Resultado de Busqueda:

Una follada de casting con la pornostar rubia Brie Turner en Vi

Video Porno de: Porno

diciembre 17th, 2013 >> Porno

fgEr8cH Una follada de casting con la pornostar rubia Brie Turner en Vi

» Video Una follada de casting con la pornostar rubia Brie Turner en Vi

z2ZRBdd Una follada de casting con la pornostar rubia Brie Turner en Vi
Hoy os traigo un excitante video porno en donde la pornostar rubia Brie Turner se ha entregado para un casting. Disfrutaremos de su hermoso rostro, tetas naturales y su rico culo. Así veremos como mostrará lo que goza a la hora de dar una mamada y como goza de una deliciosa follada.

BM72bZx Una follada de casting con la pornostar rubia Brie Turner en Vi

BM72bZx Una follada de casting con la pornostar rubia Brie Turner en Vi

» VER COMPLETO & HD: Una follada de casting con la pornostar rubia Brie Turner en Vi

C07KZjq Una follada de casting con la pornostar rubia Brie Turner en Vi

Videos Pornos Relacionados:

Pendeja amateur, Le rompen el Culo y le encanta! (3 puntos)

Video Porno de: Porno

diciembre 7th, 2013 >> Argentinas, Porno

Link: http://artandme.co/player.swf?video_id=6146032
Ver Pendeja amateur, Le rompen el Culo y le encanta! (3 puntos) (HD)
4nR2Wmx199 Pendeja amateur, Le rompen el Culo y le encanta! (3 puntos)

Videos Pornos Relacionados:

Le rompen el Culo a la Pequeña Caprice… me enamoré! (12 puntos)

Video Porno de: Porno

diciembre 15th, 2013 >> Argentinas, Porno

Link: http://online-sexs.com/embed/?id_number=6455091
Ver Le rompen el Culo a la Pequeña Caprice… me enamoré! (12 puntos) (HD)
4nR2Wmx199 Le rompen el Culo a la Pequeña Caprice... me enamoré! (12 puntos)

Videos Pornos Relacionados:

Relato Porno:”¿Hasta qué hora juegan al domino?”

Video Porno de: Porno

abril 2nd, 2013 >> Amateurs, Porno

¿Hasta qué hora juegan domino?

Hola, les voy a contar la historia de cómo lo hice por primera vez y donde fue.

Todo comenzó en una fiesta en el instituto donde estudiábamos ambos, estudiábamos para ser paramédicos y esta era la fiesta de despedida. A ella a quien llamaré “Mery”, la conocí ahí, no éramos buenos amigos, solo nos juntábamos en los recreos y cuando salíamos del instituto, pero uno de hombre siempre anda con la malicia… ¿o no?… ella era bajita, pero de piernas bien largas para su tamaño, su cabello le llegaba hasta la cintura, sus pechos eran pequeños pero firmes y apretaditos como si fueran dos naranjas duritas, su culo era redondito y prominente, unos labios carnosos y unos ojos que decían “estoy caliente”, bueno eso último tal vez me lo imaginaba yo.

Fuimos juntos a la fiesta, porque si bien no éramos pololos, éramos amigos y compañeros, pero cuando la vi llegar con ese vestido… era negro, ajustado al cuerpo, tan pegadito que se podían distinguir perfectamente cada contorno de su cuerpo… incluso por su escote, que era bien generoso para los califas que fueron a esa fiesta, me incluyo, se veía por el que no llevaba sostén y lo confirmaban los pezones que se dibujaban por debajo de esa ajustada tela. Esta demás decir que se me paro en el acto, me costaba disimular mi erección ya que se me ocurrió la genial idea de ir sin ropa interior, lo tenía tan duro que podía sentir mis palpitaciones en él. Todo ocurrió con algo de normalidad, si no fuera por mi erección y que no podía sacarle la vista de encima de sus pequeños pero deliciosos pechos y estoy seguro de que ella lo noto. También noto mi herramienta dura cuando ¡por fin sonó un lento! Me apegue a ella y mis manos disimuladamente comenzaron a tocarla, ya no aguantaba más, tuve que ir al baño y me pajie… estaba tan caliente que no tarde más de veinte segundos en acabar. Cuando Salí del baño me pidió que la llevara de vuelta a su casa (en locomoción colectiva, aun no tenía mi propio vehículo) y yo la lleve.
Cuando llegamos ya eran como las 02:30 am y en su casa estaba su papá, su mamá y sus hermanos mayores jugando domino. Me invitaron a jugar y a tomar una piscola a lo que accedí. Poco a poco se fueron a acostar solo quedábamos Mery, su papá y yo, cuando le gane tres veces seguidas me dijo, bueno yo me voy a acostar, se levantó se despidió y se metió en su pieza, pieza que tenía su puerta frente a nosotros a dos metros de donde estábamos sentados. Mire a Mery y ella me pregunto que si me quería quedar (dentro de mi casi le pego, ya eran más de las 4 am y a esa hora donde encontraría locomoción, ya que yo no tenía vehículo), si le dije y ella sonrió.

Me ofreció otra piscola, el número de esta no lo sé ya me había tomado varias, ya estaba hablando algo traposo; cuando se levanta del sillón para servirme la piscola se le quedo enrollado el vestido y pude ver por primera vez su culo ya que usaba un colaless blanco que resaltaba en la penumbra de el living, camino así, no se dio cuenta. Yo sentía como otra vez mi pene luchaba por salir de su encierro. Cuando vuelve a mi lado se sienta en el mismo sillón donde yo estaba y se acerca a mí, me pasa la copa y me dice con una voz suave y llena de malicia… “por fin solos”… mi corazón comenzó a latir tan rápido que no puedo describir lo que sentí. Me tome al seco la piscola y deje el vaso en la mesa de centro. Ella se inclinó y me beso los labios, yo los tenia adormecidos, pero igual los pude sentir húmedos y con un sabor al trago que bebíamos, su lengua jugueteaba por toda mi boca, como buscando algo, se movía habida mente, tal vez ella tenía experiencia, para mi esta era la primera vez en todo. Coloque mi mano derecha en su pierna y comencé a subirla lentamente, sentí que ya no tenía las medias con que estuvo en la fiesta, sus piernas estaban tan suaves y calientes… Hera tanta la excitación… que se me olvido por completo que sus padres estaban detrás de esa puerta a menos de tres metros de distancia, su lengua salió de mi boca y busco mi lóbulo de la oreja y comenzó a jugar allí. Para ese momento mi mano derecha ya había llegado hasta su culo el cual estaba helado… (no sé porque las mujeres pueden estar muy calientes pero su culo igual lo tienen helado…), bueno yo acariciaba su culo y con mi otra mano me había aventurado a sacar sus tetas por su escote y comencé a besar su mejilla, su cuello sus hombros y mientras más bajaba mi corazón más rápido latía, pensaba que me iba a dar un paro cardiaco, pero seguí y bese los bordes de sus pecho y suavemente y despacio iba con mi lengua jugueteando por toda su teta, tan durita… cuando mi lengua llego a su pezón ella tembló y note que su rostro estaba de un color rojo y ella sudaba, con ese temblor llego también un gemido el que me éxito aún más y fue el que me dio permiso para seguir.

Como pude le saque el vestido y allí la vi frente a mi desnuda solo la cubría un pequeño colaless el que ella misma se sacó lentamente dándome la espalda y agachándose, dejándome ver toda su depilada zorrita y el agujero que me quitaba el sueño… fue un sueño. Se gira y me desabrocha el pantalón, lo baja y descubre que estoy sin ropa interior y se ríe de forma maliciosa, pero cuando ve como lo tengo de duro y lo rojo y amenazante que estaba se vio en sus labios un gesto de placer… sin pensarlo dos veces comenzó a chuparlo… yo ya no aguantaba más era tal la excitación que si me movía solo un poco acabaría y yo no quería eso, me estaba retorciendo por contener mi eyaculación cuando ella pareció notarlo y me dijo: será mejor que acabes, para que después sigamos en lo nuestro, yo le dije bueno sal un momento y déjame acabar en un papel… ella me dijo ¡¡NO!!, como vas a desperdiciar tu lechita de esa forma…. Dámela la quiero probar a ver que sabor tiene… dijo eso sonriendo… y yo no pude aguantar más y me salió un chorro de semen tan abundante que creía que su boca se iba a llenar, pero no, nunca se iba a llenar ya que se lo tragaba a medida que iba saliendo y exclamaba ¡que rico!, ¡que rico!… no desperdicio ni una gota, no conforme con haberse comido todo mi semen, siguió chupando. Sentía un dolor raro cuando ella chupaba después de yo haber acabado, pero era un dolor placentero. Mágicamente mi pene se volvía a parar y a estar en las mismas condiciones de hace un rato y ella exclama: por fin tu pico lo voy a probar en mi zorra… me arrojo de espaldas sobre el sillón de tres cuerpos y allí se clavó ella misma y comenzó a cabalgar tan desenfrenada que el ruido que metía la humedad de nuestros cuerpos podría haber despertado a todos, pero a esa altura yo no la podía parar, la avalancha de sensaciones que yo sentía en ese instante era indescriptible, sentía como a ella el sudor le recorría toda su espalda hasta terminar metido en la raya de su culo… comenzó a moverse más rápido… arrugo su rostro e hizo un gesto algo extraño, todo esto acompañado de un temblor en todo su cuerpo y comienzo a sentir más húmedo donde nuestros sexos se unían… gemía de placer, bajo el ritmo de su montura y luego se bajó de mi… hizo que me pusiera de pie, ella me da su espalda y se agacha mira hacia atrás, donde estaba yo y me dijo: qué esperas que no me lo metes por el culo… de seguro yo estaba muerto y había llegado al paraíso mi sueño hecho realidad y todo en la misma noche…
Me acerque a su trasero tan mojado que parecía que se hubiera salido de una piscina, le acaricio su orificio anal, mientras me mojo un dedo con saliva y se lo meto por el ano… otra vez ella gime y me dice: ahora dos… a lo que yo obediente hice lo mismo, pero esta vez con dos dedos, ella vuelve a hablar para decirme esta vez: con tres… con tres… yo rápidamente le hago caso y ella comenzó otra vez a temblar… no deje que pararan sus temblores y le clave mi pene por su culo no fue necesario dilatar más entro de un todo hasta el fondo… todo mi pene dentro hasta los testículos, sentía que saldría por su boca, pero ella me decía: ¡¡sigue!!… ¡¡sigue!!… no te atrevas a detenerte… yo estaba tan caliente que pronto acabaría otra vez (a cada rato miraba la puerta de la habitación de sus padres y pensaba a qué hora salen y nos descubren…) otra vez sentí sus temblores y esta vez me dijo: ya ahora quiero tu lechita calentita se sacó mi pene del culo y se lo puso en la boca y comenzó a chupar al mismo tiempo que me pajeaba… un sueño… eso era, un sueño, otra vez acabe en su boca y se tragó hasta la última gota y seguía lamiendo. Mi pene me dolía de una manera que no la se describir, pero por otro lado el placer que sentía era fenomenal… ella seguía lamiendo… mi pene ya no se paró más por lo que ella comenzó a darme un beso negro, que no sé qué me causo, pero ella era experta otra vez se paró mi pene y lo siguió lamiendo… me pajeo tan fuerte y tan rápido que el dolor a veces era más que el placer… pero otra vez acabe en su boca… esta vez yo me solté de ella… y dije ya!!, ya está bueno… ella rio y me dijo: si ya está bueno… uff me canse dijo ella… (Claro y yo como estaba!!) fuimos al baño y nos lavamos, volvimos al living, nos vestimos y ordenamos un poco el desorden… el sueño se nos había ido, por lo que ordenamos los dominós y cuando estábamos comenzando a jugar se abre la puerta de la pieza de sus padres, sale su papá y nos ve y nos dice: ¿y ustedes hasta que hora pretenden jugar dominó?… nos quedamos mirando con Mery y una carcajada broto de los dos, su padre no entendía nada, pero bueno, esa es la historia de cómo me desvirginaron, otro día les cuento otras locuras que hicimos con Mery, espero que les haya gustado.

Escriban sus relatos y experiencias sexuales en la sección RELATOS PORNO

Ver Relato Porno:”¿Hasta qué hora juegan al domino?” (HD)
PornoPendejas.com

Videos Pornos Relacionados:

Relato porno: “Hasta que hora juegan domino”

Video Porno de: Porno

marzo 29th, 2013 >> Amateurs, Porno

¿Hasta qué hora juegan domino?
Hola, les voy a contar la historia de cómo lo hice por primera vez y donde fue.
Todo comenzó en una fiesta en el instituto donde estudiábamos ambos, estudiábamos para ser paramédicos y esta era la fiesta de despedida. A ella a quien llamaré “Mery”, la conocí ahí, no éramos buenos amigos, solo nos juntábamos en los recreos y cuando salíamos del instituto, pero uno de hombre siempre anda con la malicia… ¿o no?… ella era bajita, pero de piernas bien largas para su tamaño, su cabello le llegaba hasta la cintura, sus pechos eran pequeños pero firmes y apretaditos como si fueran dos naranjas duritas, su culo era redondito y prominente, unos labios carnosos y unos ojos que decían “estoy caliente”, bueno eso último tal vez me lo imaginaba yo.
Fuimos juntos a la fiesta, porque si bien no éramos pololos, éramos amigos y compañeros, pero cuando la vi llegar con ese vestido… era negro, ajustado al cuerpo, tan pegadito que se podían distinguir perfectamente cada contorno de su cuerpo… incluso por su escote, que era bien generoso para los califas que fueron a esa fiesta, me incluyo, se veía por el que no llevaba sostén y lo confirmaban los pezones que se dibujaban por debajo de esa ajustada tela. Esta demás decir que se me paro en el acto, me costaba disimular mi erección ya que se me ocurrió la genial idea de ir sin ropa interior, lo tenía tan duro que podía sentir mis palpitaciones en él. Todo ocurrió con algo de normalidad, si no fuera por mi erección y que no podía sacarle la vista de encima de sus pequeños pero deliciosos pechos y estoy seguro de que ella lo noto. También noto mi herramienta dura cuando ¡por fin sonó un lento! Me apegue a ella y mis manos disimuladamente comenzaron a tocarla, ya no aguantaba más, tuve que ir al baño y me pajie… estaba tan caliente que no tarde más de veinte segundos en acabar. Cuando Salí del baño me pidió que la llevara de vuelta a su casa (en locomoción colectiva, aun no tenía mi propio vehículo) y yo la lleve.
Cuando llegamos ya eran como las 02:30 am y en su casa estaba su papá, su mamá y sus hermanos mayores jugando domino. Me invitaron a jugar y a tomar una piscola a lo que accedí. Poco a poco se fueron a acostar solo quedábamos Mery, su papá y yo, cuando le gane tres veces seguidas me dijo, bueno yo me voy a acostar, se levantó se despidió y se metió en su pieza, pieza que tenía su puerta frente a nosotros a dos metros de donde estábamos sentados. Mire a Mery y ella me pregunto que si me quería quedar (dentro de mi casi le pego, ya eran más de las 4 am y a esa hora donde encontraría locomoción, ya que yo no tenía vehículo), si le dije y ella sonrió.
Me ofreció otra piscola, el número de esta no lo sé ya me había tomado varias, ya estaba hablando algo traposo; cuando se levanta del sillón para servirme la piscola se le quedo enrollado el vestido y pude ver por primera vez su culo ya que usaba un colaless blanco que resaltaba en la penumbra de el living, camino así, no se dio cuenta. Yo sentía como otra vez mi pene luchaba por salir de su encierro. Cuando vuelve a mi lado se sienta en el mismo sillón donde yo estaba y se acerca a mí, me pasa la copa y me dice con una voz suave y llena de malicia… “por fin solos”… mi corazón comenzó a latir tan rápido que no puedo describir lo que sentí. Me tome al seco la piscola y deje el vaso en la mesa de centro. Ella se inclinó y me beso los labios, yo los tenia adormecidos, pero igual los pude sentir húmedos y con un sabor al trago que bebíamos, su lengua jugueteaba por toda mi boca, como buscando algo, se movía habida mente, tal vez ella tenía experiencia, para mi esta era la primera vez en todo. Coloque mi mano derecha en su pierna y comencé a subirla lentamente, sentí que ya no tenía las medias con que estuvo en la fiesta, sus piernas estaban tan suaves y calientes… Hera tanta la excitación… que se me olvido por completo que sus padres estaban detrás de esa puerta a menos de tres metros de distancia, su lengua salió de mi boca y busco mi lóbulo de la oreja y comenzó a jugar allí. Para ese momento mi mano derecha ya había llegado hasta su culo el cual estaba helado… (no sé porque las mujeres pueden estar muy calientes pero su culo igual lo tienen helado…), bueno yo acariciaba su culo y con mi otra mano me había aventurado a sacar sus tetas por su escote y comencé a besar su mejilla, su cuello sus hombros y mientras más bajaba mi corazón más rápido latía, pensaba que me iba a dar un paro cardiaco, pero seguí y bese los bordes de sus pecho y suavemente y despacio iba con mi lengua jugueteando por toda su teta, tan durita… cuando mi lengua llego a su pezón ella tembló y note que su rostro estaba de un color rojo y ella sudaba, con ese temblor llego también un gemido el que me éxito aún más y fue el que me dio permiso para seguir.
Como pude le saque el vestido y allí la vi frente a mi desnuda solo la cubría un pequeño colaless el que ella misma se sacó lentamente dándome la espalda y agachándose, dejándome ver toda su depilada zorrita y el agujero que me quitaba el sueño… fue un sueño. Se gira y me desabrocha el pantalón, lo baja y descubre que estoy sin ropa interior y se ríe de forma maliciosa, pero cuando ve como lo tengo de duro y lo rojo y amenazante que estaba se vio en sus labios un gesto de placer… sin pensarlo dos veces comenzó a chuparlo… yo ya no aguantaba más era tal la excitación que si me movía solo un poco acabaría y yo no quería eso, me estaba retorciendo por contener mi eyaculación cuando ella pareció notarlo y me dijo: será mejor que acabes, para que después sigamos en lo nuestro, yo le dije bueno sal un momento y déjame acabar en un papel… ella me dijo ¡¡NO!!, como vas a desperdiciar tu lechita de esa forma…. Dámela la quiero probar a ver que sabor tiene… dijo eso sonriendo… y yo no pude aguantar más y me salió un chorro de semen tan abundante que creía que su boca se iba a llenar, pero no, nunca se iba a llenar ya que se lo tragaba a medida que iba saliendo y exclamaba ¡que rico!, ¡que rico!… no desperdicio ni una gota, no conforme con haberse comido todo mi semen, siguió chupando. Sentía un dolor raro cuando ella chupaba después de yo haber acabado, pero era un dolor placentero. Mágicamente mi pene se volvía a parar y a estar en las mismas condiciones de hace un rato y ella exclama: por fin tu pico lo voy a probar en mi zorra… me arrojo de espaldas sobre el sillón de tres cuerpos y allí se clavó ella misma y comenzó a cabalgar tan desenfrenada que el ruido que metía la humedad de nuestros cuerpos podría haber despertado a todos, pero a esa altura yo no la podía parar, la avalancha de sensaciones que yo sentía en ese instante era indescriptible, sentía como a ella el sudor le recorría toda su espalda hasta terminar metido en la raya de su culo… comenzó a moverse más rápido… arrugo su rostro e hizo un gesto algo extraño, todo esto acompañado de un temblor en todo su cuerpo y comienzo a sentir más húmedo donde nuestros sexos se unían… gemía de placer, bajo el ritmo de su montura y luego se bajó de mi… hizo que me pusiera de pie, ella me da su espalda y se agacha mira hacia atrás, donde estaba yo y me dijo: qué esperas que no me lo metes por el culo… de seguro yo estaba muerto y había llegado al paraíso mi sueño hecho realidad y todo en la misma noche…
Me acerque a su trasero tan mojado que parecía que se hubiera salido de una piscina, le acaricio su orificio anal, mientras me mojo un dedo con saliva y se lo meto por el ano… otra vez ella gime y me dice: ahora dos… a lo que yo obediente hice lo mismo, pero esta vez con dos dedos, ella vuelve a hablar para decirme esta vez: con tres… con tres… yo rápidamente le hago caso y ella comenzó otra vez a temblar… no deje que pararan sus temblores y le clave mi pene por su culo no fue necesario dilatar más entro de un todo hasta el fondo… todo mi pene dentro hasta los testículos, sentía que saldría por su boca, pero ella me decía: ¡¡sigue!!… ¡¡sigue!!… no te atrevas a detenerte… yo estaba tan caliente que pronto acabaría otra vez (a cada rato miraba la puerta de la habitación de sus padres y pensaba a qué hora salen y nos descubren…) otra vez sentí sus temblores y esta vez me dijo: ya ahora quiero tu lechita calentita se sacó mi pene del culo y se lo puso en la boca y comenzó a chupar al mismo tiempo que me pajeaba… un sueño… eso era, un sueño, otra vez acabe en su boca y se tragó hasta la última gota y seguía lamiendo. Mi pene me dolía de una manera que no la se describir, pero por otro lado el placer que sentía era fenomenal… ella seguía lamiendo… mi pene ya no se paró más por lo que ella comenzó a darme un beso negro, que no sé qué me causo, pero ella era experta otra vez se paró mi pene y lo siguió lamiendo… me pajeo tan fuerte y tan rápido que el dolor a veces era más que el placer… pero otra vez acabe en su boca… esta vez yo me solté de ella… y dije ya!!, ya está bueno… ella rio y me dijo: si ya está bueno… uff me canse dijo ella… (Claro y yo como estaba!!) fuimos al baño y nos lavamos, volvimos al living, nos vestimos y ordenamos un poco el desorden… el sueño se nos había ido, por lo que ordenamos los dominós y cuando estábamos comenzando a jugar se abre la puerta de la pieza de sus padres, sale su papá y nos ve y nos dice: ¿y ustedes hasta que hora pretenden jugar dominó?… nos quedamos mirando con Mery y una carcajada broto de los dos, su padre no entendía nada, pero bueno, esa es la historia de cómo me desvirginaron, otro día les cuento otras locuras que hicimos con Mery, espero que les haya gustado.

Compartan sus experiencias sexuales con toda america en la sección RELATOS PORNO !!!

Ver Relato porno: “Hasta que hora juegan domino” (HD)
PornoPendejas.com

Videos Pornos Relacionados: