos de Amor filial

Soy santi 4 en Relatos eroticos de Amor filial (relatos eroticos )

Videos Pornos Relacionados:

Tags: , , , , , , ,

follando ami mama dormida mujeres portuguesas culonas follando

Video Porno de: Maduras

junio 24th, 2013 >> Argentinas

]]>

Videos Pornos Relacionados:

Tags: , , , , ,