Resultado de Busqueda:

Amas de casa lujuriosas (0 puntos)

Video Porno de: Jovencitas

agosto 10th, 2013 >> Argentinas, Porno

My friends,

Que lindo es despertar y ver a tu bella y lujuriosa dama dispuesta a todo…..

Madison Danny . . .

Amas de casa lujuriosas (0 puntos) (porno pendejas pendejas argentinas )

Amas de casa lujuriosas (0 puntos) (porno pendejas pendejas argentinas )

Amas de casa lujuriosas (0 puntos) (porno pendejas pendejas argentinas )

Seguir leyendo… >>

Ver Amas de casa lujuriosas (0 puntos) (HD)
Amas de casa lujuriosas (0 puntos) (porno pendejas pendejas argentinas )

Videos Pornos Relacionados:

Tags: ,

estrategia reportajes privada XXX de amas de casa pone húmedo pollas x peludos

Video Porno de: Maduras

marzo 11th, 2014 >> Jovencitas


estrategia videos de amas de casa xxx peludos, gran vídeo porno de HD y el mejor sexo de camerinos, porno gratis de rica no publicado el 8 marzo 2014 en tu web preferida de porno en español

Tags: , , , , , ,

La terapeuta zorra en Relatos eroticos de Maduras

Video Porno de: Maduras

febrero 11th, 2014 >> Relatos Eroticos

La terapeuta zorra en Relatos eroticos de Maduras (relatos eroticos )

» Relato Erotico: La terapeuta zorra en Relatos eroticos de Maduras

La terapeuta zorra en Relatos eroticos de Maduras (relatos eroticos )

Me llamo Miguel, tengo 23 años, y he padecido lo que a mí me parece un serio problema. Todo empezó con esos catálogos de venta por correo que le llegaban a mi madre cuando yo apenas tenía 12 años. Al principio llegaban y veía que eran de ropa de mujeres, lo cual no me interesaba para nada, pero un día vi que entre vestidos y blusas había una sección de lencería. Cuando vi aquellas increíbles modelos, específicamente escogidas para quedar increíblemente sexys en aquellos camisones repletos de transparencias, conjuntos de medias, tanga y sujetador de encaje, no pude más que tener una erección de lo más potente. No sabía muy bien lo que pasaba, pero ver a esas mujeres en lencería me puso como una moto. Tiempo después, un día que estaba solo en casa cogí uno de los catálogos, y al cabo de un rato me empecé a masturbar. Al cabo de un par de minutos acabo llegando un momento que cambio mí vida para siempre: tuve mi primer orgasmo. Fue brutal, así que seguí mirando catálogos durante toda la tarde. Me encantaba, así que me masturbaba varias veces al día, y así durante meses. A escondidas cogía los catálogos de ropa que tiraba mi madre a la basura y me masturbaba con la sección de lencería. Con el tiempo, apareció internet en casa, y yo buscaba películas para bajarme y verlas a escondidas.

Era una locura, pero más locura era que no me interesaba realmente por tener sexo real con una chica, siempre estaba más interesado en hacerme una buena paja con el porno, no me interesaban las complicaciones con las chicas, con las que además no tenía mucho éxito. Pero los años fueron pasando, y digamos que el reloj biológico empezó a sonar, y empecé a buscar novia, sin éxito, hasta que un día me di cuenta de que tenía un problema serio: Era adicto a la masturbación y al porno. Cuando salía y conocía a una chica, esta no me atraía lo suficiente, porque yo en cuanto tenía ganas me masturbaba, pero sobretodo porque no era como las de las películas porno. Si una chica quería echar un polvo conmigo, yo siempre me acababa rajando, por miedo a no cumplir.

Así que un día me fui de putas, y lo que me paso es que no conseguimos que se me pusiera dura, por mucho que lo intentáramos. Sin embargo al llegar a casa, me pude masturbar con mi pornografía como siempre. Después de unos meses de reflexión, intentar dejar la pornografía y no conseguir buenos resultados, acabe en la consulta de mi médico, que me dijo que tenía un problema de asociación de estímulos, que mi cabeza no era capaz de asociar el estimulo sexual con una mujer real, debido al fuerte vinculo que había creado viendo porno, así que me mando a ver una sexóloga.

La doctora Sanz es una mujer de unos 45 años, 1,70 de estatura, pelo rubio, ojos marrones y la verdad es que aunque no está mal, tampoco es una mujer de bandera a simple vista, es más una de esas mujeres que tienen ese don de ser agradables, y que te tranquilizan en cada instante con sus palabras, como si todo lo que dijera fuera música para tus oídos.

Nada mas comentarle lo que me pasaba, me comento que era un problema que empezaba a ser de lo más común en las nuevas generaciones, ya que al encontrar una manera de satisfacernos por nosotros mismos, no desarrollamos la necesidad de una mujer en su aspecto sexual, pero si desarrollamos una necesidad de relacionarnos con una mujer. Todo lo que me mando hacer fue borrar y tirar toda la pornografía que tenía, además de dejar de masturbarme. Así estaría una semana hasta la siguiente visita que fuera a hacerla.

No me fue complicado tirar toda la pornografía, pero teniendo el maravilloso mundo online, apenas tarde 3 días en volver a tirar de él, y como ya había fallado un día, lo volví a repetir 2 veces más antes de ver a la doctora otra vez.

Al llegar a la consulta fui sincero con ella, y ella me dijo que la única manera de sacar esto adelante era tomarme todo el tema en serio, que aunque ella entendía que se puede recaer, hay que hacerlo y punto.

Durante la semana siguiente aguante casi toda la semana, pero volví a caer el día antes de ir a verla. Ella me repitió que me lo tomara en serio, que si no era mejor dejar la terapia.

La semana siguiente me sucedió algo que hacía años que no me sucedía, soñé con la doctora Sainz, y que tenia sexo con ella, así que cuando me desperté no pude evitar volver a masturbarme. No pude evitar pasarme el resto de la semana masturbándome, pero ahora cuando me masturbaba viendo porno, me la imaginaba toda seria, masturbándome ella y diciéndome que eso estaba muy mal, y que tenía que follarmela de verdad.

Cuando llegue a la consulta, solamente le dije que me había masturbado una vez esa semana, pero supongo que después de lo que había sucedido esos días yo ya no la miraba con los mismos ojos, así que de algo se dio cuenta ella. Me ordeno desvestirme e ir a la camilla. Allí empezó a examinar mis genitales, y cuando palpo mi escroto lo tuvo claro. Empezó a abroncarme y decirme que nada de todo eso tenía sentido si yo no ponía mi voluntad por mi parte, que si ella tenía que poner solución sería peor. Lo siguiente me sorprendió aun más:

-¿Te has masturbado pensando en mi verdad?

-¿Cómo?

-Tengo más pacientes como tú, y sé que os empieza a dar morbo el hecho de que yo os ordene no masturbaros, al principio os lo tomáis más en serio, pero un día que caéis, justo os paso por la cabeza y eso os pone aun más. Así que empezáis a masturbaros impulsivamente pensando en mí. Se os nota en la mirada nada más entrar.

-Yo?..no sé qué decirle.

-Pues no me digas nada. Vamos a comprobar que es lo que pasa.

La doctora se empezó a quitar la ropa ahí misma delante de mí. Yo empecé a ponerme de lo más nervioso, y rápidamente me di cuenta de que aunque me había masturbado varias veces con ella, no se me ponía dura, y no tenía ese subidón de querer clavarmela que si tenía imaginándomela, pero con el porno delante claro. Ella empezó a tocármela, suave al principio, luego escupió en ella y empezó a masajearla y sacudirla, pero nada. Entre los nervios y que de repente aquella mujer no me decía nada. Me fijaba en sus pechos, mas grandes y redondos de lo que se apreciaba bajo la blusa, su pubis rasurado, incluso se inclino hacia atrás y se toco a ver si eso me encendía, pero nada, y realmente resultaba una mujer de lo más atractiva.

-¡¡Ves¡¡ No ganas en nada cayendo una y otra vez en tus adicciones. Ahora mismo podrías estar teniendo sexo conmigo, pero no respetas ni los primeros pasos de la terapia. Te quedaras solo, y como dejes pasar los años, tu potencia sexual decrecerá y encima te costara masturbarte con tu porno. Tengo pacientes de más de 40 que ya casi ni se les pone en erección. La semana que viene espero mejoras reales, o tendré que tomar cartas en el asunto.

La doctora y yo nos vestimos, y me fui de aquella consulta con la sensación de que realmente ella se molestaba en ayudar a sus pacientes, pero si algo me hubo preocupado más que defraudar a la doctora, era la sensación de que no me había importado no tener sexo con ella, o de haberme preocupado de saber si podríamos llegar a tenerlo si la terapia funcionaba.

Durante la semana siguiente, el recuerdo de la doctora desnuda me despertó varios días, pero mi pene no estaba erecto, sin embargo me moría de ganas de masturbarme. Dos días antes de la consulta no pude evitar volver a masturbarme.

Al llegar a la consulta, la doctora me mando desnudarme directamente, después me examino y llego a la conclusión de que me había vuelto a masturbar, y no importaba cuantas veces hubieran sido, había vuelto a caer.

-Voy a tratar de hacer algo más agresivo, para ver si eres capaz de contenerte, para que te sea más fácil aguantar durante la semana esos apretones que dices que te entran.

Me llevo a la sala de donantes de esperma, y allí me mando sentar en una comoda butaca que había en el centro, después me dio a escoger una película de entre las que había, y después me dijo que intentara masturbarme. Ella se coloco por detrás mío, para que no la viera a ella, y yo me empecé a concentrar en la película. Después de un rato y mucha paciencia empecé a tener una erección. Ella en todo momento se mantuvo callada, y espero a que yo entrara en funcionamiento. Cuando ya estaba a punto la pregunte si podía masturbarme, a lo que ella dijo que sí. Empecé lentamente al principio, pero no tarde en coger el ritmo que mas me gustaba, de repente ella me cogió los brazos y los puso a ambos lados de la butaca, después se puso delante y me empezó a masturbar lentamente.

-Quiero que sientas el deseo de querer placer, y quiero que me veas aquí, dándotelo lentamente. Asócialo a mí, que yo soy alguien que está aquí, y ahora, y te está dando placer.

Yo miraba a la doctora a los ojos, y a la vez levantaba la mirada hacia la pantalla, viendo aquella escena de porno, con los pechos de esa actriz, con las piernas al aire, con esos grititos pidiendo más y más.

-Tienes que mirarme a mi ? Se desabrocho algunos botones de la blusa, dejando a la vista su sujetador de encaje.

-Es que así de lento, necesito? más velocidad.

Ella aumentó el ritmo un poco más, yo la miraba al escote, junto los codos haciendo que sus pechos sobresalieran? y entonces paro. Apago la pantalla y volvió a masturbarme. Mi erección se resintió como si hubiera bajado la excitación, entonces ella hizo algo que no esperaba, y se introdujo mi pene en su boca. Yo me moría de ganas por correrme, pero por alguna razón notaba que mi pene ya no quería seguir erecto, ya solo la lengua de la doctora impedía que se perdiera la erección por completo.

-Todavía parece resultar inútil, evidentemente te has estado saltando el tratamiento.

Se levanto de nuevo, volvió a poner la película, y después me dijo que me masturbara, pero cuando vio que me iba a correr me volvió a apartar las manos.

-Bien. Ahora has de quedarte quieto, no te vas a correr hasta la semana que viene. Mírame bien, porque si la semana que viene vuelves y te has corrido, te voy a poner esto ? Y saco del bolsillo de la bata un cinturón de castidad de plástico, con un candado- Pero te lo pondré después de haberte hecho esto mismo. Ahora tienes la opción de hacer las cosas por ti mismo, o sino las hare yo por ti.

Estuvo un rato tomándome las manos para que no pudiera tocarme, y cuando se me bajo la erección me soltó. Después me fui a casa y lo primero que hice fue ir al ordenador, lo encendí, pero en el último instante me lo pensé dos veces. Pensé en la doctora haciéndome una felación y yo que no había podido correrme. Pensé en lo que había sucedido aquella tarde y mi pene no reaccionaba como era debido. Así que no hice nada durante toda la semana.

Así a la semana siguiente acudí a ver a la doctora. Era la primera vez que no me masturbaba en toda la semana, y ella se puso muy contenta al verlo, después me llevo a la sala de donantes de esperma, y una vez allí nos desnudamos los dos. Esta vez no me puse tan nervioso, pero si note cierto cosquilleo en mi pene. Se lo comente a la doctora, y esta me mando sentar en la butaca, después se sentó encima de sus piernas y pude volver a observarla en todo su esplendor. Entonces sí que note que aquella mujer me estaba llamando, que realmente quería correrme, y que quería que aquella mujer me tocara, y yo quería tocarla a ella. Me empezó a tocar suavemente, y poco a poco mi pene empezó a ponerse erecto. Yo no sabía si aquella mujer me iba a dejar penetrarla, pero cuanto mayor era mi erección, más ganas tenia de que aquello sucediera.

-Te voy a dejar penetrarme, pero solo eso, soy tu doctora, no una puta y quiero que sientas lo que se siente estando dentro de una mujer, pero nada más. Quiero que me asocies como mujer a tu satisfacción sexual. Después te hare una paja, a ver si eres capaz de correrte. Puedes tocarme si quieres, forma parte de la estimulación así que será bueno para ti.

Se subió encima mío, y empezó a cabalgarme, muy lentamente, pero paro cuando vio que me sobreexcitada paro. Fue mi primera experiencia dentro de una mujer, y aunque no llegue a correrme dentro de ella, bien cierto es que lleno un vacio enorme dentro de mí. Después empezó a masturbarme a buen ritmo pero sin prisas, y yo aproveche para tocarle los pechos e incluso ella me dejo lamerle sus partes durante un rato. No dure mucho, apenas un par de minutos, pero fueron mis primeros síntomas de mejoría en el tratamiento.

La semana siguiente no tuve apenas necesidad de mirar porno, aunque sí que me pase toda la semana pensando en el último encuentro con la doctora Sanz. Me ponía mucho pensar en ella, y me levantaba por las mañanas completamente erecto.

Llego por fin mi cita con la doctora, y esta vez le pude contar no solo que no me había masturbado, también mis mejorías. Ella se sentó en la camilla, cruzo las piernas y se abrió la bata en pose sexy. Me acerque a ella y la empecé a besar el cuello, mientras que ella empezó a manosearme los genitales con la mano abierta. Para mi sorpresa mi pene respondió con rapidez, así que ella me bajo los pantalones y los calzoncillos, se subió la falda y me puso un condón.

-El otro día vi que aguantabas más de lo que yo pensaba, así que te voy a dejar que me folles bien por una vez, aunque creo que ya no te queda mucha más terapia por lo que puedo comprobar.

Yo levantado junto a la camilla, me estaba follando a mi terapeuta, que estaba ahí medio tumbada con las piernas bien abiertas. Todo un sueño para mí. No pude evitar cogerla de uno de sus tobillos y subírmelo al cuello como en las películas porno que más me gustaban. Yo la miraba y ella estaba ahí con sus manos en sus pechos sobre la blusa, con los ojos cerrados?.disfrutándolo.

Creo que esa fue la sensación que realmente me curo, el hecho de darle ese placer, fue realmente mi placer, y supongo que para ella también. Apenas tuve un par de sesiones mas con ella, y en ninguna de las dos volví a tener sexo con ella, pero me obligo a buscar otra mujer para tener sexo, y así con la tontería conseguí tener mi primera amiga con derecho a roce, y así sigo a día de hoy, sin volver a ver nada de porno.

La terapeuta zorra en Relatos eroticos de Maduras (relatos eroticos )

La terapeuta zorra en Relatos eroticos de Maduras (relatos eroticos )

La terapeuta zorra en Relatos eroticos de Maduras (relatos eroticos )

» VER INTERPRETACION (HD): La terapeuta zorra en Relatos eroticos de Maduras

La terapeuta zorra en Relatos eroticos de Maduras (relatos eroticos )

Videos Pornos Relacionados:

Tags: , , , , , , ,

Querida Dina 2 en Relatos eroticos de Maduras

Video Porno de: Maduras

febrero 25th, 2014 >> Relatos Eroticos

Querida Dina 2 en Relatos eroticos de Maduras (relatos eroticos )

» Relato Erotico: Querida Dina 2 en Relatos eroticos de Maduras

Querida Dina 2 en Relatos eroticos de Maduras (relatos eroticos )

A la mañana siguiente me despertó con un beso en la boca dulce despertar diciéndome:

D: Tu beso de buenos días, mi niño, levántate dormilón.

Medio dormido me levante me dirigí a asearme mientras Dina hacia el desayuno,

Desayunos juntos con más caricias y arrumacos durante el desayuno ella me prometió que a mi vuelta de clase me esperaría una sorpresa, nos terminamos de preparar y salimos como el día anterior en mi moto yo a las clases y Dina a su trabajo.

Al terminar las clases volví a casa lo más rápido que pude quería ver mi sorpresa llegue a casa al abrir la puerta me encontré a Dina vestida de forme espectacular

Una blusa blanca que lucía un generoso escote que dejaba ver una generosa porción de las tetas de Dina que irremediablemente era donde se posaban mis ojos, también llevaba puesta una falda color burdeos que quedaba unos centímetros por encima de sus rodillas ceñida que saltaba su gran culo no llevaba puestas medias dejando ver sus piernas y unos zapatos negros con un poco de tacón peinada de peluquería maquillada con los labios y uñas del mismo tono de rojo y el resto de la cara maquillada, era una visión nueva y excitante visión para mí que ni el día que hablo con su familia por cam estaba así de guapa y por supuesto así de sexy al menos para mis ojos ya que siempre vestía de pantalones, botas y camisetas o un foro polar cambiaba mucho su aspecto.

D: Hola mi niño ¿Te gusta lo que ves?, es tu sorpresa.

E: Si mucho estas ggggguuuuuuuaaaaaaaa.

Ella esbozo un sonrisa picarona y giro sobre si misma

D:¿No dices nada?.

E: Estas que cortas la respiración

D: Así jajajajaja.

Mientras ella caminaba hacia al llegar me beso en la boca y una de sus manos acaricio mi ya bastante abultada polla que fue convenientemente masajeada por encima de Jeans.

Eso me puso a mil por hora me la hubiera follado allí mismo en aquel mismo segundo pero aquellos instantes de gloria terminaron hay.

D: Vamos a comer hoy hay comida típica de Ecuador bien sabrosa a ver si te gusta

E; Si seguro que si eres una gran cocinera.

Me senté a la mesa súper empalmado y Dina se sentó justo enfrenta de en la mesa la mesa de la cocina es peque lo que me permitió ver en primer plano el fabulo escote que ella lucia sin ningún pudor mis ojos se clavaban en aquel escote.

D: Edu cielo no entiendo, ¿Cómo no tienes novia?

Pensé lanzarme un poco y le dije:

E: Las chicas de mi edad no son para mí son complicas y controladoras me guastan así como tu si te pudiera clorar, o tuvieras una hermana gemela que estuviese tan buena como tú para mí solo.

A Dina le entro un ataque de risa diciendo entre carcajadas:

D: No tengo gemela jajajaja ¿Para qué quieres copiarme?

E: Para hacer travesuras con ella, (Poniéndome rojo).

D: Mi niño quiere ser travieso y se puso colorado jajajajaja.

Agache la cabeza porque soy algo tímido, Dina se dio cuenta de ella y se levanto a cambiar los platos y de paso me dio un pico en los labios, se sentó en su sitio.

D: No necesitas copias si tienes la de verdad aquí cielo y a ver cuéntame ¿Con que harías travesuras mi niño?

E: Aaaaaaa pues (En voz baja) con esas tetas.

D: ¿Te gustan las Lolas de Mami?

E: Sabes que si

D: ¿Te gustan mucho?

E: SSSSSSSIIIIIIIIIIIIII!!!

Dina coloco las manos a ambos lados de sus tetas y las apretó hacia dentro lo que aquellas dos maravillas chocaran y emergieran hacia arriba dejándome ver como casi explota el escote de su blusa.

D: Ven aquí.

Indicando que me sentara a su lado y así lo hice, puso morritos y eso significaba que quería que la diera un pico y así lo hice.

D: Ahora aquí (Moviendo el pecho Derecho que bese lo que sobre salía del escote la piel morena más suave y deliciosa que jamás había besado mientras Dina cerraba los ojos).

D: Ahora aquí (Moviendo el pecho Izquierdo que bese como el anterior).

D: Ahora aquí (En el canalillo del escote).

Mi polla estaba a punto de reventar los pantalones y yo estaba como una nube que hubiera hecho todo lo que Dina me pidiera.

Me volví a besar en la boca metiendo me la lengua hasta el fondo.

D:¿Qué más te gusta de Mami?

E: Es culazo que tienes me vuelve loco y lo sabes.

D: Jajajajajajajaja aquí lo tienes.

Se levanto de la mesa se coloco de espaldas a mi hecho el culo hacia atrás diciendo me

D: Todo para ti mi niño.

Puse mis manos sobre aquellas dos enormes nalgas tan deseadas por mi y aun por encima de la falda pude notar que o bien usaba tanga o no llevaba bragas y se lo pregunte:

E: ¿Llevas un tanga Mami?

D: No he usado nunca eso mi niño (con voz cariñosa y sensual) dijo no llevo nada mi cielo mientras mis manos era incapaces de parar de tocar aquel culo.

Mi polla al escuchar aquello que salir disparada de mis Jeans al no poder liberarla aun de mis pantalones mi bulto ere descomunal y me comenzaba a dolor.

Pasados unos para mí eternos y divinos Dina me pidió que me sentara de nuevo en mi sitio para tomar el postre apenas había probado bocado pero me daba igual era la mejor comida de mi vida hasta entonces, Dina me sirvió el postre puso el suyo en su lugar y se sentó a la mesa y me pregunto:

D: ¿Te gusta tu sorpresa?

E: Si mucho claro que si me encanta dije entusiasmado y feliz.

Dina sonrió y dijo:

D: ¿Quieres mas mi niño?

E: SSSSSIIIIIIIIIIII!!!!!!!!!!!!!

Cuando de repente siento como uno de los pies de Dina toca mi entrepierna.

D: La tienes grande y muy dura mi niño ¿Es por mi?

Ya casi sin poder más dije:

E: Si claro que si Mami gustas mucho eres la mujer más sexy y hermosa que conozco.

D: Jajajajajaja

Y sonó el telf era su marido Osvaldo bajo el pie de mi entrepierna se calzo y salió disparada de la cocina al salón, para atender la llamada, y yo me quede con polla dura como el acero, Salí de la cocina y me fui al cuarto de baño y allí me corrí como nunca el semen salía disparado salpicándolo todo a borbotones y en cantidad lo limpie todo lo mejor que pude, pase por el salón me despedí de Dina que aun seguía con la llamada, y me fui a las clases prácticas de carnet de conducir sin dejar de pensar lo que podía a ver pasado y no paso.

Después de unas 2 horas regrese a casa Dina salió a recibirme:

D: Mi niño ¿Qué tal las clases?

E: Bien muy bien.

D: Me puedes encender la camarita a ver si puedo hablar con mi mama.

Hice la conexión del MSN, cogí mis libros y me fui a estudiar al salón ya que la PC está en mi cuarto y la estaba usando Dina a la vez que mi lugar de estudios y como la P.A.U. (Prueba de Acceso a la Universidad) estaba cerca y tenia ejercicios que hacer me puse a ello.

Después de unas 3 horas Dina toco a la puerta del comedor entro diciéndome que me quería presentar a su Mama.

Fuimos a mi cuarto y por Webcam me presentaron a Doña Ana María La conversación fue la típica de halagos mutuos para quedar bien? tras como 10 min de conversación deje que Dina se despidiera y cerré la PC., Dina se fue a la cocina a hacer la cena y yo al salón por a por mis libros y apuntes y volverlos a mi cuarto.

Cuando regrese a la cocina me encontré a Dina llorando y sollozando:

E: ¿Qué te pasa Mami?

D: Nada mi niño hace mucho que no veía a mi mama, está muy cambiada.

E: Yo la vi estupenda casi tan guapa como la hija.

Y me acerque a ella y la di un piquito y la abrace.

E: El tiempo pasa para todos (Mientras con una servilleta de papel le secaba las lágrimas que le caían por la cara).

E: No quiero esa hermosa cara con lagrimones Mami.

Me abrazo y se calmo, yo me puse a poner la mesa y ella con la cena y en 15 min estuvo echa la cena, cenamos sin nada digno de mención hablando de tonterías sin importancia.

Después de la cena Dina se quedo recogiendo los platos etc. y yo me fui a mi cuarto a seguir con mis ejercicios y deberes.

Como a eso 23 horas toco Dina a la puerta diciéndome que hora de irse a dormir así que recogí mis libros y apuntes y me dispuse para irme a la cama.

Cuando se presenta en mi cuarto Dina:

D: No se me hace dormir sola allá, así que voy a dormir contigo ¿Si tu quieres?

E: Si claro que quiero (Mientras pensaba para mi llevo queriendo eso meses ya era hora)

Ella sonrió ante mi respuesta afirmativa y se dirigió al WC, yo me cambie de ropa a la velocidad de la luz con una slip blanco y una camiseta vieja de estar por casa que es lo que me solía poner.

Cuando volvió del WC se coloco de espaldas a mí se quito la falda, la blusa y oooooohhhh sorpresa el sujetador y las bragas eran de color violeta sencillos sin adornos se saco el sujetador su puso un camisón blanco de tirantes y se dejo las bragas coloco su ropa en la silla y se dirigió hacia mi cama en la cual yo ya estaba acostado y medio empalmado.

Se metió en la cama me beso en la boca y me dijo:

D: Mi niño hoy no podemos coger y me volvió a besar (Pensé que tendría la regla).

E: Vale como tu quieras se giro y me pegue a ella y polla medio erecta tropezó con su culo

D: ¿Mi niño que haces?

Sin decir nada para que no se enfadase me puse boca arriba pero mi polla levantaba la ropa hacia arriba por estar empalmado y cachondo.

Dina también se puso boca arriba y vio mi erección.

D: ¿Mi niño eso es por mí? (Clavando sus ojos en mi erección).

E:Si claro que si bien lo sabes.

Sin decir nada por debajo de las sabanas agarro mi polla con su mano y la empezó a acariciar lo que hizo que mi polla se pusiera a mil.

D: Esto no puede seguir así, tenemos que hacer algo mi niño.

Se levanto de la cama me ordeno que hiciera lo mismo y que pusiera frente por frente de ella y así lo hice.

D: Te voy a ayudar porque te quiero y eres muy especial para mí pero esto debe ser nuestro secreto.

E: Vale (Muy tímido y muy bajito).

Se puso de rodillas frente a mi yo seguía de pie, ella separo un poco mis piernas agarro con las dos manos mi slip y lo bajo, mi polla salió disparada como si fuera un muelle estaba dura recta como un poste gorda rojísima en especial la cabeza las venas resaltaban sobre la piel de mi polla bien marcadas.

D: Dios vendito mi niño que verga más hermosa tienes vas hacer muy feliz a muchas mujeres uuuuuuuuuuuffffffff.

E: Es para ti Mami.

Y sin más se la introdujo en la boca y comenzó a hacerme la mejor y más maravillosa mamada que me avían hecho nunca.

Comenzó a comerse la cabeza de pillo como si de una bola de helado se tratase jugando a la vez con su legua con ella mientras me miraba a los ojos.

D: ¿Te gusta lo que te hace Mami?

E: Si mucho Mami!!!!!.

Siguió chupándola tragándosela casi toda y intercalando lamidas tipo bola de helado con besitos en la punta y volviendo a tragársela de nuevo, estuvimos así unos minutos que estaba en la gloria.

Paro unos segundos su delicadas atenciones a herramienta y se quedo mirándola, se bajo los tirantes del camisón dejándome ver por primera vez claramente sus inmensas tetas de piel morena color café con leche las aureolas color marrón oscuro casi negro del tamaño de una galletas María y coronadas por uno pezón duro y bien tieso.

D: ¿Te gustan?

E: Siiiiiiiiiiii ¿Puedo tocarlas?

D: Si mi rey claro que sí.

Me puse de rodillas coloque mia manos sobre aquellas dos maravillas las comencé a tocar y acariciar lo que hizo que las tetas se pusieran aun mas duras y grandes.

Dina tomó mi cabeza y la dirigió hacia uno se los pezones ordenándome que las mamase y a ello me puse con todas mis ganas desde que deje de bebe las de mi madre mi boca no había probado mas tetas.

D: Chupa chupa chupa chupa más duro más duro más duro mi rey no pares

Obedecí gusto intentando satisfacer lo mejor posible a Mami mientras mi boca iba de una teta a otro dirigida por las manos de Mami que sujetaba mi cabeza con ambas manos

D: Chupa chupa chupa chupa más duro más duro más duro

Mami saco mi cabeza de aquellas deliciosas tetas me beso en la boca su lengua y la mía se cruzaron jugaron por unos segundos me saco la camiseta y me ordeno poner de pie.

D: Tienes una hermosa pija mi rey.

E: Es tuya.

Mami se incorporo un poco mas y coloco mi polla en medio de sus pechos que eran la cosa más suave donde había estado mi polla y comenzó a masajear mi polla en sus tetas y a la vez me daba besos en la polla haciéndome delirar.

D: Avísame cuando te vayas a correr mi rey.

Pocos minutos después

E: Mami me corroooooo me corrooooo.

D: Espera que quiero tragarme tu leche mi rey.

Se coloco mi verga en la boca y la comenzó a lamer besar y mamar hasta que me corrí en su boca, se trago toda la leche y dejo mi polla limpia y reluciente tirado boca arriba sobre mi cama mientras ella iba al WC.

Estaba como en una nube de felicidad en unos 5 min Mami volvió nos besamos nos metimos en la cama nos abrazamos y nos dormimos asta la mañana siguiente.

Continuara?

Querida Dina 2 en Relatos eroticos de Maduras (relatos eroticos )

Querida Dina 2 en Relatos eroticos de Maduras (relatos eroticos )

Querida Dina 2 en Relatos eroticos de Maduras (relatos eroticos )

» VER INTERPRETACION (HD): Querida Dina 2 en Relatos eroticos de Maduras

Querida Dina 2 en Relatos eroticos de Maduras (relatos eroticos )

Videos Pornos Relacionados:

Tags: , , , , , , ,

No hay edad para un orgasmo en Relatos eroticos de Maduras

Video Porno de: Maduras

abril 20th, 2014 >> Relatos Eroticos

No hay edad para un orgasmo en Relatos eroticos de Maduras (relatos eroticos )

» Relato Erotico: No hay edad para un orgasmo en Relatos eroticos de Maduras

No hay edad para un orgasmo en Relatos eroticos de Maduras (relatos eroticos )

No quería irme a la tumba sin cumplir dos de mis sueños más deseados, viuda de mi amado pero zafio y bruto Nicasio desde hace la friolera de doce años y a punto de cumplir los setenta me propuse llevar a cabo esa idea que me rondaba la cabeza desde hace meses y no era más que fumarme un porro y acostarme con un negro, pido disculpas si alguna persona de edad se siente avergonzada con mi lenguaje pero soy una mujer de campo venida a la ciudad que estudió lo justo y que para colmo nunca supo nada de la sexualidad y lo poco que he aprendido lo he hecho a través de lo que he descubierto por Internet porque si es por mi Nicasio yo me voy a la tumba sin saber que es tener un orgasmo, del mismo modo pido disculpas a todos aquellas personas de color que se pudieran sentir ofendidas pero no es mi intención faltarles; descubrí casi por casualidad que acariciarme a mi misma me llevaría a un goce del que no creía que existiese palabra para describirlo y a partir de ahí fue un no parar, casi podría decirse que era una jovenzuela en busca de pastor para que me cubriera y eso que estoy seca por dentro desde hace muchos años, lo que no quiere decir es que por el hecho de que haya nieve en lo alto del horno no significa que no haya brasas en el interior y vaya si las había, mmm.

Una vez decidí llevar a cabo mi plan, busqué en muchas páginas de Internet de contactos sin saber si lo que encontraría sería lo que deseaba o no, como una ya es ?abuela? y con el colmillo revenido, antes me di de alta en foros para saber como debía buscar y hallar lo que necesitaba, no fue complicado pero si laborioso, seleccionar un ?semental? negro que me diera placer al principio fue una locura, de haber hecho caso a todo lo que decía en las fotos o anuncios hubiera sido de locas y al final me di de alta en un portal de citas de pago y busqué entre todos los candidatos, de entre los cerca de cien que vi me quedé sólo con tres y rápidamente les envié un pequeño correo a modo de formulario, no era complicado, les preguntaba si querrían fumarse un porro conmigo y si luego me harían el amor, como soy muy honrada les dije mi edad, les mandé una foto y les pregunté sus tarifas, espere a sus respuestas ansiosa y casi al borde de un colapso porque no sabía si responderían me preparé, reconozco que quería ser sincera, en mi foto podían ver a una mujer de 1.65, es decir alta para mi generación, de 58 kilos es decir que muy bien porque me cuido pero a la que colgaban las pieles de los brazos y sus muslos ya no lucían tersos y firmes, mis pechos pequeños gracias a no ser demasiado pesados la gravedad no les había hecho un estropicio y no lucían demasiado mal; a primera vista, podría depilarme por primera vez en mi vida para esa ocasión, cosa que pensaba hacer porque había leído que se sentía más, a todo ello lo acompañaba con unos ojos color miel y un cabello teñido de castaño porque una es madura pero muy coqueta, jeje.

A los tres días recibí la primera de las respuestas y dos días más tarde la otras dos, una de ellas la desestimé o mejor dicho, me desestimaron a mi por ser demasiado mayor para ese formidable macho que había seleccionado, pero tampoco me importó porque de las dos que si me respondieron las dos me satisfacían, me propuse decidirme por cual de los dos y tas pensarlo creo que no más de medio minuto opté por el más caro de los dos pensando que sería una garantía de un mejor sexo, quizás equivocada pero mi Nicasio me dejó el bolsillo bien cubierto y que porras, una alegría es una alegría, ays si mis hijos me vieran, prefiero no pensar en ello.

El elegido era David, un morenazo de 1,80 y que en canal como un cochino en la matanza pesaría 75 kilos, 75 kilos de hombre fibroso y musculoso, negro azabache casi azul dotado como nunca pensé que un hombre podría estarlo, no sabría decir cuanto medía pues yo mido en palmos o con el metro de coser y en la foto puesta hacia arriaba a David le pasaba el ombligo, uys, perdonar a esta vieja que se sobresalta pensando en ese miembro. Le di el visto bueno y le pedí el favor de que accediera a traerme un porro para que me lo fumara con él, David no se extrañó de mi rara petición y me dio su dirección y su tarifa; no se si sería su costumbre pero me dijo que el me invitaba a tan divertida sugerencia y a su vez yo le dije que me sentiría más cómoda y segura en mi casa; le facilité mi número de teléfono y acordamos la fecha, el sábado siguiente a las 8 de la tarde le esperaba en mi casa, ays que nervios, todavía me tiemblan las rodillas, en fin, ahora os cuento como fue mi cita.

El día previsto unas horas antes me di un baño relajante y procedí a usar crema depilatoria por las partes de mi cuerpo que pensé que debía usar, imprudentemente no la puse antes sobre mi piel para comprobar si me quemaba o no pero la fortuna me sonrió y no tuve sobresaltos, con la máquina de afeitar de mi difunto Nicasio apuré los pelillos que pude con un pequeño espejo y me puse lo más guapa que sabía; el resultado es que parecía al menos una mujer de sesenta y muy atractiva, no recurrí a colores de mujer de mala vida porque me parecía demasiado atrevido pero si a un vestido con gasa que me resultaba coqueto y sensual a a vez. Nerviosa como estaba, me senté a esperar y mi ansiado David llegó con algunos minutos de retraso, ays mis nervios, bueno, la espera valió la pena, muy atento David se disculpó y me trajo un clavel a modo de presente, nos dimos dos besos y le hice pasar al salón a la vez que le preguntaba si deseaba tomar algo.

Hola, soy David, ¿eres Ana?

Si, pasa, uys que hombretón, pasa pasa, no te quedes fuera.

Que sorpresa, eres más guapa que en las fotos, dijo de forma zalamera

Eso se lo dirá a todas, dije coqueta, toma esto es lo que acordamos, comprueba que esté bien, ¿quieres tomar algo? Dije mientras le daba el sobre con la cantidad acordada sin caer en que semejante hombre podía darme un golpazo, robarme la casa entera y violarme si le daba la gana.

Si tienes agua fría me viene bien, pero siguieres que compartamos juntos ese ?encarguito? un poquito de ron solo nos vendría bien, dijo con una sonrisa que dejaba ver unos dientes blancos como la nieve y unos labios carnosos que ansiaba que me besaran.

Jiji, ahora la traigo, siéntate, ponte cómodo.

Me fui a la cocina a la velocidad de un galgo y cuando volví con el ron, dos vasos y el hielo, David me esperaba con un par de cigarrillos liados sobre la mesita del salón.

Me senté a su lado y poniendo su mano sobre mi rodilla, me dio un suave beso en los labios pillándome desprevenida, uff que respingo di.

Ay David, que susto me has dado

¿Te he asustado? ¿no te gusto?

Si, si, perdona, es que estoy muy nerviosa

Tranquila, no me como a nadie, bueno si, a ti si pero muy despacito, me dijo acercándose suavemente hasta ponerse frente a mi y volver a besarme de nuevo pero ahora de forma mucho más erótica, vamos aprobar este porro que te traigo, ¿no has fumado nunca antes?

Pues no, ni porros ni tabaco

Vale, pero no aspires muy profundo porque si no toserás

Encendió el porro y dio una calada profunda y expulsando el aire al aire de una forma arrebatadoramente sexy y me lo pasó.

Recuerda, suave, no aspires demasiado fuerte, y pasándome el porro dio un sorbo al vaso de ron que le había preparado.

Di mi primera calada, un chorro de aire caliente me entró por los pulmones achicharrándome por dentro y me puse a toser como una tísica.

Cof, cof, cof

Ves, las prisas, no debes ser tan ansiosa, dijo quitándome el porro de entre los dedos y acariciando mi espalda lo puso en un cenicero y me dio a beber de su vaso.

Yo puse mis labios en la marca que el había dejado y bebí despacito, y ahora otro chorro ardiente me atravesó el gaznate.

Ays perdona a esta vieja, dije avergonzada

No te apures, mira yo creo que esto lo podemos dejar para luego, para cuando estés más relajada, ¿te parece?

Si, me parece bien, estoy nerviosa como una niña el día de reyes, ¿necesitas algo antes de hacer, ejem?

Nada, una toalla para lavarme un poco antes y acompañarte al dormitorio donde te veo en un decir atchis.

Nos levantamos y siguiéndome le llevé hasta el cuarto de baño donde le di una toalla limpia y me fui al dormitorio a esperarle.

Sentí el ruido del agua caliente mientras abría el lecho donde había yacido con mi difunto Nicasio muchas veces dispuesta a ponerle unos cuernos en toda regla, me desvestí pero quedándome en ropa interior y una pequeña bata de gasa porque me daba vergüenza que me viera, dejé una luz de penumbra y cuando estaba retirando la colcha entró David en el dormitorio, con la toalla sobre los hombros y con su sexo al aire, uf que temblores, era más grande de lo que había imaginado.

Está a tiempo de que me marche

No David, quédate, eres un ser perfecto

Y antes de que volviese a decir nada sus enormes y negras manos me atraparon llevándome hacia el y darme un beso en la boca en la que metió una cálida y húmeda lengua hasta lo más profundo de mi, su lengua roja me abrasaba tan calidamente por dentro que casi me desmayo y sin percatarme que me cogía en volandas hasta colocarme sobre la cama aferrada a él como una serpiente.

- No pienses en nada, déjate hacer, voy a tratarte como una reina.

No dije nada y me dejé hacer, sus hábiles dedos me sacaron la batita de gasa dejándome en bragotas y sujetador, un conjunto negro que había comprado para la ocasión y que hacía un homenaje a ese cuerpo de atleta que me iba a poseer.

Su cuerpo desnudo se movía suavemente al lado del mío y colocado a mi lado me vi mirándome a sus ojos mientras sus manos me despojaban de toda la vergüenza que me quedaba y sin ropa interior.

Mis manos seguían acariciando un palpitante pecho negro que parecía tallado en piedra y tomando mi mano derecha, la llevó hasta su pene, yo seguía nerviosa pero cada vez me movía con menos torpeza y sentir su inmenso miembro en mi mano me dejó sin respiración, creo que David se dio cuenta y sonriendo maliciosamente besó mi cuello y empezó a acariciarme creo que hasta la sombra que hacía mi cuerpo en el lecho porque me sentía llena de él; sus carnosos labios me comían tanto por dentro como por fuera y ya solo podía guiarme por lo que sentía mi piel porque mis ojos estaban cerrados a ver pero completamente abiertos al placer, no se si el poco alcohol que había bebido o la calada al porro que había dado pero me vi clavando mis dientes en el hombro de David como una leona.

No se como debe moverse un profesional del sexo pero David parecía saber todo lo que yo quería, cuando lo quería y como lo quería.

Sus dedos se movían con una delicadeza absoluta, acariciando mi piel que se erizaba de placer con solo imaginar que me iba a tocar, su lengua leía los poros de mi piel y su sexo aumentaba de tamaño preparándose para penetrar mi alma hasta lo más profundo. Abrió con dulzura mis muslos con su mano izquierda y mientras lamía mis pechos fue colocándose entre mis piernas cada vez más abiertas, mi sexo sexo por décadas empezó a sudar o eso creí yo al contacto con el pecho y abdomen de David que bajaba bien lento recorriendo mi torso besando mis pezones, mi ombligo, mi pubis recién arreglado, cerré mis piernas en torno a su cuerpo en un intento de que no se escapara pero su fuerza me hizo desistir, tenía esa necesidad vital de que me poseyera, que me atravesara y sentirle dentro de mi pero David debía saber que era mejor esperar un poco más y posó sus labios sobre los labios de mi vagina, su lengua pasó suavemente entre los labios y por primera vez en mi vida supe lo que era el sexo oral, como podía haber vivido tanto tiempo sin disfrutar de semejante experiencia, esa lengua fue abriéndose paso poco a poco levantando cada rincón de mi vagina mientras sus dedos exploraban mi vagina doblándose y retorciéndose dentro de mi, su largo dedo corazón tocó algo dentro de mi y una oleada de placer me inundó por dentro, no se que era, pero un espasmo me subió por la espalda desde mi sexo hasta mi cabeza en un latigazo de algo más de medio minuto que me afectaba hasta los dedos de mis pies que se crisparon como si me hubiese dado un tirón estando acostada; David sintió mi espasmo y bajó la intensidad pero sin perder el contacto con mi sexo, poco a poco mi respiración fue calmándose sin saber que me había pasado, mi pecho se iba relajando y mis manos que se habían aferrado a mis pechos apretándolos como para sacar la poca leche que me quedase fueron aflojando su presión hasta soltarse y llevarlos a la cabeza de mi oscuro amante.

Pocos minutos más tarde David pareció encontrar algo que nunca sospeché que tuviese, escondido entre los labios de mi vagina tocó algo que me volvió a estremecer por dentro, de forma distinta, más ardiente y el contacto de su lengua sobre esa parte de mi me estaba volviendo loca y eso que todavía no me había penetrado, jugó conmigo, primero la punta de su lengua, la parte suave de su lengua, la parte áspera de su lengua, su lengua, su lengua, ese pedazo de carne creado para dar placer de David me aceleraba el pulso, el calor interior; oleadas de placer me volvían a arrebatar, no podía comprender que me estaba pasando y que era eso que me hacía gemir como una gatita; mis piernas parecían tomar vida propia temblando cada vez que me tocaba con sus labios o su lengua; no era capaz de poder focalizar el placer en un solo lugar porque sus manos me acariciaban hasta la entrada de culo, si, mi culo, ese sitio por el que solo sale suciedad; daba lo mismo, no dio tiempo a que pensara en nada más porque esa oleada de placer que me había invadido como una condenada a la hoguera me volvió a llevar a un estado de ceguera absoluta y abandono de mi; apreté mis manos contra su cabeza llevando la boca de David hacia mi sexo, que no me abandonase y por segunda vez me sentí húmeda y llena de felicidad, las sábanas de mi cama estaban siendo testigos de un combate que nunca antes habían visto porque mis encuentros con mi difunto eran más un combate que lo que yo estaba disfrutando ahora.

Creo que no dije nada, solo se que me faltaba el aire, el placer me desbordaba y hasta mis orejas estaban tan sensibles que podía haber tenido un orgasmo con solo decir mi nombre esa noche mi deseado David; un amante paciente que levantó su mirada para ver como me estremecía pero que no decía nada, porque creo que no había nada que decir; se puso a mi lado y puso su pierna entre las mías y me besó calmando mis ansias de aire, me insufló energía de nuevo. Se colocó sobre mi y cogiéndome por la espalda me incorporó hasta colocarme sentada sobre él, su sexo inhiesto estaba pegado en mi sexo, subiendo entre el poco espacio que quedaba entre su cuerpo y el mío mientras yo le abrazaba pegándome a él todo lo que podía, sentía en mi abdomen su pene palpitante y esperaba ansiosa sentirlo dentro, ya no tenía miedo si me rompía por dentro o no, le quería sentir plenamente y no pensé en protecciones o no protecciones, ¿quién iba a pensar que me dejasen embarazada a mis años? ¿y eso de las ETS?

No se, cuando me elevó lo suficiente como para colocar la punta de su pene en la entrada de mi coño no pensé en nada, mientras me besaba con dulzura dejó que mi propio peso fuera la fuerza que me hiciese sentirle dentro de mi, un instante eterno de placer que me abría por dentro hasta llegar hasta sentarme sobre sus muslos, todo su miembro estaba dentro de mi, solo podía gemir, gemir y gemir, mis ojos cerrados y mi cabeza echada hacia atrás en una imagen de abandono total eran todo un poema.

David me cogió en volandas y me echó sobre la cama, ahora descargaba todo su peso sobre mi, le sentía cada vez más dentro, comenzó un lento movimiento de sus caderas saliendo de mi y volviendo a entrar, mis piernas s se aferraban y cada vez que llegaba hasta mi sus muslos chocaban con el interior de los míos en un ruido seco, círculos de su cadera me estimulaban por todo mi interior o sacaba del todo su pene y volvía a meterlo de un golpe, era un repertorio de doctor del sexo, mi boca entre gemido y gemido se encontraba de vez en cuando con la boca de David y mis uñas se clavaban en su espalda como una gata salvaje, esta vez el placer se hizo esperar un poco más, no se si porque me descubrió partes de mi cuerpo que desconocía o porque yo misma me contuve, da igual, recuerdo que cuando empecé a moverme en la web de contactos todas las experiencias hablaban del tamaño del pene, pero yo estaba descubriendo que David me estaba haciendo el amor hasta con las pestañas, todo su cuerpo me estaba dando placer, ya fuese con su precioso y enorme miembro o con sus hábiles labios o sus no menos diestras manos.

La última oleada de placer de mi encuentro con David me estaba inundando, era más contenida, menos juvenil que las anteriores, mis manos acariciaban ahora su espalda con dulzura y notaban como el mismo se crispaba, sus músculos se volvían cada vez más duros y mi memoria se acordó del torpe de mi difunto esposo, un chorro de semen me inundó por dentro, cuatro chorros de leche blanca caliente me llenaba a la vez que su pene descargaba toda la tensión que había acumulado dándome tanto placer. Cuando sentí su último espasmo, David se quedó dentro de mi resoplando como un búfalo mientras empujaba con fuerza tratando de atravesar mi cuerpo; ese Adonis negro musculoso, de labios carnosos y cálidos me estaba saciando de todo lo que no había conocido que el negocio de contratarle me pareció una ganga.

Con movimientos dignos de un felino de la selva se separó de mi sin perder del todo el contacto con mi cuerpo y sin dejar de mirarme, que escalofríos sentía cuando esos ojos me penetraban, brr, sonriendo volvió a acariciarme y besándome puso la palma de su mano sobre mi ardiente y mojado sexo y empapando su mano me sonrió y me confirmó que realmente me había tendido varios orgasmos.

Discretamente se levantó y se dirigió a la ducha, pensaba que me iba a dejar en la cama para que disfrutara de lo que habíamos hecho juntos pero me tomó de la mano y me llevó a horcajas hasta la ducha con él mientras su lengua volvía a meterse dentro de mi; pero lo que hicimos en la ducha después forma parte de lo que contaré en otro momento, pero que sepáis que un agujero que nunca pensé que pudiera penetrarse por sucio, fue dulcemente penetrado por un miembro digno de un museo y con la destreza de los que saben meterla, si tu eres uno de ellos, quizás me encuentres en las páginas de contactos.

No hay edad para un orgasmo en Relatos eroticos de Maduras (relatos eroticos )

No hay edad para un orgasmo en Relatos eroticos de Maduras (relatos eroticos )

No hay edad para un orgasmo en Relatos eroticos de Maduras (relatos eroticos )

» VER INTERPRETACION (HD): No hay edad para un orgasmo en Relatos eroticos de Maduras

No hay edad para un orgasmo en Relatos eroticos de Maduras (relatos eroticos )

Videos Pornos Relacionados:

Tags: , , , , , , ,