Resultado de Busqueda:

cubanos con el pene grande cojiendo rubias Rio Lee

Video Porno de: Porno

junio 4th, 2013 >> Jovencitas

Videos Pornos Relacionados:

Relato porno: “En un Bus camino al pueblo de Pica”

Video Porno de: Porno

noviembre 21st, 2013 >> Amateurs, Porno

Hola, este es mi primer relato, espero que les guste.
Por razones obvias no puedo decir mi nombre pero me pueden llamar Amante_iquique. Y si alguien alguna vez me quiere contactar lo puede hacer a: amante_iquique@live.cl y podremos charlar de cosas calientes. Bueno ahora paso a contarles lo que me paso un día que fui al pueblo de Pica, en la Región de Tarapacá en Chile.

Por motivos personales me vi en la necesidad de ir al pueblito de Pica y para eso tuve que abordar un bus en una hora donde parece que no tenía mucha demanda por lo que el bus estaba prácticamente vacío. Como es de costumbre cuando uno viaja en un bus casi vacío es de ir casi hasta el fondo para estar más tranquilo y dormir bien, no muy atrás, por si chocan por detrás así me salvo y no muy adelante por lo mismo, eso es algo que hago siempre, es solo precaución.

Hacía calor por lo que andaba con un pantalón corto y una polera blanca, me estaba dando sueño, cuando miro por la ventana del bus y veo, en una esquina de una calle de Iquique, a una muchacha con una mini y un peto que parecía actriz de una porno se veía tan rica que me calenté al segundo… como el bus estaba casi vacío di un vistazo rápido por mi alrededor y note que estaba solo en ese sector y comencé a bajarme el pantalón corto y procedí a pajearme en honor a esa chica que vi por la ventana, es que me calentó tanto que cuando me lo baje mi herramienta ya estaba paradita y dura como piedra; con movimientos lentos y prolongados me pajeaba como si mi mano fuera la boca de ella y la imaginaba desnuda frente a mí, me imaginaba como mi pene se perdía dentro de esa boca y como con sus ojos cerrados ella disfrutaba con mi parte intima, estaba tan caliente por la situación y tan excitado que con mis ojos cerrados comencé a sentir que ya mi semen comenzaba a recorrer ese camino a la libertad, sentí como un chorro grueso y espeso de leche blanca y caliente salía de mi pene y sin pensar en nada me deje llevar por ese placer indescriptible y no me importo que mi semen mojara el asiento de delante y también mojara mi polera y pantalón, es que me causo tanto placer que todo lo demás no importaba.

Algo más tranquilo abro mis ojos para ver por la ventana en que parte del desierto íbamos, cuando en la ventana veo un reflejo del rostro de una mujer… me asuste tanto… rápido giro mi rostro y veo que en la otra corrida de asiento de enfrente había una señorita mirándome… me sentí súper tonto y sentí como mi rostro se ruborizo por lo evidente ya que tal vez ella vio todo lo que hice, me subo rápidamente mi pantalón y trato de limpiar mi leche del asiento y mi ropa, pero era inútil, era viscosa y no lo lograba.

Lo tonto que me debí haber visto, hizo que ella se riera y me hiciera un gesto de ahueonao… eso, amigos míos es un chilenismo para decir huevon!.

Yo, aún rojo por la vergüenza, trate de mirar por la ventana, pero no podía ya que esa muchacha que me había visto pajearme quien sabe cuánto rato no me quitaba los ojos de encima. Ella era hermosa, de unos veinte años, con un par de tetas grandes con una polera con un escote que parecía que se arrancaban sus tetas por él y un jeans azul ajustado. De momento dejo de reírse y su rostro se transformó, le cambio de uno de mucho humor a uno de una mujer caliente y deseosa.

Pensé que se burlaría de mí, por lo que no le seguí el juego, pero ella se levantó de su asiento y fue al que estaba junto a mí y con una voz suave me dijo: “por qué te sonrojas”, fue divertido lo que vi, es más, lo que vi me gusto. Entonces ella se acercó y metió su mano en mi pantalón, mi pene estaba chiquitito por lo ocurrido; pero ella me dijo: vamos, yo sé que es más grande que eso. En mi polera aún quedaban unas gotas de semen que no se habían secado y ella sacando su lengua las tomaba con la puntita de esa sensual lengua y las metía en su boca, con eso lo tímido se me esfumo y mi compañero comenzó a endurecerse otra vez.

Me baje el pantalón y ella comenzó a darme un mamón tan rico que no recuerdo haberme excitado así en mi vida, era una experta. Con su lengua lamia todo el cuerpo de mi pene y cuando llegaba al glande con su puntita buscaba mi uretra y volvía a bajar y con su lengua hacia como abanico en la corona del glande y posterior a eso comenzaba a meter todo mi pene en su boca y seguía engullendo hasta que este estaba completamente dentro y allí comenzaba como a succionar eso nunca me lo habían hecho y me gustó muchísimo. Por su escote saco una de sus tetas, grandes con una aureola café claro y sin pezón, bueno, tenía un pezón minúsculo que yo rápidamente comencé a chupar a ver si con eso crecía. Eran unas tetas suavecitas y grandes, muy grandes.

Sin dejar de lamerme y chuparme mi pene ella comenzó a sacarse su pantalón y vi ese culazo que me volvió loco coronado con un colaless negro que por detrás era solo un hilo dental. Seguía chupando, pero ahora bajaba cada vez más y comenzó a succionar mis testículos, se metía los dos, luego uno y así por un rato, yo por mi parte corrí ligeramente ese hilo dental y comencé a meterle un dedo en su culo, lo que hizo de ella reaccionara gimiendo, lo que me dio más chance para ahora comenzar un mete y saca con mi dedo, lo lubricaba en su zorrita tan empapada y depilada como a mí me gustan. Luego agregue otro dedo, ya eran dos entrando y saliendo de su culo, por un momento libera mi pene de su boca y me dice: ¿me lo quieres meter por el culo? Y yo le digo: siiii… ella se levanta y mira cuidadosamente todos los asientos del bus y luego reclina mi asiento y con una maestría única se sienta sobre mi pene ya a punto de explotar de placer comienza un mete y saca lentito dando tiempo a que su culo se dilatara lo suficiente, ya que no tengo un pene de película porno por el largo o el grueso, pero tan chico tampoco es, solo son 17 cm de largo y 5 de ancho, yo creo que el promedio de los chilenos, así que ella siguió con su movimiento, su cuerpo húmedo por el sudor, pero suave, sus gemidos ahogados, sus jugos saliendo de su concha y empapándome los testículos, el aroma de ella y el movimiento que hacía, eran como yo puedo imaginarme el paraíso, con mis manos logre agarrar unos rollitos en sus cadera, pequeños pero lo suficiente para tomar el control de su cuerpo y hacer más profunda la clavada, así comencé a sentir como lo apretado de su culo se abría paso a mi pene dentro de ella, la sensación de presión en todo el cuerpo del pene y como el glande se abre camino dentro de ella es una lluvia de placer, que hacía que mi eyaculación estuviera a punto de solar esa leche caliente, pero parece que ella lo sabía también y en un movimiento ágil se desmonto y comenzó a chupar como si una serpiente me hubiera mordido y ella intentara sacarme el veneno, lo succionaba con fuerza y con una cara de puta complacida llena de placer pidiendo que le den lo que más le gusta; sentí algo desde mis pies que subía por mis piernas y que también venia de mis manos subiendo por mis brazo una descarga de sensaciones de placer que confluían todas juntas en mi vientre y pasaban a mis testículos y comenzó la descarga de semen más placentera de mi vida quería gemir pero no podía, no me salían palabras, y las vibraciones de mi cuerpo más bien parecían un ataque epiléptico y ella no dejaba de chupar, no permitía que ni una gota se perdiera, eso para ella, era el mejor manjar. Ella siguió chupando, tanto que comenzó a dolerme mi pene, pero era un dolor rico que algo me decía sácalo y otra cosa me decía déjalo, un dolor que hacía que mi cuerpo se moviese raro; por fin saca mi pene de su boca y con su lengua lame algunas gotas que tenía en sus labios, me mira con una cara de puta saciada y me dice: mmm que rico.
Después de vestirnos nos dimos cuenta que estábamos en Pozo Almonte y que quedaba la mitad del viaje aun.

Obviamente seguimos masturbándonos y culiando el resto del viaje, nos dimos nuestros números telefónicos y seguimos en contacto.

Esto paso en el mes de noviembre del año 2012.

Compartan sus experiencias sexuales en la sección RELATOS PORNO

La entrada Relato porno: “En un Bus camino al pueblo de Pica” aparece primero en Videos de porno latino en – Pornoenamerica.com.

Ver Relato porno: “En un Bus camino al pueblo de Pica” (HD)
PornoPendejas.com

Videos Pornos Relacionados:

Relato porno: “Mery y yo en Playa Luna”

Video Porno de: Porno

junio 5th, 2013 >> Amateurs, Porno

Con Mery en Playa Luna

Bueno, ya todos saben que con Mery hemos hecho hartas locuras y que ella me acompaña a todas, es más a veces es ella la que me ínsita a realizarlas, como aquella vez, el año 2011 cuando fuimos, de puro curiosos y calientes, a la famosa Playa Luna. Playa Luna es, o fue por esos años la única playa nudista o naturista de Chile, ubicada en la Quinta Región cerca de Quintero.

Bueno, la cosa pasó así: cuando llegamos entramos vestidos y hasta que encontramos un buen lugar nos desnudamos. También decir que el desnudarse en una playa es algo raro y excitante, ya que si bien, no iba mucha gente a esa playa, se podían ver unas cuantas parejas.

Como saben yo soy un caliente de mier… y se me hizo imposible pasearme por la playa sin que mi herramienta estuviera dura como piedra y eso se notaba, por lo que por mi inexperiencia en este tipo de playas se notó y las mujeres y hombres se reían de mí, pero no me importo mucho ya que podía ver parejas completamente desnudas tomando el sol y otras mojándose las patitas.

Mery es preciosa, tiene una cara de muñeca, unos pechos pequeñitos, pero bien duritos y paraditos, y un culo digno de rendirle culto, además de una conchita que siempre está depilada y suavecita al tacto (al tacto de los dedos y de la lengua), hoy se veía especialmente linda y radiante, estaba realmente en su habitad natural, es como si toda su vida hubiera sido naturista y este era solo otro día mas.

Después de caminar un rato nos fuimos a sentar donde dejamos nuestra ropa y sacamos unas cervezas. Mientras las bebíamos cerca de nosotros otra pareja se sentó he hizo lo mismo. Mery vio con agudeza desmedida a la pareja, tazo de inmediato el pene de ese hombre y la figura de esa mujer y por la cara de depravada que pone se sabe al tiro que está pensando en algo excitante.

Para mi sorpresa, para mi grata sorpresa, ellas se comunicaron con la mirada y al parecer se entendía muy bien, para fortuna de ese hombre y de mí. Ya que Mery se acomodó de tal forma que su rostro quedo mirando a esa pareja y a la altura de mi pene y comenzó a darme un mamón tan bueno que yo creía que acabaría en dos segundos, mientras la otra niña miraba y se saboreó sus labios; su hombre no se había dado cuenta de todo esto y cuando ella comenzó a mamárselo a él, este como que se turbo por un momento y quiso soltarse, pero al parecer el placer que le provocaba esta mujer en su miembro era mayor que su pudor y la dejo seguir.

El pene de Marcos, así se llamaba él, ya que después nos conocimos y tuvimos unos intercambios geniales. Era de unos 20 cm o más y bien grueso, el mío no es tan grande, ni tan grueso, pero igual le da placer a las mujeres, aunque debo de reconocer que me gustaría tener un pene como el de él. Lo que no me gusta de su pene es que tiene bastante flujo pre seminal, él dice que es bastante bueno a la hora del sexo anal ya que lubrica súper bien el orificio del placer. Bueno y Marisol es una puta, perdón, una mujer rica por donde se mire, una cara de puta, unas tetas de puta, un culo de puta, si hasta yo creo que cuando va al baño, lo que hace es lindo… es una hembra tan rica que uno se imagina que esas minas solo las puede ver en una porno o un desfile de moda.

Bueno, la cosa es que comenzaron a darnos unas mamadas geniales a él y a mí, las caras de ellas estaban dirigidas entre ellas, sus ojos no se despegaban de los ojos de la otra y se comenzaron a calentar tanto que no les importo estar en un lugar público y que a cada rato pasaba por ese lugar una pareja de un lado a otro (tal vez disfrutando el espectáculo), Mery se notaba caliente por sus sonidos que dejaba oír y por la posa que se estaba formando en su concha. Con su lengua comenzó a hacer un movimiento como de abanico en el orificio del meato urinario de mi pene y con su mano derecha me pajeaba desde mis testículos hasta donde comienza mi glande… luego metía toda mi herramienta dentro de su boca, para luego sacarla dando un gemido y pajeandome con más fuerza, no solo más rápido, sino que también apretaba más fuerte; a escasos tres metros estaban Marcos y Marisol en lo mismo, yo ya no podía contener más mi semen dentro y Mery lo adivino por los movimientos involuntarios que yo hacía, por lo que ella abrió su boca y puso su lengua en posición para recibir su alimento favorito. Comencé a soltar mi semen a choros gruesos y abundantes dentro de la boca de Mery, que la seguía manteniendo abierta, pero a una distancia prudente para que Marisol pudiera ver como se le llenaba la boca de ese líquido blanco y dulce que a ella le gusta tanto saborear. Como ya les he contado en otras historias, Mery no es de esas mujeres que se conformen con poco, por lo que siguió chupando como loca, para mantener mi erección, lo que siempre logra. Una vez duro mi miembro otra vez hizo algo que yo nunca imagine, se levantó y se ensarto mi pene en su húmeda vagina y comenzó a cabalgar como si su vida dependiera de ello, la pareja que se paseaba de un lado a otro opto por quedarse quieta a una distancia de unos cinco metros para observar mejor. Marisol, ni lenta, ni perezosa hizo lo mismo, es como si ellas se estuvieran comunicando con un idioma que solo ellas entendían, las dos cabalgaban alocadas (cabe destacar que Marisol, no es muy profunda, por lo que le queda parte del pene de Marcos afuera y ella tiene que regular la profundidad para no causarse mucho daño).

La tercera pareja que miraba, como era obvio también se calentó y la mina se agacho y comenzó a chuparle el pico a su pareja. Todo esto era un espectáculo digno de grabar y subirlo a “Pornoenamerica.com”, de donde debo decir soy uno de sus más fieles seguidores y admiradores; pero ninguno de los pelotas teníamos una cámara, ni siquiera se nos ocurrió grabar con un celular.

La orgia estaba en su máximo apogeo, de lejos había más gente mirando, pero es bueno decir que a los naturistas no les gusta ver sexo en vivo, que ellos anden desnudos, por ahí, no significa que sean unos degenerados como nosotros. Además que ellos van con sus hijos (algunos), por lo que nos querían correr y nos hicieron un escándalo. De pronto la calentura se transformó en preocupación, porque parecía que nos querían pegar, por lo que salimos corriendo con nuestras cosas colgando la tercera pareja tenía vehículo, pero Marcos y Marisol se habían bajado en la carretera, por lo que generosamente los convidamos a entrar a mi auto y nos fuimos raudos y veloces, aun desnudos. Salí manejando como loco, pilucho y sin darme cuenta que Mery se había subido en la parte de atrás, junto con Marcos y Marisol y que a él le estaban dando una mamada entre las dos que realmente deseaba estar en su lugar, por lo que por el espero lo mire y le dije quieres que sigamos en motel; ya que nuestra casa estaba algo lejos y la calentura no daba para distancias largas, entramos a un motel en el auto, aun todos desnudos y ellas dándole el mamón de su vida a Marcos, nos bajamos frente a la pequeña cabaña y corrimos dentro de esta y seguimos dándole libertad a nuestras paciones.

Mientras Marcos y yo preparábamos unos tragos y nos presentábamos ellas sentían que no necesitaban presentación, se dieron un beso con lengua tan largo y romántico, que parecía que se conocían de toda la vida, se tocaban se masturbaban y nosotros extasiados viéndolas, era hermoso lo que hacían, seguimos nosotros tomando un poco más de ron y cuando hubimos acabado de beber caminamos donde estaban ellas aun pegadas como dos amantes que llevaban tiempo sin follar, yo acaricie a Marisol y el a Mery, ellas se dan vuelta y comienzan a mamar lo primero que vieron, nos acomodamos de tal manera que una pareja quedo al lado derecho de la cama con la mujer en cuatro patas y la otra pareja al lado izquierdo con ella también en cuatro, nosotros parados al borde de la cama comenzamos a penetrarlas y ellas se tocaban las tetas y se besaban. Mery estaba acostumbrada a mi pene y el de Marcos era tan grande y grueso que le molestaba y le causaba dolor, ya que él no se media en la fuerza, por la calentura, pero Mery siempre digna se logró sobreponer y siguió dándole su culo a lo que el no pudo rechazar, por mi lado Marisol tenía el culo tan abierto que se me hacía tan fácil culiarla, se notaba que ese culo estaba acostumbrado el pico de Marcos. Era un placer único, el que sentía, después cambiamos parejas y posiciones ahora nosotros estábamos abajo y ellas cabalgando, con los picos enterrados en los culos… los gritos debían llegar a la calle, creo yo, pero seguimos, este si era un lugar para eso.

Yo ya estaba por acabar cuando Marcos me dice: espera… acabemos en la boca de Marisol y que después se lo pase en la boca a Mery… eso me encendió mis ojos de una forma exquisita… ellas ya estaban listas con sus bocas abiertas, entonces di mi descarga completa en la boca de Marisol y ella sin tragar espero pacientemente la leche de su novio y este le tiro tanta que se le escurría por la comisura de los labios, Mery se acostó boca arriba y Marisol se puso sobre ella y abrió lentamente su boca dejando caer esa gran cantidad de semen caliente dentro de su boca, tragándoselo todo y tomando la cabeza de Marisol, la beso un largo rato, mientras yo con Marcos comentábamos lo sucedido.

Si, ya sé que todo esto suena muy fantástico, pero es real. Otro día les cuento lo que paso en casa de ellos cuando nos invitaron a un asado. Hasta luego.

La entrada Relato porno: “Mery y yo en Playa Luna” aparece primero en Videos de porno latino en – Pornoenamerica.com.

Ver Relato porno: “Mery y yo en Playa Luna” (HD)
PornoPendejas.com

Videos Pornos Relacionados:

follando con pene mas grande del negro teen en bragas

Video Porno de: Porno

junio 10th, 2013 >> Jovencitas

Videos Pornos Relacionados:

Relato Porno:”¿Hasta qué hora juegan al domino?”

Video Porno de: Porno

abril 2nd, 2013 >> Amateurs, Porno

¿Hasta qué hora juegan domino?

Hola, les voy a contar la historia de cómo lo hice por primera vez y donde fue.

Todo comenzó en una fiesta en el instituto donde estudiábamos ambos, estudiábamos para ser paramédicos y esta era la fiesta de despedida. A ella a quien llamaré “Mery”, la conocí ahí, no éramos buenos amigos, solo nos juntábamos en los recreos y cuando salíamos del instituto, pero uno de hombre siempre anda con la malicia… ¿o no?… ella era bajita, pero de piernas bien largas para su tamaño, su cabello le llegaba hasta la cintura, sus pechos eran pequeños pero firmes y apretaditos como si fueran dos naranjas duritas, su culo era redondito y prominente, unos labios carnosos y unos ojos que decían “estoy caliente”, bueno eso último tal vez me lo imaginaba yo.

Fuimos juntos a la fiesta, porque si bien no éramos pololos, éramos amigos y compañeros, pero cuando la vi llegar con ese vestido… era negro, ajustado al cuerpo, tan pegadito que se podían distinguir perfectamente cada contorno de su cuerpo… incluso por su escote, que era bien generoso para los califas que fueron a esa fiesta, me incluyo, se veía por el que no llevaba sostén y lo confirmaban los pezones que se dibujaban por debajo de esa ajustada tela. Esta demás decir que se me paro en el acto, me costaba disimular mi erección ya que se me ocurrió la genial idea de ir sin ropa interior, lo tenía tan duro que podía sentir mis palpitaciones en él. Todo ocurrió con algo de normalidad, si no fuera por mi erección y que no podía sacarle la vista de encima de sus pequeños pero deliciosos pechos y estoy seguro de que ella lo noto. También noto mi herramienta dura cuando ¡por fin sonó un lento! Me apegue a ella y mis manos disimuladamente comenzaron a tocarla, ya no aguantaba más, tuve que ir al baño y me pajie… estaba tan caliente que no tarde más de veinte segundos en acabar. Cuando Salí del baño me pidió que la llevara de vuelta a su casa (en locomoción colectiva, aun no tenía mi propio vehículo) y yo la lleve.
Cuando llegamos ya eran como las 02:30 am y en su casa estaba su papá, su mamá y sus hermanos mayores jugando domino. Me invitaron a jugar y a tomar una piscola a lo que accedí. Poco a poco se fueron a acostar solo quedábamos Mery, su papá y yo, cuando le gane tres veces seguidas me dijo, bueno yo me voy a acostar, se levantó se despidió y se metió en su pieza, pieza que tenía su puerta frente a nosotros a dos metros de donde estábamos sentados. Mire a Mery y ella me pregunto que si me quería quedar (dentro de mi casi le pego, ya eran más de las 4 am y a esa hora donde encontraría locomoción, ya que yo no tenía vehículo), si le dije y ella sonrió.

Me ofreció otra piscola, el número de esta no lo sé ya me había tomado varias, ya estaba hablando algo traposo; cuando se levanta del sillón para servirme la piscola se le quedo enrollado el vestido y pude ver por primera vez su culo ya que usaba un colaless blanco que resaltaba en la penumbra de el living, camino así, no se dio cuenta. Yo sentía como otra vez mi pene luchaba por salir de su encierro. Cuando vuelve a mi lado se sienta en el mismo sillón donde yo estaba y se acerca a mí, me pasa la copa y me dice con una voz suave y llena de malicia… “por fin solos”… mi corazón comenzó a latir tan rápido que no puedo describir lo que sentí. Me tome al seco la piscola y deje el vaso en la mesa de centro. Ella se inclinó y me beso los labios, yo los tenia adormecidos, pero igual los pude sentir húmedos y con un sabor al trago que bebíamos, su lengua jugueteaba por toda mi boca, como buscando algo, se movía habida mente, tal vez ella tenía experiencia, para mi esta era la primera vez en todo. Coloque mi mano derecha en su pierna y comencé a subirla lentamente, sentí que ya no tenía las medias con que estuvo en la fiesta, sus piernas estaban tan suaves y calientes… Hera tanta la excitación… que se me olvido por completo que sus padres estaban detrás de esa puerta a menos de tres metros de distancia, su lengua salió de mi boca y busco mi lóbulo de la oreja y comenzó a jugar allí. Para ese momento mi mano derecha ya había llegado hasta su culo el cual estaba helado… (no sé porque las mujeres pueden estar muy calientes pero su culo igual lo tienen helado…), bueno yo acariciaba su culo y con mi otra mano me había aventurado a sacar sus tetas por su escote y comencé a besar su mejilla, su cuello sus hombros y mientras más bajaba mi corazón más rápido latía, pensaba que me iba a dar un paro cardiaco, pero seguí y bese los bordes de sus pecho y suavemente y despacio iba con mi lengua jugueteando por toda su teta, tan durita… cuando mi lengua llego a su pezón ella tembló y note que su rostro estaba de un color rojo y ella sudaba, con ese temblor llego también un gemido el que me éxito aún más y fue el que me dio permiso para seguir.

Como pude le saque el vestido y allí la vi frente a mi desnuda solo la cubría un pequeño colaless el que ella misma se sacó lentamente dándome la espalda y agachándose, dejándome ver toda su depilada zorrita y el agujero que me quitaba el sueño… fue un sueño. Se gira y me desabrocha el pantalón, lo baja y descubre que estoy sin ropa interior y se ríe de forma maliciosa, pero cuando ve como lo tengo de duro y lo rojo y amenazante que estaba se vio en sus labios un gesto de placer… sin pensarlo dos veces comenzó a chuparlo… yo ya no aguantaba más era tal la excitación que si me movía solo un poco acabaría y yo no quería eso, me estaba retorciendo por contener mi eyaculación cuando ella pareció notarlo y me dijo: será mejor que acabes, para que después sigamos en lo nuestro, yo le dije bueno sal un momento y déjame acabar en un papel… ella me dijo ¡¡NO!!, como vas a desperdiciar tu lechita de esa forma…. Dámela la quiero probar a ver que sabor tiene… dijo eso sonriendo… y yo no pude aguantar más y me salió un chorro de semen tan abundante que creía que su boca se iba a llenar, pero no, nunca se iba a llenar ya que se lo tragaba a medida que iba saliendo y exclamaba ¡que rico!, ¡que rico!… no desperdicio ni una gota, no conforme con haberse comido todo mi semen, siguió chupando. Sentía un dolor raro cuando ella chupaba después de yo haber acabado, pero era un dolor placentero. Mágicamente mi pene se volvía a parar y a estar en las mismas condiciones de hace un rato y ella exclama: por fin tu pico lo voy a probar en mi zorra… me arrojo de espaldas sobre el sillón de tres cuerpos y allí se clavó ella misma y comenzó a cabalgar tan desenfrenada que el ruido que metía la humedad de nuestros cuerpos podría haber despertado a todos, pero a esa altura yo no la podía parar, la avalancha de sensaciones que yo sentía en ese instante era indescriptible, sentía como a ella el sudor le recorría toda su espalda hasta terminar metido en la raya de su culo… comenzó a moverse más rápido… arrugo su rostro e hizo un gesto algo extraño, todo esto acompañado de un temblor en todo su cuerpo y comienzo a sentir más húmedo donde nuestros sexos se unían… gemía de placer, bajo el ritmo de su montura y luego se bajó de mi… hizo que me pusiera de pie, ella me da su espalda y se agacha mira hacia atrás, donde estaba yo y me dijo: qué esperas que no me lo metes por el culo… de seguro yo estaba muerto y había llegado al paraíso mi sueño hecho realidad y todo en la misma noche…
Me acerque a su trasero tan mojado que parecía que se hubiera salido de una piscina, le acaricio su orificio anal, mientras me mojo un dedo con saliva y se lo meto por el ano… otra vez ella gime y me dice: ahora dos… a lo que yo obediente hice lo mismo, pero esta vez con dos dedos, ella vuelve a hablar para decirme esta vez: con tres… con tres… yo rápidamente le hago caso y ella comenzó otra vez a temblar… no deje que pararan sus temblores y le clave mi pene por su culo no fue necesario dilatar más entro de un todo hasta el fondo… todo mi pene dentro hasta los testículos, sentía que saldría por su boca, pero ella me decía: ¡¡sigue!!… ¡¡sigue!!… no te atrevas a detenerte… yo estaba tan caliente que pronto acabaría otra vez (a cada rato miraba la puerta de la habitación de sus padres y pensaba a qué hora salen y nos descubren…) otra vez sentí sus temblores y esta vez me dijo: ya ahora quiero tu lechita calentita se sacó mi pene del culo y se lo puso en la boca y comenzó a chupar al mismo tiempo que me pajeaba… un sueño… eso era, un sueño, otra vez acabe en su boca y se tragó hasta la última gota y seguía lamiendo. Mi pene me dolía de una manera que no la se describir, pero por otro lado el placer que sentía era fenomenal… ella seguía lamiendo… mi pene ya no se paró más por lo que ella comenzó a darme un beso negro, que no sé qué me causo, pero ella era experta otra vez se paró mi pene y lo siguió lamiendo… me pajeo tan fuerte y tan rápido que el dolor a veces era más que el placer… pero otra vez acabe en su boca… esta vez yo me solté de ella… y dije ya!!, ya está bueno… ella rio y me dijo: si ya está bueno… uff me canse dijo ella… (Claro y yo como estaba!!) fuimos al baño y nos lavamos, volvimos al living, nos vestimos y ordenamos un poco el desorden… el sueño se nos había ido, por lo que ordenamos los dominós y cuando estábamos comenzando a jugar se abre la puerta de la pieza de sus padres, sale su papá y nos ve y nos dice: ¿y ustedes hasta que hora pretenden jugar dominó?… nos quedamos mirando con Mery y una carcajada broto de los dos, su padre no entendía nada, pero bueno, esa es la historia de cómo me desvirginaron, otro día les cuento otras locuras que hicimos con Mery, espero que les haya gustado.

Escriban sus relatos y experiencias sexuales en la sección RELATOS PORNO

Ver Relato Porno:”¿Hasta qué hora juegan al domino?” (HD)
PornoPendejas.com

Videos Pornos Relacionados: